Skip to main content

Full text of "La Terapia Gerson"

See other formats


Charlotte Gerson y Morton Walker 


LATERAPIA GERSON 

EI programa nutricional definitivo 
para salvar vidas 


i 

EDiCIONES OBELISCO 



Los editores no han comprobado la eficacia nì el resultado de las recetas , productos, formulas 
tècnicas, ejercicios o similares contenidos en este libro. No asumen, por lo tanto , responsabilidad 
alguna en cuanto a su utilizaciòn ni realizan asesoramìento al respecto. 

Si este ilbro le ha interesado y desea que Ìe mantengamos mformado de nuestras publicaciones, 
escribanos indlcàndonos què temas son de su interès (Astroìogia, Autoayuda, Ciencias Ocultas, 
Artes Marciales, Naturismo, Espirituaiidad, Tradiciòn, . .) y gustosamente Ìe complaceremos, 

Puede consultar nuestro catàlogo e.n www.edicionesobelisco.com 

Colecciòn Salud y Vida natural 
La terapia Gerson 
Charlotte Gerson, Morton Walker 

1 . a edicxòn: enero de 20 1 1 

Titulo original: The Gerson Therapy 

Traducciòn: DavidM. George 
Maquetadòn: Natàlia Campillo 
Correcciòn: M. a Angeles Olivera 
Diseno de cubierta: Enrique Iborra 

© 200 1 > 2006> Dr. Morton Walker & The Gerson Institute 
(Reservados todos los derechos) 

© 2011 > Edìciones Obehsco, S. L. 

(Reservados los derechos para ia presente ediciòn) 

Edita: Ediciones Obelisco, S. L. 

Pere IV, 78 (Edif. Ped.ro IV) 3. a pianta, 5. a puerta 
08005 Barceiona - Espana 
Teì, 93 309 85 25 - Fax 93 309 85 23 
E~ma.il: mfo@edicionesobelisco.com. 

Paracas, 59 - C1275AFA Buenos Aires - Argentina 
Tei. (541-14) 305 06 33 - Fax: (541-14) 304 78 20 

ISBN: 978-84-9777-71 1-7 
Depòsito Legal: B-705-2011 

Printed in. Spain 

Impreso en Espana en los talleres gràhcos de Romanyà/Valls, S. A. 

Verdaguer, 1 - 08786 Capeìlades (Barcelona) 

Reservados todos .ìos derechos. Ninguna parte de esta publicaciòn, incluido el diserio de Ìa cubierta, 
puede ser reproducida, almacenada, transmitida. o utilizada en manera alguna por ningun 
medìo, ya sea electrònico, quimico, mecànico, òptico, de grabaciòn o electrogràfìco, sirx el 
previo consentimiento por escrito del editor. Dirijase a CEDRO (Centro Espariol de Derechos 
Reprogràficos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algun fragmento de esta obra. 


Descargo de responsabilidad de los autores 


La terapia Gerson es uha marca registrada (una marca) del Gerson Insti- 
tute, apartado de correos 430, Bonita, California 91908-0430. 

Este libro se ha escrito y publicado con fines estrictamente informa- 
tivos y no deberia usarse, bajo ningun concepto, como sustitutivo de 
los consejos de su mèdico. Por tanto, no debe considerar el material in- 
formativo contenido aquf como sustitutivo de las consultas a oncologos, 
especialistas en enfermedades cardiovasculares, endocrinòlogos y otros 
profesionales del campo de la medicina. 

La mayor parte de la informaciòn contenida en este libro proviene de 
los procedimientos perfeccionados y utilizados por Max Gerson (doctor 
en medicina), tal y como se describe en la èdiciòn original de 1958 de su 
libro A cancer therapy: Results offifty cases . Estos procedimientos se desa- 
rrollaron y se pusieron en practica a partir de sus hallazgos durante un 
perfodo de treinta anos antes de la publicacion de esta importante obra. 

Del mismo modo en que la publicaciòn del doctor Gerson de 1958 se 
habia centrado en la curacion del càncer, era necesario escribir otro libro. 
Asi, el doctor Gerson pronto se dio cuenta de que la terapia Gerson usada 
para curar el càncer funciona del mismo modo como tratamiento contra 
casi cualquier otro tipo de enfermedad aguda y degenerativa etiquetada 
como «incurable». Como se deduce con la lectura de este libro, lo que en 
el pasado se consideraba «incurable» hoy se puede curar. 

Nuestro nuevo libro, que deriva de varias faentes, ademàs dejlas edi- 
ciones primera a sexta de A cancer therapy: Results offifty cases , aporta 
mucha informaciòn adicional que procede de entrevistas con personal 
bien. documentado perteneciente al àmbito sanitario y que ha monito- 


7 



rizado el progreso de sus pacientes mediante pruebas de laboratorio y 
exàmenes clfnicos. Ademàs, para informar a nuestros lectores, muchos 
pacientes que han experimentado una reduccion en su nivel de bienestar, 
enfermedades subclmicas o trastornos amenazadores para la vida nos 
explican sus historias. Todos los relatos de los pacientes son verdaderos, y 
en la mayoria de las ocaslones, a no ser que se mencione un seudònirno, 
proporcionamos su identidad. 

Estos pacientes hablan de su enfermedad 7 del enfoque mèdico alter- 
nativo/complementario que siguieron para superarla de forma perma- 
nente. 

Aunque cada palabra publicada en esta obra sobre la terapia Gerson 
està documentada en estudios de casos pràcticos, los coautores 7 el editor 
de este libro no proporcionan nada màs que un material informativo. 

Si la informaciòn que aparece en estas pàginas le plantea preguntas 
referentes a un problema mèdico que usted o un ser querido padece, de- 
berla ponerse en contacto con el Gerson Institute para que le proporcio- 
ne una lista de profesionales de la salud aprobados por dicha instituciòn. 

Por favor, tòmese el mensaje anterior como un descargo de toda res- 
ponsabilidad por parte de los autores, el editor, el Instituto Gerson, las 
organizaciones mencionadas 7 los proveedores de productos o servicios 
para cualquier pràctica, procedimiento, tècnica de diagnòstico, o de su- 
plementos nutricionales, alimentos, utensilios o de cualquier otro objeto 
mencionado en el texto. La informaciòn que el lector o cualquier otra 
parte interesada tome de este libro correrà a cuenta 7 riesgo de la persona 
cn cuestiòn. 

Para obtener màs informaciòn sobre la terapia Gerson, pòngase en 
contacto con el Instituto Gerson (se trata de una ONG). 


8 


Dedicado a Max Gerson (doctor en medicina) que, por haber desarro- 
llado terapias viables para la remisiòn permanente del càncer, fue retado 
por los intereses individuales de la industria oncològica porque, median- 
te la apiicaciòn de la terapia Gerson, estos intereses irian a la bancarrota. 
H07 en dfa, casi medio siglo despuès, estos intereses legitimados siguen 
floreciendo a expensas de todos los enfermos del mundo. 




Acerca de los autores 


Charlotte Gerson, la hija menor de Max Gerson (doctor en medicina), a 
quien èl llamaba carihosamente «Lotte», ayudò, casi de forma continua, 
a su padre en su trabajo, En la primera ediciòn de su libro A cancer thera- 
py: Results offifty cases, el doctor Gerson le agradeciò su ayuda «siempre 
que podfa, con gran interès y un ànimo comprensivo», 

Charlotte Gerson naciò en Alemania y estudiò alli durante sus pri- 
meros ahos de vida. Cuando su familia huyò de Alemania a Austria 
para escapar de lo que màs tarde seria el Holocausto, Lotte acudiò a una 
escuela de las afueras de Viena. Màs tarde, al trasladarse la familia Ger- 
son a Francia, ya que consideraba que contarfan con mayor seguridad, 
estudiò francès v fue al instituto siguiendo el sistema educativo francès, 
E1 doctor Gerson practicò la medicina en Francia sòlo durante un breve 
perfodo de tiempo y con la licencia de otro mèdico. 

A continuaciòn, los Gerson emigraron a Inglaterra para escapar del 
dominio del gobierno francès de Vichy. Lotte prosiguiò con sus estudios 
durante poco tiempo en Londres, donde empezò a aprender inglès. Ob- 
tuvo su rftulo de bachiller en la ciudad de Nueva York, donde la familia 
Gerson se sintiò, por fin, segura y pudo volver a empezar. Finalmente, 
el doctor Gerson instalò su consulta mèdica en Park Avenue, en Man- 
hattan, y su clinica en Nanuet, una pequena. localidad situada entre Su- 
ffern y Nyack, al norte del estado de Nueva York. 

De joven, Charlotte fue al Smith College. Tiene conocimientos de 
etpahol, lo aue le fue de gran utilidad, ya que la terapia Gerson se gestio- 
nò principalmente, durante casi veinticinco anos, en Tijuana (Mèxico), 
justo al otro lado de la frontera de San Diego (California). 


11 



Charlotte Gerson atiende a pacientes que reciben la terapia Gerson 
supervisada mèdicamente en el Gerson Therapy Hospital. Pasa consulta 
con los mèdicos de estos pacientes, estudia su progreso para la recupe- 
raciòn de su salud, responde muchas preguntas de los pacientes y de sus 
amigos y familiares, pronuncia conferencias sobre las complejidades de 
la terapia Gerson y da ànimos a todos. 

Este empeno caritativo y humanitario es algo natural para Charlotte 
Gerson, ya que siempre estuvo interesada en el trabajo de su padre. Inclu- 
so cuando era joven, su mayor alegrfa consistia en leer libros de medicina. 
Pasaba buena parte de su tiempo libre ayudando al doctor Gerson a 
traducir y redactar sus artfculos. Escuchaba y criticaba sus conferencias 
a los profesionales de la salud y a los usuarios de servicios mèdicos. Con 
frecuencia, Charlotte hacia rondas hospitalarias con su padre y actuaba 
como una de las ayudantes mèdicas en su Clinica del Càncer de Okland 
Manor, en Nanuet, Nueva York. 

De hecho, para convertirse en una ayuda màs valiosa, Charlotte reali- 
zò un curso formal para ayudantes mèdicos, lo que le permitiò colaborar 
en los cuidados de los pacientes en la clinica Gerson. Cuando el doctor 
Gerson estaba ausente pronunciando conferencias, pasando consulta o 
de vacaciones, ella ejecutaba sus instrucciones telefònicas referentes a los 
pacientes de la clmica. 

Despuès de casarse y convertirse en.Charlotte Gerson Straus, pasò 
muchos anos en la empresa de importaciones y exportaciones de su espo- 
so, lo que hizo que se familiarizara con muchas tècnicas de los negocios. 
No obstante, el matrimonio acabò por divorciarse. 

Cuando el doctor Gerson falleciò en 1959, Charlotte siguiò con su 
obra publicando su ultimo libro, un clàsico, A cancer therapy: Results 
°f fifiy cases, Debido a la demanda del publico y a la necesidad de dis- 
poner de tres mil copias, se dedicò a dar conferencias sobre la terapia 
Gerson. Estas conferencias, primero locales y màs tarde nacionales, 
permitieron que el libro de Gerson y su programa de curaciòn fueran 
conocidos. 

Como resultado de ello, Charlotte Gerson ha sido invitada a hablar 
de la terapia Gerson en varios cientos de organizaciones relacionadas en 
distintos aspectos de la salud. Entre algunas de ellas tenemos: 

* La Cancer Control Society (cada ano durante veinticinco anos) en 
dos localidades californianas: Pasadena y Los Àngeles. 

# La National Health Federation (dieciocho ubicaciones en EE.UU.). 


• La Alternative and Complementary Therapies Convention, cele- 
brada en Arlington (Virginia), organizada por la casa editora de re- 
vistas clmicas Mary Ann Liebert, Inc., de Lachmont, Nueva York. 

• La International Association of Cancer Victors and Friends (diez 
ciudades). 

• La Consumer Health Organization of Canada (en Toronto, esta- 
do de Ontario, Canadà). 

• Los Australian Health Groups (Sidney, Brisbane y la Gold 
Coast). 

• En «Fit fùr Leben» (Sano para toda la vida), de la editorial Wald- 
thausen Verlag, Munich y Bonn. 

• E1 Hospital Municipal de Graz (Austria). 

• E1 Gerson Support Group de Londres (Inglaterra). 

• La Wirral Health Clinic de Manchester (Inglaterra). 

• Los grupos de preparaciòn para los practicantes de ia terapia Ger- 
son, en San Diego (California) y Sedona (Arizona). 

Ademàs, Charlotte Gerson pronuncia innumerables conferencias en 
convenciones organizadas por el Gerson Institute que se celebran pe- 
riòdicamente en muchas de las ciudades màs importantes de EETJU. 
y Canadà, incluidas Honolulu (Hawai) y Montreal, Toronto, Ottawa, 
Calgary, Edmonton, Victoria y Vancouver (Canadà). 

E1 mensaje de la terapia Gerson se ha transmitido a la gente en nume- 
rosos programas de televisiòn, incluso en dos ocasiones en ios programas 
de Oprah Winfrey en Baltimore y Chicago, antes de que Oprah empe- 
zara en su cadena nacional de televisiòn. Charlotte Gerson ha aparecido 
en Christian Broadcasting, Trinity Broadcasting, la PBS, cadenas de 
televislòn por cable y en radios nacionales. Por ejemplo, frecuentemente 
es entrevistada por Gary Null en la emisora WBAI, por el columnista 
sindicado de radio, el doctor James Winer, y aparece en artfculos de dis- 
tintas revistas. 

Supervisò, en 1977, y con la ayuda de un colega, la fundaciòn del 
primer hospital para la terapia Gerson en Tijuana (Mèxico). Su objetivo 
concreto era, entonces, como lo es hoy, aplicar y ensenar la terapia Ger- 
son a todos los interesados en sobrevivir a las enfermedades amenazado- 
ras para la vida. 

Para cumplir con su tarea, ayuda a formar a mèdicos, enfermeras, 
personal de cocina, pacientes y a otras personas para que aprendan ios 


12 


13 



principios del tratamiento nutricional. Unos cien mèdicos holfsticos de 
EE.UU. y muchos màs de todo el mundo han sido formados por Char- 
lotte Gerson y el Gerson Institute para practicar la terapia Gerson como 
la herramienta mèdica de los profesionales de la salud para revertir las 
enfermedades degenerativas. 

Esta mujer, que parece tener una energfa inagotable, ensena, forma y 
prepara a las enfermeras, al personal de cocina, a los recepcionistas que 
responden a las preguntas de los pacientes potenciales e incluso a los 
conductores de las ambulancias de su hospital mexicano. Durante los 
ultimos cinco anos ha escrito la mayoria de los articulos del boletm in- 
formativo bimensual Gerson Healing Newsletter, y ha redactado muchos 
articulos para su publicaciòn en revistas de salud. 

Su energia y su capacidad para llevar a cabo su tarea no son las unicas 
caracteristicas sorprendentes de Charlotte Gerson. Con setenta y nueve 
anos parece una mujer mucho màs joven de lo que es. Siguiendo fielmen- 
te el programa para la prevenciòn de la terapia Gerson, Charlotte nunca 
ha necesitado llevar gafas ni lentes de contacto, conserva todos sus dien- 
tes, no muestra ninguna mancha de edad en la piel, no padece artritis ni 
osteoporosis y tiene una complexiòn tersa. Como renuncia a usar tintes 
para el cabello y cualquier otro tipo de cosmètico, su cabello es blanco, 
su piel es clara y tiene el aspecto del alabastro, su cuerpo permanece fuer- 
te y bien proporcionado y su mente se mantiene muy aguda. Charlotte 
Gerson envejece de manera elegante, pero es un verdadero reflejo de la 
filosofia mèdica de su padre. 

Morton Walker (mèdico podiàtrico), antiguo practicante de la medici- 
na podiàtrica durante diecisiete anos, ha trabajado durante los ùltimos 
treinta anos como periodista mèdico autònomo profesional a tiempo 
completo. Ha escrito setenta y tres libros publicados por los mayores 
editores del gremio, entre los que se incluyen Bantam Books, Simon & 
Schuster, Prentice Hall, Kensington Books, Avery, G. P. Putnam s Sons, 
E. P. Dutton, McMillan, M. Evans, Keats, Arco, Devin-Adair, Hamp- 
ton Roads, etcètera. Doce de sus obras han vendido entre 150.000 y 
2.000.000 de copias. 

E1 doctor Walker ha escrito 2.250 artfculos para revistas y publicacio- 
nes mèdicas para unas cincuenta publicaciones, entre los que se incluyen 
columnas mensuales para Health Products Business , Townsend Letter for 
Doctors & Patients , Healty & Natural, Nutrition Science News y Explore 


Professional Journal , una revista britànica y dos australianas. Sus obras se 
han reeditado en once idiomas y treinta y nueve paises y las cifras siguen 
aumentando. 

EI resultado es que, de esta manera, ha obtenido veintitrès galardones 
y medallas al periodismo mèdico. A1 doctor Walker le fue concedido el 
premio Humanitarian Award en 1993 de la American Cancer Control 
Society, que le nombrò «el principaÌ periodista mèdico del mundo espe- 
cializado en medicina hollstica». 

Obtuvo el galardòn Orthomolecular Award en 1981 del American 
Institute of Preventative Medicine por su «sobresaliente logro en la ense- 
nanza ortomolecular». 

A1 doctor Walker, los 1.250 mèdicos miembros del American College 
for Advancement in Medicine le concedieron el premio Humanitarian 
Award en 1971 «por informar al pùblico americano sobre mètodos alter- 
nativos de curaciòn». 

Ela recibido dos prestigiosos galardones Jesse H. Neal Editorial Achie- 
vement Award de la American Business Press, Inc. por generar la mejor 
serie de articulos de revistas editados en cualquier revista estadounidense 
auditada en 1975 y 1976. 

Como periodista mèdico que investiga y escribe exclusivamente sobre 
las àreas de la medicina holistica y los mètodos de curaciòn alternativos, 
el doctor Morton Walker ha sido destacado, o ha aparecido como Ìnvi- 
tado con Oprah Winfrey, Jay Leno, Sally Jessy Raphael, Mery Griffin, 
Mike Douglas y Regis Philbin y Kathie Lee Gifford, ademàs de varias 
docenas màs de entrevistadores de la televisiòn: un minimo de dos mil 
apariciones en los medios. Por ejemplo, al hablar de su libro El poder 
del color (Arkano Books) \The Power of color, editado por Avery Publis- 
hing Group en lengua Ìnglesa], apareciò recientemente en el programa 
matinal Today de la NBC. Avery Publishing le ha ofrecido sù propio 
sello (subdivisiòn) con el titulo «Un libro sobre salud del doctor Morton 
Walker», y esta editorial ha publicado doce de sus libros bajo este sello. 


15 



Pròiogo 


«El doctor Max Gerson dedicò su vida a adquirir maestria firente al azote 
del cdncery todos deberiamos reconocer su gran trabajo.» 

E1 honorable senador de EE.UU. 

Claude Pepper (D-Florlda). 

Este libro aporta a los lectores un medio comprobado para revertir casi 
cualquier enfermedad, ya sea aguda o crònica, cuando su apariciòn esta 
relacionada con el mal funcionamiento del sistema inmunològico o de 
òrganos esenciales. El lector debe saber, no obstante, que el programa 
Gerson es riguroso y dificil de cumplir. Con toda seguridad un pacien- 
te terminal puede salvar la vida. No obstante, el tipo de alimentaciòn 
propuesta requiere mucho trabajo y no es fàcil de aceptar por los amigos 
y los conocidos desconocedores de la medicina holistica y los mètodos 
alternativos para la curaciòn. 

La terapia Gerson es un tratamiento naturaf biològico y contempo- 
ràneo, ya sea administrado por uno mimo en casa o bajo supervisiòn 
mèdica, que usa los propios mecanismos de curaciòn del cuerpo para la 
eliminaciòn de las dolencias debilitantes. Fue introducida en los paises 
occidentales industrializados hace màs de sesenta ahos por Max Ger- 
son (mèdico, 1881-1959). Este programa dietètico revolucionario era tan 
avanzado su època que no se dispoma de un razonamiento cientifico 
para explicar por què provocaba la reversiòn de enfermedades crònicas 
e infecciosas; pero como curò a pacientes con casos avanzados de tu- 
berculosis, diabetes, migrana, enfermedades cardiacas, càncer, artritis, 
trastornos cutàneos y muchas otras afecciones amenazadoras para la vida, 
la terapia Gerson se ha asentado hace ya mucho tiempo como un impor- 
tante instrumento mèdico. 

E1 doctor Max Gerson tratò a cientos de pacientes y siguiò mejorando 
su terapia hasta su fallecimiento en 1959, con setenta y ocho ahos. Su pa- 
ciente màs famoso fue el mèdico misionero y filòsofo Albert Schweitzer, 
a quien curò de una diabetes de tipo 2 o diabetes senil cuando el doctor 




17 



Schweitzer tenia setenta y cinco anos. Completamente sanado tras sòlo 
seis semanas siguiendo la terapia del doctor Gerson, el paciente re- 
gresò a Lambarène, en Gabòn (antiguo territorio de Àfrica Ecuatorial 
Francesa). EI doctor Schweitzer atendiò a muchos miles de pacientes 
africanos, consiguiò el premio Nobel de la Paz en 1952 y trabajò hasta 
pasados los noventa anos de edad. Tras desaparecer la diabetes de su 
vida, el doctor Schweitzer viviò hasta los noventa 7 tres anos. 

Casualmente, el doctor Gerson tratò con èxito una tuberculosis pul- 
monar que afectaba a Helene, la moribunda esposa del doctor Schweitzer, 
que viviò otros veintiocho anos. Y curò una grave enfermedad cutanea 
de Rhena, la hija de diecinueve ahos del doctor Schweitzer. Lotte Gerson 
7 Rhena Schweitzer fueron amigas durante su adolescencia. 

Como elogio a su mtimo amigo tras su faÌlecimiento, el doctor Albert 
Schwekzer escribiò, lleno de tristeza: «Veo en el doctor Gerson uno de 
los genios mas destacados en la historia de la medicina. Muchas de sus 
ideas bàsicas han sido adoptadas sin que se haya relacionado su nombre 
con ellas. Ha conseguido màs de lo que hubiera parecido posible en cir- 
cunstancias adversas. Nos deja un legado que requiere atenciòn 7 que ie 
otorgarà el lugar que merece. Aquellos a quienes curò reconoceràn ahora 
lo cierto de sus ideas». 

La presentaciòn màs completa del programa de la terapia Gerson se 
puede encontrar en el libro del doctor Gerson A cancer therapy: Results 
°f fifty cases, publicado originalmente por èl en 1958, un aho antes de 
su fallecimiento. Desde entonces se ha reeditado treinta 7 ocho veces, 
con màs de 250.000 copias en lengua inglesa. Èstas fueron distribuidas 
por Ia hija del doctor Gerson, Charlotte (Lotte) Gerson, ademàs de por 
el Gerson Institute, Unas 88.000 copias màs se imprimieron en otros 
cuatro idiomas 7 se difundieron por todo el mundo. 

Representada por el Gerson Institute, Charlotte ha proseguido con 
el trabajo educativo de su padre 7 ha promovido su protocolo de trata- 
mientos para acabar con enfermedades crònicas de todo tipo, en especial 
contra los tumores malignos . 1 Este libro que està leyendo ahora amplia 
la obra anterior escrita por Max Gerson (doctor en medicina). 


1. Gerson, M. A.: Cancer therapy: Results offifty cases , 6.° ed. The Gerson 
Institute, Bonita (California), 1999. 


Max Gerson testifica ante eì Senado 

Durante un periodo de tres dias, del 1 al 3 de julio de 1946, el Senado 
de EE.UU. tomò testimonio a famosos investigadores contra el càncer a 
nivel nacional en relaciòn con el proyecto de ley del Senado de EE.UU. 
numero 1875, tambièn conocido como la Fropuesta anticàncer Pepper- 
Neely. En este proyecto de ley, los senadores Pepper 7 Neely recomen- 
daron la asignaciòn de 100 millones de dòlares del presupuesto del go- 
bierno estadounidense a los investigadores del càncer para encontrar una 
curs. contra esta enfermedad de una vez por todas. 

Despuès de que sus dos investigadores (un mèdico 7 un abogado) 
residentes en Washington, D.C. reportaran al senador Claude Pepper 
(D-Florida) que el doctor Gerson disponia, realmente, de un tratamien- 
to exitoso contra el càncer por primera vez en la historia, el Senado de 
EE.UU. invitò a un mèdico a demostrar su enfoque terapèutico especffi- 
co para curar esta enfermedad. Por consiguiente, el doctor Gerson llevò 
a cinco de sus pacientes que habian superado un càncer 7 los historiales 
mèdicos de cinco pacientes màs ante el subcomitè anticàncer Pepper- 
Neely del Comitè del Senado sobre Asuntos Exteriores del Septuagèsimo 
Noveno Congreso. 

E1 impresionante testimonio de este especialista contra el càncer 7 de 
sus pacientes provocò que el senador Pepper convocara una conferencia 
de prensa ante los medios para presentar informaciòn acerca de la terapia 
Gerson. No obstante, el gran numero de miembros de grupos de presiòn 
a favor de la inmensamente rica Asociaciòn de Fabricantes Farmacèu- 
ticos (Pharmaceutical Manufacturers’ Association, PMA), la Asociaciòn 
Mèdica Americana (American Medical Association, AMA) 7 la Sociedad 
Americana del Càncer (American Cancer Society, ACS) convencieron 
a los reporteros para que ignoraran la conferencia de prensa de Gerson 
7 que, en lugar de ello, asistieran a un còctel donde se serviria comida 7 
bebida gratis. E1 ùnico reportero que prefiriò escuchar la conferencia de 
Gerson fue el presentador de Ìnformativos Raymond Gram Swing, de la 
American Broadcasting Corporation. Durante la segunda guerra mun- 
dial, Swing habia sido un famoso corresponsal de guerra que trabajaba 
con Edward R. Murrow. Asistiò 7 tomò muchas notas en la conferenciàl 
de prensa del Senado para usarlas en su retransmisiòn de la cadena ABC 
de las 18.00 h (horario de la costa Este) del mièrcoles 3 de julio de 1946. 
Aquf tenemos lo que Raymond Gram. transmitiò entonces a EE.UU.: 


18 


19 



Espero que mis valores sean los correctos si 5 en lugar de hablar esta no- 
che sobre el acuerdo alcanzado sobre Trieste por el ministro de asuntos 
Exteriores en Paris; o de la crisis continuada del ministerio de asuntos 
Publicos en "Washington; o la firma, por parte del presidente Truman, 
del proyecto de ley antimafia de Hobbs, hablo sobre una destacable vista 
celebrada ayer ante un subcomitè del Senado en Washington sobre el c àn- 
cer y la necesidad de la investigaciòn contra esta enfermedad en nuevos 
campos. 

[...] Se ha presentado u.n proyecto de ley ante el Congreso; se trata 
del proyecto de ley Pepper-Neely, que quiere destinar cien millones de 
dòlares a la investigaciòn contra el càncer con algo asi como el celo y la 
grandeza que se dedicò a hacer publica la energia atòmica, dejando el 
trabajo en manos de los cientificos con unos recursos lo suficientemeate 
generosos como para solucionar el problema. 

Ya ùnicamente esto supondria un buen tema para una retransmisiòn, 
un simple ejemplo del uso que una gran democracia puede hacer de su 
inteligencia y su riqueza. Pero el asunto se ha convertido en especialmente 
apasionante por unos sucesos sin precedentes que se dieron ayer ante el 
subcomitè que està llevando a cabo vistas relacionadas con este proyecto 
de ley y que preside el senador Pepper. 

Invkò a un testigo, un cientifico refugiado que ahora reside en Nueva 
York, el doctor Max Gerson, y èste, llevò al estrado, en ràpida sucesiòn, 
a cinco pacìentes. Fueron elegidos para que representaran los cinco tipos 
prevalentes de càncer, y en cada caso demostraron que el tratamiento 
Gerson habfa tenido lo que conservadoramente se Ilama «un efecto favo- 
rable sobre el curso de la enfermedad». Eso es, en sf mismo, destacable, 
pero lo es todavfa màs porque el tratamiento del doctor Gerson consiste, 
principalmente, en una dieta que ha desarrollado tras toda una vida de 
investigaciòn y experimentaciòn. Decir que el doctor Gerson ha estado 
curando el càncer mediante un tratamiento dietètico es mèdicamente 
ìnadmisible, ya que deben pasar cinco anos sin recidivas antes de que se 
pueda permitir una afirmaciòn taL E1 doctor Gerson ha curado la tuber- 
culosis y otras enfermedades con su dieta, pero en EE.UEJ. sòlo ha estado 
trabajando en el càncer durante cuatro anos y medio [. . .] 

Aun asf, cualquier cosa que aporte, aunque sòlo sea una posibilidad 
de tratar con èxito por lo menos algunos de los 400.000 casos de càn- 
cer existentes en este pais, es una noticia conmovedora, sin importar lo 
conservadoramente que se formule, No habria un proyecto de ley Pepper- 


20 


Neely para destinar cien millones de dòlares a la investigaciòn contra el 
càncer si las Ìnvestigaciones actuales ya estuvieran haciendo frente a este 
problema. 

[. ..] He hablado acerca de esto cuidadosa y abstractamente, lo que 
resta importancia aparte de la sorpresa y el placer de la experiencia ayer 
en la vista del comitè Pepper. Una cosa es hablar sobre qulmica, dietas 
y vitaminas y de otros factores en la ciencia mèdica, y otra es ver, como 
se vio ayer en el comitè, a una muchacha de diecisiete anos que tenta un 
tumor inoperable en la base del cerebro y que la habia paralizado. Ayer 
caminò sin ayuda hasta la silla de los testigos y hablò con claridad de su 
caso y su tratamiento. 

Habia un hombre robusto que habfa sido sargento en el ejèrcito. Habia 
tenido un tumor maligno tambièn en la base del cerebro que le habian 
extirpado, pero necesitaba un furte tratamiento de rayos X que no podia 
recibir debido al peligro que elio suponfa para su cerebro. Ayer, mientras 
testificaba, era la viva imagen de la buena salud y, de forma muy natural, 
estaba orgulloso de su destacable recuperaciòn. 

Estaba alli una mujer que habfa padecido un càncer de mama que se 
habfa metastatizado. Ayer se encontraba bien y testificò con aplomo y 
confianza. 

Algunos casos que muestran tal mejora no pueden, por si mismos, 
afectar a las perspectivas de la profesiòn mèdica, pero se trata de casos 
certificados, y no casuales, y como tales deben tenerse en cuenta. Y hay 
muchos casos màs que podrian haberse ckado. 

Parecerxa que la tarea de la investigaciòn mèdica debena consistir en 
abalanzarse sobre estos hechos y llevar cada caso esperanzador hacia una 
conclusiòn final. . . 

Por tanto, ios defensores del proyecto de ley Pepper-Neely pueden ar- 
gumentar que, a no ser que sepamos còmo tratar exitosamente el càncer, 
muchos millones de personas que viven ahora en este pafs estàn condena- 
das a morir debido a esta enfermedad. Cien millones de dòlares es poco 
màs que una cifra simbòlica para EE.UU., para asf evitar este azote de 
muerte, y pueden destinarse al enfoque dietètico de Gerson como campo 
de investigaciòn de lo màs prometedor. . . 

E1 doctor Gerson era una eminente, por no decir controvertida, figura 
en la Alemania anterìor a Hitler. Estaba destinado a ser controvertido 
porque estaba retando a la pràctica asentada en el tratamiento de la tuber- 
culosis mediante la dieta. Fue ayudante de Foerster, el gran neuròlogo de 


21 



Breslau* y durante anos fue ayudante de Sauerbauch, uno de los grandes 
mèdicos del continente europeo. La dieta Sauerbauch-Gerson contra la 
tuberculosis cutanea es muy conocida en la medicina europea, y su expli- 
caciòn forma parte de la bibliografia mèdica aceptada. E1 doctor Gerson 
expiicò al comitè Pepper que llegò por primera vez a esta teorfa dietètica 
intentando curarse de unas migranas. Mas adelante tratò a otros, entre 
ellos a un hombre que, ademas, padecia una tuberculosis cutanea. E1 doc- 
tor Gerson era una afamada autoridad en el campo de las dietas en Wei- 
mar (Alemania) y fue responsable de que al ejèrcito aleman de su època se 
le proporcionaran alimentos deshidratados en lugar de en conserva. 2 

Respuesta publica frente a la retransmisiòn 

Raymond Gram Swing prosiguiò con sus retransmisiones en su cade- 
na de radio y tambièn aportò alguna informaciòn adicional. Despuès 
de acabar, la centralita telefònica empezò a colapsarse en la American 
Broadcasting Corporation en la ciudad de Nueva York. La gente llama- 
ba de todo el pais para conocer 'mas acerca de la terapia Gerson; pero 
otras fuerzas comerciales y politicas màs poderosas tambièn lo habian 
escuchado. 

Los directores ejecutivos de compahias farmacèuticas que fabricaban 
agentes citotòxicos para el tratamiento del càncer (miembros de la PMA) 
amenazaron con cancelar todos los contratos de publicidad de sus fàrma- 
cos sin receta, lo que supondria una pèrdida para la ABC de decenas de 
millones de dòlares. A1 cabo de dos semanas de esa profètica retransmi- 
siòn por radio que informaba a la gente de una cura potencial del càncer, 
y despuès de treinta anos en el mismo puesto, Raymond Graham Swing 
fue despedido de su trabajo como locutor en la cadena ABC. 

Quizàs tambièn quiera saber lo que sucediò con el proyecto de ley 
anticàncer de Pepper-Neely para el Senado, que constaba de 227 pàgi- 
nas (documento num. 89471). Mediante los esfuerzos de las personas 
pertenecientes a grupos de presiòn que trabajaban junto con cuatro se- 
nadores, que ademàs eran mèdicos, el proyecto de ley fue derrocado. 
Hoy en dia, el documento num. 89471 està almacenado en cajas y acu- 


2. Citado en Dego, G.: Doctor Max: The story of pioneering physician Max 

Gersons acclaimed cancer therapy and his heroic struggle to change the way we look 

at health and healing , Station Hili Press, Nueva York, 19 97, pp. 513-516. 


mula polvo en los archivos de la Oficina de Impresiones del gobierno de 
EE.IJU. 

Mientras tanto, como el proyecto de ley Pepper-Neely habia queda- 
do sepultado, el numero de personas afectadas por el càncer habia ido 
aumentando por encima de lo que nadie podria haber previsto. Segun 
el oncòlogo, homeòpata y especialista en medicina interna W. Douglas 
Brodie (mèdico y homeòpata) de Reno (Nevada) en su libro Cancer and 
common sense , la incidencia anual del càncer ha aumentado desde los 
402.000 casos en 1946 hasta los 1,9 millones en 1996, 3 por tanto, du- 
rante medio siglo desde la derrota de la legislaciòn anticàncer propuesta 
por el senador Pepper, la incidencia anual del càncer entre la poblaciòn 
estadounidense se ha màs que cuadruplicado. 4 Todavia peor: el autor y 
periodista mèdico Michael Culbert senala incluso de forma màs gràfica 
que justo despuès de las doce campanadas que nos hicieron entrar en 
el siglo xxx, cada cuarenta y cinco segundos, un ciudadano de EE.UU. 
està destinado a morir debido ai càncer. Esa cifra supone unos 1.900 
estadounidenses por dia. 5 

I,os oncòlogos que poseen informaciòn sobre la nutriciòn estiman que 
las dietas abundantes en frutas y hortalizas en lugar de grasas y protemas 
de origen animal (junto con el ejercicio fisico, un control màs estricto del 
peso y evitar el tabaco) podrlan reducir la Ìncidencia del càncer en hasta 
un 40 %. Este programa supondrfa casi cuatro millones menos de casos 
de tumores malignos al aho a nivel mundial. 

Por tanto, las mejoras en la dieta y en el estilo de vida entre los es- 
tadounidenses propuestas por el doctor Max Gerson hace màs de cin- 
cuenta ahos serfan especialmente eficaces como medio para prevenir 
la incidencia de los cuatro tipos de tumores amenazadores de la vida 


3. Brodie, W. D.: Cancer and common sense: Combining scìence and nature to 
control cancer 3 Winning Publications, White Bear Lake (Minnesota), agosto de 
1997; p, 46. 

4. Rugo, EL S.: «Cancer», Current Medical Diagnosis and Treatment 1.997> 36. a 
ed., editada por L. M. Tierney, S. J. McPhee y M. A. Papadakis. Apppleton 
and Lange, Stamford (Connecticut), 1997, p. 69. 

5. Culbert, M.: Medical Armageddon , C and C Communications, San Diego 
(California), 1995- 


22 


23 



màs frecuentes en EE.UU* Segùn el ejemplar de la revista Newsweek del 
30 de noviembre de 1998: 6 

1. El cancer de pròstata. es responsable de un mmimo de 184.500 ca- 
sos diagnosticados en 1999. Entre los hombres estadounidenses 
actuales, al 17 % se le diagnosticarà un càncer de pròstata a lo 
largo de su vida; pero la mejora en la dieta, la nutriciòn y el estilo 
de vida general reduciria esa proporciòn a un 13,6 %. 

2. Ei cdncer de mama , que nos afecta con un mmimo de 180.300 
casos en 1999. Entre las mujeres estadounidenses actuales, a un 
14 % se le diagnosticarà càncer de mama a io largo de su vida; pe.ro 
una dieta, una nutriciòn y un estilo de vida mejorados reducirian 
la proporciòn a un 7 %. 

3. E1 cdncer de pulmòn supone un mmimo de 171.500 casos en 1999. 
Entre todos los habitantes actuales de EE.UU., algo màs del 7 % 
recibirà un diagnòstico de càncer de pulmòn en ei transcurso de 
su vìda. Las mejoras en la dieta, la nutriciòn y el estilo de vida 
general (especialmente la no exposiciòn al humo del tabaco) xedu- 
cirian esa proporciòn a un mero 0,35 %. 

4. E1 cdncer de colon/de recto aparece como un mmimo de 95.600 
casos diagnosticados en 1999. Entre la poblaciòn de EE.UU., a un 
6 % se le diagnosticarà un càncer de colon o de recto en el trans- 
curso de su vida. Las mejoras en Ìa dieta, la nutriciòn y el estilo de 
vida general reducirian esa proporciòn a un 1,5 %. 

«A pesar de todos los avances en quimioterapia y cirugia -comentan 
los directivos del First Circle Medical, Inc. de Minneapolis (Minncsota), 
un importante fabricante de utensilios que provocan hipertermia para 
luchar contra los tumores malignos— , màs de 1.800.000 pacientes en 
America del Norte, Europa y Japòn con un càncer metastatizado de puh 
mòn, pròstata, mama y melanoma fallecen cada aho.» 

A medida que profundice en la lectura de este libro, es probable que 
se cuestione tres cosas: 

* ^Por què el Senado estadounidense no adoptò la medida presupues- 
taria contra el càncer que se le presentò hace màs de medio siglo? 


6. Cowley, G. y Underwood, A.; Springen, K. y Davis, A. (1998): «Cancer 
and diet: Eatìng to beat the odds: what you need to know» 3 Newsweek , 30 de 
noviembre de 1998, pp. 60-66. 


• ^No era lo suficientemente vital la prevenciòn o el tratamiento del 
càncer para los estadounidenses afectados por esta enfermedad? 

« ^Por què no se solicitò a los oncòlogos expertos que por lo menos 
pusieran a prueba la terapia Gerson cuando los Senadores tuvieron 
la oportunidad? 

Por ùltimo, ,:conoce las siguientes estadfsticas adicionales? Haciendo 
una media entre el nùmero de residentes en EE.UU. que se vieron afec- 
tados por el càncer en 1946 y los afectados este aho, es probable que se 
hubiera podido evitar que 39.697.000 estadounidenses enfermaran debi- 
do a esta plaga o que se les hubiera salvado de la muerte a consecuencia 
del càncer. La aplicaciòn de la terapia Gerson podria haber logrado esta 
tarea que tanto valia la pena emprender. Puede seguir hacièndolo ahora. 

Charlotte Gerson 
Bonita, California 
Morton Walker (mèdico podiàtrico) 
Stamford, Connecticut 



24 



Introducciòn 


Mitchell Gaynor (doctor en medicina), jefe de oncologfa mèdica del 
Strang Cancer Prevention Center, en la ciudad de Nueva York, sabia 
mucho acerca del cancer cuando fìnalizò su periodo de practicas espe- 
cializadas en esta enfermedad en el Cornell Medical Center, pero admite 
que sabia poco sobre la dieta, la nutriciòn y su importancia para prevenir 
y tratar las enfermedades degenerativas. E1 càncer, que consiste en un 
grupo concreto de cèlulas corporales que sufren una division y multipli- 
caciòn celular descontroladas, es el ejemplo defmitivo de una enferme- 
dad degenerativa que avanza. 

E1 doctor Gaynor quedò estupefacto cuando asistiò a la prestigiosa 
Rockefeller University en 1986 para una beca de investigacion posdoc- 
toral en biologfa molecular y se encontrò a sus colegas oncòlogos màs 
versados hablando acerca de las cualidades inhibidoras del càncer de las 
coles de Bruselas, la coliflor, la col y algunas otras hortalizas cructferas 
ricas en una sustancia qufmica llamada sulforafano. E1 sulforafano po- 
tencia la producciòn de enzimas corporales de fase II, que eliminan resh 
duos peligrosos de procarcinògenos, que son los precursores causantes de 
càncer capaces de dahar el ADN celular (vease el capitulo 3 para obtener 
màs informaciòn). 

E>urante ese periodo en 1986, los Ìnvestigadores que trabajaban en 
los laboratorios habian empezado a descubrir docenas de nuevas sustan" 
cias quimicas en frutas y hortalizas comunes. En estudios in vitro y con 
animales, estos misteriosos compuestos mostraban una destacable capa- 
cidad para interrumpir la formaciòn de tumores malignos y benignos. 
Hoy en dia, nuestros conocimientos acerca de estas sustancias quimicas 


27 



de origen vegetal estan en plena expansiòn; y a medida que los cienti- 
ficos aprenden mas cosas acerca de la quimica de las plantas y de otros 
alimentos, estàn resultando cada vez màs esperanzadores para evitar que 
la gente resulte afectada por tumores malignos. «Hemos visto el futuro 
— afirma el doctor Gaynor— y el futuro son los alimentos.» 7 

Aunque la importancia de consumir alimentos nutritivos, integrales y 
naturales para tener una buena salud y para curarnos fue originalmente 
desarrollada e Ìmpartida por el doctor Max Gerson hace unos sesenta 
anos, hemos acabado encontrando la verdad de sus ensehanzas. Es una 
realidad que las mejoras en la dieta, la nutricion y el estilo de vida general 
son la tendencia del futuro para vencer a las enfermedades degenerativas 
de cualquier tipo. 

E! concepto nutricional subyacente del doctor Max Gerson 

E1 programa terapèutico del doctor Gerson intenta regenerar un organis- 
mo enfermo y hacer que recupere su salud abasteciendo al paciente en- 
fermo de nutrientes y adoptando otras medidas. Los nutrientes proceden 
de zumos frescos, ademàs de alimentos vegetar i ano s ecològicos sòlidos 
crudos y cocinados consumidos en cantidades generosas. Puesto que el 
concepto nutricional subyacente del doctor Max Gerson (demostrado 
mediante estudios clmicos citados en este texto) es que una deficiencia 
de oxfgeno en la sangre favorece las enfermedades degenerativas, su tra- 
tamiento aporta, invariablemente, alrededor del doble de oxigenaciòn a 
la circulaciòn. 

La terapia Gerson tambièn estimula el metabolismo, elimina toxinas 
y mejora las funciones lentas de eliminaciòn de sustancias de desecho 
por parte del higado y los rihones del paciente. Por tanto, con cantidades 
generosas de una alimentaciòn de gran calidad, incrementando la dispo- 
nibilidad de oxigeno por parte del paciente, volviendo a vigorizar todo 
el organismo con un metabolismo con un buen funcionamiento y mejo- 
rando la detoxificaciòn celular, se potencia la regeneraciòn de un sistema 
inmunitario reprimido, una fisiologia imperfecta, una mente revuelta y 


7. Cowley, G. y Underwood, A.; Springen, K. y Davis, A. (1998): «Can- 
cer and diet: Eating to beat the odds: what you need to know», Neiusweek , 30 
de noviembre de 1998, pp. 60-66. 


un cerebro disfuncional y otros òrganos esenciales para volver a alcanzar 
la homeostasis. 

E1 programa de curaciòn del doctor Gerson es beneficioso para supe- 
rar pràcticamente cualquier patologia y es muy superior a la quimiote- 
rapia contra el càncer. Estadlsticamente, por ejemplo, la quimioterapia 
se enorgullece de un porcentaje de remisiòn medio del 12 % (7 % en 
el caso del càncer de colon y el 1 % en el caso del càncer pancreàtico) 
en aquellos pacientes a los que se les detectò su enfermedad en sus fases 
precoces o Ìntermedias, pero la terapia Gerson ofrece una remisiòn me- 
dia de hasta el 42 % en sus pacientes, que bàsicamente sufren cànceres 
terminales. 

Ademàs, el programa de nutriciòn de la terapia Gerson funciona per- 
manentemente y de una forma màs fiable que el resto de las terapias 
conocidas, incluidos la citotoxicologia (quimioterapia) , la inmunologia, 
la farmacologia, la radìoterapia y otros pro cedimientos usuales propor- 
cionados por la medicina alopàtica convencional, ya que el objetivo de la 
terapìa Gerson es restablecer el buen funcionamiento de todos los òrga- 
nos esenciales. 

Sinopsis de! programa nutricional de la terapia Gerson 

Representada en su forma màs pura mediante su componente dietètico, 
la terapia Gerson recomienda un programa de consumo de alimentos 
pobres en grasa y en sal para de este modo proporcionar a las cèlulas del 
organismo nutrientes fàciles de asimilar para fortalecer las defensas in- 
munitarias naturales. Para prevenir o corregir la mayoria de las 1.500 en- 
fermedades degenerativas conocidas, la terapia Gerson aporta una forma 
ideal de comer. En nuestra sociedad actual de alimentos procesados y en- 
vasados que suelen contener conservantes, aditivos, colorantes y a veces 
sustancias carcinògenas, y que nos vemos forzados a consumir debido a 
las masivas campahas publicitarias, la terapia Gerson presenta, hay que 
reconocerlo, un programa de alimentaciòn que es dific.il seguir. Aun asf, 
si un enferrno quiere recuperarse de verdad, la adopciòn de la tècnica 
terapèutica Gerson le asegura el restablecimiento del bienestar. 

La dieta reside en el nucleo de la terapia Gerson, que incluye frutas 
y hortalizas frescas de cultivo ecològico y trece vasos de zumos recièn 
exprimidos a diario tomados a intervalos de una hora. Las frutas y horta- 
lizas frescas de cultivo ecològico proporcionan al paciente unos elevados 


28 


29 



niveles de minerales, enzimas, betacaroteno, vitaminas A y C y otros an- 
tioxidantes que eliminan los radicales libres, ademas de sustancias quf- 
micas de origen vegetai naturales que los cientxficos han descubierto que 
son verdaderos preventivos de las enfermedades degenerativas crònica s. 
Se recomienda que estos productos no contengan residuos de pestici- 
das ni de fungicidas. 

La carne esta prohibida. En el programa terapèutico Gerson, se supri- 
me cualquier protexna de origen animal durante las primeras seis a doce 
semanas de tratamiento, y despuès de este periodo se consume en unas 
cantidades mfnimas. 8 

La dieta està ? en gran medida, libre de grasas, pero incluye cierta can- 
tidad de yogur desnatado natural, requesòn desnatado y sin sal y suero 
de Ìeche batido si puede encontrarlo (si no ? debe suprimirlo por yogur 
desnatado) ? ademàs de aceite de linaza. Las investigaciones aportadas 
por la siete veces candidata al premio Nobel, la doctora Johanna Bud- 
wig, de Freudenstadt-Dietersweiler (Alemania), muestran que los àcidos 
grasos omega 3 del aceite de linaza acaban con las cèlulas cancerfgenas 
humanas en cultivos tisulares sin destruir las cèlulas sanas presentes en 
el mismo cultivo. 9 

Antes de que el doctor Budwig publicara sus obras vanguardistas, el 
doctor Gerson, primero en Alemania, luego en Austria y, por ùltimo, en 
EE.UU.j estaba aplicando ios conocimientos sobre nutricion que habfa 
recogido sobre las grasas y los aceites a las enfermedades de sus pacientes, 
Hoy en dia, el plan de menus de la terapia Gerson io està utiiizando la 
American Cancer Society (ACS). La mismfsima ACS, que antano habia 
condenado al doctor Gerson y habxa puesto su dieta terapèutica en su 
lista negra. Ademàs, el National Cancer Institute (NCI) y la American 
Heart Association (AHA) alientan el uso de una versiòn modificada de 
programa Gerson de alimentaciòn. 

Al considerar que el càncer era una enfermedad sistèmica (y no lo- 
calizada), algo que era una nociòn erronea pero popular entre los pro- 
fesionales de la salud en las dècadas de 1930 y 1940, el doctor Gerson 


8. Walters, R.: Options: The alternative cancer therapy book , Avery Publishing 
Group, Garden City Park, Nueva York, 1992, pp. 189, 190. 

9. Budwig, J.: Flax oil as a true aid against arthritis , heart ìnfarction, cancer 
and other diseases , Apple Publishing, Vancouver (Columbia Britànica, Canadà), 
1994. 


hizo hincapiè en el reajuste de toda la fisiologia del paciente. Sus escritos 
indican que pretendia que la terapia revirtiera cualquier problema que 
respaldara el desarrollo de cèlulas malignas y que evitara otras patologias 
a aquellas cèlulas con un mal funcionamiento. 

El componente detoxificador 

Como elemento detoxificaciòn del organismo, el doctor Gerson empleo 
enemas de cafè, que los pacientes se administraban varias veces al dfa. E1 
enema de cafè, del que se habla en mayor detalle màs adelante ( vèanse 
los capitulos 12 y 13), permite que los pacientes aquejados por el càncer, 
y todos los que padecen enfermedades metabolicas amenazadoras para 
la vida, expulsen los productos tòxicos del metabolismo de las masas tu- 
morales que se estàn eliminando ràpidamente o los procedentes de las re- 
acciones de curaciòn de cèlulas anteriormente disfuncionales generados 
por los efectos de la terapia Gerson. De acuerdo con las observaciones del 
doctor Gerson, existe el riesgo, si los enemas de cafè no se administran 
junto con la dieta, los zumos y algunos suplementos, de que el paciente 
sucumba no al proceso de la enfermedad en si, sino màs bien como re- 
sultado de la incapacidad del higado para detoxificar el organismo con 
la suficiente rapidez. 

La cafexna administrada por via rectal estimula la actividad del hi- 
gado, incrementa el flujo de bilis y abre los conductos biliares de modo 
que el higado pueda eliminar los productos de desecho con màs fa- 
cilidad. Los enemas de cafè son excelentes como medicina preventiva 
adernàs de como tratamiento. Tambièn aportan un destacable alivio del 
dolor. 10 

Como ayuda adicional para la detoxificaciòn y como parte del com- 
ponente terapèutico que implica la suplementaciòn alimentaria, los pro- 
cedimientos del doctor Gerson requieren el uso de algunos suplementos 
dietèticos administrados por vfa oral cada dfa o cada dos dfas. Se usan el 
extracto de tiroides, el yoduro potàsico, el extracto de higado, las enzi- 
mas pancreàticos y la niacina (àcido nicotfnico o vitamina B 3 ). 


10. Moss, R. W.: Cancer therapy : The independent consumers guide to non-toxic 
treatment and prevention, Equinox Press, Nueva York, 1992, p. 189. 


30 


31 



Testimonio del doctor Max Gerson ante el senado de EE.UU. 

En el pròlogo hemos reimpreso el texto, sin modificaciones, retransmiti- 
do por Raymond Gram Swing en su programa de noticias de laAmerican 
Broadcasting Corporation el mièrcoles 3 de julio de 1946, que describfa 
la comparecencia, ese mismo dfa, de Max Gerson (doctor en medlcina) 
ante el subcomitè Pepper-Neely del Comitè de Asuntos Exteriores del 
Senado de EE.UU. en Washington, D.C. En relaciòn con la descripcion 
de su tratamiento dietètico contra el càncer y contra otras enfermedades 
degenerativas, a continuaciòn mostramos los fragmentos màs importan- 
tes de lo que el doctor Gerson afirmò durante su testimonio: 11 

Mi consulta y mi hogar se encuentran en el 815 de Park Avenue, ciudad 
de Nueva York. Soy miembro de ia AMA, de la Asociaciòn Mèdica del 
estado de Nueva York y de la Asociaciòn Mèdica del condado de Nueva 
York. 

E1 tratamiento dietètico, que durante tantos anos se ha conocido con 
el nombre de «dieta Gerson», fue desarrollado al principio para aliviar mi 
grave problema de migranas. Luego fue aplicado con èxito a pacientes con 
trastornos alèrgicos como el asma, ademàs de en casos de enfermedades 
dei tracto intestinai y del aparato hepàtico-pancreàtico. Por casualidad, 
un paciente aquejado de lupus vulgaris (tuberculosis cutànea) se curò 
tras el uso de la dieta. Despuès de este èxito, el tratamiento dietèttco se 
usò en el resto de tipos de tuberculosis (òsea, renal, ocular, pulmonar, et- 
cètera). Tambièn resultò muy beneficiosa en muchas otras enfermedades 
crònicas, como la artritis, las afecciones cardfacas, la sinusitis crònica, las 
uiceras crònicas (incluida la colitis), la presiòn sangumea elevada, la pso- 
riasis, la esclerosis mùltiple, etcètera. Los resultados màs sorprendentes 
se vieron en la curaciòn de distintos tipos de enfermedades de la vesxcula 
biliar y el hfgado que no se habxan podido curar, hasta el momento, me- 
diante otros mètodos. 

E1 gran numero de enfermedades crònicas que respondieron al tra- 
tamiento dietètico mostraron claramente que el cuerpo humano habfa 


11. Gerson, M.: Testimonìo durante las vistas del proyecto de ley num . 1875 del 
Senado que fueron llevadas a cabo el l, el 2 y el 3 dejulio de 1946 por el senador 
Pepper (D-Florida) para el Subcomitè Pepper-Neely del Comitè de Asuntos Exte - 
riores , el 792 Congreso del Senado de EE. UU., 3 de julio de 1946. 


perdido parte de su resistencia y de su poder de curaciòn, ya que habia 
abandonado el camino de la nutriciòn natural durante generaciones. 

E1 dano fundamental comienza con el uso de fertilizantes artificiales 
para las hortalizas y las frutas, ademàs de para los forrajes. Por tanto, la 
alimentaciòn transformada desde el punto de vista quimico en forma 
de alimentos de origen vegetal y de carne, que aumenta a lo largo de las 
generaciones, transforma a los òrganos y las funciones del cuerpo huma- 
no en una direcciòn incorrecta. 

Otro defecto bàsico consiste en el desaprovechamiento de los produc- 
tos de desecho de las ciudades. En lugar de devolver el abono natural ai 
suelo que nos da sus frutos, lo vertemos a los rios, lo que acaba con la vida 
submarina. E1 cicio natural se interrumpe y la humanidad tiene que sufrir 
enormemente por esta violaciòn. La vida en los bosques y en ias tierras 
salvajes deberia ensenarnos la lecciòn. 

Pero podemos recuperar Ìa capacidad de defensa y de curaciòn perdi- 
das si volvemos a aproximarnos en todo lo posible a las leyes de la natu- 
raleza tai y como son creadas. Muy concentradas para tener una reacciòn 
veloz, estàn contenidas en el tratamiento dietètico. 

E1 primer paciente aquejado de càncer (de los conductos biliares) fue 
tratado en 1928 con èxito. A continuaciòn vinieron siete casos favorables 
de un total de doce, que siete anos despuès permanecfan libres de slnto- 
mas. 

Mi experiencia me lleva a creer que el hlgado es el centro dei proceso 
de restablecimiento en aquellos pacientes que se recuperan sorprendente- 
mente. Si el higado està demasiado afectado, el tratamiento no podrà ser 
eficaz. 

Consciente de la imperfecciòn de esta, ademàs de la de cualquier otra 
teoria, intentarè, no obstante, explicar los resultados finales de la dieta 
Gerson. Se condensa en tres componentes incomparables: 

1 . La eliminaciòn de las toxinas y los venenos y la recuperaciòn del gru- 
po Na (sodio) «extracelular» desplazado relacionado con las toxinas, 
los venenos, ei edema, la destrucciòn inflamatoria de los tejidos, los 
tumores y los òrganos a los que no corresponde, al suero y los tejidos 
a ios que pertenece: la vesicula biiiar y los conductos biliares, el tejido 
conectivo, la glàndula tiroides, la mucosa gàstrica, la mèdula renal, los 
tumores, etcètera. 

2. Recuperar eÌ grupo K (potasio) intracelular perdido combinado con 
vitaminas, enzimas, fermentos, azùcar, etcètera en el interior de los 


32 


33 



tejidos y los organos a los que pertenece: el hfgado, los musculos, el co- 
razòn, el cerebro, el cortex renal, etcètera. Basandose en esto, ei yodo, 
que antes era ineficaz, permanece activo, ahadido continuamente en 
cantidades renovadas. 

3. Restaurar ia diferenciaciòn, el tono, la tensiòn, ia oxidaciòn, etcètera, 
mediante yodo activado allà donde antes aparecian tumores y metàs- 
tasis con diferenciaciòn, faita de tensiòn, oxidaciòn y falta de resisten- 
cia y de poder de curaciòn. 

En 1991, dos dècadas despuès de la declaraciòn, llena de confianza, 
dei presidente Richard M. Nixon del 23 de diciembre de 1971 sobre otra 
«guerra contra el càncer» y Ia promesa de un remedio para 1976 (segun- 
do centenario de EE.UU.), un grupo de sesenta mèdicos y cientfficos 
afamados puso de manifiesto su disgusto por los fracasos de ia profesiòn 
mèdica en general y de los oncòlogos en particular. Convocaron una rue- 
da de prensa y realizaron la siguiente declaraciòn: «E1 establìshment del 
càncer confunde al publico con repetidas afirmaciones [falsas] de que le 
estamos ganando la guerra a esta enfermedad. . . Nuestra capacidad para 
tratar y curar la mayona de los tipos de càncer no ha mejorado conside- 
rablemente». 

En lugar de ello, la mejor forma de corregir el problema del càncer 
es mediante la aplicaciòn de mejoras en la dieta, nutrientes, la completa 
detoxificaciòn del organismo y la terapia nutricional general. Algunos de 
estos aspectos del tratamiento de las enfermedades degenerativas son lo 
que exponemos en nuestro siguiente capitulo. 


Primera parte 


CÒMO FUNCIQNA 
LA TERAPIA GERSON 


34 



1 


Còmo cura la nutriciòn 


En 1992, en la facultad de Medicina de Fukushima, ubicada en la isla 
de Hokkaido, en el norte de Japòn, el profesor de medicina Yoshihiko 
Hoshino (mèdico y doctor en medicina) supo que habia desarrollado un 
càncer de colon. Durante el transcurso de la intervencion quirurgica 
para eliminar el tumor, su cirujano oncòlogo vio que el càncer del doctor 
Hoshino ya se habfa metastatizado al hxgado. Mientras estaba en la uni- 
dad de cuidados p os top eratorios, el cirujano oncòlogo, que era su amigo 
personal y antiguo compahero de clase, le recomendò que se sometiera a 
multiples sesiones de quimioterapia. 

E1 programa terapèutico Gerson para revertir enfermedades degene- 
rativas agudas y crònicas como el càncer, la diabetes, el ictus, la artritis 
y otras enfermedades amenazadoras para la vida es bien conocido y muy 
respetado en los paxses europeos y asiàticos industrializados . E1 profesor 
Hoshino se encontraba entre un numero creciente de profesionales de la 
salud conocedor del renombrado libro A cancer therapy: Results offifty 
cases del doctor Max Gerson (que habia sido traducido al japonès) y de la 
eficacia mèdica de su programa de tratamiento. 

Debido a los conocidos efectos colaterales adversos y al elevado por- 
centaje de fracasos en el caso del càncer de colon/de recto (un 93 % de 
los pacientes fallecen tras recibir quimioterapia para. tratar este tipo 
de tumores malignos) y a un pronòstico incluso peor en el caso de las 
metàstasis hepàticas (un 97 % de los pacientes mueren tras recibir qui- 
mioterapia), este profesor de medicina rehusò tomar agentes citotòxi- 
cos. En lugar de ello, como poseia una de las copias de la ampliamente 
distribuida traducciòn al japonès del libro del doctor Gerson, el doctor 

i 


37 



Hoshino siguio sus Ìnstrucciones y se dispuso a seguir por su cuenta la 
terapia Gerson. 

Hoy en dfa, tras haber transcurrido un nada despreciable intervalo de 
tiempo de casi nueve ahos desde que diagnosticaron su cancer al doctor 
Hoshino, èl y su oncòlogo han afirmado que el paciente «se curò» de 
su càncer de colon y de las metàstasis hepàticas. Aquf tenemos la carta 
que recibiò Charlotte Gerson del profesor Yoshihiko Hoshino (mèdico y 
doctor en medicina): 

Como sabe, padecf un càncer de colon y càncer de higado metastàtico 
en 1992 y me recuperè mediante la terapia Gerson. He escrito un libro 
presentando la terapia Gerson a los usuarios de los servicios mèdicos de 
Japòn. Mi libro se pubiicò en agosto de 1998 y es el primero sobre la 
terapia Gerson escrito en Japòn por un mèdico. Ha supuesto una gran 
sensaciòn entre los japoneses, ya que gracias al programa Gerson, doce 
pacientes màs afectados por el càncer se curaron. Mi libro no sòlo habla 
de mi recuperaciòn, sino que tambièn incluye las historias de doce japo- 
neses que ya no estàn afectados por esta enfermedad. 

La curaciòn a travès de una poderosa terapia nutricional 

A1 aplicar las tècnicas para la curaciòn, todos los profesionales de la salud 
reconocen una verdad comun: sòlo existe una ciencia de la inmunologfa 
humana que posee unas leyes bioqufmicas especificas. En la profesiòn 
mèdica, no obstante, dos facciones o principios opuestos de la pràctica 
luchan entre sf. La medicina ortodoxa orientada hacia ia enfermedad y la 
medicina holfstica orientada hacia el paciente concuerdan unicamente en 
las realidades de la bioquimica y la inmunologia, pero casi en nada màs. 

La practica mèdica orientada a la enfermedad dirige sus esfuerzos a dar 
con las fòrmulas generalizadas para tratar a tipos o clases de personas con 
unos smtomas similares. La clasificaciòn de los pacientes en grupos o 
categorfas es indispensable para hallar un tratamiento. Para descubrir la 
terapia que funcione mejor suelen realizarse experimentos cllnicos ciegos 
simples o doble ciegos controlados mediante placebos. Sea lo que sea lo 
que falla en la fisiologfa de un paciente, los intjentos mèdicos alopàticos 
(que usan fàrmacos) intentan corregir el problema de salud con fàrmacos, 
quimioterapia, cirugia, inmunoterapia, radioterapia u otras formas de 
alta tecnologia permitidas por las agencias del medicamento. La medi- 


cina orientada a la enfermedad es un sistema que usa principalmente 
fàrmacos en un intento por provocar efectos en el organismo que se 
opondràn directamente y 5 por tanto, aliviaràn los sfntomas de la enfer- 
medad. Aplicar quimioterapia para tratar el càncer es el ejemplo perfecto 
de la pràctica de la medicina orientada a la enfermedad. 12 

La practica mèdica orientada al paciente desarrolla sus mètodos de cu- 
raciòn buscando todo lo posible para optimizar la buena salud de deter- 
minada persona. Un enfoque como èste, tambièn definido como «medi- 
cina funcional» por el educador profesional en ciencias de la salud Jeffrey 
Bland (doctor) de Gig Harbour (Washington), exige decisiones basadas 
en valoraciones realizadas por mèdicos holisticos, quiropràcticos, ho- 
meòpatas, naturòpatas, acupuntores, algunos enfermeros, nutricionistas 
y otros tipos de profesionales. Tambièn requiere la participaciòn personal 
y firme por parte de los propios pacientes. E1 mèdico dedica frecuente- 
mente tiempo tanto a la educaciòn del paciente como a la administraciòn 
del tratamiento. Incluso aunque el paciente sòlo padezca smtomas sub- 
clinicos, tal y como manifestarian las pruebas de laboratorio con unos 
resultados irregulares, en la medicina centrada en el paciente se llevan a 
cabo esfuerzos para conseguir tres respuestas fisiològicas especificas: 

1. Equilibrar la bioqutmica de la persona. 

2. Mejorar el funcionamiento de un sistema inmunològico suprimido. 

3. Corregir el mal funcionamiento de los òrganos esenciales. 

Recetar el remedio homeopàtico correcto es un ejemplo perfecto de 
la pràctica de la medicina centrada en el paciente. 13 

La terapia Gerson es otro ejemplo de còmo uno puede poner en pràc- 
tica la medicina centrada en el paciente. Es la mejor para el cuidado de 
la salud a modo de autoayuda, especialmente para la reversiòn de en- 
fermedades degenerativas realmente graves. La terapia Gerson usa fun- 
damentalmente la nutriciòn para conseguir los tres componentes de la 
medicina holfstica, la biològica y la orientada hacia el paciente. Es el no 
va màs en la curaciòn natural y resulta un poderoso antidoto contra el 
enormemente antinatural estilo de vida que prevalece en todas las socie- 
dades industrializadas actuales. 


12, Baker, S. M.: Detoxification and healing: The key to optimal healthy Keats 
Publishing, New Canaan (Connecticut), 1997, p. 157 

13. Ibid., p. 158 


38 


39 



En las siguientes secciones de este capitulo aportamos una discusiòn 
general sobre los cambios patològicos en el interior de los tejidos y las 
cèluias normalmente presentes en los casos de cancer. Y la descripciòn 
de tales alteraciones con respecto a la fisiologia normal nos permitira 
obtener conocimientos sobre las anomalfas presentes en algunas de las 
otras enfermedades degenerativas. 

Desde la primera vez que la introdujo alrededor de 1926, no ha ha- 
bido lugar en la medicìna alopàtica para la poderosa terapia nutricional 
curativa del doctor Max Gerson. Por ejemplo, entre los cuatro votos deci- 
sivos de los legisladores para derrotar la propuesta de ley anticàncer mim. 
1875 de Pepper-N eely del Senado de EE.UU. de 1946, los que votaron 
en contra eran cuatro mèdicos que se habfan convertido en senadores. En 
esa època, tratar a la gente con una dieta para eliminar las enfermedades 
degenerativas era, simpemente, algo demasiado simple. Hacerlo acababa 
con buena parte del poder que conllevaba la toma de decisiones para la 
profesiòn mèdica. Como consecuencia de ello, esos cuatro mèdicos que 
eran senadores de EE.UU. en esa època votaron borrar del mapa el pro- 
yecto de ley del senador Claude Pepper. Por tanto, los pacientes aquejados 
de càncer tanto en aquella època como despuès se convirtieron en victi- 
mas del voto con cortedad de miras en pro de unos intereses especiales. 

E1 doctor Gerson perseverò y siguio salvando de la muerte a los en- 
fermos que le consultaban. Ahora, màs de cincuenta anos despuès del 
fallecimiento de este pionero, su hija y el Gerson Institute prosiguen con 
su tarea de educar al publico. 

La terapia Gerson es, de facto, 

reconocida por el gobierno de EE.UU., por ejempio 

Tal y como hemos aludido en la introduccion, el campo màs revolucio- 
nario e innovador de la investigaciòn mèdica contra las enfermedades 
degenerativas es el de la quimioprevencion: el uso de micro o macronu- 
trientes, sustancias de origen vegetal, nutricèuticos y otros compo nentes 
orgànicos que suelen encontrarse en los alimentos que pueden prevenir, 
detener o retrasar el proceso de la enfermedad. Hacia principios de 1995, 
el National Cancer Institute estaba llevando a cabo cuarenta experimen- 
tos nuevos o que estaban en curso en el àrea de la nutriciòn que impli- 
caba a enzimas, la fibra alimentaria, las grasas, los micronutrientes, las 
vitaminas y las sustancias quimicas de origen vegetal. 


En 1999, los cuarenta resumenes que compendiaban esas investiga- 
ciones de 1995 sobre el càncer y la nutricion ya habian sido completados 
y enviados a la Asociaciòn Americana para la Investigaciòn Contra el 
Càncer del gobierno de EE.UU. Estas Ìnvestigaciones estàn proporcio- 
nando actualmente informaciòn crftica sobre las sustancias que es ne- 
cesario anadir o eliminar de la dieta humana para combatir el càncer. 
Probablemente no se sorprenda de que casi todos los componentes de 
la terapia Gerson desempenen papeles importantes entre estas sustan- 
cias de origen vegetal. Mediante la adopcion de estas medidas, la terapia 
Gerson se considera, en efecto, un tratamiento viable contra el càncer y 
la mayoria de las enfermedades degenerativas. Es un reconocimiento, de 
facto, por parte de EE.UU., pero sin una autoridad legal y, literalmente, 
no oficial. Aun asf, los componentes de la terapia Gerson son muy evi- 
dentes y se usan para salvar vidas, Incluso constituyen la base de aseso- 
rfas llevadas a cabo por entidades con fines lucrativos de la industria del 
càncer, como la American Cancer Society, el National Cancer Institute, 
la Sloan-Kettering Cancer Clinic y muchas companias farmacèuticas 
que fusionan a fabricantes de nutrientes en sus estructuras corporativas. 

Como parte del pròlogo afirmamos que en EE.UU., cada ano, un 
mmimo de 1,9 millones de personas reciben un diagnostico de algùn 
tipo de tumor maligno (excepto el càncer de piel y el càncer in situ de 
cuello de ùtero); y citamos a W. Douglas Brodie (mèdico y homeòpata) 
oncòlogo holistico, doctor de medicina interna y mèdico homeopàtico 
de Reno (Nevada), que afirma que por lo menos 700.000 estadouniden- 
ses fallecen cada ano debido al càncer. 

Casi todos los profesionales sanitarios y la mayorxa de los usuarios de 
servicios mèdicos saben ahora que la causa de màs del 70 % de los tumo- 
res malignos està, de algùn modo, relacionada con lo que comemos. La 
comida desnaturalizada es, de hecho, una importante fuente del càncer 
de mama y del colon/recto, ademàs del de pulmòn en los no fumadores. 
Cada ano se reùnen màs pruebas mèdicas y cientificas que revelan que 
lo que consumimos como alimento tiene una destacada influencia a la 
hora de desarrollar un càncer y si se puede superar una vez que surjan los 
smtomas de la enfermedad maligna. 14 


14. Diamond, W. ].; Cowden, W. Lee y Goldberg, B.: Alternative medicine 
definitive guide to cancer, Future Medicine Publishing, Inc., Tiburon (Califor- 
nia), 1997, p. 518, 519. 


40 


41 


i 

% 



Èste es un campo emocionante en la investigaciòn cientifìca que la 
comunidad mèdica convencional esta empezando a estudiar de forma se~ 
ria. Aun asi, probablemente adelantado medio siglo a su tiempo, durante 
una activa vida profesional que se extendiò a lo largo de cuarenta anos, 
desde 1919 en Bielefeld (Alemania) hasta 1959 en la ciudad de Nueva 
York, un modesto mèdico desarrollo las respuestas en forma de alimen- 
tos y nutricion contra el cancer y otras enfermedades degenerativas. Max 
Gerson (doctor en medicina) fue, no obstante, despiadadamente vilipen- 
diado, acosado y perseguido en EE.UU. por la AMA, y especialmente 
por el editor de su revista, Morris Fishbein (doctor en medicina) y sus 
cohortes de mèdicos-politicos. 15 

Tras una demostracion con pacientes en 1946 ante un comitè del 
Senado de EE.UU. que recibiò la atenciòn de medios de comunicaciòn 
nacionales, el doctor Gerson fue atacado en las paginas del Journal ofthe 
American Medical Association (JAMA ). Las razones del ataque estaban 
relacionadas con las politicas mèdicas internas prevalentes, asi como con 
las distintas politicas econòmicas puestas en vigor por el polftico de la 
AMA, editor del JAMA y mèdico no practicante Morris Fishbein (doctor 
en medicina). 

^Por què le ha llevado tanto tiempo a la medicina alopatica organiza- 
da apreciar la relaciòn entre la dieta y el cancer? 

,;Por què han sido denigrados y estigmatizados los pioneros de la on- 
cologfa como el doctor Gerson cuando han intentado usar la nutriciòn 
como herramienta terapèutica? 

Por lo menos, para la primera de estas perspicaces preguntas, los auto- 
res de este libro pueden adivinar cuatro respuestas practicas: 

1. En EE.UU., los avances en la tecnologia mèdica mantienen un 
liderazgo perjudicial sobre cualquier otro tipo de tratamiento. 
Como naciòn, hemos tendido a centrarnos en la tecnologia para 
luchar contra el càncer y otros problemas de salud. Consumir hor- 
talizas, tal y como recomienda el doctor Gerson, apenas utiliza 
tecnologia. 

2. La industria farmacèutica estadounidense determina la forma en 
que se permite practicar la medicina no sòlo en EE.UU., sino tam- 


15- Dollinger, M.; Rosenbaum, E. H. y Gable G.: Everyone’s guide to cancer 
therapy: How cancer is diagnosed, treated, and managed day to day , 3. a ed. An- 
drews McMeel Publishing, Kansas City (Missouri), 1997, pp. 6-7. 


bièn en todo el mundo. Si una sustancia o un mètodo terapèuticos 
no se pueden patentar (sin poderse obtener beneficios de un fàr- 
maco sintetizado), suelen ignorarse, oponerse a ellos y eliminarse. 
Ninguna compama mèdica orientada a los beneficios se mostrarà 
dispuesta a invertir tiempo de investigaciòn y dinero para promo- 
verlos. 

3. Admitir que existe una importante relaciòn entre io que come- 
mos y estar afectados por el càncer o algunas otras enfermedades 
apunta con un dedo dirigido a dos grupos: (a) los procesadores de 
alimentos que nos venden productos sintèticos que no nos nutren 
bien o comida no natural envasada y (b) nosotros mismos como 
fuente de nuestra propia enfermedad. Aunque puede que reco- 
nozcamos la verdad de esta condena, se trata, en realidad, y no 
obstante, de una carga mental molesta. 16 

4. La mayoria de los mèdicos han recibido una formaciòn muy po- 
bre en ciencias de la nutriciòn. Aquellos mèdicos que usan actual- 
mente la nutriciòn como tratamiento son, bàsicamente, autodi- 
dactas. 

Los doctores Gerson de este mundo no han tenido un lugar reser- 
vado: hasta ahora. Hoy en dia, los tiempos mèdicos estàn cambiando 
notablemente para los doctores: no sòlo econòmica sino tambièn nutri- 
cionalmente. Los màs conscientes de ello han considerado necesario di- 
rigirse a la terapia nutricional pràcticamente como ùltimo recurso contra 
el càncer, la artritis, los trastornos del corazòn y los vasos sangumeos, la 
diabetes, el ictus y otras formas discapacitantes de enfermedades dege- 
nerativas. ^Por què? Sencillamente porque demasiados de sus pacientes 
no mejoran nunca con los medios de la medicina alopàtica y la onco- 
logfa estàndar practicadas convencionalmente. Gradualmente, los mè- 
dicos comienzan a fijarse en las verdaderas causas de las enfermedades 
debilitantes como el càncer y estàn decidiendo que han estado, durante 
demasiado tiempo, tratando los smtomas y no las fuentes subyacentes de 
la enfermedad, que no comprendian. 


16. Op. cit An alternative medicine definitive guide to cancer . 


42 


43 



Las distintas formas de ios tumores cancerosos 


De los ciento cincuenta tipos distintos de tumores cancerosos, en la on- 
cologia (el estudio y la pràctica del tratamiento de los tumores) se reco- 
nocen convencionalmente cinco tipos principales. Se clasifican de acuer- 
do con los tejidos que muestran un crecimiento celular anormalmente 
desarrollado y excesivo. Las clasificaciones enumeradas a continuaciòn 
se han tomado del libro An alternative medicine definitive guide to cancer, 
escrito por W. John Diamond (doctor en medicina), director del Triad 
Medical Center de Reno (Nevada) y por W. Lee Cowden (mèdico car- 
diòlogo), asesor del Instituto de Medicina Conservadora de Richardson 
(Texas), con la contribuciòn de Burton Goldberg, editor de Future Me- 
dicine PublishÌng, Inc. 

Los carcinomas se forman en las cèlulas epiteliales que recubren la pief 
la boca, la nariz, la garganta, las vias pulmonares aèreas y el tracto geni- 
tourinario y gastrointestinal o que reviste a glàndulas como la mamaria 
o la tiroidea. Los tumores sòiidos que invaden el pulmon, la mama, la 
prostata, la piel, el estòmago y el colon/recto son etiquetados como car- 
cinomas. 

Los sarcomas se desarrollan en los huesos y los tejidos conectivos y de 
sostèn blandos que rodean a los òrganos y los tejidos, como el camlago, 
los musculos, los tendones, la grasa y los revestimientos de los pulmones, 
el abdomen, el corazòn, el sistema nervioso central y los vasos sangui- 
neos. 

Las leucemias evolucionan en la sangre y la mèdula òsea. Los glò- 
bulos blancos anormales producidos en estos tejidos se trasladan por 
el torrente sanguineo y afectan al bazo y a otros tejidos. No forman 
tumores sòlidos, sino que se consideran discrasias (desequilibrios) san- 
gufneas. 

Los lìnfomas son tumores malignos de las glàndulas linfàticas com- 
puestas por glòbulos blancos (linfocitos) anormales que se reunen en el 
cuello, la ingle, las axilas, el bazo, el centro del tòrax y alrededor de los 
intestinos en forma de tumores sòlidos. Dos de ios tipos de linfomas màs 
prevalentes que suelen afectar con mayor frecuencia son el linfoma de no 
Hodgkin y la enfermedad de Hodgkin. 1 

Los mielomas , aunque raros, surgen en las cèlulas plasmàticas pro- 
ductoras de anticuerpos o en las cèlulas hematopoyèticas (productoras 
de cèlulas sangufneas) de la mèdula òsea. 


Las cèlulas cancerosas son esencialmente paràsitas e inmortales. No 
logran desarrollar unas funciones especializadas, forjan su propia red de 
vasos sangumeos para desviar los nutrientes de las cèlulas normales y cre- 
cer hasta un grado de anormalidad tal que matan a su hospedador. Las 
cèlulas cancerosas no estàn encapsuladas por fibras y, por tanto, pueden 
invadir las cèlulas normales adyacentes. Si no las invaden, se considera 
que el tumor està localizado> y si se diseminan hacia otras partes del or- 
ganismo se dice que el tumor ha metastatizado. 

Por què surgen el cancer y otras degeneraciones 
en el organismo 

En 1958, Max Gerson fue el primer facukativo que afirmò que el càn- 
cer estaba causado por mùltiples factores interdependientes. Habfa 
identificado varios de estos factores durante su carrera de cuarenta y 
un anos como mèdico. Ahora, cuarenta y nueve anos despuès, la lista 
original aportada por el doctor Gerson ha aumentado. Las sustancias 
contaminantes medioambientales han liberado en el aire, la tierra y el 
agua innumerables agentes causantes de càncer (suponen, por lo me- 
nos, 52.000 sustancias), creando asi nuevas formas de suprimir la in- 
munidad de las personas e inhibir las enzimas necesarios para nuestros 
procesos vitales. Hoy en dia existen un minimo de cuarenta y nueve fac- 
tores estresantes que contribuyen al deterioro ffsico, mental y emocional 
agudo o crònico (vèase la tabla 1-1 en las pàginas 46-47). 

Aunque el doctor Gerson fue el primero en identificar algunos de 
estos factores estresantes, sus conocimientos han sido constantemente 
ignorados por los oncòlogos convencionales. Los pacientes que estàn a 
su cargo sufren inevitablemente como resultado de ello. Se han usado 
tratamientos alopàticos incorrectos contra el càncer durante casi medio 
siglo para atacar a los tumores sin corregir las causas subyacentes que 
estimulan su desarrollo. 

Los multipies «impactos» de los precursores carcinògenos 

Aunque existe el potencial de cuarenta y nueve (o mas) precursores cau- 
santes de càncer, si una persona evita ser «golpeada» por la mayoria de 
ellos es probable que no desarrolle un càncer sintomàtico en toda su 
vida. No obstante, como uno de cada tres (casi uno de cada dos) norte- 




44 


45 



americano s o europeos acaban vièndose afectados por el càncer, existen 
muchas probabilidades de que algun tipo de tumor maligno le afecte a 
usted o a un ser querido. 

De acuerdo con la teorict de los mùltiples impctctosj todos los cànceres 
surgen a partir de por lo menos dos cambios o «impactos» en los genes 
ceiulares. Estos impactos dobles se acumulan e interactuan con el tiem- 
po. Eventualmente se alcanza un punto de inflexiòn (la proverbial «gota 
que colmo el vaso») y se inicia el crecimiento canceroso. Los impactos 
probablemente procederàn de uno de los precursores carcinogènicos ci~ 
tados en la tabla 1-1. 

L° mas critico son el nùmero y el tipo de impactos carcinògenos, su 
frecuencia y su intensidad. Algunos de los impactos carcinogènicos son 
«iniciadores» del càncer, mientras que otros son «promotores» del mismo. 17 

TABLAl-1 

Tomada de la literatura mèdica, cientifica y medioambiental, ademàs de 
nuestras experiencias diaria s, aquf tenemos el iistado de los autores 
de cuarenta y nueve factores predisponentes, incesantes y contribuyentes 
como una o màs fuentes de càncer que afectan a los sistemas enzimàtico, 
hormonal, inmunològico y otros sistemas defensivos del organismo hu- 
mano, cada vez màs debilitados. 

1- Los rayos còsmicos atmosfèricos y ios rayos X 

2. Los rayos ultravioleta dei sol 

3. La exposiciòn crònica a campos eiectromagnèticos 

4. Ei estrès geopàtico 

5. EI smdrome del edìficio enfermo 

6. Las radiaciones ionizantes 

7. La radiaciòn de microondas 

8. La radiaciòn eiectromagnètica no ionizante de los eiectrodomèsticos 

9. Los cabies eièctricos de aita tensiòn 

10. La radiaciòn nuciear 

11. Los residuos de herbicidas/pesticidas 

12. Las toxinas industriaies 

13. Beber o banarse en aguas contaminadas 

14. Beber o banarse en agua ciorada 


17 Op. cit. y An alternative medicine definitive guide to cancer . 


15. Beber o banarse en agua fiuorada 

16. Ei tabaco y el tabaquismo 

17. Las terapias hormonaìes 

18. Fàrmacos inmunosupresores 

19. E1 consumo de alimentos irradiados 

20. La ingesta de aditivos alimentarios 

21. La toxicidad debida aì mercurio procedente de cualquier fuente 

22. Sfndrome dei metal tòxico 

23. Empastes dentales de amaigama 

24. Canaies en Ias raices dentales 

25. Las cavitaciones dentales (espacios en el maxilar dejados por una maia extrac- 
ciòn dentaria) 

26. Los metaies dentales de todo tipo 

27. EI consumo constante de drogas 

28. EI consumo constante de fàrmacos con receta 

29. E! consumo constante de fàrmacos sin receta 

30. Los campos de interferencia con los nervios 

31. Las deficiencias dietèticas o nutricionales 

32. FJ consumo de «sustancias no aiimentarias» sintèticas 

33. Eì estrès fisico o mental crònico 

34. Las emociones negativas destructivas 

35. La actividad tiroidea deprimida 

36. La toxicidad intestinai o ia incapacidad digestiva 

37. Los paràsitos 

38. Los vìrus 

39. Las infecciones bacterianas 

40. Las infecciones fungicas 

41. Las vias de detoxificaciòn bioqueadas 

42. Las patologlas debidas a los radicaies libres 

43. La deficiencia de oxfgeno ceiuiar 

44. Un terreno ceiuiar adverso 

45. Los oncogenes (genes celuiares que transforman a las cèiuias normaies en 
cancerosas) 

46. La predisposiciòn genètica 

47. Los miasmas (residuos de energla de enfermedades anteriores) 

48. Los irritantes fssicos (por ejemplo ei amianto) 

49. Ei consumo de aicohoi 


Cualquiera de los precursores carcinogènicos (frecuentemente llamados 
procarcinogenos por los oncòlogos) puede ser un iniciador o promotor de 


46 


47 



un tumor. Los cambos potencialmente cancerosos emplezan en el ADN 
(àcido desoxirribonucleico) danado de una cèlula tras el segundo im- 
pacto procarcinògeno devastador. E1 crecimiento descontrolado en una 
cèlula danada sucede al poco tiempo y progresa hasta convertirse en 
una lesion maligna eventualmente detectable con una masa o tumor que 
puede invadir otros tejidos. 

En el primer paso liacia el desarrollo del càncer (la iniciacion ), el 
impacto procarcinògeno puede dar lugar a grandes nùmeros de agen- 
tes tòxicos conocidos como radicales libres, que implantan un proceso 
patològico que dana al ADN de las cèlulas cuando el higado inicia una 
reacciòn enzimàtica conocida con el nombre d cfase uno . Esta reacciòn 
provoca que el procarcinògeno se convierta en un carcinògeno en pleno 
apogeo. Ademàs, el higado produce enzimas de la fase dos para eliminar 
el peligroso residuo que las enzimas de la fase uno dejan atràs. E1 higa- 
do desempena un papel vital en el proceso de desarrollo del càncer, al 
iniciar y neutrahzar simultàneamente la carcinogènesis. 

En el segundo paso hacia la formaciòn del càncer (la promociòn ), pue- 
de que la neutralizaciòn por parte del higado no sea la adecuada y que 
una cèlula danada altere su patròn de mitosis (divisiòn celular normal). 
Empieza a dividirse de forma exagerada. En ese momento, el sistema 
inmunològico comienza a funcionar, reconociendo a estas cèlulas como 
extranas y destruyèndolas. No obstante, si falla, la cèlula danada puede 
desarrollarse hasta constituir una lesiòn tumoral. 

En el tercer paso hacia la formaciòn de un càncer plenamente desa- 
rrollado (la progresion ), el tumor intenta forjar un suministro de sangre 
para asx poder nutrirse. Entonces puede producirse la Ìnvasiòn tumoral 
de los tejidos adyacentes. Los grupos de cèlulas cancerosas tienden a 
liberar ciertos factores de crecimiento esenciales que promueven este de- 
sarrollo (llamado angiogènesis) de nuevos vasos sangumeos, de forma que 
pueda producirse la invasiòn cancerosa de los tejidos circundantes , 18 


18. Cowley, G.; Underwood, A.; Springen, K. y Davis, A. (1998): «Cancer 
and diet: Eating to beat the odds: what you need to know», Newsweek , 30 de 
noviembre de 1998, pp. 60-66. 


TABLA 1-2 

Problemas de salud tratados con èxito con la terapia Gerson 


I. Acnè 

3. Adicciones 
5. Alergias 
7. Anemias 
9. Artritis 

II. Asma 

13. Cànceres y ìeucemias 

15. Candidiasis 

17. Cirrosis hepàtica 

19. Colitis ulcerosa 

21. Defidencia inmunitaria 

23. Degeneraciòn macular 

25. Depresiòn/ataques de pànico 

27. Diabetes 

29. Endometriosis 

31. Enfermedad de Crohn 

33. Enfermedad de Lyme 

35. Enfermedades cardlacas y arteriales 

37. Enfermedades renales 

39, Enfìsema 

41. Epilepsia 

43. Esclerosis multiple 

45. Espondilitis anquìlosante 

47. Estrenimiento 

49. Fibromialgia 

51. Flebitìs 


2. Gota 

4. Hemorroides 

6. Hepatitis 

8. Herpes genitaì 

10. Herpeszòster 

12. Hiperactividad 

14. Hipertensiòn 

16. Hipoglucemia/hiperglucemia 

18. Histoplasmosis ocular 

20. lctus 

22. Infertilidad 

24. Lupus eritematoso 

26. Migrana 

28. Mononucleosis 

30. Obesidad 

32. Osteomieiitis 

34. Osteoporosis 

36. Paràsitos intestinales 

38. Psoriasis 

40. Sensibilidades quimicas 
42. Sida 

44. Sfndrome de la fatiga crònica 
46. Smdrome o enfermedad de Cushing 
48. Sindrome premenstrual 
SO.Tuberculosis 
52.Tumores fibroides 


La terapia dietètica Gerson para cincuenta 
y dos enfermedades 

Cada uno de los factores enumirados en la tabla 1-1 y que pueden con- 
tribulr a la aparìciòn del càncer o de otras enfermedades debilitantes 
agudas y crònicas pueden prevenirse o curarse con èxito mediante una 
intervenciòn dietètica. Ciertos alimentos combaten el càncer y otras en~ 


1 


48 


49 



fermedades degenerativas o provocan su reversiòn fisiològica. Cada com- 
ponente alimentario incorporado a la terapia Gerson es eficaz contra una 
gran variedad de problemas patològicos fìsicos y mentales. 

Hasta la fecha, casi diez mil pacientes se han beneficiado del trata- 
miento dietètico Gerson. Muchas de estas historias de èxito se describen 
en el boletm informativo del Gerson Institute, el Gerson Healing News- 
Iwetter . La tabla 1-2 nos aporta una muestra de los numerosos problemas 
contra los que la terapia Gerson ha demostrado su eficacia permanente 
y comprobada. 


50 


2 


Una breve biografia del doctor Max Gerson 


Max Gerson naciò en Wongrowitz (Alemania) el 18 de octubre de 1881. 
Fue el tercer hijo y segundo chico de una familia judia alemana con nue- 
ve hijos sanos. Desde una temprana edad mostro una mentalidad curio- 
sa. Por ejemplo, cuando Max tenfa seis anos, se preguntò què sucederia 
si reemplazaba los fertilizantes en los parterres del jardm de su madre y, 
por tanto, lievò a cabo diversos experimentos. Los burdos intentos del 
muchacho por alterar el suelo dieron, normalmente, como resultado la 
muerte de las flores, por lo que, como es naturaf la madre de Max dio 
ràpiciamente por finalizada su curiosidad por modificar la nutricion ob~ 
tenida por sus plantas a travès de la tierra. 

Cuando el joven Max estaba a punto de finalizar sus estudios de se- 
cundaria (en alemàn se llaman Gymnasium)> tuvo que superar, como to- 
dos los alumnos, un examen escrito de matemàticas. La prueba de Max 
inclura un problema de matemàticas de un tipo que no recordaba haber 
visto. Aun asf, decidiò obtener una ecuaciòn y encontrar una respuesta 
a este difìcil problema. Su maestro, que nunca habfa visto una soluciòn 
tan Intrincada, no pudo valorar si era correcta o incorrecta. Para de- 
terminarlo, fue necesario enviar el examen del muchacho a un famoso 
profesor de matemàticas que impartia clases en la Universidad de Berlfn. 
La respuesta fue que Max habia dado con una soluciòn completamente 
nueva y original, que habia en èl un genio matemàtico y que el joven 
debfa, sin duda, estudiar matemàticas. 

Tras graduarse de sus estudios en el Gymnasium , en una reuniòn fa- 
miliar sus progenitores y hermanos decidieron el futuro de Max. Como 
no habxa ningun profesor judio de matemàticas en toda Alemania, se 


51 



decidiò que si Max estudiaba matemàticas no pasaria de ser màs que un 
simple profesor de secundaria de esta asignatura. Todos (incluido el pro- 
pio Max) coincidieron en que, en lugar de ello, debia estudiar medicina. 

La formaciòn de un sanador 

,Ma x Gerson asistiò a las universidades de Bresiau, Wiirzburg, Berlm 
y Friburgo para estudiar medicina. En 1907 finalizò sus pràcticas en 
Hoechst (Meno) y posteriormente trabajò como ayudante del profe- 
sor Albert Frankel (doctor en medicina) en Berlfn. Desde 1909 hasta 
el inicio de la primera guerra mundial trabajò en Berlfn, en el hospital 
Friedrichshain, con los profesores Konig y Borottau y, durante un bre- 
ve periodo, en la clfnica pediàtrica con el profesor Minkowsky. Como 
capitàn del cuerpo mèdico del ejèrcito alemàn, el doctor Gerson fue un 
intimo colaborador, durante casi media dècada, del eminente neurociru- 
jano Ottfried Foerster (doctor en medicina). En 1928, diez anos despuès 
de abrir su propia consulta en Bielefeld en 1919, el doctor Gerson tratò 
a tres enfermos desahuciados que padecian càncer. Uno de ellos estaba 
pereciendo debido a un càncer de estòmago que no se podia intervenir. 
Incluso sorprendiendo al propio inventor de la dieta, los tres se recupe- 
raron y explicaron a muchos otros pacientes aquejados de càncer que se 
disponfa de un tratamiento eficaz. Aun asx, como el doctor Gerson reco- 
nocfa que algunos pacientes con enfermedades degenerativas se curarian 
y otros no, tuvo cuidado con respecto a quièn administraba la terapia 
Gerson durante los diez anos siguientes. 

En 1933, escapando de su captura y encarcelamiento en un campo 
de concentraciòn nazi debido a que era judio, el doctor Gerson se des- 
plazò con su familia a Viena (Austria), donde acabò de redactar su libro 
sobre la tuberculosis. En 1938 pudo emigrar con su familia a la ciudad 
de Nueva York. Superò los exàmenes de la junta de exàmenes mèdicos de 
Nueva York y abriò una consulta mèdica en Park Avenue. Siguiò desarro- 
llando su terapia para tener èxito con todo tipo de problemas graves de 
salud, especialmente el càncer. Tratò a cientos de pacientes desahuciados 
tras ser sometidos a intervencio nes quirurgicas y a radioterapia (la qui- 
mioterapia todavia no se habia inventado). Tras estos anos de estudio e 
investigaciòn, la terapia Gerson consiguiò un porcentaje de curaciòn de 
hasta el 50 % en personas verdaderamente enfermas con incluso casos 
muy avanzados de càncer. (Despuès de la introducciòn de la quimiotera- 


pia en oncologxa, el porcentaje de èxito de las curaciones naturales de los 
pacientes del doctor Gerson tratados con su terapia se redujo.) 

En 1946, el doctor Gerson se convirtiò en el primer mèdico que pre- 
sentò a enfermos de càncer que habian sanado ante un comitè del Sena- 
do de EE.UU., bajo el patrocinio del senador Ciaude Pepper, que estaba 
celebrando vistas referentes a un proyecto de ley para hallar medios para 
curar y prevenir el càncer. Los miembros pertenecientes al grupo de pre- 
siòn de la American Medical Association, que apoyaban la cirugia, la 
radioterapia y la quimioterapia, estaban muy bien financiados y provo- 
caron la derrota del proyecto de ley del Senado por cuatro votos. Si se 
hubiera aprobado, este proyecto de ley del Senado habria respaldado una 
extensa investigaciòn de la terapia Gerson y podria haber ampliado esta 
cura para el càncer en 1946. 

EI mèdico que se cura a si mismo, 
los primeros descubrimientos de Gerson 

Mientras era estudiante universitario, Max Gerson estuvo afectado por 
un grave problema de salud: sufria terribles migranas que le aquejaron 
durante todos sus anos en la facultad. 

Cuando Max ya era residente mèdico, estos dolores de cabeza eran 
tan discapacitantes y frecuentes que a veces permanecfa tres dfas por 
semana en una habitaciòn a oscuras, con nàuseas, vòmitos, sensibilidad 
ocular y un dolor en un lado de la cabeza que le hacfa sentir como si su 
cràneo se fuera a dividir en dos. Pidiò consejo a sus profesores de medici- 
na simplemente para saber que no podfan ayudarle en modo alguno. En 
su lugar le aconsejaron «que aprendiera a vivir con ello». El joven mèdico 
sintiò que no podfa aceptar un sufrimiento tal y que tendria que encon- 
trar una respuesta por si mismo. 

Max se embarcò en una busqueda. Fiabxa leido muchos libros y ar- 
ticulos mèdicos y habia consultado a muchas autoridades, pero no hallò 
orientaciòn. Finalmente, en una revista mèdica italiana, encontrò un 
informe de un caso sobre una mujer que habia padecido migranas y que 
encontrò alivio modificando su dieta. No se aportaban detalles, pero 
para el doctor Gerson la idea tenia sentido. Los graves espasmos con 
nàuseas y vòmitos que le afectaban, concluyò el joven mèdico, podrian 
muy bien deberse a algunos alimentos que era incapaz de digerir. Ahora 
debia descubrir de què alimentos se trataba. 


52 


53 



Su primer pensamiento fue que todos los bebès pueden digerir la 
leche de vaca y que su organismo tambièn podrfa hacerlo, Por tanto, no 
tomò nada màs que leche durante los siguientes diez dtas. Sus migrahas, 
no obstante, no mejoraron: no hubo cambios de ningùn tipo. Luego 
advirtiò que los animales nunca beben leche una vez se han destetado. 
Ademàs, la estructura fisica del hombre es similar a la de los animales ve- 
getarianos. Como era cierto, el pensamiento de Max fue que la gente con 
problemas de salud probablemente debia consumir sòlo fruta, hortalizas 
y cereales. 

Lo intentò con una dieta consistente unicamente en manzanas (cru- 
das y al horno, salsa de manzana, zumo de manzana, compota de man- 
zana) y se encontrò bien, sin migrahas. A partir de ahi, y lentamente, 
ahadiò un alimento tras otro. Si algo que comia no le sentaba bien, le 
provocaba una reacciòn de sensibilidad que adoptaba la forma de una 
migraha en un periodo de tiempo tan breve como veinte minutos. 

La dieta de Gerson contra la migrana 

Cuando experimentò otros problemas de sensibilidad al consumir ali- 
mentos cocinados, el doctor Gerson formulò la hipòtesis de que el cul- 
pable no era el proceso de cocciòn, sino màs bien la adiciòn de sal. Tras 
eliminar la sal de su dieta, Max pudo consumir no sòlo alimentos co- 
cinados, sino tambièn cualquier tipo de hortaliza, patatas, cereales, et- 
cètera. Bautizò a este nuevo programa de consumo de alimentos que le 
mantenia a salvo de las afecciones propias de los dolores de cabeza como 
su «dieta contra la migraha». Abogaba por la ingesta de frutas y hortali- 
zas frescas principalmente crudas, aunque tambièn algunas cocinadas, 
y completamente carentes de sal. Gerson decidiò que la sal era la fuente 
de las patologfas relacionadas con la dieta. 

A lo largo del tiempo, los pacientes acudian a èl aquejados por mi- 
grahas. Aunque segùn los libros no exisria cura alguna, Gerson revelaba 
que èl tambièn habia padecido migrahas hasta que desarroliò y siguiò su 
dieta antimigrahas sin sal. 

Ei joven mèdico recomendaba entonces al paciente seguirla. Invaria- 
blemente, los enfermos aquejados de migraha que segufan su pro^rama de 
alimentaciòn volvian para una consulta de seguimiento y le informaban 
de que no padecfan dolores de cabeza siempre que siguieran el programa 
Gerson de alimentaciòn. Cuando volvian a consumir sal recafan. 


La tuberculosis cutànea se puede vencer 
con la terapia Gerson 

Uno de los pacientes del doctor Gerson volviò a su consulta tras seguir la 
dieta contra la migrana durante un breve perfodo de tiempo y le infor- 
mò de que su tuberculosis cutànea, conocida mèdicamente como lupus 
vulgaris , habia desaparecido junto con sus migranas. E1 nuevo mèdico le 
dijo a su paciente que el lupus era una enfermedad «incurable» y que el 
problema cutàneo quizàs se debxa a otra cosa. Este paciente aquejado de 
lupus vulgarìs posefa, no obstante, estudios bacteriològicos que probaban 
el diagnòstico de su enfermedad. Por tanto, por primera vez en la histo- 
ria de la medicina, el doctor Gerson vio còmo la tuberculosis cutànea se 
curaba debido a un tratamiento. 

Ante los informes de los diagnòsticos del paciente, el joven mèdi- 
co, que dificilmente podia creerlo, pronto se convenciò de que su dieta 
contra la migraha era de utilidad en el tratamiento de la tuberculosis 
cutànea. Preguntò al paciente si conocia a otras personas que sufrieran el 
misrno problema. El paciente le contesto que sf y enviò al doctor Gerson 
a algunos de sus amigos aquejados por el mismo mal y que fueron ingre- 
sados en el hospital en el que habfa estado. Despuès de algunas semanas, 
estos pacientes tuberculosos tambièn se recuperaron gracias al plan de 
alimentaciòn antimigranas del doctor Gerson. 

L as noticias del èxito del doctor Gerson frente al lupus vulgaris llama- 
ron la atenciòn del profesor Ferdinand Sauerbruch (doctor en medicina), 
el famoso especialista mundial en la tuberculosis pulmonar que tenfa 
su consulta en Mùnich. T’ras tener una larga conversaciòn sobre con- 
ceptos dietèticos con el doctor Gerson, el profesor Sauerbruch decidiò 
realizar una prueba clfnica usando la terapia Gerson. Durante un pro- 
longado periodo de tiempo, el profesor tratò a 450 pacientes «incurables» 
afectados de tuberculosis cutànea usando el mètodo del doctor Gerson. 
De ellos, 446 se recuperaron plenamente, y el doctor Sauerbruch quedò 
francamente sorprendido. E1 afamado especialista pulmonar comenta 
esta exitosa prueba dietètica de Gerson y de sus resultados positivos en 
su autobiografxa Master Surgeon . 

E1 doctor Gerson, sin embargo, no dejò todo ahi. Razonò que si el lu- 
pus vulgaris podfa curarse mediante la dieta, ,;por què no podfa suceder 
io mismo con otras formas de tuberculosis, como la pulmonar, la renal o 
la òsea? Empezò a tratar estos casos y advirtiò que tambièn respondxan a 
la terapia dietètica y se curaban. 


54 


55 



Uno de los casos de tuberculosis pulmonar afectaba a la esposa de Albert 
Schweitzer, Helene, que habfa contrafdo las tuberculosis a una temprana 
edad en los tròpicos y se encontraba en estado terminal cuando su marido 
la llevò a la consulta del doctor Gerson. La Sra. Schweitzer se recuperò 
de su enfermedad por completo y viviò hasta superar los ochenta ahos. 

Durante el transcurso de estos diversos casos de migraha y tubercu- 
losis, el doctor Gerson averiguò que muchos de los pacientes tambièn 
habian padecido otros problemas: hipertensiòn, asma, alergias, dahos 
renales, artritis, ictus residual, endurecimiento de las arterias, etcètera. 
Estas degeneraciones agudas o crònicas tambièn desaparecieron . Incues- 
tlonablemente, la terapia Gerson funcionò a la hora de corregir pj àctica- 
mente cualquier enfermedad degenerativa. 

Por tanto, el doctor Gerson reconociò que ya no estaba tratando una 
enfermedad, sino que estaba ayudando al organismo a curarse cie casi 
todas ias disfunciones. Por supuesto, esto significaba que ya no estaba 
tratando smtomas, sino el problema subyacente que afectaba al pa.ciente. 
Esta tomaba una direcciòn completamente diferente con respecto al en- 
foque normal de la medicina ortodoxa: la supresiòn de los sfntomas. 

EI equilibrio sodio/potasio 

como procedimiento de curaciòn metabòiica 

En el transcurso de su trabajo con pacientes aquejados de tuberculosis, 
el doctor Gerson se dio cuenta de que uno de los problemas bàsicos 
de la enfermedad era la pèrdida de potasio en los tejidos celulares y la 
penetraciòn de sodio en las cèlulas (conocido en medicina como el $in~ 
drome de daiìos en los tejidos o SDT). La cèlula, al intentar conservar su 
integridad, une el sodio tòxico a molèculas de agua. Esta circunstancia 
se conoce, en el paciente enfermo, con el nombre de retenciòn de fluidos 
edematosos . 

Seis ahos despuès de que falleciera el doctor Gerson, un texto mèdico 
escrito por Malcolm Dixon y Edwin C. Webb titulado Enzymes (Acade- 
mic Press, 1964) aportò màs pruebas de los problemas provocados por la 
penetraciòn del sodio. E1 libro confirmò los hallazgos iniciales del doctor 
Gerson. Estos dos autores estudiaron còmo el cuerpo fabrica enzimas y 
mostraron que, en la mayoria de los casos, el potasio se comporta como 
un catalizador (una sustancia activadora) de la formaciòn de enzimas. 
E1 sodio, por otro lado, suele actuar a modo de inhibidor o sustancia 
bloqueadora. Por tanto, con la penetraciòn del sodio en el interior de la 


cèlula, y tambièn en los tejidos, la funciòn de las enzimas resulta inhibi- 
da y la actividad tisular normal queda afectada o, en el peor de los casos, 
bloqueada. 

Aunque el cuerpo necesita una cantidad mmima de sodio para su 
funcionamiento normal, esta sustancia inorgànica tambièn se considera 
un mineral extracelular> ya que debe permanecer fuera del cuerpo de 
las cèlulas, en sus fiuidos. E1 potasio es el mineral intracelular , ya que 
es necesario para el metabolismo en el interior de las cèlulas. Cuando 
el equilibrio extracelular/ intracelular resulta alterado, los problemas de 
salud empiezan debido a los danos en las cèlulas. En la alimentaciòn ve- 
getariana normal, los tejidos vegetales de todo tipo contienen unas can- 
tidades muy adecuadas de sodio para satisfacer nuestras necesidades. E1 
problema reside en que, en el transcurso del envasado, el embotellado, la 
conservaciòn y el resto de formas de procesado de los alimentos, ademàs 
de durante ei proceso normal de cocciòn, se pierde potasio e (invaria- 
blemente) se ahade sal (cloruro de sodio) a los alimentos. Las adiciones 
como èsta constituyen un exceso. E1 organismo es normalmente capaz 
de excretar el exceso de sodio a travès de los rihones y las heces, pero 
cuando queda superado a diario, aho tras aho, con unas cantidades in- 
gentes de sodio, se llega a un punto en el que la capacidad del organismo 
para excretar este exceso se reduce o se pierde. En ese momento, los nu- 
merosos sistemas enzimàticos de las personas, su sistema inmunològico y, 
eventualmente, su higado, se ven dahados. E1 resultado son los sintomas 
de enfermedad y la generaciòn de la disfunciòn propia del trastorno. 

Como hemos visto anteriormente, lo primero que hizo el doctor Ger- 
son fue eliminar toda la sal anadida (sodio) de su propia dieta y de la 
de sus pacientes. Luego anadiò a la dieta vegetariana y sin sal de los 
pacientes un vaso de zumo de hortalizas de cultivo ecològico exprimi- 
das/licuadas cada hora un total de trece veces al dfa. Ademàs, el mèdico 
examinò la orina de sus pacientes y vio que durante la primera semana 
con su tratamiento solfan excretar de 6 a 8 g de sodio diarios, incluso 
con una dieta carente de este elemento. 

Tras el seguimiento de este programa sin sal, los tobillos y las piernas 
de los pacientes perdieron su hinchazòn (edema) y volvieron a la norma- 
lidad. Ademàs, el exceso de liquido abdominal (ascitis) tambièn se redu- 
jo. Los pacientes que se liberaban de tanto liquido molesto excretaban, 
invariablemente, mucha orina. E1 restablecimiento del equilibrio sodio/ 
potasio tisular de sus pacientes se convirtiò en uno de los procedimientos 


56 


57 



clave de curaciòn metabòlica del doctor Gerson. (Lea el capftulo 1 refe- 
rente a la dieta sin sal dei doctor Gerson para obtener informacion màs 
detallada sobre el equilibrio sodio/potasio en el cuerpo humano.) 

Los agentes estresantes externos y la enfermedad 

E1 doctor Gerson descubrio que tambièn se desarrollan màs dificultades 
en el caso de las enfermedades con los agentes estresantes externos antes 
de que las defensas del organismo se colapsen. Por ejemplo, los alimentos 
normales se cultivan en un terreno que contiene fertilizantes artificia- 
les que proporcionan sòlo tres minerales concretos: nitrògeno, fòsforo y 
potasio (sus simbolos son N, P y K, respectivamente); pero las plantas 
necesitan unas cincuenta y dos sustancias quimicas para tener una buena 
salud y un crecimiento vigoroso. E1 terreno fertilizado artificialm ente, 
tal y como se bace en la horticultura, aporta deficiencias nutricionales 
a las plantas que crecen en èl. Las personas tambièn necesitan que estos 
cincuenta y dos minerales estèn presentes en los alimentos. Cuando el 
terreno no los contiene y 3 por tanto, no se encuentran en nuestros ali- 
mentos, sufrimos deficiencia s, de forma parecida a lo que sucede con 
nuestras plantas. 

Ademàs, las plantas, al igual que las personas, experimentan enfer- 
medades debidas a estas deficiencias y pierden sus defensas. Entonces 
aparecen enfermedades fungicas o viricas y los insectos acuden para 
destruir a estas plantas dèbiles y deficientes; por otro lado, los agricul- 
tores se ven forzados a rociarlas con fungicidas, herbicidas y pesticidas 
para evitar perder sus cultivos. Por tanto, en la agricultura de todo el 
mundo, los alimentos cultivados comercialmente que tienen deficien- 
cias en su composiciòn y son toxicos provocan que el organismo de las 
personas tenga tambièn deficiencias, se debilite, se intoxique y acabe 
enfermo. 

Con estas ideas bàsicas mostradas por el doctor Gerson podemos ver 
còmo la buena salud se colapsa, y esta descripciòn del suelo y las plan- 
tas no incluye los danos adicionales que nos autoinfligimos con los ci- 
garrillos, el alcohol, los antibiòticos, los somniferos, los pesticidas, los 
fiungicidas, los herbicidas, los fàrmacos con y sin receta, etcètera (vease 
el capitulo 1). Se aprecia claramente que, para revertir la enfermedad 
y restablecer la salud debemos detoxificarnos e inundar intensivamente 
nuestro organismo de nutrientes vivos, frescos y activos. 


El us;o de enemas de cafè para eliminar 
los productos de desecho 

E1 doctor Gerson averiguò, ademàs, que los sistemas celulares y los teji- 
dos corporales tambièn excretaban productos de desecho acumulados a 
lo largo de muchos anos debido al hecho de respirar aire viciado, al agua 
no pura, a los aditivos alimentarios, a los virus, a los gèrmenes y a otras 
sustancias tòxicas. Para no sobrecargar al higado, que filtra estos vene- 
nos y los elimina de la sangre, hallò una forma de abrir los conductos 
biliares y ayudar al higado a eliminar los venenos acumulados por el 
organismo mediante sus afamados enemas de cafè. 

Descubriò que, sin un mètodo asf para eliminar las sustancias de de- 
sechcs el higado era incapaz de sobrellevar la carga tòxica que escapaba 
de todas las cèlulas disfuncionales y que podia acabar intoxicado. En los 
pacientes afectados por càncer y que se encontraban en estado terminal, 
el doctor Gerson observò que sus intoxicaciones eran tan graves que de- 
cidiò aplicarles estos enemas de cafè con una frecuencia de hasta tan sòlo 
cuatro horas. Los enemas funcionaban como un mètodo primario de 
detoxificaciòn (para obtener màs informaciòn sobre los enemas de cafè, 
consulte el capitulo 12). 

Y ,sus pacientes reportaron un agradecido beneficio adicional: el alivio 
del dolor aparecia ràpidamente mientras su higado eliminaba toxinas 
celulares. Por tanto, otra gran ventaja de seguir la dieta detoxificante 
sin sodio y rica en potasio de la terapia Gerson fue que el doctor Gerson 
pudo dejar de recetar calmantes casi al instante. 

La hipertensiòn tambièn desapareciò, generalmente al cabo de cinco 
dias, junto con la eliminaciòn de los fàrmacos para reducir la tensiòn 
sangumea alta. Hoy en dia vemos que el sistema inmunològico del pa- 
ciente empieza a funcionar y, en algunos casos, aparece una fiebre cu- 
rativa. La fiebre puede ayudar a destruir el tejido tumoral y no deberxa 
suprimirse, a no ser que sea excesiva (por ejemplo, superior a 40,3 °C). 

Con todas sus defensas restablecidas, el organismo vuelve a ser ca- 
paz de destruir el tejido tumoral, metabolizarlo y excretarlo. Los tipos 
de tumores malignos màs agresivos (los melanomas, los cànceres de 
ovario, los cànceres pulmonares de cèlulas pequenas, los linfomas agre- 
sivos) son los que màs ràpidamente desaparecen. Casi es posible verlos 
derretirse. Otros tumores menos agresivos crecen y desaparecen màs 
lentamente: los adenocarcinoma s (càncer de mama, de pròstata, me- 


58 


59 



tastasis òseas, etcètera) se desvanecen lenta pero firmemente. A1 mismo 
tiempo, la dieta libre de grasas y rica en enzimas tambièn ayuda a di- 
solver las placas ateroescleroticas y a despejar las arterias, de modo que 
la circulaciòn sangumea mejora, al igual que la respiraciòn. Ahora po- 
demos comprender por què todo el organismo se cura: tanto si estamos 
atendiendo a pacientes con artritis, enfisema, colitis, esclerosis multiple, 
hipertensiòn, enfermedades cardiacas, diabetes o cualquiera de la mui- 
titud de enfermedades degenerativas agudas o crònicas, los pacientes se 
curan. 

Zumo de hortalizas para potenciar 
la acciòn de Ios enemas 

E1 doctor Gerson descubriò que el problema basico subyacente a toda 
enfermedad crònica es doble: la deficiencia y la toxicidad. Necesitaba, 
claramente, solucionar ambos problemas para curar a sus pacientes. La 
deficiencia se superaba mediante la enorme cantidad de nutrientes dispo- 
nibles en los zumos de hortalizas, administrados cada hora, y preparados 
con ingredientes ecològicos. 

Beber estos zumos tambièn ayudaba a la excreciòn por parte de los 
rinones, pero al mismo tiempo provocaba que los tejidos de los pacien- 
tes enfermos eliminaran hacia el torrente sangumeo toxinas acumuladas. 
Estas toxinas eran filtradas y eliminadas por el hxgado, pero tanto vene- 
no estaba sobrecargando a este òrgano con demasiada toxicidad. E1 doc- 
tor Gerson se dio cuenta de que si no ayudaba al organismo a eliminar 
estos venenos rapidamente, el hxgado quedaba gravemente danado y las 
sustancias tòxicas liberadas podian incluso provocar un coma hepàtico. 
Los enemas de cafè, administrados en las fases precoces con una frecuen- 
cia hasta de tan sòlo cuatro horas, aliviaban al hfgado e incluso, en la 
mayorxa de los casos, reducian el dolor. 

Mientras el paciente sigue recuperàndose, el cuerpo disuelve el tejido 
tumoral. Las toxinas de este tejido muerto se liberan hacia el flujo san- 
guineo. En este momento es importante incrementar los enemas de cafè. 
Normalmente se precisa entre dos y tres meses para que los enemas de 
cafè puedan reducirse a tres o cuatro diarios. ' 

Los enemas de cafè se estudian exhaustivamente desde hace màs de 
diez anos. Por ejemplo, Peter Lechner (doctor en medicina), de la Se- 
gunda Divisiòn Quirùrgica del Landekrankenhaus de Graz (Austria) se 


interesò por la terapia Gerson. La administrò a muchos de sus pacientes 
externos y llevò a cabo algunos estudios cientfficos sobre còmo funcio- 
nan los edemas de cafè. E1 doctor Lechner escribe en su informe clmico: 
«Los enemas de cafè tienen un efecto claro sobre el colon que puede ob- 
servarse con un endoscopio. Ademàs, Wattenberg y sus colegas pudieron 
demostrar, en 1981, que el àcido palmitico presente en el cafè promueve 
la actividad del enzima glutatiòn s-tranferasa y de otros ligandos muchas 
veces por encima de la norma. Es este grupo enzimàtico el responsable, 
principalmente, de la conjugaciòn de radicales libres electrofflicos que la 
vesicula biliar eliminarà despuès». 

En los pacientes con adicciones (a la nicotina de los cigarrillos, la 
heroina, la morfina, la cocaina, etcètera) la ingesta frecuente de zumos 
de hortalizas ayuda ràpidamente a superar las ansias, mientras que los 
enemas de cafè potencian la eliminaciòn de cualquier sintoma propio del 
sindrome de abstinencia. 

La curaciòn total de casi cualquier tipo de trastorno degenerativo no 
es completa hasta que el higado y las funciones de ios òrganos vitales 
del paciente recuperan su actividad plena normal. En la mayoria de los 
pacientes, una curaciòn asx implica por lo menos dos anos siguiendo el 
programa terapèutico Gerson plenamente, incluida la ingesta de trece 
vasos de zumo recièn exprimido a diario, el consumo de alimentos de 
origen vegetal de cultivo ecològico, una administraciòn regular (aunque 
lentamente decreciente) de enemas de cafè y la ingesta de potasio, ade- 
màs de suplementos de enzimas digestivos. 

Una paciente reciente, M. B. de Canton (California) padecia un 
melanoma ampliamente metastatizado, tenxa cataratas y era incapaz 
de ver la televisiòn o leer sin gafas. Aparte de estas dificultades, M. B. 
sufrfa una osteoartritis avanzada «en todas sus articulaciones», segun 
comentò ella misma. Ademàs, la mujer era obesa y tenia hipertensiòn y 
diabetes. 

M. B. salvò la vida gracias a la terapia Gerson supervisada por su 
mèdico. Cuando desapareciò el melanoma tambièn lo hicieron el resto 
de problemas que aquejaban a la paciente: podia leer y ver la televisiòn, 
tenia bastante energfa, y hoy dxa, con ochenta y cuatro anos, lleva a cabo 
muchas màs tareas que otros miembros de la familia. Incluso su capaci- 
dad auditiva ha mejorado hasta el extremo que su familia cree que «oye 
màs de lo que se supone que deberxa oir». M. B. ya no necesita Ìnsulina 
para controlar su diabetes. 


60 


61 



Suplementos nutricionales 

para tratar mùltsples problemas de salud 

E1 doctor Gerson ay udò a las funciones corporales danadas de sus pacien- 
tes anadiendo ciertos enzimas digestivos, ademas de tiroides y yodo, para 
activar asi el sistema inmunitario contra multiples problemas de salud. 
Ademàs, como sus pacientes estaban tan gravemente agotados, anadiò 
potasio a una dieta ya de por si rica en este mineral. Ademàs, potenciò 
el higado de sus enfermos con càpsulas de higado en polvo e inyecciones 
de extracto de hxgado y les ayudò a producir una cantidad suficiente de 
glòbulos rojos con una cantidad extra de vitamina B 12 . 

Es importante apreciar que, con la plena aplicaciòn de la terapia Ger~ 
son, todos los sistemas corporales se restabiecen y recuperan su pleno 
funcionamiento. El programa curativo del doctor Gerson supone un en- 
foque totalmente metabòlico y no un tratamiento unico para combatir 
un sintoma concreto de una enfermedad. 

Muchos pacientes padecen mùltiples problemas de salud relacionados 
con su principal afecciòn amenazadora de su vida (el càncer, ademàs de la 
diabetes, las enfermedades cardiacas, la hipertensiòn, la artritis, la ateroes- 
clerosis con calambres en las piernas, la degeneraciòn macular, las catara- 
tas, etcètera). Cuando el organismo sana de verdad, todos estos problemas 
de salud que implican la degeneraciòn de la fisiologia general desaparecen, 
y no sòlo lo hace una ùnica enfermedad. En el caso de la verdadera cura- 
ciòn, uno no puede sanar selectivamente: todos los problemas mèdicos 
mejoran poco a poco y acaban desapareciendo de manera permanente. 

Charlotte Gerson cita el caso de un paciente que padecfa un càncer 
de pròstata, ademàs de còlicos renales regulares; tenia hipertensiòn y 
tres hernias discales que le provocaban un intenso dolor y la atrofia de 
la musculatura de su muslo izquierdo. Tras pasar dos anos con la terapia 
Gerson, este hombre se librò de todos esos problemas. Su pròstata estaba 
limpia, ya no sufrfa màs còlicos renales; sin tomar ningùn fàrmaco, su 
presiòn sanguinea se redujo hasta la normalidad y permaneciò estable, y 
los discos intervertebrales danados se habfan recuperado, lo que permitiò 
la mejora de la musculatura de su muslo. Habia estado totalmente inca- 
pacitado debido a sus numerosos problemas de salud, pero este paciente 
volviò a tener una actividad completamente normal. 

Cuando sigue la terapia Gerson descrita hace màs de cincuenta anos, 
la gente sana de la misma manera en la actualidad. 


A una paciente, la Sra, G. F., le dijeron que sus arterias estaban ob- 
turadas en un 90 % y que necesitaba una intervenciòn quirùrgica inme- 
diata para hacerle un bypass de la arteria coronaria o no pasaria del fin de 
semana. Rehusò someterse a la. operaciòn y, en vez de ello, viajò hasta el 
Gerson Therapy Hospital, sito en Tijuana (Mèxico). G. F. se encontraba 
en una situaciòn al limite, ya que necesitaba oxigeno incluso para dormir 
y apenas podxa caminar por la habitaciòn sin ayuda; pero siguiò la tera- 
pia Gerson al pie de la letra bajo la supervisiòn del personal del hospital, 
asi como por su cuenta cuando regresò a su hogar. 

Tras volver a examinarla dos anos màs tarde, el mismo mèdico ad- 
virtiò que las arterias de G. F. estaban limpias pràcticamente al cien por 
cien y que podfa llevar una vida normal. E1 doctor comentò que se habfa 
producido algùn tipo de milagro mèdico. 

Por què han fracasado los mèdicos hasta ahora 
a la hora de relacionar la dieta con las enfermedades 

A la medicina alopàtica organizada le ha llevado demasiado tiempo 
aprec:iar la relaciòn entre la dieta y las enfermedades degenerativas. Aun 
asf, reconocer que hemos perdido la guerra contra el càncer, tal y como 
afirmò en 1986 John C. Bailar III, doctor en medicina y profesor de 
epidemiologia y bioestadfstica en la McGiIl University de Montreal 
(Canadà), 19 ha llevado a los mèdicos y los pacìentes a modificar su forma 
de pensar. Por ùltimo, los facultativos han acabado aceptando que la 
dieta està relacionada con las enfermedades de todo tipo. 

Los profesionales de la salud han tenido que recurrir a la terapia nu- 
tricional pràcticamente como ùltimo recurso contra las enfermedades 
degenerativas, especialmente en el caso del càncer. E1 tratamiento por 
medio de la dieta y la nutriciòn es absolutamente obligatorio, sencilla- 
mente porque demasiados pacientes nunca se recuperan con la aplicaciòn 
de la medicina alopàtica y la oncologia estàndar practicadas convencio- 
nalmente (la medicina ortodoxa orientada a la enfermedad). Ha llegado 
el momento de reconocer que la dieta es un poderoso aliado en el proce- 
so de curaciòn. 


19. Bailar, J. C.; Smith, E. M. (1986): «Progress against cancer?», New En- 
gland Journal ofMedicine, n.° 314, p. 1226. 


62 


63 



3 


La base biològica de la terapia Gerson 


Los enfoques terapèuticos desarrollados por el doctor Max Gerson con- 
tra el cancer y otras enfermedades cronicas estan tan firmemente basados 
en principios cientificos de fisiologia y nutriciòn que siguen igualmente 
yalidos desde el punto de vista clinico tanto hoy como en la dècada en 
la que se asentaron. Es fàcil llegar a pensar que tras pasar casi setenta 
anos, a medida que han ido apareciendo nuevos conocimientos mèdicos 
y protocolos clmicos, el mètodo del doctor Gerson podrfa haber sido 
reemplazado por otros tratamientos, pero, sin embargo, no es èste el caso. 

La terapia Gerson trabaja con la ingesta de potasio, sodio (sal), proteL 
na y agua. En este capftulo aportamos una explicacion de lo que significa 
el concepto biològico (metabòlico) de Gerson, ademàs de còmo y por què 
funciona. Existe una necesidad clara de reducir la ingesta de protemas de 
origen animal como mètodo para prevenir enfermedades degenerativas 
de todo tipo. Tambièn es necesaria para la reversiòn del càncer y de otras 
enfermedades clàsicas la suplementaciòn con potasio, la limitaciòn es- 
tricta del sodio, la restricciòn de la ingesta de calorfas, la moderaciòn con 
las protemas y la adiciòn de hormonas tiroideas. Como ya sabe cualquier 
usuario de la terapia Gerson, los enemas de cafè estàn presentes como 
forma de eliminar las toxinas circulantes y los metabolitos parciales, al 
dilatar los conductos biliares y limpiar el higado. E1 doctor Gerson crefa 
que el higado es el òrgano màs importante para mantener la bioquimica 
corporal necesaria para tener una buena salud, acìemàs de para superar 
enfermedades degenerativas (el càncer en particular). 

La hiperalimentaciòn, que es la medicaciòn de esta terapia,- usa alL 
mentos de origen vegetal, entre los que se incluyen la fruta cruda, las 


65 


hortalizas bien cocinadas, las ensaladas, una sopa especial, los copos de 
avena y Ìos zumos de hortalizas. Se trata de las medicaciones hiperali- 
mentarias que han demostrado ser muy eficaces nutricionalmente ha- 
blando, fàcilmente absorbidas por un organismo sano, extremadamente 
complejas desde el punto de vista molecular y unos exquisitos materiales 
desde el punto de vista qufmico. Ingerirlas en abundancia restablece, in- 
variablemente, la buena salud a un cuerpo enfermo y evita la mala salud 
en un organismo sano. 

De acuerdo con ello, este capftulo constituye una preparaciòn para 
utilizar las recetas del capitulo 22, que describe la cocciòn de aquellos 
alimentos concretos para disfrutar de un bienestar total. Aquf proporcio- 
namos una descripciòn completa de la base biològica para Ìncorporar la 
terapia Gerson como su forma personal de vida. 

La base biològica de ia terapia Gerson 

A1 ser un tratamiento intensìvo basado en la nutriciòn, y pensado para 
restaurar y reactivar todos los sistemas corporales, la terapia Gerson for- 
talece especialmente los sistemas inmunitario, enzimàtico y hormonal, 
ademàs de corregir el funcionamiento de todos los òrganos esenciales. 
Permite que el organismo alcance la homeostasis. E1 creador del pro- 
grama aprendiò durante la decada de 1930 que en las enfermedades 
degenerativas crònicas, la mayoria de los sistemas y aparatos corporales 
quedan danados y funcionan mal hasta el punto de bloquearse. Con- 
cluyò que el mecanismo curativo innato del cuerpo acaba, inactivo, de 
modo que un organismo debilitado plerde su capacidad de combatir la 
enfermedad y sanar. 

E1 tratamiento exitoso de las enfermedades crònicas requiere una 
nutriciòn completa: en concreto, un enfermo debe consumir alimentos 
de origen vegetal ecològicos, todos ellos recièn preparados. Tambièn es 
obligatorio beber trece vasos de zumos de hortalizas crudas, debido a sus 
efectos enzimàticos. Todos los alimentos deben carecer de sal anadida y 
de grasas, con una excepciòn concreta: el aceite de linaza (rico en àcidos 
linoleico y linolènico). Asi pues, los òrganos y los sistemas estàn rebosan- 
tes de nutrientes vivos fàcilmente absorbibles y capaces de penetrar en 
los tejidos afectados. Los alimentos necesarios son ricos en potasio, que 
el doctor Gerson vio que era escaso en las personas con enfermedades 
crònicas. 


Cuando se retornan los minerales y las enzimas activos a los tejidos, 
estos nutrientes ayudan a la eliminaciòn del sodio y las toxinas excesivas 
que se han acumulado durante el transcurso de los anos de nutriciòn 
defectuosa. Es entonces imperativo ayudar al organismo (al higado en 
particular) a filtrar y eliminar las toxinas liberadas y a deshacerse de 
ellas. Para conseguir esta eliminaciòn v iograr la detoxificaciòn, ei doctor 
Gerson descubriò que la cafema administrada por vfa rectal ayuda, in- 
dudablemente, al higado y a sus conductos biliares para que excreten sus 
venenos acumulados hacia el tracto intestinal para su eliminaciòn. 

El ozono administrado mediante insuflaciòn rectal tambièn es de 
gran utilidad, ya que incrementa la oxigenaciòn de la sangre, la ener- 
gia y la capacidad de los òrganos para funcionar mejor. La mayoria de 
los pacientes que ingresan en una instalaciòn de cuidados de la salud 
aprobada por el Gerson Institute tambièn respiran el aire que aporta un 
generador de ozono que funciona en sus habitaciones. E1 aparato pro- 
porciona de este modo a los pacientes una mejor oxigenaciòn y elimina 
los olores antigènicos. Puede instalar un generador de ozono similar en 
su hogar. 

Universalidad fisiològica de la terapia Gerson 

La filosoffa bàsica de la terapia Gerson (la hipernutriciòn con alimentos 
Ìntegrales y la detoxificaciòn) es universal para un buen funcionamiento 
corporal. Como hemos mencionado, esta universalidad incluye la elimi- 
naciòn de todas las sustancias tòxicas (naturales y sintèticas) derivadas 
de cualquier fuente de aditivos, perfumes, cosmèticos, aromatizantes, 
colorantes, herbicidas, fluor, cloro, venenos metàlicos, residuos de pes- 
ticidas, sustancias para la limpieza y cualquier otro contaminante am- 
bient al posible. 

La terapia Gerson debe adecuarse a las afecciones corporales concre- 
tas, con sus problemas y achaques resultantes, entre las que se incluyen la 
candidiasis, la diabetes, la colitis, la ascitis en los pacientes con un càncer 
termlnal, las enfermedades cardiovasculares y las dosis elevadas de qui- 
mioterapia, radioterapia, cortisona y otros fàrmacos frecuentes, ademàs 
de un gran numero de dificultades adicìonales. Frecuentemente, los pa- 
cientes sufren infecciones, fiebres leves, falta de apetito, dolor y muchas 
complicaciones màs, algunas de ellas subclxnicas. Todos estos problemas 
se tratan individual y colectivamente durante el transcurso de la admi- 


66 


67 



nistraciòn de la terapia Gerson. En el caso de la fisiologfa humana, la 
terapia Gerson es restauradora y totalmente potenciadora. 

junto con la nutriciòn y ia detoxificacion basicas, tambièn se usan 
ciertos suplementos alimentarios para superar las deficiencias en vitami- 
nas, minerales, hormonas, enzimas y otras sustancias fisiològicas. Entre 
el numero limitado de supiementos nutricionales de la terapia Gerson 
tenemos un compuesto de potasio, enzimas digestivos, hormona tiroidea, 
yodo (solucion de Lugol), vitamina B 3 (niacina) y vitamina 2 (cobala- 
mina), ademàs de extracto de hfgado inyectable y/o higado en polvo o en 
tabletas. Estos «medicamentos» tambièn se ajustan segun las necesidades 
de cada paciente. 

Còmo se compatibiliza !a terapia Gerson 
con los tratamientos convencionales 

Algunos de los tratamientos usados en la medicina convencional son 
compatibles con la terapia Gerson. Entre ellos se incluyen la hidroterapia, 
la administraciòn de oxigeno, antibioticos, en algunos casos radioterapia 
y ciertas intervenciones quirurgicas (como en el caso del bloqueo gastro- 
intestinal o la reducciòn de la masa de un tumor). Sorprendentemente, 
puede que otras terapias fìsicas, como un masaje profundo, el ejercicio 
vigoroso y nadar en agua salada, sean danlnas. 

No se aboga en absoluto por la quimioterapia, ya que es muy tòxica, 
suprime el sistema inmunitario y a veces es paliativa, pero rara vez cura- 
tiva. Alguien que se somete a quimioterapia antes de iniciarse en el trata- 
miento Gerson la inicia con una verdadera desventaja inmunologica. La 
terapia Gerson no defiende, en ningùn caso, el uso de agentes citotòxicos 
para acabar con las cèluias cancerosas, ya que estas sustancias quimicas 
suelen hacer que los pacientes tengan mayores probabilidades de padecer 
enfermedades màs graves y fallecer. 

Aun asf, numerosos pacientes aquejados por càncer tratados previa- 
mente con quimioterapia pueden responder positivamente al enfoque 
Gerson. Entre estas personas se incluyen, especialmente, aquellas que 
sufren un càncer ovàrico, linfomas, càncer renal y algunos de los càn- 
ceres ^landulares, como ei de mama y ei de pròstata. En el caso de los 
afectados por un càncer pancreàtico, en el Gerson Institute hemos asi s- 
tido a recuperaciones totales v a largo plazo con la terapia Gerson ( vèase 
el capxtulo 12). No obstante, lamentamos informar del reducido èxito 


que se puede obtener en el caso del paciente afectado por un càncer 
de pàncreas si previamente se le administrò quimioterapia. Ei òrgano 
acaba demasiado danado por la citotoxicidad de los fàrmacos adminis- 
trados. 

La supervivencia a largo plazo y Ios efectos secundarios 

El mejor conjunto de pruebas que muestra el valor de la terapia Gerson 
fue ofrecido por el texto original del doctor Gerson, A cancer therapy : 
Results offifty cases, publicado por vez primera en 1958. Incluso enton- 
ces, la mayorxa de sus pacientes habian sido sometidos a una biopsia por 
parte de distintas instituciones mèdicas acreditadas de EE.UU. antes de 
iniciar la terapia Gerson. Todos los pacientes de esta lista de cincuenta 
casos, excepto dos, estaban en estado terminal. Sobrevivieron un mfni- 
mo de cinco anos, y por lo menos una docena de ellos han seguido vi- 
viendo cuarenta y nueve anos despuès de iniciar su plan de tratamiento 
Gerson. 

Como la terapia Gerson ha sido promocionada en mayor medida y 
se ha vuelto a asentar durante los ùltimos veinte anos, se han recogido 
ciertas cifras de casos documentados de pacientes que se han recuperado. 
Conocerà estos casos en el capftulo 21. Lo cierto es que el ùnico càncer 
documentado estadxstlcamente, con un anàlisis retrospectivo contrastado 
por cientlficos y publicado en una revista mèdica es el melanoma ma- 
ligno {vèase el capitulo 6). En otros tipos de càncer, el Gerson Institute 
registra muchos casos individuales de curaciòn, todos ellos con biopsias 
previas y una supervivencia a largo plazo, pero todavia no se dispone de 
cifras exactas porque el Gerson Institute pierde la pista a sus pacientes. 
Tienden a dejar de comunicarse con el Instituto y prosiguen con su vida. 
No obstante, en la actualidad, el departamento de Servicio al Cliente del 
Gerson Institute ha creado una Red de Apoyo al Paciente para aportar 
un listado de pacientes companeros para aquellos que se someten al tra- 
tamiento por su cuenta. 

No existen efectos secundarios adversos debido al uso de la terapia 
Gerson. El doctor Gerson recomendaba alimentos frescos ecològicos y 
zumos (su medicaciòn consistia ùnicamente en sustancias corporales 
normales y en enemas limpiadores) que no provocan, en modo alguno, 
danos en el organismo. Ciertos pacientes no pueden ser tratados: aque- 
Uos con trasplantes de òrganos, los sometidos a diàlisis y aquellos a los 


que han extirpado organos esenciales. Algunas personas mal informadas 
advierten sobre la deshidrataciòn u otras difìcuitades imaginarias. No es 
cierto. Estas personas denostan aquello que no comprenden. 

A1 contrario, a veces, los pacientes de la terapia Gerson hablan, bro- 
meando, de ciertos «efectos secundarios» de su programa: los benefi- 
ciosos. Entre estos efectos beneficiosos tenemos una presiòn sanguinea 
normal y la curaciòn de la artritis, la recuperaciòn de la vista en los 
casos de giaucoma, la autocorrecciòn de ias hernias discales, ia mejora 
de los pulmones en los casos de asma y muchas mejoras de problemas de 
salud. 

Por favor, tome nota de los siguientes hechos, que quizas le parezcan 
obvios despuès de leer el libro, pero se trata de algo que las personas mal 
informadas no reconocen: 

0 Suele ser imposible curar una enfermedad concreta como el cancer 
mientras el organismo sigue padeciendo diabetes, artritis, enfer- 
medades cardiacas y la mayoria de afecciones crònicas. 

® Vemos que, eventualmente, el resto de los trastornos tambièn de- 
saparecen cuando se usa la terapia Gerson para curar el càncen 

E1 control de la ingesta de potasio, sal y agua 

Alrededor de cada tumor o articulaciòn artritica, en la mayoria de las 
afecciones viricas crònicas como el herpes genital, y en otras patologias 
arraigadas, los tejidos del paciente que han perdido potasio ganan sodio 
y se infiaman debido a la acumulaciòn de agua. Hoy en dia se ha deter- 
minado, en la medicina actual, que esto es un hecho fisiològico. 

Cuando estudiò las infecciones por tuberculosis, el doctor Gerson 
observò el mismo fenòmeno y lo registrò en sus obras publicadas. Al- 
rededor de cada caverna y cavidad provocada por la tisis detectò una 
esfera de tejido adyacente inflamada y con disfunciones afectada por las 
toxinas que escapaban de la lesiòn tuberculosa. Los metabolitos parciales 
en las lesiones de la enfermedad provocan dificultades porque son, me- 
ramente, material de desecho que prosigue con sus procesos destructivos 
si no se actua sobre la afecciòn. Su presencia altera a tejidos que, por lo 
demàs, son normales, por lo que, a su vez, èstos acaban danados. 

A1 reducir el sodio y sustituirlo por cantidades elevadas de potasio 
mediante el aporte, a sus pacientes, de una dieta consistente en frutas 
y hortalizas frescas, el doctor Gerson pudo lograr la absorciòn del ede- 


ma cslular. Las hinchazones de los pacientes desaparecieron mediante 
la eliminaciòn del smdrome de lesiòn tisular que rodea no sòlo al tejido 
tuberculoso, sino tambièn al tejido tumoral. 

La terapia Gerson genera, por tanto, una situaciòn fisiològica en la 
que las cèlulas afectadas vuelven lentamente a la normalidad. Y esto se 
consigue con la dieta no condimentada, pobre en sodio y rica en potasio, 
requerida por la terapia Gerson. Funciona de forma terapèutica: esto 
es algo nunca visto en la medicina alopàtica enfocada en los fàrmacos, la 
ayurvèdica hindu tradicional, la de los chamanes de Centroamèrica, 
la china tradicional, la holistica, la complementaria y alternativa, la 
quiropràcica, la naturopàtica, la homeopàtica ni en cualquier otra forma 
de medicina, que no consiguen este mismo efecto beneficioso en las cèlu- 
las danadas. Repetimos una vez màs que esta dieta desarrollada por Max 
Gerson es la razòn de la eficacia de la terapia Gerson contra el càncer y 
otras enfermedades crònicas. 

Gllbert Ning Ling (doctor), padre de la nueva biologfa celular que se 
basa en la «seca» ffsica en lugar de en la «errònea» quimica (que previa- 
mente habia supuesto la base de la medicina alopàtica moderna), previò, 
a principios de la dècada de 1970, el valor de una ingesta rica en potasio 
y pobre en sodio para la eliminaciòn de las enfermedades crònicas. 20 Las 
investigaciones del doctor Ling habfan evolucionado a partir de los es- 
tudios y tratamientos originales del doctor Gerson y que habia utilizado 
primero para la eliminaciòn de las migranas y despuès contra las alergias, 
la tuberculosis y las enfermedades crònicas, y que màs adelante fueron 
adaptados como su programa anticàncer. 

Luego, otro mèdico pionero, el terapeuta experto en radiologfa e in- 
vestigador Freeman W. Cope (mèdico y doctor en medicina) descubriò 
pruebas, en 1978, que demostraban que la hipòtesis de asociaciòn-in- 
ducclòn del doctor Ling, derivada del trabajo de Gerson, era correcta. 
El.doctor Gope demostrò que las cèlulas son envenenadas por una inci- 
dencia que se da en un grupo de ellas que suele incluir la privaciòn de 
oxfgeno, uno o màs traumatismos y/o algun tipo de agresiòn quimica, 
como el sindrome del metal tòxico. 21 


| 20. LrNG, G. N.: In search ofthe physical basis oflife , Plenum Press, Nueva York, 

1984. 

21. Casdorph, H. R. y WtntER, M.: Toxic metal syndrome> Avery Publishing 
Group, Garden City Park, NuevaYork, 1995. 



Sin importar el origen de la disfuncion del tejido, se dan las mismas 
respuestas en las cèlulas de cualquier parte del organismo: primero, la 
cèlula danada pierde la mayor parte de su potasio, luego acepta abun- 
dante sodio 7 , por ultimo, se hincha con una cantidad excesiva de agua 
(para diluir el sodio). La energia conservadora de la vida (en forma 
de adenosm trifosfato o ATP) que tiene esta cèlula hinchada, 7 que 
se genera a partir de la metabolizaciòn de los azucares mediante la 
oxidaciòn, se desvanece. Sin ATP la cèlula muere. Si se pierden exce- 
sivas cèlulas, el tejido muere. Si se experimenta un brusco descenso en 
la sustancia tisular, el organo muere. Si carece de un organo vital, el ser 
humano fallece. En sus dos principales artfculos publicados, el doctor 
Cope informo a los fisiòlogos sobre este suceso patològico . 22 ' 23 

Hace alrededor de una dècada, las invesdgaciones mèdicas adiciona- 
les llevadas a cabo por el respetado fisiòlogo 7 cardiòlogo mexicano De- 
metrio Sodi-Pallares (doctor en medicina) demostraron que el concepto 
del doctor Cope era cierto. Despuès, Ra^mond Damadian (doctor en 
medicina), investigador del aparato para diagnòsticos conocido como 
formaciòn de imàgenes mediante la resonancia magnètica (MRI) confir- 
mò que las cèlulas humanas se comportan màs bien como los grànulos 
de intercambio de iones en un ablandador de agua que como bolsas de 
agua. Antes de la teorìa del doctor Damadian, la idea de la medicina 
de «las cèlulas como bolsas de agua» habia constituido la base sobre la 
que se organizaban la ma^orìa de los tratamientos mèdicos (hasta ahora), 
pero la ciencia mèdica està evolucionando. 

Retrocediendo cronològicamente, de forma conjunta 7 resumiendo, 
el doctor Damadian, el doctor Sodi-Pallares, el doctor Cope, el doctor 
Ling 7 el doctor Gerson han aportado una nueva base mèdica por la cual 
las enfermedades se hacen crònicamente degenerativas 7 sobre còmo pue- 
den ser revertidas. La base asentada por estos cinco cientfficos mèdicos 
es que el citoplasma celular adquiere un entramado con una molècula 
protemica-lipxdica a travès de la cual ftu^e una corriente de electrones. E1 


22 . CopEj F. W. (1977): «Patholog 7 of structured water and associated cations 

in ceils (the tissue damage s^ndrome) and its medical treatment», Physiological , 
Chemistry and Physics, 9(6): 547-553. 

23. Cope, F. W. (1978): «7he Ling association-induction h^pothesis: the high 
potassium, low sodium diet of the Gerson cancer therap 7 », Physiological Che - 
mistry and Physics y 10(5): 465-468. 


ATPj que almacena energfa, forma un complejo con esta macromolècula, 
polarizàndola 7 cargàndola de energia para formar muchos lugares de 
asociaciòn interactivos 7 cooperativos que prefieren el potasio al sodio. 
Aporte potasio a la cèlula enferma 7 sanarà. Restrinja luego las proteinas 
de origen animal 7 estarà todavia màs sano. 

La restricciòn de proteinas 

Con el objetivo de evitar que las cèlulas corporales danadas tuvieran 
màs sodio, el doctor Gerson eliminò las protemas de origen animal de 
la dieta del paciente (por lo menos durante un perìodo de seis a ocho 
semanas). Provocò una situaciòn en la que el sodio saliera del interior 
de las cèlulas (lo que el llamaba Natrìum Ausschuss), de forma que este 
mineral pernicioso fuera eliminado del cuerpo mediante los productos 
de desecho de la orina. De este modo, el edema es reabsorbido por las 
cèlulas, los tejidos 7 los òrganos. En el contexto de las investigaciones 
actuales del doctor Ling sobre biofisica, el procedimiento de curaciòn 
del doctor Gerson es totalmente correcto. Durante unos experimentos 
llevados a cabo en Egipto, Robert Good (doctor en medicina), antiguo 
director del Sloan-Kettering Institute for Cancer Research, mostrò que 
el mètodo del doctor Gerson consìstente en la restricciòn de las protei- 
nas tiende a estimular la actividad de los linfocitos-T 7 la inmunidad 
cèlulomediada. 

La proteina biodisponible procede de las patatas, las hortalizas, los 
zumos de hortalizas 7 los copos de avena. Unos 40 g de protema perdi- 
dos a diario mediante la excreciòn de los productos de desecho son reem- 
plazados mediante la dieta vegana bàsica del doctor Gerson, a la que se 
ahade un poco de proteina de la leche. E1 paciente se mantiene con un 
balance de nitrògeno positivo. 

Ademàs de la restricciòn de la protefna, la dieta Gerson reduce las ca- 
lorias (a pesar de que el paciente consume unos nueve kilos de alimento 
a diario) mediante la limitaciòn de la ingesta de grasas. En esta dieta, los 
unicos lipidos permitidos proceden del consumo continuo de copos de 
avena (con un 1,5 % de calortas en forma de grasas), aceite de linaza 7 
los àcidos grasos de algunas hortalizas 7 frutas: un total de simplemente 
90 calorìas en forma de lipidos a diario. 

La terapia Gerson fue, por tanto, perfeccionada para aportar una su- 
plementaciòn de potasio, la casi eliminaciòn del sodio, la limitaciòn de 


72 


73 




calorfas, la restricciòn de protemas y la adiciòn de hormonas tiroideas. 
Ademàs, existe una reestructuraciòn del contenido en agua de todas las 
cèlulas para conseguir la reorganizaciòn molecular de su agua protoplas- 
màtica. 

Las actividades del organismo de la persona enferma estàn, ademàs, 
aceleradas. Esto se hace a propòsito, ya que la terapia Gerson es, especf- 
ficamente, un tratamiento metabòlico que estimula todos los procesos 
corporales. 

E1 metabolismo es la suma de todos los procesos bioqufmicos que se 
producen en el Ìnterior del organismo, y las terapias metabòlicas se cen- 
tran en formas de equilibrar estos procesos quimicos, permitiendo que 
las celulas normales medren y que las cèlulas cancerosas pierdan vigor 
y mueran o que vuelvan a la normalidad. E1 objetivo terapèutico de las 
terapias metabolicas, como el enfoque del doctor Gerson, consiste en 
reconstruir y revitalizar todas las funciones corporales que mantienen la 
vida, ayudando asf a detener y revertir el càncer o evitar una reapariciòn 
del mismo. 24 

E1 metabolismo consiste en dos fases fundamentales: anabolismo y ca- 
tabolismo. EI anabolismo es la fase constructiva y acumulativa que fo- 
menta el crecimiento y el orden, el almacenamiento de energfa y la pro- 
ducciòn de sustancias orgànicas como enzimas, hormonas, anticuerpos y 
receptores de membrana celular. E1 catabolismo es la fase destructiva, en 
la que la materia es digerida y se usa la energia (ATP). Todos los procesos 
bioquimicos fundamentales son de naturaleza anabòlica o catabòlica. La 
terapia Gerson estimula a ambas, de modo que el organismo encuentre 
su equilibrio homeostàtico necesario. 25 

Aceleraciòn metabòlica 

E1 doctor Gerson queria metabolismo celular, por lo que lo activò con 
grandes dosis de yoduros, yodo y hasta unos 320 mg de hormona tiroi- 


24. Diamond, W. J.; Cowden, W. L. y Goldberg, B.: An alternative medicine 
definitive guide to cancer , Future Medicine Publishing, Tiburon, California, 
1997, p. 309. 

25 .Ibìdem y p. 310. 


dea. Mediante su ingesta, el metabolismo del paciente se acelera, tal y 
como se pone de manifiesto en su pulso, que puede superar los 100 lati- 
dos por minuto. 

La hormona tiroidea indica a las mitocondrias (orgànulos presentes 
en el citoplasma celular y que contienen material genètico y muchos en- 
zimas importantes para el metabolismo celular) que se multipliquen e 
incrementen la producciòn de ATP para que exista una mayor cantidad 
de energia celular. Los yoduros y el yodo afectan directamente y del 
mismo modo a muchos tejidos metabolizadores. 

Cuando el tejido tumoral està presente, extiende la patologia hacia el 
exterior, como una esfera (que recuerda la penumbra del sol), que tiene 
varias veces el volumen del tumor. En el interior de la esfera, el tejido 
celular funciona de manera pobre, ya que està inundado de agua y se 
encuentra afectado y danado por las toxinas cancerosas. Los produc- 
tos de desecho del metabolismo escapan del tumor y envenenan lo que 
habia sido un tejido normal. EI tejido, que no funciona correctamente, 
permanece ahf, intoxicàndose con sus propios productos de desecho, sin 
una buena inmunidad, con una mala circulaciòn sangumea, carente de 
resistencia y experimentando un mal drenaje. 

Incluso aunque el tumor se extirpe quirurgicamente, la esfera de teji- 
do permanece anegada, a no ser que se le proporcione al paciente aque- 
jado de càncer una forma de corregir esos danos tisulares. Con la terapia 
Gerson, el anillo de sodio que hay alrededor de los tumores desaparece 
al cabo de semanas, ya que èsa es la eficacia que ha mostrado esta terapia 
contra el tipo de sindrome de dano tisular. que se observa, en forma de 
penumbra, alrededor de los tumores. 

La base biològica de los enernas de cafè 

E1 enema de cafè, que tiene la capacidad de deshacerse de las toxinas 
circulantes y los metabolitos parciales, dilata los conductos biliares. Esto 
sucede porque la administraciòn de cafè por medio de un enema lim- 
piador estimula un sistema enzimàtico del higado llamado glutatiòn 
S-transferasa (GST), que elimina una amplia variedad de radicales libres 
(electròfilos) del torrente sangumeo. | 

Los electrofilos son pardculas atòmicas con uno o màs electrones con 
espines no pareados que tienen afinidad por otros electrones. Se entro- 
meten donde no deben. Como pardculas cargadas que son, estos radica- 


74 


75 



les libres danan a las membranas celulares y provocan alreraciones en el 
metabolismo celulan 

Bajo la influencia de un enema de cafè, el sistema enzimatico de la 
GST aumenta su actividad un 650 % por encima de lo normal y eiimina 
los electròfilos del torrente sangufneo. No se conoce ninguna otra sus- 
tancia (ni siquiera el coenzima ni la proantocianidina oligomèrica 
[OPC]) que estimule la destruccion de los radicaies libres en ei grado en 
que lo hace el cafè. Los radicales libres son barridos y eliminados por las 
enzimas de la GST mediante el uso de la limpieza con cafè de la parte 
final del Ìntestino (intestino grueso). 

Durante el periodo de tiempo en que el cafè es retenido en el intesti- 
no, toda la sangre del cuerpo pasa a travès del hfgado de este organo por 
lo menos cinco veces. La sangre circuia a travès de este òrgano cada tres 
minutos, (Segun conceptos adoptados por la medicina ayurvèdrica, ei 
higado vuelve a crecer y se renueva cada tres meses, aproximaclamente.) 
Los compuestos de tipo palmitato y la cafema, la teobromina y la teofi- 
lina del cafè provocan la dilataciòn de los vasos sangumeos del higado y 
de los conductos biliares, ia relajacion de la musculatura lisa, ia estimu- 
laciòn del peristaltismo intestinal y el incremento del flujo de biiis. 

Los aproximadamente dos litros de agua destilada usados como ve- 
hiculo para ia administraciòn terapèutica interna de concentrado de cafè 
ayudan tambièn a estas distintas acciones. La bilis toxica es eliminada, 
junto con sus sales biliares, para dar lugar a una ventajosa dialisis que es 
positiva. 

E1 enema de cafè elimina productos de tipo amoniacal, nitrògeno 
que puede provocar toxicidad, derivados de las protemas, pcliaminas, 
aminoàcidos, masas coaguiadas y complejos, todos ellos productos de 
desecho del metabolismo. Desprenderse de ellos evita que el oj ganismo 
se intoxique debido a sus propios residuos. 

La tècnica Gerson de hiperalimentaciòn 

Ya hemos comentado algunas veces que, para el paciente de la terapia 
Gerson, los alimentos de origen vegetal, la fruta cruda y los zumos de 
hortalizas actiian a modo de medicamentos. E1 consumo conjunto de 
estos alimentos provoca una hiperalimentaciòn, y ya hemos hecho hin- 
capiè en que estos alimentos ecològicos, frescos y naturales son unas 
sustancias enormemente eficaces, extremadamente complejas y qufmi- 


camente exquisitas que provocan la curaciòn de forma mucho mejor que 
nada de lo que ha inventado ia mente o el hombre. Acepte ahora nuestra 
advertencia: altere esta alimentaciòn por su propia cuenta y riesgo. Nues- 
tro consejo es que evite las sustancias sintèticas, incluidos los fàrmacos, 
siempre que pueda hacerlo. 

La hiperalimentaciòn en macronutrientes , que consiste en la pràctica 
de seleccionar unicamente alimentos producidos en plena naturaleza en 
condiciones ideales para aportar al organismo una nutriciòn òptima, es 
el mètodo empleado por la terapia Gerson. Trabaja para curar la mala 
salud en el cuerpo y para restablecer su homeostasis. 

Tal y como hemos descrito, una vez màs, la base biològica de la te- 
rapia Gerson se basa en la restricciòn del sodio, la s uplementacion con 
potasio, la limitaciòn de la protema, la reducciòn de la ingesta de calorias 
evitando las grasas, la diàlisis del torrente sangumeo para la reducciòn 
de los electròfilos, la hiperalimentaciòn con macronutrientes, el control de 
la sal y el agua, y la aceleraciòn del metabolismo. Este programa para la 
revitalizaciòn de la salud ha surgido de la mente de un hombre, el doctor 
Max Gerson. Mediante la aplicaciòn estudiosa de su trabajo clfnico a sus 
pacientes, su investigaciòn de la bibliografia mèdica y sus firmes bases 
cientfficas, somos sus beneficiarios. 


76 


1 


77 


4 


La esencia de la terapia Gerson 


Xavier Naude, que ha vivido en el condado de Devon (Inglaterra) du- 
rante sus cincuenta y ocho ahos de vida, es un adinerado y refìnado 
caballero Ìnglès que ha sido un exponente del disfrute de la vida al màxi- 
mo, entre lo que se incluye fumar muchfsimo. En 1992, Naude habfa 
desarrollado un enfisema como resultado de inhalar humo de tabaco, y 
este problema empeoraba con cada cartòn de cigarrillos que consumia. 
De hecho, Naude fumaba tres cajetillas diarias. 

En el caso del enfisema pulmonar> los sacos aèreos (alvèolos) de los 
pulmones pierden su permeabilidad y resultan dahados, lo que reduce su 
superficie para el intercambio de oxigeno y dioxido de carbono. E1 peor 
y el màs amedrentador de los sfntomas es la falta de aliento, que puede 
verse complicada por las infecciones. No existe un fàrmaco especifico ni 
ningun otro tratamiento mèdico, y el paciente suele acabar dependiendo 
del oxigeno mediante medios mecànicos, como con una mascarilla y una 
bombona de oxlgeno, ademàs de con aparatos para la inhalaciòn. 

Còmo se desarrolla el edema no se comprende en absoluto, a pesar de 
que se sabe que es especialmente comùn en el gènero masculino. Aunque 
està relacionado con la bronquitis crònica y el envejecimiento, inhalar el 
humo del tabaco es la principal causa de esta enfermedad. 

Xavier Naude empezò a usar inhaladores de fàrmacos y vasodilata- 
dores para ayudarle a respirar, pero, cada vez màs, sufria episodios de 
agotamiento. En junio de 1993 conociò las cualidades curativas de la 
terapia Gerson, y en septiembre de ese aho viajò hasta San Diego, cruzò 
la frontera entre EE.UU. y Mèxico e ingresò en una clmica de Tijuana 
que proporcionaba la terapia Gerson. 


79 



Antes de introducirse en la terapia Gerson, incluso antes de dejar de 
fumar, usar los inhaladores y tomar otros fàrmacos en Inglaterra. Naude 
sentia una intensa presiòn en su pecho. Era incapaz de subir escaleras 
y sufrfa graves dificultades respiratorias. Sus mèdicos del Reino Unido 
le habian explicado que habfa perdido el 70 % de su tejido pulmonar, 
Ademàs, sufria unos terribles calambres en las piernas cuando intentaba 
dormir. Este pobre hombre tambièn sentia un dolor artrftico tan terrible 
en sus dedos que no podfa cerrarlos para tomar un vaso de zumo. 

En Mèxico, todos estos smtomas desaparecieron uno tras otro mien- 
tras se sometfa al programa Gerson. Naude comentò que, de hecho, in- 
cluso desde el primer dta de su participaciòn en este enfoque consistente 
en un programa dietètico, sus calambres en las piernas desapaiecieron. 
Unos dias despuès podia cerrar las manos, una acciòn que antes le habxa 
resultado imposible, pero en esos momentos ya no sentfa dolor en los 
dedos. A1 cabo de una semana, la presiòn en su pecho tambièn habfa me- 
jorado. Tras las dos semanas de terapia Gerson, Naude vio que podia 
caminar sin tener que detenerse para recuperar el aliento. 

Siguio en el hospital Gerson durante un total de tres semanas, tras 
las cuales prosiguiò con el programa terapèutico en casa y siguio mejo- 
rando. Para Xavier Naude no habfa nada misterioso en la terapia Ger- 
son. Tenia un plan de tratamiento claro, sencillo y comprensihle para 
todo aquel que quisiera estudiar la combinaciòn dietètica y detoxifican- 
te. Naude afirmò: «Estoy completamante satisfecho con el sorprendente 
progreso que he realizado con respecto a la incapacidad que me supoma 
el enfisema». 

E1 especialista en medicina toràcica, con su consulta en Harley Street, 
de Xavier Naude tambièn confirmò mediante un informe escrito que la 
capacidad pulmonar de su paciente habia mejorado, en un intervalo de 
tiempo reladvamente breve, entre un 30 y un 50 %. E1 mèdico lo encon- 
trò sorprendente. El enfisema ya no podrfa considerarse una enfex medad 
incurable. 

Los pacientes como Xavier Naude son normales 

Si existe algùn secreto relacionado con la terapia Gerson es que se ayuda 
a los pacientes sometidos a ella a superar la lacra de no sòlo el càncer, sino 
tambièn de casi cualquier enfermedad degenerativa aguda o crònica. E1 
enfisema no es mas que un ejemplo entre docenas de los existentes. 


Las sustancias citotòxicas venenosas usadas en oncologia no hacen 
màs que atacar al tejido tumoral mientras, al mismo tiempo, danan a 
las cèlulas normales. La terapia Gerson no actua asi. En lugar de ello, la 
idea fundamental del doctor Gerson, tal y como afirmò, es la siguiente: 
«Un organismo normal tiene la capacidad de hacer que todas sus cèlulas 
funcionen con normalidad. Evita cualquier transformaciòn y crecimien- 
to tumoral anormal. Por tanto, el objetivo natural de esta terapia contra 
el càncer consiste en devolver al organismo su fisiologia normal o aproxi- 
marnos a ella tanto como sea posible». 26 

E1 mètodo nutricional «secreto» del doctor Gerson varia regularmente, 
en grados. Permite que un organismo muy enfermo y con disfunciones 
alcance un estado de enfermedad subclinica, luego hace progresar a ese 
cuerpo hasta unos ligeros niveles de bienestar, seguido de la consecuciòn 
de la homeostasis, para luego pasar a ser un organismo con un elevado 
nivel de bienestar y, por ùltimo, ser capaz de sentir el gozo de la cima del 
desempeno fisiològico. Extraidos de dos fuentes: el boletfn informativo 
Gerson Healing Newsletter y el libro original del doctor Gerson A cancer 
therapy : Results offifty cases , las siguientes secciones le aportan una des- 
cripciòn breve y simplificada de la dieta Gerson desde el principio hasta el 
final. Los capitulos posteriores analizaràn los mètodos de detoxificaciòn, 
que empiezan con los zumos en el capitulo 9 y prosiguen hasta llegar a 
los enemas de cafè en los caprtulos 12 y 13. Todos estos procedimientos 
son del mismo modo vitales para la recuperaciòn de un enfermo. 


Resumen de la terapia Gerson 

A partir de la informaciòn proporcionada, se sabe que en los ahos an- 
teriores y posteriores a la segunda guerra mundial, el mèdico germa- 
no estadounidense, el doctor Max Gerson, recièn emigrado a EE.UU., 
propuso un conjunto de medidas dietèticas y mèdicas generales desa- 
rrolladas empir icamente . Utilizò medidas para el control exitoso de 
los pacientes que padecian un deterioro del sistema corporal de cual- 
quier tipo: especialmente tuberculosis, enfermedades renales, diabe- 
tes, afecciones hepàticas, artritis reumatoide, ictus, problemas en la 
vesicula biliar, pràcticamente cualquier adicciòn y casi todtJs de en- 


26. Citado en Walters, R.: Options: Jhe alternative cancer therapy book , Avery 
Publishing Group, Garden Cìty Park, Nueva York, 1992, pp. 189, 190. 


tre los mas de cien tipos de tumores malignos. Las tècnicas terapèu- 
ticas del doctor Gerson implicaban hacer que cada paciente usara un 
conjunto integrado de mètodos y controles concretos para el cuidado 
de la salud, incluido centrarse en los siguientes (vèase la tabla 4-1): 27 

A. E1 control de la ingesta de sal y agua mediante la restriccion del 
sodio (Na + ) y la suplementaciòn con potasio (K + ). 

B* La ingesta superabundante (hiperalimentaciòn) de macronutrien- 
tes y micronutrientes mediante la preparaciòn y consumo, cada 
hora, de zumos de frutas y hortalizas de cultivo ecològico sin co- 
cinar. 

C. La limitaciòn extrema del consumo de grasas en los alimentos. 

D. La restricciòn temporal de las protemas mediante una dieta bàsi- 
camente vegetariana. 

E. La suplementaciòn natural mediante la administraciòn de extrac- 
to de tiroides. 

F. La producciòn de bilis por parte del higado (coleresis) mediante la 
autoadministraciòn frecuente de enemas de cafè. 

La esencia de la terapia Gerson 

E1 programa dietètico del doctor Gerson, una vez asentado, fue aproba- 
do y utilizado por un gran nùmero de autores mèdicos que reprodujeron 
sus resultados para curar la migrana y la tuberculosis cutànea (lupus 
vulgaris). Tambièn fue descrita, en revistas mèdicas publicadas en todo 
el mundo, como terapia para tratar las distintas formas de tuberculosis 
pulmonar, gastrointestinal y òsea; la insufìciencia cardiorrenal; afeccio- 
nes cutàneas de muchos tipos, entre las que se incluyen los eccemas, el 
liquen plano, el lupus eritematoso sistèmico (LES), la psoriasis y el pru- 
rito; la bronquitis y la bronquiectasis y casi todas las afecciones hepàticas 
y de la vesicula biliar. 

A1 modificar el programa, el doctor Gerson aplicò su règimen tera- 
pèutico nutricional para combatir el càncer, el reuma y la osteoartritis, 
las enfermedades cardiovasculares, la esclerosis multiple, la tuberculo- 
sis, las migranas, etcètera, publicando sus resultados en revistas estado- 


27. Hildenbrand, G. (1987): «Bread, propaganda, and circuses», Gerson Hea - 
ling Newsletter. 4 (18/19): 1, marzo/junio. 

82 


unidenses y alemanas revisadas por colegas. La tabla 4-1 revela la esen- 
cia del enfoque concreto de Max Gerson para modificar la fisiologia de 
una persona enferma por la de una sana. Siguiendo fielmente la terapia 
Gerson, una persona enferma puede mejorar notablemente sus probabi- 
lidades de revertir la dolencia, recuperar la buena salud y asegurarse un 
bienestar continuo. 

Harold D. Foster, Hcenciado en ciencias, doctorado y profesor de geo- 
grafia en la Universidad de Victoria, en Victoria, Columbia Britànica 
(Canadà), explicò: «La terapia Gerson modifica dràsticamente el equili- 
brio mineral en el organismo del paciente. Cualquiera que se someta a 
este tratamiento pierde sodio ràpidamente mientras, simultàneamente, 
los niveles corporales de potasio y de yodo aumentan. La leche, el queso 
y la mantequilla estàn prohibidos, especialmente durante los primeros 
meses. Ei calcio se puede obtener de los zumos de zanahoria y verduras 
hasta el punto que la osteoporosis puede revertirse con la terapia Gerson. 
E1 ènfasis puesto en las frutas y las hortalizas frescas tambièn implica que 
el paciente ingiere unos niveles elevados de antioxidantes, especialmente 
betacaroteno y vitamina C». 28 

La terapia Gerson: en sus propias palabras 

Aqui tenemos, en palabras del doctor Gerson (vèase la ediciòn original de 
A cancer therapy ), un resumen de su teoria. 29 

Como la ciencia todavia no se ha desarrollado hasta el punto de conocer 
todos las enzimas, vitaminas y multiples funciones biològicas de las hor- 
nionas y los minerales, es màs seguro usar alimentos cultivados de forma 
ecològica, obedeciendo asf las leyes de la naturaleza. [Hoy en dia, màs 
de cincuenta anos despuès de escribir estas palabras, el concepto del doc- 
tor Gerson ha demostrado ser todavia màs adecuado.] Esta observaciòn 
ha ayudado a la especie humana durante miles de aftos antes de que se 


28. Foster, H. D. (1988): «LifestyIe changes and the {£ spontaneous” regression 
of cancer: an Ìnitial computer analysis», International Journal of Biosocìal Re- 
search. 10(1): 17-33. 

29. Gerson, M.: A cancer therapy: Results offifiy cases. Summarizing 30 years of 
clinical practice and experimentation. The potoerful nutritional therapy that has 
healed thousand$ y The Gerson Institute, Bonita, California, 1958, pp. 22-24. 

83 



desarrollara cualquìer ciencia. De este modo consumimos todas las vita- 
minas y enzimas conocidos: tanto los que han sido descubiertos como los 
que no, y especialmente los desconocidos («sustancias estimuladoras de la 
vida»), que es mejor aportar lo mas frescos posible, y no alterados mediante 
procesos de refinado o de conservaciòn, como en el caso de los aiimentos 
en conserva [ahumados, congelados, liofilizados, deshidratados, irradia- 
dos o manipulados de cualquier otra forma]. Estos alimentos contienen 
todas las sustancias necesarias en cantidades, una mezcla y una composi- 
ciòn adecuadas y se regulan mediante el instinto, el hambre, el sabor, el 
olor, la vista y otros factores. 

TABLA 4-1 

La esencìa de la terapia Gerson 

La terapia Gerson consìste en una serie de tratamientos mèdìcos armoniosos y 
cohesivos que se ha observado que curan muchos casos concretos de càncer avan- 
zado y otros problemas de salud importantes que afectan a la humanidad. 

• Los tratamientos consisten en el controì de la sal y e! agua, lo que reduce 
la ingesta de Na+ e incrementa ìa de K+. 

• EI metabolismo y la producciòn de energia celular por parte de una per- 
sona enferma son estimuiados mediante la suplementaciòn con hormona 
tiroidea natural. 

• La digestibilidad màxima de los nutrientes se consigue mediante la ingesta, 
cada hora, de zumos de frutas y hortalizas recièn preparados y consumien- 
do una dieta bàsicamente vegetariana. 

• Las grasas se restringen para reducir la ingesta de inductores de la enferme- 
dad de todo tipo. 

• La ìimitacion dei consumo de protemas tiende a mejorar la respuesca inmu- 
nitaria de! paciente. 

• Los enemas de cafè estimulan las enzimas intestinales y hepàticas, que 
eliminan las toxinas que se encuentran a lo largo de las paredes del tracto 
intestinal. Se trata de un tipo de diàlisis intestìnaL 

Las tres cuartas partes de los alimentos [para la prevenciòn de la enferme- 
dad] que deberxan consumirse incluyen lo siguiente: 

Todo tipo de friitas, principalmente frescas y algunas de ellas prepa- 
radas de distintas formas; zumos de frutas recièn exprimidos (de naranja, 
pomelo, uva, etcètera); ensaladas de fruta; sopas frfas de fruta; purè de 
platano; manzana cruda rallada; salsa de manzana, etcètera.. 


Todas las hortalizas recièn preparadas, algunas de ellas estofadas en su 
propio jugo y otras crudas o ralladas finas, como la zanahoria, la coliflor 
o el apio; las ensaladas, sopas, etcètera de hortalizas. Algunas frutas y 
hortalizas secas son permisibles, pero no las congeladas. 

Lo mejor es hornear las patatas: podemos machacar su pulpa con yo- 
gur desnatado o con sopa sin sal para obtener un purè. Nunca deberìamos 
frefrias, y si las hacemos hervidas, serà mejor que lo hagamos con su plel. 

Las ensaladas seràn verdes o con tomates, frutas, hortalizas, etcète- 
ra. 

E1 pan deberia contener harina de centeno integral o algo de harina 
(hasta un 20 %) de trigo integral, o podemos mezclarlas. Deberìa ser lo 
menos refinada posible. La harina o los copos de avena pueden consumir- 
se a voluntad. Los pasteles de trigo sarraceno y las tortitas de patata son 
opcionales, al igual que el azucar moreno, la miel y el azucar y el jarabe 
de arce. (No debemos usar levadura en polvo ni bicarbonato de soda, ni 
siquiera para cocinar.) 

La leche y los productos làcteos, como el requesòn y otros tipos de 
queso no salados ni especiados, el suero de leche, el yogur desnatado y la 
mantequilla. La nata y los helados deberìan reducirse al minimo o res- 
tringirse y consumirse sòlo en vacacion.es (el helado es «veneno» para los 
ninos). 

La cuarta parte restante del règimen dietètico, que permite la elecciòn 
personal, puede consistir en carne, pescado, huevos, frutos secos, dulces, 
pasteles o lo que uno prefiera. La nicotina deberia evitarse; los licores, el 
vino y la cerveza deberian reducirse al mmimo en favor de los zumos 
de frutas frescas; el consumo cafè y el tè deberia restringirse hasta unas 
cantidades xnfimas, con la excepciòn de las siguientes infusiones: menta, 
manzanilla, tila, azahar y algunas otras. 

La sal, el bxcarbonato de soda, el pescado y las salchichas ahumadas 
deberìan evitarse tanto como sea posible, al igual que los condimentos 
fuertes, como la pimienta y el jengibre, aunque deberìamos usar hierbas 
y plantas aromàticas, como la cebolla, el perejil, el apio e incluso algo de 
ràbano picante. 

En cuanto a las hortalizas y las frutas deberìan, repito, cocerse en 
su propio jugo para evitar la pèrdida de minerales, que se disuelven 
fàcìlmente en el. agua durante el proceso de cocciòn. Parece que estos 
valiosos minerales no se absorben tan bien si no se encuentran en su 
estado coloidal. 


84 


85 


Podemos usar todo tipo de hortalizas (excepto las setas y los pepinos). 
Son especialmente recomendables, debido a su contenido en minerales, 
las zanahorias, los guisantes, los tomates, las acelgas, las espinacas, las 
judias verdes, las coles de Bruselas, las alcachofas, la remolacha cocida 
con manzanas, la coliflor con tomate, ia col lombarda con manzanas, las 
uvas pasas, entre otros. 

La mejor forma de preparar las hortalizas consiste en cocinarlas a fue- 
go lento entre hora y media y dos horas y sin agua. Para evitar que se 
quemen, coloque una placa metàlica para distribuir el calor (las placas de 
amianto han desaparecido del mercado) debajo de la cacerola. Tambièn 
puede usar algo de caldo de sopa [sopa especial Hipòcrates]; tambìèn 
puede ahadir a las hortalizas, cebolla o tomate cortados en rodajas. Esto, 
ademàs, mejorarà e.1 sabor. E1 agua de cocciòn de las espinacas suele ser 
demasiado amarga, no suele ser agradable y deberiamos escurrirlas. Las 
cebollas, los puerros y los tomates tienen suficiente contenido en agua 
como para mantenerlos humedos mientras se cocinan. (La remolacha de- 
berfa cocerse igual que las patatas: con la piel y con agua.) Lave y frote las 
hortalizas concienzudamente, pero no las pele ni las raspe. Las cacerolas 
deben taparse para evitar que el vapor escape. Las tapas deben ser pesadas 
o ajustar bien. (No use ollas exprès.) Puede conservar las hortalizas coci- 
das en la nevera durante la noche. Para calentarlas, pòngalas a fuego lento 
con un poco de sopa o de zumo de tomate. 

E1 doctor Gerson prosigue, dando su opiniòn sobre el resumen dietè- 
tico de su programa nutricional. En conclusiòn, escribe, ademàs: 30 

E1 cuerpo humano tiene una maravillosa reserva de energla y muchas 
posibilidades de adaptaciòn, pero el mejor aparato de defensa son un me- 
tabolismo y una reabsorciòn en el tracto intestinal que funcionen al cien 
por cien, al unisono con un hfgado sano. La gente puede llegar, i nne- 
cesariamente, a la conclusiòn de que no es tan importante hacer tanto 
hincapiè en la nutriciòn. Puede que esto sea asf en condicio nes normales, 
y si estas personas no sufren alteraciones debidas a la herencia, la civiliza- 
ciòn, la enfermedad, los traumatismos u otros tipos de acumulaciòn (de 
nicotina y otras sustancias tòxicas). 


30 .Ibidem, pp. 27-28. 


La civilizaciòn se ha llevado parcialmente lo que le fue otorgado de 
forma natural. Los experimentos con grupos de prueba para dar lugar a 
distintas deficiencias de vitaminas mediante la omisiòn de los alimentos 
que las contenian mostrò que una tercera parte de las personas pueden 
acabar manifestando deficiencias en unos cuatro meses, y dos terceras 
partes en seìs meses. Sòlo el 5-6 % resistiò, aqui, en EE.UU,, diez meses 
con una ahmentaciòn deficiente. Estos experimentos nutricionales y otros 
muestran que sòlo una minorla posee un sistema de reabsorciòn com- 
plemente intacto y, al mismo tiempo, una adaptaciòn y una reserva de 
energia suficiences para los perfodos saludables y no saludables de su vida. 

No es necesario que las personas sanas se preocupen tanto de consu- 
mir una cantidad adecuada o excesiva de carbohidratos y protemas, y su 
valor calòrico deberfa ignorarse. No obstante, no se pueden ignorar los 
minerales, las vitaminas y las enzimas, que son totalmente necesarios en 
su composiciòn màs natural posible y en canddades suficientes a un plazo 
relativamente largo y para permanecer inmune a las enfermedades. Los 
minerales deben estar presentes en los tejidos en los que tienen que estar, 
ya que son los portadores de los potenciales elèctricos en las cèlulas, y ahf 
permiten que las hormonas, las vitaminas y las enzimas funcionen correc- 
tamente. Esto aporta al organismo la mejor energfa posible para funcionar 
y las reservas necesarias para un buen metabolismo y una vìda saludable. 

Volver a descubrir la rueda 

Una serie de libros populares para los consumidores (entre alguno de 
ellos hay best sellers) comentan el concepto de dieta y nutriciòn del doc- 
tor Max Gerson como forma de prevenir y tratar el càncer. Llenan, en 
la actualidad, los estantes de las bibliotecas y las librerfas con lo que los 
especialistas mèdicos/nutròlogos consideran algun tipo de concepto re- 
volucionario. Para ellos se trata de una informaciòn novedosa, y ninguno 
de los autores concede a nuestro doctor Gerson el mèrito debido. Tales 
libros, como Dieta p&ra la prevencion del cancer de mama e Eat to beat 
cancer^ del doctor Robert Arnot, y doctor Gaynors cancer prevention pro~ 
gram> defienden que cualquier persona puede comer para reducir el ries- 
go clej padecer enfermedades degenerativas como el càncer. Estos libros 
exponen regimenes concretos que son versiones copiadas del enfoque 
dietetlco original del doctor Gerson para eliminar todo tipo de enferme- 
dades, y el càncer en particular. 



Ademàs, algunos enemigos profesionales/polfticos del doctor Gerson 
estàn volviendo a descubrir la rueda hablando acerca de los alimentos 
como forma de terapia contra el càncer y otras enfermedades crònicas. 
A regahadientes, v empujados por la desilusiòn del publico con la «gue- 
rra contra el càncer» perdida por el presidente Richard Nixon, estàn 
convencièndose de la importancia de la dieta y la nutriciòn para reducir 
el càncer, 

Cuando se trata de decidir si deberfamos mejorar nuestro estilo de 
vida siguiendo las ensehanzas del doctor Max Gerson o si tendrxamos 
que seguir, si es posible, consumiendo patatas fritas envasadas, pasteles 
de hojaldre, pizzas, hamburguesas con queso, helado y otros alimentos 
basura, Gabriel Feldman (doctor en medicina), director de los programas 
contra el càncer de pròstata y colorrectal para la American Cancer Socie- 
ty, admite: «No necesitamos anos de investigaciòn. Si la gente pusiera en 
pràctìca lo que sabemos hoy, los porcentajes de càncer disminuiifan. Es 
asx de sencillo». 

E1 doctor Max Gerson tenxa razòn en su exposiciòn bibliogràfica 
mèdica/ nutricional de 1958 antes de la apariciòn de los restaurantes de 
comida ràpida y los alimentos precocinados y en conserva que encontra- 
mos en los supermercados, y sus intuiciones son todavfa màs precisa s en 
la actualidad. 


5 

La remisiòn: còmo se produce 

«Deberiamos prestar mas atenciòn a los pacientes excepcionales: aquellos 

que sanan inesperadamente, en lugar defijarnos sombrùimente en todos 
aquellos que fallecen de laforma usual. En palabras de Renè Dubos, 
“A veces, lo mds mensurable aparta lo mas importante 3 \» 
Bernie B. Siegel (doctor en medicina), en Amor, medicina milagrosa. 

La curaciòn del linfoma mediante 
el uso de ìa terapia Gerson 

John Albracht (quiropràctico), que trabajaba como quiropràctico desde 
1955 en Amarillo (Texas) y que cuando se escribiò este libro tenia sesenta 
y seis ahos, se sometiò por primera vez a una intervenciòn quirurgica para 
extirpar un linfoma de cèlulas mixtas en 1963. La laparotomxa, llevada a 
cabo entonces por el cirujano Charles Y. Mayo Jr. (doctor en medicina), 
hijo del famoso fundador de la Clfnica Mayo, descubriò un tumor retro- 
peritoneal irregular que se extendfa a travès del mesenterio del intestino 
delgado. E1 càncer del doctor Albracht era tan voluminoso y extenso que 
se considerò inoperable, y el doctor Mayo se limitò a suturar la incisiòn. 
Enviò a su paciente a veinte sesiones de radioterapia con cobalto. 

Tras los tratamientos de radiaciòn a los que se sometiò el doctor Al- 
bracht, su masa tumoral residual se redujo ràpidamente. En el momento 
de su biopsia y su laparotomia iniciales, el doctor Albracht tenia treinta 
ahos. 

Siguiò con su proceso de remisiòn durante veinticuatro ahos. No obs- 
tante, el 1 de diciembre de 1986, el doctor Albracht sufriò una recidiva 
con multiples signos y sfntomas de malestar pròpios de una enfermedad 
maligna. Consistian en graves hemorragias intestinales, sudoraciòn ex- 
c^siva (diaforesis), debilidad muscular, gas en el tracto gastrointestinal, 
eructos, indigestiòn, sensaciòn de plenitud epigàstrica, diarrea, taqui- 
cardia, un recuento bajo de hemoglobina (de 8 g/dl, cuando lo normal 
son 14-18 g/dl), y un reducido volumen total de glòbulos rojos en sangre 


1 


88 


89 



(hematocrito) de 26 ml/dl (lo normal son 40-54 ml/dl). Cuatro dfas màs 
tarde, en el High Plains Baptist Hospital de Amarillo (Texas), el ciru- 
jano gastrointestinal Gregorio Matos (doctor en medicina), llevo a cabo 
una reseccion del intestino delgado del paciente con una anastomosis de 
ambos extremos. E1 linfoma afectaba a una tercera parte del intestino 
delgado y se extendia hasta el mesotelio, incluido todo el yeyuno, hasta 
llegar al ileon proximal. De hecho, junto con unos 2 metros de intestino 
delgado, el tumor maligno extirpado del abdomen del doctor Albracht 
tenia el tamaho de un melon cantalupo. 

E1 oncologo Karim Nawaz (doctor en medicina) recomendo un se- 
guimiento con cantidades masivas de cinco agentes citotòxicos potentes 
durante un minimo de ocho sesiones de radioterapia cjue empezaron el 
11 de enero de 1987. E1 paciente tolerò dos sesiones de quimioterapia, 
pero sus efectos secundarios adversos fueron tan terribles (nàuseas y vò- 
mitos, diarrea, calambres abdominales, dolor abdominal intenso, irrita- 
ciòn, ronquera, dolores pectorales, falta de aliento, tos, dolor en la parte 
inferior de la espalda, dolor en los testiculos, quemazòn e hinchazòn de 
ambos brazos, donde se aplicaron las inyecciones de la quimioterapia y 
una grave pèrdida de peso de 25 kg en tres semanas) que decidiò, volun- 
tariamente, no seguir con ellas. 

«E1 doctor Matos usò mi caso como un estudio de un caso pràctico 
durante una comida en el High Plains Baptist Hospital. Dijo a su grupo 
que quizàs me quedaban entre tres y seis meses de vida», dijo el doctor 
Albracht. 31 

Fue entonces, el 17 de febrero de 1987, cuando este paciente, todavia 
afectado por la enfermedad abdominal, accediò al hospital de la terapia 
Gerson sito en Tijuana (Mèxico). E1 doctor Matos y el doctor Nawaz 
siguieron monitorizando su progreso. Observaron que su masa tumo- 
ral, justo a la derecha del ombligo, redujo su tamaho constantemente 
en 4 cm, luego 7 cm y despuès se quedò en nada. Hacia finales de 1987, 
con el doctor Albracht siguiendo todavfa el tratamiento dietètico Ger- 
son contra el càncer, su masa tumoral ya no fue detectable mediante 
cualquier tipo de mètodo mèdico de diagnòstico. Los dos especialistas 


31. Hildenbrand, G. (1992): «Cure of a recurrent, inoperable, chemoresis- 
tant mixed cell lymphoma (retroperitoneal lymphocytic/hystiocytic nodular 
diffused) through the Gerson cancer therapy», Healing Newsletter, 7(12): 1-10, 
enero/febrero y marzo/abriL 


de càncer con tratamientos conservadores de Amarillo (Texas), que estu- 
diaroja al paciente con el uso de linfoangiogramas, pruebas en la mèdula 
òsea, anàlisis, exàmenes fisicos, etcètera consideraron que se habia cura- 
do y estaba sano, tal y como sigue en la actualidad. 

El doctor Matos le dijo al doctor Albracht: «De la forma en que estaba 
entrando en una pendiente, su salud se estaba deteriorando; y creo que 
hizo las cosas correctas para volver a recuperar la buena salud, su peso y 
su fuerza, y asf ver la luz del sol». Incluso hoy en dia, el doctor Albracht 
sigue manteniendo la alimentaciòn y el programa de detoxificaciòn de la 
terapia Gerson. Sigue asistiendo a los controles de seguimiento regulares 
a los que le somete el doctor Matos cada cinco meses. 32 

Desde su uso exitoso para revertir un linfoma maligno mortal, el 
doctcr Albracht incorpora actualmente la dieta y la nutriciòn en su 
pràctica de la quiropràctica. Admite haber utilizado el programa dietè- 
tico Gerson como el unico medio para salvar y conservar su vida. Aun asi, 
algunos observadores mèdicos mal informados que estàn predispuestos 
a favor de las terapias con fàrmacos o radioterapia senalan al càncer cu- 
rado del paciente y comentan con desdèn: «Oh, eso es sòlo un ejemplo 
de la regresiòn espontànea de un càncer», pero el doctor Albracht, cuya 
vida liabia estado pendiendo de un hilo, sabe la verdad. La regresiòn de 
su càjacer no fue espontànea. Trabajò duro para conseguirlo en 1987 y 
ahora. sigue hacièndolo cada dfa ( vèase la fotografia del doctor Albracht 
con su mujer). 

La «remisi6n espontànea» dei càncer no existe 

En el capitulo 4 citamos brevemente un artfculo que trataba sobre la re- 
misiòn del càncer en pacientes como resultado de las mejoras en su estilo 
de vida. La informaciòn procedia de un estudio dirigido por Harold D. 
Foster (licenciado en ciencias y doctorado en geografia), profesor de geo- 
grafia y estadistico de la Universidad de Victoria, en Victoria, Columbia 
Britànica (Canadà). En 1988, el doctor Foster llevò a cabo un anàlisis 
computerizado exhaustivo de pacientes aquejados de càncer que experi- 
mentaron las llamadas regresiones espontàneas. 


32 . Ibidem^ p. 10 



La regresiòn espontànea (o remision espontànea) significa que el càn- 
cer reduce su tamano o desaparece por completo (y sin desarrollarse 
nuevos tumores) sin un tratamiento convencional. 33 

E1 renombrado patòlogo William Boyd (doctor en medicina) recopilò 
un gran nùmero de casos, todos ellos documentados en gran detalle, en 
un libro que publicò en 1961. E1 doctor Boyd estimò que aproxima- 
damente 1 de cada 100.000 casos de càncer mostraràn una regresiòn 
espontànea. En su serie, màs de la mitad de los casos demostrados de 
regresiòn espontànea procedian de cuatro formas de tumor: (1) el càncer 
de rinòn (de cèlulas renales), (2) el melanoma (càncer pigmentario de 
la piel)> (3) el neuroblastoma (un càncer raro que aqueja a los ninos), y 
(4) el coriocarcinoma (un càncer raro que afecta a la placenta). Como 
parte de la otra mitad de los casos del doctor Boyd habfa uno o dos ejem- 
plos de pràcticamente cualquier otro tipo de càncer. 34 



E1 doctor John Albracht y su esposa. 


En su libro de texto clàsico, escrito junto con otros autores, Sponta- 
neous regression ofcancer , el oncòlogo W. H. Cole (doctor en medicina), 
escribe: «E1 tèrmino “espontàneo” es una clasificaciòn errònea, ya que 
debe existir una causa para la regresiòn». 35 Ademàs, en sus escritos pu- 
blicados y en sus conferencias, Max Gerson (doctor en medicina) ha 
afirmado repetidamente que la remisiòn del càncer no se da espontà- 
neamente, sino que alguna mejora concreta de la fisiologia del paciente 
provoca que el càncer reaccione de forma favorable. 

«Lo que falta, pues — dice Harold D. Foster (doctor)—, es la compren- 
siòn, por parte de aquellos implicados, de por què se produce una mejora 
importante de la salud.» Por supuesto, se ha aportado una amplia varie- 
dad de explicaciones posibles con respecto a la regresiòn espontànea. 36 

La regresiòn espontànea dei càncer anaiizada 
porel doctor Harold Foster 

El doctor Foster observò los datos de doscientos pacientes que se habxan 
recuperado y que habfan utilizado distintas formas de tratamientos al- 
ternativos, incluida la terapia Gerson, las hierbas de Hoxsey, el programa 
dietètico de Kelley, la macrobiòtìca, la dieta Moerman y el tè de hierbas 
de Jason Winters. Descubriò que màs de la mitad de estos pacientes con 
una enfermedad crònica que habxan sanado (la mayoria afectados por el 
càncer) habxan empleado alguna forma de cambio en su nutriciòn y su 
estilo de vida, entre los que se incluian la detoxificaciòn, como con los 
enemas de cafè, los enemas de aceite de ricino, la irrigaciòn alta del co- 
lon, las saunas de calor seco o el ayuno. E1 88 % de los pacientes habian 
incorporado el vegetarianismo como su programa de alimentaciòn coti- 
diano y el 65 % consumia ciertas cantidades de suplementos minerales 
a diario, siendo los màs frecuentes los de potasio y yodo. Los nutrientes 
adicionales que ingerxan incluxan la niacina, las enzimas digestivas, los 
bioflavonoides, el trèbol rojo y las vitaminas A, B p y C. 


33. Bashford, E. R, citado por Rae, M. V. (1935): «Spontaneous regression of 
a hypernephroma», American Journal ofCancer , 24: S39. 

34. Buckman, R.: What you really need to know about cancer: A comprehensive 
guide for patients and their families, The John Hopkins University Press, Balti- 
more, 1997, pp. 242, 243. 


35. Cole, W. H. (1966): «Opening address: Spontaneous regression of cancer 

and the importance of finding its cause», En la Conference on Spontaneous Re - 
gression ofCancer , Editado por T. C. Everson y W. H. Cole. W. B. Saunders & 
Co., Philadelphia, pp. 5-9. Ì 

36. Foster, FI. D. (1988): «Lifestyle changes and the “spontaneous” regression 
of cancer: an initial computer analysis», International Journal of Biosocial Re - 
search , 10(1): 17-33. 


1 


92 


93 


E1 doctor Foster escribiò que las regresiones «espontaneas» del càncer 
«tendian a producirse con màs frecuencia en los vegetarianos no fuma- 
dores que no usaban sal, harina o azucar refinados y que evitaban los ali- 
mentos en conserva, ahumados o congelados. Normalmente, estas per- 
sonas no solfan consumir bebidas alcohòlicas, tè, cafè y cacao, y en lugar 
de ellos bebfan zumos de frutas y/u hortalizas recièn exprimidas. Mu- 
chos tomaban suplementos de vitaminas y minerales junto con distintas 
hierbas. E1 intervalo de tiempo empleado por los pacientes consumiendo 
estas dietas especiales variaba entre un mes y quince ahos, siendo la me- 
dia de cuarenta y un meses». 37 

Como siempre debe haber una razòn para la remisiòn del càncer, con- 
firmaba el doctor Foster, estaba de acuerdo con el hallazgo original del 
doctor Max Gerson, que decia: «En realidad, no existe el proceso lla- 
mado regresiòn espontànea». Los datos respaldan su punto de vista de 
que se producen remisio nes espectaculares «relacionadas con cambios 
dietèticos importantes que, inevitablemente, deben haber dado como 
resultado alteraciones en la disponibilidad de macro y oligoelementos 
para el sistema inmunologico y los tumores». 

E1 doctor Foster afirmaba que el programa de la terapia Gerson con- 
taba con un gran seguimiento entre aquellos pacientes aquejados por el 
càncer que «superaron sus expectativas de supervivencia multiplicàndo- 
las por lo menos por diez». En este grupo habia personas que siguieron el 
protocolo Gerson y que se recuperaron de tumores cerebrales, linfosar- 
comas, carcinomas de cèlulas basales, sarcomas renales, melanomas que 
metastatizaban, càncer de mama, tumores en la mèdula espinal, càncer 
de testfculo metatastizado y càncer hipofisario. Los pacientes que sana- 
ron siguiendo el programa Gerson estaban representados en pràctica- 
mente todas las categorfas de la investigacion del doctor Foster. 38 

E1 National Cancer Institute (NCI) de EE.UU. y el Canadian Can- 
cer Institute (CCI) estàn promoviendo unas dietas que creen que redu- 
ciràn la incidencia del càncer. Lo que es interesante es que muchos de 
los 200 pacientes que experimentaron una regresiòn del càncer en la in- 
vestigaciòn del doctor Foster estaban siguiendo unas dietas exactamente 
como la defendida por el doctor Max Gerson (doctor en medicina). Se 


37. Ibidem . 

38 .Ibidem, 

94 


trataha de formas extremas de las que ahora defiende la medicina orto- 
doxa, representada por el NCI y el CCI. 39,40 

Crear «regresiones/remisiones espontàneas» 

Los pacientes investigados que experimentaron regresiones espontàneas 
se sometieron a mètodos alternativos de curacion (considerados no con- 
vencionales segiin los estàndares de la oncologfa moderna). 

De los pacientes registrados, 175 (un 87,5 %) habian llevado a cabo 
modi ficaciones importantes en su dieta. La tabla 5-1 enumera los ali- 
mentos normalmente evitados. Como puede verse, estas personas, que 
ahora estàn sanas, siguieron fielmente las recomendaciones dietèticas de 
la terapia Gerson (; vèanse los caprtulos 7, 8 y 10). Eliminaron de su dieta 
las bebidas alcohòlicas y los alimentos grasos, aceitosos, làcteos, en con- 
serva, congelados, ahumados, dulces, salados, especiados y encurtidos. 
El 80 % de las personas que sanaron por si solos tras estar afectadas por 
distintos tipos de càncer evitaron el consumo de estos alimentos. Ade- 
màs, el tabaco, la carne y el azucar ya no fueron ingerìdos por el 79,5 % 
de los pacientes que experimentaron remisiones «espontàneas» del càn- 
cer. Como se Ìndica, màs de 50 % de los pacientes tambièn evitaron el 
consumo de especias, huevos, pescado, aceites y grasas, tè, cafè, cacao, 
chocolate, harina refinada, leche y firutos secos. 

Por el contrario, consumieron ciertos alimentos en grandes cantida- 
des los pacientes aquejados de càncer que parecieron experimentar una 
«regresiòn espontànea». Aparecen en la tabla 5-2. Los alimentos màs 
populares valorados por sus componentes anticancerigenos fueron las 
hortalizas frescas, a saber: las zanahorias, la remolacha, la calabaza, el 
brècol, los puerros, la coliflor, las cebollas, las legumbres y las coles de 
Bruselas. Estas hortalizas fueron los unicos alimentos ingeridos por màs 
del 80 % de los pacientes que experimentaron una remisiòn espontànea. 
Tambièn debe destacarse que el 57 % de estas personas afortunadas (o 
informadas) siguiò la recomendaciòn de la terapia Gerson consistente 
en consumir zumo de naranja, zanahoria y manzana recièn exprimidos/ 
licuados. E1 zumo de naranja recièn preparado desempehò, de hecho, 


39. Ross, WK. S. (1983): «At last, an anticancer diet», Readers’s Digest, 1222 
(733):; 49-53. 

40. Canadian cancer society (1985): «Facts on cancer and diet: Your food choi- 
ces may help you reduce your cancer risk». 

95 






un papel importante en la dieta del 53,5 % de todos los pacientes del 
estudio. E1 zumo de pomelo, uvas y tomate tambièn fue consumido por 
mas de la mitad de aquellos que experimentaron regresiones. Entre otros 
alimentos populares estaban los cereales, los brotes de alfalfa, los melo- 
nes cantalupo, los tomates, las lentejas, las uvas y los albaricoques. 

TABLA 5-1 


Porcentaje de la frecuencia con la que alimentos y bebidas concretos fueron evitados 
por 200 enfermos aquejados de càncer que experimentaron «regresiones espontà- 
neas». 

Tipo de alimento o bebida Porcentaje entre la muestra de padentes 


Todos ìos alimentos en conserva 80,0 

Todos ìos alimentos congelados 80^0 

Todos los alimentos ahumados 80,0 

Azucar refinado 79,5 

Carne 79,5 

Encurtidos 75,5 

Sal comùn (cloruro de sodio) 75,5 

Bebidas alcohòìicas 75,5 

Especias 75,0 

Huevos 70,0 

Pescado 67,0 

Grasas 65,5 

Harina refinada 65,5 

Tè 65^5 

Cafè 65,5 

Chocolate 63,5 

Aceites 62,0 

Leche 62^0 

Frutos secos 59^5 

Habas de soja 49,0 

Tomates 38,5 

Marisco 16,0 


Tomado con autorizaciòn de Foster, H. D. (1988). «Lifestyie changes and the 
“sponfaneous” regression of cancer: An initial computer analysis», International 
journal ofBiosocial Research. 1 C|( 1 ): 17-33. 


96 


TABLA 5-2 


Porcentaje de la frecuencia con la que alimentos y bebidas concretas fueron consumi- 
dos por 200 pacientes que experimentaron «regresiones espontàneas». 

Tipos de alimento o bebida Porcentaje entre la muestra de pacientes 


Brècol 84,5 

Puerros 84,5 

Coliflor 84,5 

Ceboìla 84,5 

Legumbres 84,5 

Zanahorias 84,5 

Coles de Bruselas 84,5 

Remoìacha 82,5 

Calabaza 82,5 

Manzanas 81,5 

Peras 81,5 

Albaricoques 77,0 

Cereales integraies 75,0 

Melòn cantalupo 73,5 

Uvas 73,0 

Tomates 72,5 

Lentejas 69,0 

Zumo de pomelo (recièn exprimido) 58,0 

Aìfalfa y otras semìllas germinadas 57,5 

Zumo de naranja (recièn exprimido) 57,0 

Zumo de manzana (recièn preparado) 57,0 

Zumo de uva (recièn preparado) 55,0 

Zumo de tomate (recièn preparado) * 44,0 

Zumo de zanahoria (recièn preparado) 53,5 

Zumo de verduras (recièn preparado) 51,5 

Higado 46,5 

Pasas 46,5 

Almendras 32,0 

Pina 26,0 

Requesòn 24,5 

Suero de leche (batido, pero no cultivado) 24,5 

Huevos 24,5 

Tallos del trigo joven 22,0 

Yogur 21,0 

Aceite de oliva 20,5 

Semiìlas de girasoi 19,5 

Tallos de ia cebada joven 18,5 

Aguacates 18,5 


97 



Tipos de aiimento o bebida 


Porcentaje entre ia muestra de pacientes 


Ajo 14,0 

Aceite de iinaza 7,5 

Miso 4,5 

Tamari 2,0 


Tomado con autorizaciòn de Foster, H. D. (1988). «LifestyIe changes and the 
“spontaneous” regression of cancer: An initial computer anaiysis», Intematfonaì 
journa! ofBiosociaJ Research . 10 (D: 17-33. 


Sobrevivir cuarenta anos 
bespuès de la terapia Gerson 

Disponemos de no pocas confirmaciones de que ias mejoras en la dieta 
junto con un estilo de vida detoxificante ayudan a eliminar el càncer y 
otras enfermedades que se manifiesten en forma de un deterioro celular 
totaL Estas confirmaciones incluyen las declaraciones de pacientes que 
siguen con vida cuarenta o màs anos despuès de seguir el programa cu- 
rativo defendido por Max Gerson. Lo que viene a continuaciòn es sìm- 
plemente un ejemplo del hecho de sobrevivir durante màs de cuarenta 
y dos anos despuès de llevar a cabo la terapia Gerson para luchar contra 
un càncer de huesos. 

Carla Shuford ( vèase la fotografia) en la actualidad està feliz y sana, 
màs de cuarenta y dos anos despuès de que le diagnosticaran un sarcoma 
osteogènico metastatizado cuando tenia quince ahos. 

EÌ sarcoma osteogènico , que es un càncer que afecta al tejido òseo, es 
el segundo tipo de tumor òseo maligno màs frecuente. Aunque lo màs 
normal es que se detecte en personas de entre diez y veinte ahos, un os- 
teosarcoma de este tipo puede aparecer a cualquier edad. Alrededor de la 
mitad de los tumores aparecen alrededor de la rodilla y en el interior del 
fèmur, aunque pueden originarse en cualquier hueso. Tienden a exten- 
derse, a modo de tumor secundario, hacia los pulmones. Generalmente, 
el sarcoma osteogènico provoca un dolor intenso y la infiamaciòn en los 
lugares en los que està sito el tumor, 41 


Carla Shuford padeciò esta enfermedad, pero se salvò con el poderoso 
programa nutricional y de detoxificaciòn defendido por el doctor Ger- 
son. Para ayudar a salvar la vida de otros pacientes infantiles aquejados 
por ei càncer, narrò la historia de su caso para su publicaciòn en el ejem- 
piar bimensual de julio/agosto de 1998 del boletin informativo Gerson 
Healing Newsletterf 2 



Carla Shuford 


Aqui tenemos la historia de Carla Shuford: 

Este aho, el 4 de septiembre de 1998, celebrarè mi cuarenta aniversario: 
jun aniversario lleno de vida! Me diagnosticaron un càncer, y ese dxa, 
ha.ce cuarenta anos, me amputaron la pierna izquierda a la altura de 
Ìa cadera, Habfa pasado siete meses de dolor antes de que detectaran 
eÌ tumor, por io que cuando se confirmò ei diagnòstico del sarcoma 
osteogènico en un informe de una biopsia redactado por el doctor John 
Preston (el mèdico que habia Ìlevado a cabo la biopsia), el pronòstico no 
fue bueno, E1 càncer se habia extendido hasta mi sistema linfàtico y me 
dieron seis meses de vida. 

En esa època [principios de septiembre de 1958], la radioterapia y la ci- 
rugia eran los mètodos convencionales de tratamiento. La radioterapia no 
se podia japiicar debido a la ubicaciòn del tumor y, a causa de la desespe- 


41. The Merck Manual of Medical Information: Home Edition (1997), Merck 42.Shuford, C. (1998): «Carla s story», Gerson Healing Newsletter. 13 (4): 5-6, 

Research Laboratories, Whitehouse Station, Nueva Jersey, p. 223. julio/agosto. 


98 


99 


raciòn, los mèdicos decidieron llevar a cabo una intervenciòn quirurgica 
radical que me aportaria ia escasa posibilidad de poder retrasar mi muerte 
entre treinta y sesenta dias. 

No obstante, ese mismo dfa y, de hecho, mientras se estaba llevando a 
cabo la operaciòn, estaba sucediendo algo aparentemente menos dramà- 
tico pero mucho màs vital. Mi madre estaba hablando con ei doctor Max 
Gerson [en persona] en su consuita de la ciudad de Nueva York dispo- 
nièndoÌo todo para que iniciara su terapia de inmediato tras mi alta en eÌ 
hospital. 

Los siguientes cinco anos iban a ser de trabajo durante las 24 horas dei 
dia mientras mis progenitores dedicaban su vida a salvar la mia al estilo 
Gerson. Eramos unos humildes ganaderos de ias montanas del oeste de 
CaroÌina deÌ Norte cuyo medio de vida dependia del ordeno manual de 
nuestro rebano de treinta vacas de raza Jersey y dei suministro de la leche 
fresca a nuestros ciientes cada manana. 

Aunque habria resuitado preferibÌe estar ingresada en la clinica de 
Nueva York del doctor Gerson, las circunstancias hicieron que eso resul- 
tara imposible. Debido a las extremadas exigencias de tiempo, energia y la 
dificuitad de adquirir alimentos libres de toxinas, junto con la minuciosi- 
dad y la exactitud que requeria ei programa, el doctor Gerson se mostraba 
reticente a que los pacientes siguieran el tratamiento en su hogar, espe- 
cialmente en las fases iniciales. No obstante, quedò impresionado por Ìa 
inteligencia de mi madre y su incansable atenciòn a los detalles. En pago 
a su confianza, ella le prometiò que seguiria el règimen prescrito al pie de 
la letra. 

Asi empezaron cinco anos de cumplimiento inflexible de la terapia 
Gerson por parte de mi madre, mi padre y yo misma. En aquelia època, 
el extractor de zumos Gerson era un aparato muy pesado (parecido a un 
gato para el coche), con una prensa aparte y unos panos de iino para pre- 
sionar el alimento triturado y prevenir cualquier posibilidad de oxidaciòn. 
Agradecimos tener unos brazos fuertes gracias a tantos anos ordenando 
las vacas, ya que utilizar este aparato requeria la misma fuerza. Como el 
zumo debia ser recièn exprimido y prensado en cada comida, mi madre 
apenas habfa acabado de limpiar la màquina y ios panos cuando ya tenia 
que usar el aparato de nuevo. 

En esa època, ademàs, el «zumo» de higado consistia en el liquido 
resukante de triturar y prensar un higado de ternera que no se hubiera 
congelado. Nuestra fuente de higado màs cercana estaba en Ashville, a 

100 

\ 


unos cuarenta kiìòmetros. E1 trabajo de mi padre consistia en ir hasta el 
autobus a ias 15.00 h en la estaciòn local para traer nuestro pedido de 
higado fresco. 

Aunque mi padre se habia pasado al cultivo ecoiògico a principios de 
ia dècada de 1950, ninguno de los demàs agricultores locales mostraba 
ningùn interès por este objetivo. No obstante, como las cantidades de 
lechugas y zanahorias necesarias para obtener los zumos diarios, ademàs 
de las distintas raices y hortalizas para preparar la sopa recetada eran 
enormes [para mi], mi padre necesitò la ayuda de nuestros vecinos. Varios 
agricultores estuvieron de acuerdo en dedicar parcelas de sus tierras al 
cultivo sin pesticidas. En esas zonas cultivaban las «zanahorias de Carla», 
las «lechugas de Carla» y «lo que fuera de Carla». 

E1 resto es historia. E1 doctor Gerrson falleciò en la primavera de 1959, 
menos de seis meses despuès de que mi madre lo visitara. Los mèdicos 
acabaron cansàndose de pedir radiografias toràcicas mensuales, ya que 
salian constantemente «limpias». La Sloan-Kettering [Cancer Clinic] me 
enviò una encuesta anual para preguntarme si segufa viva, y cada ano, 
para su sorpresa, yo se la devolvxa cumplimentada, En 1988 me di cuenta 
de que habfa sobrevivido a su estudio de treinta anos. 

Mi padre falleciò en 1965. Mi madre muriò ei 18 de enero de este ano 
(1998), justo tres dias antes de su nonagèsimo cumpleanos. Ahora ya soy, 
oficialmente, jubilada y cumpli cincuenta y cinco anos en abril. 

Sòlo consumo alimentos ecoÌògicos y no procesados, haciendo hincapiè 
en las frutas, las hortaiizas y los cereales Ìntegrales, Nado unos 1,6 kilò- 
metros cada dfa y gozo de buena salud, aparte del desgaste propio de una 
persona que ha vivido cuarenta anos usando muletas. 

Conservo un «Archivo Gerson» actualizado en un cajòn de mi es- 
critorio, de modo que sè lo que hacer si alguna vez vuelvo a necesitar la 
ayuda del doctor Max. Y quizàs, y màs Ìmportante, espero con ilusiòn 
la celebraciòn de mi cuadragèsimo «cumpleanos» el 4 de septiembre de 
1998, mientras vuelvo a dar las gracias a mi madre, a mi padre y al doctor 
Max Gerson por MI VIDA. 

Carla Shuford 


101 



Segunda parte 


LATERAPIA GERSON 



6 


Curar el melanoma con ìa terapia Gerson 


Cuando el melanoma (un cancer de piel amenazador de la vida) se ex- 
tiende (o metastatiza) por todo el organismo, se clasifica como un cancer 
en fase IV. Esta situaciòn es grave, pone la vida en peligro de forma 
incuestionable y no tiene un pronòstico optimista entre los oncòlogos 
convencionales . 

Un meldnoma (literalmente «tumor negro») es un lunar maligno, el 
mas peligroso de todos los cànceres de piel y es uno de los cànceres 
màs malignos. Puede extenderse hasta pràcticamente cualquier òrgano 
y tejido y dar lugar a la muerte en el transcurso de un ano despuès de 
extenderse (metastatizar) hacia lugares distantes. Aunque es raro que un 
tumor padecido por una gestante se extienda a su feto (vease el caso de 
Lana Matusek, hacia el final de este capkulo), los melanomas lideran la 
lista de aquellos tumores que se metastatizan de esta forma. 

E1 melanoma es màs frecuente en las personas de entre cuarenta y 
sesenta anos. Aunque todavxa no se encuentra entre los cànceres màs co- 
munes, su incidencia està aumentando màs ràpidamente en todo el mun- 
do que cualquier otro tipo de tumor maligno. Unicamente en EE.UU. se 
dieron màs de 40.300 casos en 1997, y se registraron cifras todavia màs 
elevadas en 1998 y lo mismo ocurre en otros paises. 

Sòlo hay un tipo de cèlula culpable de todos los melanomas (la ma- 
lèvola cèlula productora de pigmentos llamada melanocito ), pero existen 
algunas variantes que se distinguen por su forma, como aquellas con 
forma cubica o de huso. E1 comportamiento de cada una de ellas es 
generalmente similar en el caso de los melanomas cutàneos, aunque en. 




105 



el de los melanomas oculares su forma determina el comportamlento en 
un grado importante. 43 

Daei Mintz y su meianona en fase IV 

Dael Mintz, de cincuenta y cinco anos de edad y residente en Calabasas 
(California), que acudio en junio de 1993 a un hospital cuya pràctica se 
basaba en los remedios naturales que aplicaba la terapia Gerson y sito en 
Tijuana (Mèxico), se encontraba con su vida pendiendo de un hilo debi- 
do a un melanona en fase IV, y desafiò a todas las probabilidades mèdi- 
cas convencionales. «Francamente, el personal del centro de tratamiento 
que segufa la terapia Gerson en Tijuana penso que su pronòstico era bas» 
tante malo», admite Alicia Melèndez (doctora en medicina) ? facultativa 
especializada en el tratamiento holistico de los cànceres y formada para 
la aplicaciòn de la Terapia Gerson. 

«Padecia un caso grave de melanoma metastatizado, con masas tumo- 
rales en los pulmones y el higado y lesiones que englobaban y compri- 
mian las vertebras de la parte central de su espalda y su cuello, E1 tumor 
de mayor tamano de Dael media 11,5 centfmetros de lado a lado; habia 
una masa de tumores justo por debajo de su piel en el pecho y tambièn 
tenia un tumor en la nariz», relata la doctora Melèndez. «La cirugfa, se~ 
guida de un injerto de piel, no habia podido eliminar el tumor de la na- 
riz, que pronto crecio hasta tener el tamano de una uva. Se encontraron 
un total de veinte tumores por todo su cuerpo (en la cadera, la columna 
vertebral, el higado, los pulmones, los huesos y los rinones) y la clavfcula 
estaba visiblemente distendida con signos ciaros del càncer.» 

Los oncòlogos convencionales de California se habfan rendido con 
el caso de Mlntz. De hecho, habfan predicho que le quedaban menos 
de seis meses de vida. Cuando el melanoma està tan avanzado, no hay 
pràcticamente nada que la medicina orientada hacia los fàrmacos (alo- 
pàtica) pueda hacer. E1 melanoma en fase IV es resistente al tratamiento 
con radioterapia, a la inmunoterapia y a la quimioterapia. Ninguno de 
estos tratamientos comprobados ha demostrado aportar unos resultados 
favorables a largo plazo. Todos los oncòlogos le diràn que el càncer de 


43.Mitchell, M. S.: «Melanoma», en Everyone r guide to cancer thempy^ 3. a ed. 
Revisada, por M. Dollinger; E. H. Rosenbaum y G. Cable. Andrews McMeeì 
Publishing, Kansas City, Missouri, 1997, pp. 568, 569. 


piel en fase IV se encuentra entre los tumores malignos màs dificiles de 
curar; pero èse no fue el caso de Dael Mintz. 

A lo largo de las siguientes tres semanas en la instalacion dedicada a 
administrar la terapia Gerson y luego durante dieciocho meses en su ho- 
gar, Mintz siguio el programa Gerson estàndar consistente en consumir 
una dieta especial, ingiriendo zumos de hortalizas recièn exprimidas/ 
prensadas, tomando suplementos nutricionales, recibiendo inyecciones 
terapèuticas, pasando por el proceso de detoxificaciòn y administràndo- 
se enemas de cafè. Ademàs, se le aplicò ozono por via tòpica para tratar 
sus lesiones de la nariz y se le administraba dos veces diarias por via rec- 
tal para la detoxificaciòn general de su organismo. A1 final de este perio- 
do de tres semanas, ia paciente seguia mostrando algunas lesiones en el 
interior y en la superficie de su cuerpo, pero sentia que tenia mucha màs 
energia. En general, los doctores y el personal que aplicaban la terapia 
Gerson la examinaron y determinaron que se encontraba en el camino 
hacia su recuperaciòn. A continuaciòn volviò a su casa para tratarse por 
si misma. 44 

Remisiòn, regresiòn y eliminaciòn del melanoma en fase IV 

La doctora Melèndez reconoce que la gravedad del caso de su paciente 
le provocaba, al principio, gran preocupaciòn: «Su salud en el momento 
de su admisiòn en nuestra clmica era como la de un tren que estuviera 
descendiendo sin frenos por una montana y conducido por un maquinis- 
ta al que le hubiera dado un ataque al corazòn. E1 melanoma estaba asi 
de descontrolado. Necesitàbamos detener el tren y volver a situarlo en la 
cima de la montana», explica la especialista en càncer que administraba 
la terapia Gerson. 

En el transcurso de los seis meses tras su participaciòn en el programa 
Gerson, la clavicula de Mintz volviò a tener un aspecto normal. Tras 
otros seis meses, los escàner es mediante tomografia axial computerizada 
(TAC) a los que se sometiò a modo de mètodo diagnòstico indicaron que 
habia una reducciòn significativa del tamano de sus tumores hepàticos. 
Los escàneres tambièn mostraban que la mayoria de las metàstasis en 


44. Gerson, C. (1997): «Successfully reversing stage IV melanoma: the story 
of Dael Mintz», Healing stories of the Gerson Therapy, tomado del Alternative 
Medicine Digest , ejemplar num. 18, mayo/junio. 


106 


107 



otros òrganos habian desaparecido. E1 sigulente escàner mediante TAC 
de esta mujer, seis meses despuès (un ano y medio despuès del inicio de 
su autotratamiento siguiendo la terapia Gerson), mostro una reducciòn 
continuada en su tumor hepàtico y que sòlo segufan presentes dos (de un 
total de los cinco iniciales) tumores pulmonares. 

Un aho despuès, en junio de 1996, sòlo habia dos nodulos calcifica- 
dos en su pulmon izquierdo y una unica calcificacion de 1 milimetro en 
el lòbulo derecho de su higado. Se encontraba en plena remisiòn, cerca- 
na a la regresiòn total, y se aproximaba a la fase final de la eliminaciòn 
completa de su melanoma en fase IV. Este suceso, que es algo que no 
es infrecuente para los pacientes sometidos a la terapia Gerson, fue con- 
firmado repetidas veces de dos formas: por Dael Mintz al consultar con 
el oncòlogo de su localidad y mediante las visitas de seguimienco en el 
centro de tratamiento Gerson de Tijuana. 

«Entre junio de 1993 y junio de 1996, el tumor de su nariz se aplanò, 
desarrollò una zona còncava en el centro y su coloraciòn se aclarò -infor- 
mò el mèdico mexicano de la paciente durante la etapa posteriot-. Dael 
se siente muy sana, a pesar de la lesiòn persistente en su nariz. Esta ùlti- 
ma lesiòn tambièn ha reducido dràsticamente su tamaho con respecto al 
volumen original y cree que està curàndose gradualmente.» 

Despuès de que la paciente hubiera seguido el programa Gerson du~ 
rante dos ahos, la doctora Alicia Melèndez pudo por fin pronunciar el 
«casi completamente “limpia” de cualquier tipo de càncer». Teniendo en 
cuenta que la esperanza de vida media para alguien con un melanoma 
en fase IV es de menos de un aho en casi todos los casos, que el pacien- 
te todavia siga vivo despuès de transcurridos siete ahos es realmente 
impresionante (; vèase la fotograffa en la que aparece Dael Minrz en la 
actualidad). 

Ya en su hogar en Calabasas (California), cuando Mintz informò de 
su recuperaciòn a su oncòlogo alopàtico, èste quedò «sorprendido y ma- 
ravillado — dijo ella-. Era completamente incapaz de comprendej: què es 
1° que habia provocado ese giro en mi melanoma, que presumiblemente 
era mortal. Afortunadamente, mi oncòlogo tuvo el suficiente sentido 
comun como para animarme a seguir fiel a la terapia Gerson». Asiste 
a su consulta periòdicamente para confirmar que el melanoma no ha 
recidivado. 

Hemos descrko el caso de este mortal melanoma en fase IV porque el 
càncer cutàneo de Dael Mintz, con sus mùltiples metàstasis, es incluso 


peor que la mayoria del resto de los melanomas estudiados como parte 
de una amplia investigaciòn retrospectiva. Comentamos la investigaciòn 
a continuaciòn. Una investigaciòn retrospectiva o revisiòn consiste en el 
estudio del desempeno pasado de cierta terapia. Esta investigaciòn estu- 
diò a los pacientes afectados por un melanoma que sobrevivieron por lo 
menos cinco anos (esto se considera una «curaciòn» para los cientificos 
oncòlogos de la American Cancer Society). 

El estudio retrospectivo al que hace- 
mos referencia comparò a los pacientes 
que sufrfan un melanoma y que iniciaron 
la terapia Gerson bajo supervisiòn mèdica 
y que luego, al igual que Mintz, siguie- 
ron con la autoadministraciòn del trata- 
miento en su hogar. A nuestra paciente 
aquejada por un melanoma, de la que ya 
hemos hablado, y otros 152 participantes 
en el estudio que siguieron la terapia Ger- 
son con entusiasmo (153 en total) les fue 
extremadamente bien con respecto a sus 
porcentajes de supervivencia a los cinco 
ahos. De eilos, el 69 % de los pacientes 
sometidos a la terapia Gerson sobrevivieron màs de cinco ahos. Fueron 
comparados con aquellos otros pacientes que tenian un melanoma toma- 
dos de la bibliografia mèdica (16.229 en total) que se habian sometido 
a diferentes tratamientos. Se aprecia fàcilmente que los pacientes que no 
siguieron la terapia Gerson fueron menos afortunados y que fallecieron 
en mayor proporciòn antes de alcanzar la meta de los cinco ahos (solian 
fallecer en el transcurso del primer aho). 

La revisiòn retrospectiva sobre la supervivencia 
al melanoma transcurridos cinco anos 

E1 estudio sobre el melanoma fue dirigido por miembros del Gerson 
Institute y dei Programa para la Prevenciòn y el Control del Càncer de la 
Universidad de California, sitos ambos en San Diego. La revisiòn retros- 
pectiva describia a todos los pacientes, incluidos los que no respondfan 
a la terapia, y englobaba sus melanomas en aquellos que estaban en la 
fase I y la II (localizados), las fases IIIA y IIIB (con metàstasis regio- 



Dael Mintz 


nales) 3 la fase IVA (metàstasis lejanas en el sistema linfàtico, la piel y el 
tejido subcutàneo) y la fase I VB (metàstasis viscerales). En septiembre de 
1995 se publicò un articulo en una revista clmica revisada por colegas, 
titulado: «Five-year survival rates of melanoma patients treated by diet 
therapy after the manner of Gerson: A retrospective review» (porcentajes 
de supervivencia a los cinco ahos de pacientes afectados por un melano- 
ma y tratados con una terapia dietètica al estilo de Gerson: una revisiòn 
retrospecti va) . 45 

Los autores del artfculo, G. L. Hildenbrand, L. Christeene Hilden- 
brand, Karen Bradford y Shirley W. Cavin, resumieron los resultados cli- 
nicos de los pacientes con melanomas tratados con la terapia contra el 
càncer basada en la nutriciòn en comparaciòn con los porcentajes de los 
resultados reportados en la bibliografia mèdica. A lo largo de un perfodo 
de cinco ahos (desde 1975 hasta julio de 1990), 153 pacientes adultos de 
raza blanca tratados con la terapia contra el càncer basada en la nutriciòn 
desarrollada por el mèdico Max Gerson (que, en sus origenes, llevò a cabo 
sus investigaciones en la Universidad de Mùnich en la dècada de 1930) 
fueron evaluados retrospectivamente. Aunque el doctor Gerson publicò 
los resultados de su programa dietètico en Europa, èste publicitò sus ha- 
llazgos de forma màs amplia despuès de 1936, cuando emigrò a EE.UU. 46 

Los pacientes aquejados por un melanoma que se sometieron a la 
terapia Gerson y que fueron objeto del estudio tenian una edad que osci- 
laba entre los veinticinco y los setenta y dos ahos. Los participantes en el 
programa Gerson fueron tratados con una dieta lactovegetariana y pobre 
en sodio, grasas y protemas. Recibieron cantidades elevadas de potasio, 
liquidos y nutrientes en forma de vasos de unos 250 ml de zumos de hor- 
talizas crudas y/o de frutas administrados cada hora. Su metabolismo se 
potenciò mediante la administraciòn de extracto de tiroides. La ingesta 
calòrica se limitò a 2.600-3.200 calorias diarias. Se aportaron, segun 
fueran necesarios, enemas de cafè para la detoxificaciòn, el alivio del 
dolor y la mejora del apetito. 


45. Hildenbrand, G. L.; Hildenbrand, L. C.; Bradford, K,; Cavin, S. W. 
(1995): «Five year survival rates of melanoma patients t|eated by diet thera- 
py after the manner of Gerson: A retrospective review», Àlternative Therapies. 
1(4): 29-37, septiembre. 

46. Gerson, M. (1945): «Dietary considerations in malignant neoplastic disea- 
se; preliminary report», Rev . GastroenteroL 12: 419-425. 


Un reducido nùmero de pacientes afectados por un melanoma habia 
sido tratado por mèdicos privados, pero casi todos ellos habian sido hos- 
pitalizados en algùn centro que aportaba ia terapia Gerson en la regiòn 
de Tijuana (Mèxico). (Se examinaron los historiaÌes de los pacientes de 
cuatro hospitales de Tijuana.) 

Esta revisiòn retrospectiva revelò que el cien por cien de Ìos 14 pacien- 
tes sometidos a la terapia Gerson (PTGs) con un melanoma en fase i y ii 
sobrevivieron cinco ahos, en comparaciòn con sòio el 79 % que sobrevi- 
vieron ese tiempo entre los 15.798 pacientes con un melanoma en fase I y 
II reportados por el oncòlogo C. M. Balch (doctor en medicina). 47 

De 17 PTGs con un meianona en fase IIIA (metàstasis regionales), el 
82 % permanecia vivo a los cinco ahos, frente a un mero 39 % de ios 103 
pacientes afectados por un melanoma en fase IIIA que se sometieron a 
la terapia suministrada por el centro sanitario alemàn Fachklinik Horn- 
heide. 48 

De los 33 PTGs con un melanoma en fase III A màs IIIB, el 71 % 
sobreviviò cinco ahos, en comparaciòn con el 41 % de los 134 pacientes 
que padecfan un melanoma en fase IIIA màs IIIB de la Fachklinik Hor- 
nheide. 49 

De los 18 PTGs afectados por un melanoma en fase IVA, el 39 % 
seguia vivo a los cinco ahos, en comparaciòn con un simpie 6 % de los 
enfermos con un melanoma en fase IVA del Eastern Coperative Oncolo- 
gy Group. 50 

De los 71 PTGs no registrados estadisticamente, tras las exclusiones, 
los 153 supervivientes totales a los cinco anos mostraron guardar una re- 
laciòn muy estrecha con la fase de su afecciòn. A algunos pacientes no se 
les pudo incluir en el seguimiento porque fallecieron por causas distintas 
del melanoma o porque perdieron el contacto con los investigadores y no 
se les pudo localizar. 


47. Balch, C. M, (1992): «Cutaneous melanoma: prognosis and treatment re- 
suks worldwide», Semin . Surg. OncoL 8: 400-414. 

48. Drepper, H.; Beiss, B.; Hofherr, B.; et al. (1993): «The prognosìs of pa- 
tients with stage III melanoma: prospective long-term study of 286 patients of 
the Fachklinik Hornheide», Cancer . 71: 1239-1246. 

49. Ibidem . 

50. Ryan, L.; Kramar, A.; Borden, E. (1993): «PrognostÌc factors in metasta- 
tic meIanoma», Cancer. 71: 2995-3005- 



La American Cancer Society ha reportado un porcentaje de super- 
vivencia a los cinco anos del 39 % para el melanoma en fase III. 51 Aun 
asf, el porcentaje de supervivencia evaluable en el caso de los pacientes 
con un melanoma en fase III tratados con la terapia dietètica del doctor 
Gerson es del 71 %. 

Los porcentajes de supervivencia de hombres y mujeres fue idèntica 
para los melanonas en fase I, II, IIIA y IIIB, pero las mujeres con un me- 
lanoma en fase IVA (como Dael Mintz) tenfan una supervivencla mayor 
que la de los hombres. No se valorò el porcentaje de supervivencia en el 
caso del melanoma en fase IVB. 

Se han designado distintos aspectos del programa de la terapia Ger- 
son como las razones teòricas para el èxito del paciente contra la enfer- 
medad, aunque no se ha identificado un mecanismo claramente defini- 
do. Como se comprendera en los siguientes capitulos, los componentes 
del programa de la terapia Gerson estan dedicados a un mejor proceso de 
oxidaciòn en las estructuras celulares del paciente enfermo. Bajo este 
proceso, para tratar el càncer y otras enfermedades degenerativas de 
forma màs adecuada, la funciòn de oxidacion debe incrementarse con- 
siderablemente. 52 

E1 publico general no suele ser consciente de que las enfermedades 
crònicas reemplazaron a las enfermedades infecciosas como principal 
preocupaciòn de la salud pùblica en la dècada de 1920, bastante an- 
tes de que aparecieran los antibiòticos. Hay un patròn global de mala 
salud crònica relacionado, en especial, con unos factores nutricionales 
mal aplicados. La terapia Gerson corrige de forma eficaz esos factores 
ambientales humanos internos que se han alterado. 53 

La primera Encuesta Nacional de Salud llevada a cabo en 1935 in- 
formò de que el 22 % de los estadounidenses vivia con una enfermedad 
crònica. 54 En 1987, casi el 30 % de la poblaciòn (màs de 90 millones de 


51. Op. cit, , Balch, C. M. 

52. Ericson. R.: Cancer treatment: why so many failures?, GE-PS Cancer Me- 

morial, Park Ridge, Illinois, 1979, p. 100. j 

53. Sydenstricker, E.: «The vitality of the American people», en Recent trends 
in the United States, MacGraw-Hill, Co., Nueva York, 1993, capitulo 2. 

54. Philband, C. T.: National health survey: Preliminary results , National Insti- 
tutes of Health and the U.S. Public Health Service, Washington, D.C., 1937 


estadounidenses) padecian una o màs afecciones crònicas. 55 Basàndose 
en las tendencias durante las dècadas anteriores y las siguientes, es de 
esperar que alrededor del 50 % de la poblaciòn estadounidense (quizàs 
150 millones de personas) se encuentre entre los afectados por un enfer- 
medad crònica. Estas consideraciones son pertinentes en el caso de la 
terapia Gerson. Se trata de un importante mètodo para la eliminaciòn 
permanente de las enfermedades degenerativas crònicas de todo tipo, 
pero especialmente en el caso de los cien o màs tipos de cànceres. 

Fijese en que el estado de las finanzas del sistema Medicare (organis- 
mo y programa estatal estadounidense de asistencia sanitaria a personas 
mayores de 65 anos similar a la Seguridad Social) necesita desesperada- 
mente la terapia Gerson, ya que en el programa Medicare màs del 10 % 
de los beneficiarios consume alrededor del 72 % de los recursos mèdicos. 
Ese elevado porcentaje de enfermos crònicos consumiò cantidades in- 
gentes del dinero de los contribuyentes en los pasados arios y se espera 
que la situaciòn empeore a cada ano que transcurra. 56 

Juiie Hepner se cura de su melanoma 
gracias a la terapia Gerson 

La buena salud de Julie Hepner terminò en 
1998, cuando sòlo tenia veintiun anos. Un 
dermatòlogo le extirpò un lunar del hombro 
derecho, y la biopsia que llevò a cabo deter- 
minò que tenia un melanoma. Durante los si- 
guientes cuatro anos, Julie se sometiò a siete 
intervenciones quirùrgicas para extirpar un tu- 
mor de su cuello, otro de su cerebro, un quiste 
ovàrico, tejido de una de sus amigdalas y unos 
50 centimetros de su colon. En cada ocasiòn, 
las biopsias detectaron que se trataba de mela- 
nomas. 


55. Hoffman, C.; Rice, D.; Sung, H. Y. (1996): «Persons with chronic condi- 
tions. Their prevalence and costs», Journal ofthe Arnerican Medical Associatìon. 
276: 1473-1479. 

56. Health care financing administration (1995): «Medicare: A profile», Health 
care Financing Administration, Wavshington D.C., febre.ro, tabla PS-11. 



Julie Hepner 


Tras someterse a la intervenciòn quirurgica para la reseccion parcial 
del colon, Julie iniciò la terapia Gerson con la ayuda de su madre y 
con consultas regulares con mèdicos del metabolismo que empleaban 
la terapia Gerson y que tenian su consulta cerca de su hogar. A pesar de 
un pequeno inconveniente en 1993, cuando se mudò a una casa recièn 
pintada y enmoquetada, y experimento alergias ambientales, Julie se ha 
sentido «muy bièn». Esta paciente previamente afectada por un melano- 
ma no ha sufrido recidivas posteriores del mismo y, hasta la fecha, sigue 
un programa de la terapia Gerson menos intensivo. ( Vèase la fotografia 
en la pagina anterior, que retrata a la Julie actual, once anos despuès de 
que le diagnosticaran un melanoma.) 

Caroi Askhew se recupera de un melanoma, 
una artritis y una hepatitis C crònica 

Carol Askhew recurriò a la terapia Gerson para solucionar tres enfer- 
medades distintas, empezando con la artritis, que habia hecho que 
a su padre y a su hermana les hubieran tenido que poner multiples 
implantes de cadera. Aunque estaba afectada por la artritis y se curò 
mediante la aplicaciòn de la terapia Gerson, el melanoma era el pro- 
blema de salud màs grave de esta mujer. Ei meÌanoma fue lo que hizo 
que Carol adoptara la dieta Gerson y el programa de detoxificaciòn 
metabòlica. 

Le detectaron su càncer despuès de que a 
su padre le diagnosticaran un melanoma. Ca- 
rol se asusto y le hicieron una biopsia de una 
lesiòn que le habfan sometido a crioterapia 
varias veces. Cuando los resultados Ìndicaron 
que se trataba de un melanoma, Carol As- 
khew Ìngresò en un hospital que administra- 
ba la terapia Gerson en el que permaneciò dos 
semanas. Conociò su programa, y tambièn lo 
siguiò en casa. Su artritis y su melanoma de- Carol Askhew 

saparecieron y no han vuelto a hacer acto de 
presencia. 

Màs tarde, en diciembre de 1995, una biopsia hepàtica necesaria debi- 
do a la infecciòn que estaba, por aquel entonces, invadiendo su organis- 
mo, indicò que esta paciente padecia una hepatitis C en fase III. Una vez 



màs, Carol Askhew volviò a seguir la terapia Gerson y la cumpliò obede- 
ciendo sus requisitos. Como consecuencia de ello, sus enzimas hepàticos 
volvieron a la normalidad, y asf perma necen en la actualidad. Su salud 
sigue mejorando. ( Vèase la fotografia en la pàgina anterior, que muestra 
a Carol Askhew en la actualidad.) 

Carol Askhew realiza la siguiente serie de afirmaciones referentes a la 
potenciaciòn de la buena salud: 

«No hay nada como perder la salud para animarle a hacer algo para 
conservarla.» 

«El càncer es un sfntoma. Trate la causa.» 

«La terapia Gerson me salvò la vida.» 

«Siguiendo la terapia Gerson sòlo siento que cada vez estoy mejor.» 

Kathleen Monaghan se cura de la forma 
màs mortifera del melanoma 

Tras la extirpaciòn de un lunar y de algunos ganglios linfàticos de su 
brazo derecho, a Kathleen Monaghan le diagnosticaron un melanoma 
maligno en fase IVB: la forma de càncer de piel màs mortifera que se 
concce. En el transcurso de un ano, el melanoma se habia metastati- 
zado hacia el hfgado y las glànduias adrenales, donde se habxa desa- 
rrollado un tumor adicional. Los mèdicos de la paciente comunicaron 
entonces a la familia Monaghan que a Kathleen sòlo le quedaban unos 
treinta dias de vida. 

Los cuatro autores de la encuesta anteriormente descrita referente a la 
supervivencia retrospectiva a lo largo de cinco anos no intentaron valorar 
el impacto de la terapia Gerson sobre la supervivencia en la fase IVB, ya 
que fueron incapaces de encontrar ni un grupo de tratamiento com- 
parahle en todo el mundo, a pesar de fijarse en cualquier sistema que 
informara de un tratamiento. En otras palabras: disponian de pacientes 
con un melanoma en fase IVB, todos ellos con la enfermedad gravemen- 
te avanzada, pero no existia nìngun grupo de esos pacientes en ningùn 
otro lugar del mundo que sobreviviera lo suficiente como para establecer 
estudios comparativos. 

A. pesar de las protestas de stf familia, Kathleen Monaghan ingresò 
en un centro que aplicaba la terapia Gerson, sito en Tijuana (Mèxico), en 
octubre de 1993. Allf se embarcò en el programa dietètico/de detoxifica- 
ciòn con energia e inmediatamente se sintiò rejuvenecida. 


114 


115 


U n melanoma cutàneo curado mediante 
el uso de la terapìa Gerson 

Un dia, Charlotte Gerson recibiò una llamada telefònica de una mujer 
que le explicò que, en 1982 , ella y su hija habian estado ingresadas en 
una clmica mexicana especializada en càncer que aplicaba la terapia Ger- 
son. La madre acudiò para proporcionar apoyo a su hija, Lana Matuseck, 
que tenfa veintisèis ahos en esa època. E1 organismo de su hija habia pa- 
gado el precio de una malnutriciòn prolongada durante el transcurso de 
su embarazo, un aho antes. Cuando cruzaron la frontera entre Mèxico 
7 EE.UU, en 1982 , se llevaron con ellas a un bebè de un aho. Durante 
su gestaciòn y despuès de ella, a Lana le habian diagnosticado un mela- 
noma ocular en el ojo izquierdo en el prestigioso Health Sciences Center, 
de Portland (Oregòn). 

Lana fne afortunada, ya que, debido a su embarazo, no habfa recibido 
un tratamiento con quimioterapia. No obstante, para cuando su bebè 
habia cumplido un aho, ya se habla sometido a siete intervenciones qui- 
rùrgicas, cada una de ellas para extirpar cierta cantidad del melanoma, 
que se estaba extendiendo alrededor de su globo ocular izquierdo. Aun 
asf, volvia a aparecer màs tejido con melanoma en su cuenca ocuiar, y 
cada operaciòn intentaba eliminar un poco màs del tejido maligno. E1 
èxko fue limitado y el càncer seguia reapareciendo. 

En el Gerson Institute es especialmente doloroso para el personal oir 
còmo una mujer joven como Lana, que està gestante o tiene un hijo 
pequeho, padece algùn tipo de càncer. Desgraciadamente, esto no es 
algo raro. En estas situaciones, existen los mismos problemas fisiològicos 
relacionados con todos los tumores malignos: deficiencias y toxicidad en 
el organismo. 

P°r el contrario, a un organismo sano no le resulta posible producir 
un càncer. Cuando todas las defensas, especialmente el sistema inmuno- 
lògico, funcionan bien, el organismo sano eliminarà de forma natural las 
cèlulas cancerosas en cualquier lugar en el que se desarrollen. Por tanto, 
antes de que un càncer se asiente y se torne evidente, las principales 
defensas inmunologicas de una persona se debilitan o desaparecen. En- 
tonces, el sistema inmunitario no logra funcionar, el sistema enzlmàtico 
resulta dahado, las enzimas pancreàticos dejan de destruir las protefnas 
extrahas (tumor tisular), ei sistema hormonal queda agotado y existen 
carencias de minerales. 


Lana y muchas otras mujeres jòvenes actuales tienen un cuerpo que 
apenas mantiene el equilibrio y la salud en condiciones normales. No 
obstante, al quedar gestantes, se requiere a su organismo que trabaje para 
el desarrollo de una nueva vida en el interior de su propio cuerpo. Esta 
necesidad hace que un organismo que ya va apurado quede agotado y 
que funcione bajo mmirnos. Tanto la futura madre como el feto deben 
pagar entonces el elevado precio de su mala nutriciòn crònica. 

Cuando la ingesta de alimento contiene los ingredientes necesarios 
(vitaminas, enzimas y minerales frescos y sin procesar en una forma asi- 
milable en lugar de en forma de preparados farmacològicos), el orga- 
nismo gestante obtiene los materiales adicionales necesarios para llevar 
a cabo su tarea, igual que lo ha hecho durante miles de ahos. Aun asi, 
solemos ver que nuestra dieta tipica tiene deficiencias graves en estos 
nutrientes vivos, por lo que somete al organismo de una mujer gestante 
a un desgaste superior en forma de un exceso de grasas, protemas y sal, 
junto con sustancias quimicas alimentarias como conservantes, coloran- 
tes, emulsionantes e ingredientes incluso peores. 

Aquf tenemos el acertijo: la naturaleza siempre se preocupa del man- 
tenimiento del feto (la nueva vida) y «construirà» un cuerpo perfecta- 
mente sano para el que serà el bebè a partir de las vitaminas, minerales 
y nutrientes disponibles. Si no son suministradas a la mujer en forma 
de una nutriciòn adecuada, la naturaleza tomarà estas sustancias nece- 
sarias para el feto de los sistemas corporales ya de por si agotados de la 
madre. En ese momento, los minerales, las enzimas y los nutrientes del 
organismo de la mujer gestante quedan gravemente consumidos. Con 
las defensas del sistema inmunitario pràcticamente ausentes, la futura 
madre manifiesta la enfermedad en la parte màs dèbil de su fisiologfa. 
Si el agotamiento de las reservas y la toxicidad son lo suficientemente 
graves, es probable que el resultado sea un tumor maligno. En otros 
casos, puede que la enfermedad «sòlo» dè como resultado una toxemia 
gestacional, problemas renales, trastornos genitourinarios o algùn otro 
tipo de problema interno. 

En un principio, los tres mèdicos de Lana (un internista, un oftal- 
mòlogo y un oncòlogo) coincidieron al afirmar a sus padres y su esposo 
que no viviria màs de cinco meses. Pero aunque parezca imposible, Lana 
superò esa aciaga predicciòn. No obstante, el trio de doctores mantuvo, 
ante la madre de la paciente, que su situaciòn era «desesperada y que no 
habfa nada que pudieran hacer para ayudar a evitar que el melanoma 


acabara con su vida». Tambièn anadieron que el tipo de tratamiento 
defendido en el programa Gerson era «una completa pèrdida de tiempo, 
dinero y penurias para la familia». 

La madre de Lana contò, ademàs, a Charlotte Gerson que cuando su 
hija se sometiò a su primera observaciòn por parte de mèdicos que apli- 
caban la terapia Gerson en la clinica mexicana especializada en el càncer, 
el ojo que tenia afectado carecia de capacidad visual por compÌeto. Sòlo 
podia ver el mundo con su ojo derecho. Pero entonces, su hija siguiò la 
terapia Gerson al pie de la letra. Era su unica esperanza de recuperaciòn. 
Hoy, muchos anos despuès, està completamente sana y ha permanecido 
asi durante bastantes anos. Lana Matuseck ha dado a luz, desde aquel 
entonces, a tres hijos màs, sanos y fuertes: otro niho y dos ninas, Toda la 
familia Matuseck sigue un estilo de vida que obedece los principios del 
doctor Max Gerson. 

A los cuarenta y un ahos de vida, esta antigua paciente aquejada por 
un melanoma no necesita gafas y tiene una visiòn perfecta en ambos ojos. 
Su ojo izquierdo, anteriormente afectado, se ha recuperado y tiene una 
visiòn òptima sencillamente porque rehusò aceptar el desalentador diag- 
nòstico de sus tres mèdicos alopàticos dedicados a la pràctica convencio- 
nal, y en lugar de ello ha estado siguiendo la terapia Gerson durante estos 
ultimos ahos. 


7 

EL ÈXITO CON OTRAS ENFERMEDADES 


En este capitulo analizaremos el programa de alimentaciòn nutritiva del 
doctor Max Gerson relatando algunas experiencias de la curaciòn de 
pacientes que no padecian càncer sometidos a la terapia Gerson. 

La curaciòn de la epilepsia mediante 
la aiitoadministraciòn de Ia terapia Gerson 

Tras someterse al programa dietètico de la terapia Gerson en su hogar 
hace cinco anos, Jessica Kahn, una colegiala de Dallas (Texas), que 
entonces tenia diecisèis ahos, pudo, finalmente, liberarse de forma per- 
manente de sus ataques de grand mal. La epilepsia ha dejado de arrui- 
nar su vida y ahora es una joven activa, llena de vida y completamente 
curada. 

La epilepsia (la enfermedad de las cafdas) es un trastorno crònico 
caracterizado por una disfunciòn cerebral paroxfstica debida a una ex- 
cesiva descarga por parte de las neuronas, y generalmente està asociada 
a algùn tipo de alteraciòn de la consciencia. Las manifestaciones clf- 
nicas del ataque que afecta a la mente/el cerebro pueden variar entre 
anòmalias complejas del comportamiento (que incluirian convulsiones 
generalizadas o focales) y perfodos momentàneos de deficiencias de la 
consciencia. Estos estados clmicos han estado sujetos a variedad de cla- 
sificaciones por parte de los profesionales de la salud, y ninguna de 
ellas ha sido universalmente aceptada, a dfa de hoy, por los psiquiatras, 
neuròlogos y otros mèdicos que tratan con los procesos mentales y neu- 
rològicos de la enfermedad. 


118 


119 



Los ataques de tipo grand mal provocan que el paciente se caiga al 
suelo inconsciente con los musculos en un estado de espasmo. La falta 
de actividad o de movimientos respiratorios de cualquier tipo dan como 
resultado una decoloraciòn azulada de la piel y de los labios (cianosis). 
Esta fase «tònica» se ve reemplazada por movimientos convulsivos, en los 
que el paciente podrfa morderse la lengua y darse incontinencia urinaria 
(ia fase «clònica»), Los movimientos espasmòdicos van desapareciendo 
y ei paciente puede despertarse en medio de un estado de confusiòn y 
quejàndose de dolor de cabeza, o puede quedarse dormido. 

Pedimos a Jessica Kahn que describiera su historial de salud. Aqui 
tenemos lo que escribiò: 

Cuando tenia diecisèis anos empecè a tener ataques de tipo grand maL 
A1 principio se producian entre cada tres y cuatro meses, pero mi estado 
empeorò pronto. Al fìnal tenia dos o tres ataques al mismo tiempo pràc- 
ticamente cada semana, Por supuesto, hacfan que me sintiera deprimida 
y devastada. 

Mi padre ha sufrido un trastorno que Ìe ha provocado ataques leves 
durante ios ùltimos veinte anos, por lo que crexa que mis ataques eran 
hereditarios y que nunca me libraria de ellos. Consultè a neuròlogos y me 
sometf a electroencefalogramas (EEG) para que detectaran la causa y la 
curaciòn de mi problema, pero ninguno de los mèdicos pudo averiguar 
què es lo que fallaba. No me ofrecieron nada màs que fàrmacos anticon- 
vulsivantes. No querxa seguir el camino de la medicina ortodoxa y tomar 
un tratamiento tòxico, por io que mi familia y yo buscamos y experimen- 
tamos con varias terapias alternativas. Como todas ellas fracasaron, decL 
dimos probar con el programa Gerson, ya que habxamos visto que habxa 
obrado milagros en amigos que anteriormente habxan padecido càncer. 

Cumplx el programa a rajatabla durante once meses. Pude adaptar mis 
horarios escolares y mi estilo de vida, y pude cenirme a la toma de zumos 
y las purgas necesarias. Aunque mi madre hablò con Charlotte Gerson 
por telèfono un par de veces, llevamos a cabo la terapia Gerson hasta en 
el detalle màs nimio del libro del doctor Max Gerson. Ese antiguo libro 
escrito hacxa tanto tiempo se convirtiò en mi Biblia: memoricè sus pàgi- 
nas palabra por palabra. Durante los once meses siguiendo el programa 
Gerson, sòlo tuve tres ataques. Coincidieron con mis crisis de curaciòn 
previstas, como la que experimentè seis semanas despuès de inicio de la 
terapia Gerson. 


Ahora han pasado màs de cuatro anos desde que dejè el tratamiento 
y cinco anos desde que experimentè cualquier tipo de ataque. Estoy muy 
agradecida ai programa Gerson y tambièn a mi familia por ser tan persis- 
tentes a la hora de encontrar un remedio contra la epilepsia. 

Jessica Kahn se va a licenciar en la universidad esta primavera y se- 
guirà una carrera relacionada con ias ciencias de la salud. La informaciòn 
sobre la nutriciòn general de la que dispone esta mujer y que le sirviò a 
modo de mapa de carreteras para eliminar su epilepsia y restabiecer su 
salud neurològica pueden usarla todas las personas para superar cualquier 
enfermedad o para prevenirla. 

La recuperaciòn permanente de las adiciones 
a las drogas y eì aicohol 

Mientras crecian, Rob (nombre no real), de catorce anos, y sus hermanos 
estuvieron implicados en distintas actividades antisociales. Como resuL 
tado de ello, los tres muchachos acabaron con adicciones a las drogas 
o al alcohol y llevaron una vida relativamente improductiva. Rob ? por 
ejemplo, dejò el instituto al comienzo del primer ano debido a su fre- 
cuente abuso del alcohol y la marihuana. Su madre, cuya victoria sobre 
el càncer de mama conocerà en el caprtulo 14, dice que su hijo nunca fue 
realmente un nino «sano», 

Para ilustrar sus debilidades fisicas, la madre de Rob describe su situa- 
ciòn cuando tenia cinco anos y sufriò un raro trastorno òseo llamado en- 
fermedad de Legg~Calve~Perth.es . Esta enfermedad se manifiesta en for- 
ma de una perforaciòn de la redondeada cabeza del fèmur, que rota con 
respecto a la cadera. Cuando esta mujer llevò por primera vez a su hijo a 
la consulta de un mèdico, el doctor restò importancia a los sfntomas del 
chico catalogàndolos como «tribulaciones de una madre excesivamente 
preocupada»; pero ella insistiò en que le hicieran una radiograffa de las 
piernas y las caderas de su hijo, lo que confirmò la enfermedad. 

Avergonzado por haber pasado el diagnòstico por alto, el mèdico le 
aconsejò que hiciera que Rob se sometiese a un tratamiento experimental 
que en aquel entonces se estaba llevando a cabo en la Universidad de Ca- 
lifornia; pero la madre se negò a que su bjijo fuera usado como conejillo 
de Indias. No obstante, Rob tuvo que llevar una escayola en toda la pier- 
na (desde debajo de la rodilla hasta la cadera) durante meses. Durante 
el transcurso de este tratamiento, su madre describe còmo conociò, «por 


120 


121 


accidente» 3 la terapia nutricional, la de masajes y la reflexologia. Leyò 
sobre ellas mientras compraba en una tienda de alimentos saludables. 
A partir de entonces usò este 7 otros mètodos alternativos de curacion 
de tipo holfstico para tratar la enfermedad de Legg-Calve-Perthes que 
padecia Rob. Las alternativas con respecto a los cuidados mèdicos, que 
incluian las modificaciones en la dieta 7 medicina «ortodoxa» inusual, 
permitieron al muchacho deshacerse de su aparatosa escayola en la pier- 
na 7 recuperarse de forma natural 7 permanente. 

Por tanto, al recordar la eficacia en el caso de su pierna 7 su cadera, 
Rob decidiò usar la dieta 7 las tècnicas de detoxificaciòn de las alterna- 
tivas mèdicas para limpiar su cuerpo cuando èl 7 su nueva esposa deter- 
minaron que querfan tener un hijo. Como suele suceder, se habia casado 
con una chica que tambièn consumia un exceso de drogas 7 alcohol. La 
pareja habia estado observando mientras la madre de Rob se sometiò al 
programa de la terapia Gerson para curarse de su cancer de marna, 7 Rob 
admirò los enormes esfuerzos de su madre por recuperarse. Asi, èl, pero 
no su mujer, ingresò en el hospital de Tijuana (.Mèxico), que entonces 
aplicaba la terapia Gerson. 

En unas pocas semanas, Rob se librò por completo de su dependencia 
al alcohol 7 a la marihuana, sin ningiin tipo de sxndrome de abstinencia. 
Volviò a casa «limpio» y le contò a su mujer que estaba preparado para ser 
padre. Su esposa, no obstante, no lo estaba. Aunque ahora èl consumia 
una dieta vegetariana estricta 7 segufa un estilo de vida muy regulado, 
ella no lo hacfa. Parecia no tolerar la rutina diaria que no permitia las 
drogas, la bebida ni la «diversiòn». Por tanto, un memorable fin de sema- 
na le abandonò durante su ausencia, llevàndose consigo todas las cosas 
que habia en casa: todos los recursos que compartian. 

Incapaz de superar este trauma psicològico 7 econòmico, Rob volviò 
a caer en sus antiguos vicios. Durante el verano de 1995 Rob sufriò una 
espectacular pèrdida de peso: perdiò 20 kilos, 7 pasò de 84 a 64 kilos. 
Estaba tirado, literalmente, en el suelo de su apartamento, que entonces 
estaba vacio, incapaz de moverse debido a su tremenda debilidad. 

En un momento de lucidez, este adicto de treinta 7 dos anos se dio 
cuenta de que se estaba muriendo debido a su desgracia autoinfligida. Los 
signjos 7 los smtomas de su enfermedad eran variables 7 extranos. Rob ha- 
bfa estado sufriendo lo que màs tarde se diagnosticò que era mercurialis- 
mo (envenenamiento por mercurio), ya que sus dedos se hinchaban por la 
noche hasta alcanzar el doble de su tamano normal 7 se volvian normales. 


vomitaba de continuo 7, simultàneamente, padecfa dolores abdominales 
intensos. Ademàs, tenia diarreas sanguinolentas, era incapaz de producir 
orina, tenia ulceras en la boca, los dientes sueltos, pèrdida de apetito 7 
zumbidos en los oidos. E 1 mercurialismo del paciente procedfa de sus 
empastes (que conteman un 50 % de mercurio) que ocupaban cavidades 
provocadas por la caries en doce de sus dientes. E 1 contenido en mercurio 
de los empastes estaba filtràndose en su organismo 7 su cerebro. 

Fue entonces cuando Rob se recompuso 7 consìguiò reunir suficiente 
energia para llegar hasta el hogar de su madre en la regiòn de San Diego. 
En ese momento, ella se dio cuenta de que su hijo estaba a las puertas de 
la muerte, cosa que confirmò un mèdico de la Universidad de California, 
por lo que ella le sometiò a la terapia Gerson al instante. En sòlo seis se- 
manas, Rob recupero 9 kilos de musculatura sin hacer ejercicio, se librò 
de sus ansias, no sufriò unos sintomas angustiantes propios del sindro- 
me de abstinencia al alcohol 7 las drogas 7 desarrollò un tono muscular 
excelente mediante el estricto seguimiento de su dieta vegetariana. Los 
signos 7 sintomas del envenenamiento por mercurio de este joven de- 
saparecieron junto con sus adicciones. 

Por supuesto, ademàs de la terapia Gerson, Rob acudiò a un dentista 
que practicaba su oficio de forma holistica, biològica 7 sin mercurio. E 1 
dentista extrajo los empastes de Rob 7 los reemplazò por empastes de un 
material llamado composite (empaste blanco). Rob vive ahora con nor- 
malidad y se ha convertido en un genial exponente de la terapia Gerson. 
Con sus 1,88 metros de altura ha recuperado su peso normal de 84 kilos, 
7 segùn las ùltimas noticias que tenemos de èl, permanece activo y tiene 
èxito en su profesiòn. 

La recuperaciòn tras un ictus y un ataque al corazòn 

Con ochenta 7 siete anos, en diciembre de 1993 , el abuelo de Rob (por 
parte de madre) sufriò un ataque al corazòn (infarto de miocardio) en 
casa. La esposa de su abuelo llamò ràpidamente a una ambulancia, pero 
mientras èl estaba esperando a que le trataran en la sala de urgencias del 
hospital, le sobrevino un ictus que paralizò por completo todo el lado 
derecho de su cuerpo. No podia moverse 7 perdiò la capacidad de hablar 
(afasia) o de masticar. 

El infarto de miocardio (IM) es la muerte de una porciòn del mùscu- 
lo cardiaco que sucede tras la interrupciòn del aporte sangufneo a esta 



122 


123 



zona, que suele estar confinada. al ventriculo izquierdo. E1 paciente ex- 
perimenta un «ataque al corazòn», consistente en un dolor intenso en el 
pecho que puede extenderse hacia los brazos y la garganta. E1 principal 
peligro es la fibrilaciòn ventricular (un ritmo de latidos del corazon ex- 
cesivamente ràpido), que es responsable de la mayorxa de las muertes de- 
bidas al IM. Las complicaciones asociadas son la insuficiencia cardfaca, 
la ruptura miocàrdica, la embolia pulmonar, la flebotrombosis, la peri- 
carditis, el choque, la insuficiencia de la vàlvula mitral y la perforacion 
del septo existente entre los dos ventrfculos. 

E1 ictus, tambièn conocido como apoplejia, es un repentino ataque 
de debilidad que afecta a un lado del cuerpo y es consecuencia de la 
interrupciòn del flujo sangumeo hacia el cerebro. E1 problema primario 
està ubicado en el corazòn o los vasos sangumeos, y el trastorno cerebral 
es un efecto secundario. E1 ictus varia en cuanto a su gravedad y puede 
oscilar desde una debilidad pasajera o un hormigueo en una extremidad 
hasta una paràlisis profunda, el coma y la muerte. 

E1 abuelo de Rob fue hospitalizado para el tratamiento de un infarto 
de miocardio y un ictus cerca de su hogar, en Sacramento (California). 
Durante su estancia en la unidad de cuidados intensivos durante tres 
semanas, le administraron muchos fàrmacos. Estaba invàlido y no podia 
hacer nada por sf solo y, tras darle el alta en el hospital, los expertos en 
medicina cardiovascular aconsejaron a su mujer que ingresara a su espo- 
so en una residencia de la tercera edad, pero la madre de Rob no podia 
permitir que a su padre, a quien tanto queria, le sucediera eso. 

Aunque quedò impactada al ver còmo su padre languidecfa en su 
silla de ruedas, paralizado, con incontinencia, sin poder hablar, con la 
cabeza cafda hacia un lado, y con la baba cayèndole, la madre de Rob 
trabajo con èl dia y noche. Tras ofr hablar de la terapia Gerson, sometiò 
a su padre a ese programa, alimentàndole con hortalizas frescas y sòlo 
algunos zumos al principio, mientras èl seguxa tomando los fàrmacos 
que le habian recetado. Lenta, pero firmemente, incrementò la intensi- 
dad del tratamiento dietètico de su padre. Le preparaba sus hortalizas y 
sus zumos ecològicos recièn hechos con cariho y le daba su sopa Hipò- 
crates, y se lo servia todo siguiendo las indicaciones del doctor Gerson. 
Lentamente, fue reduciendo la cantidad de fàrmacos que tomaba su 
padre. 

En menos de tres semanas, su padre se habia levantado, ya no usaba 
silla de ruedas y caminaba por un parque que habla cruzando la calle en 


la que vivia. En agosto de 1994, con ochenta y ocho ahos (ocho meses 
despuès del infarto de miocardio y el ictus posterior), fue a la oficina 
Woodland del Departamento de Vehiculos Motorizados de California y 
solicitò (y le concedieron) su carnè de conducir. Viviò hasta los noventa 
y tres ahos, cuando las complicaciones de una caida accidental hicieron 
que tuviera que ingresar en un hospital, donde falleciò. 

Informaciòn general sobre ei programa dietètico Gerson 

El doctor Gerson era un gran admirador de las ensehanzas del mèdico 
y quxmico suizo Paracelso (1493-1541), y citaba el Arcano de Paracelso, 
que hacfa hincapiè en: «La dieta debe ser la base de toda la terapia mèdica, 
aunque no deberia ser un tratamiento en sf mismo». Como consecuencia 
de ello, aunque el programa dietètico Gerson es la base de un efecto 
curativo completo, tambièn se incorporan otros aspectos adyuvantes del 
tratamiento, como los enemas de cafè, la aplicaciòn de pahos empapados 
en aceite de ricino sobre la piel, la terapia con ozono, las cataplasmas de 
arcilla, la hidroterapia, los bahos calientes, la terapia con cèlulas vivas, 
la insuflaciòn de ozono por vfa rectal, la suplementaciòn en la dieta con 
ciertos nutrientes, etcètera. 

Al proporcionar su programa nutricional, el doctor Gerson tuvo muy 
en cuenta las buenas costumbres sociales de la època, las tentaciones con 
respecto a los sabores, los banquetes festivos, las vacaciones, los hàbitos 
de vida personales, las necesidades culturales y los agobios econòmicos a 
los que tendria que enfrentarse una persona, enferma o incluso una sana. 
Debido a ello, dividiò su programa dietètico preventivo en dos partes: 
una cuarta parte del alimento consumido podia elegirse libremente, y 
las tres cuartas partes restantes debfan ingerirse con el fin de proteger 
las funciones de los òrganos realmente vitales: el higado, los rihones, el 
cerebro, el corazòn, etcètera. 

E1 doctor Gerson sugiriò que, para prevenir las enfermedades, se 
debia consumir una buena dieta, las tres cuartas partes de la cual tenian 
que consistir en alimentos de origen vegetal, nutritivos y que ayudaran 
al desarrollo de las cèlulas, mientras que la cuarta parte restante era 
«de libre elecciòn». Los autores creen que la permisividad del doctor 
Gerson en cuanto a los porcentajes de los alimentos deberia retocarse 
hoy en dfa. Màs de cincuenta ahos despuès, debido al uso de alimentos 
excesivamente procesados, de fàrmacos expedidos con o sin receta, de 


124 


125 


pesticidas tòxicos, herbicidas, fungicidas y de sustancias para el procesa- 
do de los alimentos, ademàs de adiciones, en cantidades superiores a las 
de antaho, de sustancias sintèticas que son carcinògenas, aterogènicas, 
alergènicas, mitogènicas, etcètera, opinamos que las recomendaciones 
originales del doctor Gerson en cuanto a los alimentos son demasiado 
permisivas. 

Como èl nunca se imaginò còmo la industria y el comercio envenena- 
rian a las personas y reducirfan el valor nutritivo de lo que consumimos, 
las amables proporciones del doctor Gerson con respecto a los alimentos 
ya no son vàlidas. En lugar de ello, recomendamos a una persona que se 
acabe de recuperar de una enfermedad, ademàs de a cualquier individuo 
normal y sano que desee permanecer asi, que seria mejor consumir un 
90 % de alimentos «defensivos» y muy nutritivos y permitir un simple 
10 % de la comida «de su libre elecciòn». 

E1 doctor Gerson decia que los fundamentos de su esquema dietètico 
general aportado a los pacientes fueron «escritos para prevenir la enfer- 
medad, pero no para curarla». Para conseguir una curaciòn completa, 
ahadiò, era necesario mucho màs esfuerzo. Como hemos dicho, el doc- 
tof Gerson incluyò procedimientos tales como la nutriciòn suplementa- 
ria similar a la medicaciòn y la detoxificaciòn del hfgado: dos programas 
obligatorios que comentaremos en detalle en capitulos posteriores. Su 
reivindicaciòn era que «Es màs seguro consumir alimentos en su forma 
màs natural, combinados y mezclados por obra de la naturaleza y, si es 
posible, cultivados de forma ecològica, obedeciendo asi a las leyes de la 
naturaleza». 57 

Ese capxtulo nos aporta la filosofìa del doctor Gerson con respecto a 
una alimentaciòn adecuada. Expone los hitos generales para detectar lo 
bueno y lo malo de los alimentos que debemos elegir. No obstante, no 
conoceremos los alimentos que deben consumirse en cada comida del 
plan de menus Gerson hasta el pròximo capitulo. 


57. Gerson, M. A.: Cancer therapy: Results offifty cases and the cure ofadvan - 
ced cancer by dìet therapy, 6.° ed. The Gerson Institute, Bonita (California), 
1999, p. 22. 

126 


La ciencia tras la dieta del doctor Gerson 
contra las enfermedades degenerativas 

La dieta contra las enfermedades degenerativas desarrollada en la dècada 
de 1930 por el doctor Max Gerson fue registrada oficialmente por pri- 
mera vez como un programa demostrado de tratamiento en la Universi- 
dad de Munich. Contò con un extraordinario respaldo de laboratorio a 
travès de becas de los gobiernos federales de Baviera y Prusia, 58 

El doctor Gerson se centrò en el uso experimental de alimentos con 
una pureza dietètica (no procesados y completamente naturales). Aha- 
diò eì uso de medicamentos para eliminar el edema en los tejidos que 
se aparecfa en diversas patologfas como la tuberculosis, la artritis, las 
enfermedades cardiovasculares y el càncer. E1 edema se caracteriza por 
alteraciones que afectan a la sal y al agua en los tejidos, problema que 
finalrnente fue definido y al que se le dio un nombre en 1977: smdrome 
de danos en los tejidos , 59 y que consiste en una reducciòn del contenido 
en potasio (K + ) intercelular, un incremento del contenido en sodio (Na + ) 
intracelular y un aumento del contenido en agua en el interior de las 
cèlulas (hinchazòn celular). 60 

E1 tratamiento nutricional para proporcionar a las cèlulas un entor- 
no rico en K + y pobre en Na + alivia el edema y da lugar a una mayor 
resistencia e inmunidad tisulares, que hacen que se produzcan mejores 
resultados en cuanto a la curaciòn para los enfermos, como los pacientes 
aquejados de tuberculosis, 61 Este fundamento del smdrome de los tejidos 
dahados puede hallarse en todos los esfuerzos subsiguientes del doctor 
Gerson para el tratamiento de las enfermedades degenerativas, especial- 
mente en el caso de aquellos pacientes afectados por càncer. 62 


58. 'Wàrd, P. S.: History ofthe Gerson Therapy , Office ofTechnoIogy Assessment, 
Washington, D.C., 1988. 

59. Cope, F. W. (1977): «Pathology of strùctured water and associated cations 
in cells (the tissue damage syndrome) and its medical treatment», PhysiologicaL 
Chemistry and Physics. 9(6): 547-553. 

6Q.Evans, W. E. D.: The chemistry of death. Charles C. Thomas, Springfield 
(Illinois), 1963, pp. 23-25. 

61. Gerson, M.: Diet therapy for lung tuberculosis y Franz Deuticke, Leipzig 
(Alemania), 1934. 

62. Op. cit. 3 Gerson M., pp. 164, 166, 184, 197. 

127 




El programa de la dieta Gerson contra las enfermedades degenera- 
tivas esta individualizado para asf satisfacer las necesidades de cada pa- 
ciente, aunque tiene componentes comunes. Como hemos mencionado 
en los capitulos 1, 2 y 6, en el caso de la mayorfa de los paclentes se 
restringen la sal, las grasas y la protefna. Aporta grandes cantidades de 
multiples nutrientes, enzimas, sustancias qufmicas de origen vegetal y 
otros ingredientes nutritivos que actùan a modo de sustancias nutracèu- 
ticas. A1 mismo tiempo, las trece raciones diarias de zumos de hortalizas 
y frutas (de unos 250 ml cada una) sin cocinar que se toman cada hora 
aportan al que sigue esta dieta una potenciaciòn definitiva de su sistema 
inmunitario. No hay nada que conozca la mente humana que pueda ser 
màs saludable o màs estimulante de la homeostasis mèdica preventiva 
que la terapia Gerson. 

Antes de la interrupciòn de los suministros, que empezaron a finales 
de 1985, se ofrecia, adicionalmente, higado de ternera crudo como parte 
del programa dietètico Gerson. Esa pràctica de tomar zumos e hxgado 
de ternera tuvo que interrumpirse en 1987 debido a los repetidos casos de 
contaminaciòn bacteriana por el microorganismo patògeno Campylobac - 
ter fetus s. fetus Las comparaciones entre pacientes de distintos periodos 
muestran que los enfermos que recibieron jugo de higado de ternera no 
contaminado tuvieron unos mejores porcentajes generales de supervi- 
vencia. 63 

La dieta del doctor Gerson, que se sirve en forma de tres comidas 
diarias generosas, incluye un consumo de alimento de entre 2.600 y 
3.200 calorias diarias. Esta no es una cantidad desdenable de comida, 
ya que requiere la ingesta de aproximadamente 7,7 a 9,0 kiios de hor- 
talizas y fruta por dfa. E1 alimento de origen vegetal procede de todos 
los productos ecològicos crudos necesarios para obtener los 13 vasos de 
250 ml, aparte de los alimentos sòlidos para las tres comidas. Aun asf, 
pese a tener un volumen enorme, existe una restricciòn calòrica debido 
a lo natural y a la pureza de la calidad de los alimentos. 

E1 plan de menùs Gerson està disenado en torno al efecto antitu- 
moral de la restricciòn calòrica demostrado por primera vez en Alema- 

1 


63. Op. cit Evans, W. E. D., p. 31. 


nia en 1909, 64 y una vez màs en EE.UU. en 1914. 65 Aunque esta forma 
natural de comer (que volvemos a enfatizar que consiste, bàsicamente, 
en hortalizas y fruta) fue disenada, principalmente, para corregir la 
patologia de los tumores malignos, se trata de un tipo de medicina 
ortomolecular que trabaja para la mejora del estado de salud fisico, 
mental y emocional de cualquier persona que estè experimentando un 
empeoramiento de su bienestar. Tambièn hace que el peso corporal 
vuelva a la normalidad, provocando la pèrdida de peso en las personas 
obesas y la ganancia en los pacientes que estàn por debajo de su peso 
adecuado. 

La medicina ortomolecular , tal y como la definiò el ya fallecido y dos 
veces premio Nobel Linus Pauling (doctor) en su pròlogo del libro La nu~ 
tricion ortomolecular : un nuevo estilo de vida para alcanzar la supersalud , 
escrito por Abram Hoffer (mèdico y doctor) y Morton Walker (mèdico 
podiàtrico), es un tèrmino relativamente nuevo en medicina. Significa 
que se disena un enfoque terapèutico para asf proporcionar un entorno 
molecular òptimo para las funciones corporales. E1 mètodo ortomolecu- 
lar presta especial atenciòn a las mejores concentraciones de las sustan- 
cias normalmente presentes en la fisiologia humana, ya se elaboren en 
el interior del organismo (endògenas) o se ingieran, proviniendo asi del 
exterior del cuerpo (exògenas). 

La medicina ortomolecular consiste en el uso de remedios completa- 
mente naturales (vitaminas, minerales, hierbas, enzimas, nutracèuticos, 
etcètera) sin utilizar agentes sintèticos ni farmacèuticos. De hecho, la 
medicina ortomolecular es la forma màs saludable de conseguir un efec- 
to terapèutico para la curaciòn de enfermedades de todo tipo. Es com- 
pletamente diferente a la medicina toximolecular con su tratamiento con 
fàrmacos alopàticos tan popular en la actualidad y que se ensena en la 
mayorfa de las facultades de medicina. 66 


64. Moreschi, C. (1909): «The connection between nutrition and tumor pro- 
motÌon», Z. Immunitatsforsch, 2:651. 

65. Rous, P. (1914): «The Ìnfluence of diet on transplanted and spontaneous 
mouse tumors», Journal of Experimental Medicine. 20:433 

66. Hoffer, A.; Walker, M.: Putting it all together: The new orthomolecular 
nutrition y Keats Publishing, New Canaan (Connecticut), 1978 y 1997, pp. iv, v. 


128 


129 



En què se diferencia ia dieta Gerson 

A veces, la gente se pregunta si la dieta Gerson es distinta o similar a 
otros enfoques de tratamiento nutricional, En algunos aspectos, puede 
ser similar, pero la dieta Gerson no se parece a ningun otro tratamiento. 
E1 enfoque macrobiòtico, por ejemplo, recomienda casi exclusivamente 
los alimentos cocinados y la dieta es rica en sodio: justo lo contrario a la 
base terapèutica de la dieta del doctor Gerson. Otro enfoque dietètico 
recomienda grandes cantidades de frutos secos y semillas. Otro hace 
hincapiè en la importancia del equilibrio del pH en los alimentos. La 
dieta de Ann Wigmore prefiere los alimentos crudos antes que cualquier 
otra forma comestible, y recomienda consumir muchos frutos secos y 
brotes/germinados. 

Estas distintas dietas tienen sus seguidores, y todas ellas han tratado 
con èxito a algunos pacientes. Hay numerosas escuelas de pensamiento 
relativas a còmo la dieta afecta a la salud y a los distintos caminos hacia 
la plenitud. Reconocemos que el enfoque que tome para su propia cura - 
ciòn debe ser decision suya , pero le animamos a escoger un enfoque y ce- 
hirse a èl 3 ahadiendo algunos aspectos de otras tècnicas de tratamientos 
sòlo cuando se sepa que son compatibles. La terapia Gerson no suele ser 
eficaz si sus directrices dietèticas se mezclan con las de otros tratamien- 
tos. Aunque la dieta Gerson es similar a muchos otros programas de cu- 
raciòn mediante la nutriciòn y les ha servido como base, sus directrices 
activan procesos bioqufmicos concretos que potencian la curaciòn de 
una forma ùnica. 

Los alimentos y ios zumos consumidos en la dieta Gerson constituyen su 
primera receta para la curaciòn , comparable a los farmacos en un tra- 
tamiento alopatico. La desviaciòn significativa con respecto a la dieta 
puede ser tan grave para un paciente del programa Gerson como lo sena 
para un diabètico saltarse una inyecciòn de insulina o para un paciente 
aquejado de càncer y que siga un tratamiento alopàtico saltarse un sesiòn 
de quimio o radioterapia. 

Todo lo que necesita saber para obtener unos resultados òptimos de 
la terapia Gerson se encuentra en este libro. Hemos visto que los mejores 
resultados se consiguen siguiendo estas directrices al pie de la letra. Por 
supuesto, reconocemos que a veces serà imposible cumplir con todas las 
indicaclones, ya sea por motivos logxsticos, econòmicos u otras razones, y 
muchos de aquellos que deben recortar gastos conseguiràn, no obstante. 


una curaciòn entre aceptable y buena con el mètodo Gerson. Una desvia- 
ciòn ocasional o ligera de la terapia no parece afectar significativamente 
el resultado. 

No fracasarà a la hora de curarse simplemente por saltarse un vaso de 
zumo un par de veces por mes. No fallarà si tiene que consumir un pro- 
ducto comercial en lugar de uno ecològico de vez en cuando. Si no pue- 
de encontrar productos ecològicos, puede obtener zumo de productos 
comexciales despuès de haberlos lavado concienzudamente para eliminar 
los pesticidas, los herbicidas y otras sustancias tòxicas usadas por la in- 
dustria agricola y existentes en su superficie. No obstante, las hortalizas 
comexciales siguen careciendo de nutrientes. Reducirà sus probabilida- 
des de èxito si Ìntenta ahorrar en costes. ^Cuànto se puede recortar? No 
hay una buena respuesta a esa pregunta, ya que cada paciente y cada 
diagnòstico responden de forma diferente a la terapia Gerson. 

Pot otro lado, muchos pacientes han seguido las directrices del libro 
original del doctor Max Gerson A cancer therapy: Results offifty cases sin 
asistencia mèdica y se han curado. Aun asi, la terapia Gerson no debe 
considerarse un enfoque unico e infalible para la curaciòn. A veces es 
necesario cierto grado de ingenuidad por parte de la persona que quiere 
curarse. 

Complementos para e! programa dietètico 
desarrollado en Munich 

E1 metabolismo del paciente se acelera mediante la adiciòn de yodo a su 
ingesta. 67 E1 doctor Gerson descubriò que la hormona tiroidea natural 
procedente de fuentes animales, ademàs de utilizar la soluciòn yodada 
de Lugol junto con un poco de ejercicio, todo ello aplicado al mismo 
tiempo, mejoraban notablemente el metabolismo de la persona que esta- 
ba en un proceso de curaciòn. 68 La niacina, las sales de potasio (acetato, 
gluconato y monofosfato) y el extracto de higado, junto con las inyeccio- 


67. Siiverstone, H.; Tannenbaum, A. (1949): «Influence of thyroid hormone 
on the formation of induced skin tumors in mice», Cancer Research, 9: 684-685- 

68. Wesch, M. A.; Conen, L. A.; Wesch, C. W. (1995): «inhibitÌon of growth 
of human breast carcinoma xenografts by energy expenditure via voluntary 
exercise in athymic mice fed a high-fat diet», Nutrition in Cancer, 23: 309- 
317. 


130 


131 




nes de vitamina B 12 , se usaron para respaldar una producciòn celular de 
energia acelerada. Estos nutrientes en forma de vitaminas y mlnerales se 
siguen usando, incluso en la actualidad, como suplementos del progra- 
ma dietètico Gerson. 

En sus experimentos en la Universidad de Munich en la dècada de 
1930, el doctor Gerson descubriò que la restriccion temporal en la in- 
gesta de protemas ayudaba a la reabsorciòn de los edemas y favorecia 
la mejorfa en el estado de salud general de sus pacientes. 69 En su dieta 
contra las enfermedades degenerativas (y especialmente porque estaba 
implicado el càncer) suele darse una repleciòn deseable de proteinas con 
la administraciòn productos làcteos sin grasa y predigeridos con enzimas 
al cabo de por lo menos seis semanas. Por tanto, la leche desnatada mo- 
dificada mediante enzimas, como, por ejemplo, el yogur o el requesòn 
desnatado y sin sal se permiten como parte de la terapia dietètica. Se 
recomiendan unos periodos màs breves de restricciòn de protemas en el 
caso de los ninos y los ancianos. 

Las investigaciones realizadas en Munich dieron como resultado la uti- 
lidad terapèutica de una variedad de procedimientos adicionales que 
actualmente se usan en aquellas personas que participan en la terapia Ger- 
son. Por ejemplo, aqui tenemos algunos complementos para la dieta 
Gerson contra las enfermedades degenerativas que comentaremos màs am- 
pliamente en capitulos posteriores: 

• E1 aceite de ricino, un catàrtico sin efectos clmicos secundarios 
conocidos, deberfa administrarse a aquellas personas enfermas 
con trastornos agudos o crònicos, y especialmente a los pacientes 
aquejados de càncer, cada dos dias durante varias semanas ( vèase 
el capitulo 11). 

• E1 paciente se administrarà enemas de cafè hervido segiin los ne- 
cesite y con una frecuencia de hasta cuatro horas a lo largo del dia, 
debido a su capacidad para aliviar el dolor, detoxificar y mejorar 
el estado nutrìcional (vease el capftulo 12). Se recomiendan los 
enemas nocturnos ocasionales en determinados casos. 


Los enemas de cafè funcionan muy bien para ayudar a superar los 
dolores y los achaques inflamatorios propios de la artritis, el càncer y 


69. Gerson, M. (1935): «Fluid rich potassium diet as treatment for cardiorenal 
insufficiency», Munich med . Wochenschr , 82: 571-374. 


otros trastornos corporales degenerativos que provocan dolor. En 1994, 
el doctor Peter Lechner observò un alivio significativo del dolor en los 
casos de càncer con la aplicaciòn de enema de cafè en una prueba pros- 
pectiva con control pareado que llevò a cabo en el Hospital Municipal 
de Graz (Austria). 70 Se teoriza que el alivio del dolor en todos los casos de 
tumores malignos se produce gracias a una diàlisis a lo largo de la pared 
intestinal, mediante los enemas de cafè, de los productos de ruptura de 
los tejidos tumorales, como las poliaminas, el nitrògeno tòxico ligado y 
el amomaco. 71 

Tambièn se observa que los pacientes aquejados de càncer que reciben 
enemas de cafè, grandes cantidades de vitamina C y otros aspectos o 
componentes de la terapia Gerson son capaces de tolerar mejor los tra- 
tamientos agresivos con agentes citotòxicos actualmente recomendados 
por muchos oncòlogos convencionales y no ilustrados. 


70. Lechner, P.; Hildenbrand, G. (1994): «A repiy to Saul Greens critique 
of the rationale for cancer treatment with coffee enemas and diet: cafestol de- 
rived from beverage coffee increases bile production in rats; and coffee enemas 
and diet ameliorate human cancer pain in stages I and 11», Townsend letter for 
Doctors and Patients, 130:526-529. 

71. Gerson, M. (1978): «The cure of advanced cancer by diet therapy: a sum- 
mary of 30 years of clinical experimentation.» (publicaciòn pòstuma), Physio - 
logy of Chemistry and Physics, 10(4): 449-464. 


132 


133 


8 


LDS ALIMENTOS DE LA DIETA GERSON 


Tras cofundar el Gerson Institute de Bonita (California), Charlotte Ger- 
son ha continuado con lo concerniente a què comer y què no como parte 
del pìan de menus para luchar contra la enfermedad. Su padre dejò por 
escrito, hace mas de medio siglo, còmo superar de forma permanente las 
enfermedades degenerativas crònicas mediante el uso de procedimien- 
tos dietèticos. Segun esas instrucciones originales descritas por el doctor 
Gerson en 1958 en su libro A cancer therapy^ un enfermo que siga la 
terapia Gerson deberfa incluir estas directrices, que ofrecemos a conti- 
nuaciòn, con respecto a los alimentos. 

Alimentos que pueden consumirse en grandes cantidades 

• Son aceptables todos los tipos de fruta, principalmente fresca y par- 
te preparada de distintas formas; zumos de hortalizas recièn hechos; 
ensaladas de fruta; sopas fnas de fruta; platanos triturados, manza- 
nas crudas ralladas; salsa de manzana y algunas otras frutas. 
a Las frutas recomendadas son la manzana, las uvas, las cerezas, los 
mangos, el melocotòn, la naranja, el albaricoque, el pomelo, el 
plàtano, las mandarinas, la pera, las ciruelas, el melòn, la papaya, 
los caquis, etcètera, ninguna de las cuales deberfa ser en conserva 
ni congelada. Las peras y las ciruelas son màs fàciles de digerir si 
las preparamos en compota. Toda la fruta puede cocerse y pre- 
pararse en compota. Se pueden consumir frutas pasas (como los 
orejones de albaricoque o melocotòn, las uvas y ciruelas pasas o la 
mezcla de frutas secas) si no se les han aplicado sulfatos, y las de- 


135 



beriamos lavar, dejar en remojo 7 cocer. Todas las bayas, los frutos 
secos, la pina, el aguacate 7 el pepino estàn prohibidos. 

Todas las hortalizas recièn preparadas, algunas cocidas en su pro- 
pio jugo 7 otras crudas o ralladas finas, como las zanahorias, la 
coliflor o el apio ecològicos; las ensaladas 7 sopas de hortalizas, 
etcètera. No se permiten las hortalizas congeladas. 

La mejor forma de cocinar las patatas es al horno: puede preparar 
un purè con la patata 7 ^ogur o sopa. Nunca deberia frefrlas, pero 
puede hervirlas con la piel. 

Las ensaladas de verduras de hoja verde pueden mezclarse con to- 
mates, frutas, hortalizas 7 otros alimentos de origen vegetal de 
cultivo ecològico. 

E 1 pan sin sal puede contener centeno integral, pero sòlo un pe- 
queno porcentaje de harina integral de trigo. Los cereales deberian 
ser de cultivo ecològico. 

Los pasteles de trigo sarraceno 7 las tortitas de patata son opcio- 
nales, al igual que el azùcar moreno (jugo de cana de azucar de 
cultivo orgànico desecado), la miel, el azùcar de arce 7 el jarabe de 
arce puro al cien por cien. (. No use grasas ni bicarbonato de soda 
para hornear.) 

La harina o los copos de avena pueden usarse con total libertad. 
Los productos làcteos como el suero de leche batido, el ^ogur sin 
grasa ni sabores 7 el requesòn sin grasa estàn permitidos. Despuès 
de dos anos siguiendo el programa de la terapia Gerson a rajatabla, 
puede consumir nata 7 helado con moderaciòn o restringièndolos 
a las vacaciones. (E1 doctor Gerson afirma, con contundencia, que 
«el helado es 'Veneno” para los ninos». 

Despuès de que el enfermo se ha^a recuperado, tras dejar pasar dos 
o màs anos en algunos casos, el 10 % restante del règimen alimen- 
tario (recordando que en el capitulo 7 se modificaron las propor- 
ciones originales propuestas por el doctor Gerson para adaptarse 
a los mètodos menos naturales que se utilizan actualmcmte a la 
hora de cultivar 7 procesar los alimentos), lo que permite la elec- 
ciòn personal, puede consistir en carne, pescado, huevos, frutos 
secos, dulces, pasteles o lo que uno prefiera. 

La nicotina deberia evitarse totalmente. 

Los licores, el vino 7 la cerveza deberian reducirse al minimo a 
favor de los zumos de fruta recièn preparados. 


• E1 cafè 7 el tè deberfan reducirse al minimo, con la excepciòn de 
las siguientes infusiones: menta, manzanilla, tila, azahar 7 algu- 
nas otras. 

• La sal, el bicarbonato de soda, el pescado ahumado 7 las salchi- 
chas deben evitarse totalmente (vèase el capftulo 10 para obtener 
una explicaciòn màs detallada sobre la sal). 

• Los condimentos de sabor intenso, como la pimienta 7 el jengibre, 
deben eliminarse, pero se recomienda el consumo regular de hier- 
bas aromàticas frescas, incluidos el ajo, las cebollas, las hojas de 
perejil, el cebollino, el ràbano picante 7 el apio. 

® Todas las hortalizas pueden consumirse cocidas en su propio jugo, 
para asf evitar la pèrdida de minerales hidrosolubles durante el 
proceso de cocciòn. Son especialmente recomendables, por su 
contenido en minerales, las zanahorias, los guisantes, los tomates, 
el brècol, las acelgas, las espinacas, las judias verdes, las coles de 
Bruselas, las alcachofas, la remolacha cocida junto con manzana, 
la coliflor con tomate, la col lombarda con manzana 7 las uvas 
pasas. Todo debe prepararse sin sal. 

• Cualquier utensilio de cocina de aluminio està completamente 
prohibido, al igual que los hornos microondas, las ollas exprès 7 
las ollas para cocer al vapor. 

• Durante el primer ano 7 medio de seguimiento del plan de co- 
midas Gerson no consuma huevos, pescado, carne, mantequilla, 
queso ni leche. 

En conjunto, debido al enorme consumo de productos de origen vegetal 
para extraerles el jugo, un seguidor del plan de comidas Gerson consume 
entre 7,7 7 9,1 kilos de estos alimentos. Comprenderà còmo 7 por què se 
hace esto despuès de leer nuestra explicaciòn del concepto de la obten- 
ciòn 7 el consumo de zumos en el capitulo 9. 

Alimentos prohibidos en el plan de menus Gerson 

Todos los alimentos consumidos como parte de la dieta Gerson deben 
prepararse sin la utilizaciòn de las siguientes categorias de alimentos 
prohibidos : 72 


72. Gerson Jherapy practitioners training seminar workbook y The Gerson Insti- 
tute, Bonita, California, 1996, pp. 120, 121 . 


Sal y sodso 

Estàn prohibidos la sal y el sodio en todas sus formas, incluidos la sal 
cornun, la sal marina, la sal de apio, la sal de hortalizas, el Bragg Liquid 
Aminos™ (un condimento ifquido elaborado con protema de soja y rico 
en varios aminoàcidos), el tamari> la salsa de soja, la sal light , el bicarbo- 
nato de soda, las levaduras en polvo basadas en el sodio y cuaiquier cosa 
que lleve la palabra «sodio» en su nombre, ademàs de los sustitutivos de la 
sal. Deberia evitarse el contacto de la piel con las sales de Epsom (sulfato 
de magnesio). Las combinaciones de hierbas aromàticas, frecuentemente 
comercializadas con el nombre de «sustitutivo de la sal» o «condimento 
sin sal» pueden usarse en cantidades moderadas si contienen hierbas aro- 
màticas permitidas sin sal anadida ni sustitutivos de la sal. 

Aceltes y grasas 

Los aceites y las grasas, ademàs de cualquier alimento que los contenga, 
estàn prohibidos. Esta prohibiciòn incluye el aceite de maiz, el de oliva, 
el de canola (un tipo de colza) y cualquier otro tipo de aceke vegetal, con 
la excepciòn del de linaza, ya que està especialmente recomendado. Tam- 
bièn estàn prohibidos la mantequilla, el queso, la nata y otros productos 
làcteos grasos; todas las grasas de origen animal; todas las margarinas o 
las pastas para untar basadas en los aceites; el coco y el aguacate; todos 
los aceites hidrogenados o parcialmente hidrogenados; el Olean, el Oles- 
tra y otros «sustitutivos de las grasas»; las mantequillas de frutos secos y 
cualquier otra fuente de grasas en la dieta, excepto las que se encuentran 
de forma natural en los alimentos permitidos. 

Las proteìnas y los allmentos ricos en protesnas 

Las protemas y los alimentos ricos en protemas no estàn permitidos. En- 
tre estos alimentos desaconsejados se encuentran todas las carnes, los 
mariscos y otras protemas de origen animal; los frutos secos y las se- 
milias; la soja u otros productos alimenticios basados en las legumbres; 
todos los suplementos de protema o las protefnas en polvo, incluidos los 
polvos basados en la cebada o las algas, a no ser que se usen especifica- 
mente al recetarse para la suplementaciòn proteica. 

Ademàs de las tres categorfas anteriores, hay algunos otros alimentos 
que no deben consumirse hasta que el enfermo se haya recuperado por 
completo, y en algunos casos incluso despuès de su completa curaciòn. 
Entre los alimentos prohibidos tenemos pràcticamente todos los alimen- 


tos envasados y preparados (comidas de reparaciòn ràpida), como los 
congelados, los enlatados, los embotellados o los empaquetados. Debe- 
mos renunciar a ellos por razones de salud. La comida de los restaurantes 
casi siempre resultarà inaceptable, ya que rara vez se prepara con ali- 
mentos ecològicos y casi siempre se cocina anadiendo sal, grasas u otros 
aditivos inadecuados para el plan de alimentaciòn Gerson. 

Como ei enfoque Gerson para la curaciòn se fija en todas las cosas 
que van hacia el interior de nuestro organismo o sobre èl, consideràn- 
dolas como factores en el proceso de curaciòn, la terapia Gerson puede 
parecer màs restrictiva que otros enfoques «naturales» u «holxsticos». 
Mediante esta atenciòn prestada a los detalles, la terapia Gerson consigue 
la curaciòn incluso en algunos casos extremadamente avanzados de pato~ 
logias, o en el caso de enfermedades que, de otro modo, se considerartan 
incurables. 

A veces es tentador negar la gravedad del trastorno que le afecta 
a uno mismo. Algunos enfermos pasan por una fase de pensamiento 
que dice: «Bien, mi tumor maligno no està muy avanzado. Sòlo es un 
càncer en fase II, y no es del peor tipo, por lo que no necesito seguir la 
dieta tan estrictamente como alguien que se encuentra entre la vida y 
la muerte». Creemos que se trata de una forma de pensar insensata. De 
forma parecida, algunos pacientes de la terapia Gerson son receptores 
de consejos bienintencionados pero sin una buena base por parte de 
amigos, familiares e incluso mèdicos que saben poco de las comple- 
jas interacciones bioquimicas que se producen en un organismo que 
combina la dieta Gerson, los medicamentos y la detoxifìcaciòn. Le ad- 
vertimos que no es buena idea modificar arbitrariamente la verdadera 
terapia dietètica Gerson a favor de la conveniencia personal o para sa- 
tisfacer el ego de otra persona. Pregunte a cualquier persona que quiera 
darle un consejo: <qA cuàntos pacientes de càncer has curado con esta 
recornendaciòn?». 

Aconsejamos encarecidamente que evite ahadir cosas o cambiar estas di - 
rectrices dietèticas demostradas sin el asesoramiento de un facultativo acre~ 
ditado de la terapia Gerson . (Pòngase en contacto con el Gerson Institute 
para que le proporcionen los datos de contacto de un facultativo acredi- 
tado de la terapia Gerson en su regiòn.) Realizar modificaciones, incluso 
nimias, en el protocolo de la terapia Gerson constituye una mala pràcti- 
ca. ^Por què?: porque esta forma de tratamiento ha demostrado repetidas 
veces que consigue, con èxito, la remisiòn o la curaciòn del càncer y de 



pràcticamente cualquier otra enfermedad degenerativa crònica. Resu- 
miendo, si lo utiliza tal y como se lo presentamos, el programa dietètico 
Gerson ha demostrado que funciona. 

Tres categorfas de alimentos: los deseables, los permitidos 
ocasionalmente y Ios prohibidos 

Alimentos de cultivo ecològico deseables 

Ya se encuentre enfermo o sano, como medio para revertir una patologfa 
o prevenir su apariciòn, las categorfas de alimentos enumeradas a conti- 
nuaciòn son excelentes fuentes de alimentaciòn y pueden consumirse sin 
limitaciòn. Los alimentos verdaderamente deseables son: 

* Todas las frutas y las hortalizas, ademàs de las patatas, excepto en 
el caso de que se encuentren en ia lista de alimentos profiibidos. 

* Los zumos de frutas y hortalizas recièn preparados, tal y como se 
muestra en el capftulo 9. 

* Las ensaladas de frutas y hortalizas crudas (vèase màs adelante en 
este capitulo). 

* La sopa especial Hipòcrates (vèase a continuaciòn para saber còmo 
prepararla). 

* La harina o los copos de avena. 

Los alimentos deseables mencionados son necesarios debido a sus 
efectos terapèuticos. Son de digestiòn fàcil y ràpida. La dieta Gerson 
aconseja el consumo de raciones abundantes y frecuentes de estos alh 
mentos. Incluso los puede consumir por la noche, si se despierta y siente 
hambre, para asi aportar una nutriciòn crftica para la reconstrucciòn de 
los tejidos dahados y para mantener la nutriciòn necesaria. A medida 
que el organismo se va recuperando, muchas personas sienten mucha 
hambre. En realidad, no existe un limite a la cantidad de estos alimen- 
tos buenos que se pueden consumir, siempre que sean de buena calidad, 
hayan sido cultivados, si es posible, de forma ecològìca, sean frescos y 
esten incluidos en la lista de alimentos «deseables». Recomendamos tener 
comida (como fruta, ensaladas de fruta o salsa de manzana) disponible 
al lado de la cama para tomar tentempiès por la noche. 


Mimentos de cultivo ecològico permitidos ocasionalmente 

A no ser que su mèdico con formaciòn en la terapia Gerson le especifique 
lo contrario, los siguientes grupos de alimentos, sin sal, derivados de la 
sal ni aceites ni grasas pueden consumirse una vez por semana: 

• Pan elaborado con harina integral de centeno, avena o arroz. 

• Palomitas de mafz preparadas con maiz de cultivo ecològico (ha- 
cièndolas con aire caliente y sin sal ni grasas/aceites). 

• Arroz integral o salvaje. 

• Llames y boniatos. 

• Jarabe de arce, miel, azùcar moreno y melaza residual sin produc- 
tos azufrados. 

Alimentos permitidos muy ocasionalmente 

Los siguientes alimentos permitidos muy de vez en cuando se pueden 
consumir no màs de una o dos veces por mes: 

• Hortalizas de cultivo ecològico congeladas (preparadas sin sal, 
grasas/aceites ni otros ingredientes prohibidos). 

• Legumbres o semillas germinadas (por ejemplo lentejas, alubias), a 
excepciòn de los brotes de alfalfa, que estàn vetados, 

Alimentos prohibidos 

Siempre que sea posible, aportamos una breve explicaciòn sobre por què 
los distintos alimentos citados en esta categorxa de «vetados» no estàn 
permitidos en el programa dietètico Gerson. 

• Todos los alimentos manipulados (procesados ), como los embotella- 
dos, enlatados, congelados, en conserva, refinados, salados, ahu- 
mados o que contengan productos azufrados (a no ser que se men- 
cione especificamente que estàn permitidos) estàn probibidos. 

• Los productos Idcteos de todo tipo, como la leche y productos de- 
rivados (incluida la leche de cabra) estàn prohibidos. Entre estos 
alimentos prohibidos tenemos el queso, la nata, el helado, los po- 
los de leche, la mantequilla y el suero de leche, excepto en los 
casos permitidos especificamente bajo el apartado «proteinas». Los 
productos làcteos suelen ser muy ricos en grasas. Los quesos pue- 
den contener basta un 65 % de grasa y ser ricos en sodio. Los 
sueros de leche comerciales son «cultivados» (producidos con la 
leche sobrante, con sabores y espesados) y contienen grasas y sodio. 
No obstante, cuando se recetan proteinas, el suero de leche fresco, 


140 


141 


batido y sin aditivos puede tomarse entre la sexta y la duodècima 
semana de la curaciòn. E1 quark sin sal y desnatado està permitido, 
si puede encontrarlo. 

No deberia consumir alcohoU ya que limita la capacidad de trans- 
porte de oxfgeno del cuerpo y somete al higado a una presiòn para 
detoxificarlo y eliminarlo del organismo. E1 alcohol es tòxico. 

La pina y las bayas pueden provocar una reacciòn alèrgica contra 
los àcidos grasos presentes en ellas. 

Los aguacates son demasiado ricos en grasas. 

Los pepìnos , en combinaciòn con los zumos que deben consumirse 
a diario, son de dificil digestiòn. 

Las especias como la pimienta negra o el pimentòn dulce son irri- 
tantes. La albahaca, el orègano y otros deben evitarse debido a su 
elevado contenido en àcidos aromàticos. La pimienta de cayena, 
los chiles jalapenos, etcètera tambièn son irritantes y pueden dete- 
ner la curaciòn. 

Las habas de soja y los productos derivados de la soja , Ìncluido el 
tofu, el tempeh^ el miso , el tamari y otras salsas de soja, la Braggs 
Liquid Aminos™ (un condimento liquido elaborado con protema 
de soja y rico en varios aminoàcidos), la proteina de origen vegetal 
texturizada, la leche de soja y el resto de productos derivados de la 
soja estàn vetados. Por distintas razones, incluido su elevado con- 
tenido en grasas y en sodio, la inhibiciòn tòxica de la absorciòn de 
nutrientes y/o su alto contenido en protemas, debe evitarse el uso 
de la soja en todas sus formas. 

No deberian consumirse aluhias ni legumbres secas. 

La alfalfa germinada y otros brotes de legumbres o semillas son ri- 
cos en L-canavanÌna, un aminoàcido inmaduro responsable de la 
supresiòn del sistema inmunitario. Ademàs, los pacientes sin un 
historial previo de dolor articular crònico han sufrido la apariciòn 
repentina de sintomas artriticos tras la ingesta de brotes de alfalfa. 
Monos sanos han desarrollado lupus eritematoso debido a la pre- 
sencia de alfalfa germinada en su dieta. 

Los aceites y las grasas de todo tipo estàn vetados, a excepciòn del 
aceite de linaza fresco, crudo y de cultivo ecològico. 

El azùcar blanquilla y el moreno refinados estàn prohibidos. 

La harina de trigo (incluida la integral) està prohibida, al igual que 
todos los tipos de pasta. 


• La carne de vacuno , de cerdo, el pollo , los huevos , el marisco y cuaL 
quier otro tipo de carne o de producto cdrnico estàn prohibidos. Es- 
tos alimentos de origen animal son ricos en protemas, sustancias 
qufmicas, conservantes, hormonas y sal y son de dificil digestiòn; 
suelen contener demasiada grasa y someten a un trabajo excesivo 
al hfgado y a los sistemas/aparatos excretores. 

* El tè negro , el tè verde y otras infusiones que no sean de hierbas o 
que contengan cafetna estàn vetados debido a su contenido en àci- 
dos aromàticos no deseables y en cafeina. E1 doctor Gerson citò 
que estos àcidos aromàticos interfieren en la curaciòn provocando 
reacciones alèrgicas iyèase anteriormente, listados en la categoria 
pina y bayas) 

® Los dulces , los pasteles, las magdalenas , las masas y otros productos 
dulces refinados estàn prohibidos porque contienen ingredientes 
amenazadores para la vida, como grasas, aceites, azucares o ha- 
rinas refinadas, sal, bicarbonato de soda, levadura quimìca o pro- 
ductos làcteos. Nòtese, no obstante, que algunos panes y masas 
pueden hornearse usando Ìngredientes permitidos, que haràn que 
la dieta sea màs interesante, aunque no deben consumirse regular- 
mente. 

* No se recomienda el consumo de agua . E1 doctor Gerson creia que 
un paciente sometido a la terapia Gerson no debfa beber agua, ya 
que diluye los àcidos del estòmago y no permite la màxima capa- 
cidad en el tracto gastrointestinal para obtener la nutriciòn a partir 
de alimentos y zumos recièn obtenidos. Los zumos aportan los 
fluidos necesarios. 

® Las setas no son hortalizas, sino hongos, y contienen protefnas 
complejas que son difìciles de digerir y aportan poca nutriciòn. 

• El cafè y los sustitutivos del cafè que se consumen por via oraU ya con- 
tengan cafeina o sean descafeinados, provocan una estimulaciòn no 
estable del aparato digestivo. La cafeina tomada por via oral esti- 
mula excesivamente el sistema digestivo, mientras que los aceites 
esenciales alteran la digestiòn. Por el contrario, cuando el cafè se 
administra por via recta.1, aporta un efecto completamente ventajo- 

! so al hfgado mediante el que, aparte de la detoxificaciòn, incrementa 
la producciòn de glutatiòn S-transferasa (una enzima deseable). 

® Losfrutos secosy las semillas^ incluìdas las almendras, los huesos de 
albaricoque, las semillas de linaza, los cacahuetes, los anacardos y 



el resto de frutos secos y semillas estan vetados porque son dema- 
siado ricos en protemas y grasas. A1 tostarlos se anade sal, las gra- 
sas ven aiterada su configuraciòn y ios frutos secos y las seinillas se 
tornan mas perjudiciales. 

• Las guindillas (chiles jalapehos, etcètera) contienen los mismos 
componentes aromàticos intensos presentes en las especias pro- 
hibidas. Las guindillas y similares tienden a inhibir las respuestas 
de curaciòn y deberian evitarse. Los pimientos morrones verdes, 
amarillos y rojos pueden consumirse sin limitaciòn. 

• Los brotes de mostaza y de zanahoria . 

• La levadura quimica y el bicarbonato de soda contienen sodio y 
aluminio, que son muy tòxicos. Las levaduras quimicas sìn sodio 
ni aluminio (Featherweight™, una levadura quimica basada en el 
potasio) pueden usarse ocasionalmente. 

• Los componentes fluorados que forman parte de cualquier producto 
como el agua, el dentifrico, los enjuagues bucales, los tintes para 
el cabello, los productos para las permanentes de peluquerìa, los 
cosmèticos, los desodorantes que se aplican sobre las axilas, los pin- 
talabios y las lociones deben evitarse siempre. 

Còmo preparar Ias comidas del programa Gerson 
de alimentaciòn 

Como los alimentos del programa de nutriciòn Gerson son de fàcil di- 
gestiòn, la gente que lo sigue suele necesitar unas raciones mayores y 
màs frecuentes. Consuma tanta cantidad de estos alimentos como sea 
posible, incluso durante la noche, si lo desea. Los alimentos que deben 
ingerirse incluyen la fruta fresca o cocinada, los zumos de frutas y hor- 
talizas frescas, las hortalizas y verduras frescas y cocinadas, las ensaladas, 
la sopa especial Hipòcrates, las patatas, los copos de avena, el pan de 
centeno sin sal (limitado a una o dos rebanadas diarias) y las inf usiones. 

La preparaciòn de las hortaìizas 

Admitimos que, de acuerdo con los estàndares actuales de preparaciòn 
de los alimentos, las comidas de la terapia Gerson se consideran coci- 
nadas en exceso. E1 doctor Gerson crefa que los alimentos debian estar 
bien hechos para que estuvieran tiernos y fueran fàciles de masticar y 
digeribles, lo que ayudaria al sistema digestivo debilitado a obtener la 


mayor cantidad posible de volumen blando, ademàs de la nutriciòn en 
su forma màs accesible a partir del alimento consumido. Los alimentos 
cocinados y blandos proporcionan, por tanto, una amortiguaciòn para el 
considerable volumen de zumos y alimentos crudos ingeridos. Se supone 
que la preparaciòn actual de las hortalizas al dente mantiene las enzimas 
intactas. Eso no es del todo correcto: todas las enzimas se destruyen a 
60 °C. La terapia Gerson aporta gran cantidad de enzimas mediante los 
zumos de frutas y hortalizas crudas, las ensaladas y la fruta. 

Todo el alimento debe prepararse con ingredientes frescos. Los ali- 
mentos enlatados, embotellados, envasados o congelados siempre con- 
tienen aditivos e inhiben la recuperaciòn del organismo. No se debe- 
ria ahadir sal, salsas de soja ni ninguna otra fuente de sodio a ningun 
alimento que se vaya a consumir. Todos los alimentos preparados que 
contengan sal, como sucede con la mayoria de los panes, deberian eli- 
minarse de la dieta. 

No es infrecuente cansarse de consumir alimentos con la misma con- 
sistencia blanda en cada comida. En las fases iniciales del tratamiento se 
anima a la gente a comer grandes cantidades de alimentos y a cocinarlos 
bien. La fruta cruda y las ensaladas con apio, cebolletas y ràbanos apor- 
tan alimentos crujientes y masticables para asi obtener una variaciòn 
con respecto a las hortalizas cocinadas y blandas. E1 doctor Gerson no 
queria que sus pacientes se alejaran de los mètodos de cocciòn usados, 
pero a medida que la salud del paciente mejoraba era posible incluir 
algunos alimentos cocinados al dente para aportar una cierta variaciòn. 
Como los defensores de la terapia Gerson consideran que el alimento es 
la medicaciòn, cualquier cambio en la dieta o en la tècnica de cocciòn 
deberfa discutirse con un profesional de la salud con formaciòn en la 
terapia Gerson. 

Alimentos cocinados 

Todas las hortalizas, a excepciòn de las prohibidas, son recomendables . 
Las hortalizas deberfan cocinarse con una cantidad minima de agua o de 
sopa (quizàs dos o tres cucharadas soperas) a fuego lento, justo al punto 
de ebulliciòn, hasta que estèn bien hechas. Generalmente, este proceso 
'llevarà entre cincuenta y sesenta minutos sobre el hornillo. Para evitar 
que el alimento se queme, coloque una esterilla o aro metàlico disfusor 
entre el hornillo y la cacerola para que ayude a distribuir el calor homo- 
gèneamente. Las hortalizas tambièn se pueden cocinar en recipientes de 


vidiio tapados, donde el calor es màs homogèneo y es menos probable 
que los alimentos se quemen. Siempre se deberfa usar una tapa que en~ 
caje bien para que los alimentos conserven la humedad, aunque no los 
cocinaremos en ollas exprès. 

Las cebollas, los tomates y la calabaza contienen mucha agua y ge- 
neralmente no necesitan la adiciòn de lfquido para cocinarse; ademàs, 
pueden anadir sabor a los alimentos cocinados. E1 apio tambièn es bueno 
para conferir sabor. 

Las remolachas y las patatas pueden hervirse enteras (sin pelarlas) en 
agua y las pelaremos cuando estèn hechas, o podemos hornearlas. 

Las patatas tambièn se pueden cortar en rodajas y hornearlas, o pode- 
mos hacer pure con ellas, servirlas en una ensalada de patatas o preparar- 
las de muchas otras maneras. 

Las espinacas liberan mucha aguay àcido oxàlico al cocinarse. Debido 
a ello, el agua sobrante tras cocerlas es amarga y deberiamos desecharla. 

E1 maiz puede consumirse hervido o crudo. 

Hìerbas aromàticas y especias 

Como las sustancias aromaticas de las hierbas y las especias, tal y como 
sucede en el caso de la pina y las bayas, tienden a interferir con el proceso 
de curacion, el doctor Gerson limitò el uso de estas sustancias aromàti- 
cas a cantidades pequehas de las relativamente suaves, como la pimienta 
de Jamaica, el anfs, el laurel, el cilantro, el eneldo, el hinojo, el macis, 
la mejorana, el romero, la salvia, el azafràn, el estragòn, el tomillo, la 
acedera y la ajedrea. E1 cebollino, las cebollas, el ajo y el perejil pueden 
usarse en mayor cantidad. 

Ensaìadas 

Es esencial que el paciente consuma tantas ensaladas preparadas con 
hortalizas crudas como pueda. Los siguientes ingredientes para las ensa- 
ladas pueden rallarse finos, picarse o triturarse y mezclarlos o consumir- 
los por separado: 

® Manzanas 

® Zanahorias 

• Berros 

• Cebolletas 

• Apio (el bulbo o las ramas) 

• Hojas de lechuga 


• Coliflor 

• Endivias 

• Cebollino 

• Achicoria 

• Ràbanos 

• Pimientos verdes 

• Tomates 

Alirso para ensalada 

NUNCA use alinos embotellados. Diluya vino tinto o vinagre de sidra 
ecològicos con agua al gusto para usarlos a modo de aliho para las en- 
saladas y ahada un poco de jugo de caha azucarera liofilizado, algunas 
hierbas aromàticas y cebolla o ajo, para obtener algo de variedad de sabo- 
res. Puede usar zumo de limòn en lugar de vinagre. Podemos emplear el 
aceite de linaza recetado como parte del aliho para las ensaladas. 

Sopa especial Hipòcrates 

E1 doctor Gerson consideraba que era extremadamente importante con- 
sumir la sopa especial Hipocrates (creada por Hipocrates como un ali- 
mento bàsico para casi todos los pacientes aquejados por enfermedades 
degenerativas) a la hora de la comida y la cena. Aunque gran parte de 
la terapia Gerson està orientada a la detoxificaciòn del higado, la sopa 
Hipòcrates ayuda a limpiar los rinones. Especialmente despuès de que 
los pacientes se hayan acostumbrado a comer sin sal (generalmente al 
cabo de una o dos semanas despuès de iniciar el tratamiento), esta sopa 
especial es un sabroso entrante para cada comida. 

Para preparar la sopa especial Hipòcrates, deberia lavar concienzu- 
damente las siguientes hortalizas, pero no pelarlas, cortarlas en daditos, 
cubrirlas con agua y cocinarlas durante dos horas. Pàselo todo por un 
pasapurès que retenga sòlo las fibras y las pieles. El resultado es una sopa 
densa y cremosa. Deje que se enfrie antes de introducirla en el frigonfico. 
Prepare una cantidad suficiente para consumirla en unos dos dfas, ya que 
la sobrante, que perderà su valor nutricional despuès de este periodo, no 
deberà consumirse. Aqui se muestran las cantidades de hortalizas: 

• 1 bulbo mediano de apio. Si no es la temporada, reemplàcelo poi 
3 o 4 ramitas de apio. 

• Unà pequeha cantidad de perejil. 

• 680 g de tomates (o màs, si lo desea, durante el verano). 



• 2 cebollas medianas. 

• 1 rafz de perejil mediana (es difìcil de encontrar; si no la puede 
adquirir, omitala). 

• 2 puerros pequenos (si no puede encontrarlos, sustituyalos por 2 ce- 
bollas medianas màs). 

• Varios dientes de ajo. 

• 450 g de patatas 

Hasta que la persona que se està curando no se haya acostumbrado 
a comer sin sal, puede anadir ajo crudo triturado para aportar un toque 
de sabor a esta sopa especial Hipòcrates, ademàs de a las bortalizas, las 
ensaladas, etcetera. El ajo es saludable y puede utilizarse en cualquier 
momento y en la cantidad que desee. 

Patatas 

Las patatas, que son ricas en protemas de origen vegetal, son de gran 
ayuda nutricional para cualquier persona que se estè curando. Recomen- 
damos consumirlas a la hora de la comida y de la cena. Reemplàcelas 
sòlo ocasionalmente por arroz integral o salvaje de cultìvo ecològico. Las 
patatas tienen un mayor valor nutritivo si las preparamos al horno. Tam- 
bièn podemos hervirlas con su piel, majarlas con un poco de sopa, pelar- 
las (despuès de hervirlas) o cortarlas y mezclarlas con aliho para ensalada 
para obtener una ensaiada de patata. Asimismo, es posible cocinarlas a 
la cazuela con cebolla, tomates, apio, etcètera. Si se receta yogur desna- 
tado tras seguir ia dieta Gerson entre seis y diez semanas, anada cebolla, 
cebollino o ajo al yogur para obtener un aliho sabroso para sus patatas 
al hornOj sus ensaladas o sus hortaJizas. Puede servir boniatos una vez 
por semana. 

Copos de avena 

Debena consumirse una gran racion de copos de avena (Vi taza de copos 
de avena de cultivo ecologico mas 1 taza, o un poco màs, de agua puri- 
ficada) cada dia para desayunar. No deberxa usar otros cereales. La avena 
no sòio aporta una buena cantidad de vitaminas del grupo B, ademàs de 
protemas, sino lo que es mas importante todavia, que proporcionan una 
capa en el tracto intestinal para los zumos de hortalizas y frutas crudas 
que vendràn a continuaciòn. Los cereales fuertes y en forma de grano 
no pueden aportarlo. Para obtener variedad, anada manzana cruda ra- 


llada, papaya u otras frutas; miel, jarabe de arce puro al cien por cien o 
melaza residual sin componentes azufrados; uvas pasas o cualquier otra 
fruta pasa o deshidratada, ciruelas pasas guisadas u otras frutas frescas o 
secas/pasas guisadas. 

Pan y otros tipos de almidòn 

Puede comer algo de pan de centeno sin sal ni grasas sòlo despuès de 
consumir toda la comida requerida. E1 pan no deberia constituir la base 
de ninguna comida. Si el pan està seco, puede rallarlo y usarlo en recetas 
que necesiten pan rallado. En ocasiones podrà emplear tambièn copos 
de patata, tapioca o almidòn de maiz. 

Azucares y edulcorantes 

Use sòlo azucar moreno de cultivo ecològico, jarabe de arce, miel clara o 
melaza sin componentes azufrados, y consuma sòlo hasta 2 cucharaditas 
de postre diarias de todos los edulcorantes combinados, y ùnicamente si 
no padece hipoglucemia y/o diabetes. 

Infusiones 

La infusiòn de menta y otras infusiones estàn permitidas y recomenda- 
das por sus distintas propiedades beneficiosas concretas. Las hojas de 
menta o hierbabuena ayudan a la digestiòn, la manzanilla es relajante 
y la valeriana puede ayudarle a dormir. E1 tahebo (o pau dàrco) es una 
infusiòn muy valiosa contra el càncer y puede tomarse a voluntad por la 
noche. 

Menùs de ejemplo 

Para desayunar deberia consumir: 

® 250 ml de zumo de naranja. 

® Una raciòn generosa de copos de avena con la salsa de fruta que 
prefiera. 

• Pan de harina de centeno de cultivo cien por cien ecològico, sin sal 
y sin grasas, tostado y con miel. 

La comida deberfa consistir en: 

• Una ensalada de muchos ingredientes crudos mezclados. 

• 250 ml o màs de sopa especial Hipòcrates templada. 

® 250 ml de zumo de manzana y zanahoxia mezclados. 


• Una patata al horno (con alino de yogur, si le està permitido). 

• Hortalizas recièn cocinadas. 

• Fruta cruda o guisada. 

Para la cena el menu es el mismo que para la comida. 

Le sugerimos que varfe las comidas usando distintas hortalizas y di- 
ferentes mètodos para cocinar las patatas, preparando diversos tipos de 
ensaladas, etcètera. Puede servir arroz integral de cultivo ecològico una 
vez por semana. 

Vèanse los Apèndices del Programa horario para el paciente. 




9 ^ 

TRECE VASOS DEZUMO 


En 1981, cuando tenla treinta y ocho ahos, la hepatitis infecciosa aguda 
afect<S a Paul Schofield, de Orlando (Florida). Se manifestò en forma de 
fiebre, ictericia y nàuseas intensas. Mr. Schofield enfermo tanto que tuvo 
que abandonar su trabajo de marroquineria y puso en alquiler la tienda 
en la que habia vendido sillas de caballo, cinturones, sombreros y rnale- 
tas hechas por èl mismo. Se sentfa, dia tras dfa, dèbil, hasta el punto de 
llegar casi a desmayarse. 

La hepatitìs consiste en una inflamaciòn del higado provocada por 
virus o bacterias y que aparece debido a la exposiciòn a sustancias tòxicas, 
a productos derivados de la sangre contaminados, o a anomalfas inmu- 
nològicas. La hepatitis infecciosa aguda puede tambièn trasmitirse me- 
diante los alimentos o las bebidas contaminados por un portador o un 
paciente, y suele tener lugar en aquellos lugares en los que las condiciones 
sanitarias son malas. Tras un periodo de incubaciòn que oscila entre las 
dos semanas y los cuarenta dias, el paciente muestra unos niveles anor- 
malmente elevados de enzimas hepàticas, fiebre y malestar. 

La patologia de la hepatitis virìca 

La hepatitis vfrica es una enfermedad sistèmica bastante comun carac- 
terizada por la destrucciòn, la necrosis y la autolisis de cèlulas hepàticas 
que da lugar a anorexia, ictericia y hepatomegalia (aumento anormal de 
tamaho del higado). Cada aho se producen varios casos de esta enfer- 
medad. En la actualidad se reconocen cinco tipos concretos de hepatitis 
(aunque se desconocian en 1981). Las cinco variantes de la hepatitis son: 


150 


151 



® La tipo A (hepatitis infecciosa o de incubaciòn breve). La inciden- 
cia de la hepatitis A està aumentando entre los homosexuales y 
entre aquellas personas afectadas por una inmunosupresion rela- 
cionada con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). E1 
consumo de marisco procedente de aguas contaminadas tambièn 
puede provocarla. 

• La tipo B (hepatitis sèrica o de incubaciòn larga). Tambièn està 
incrementando entre las persona positivas al VIH y representa 
hasta el 10 % de los casos de hepatitis virica que se producen tras 
una transfusiòn de sangre en EE.UU. por ejemplo. Se tiransmite 
mediante las secreciones humanas y las heces, durante las relacio- 
nes sexuales y a travès de la transferencia de virus en el alimento 
preparado por trabajadores del ramo de la hostelerfa infectados. 

La tipo C (no determinada en cuanto al tipo concreto de microor- 
ganismo). Este microorganismo patògeno se adquiere bàsicamente 
mediante la transfusiòn de sangre procedente de donantes asinto- 
màticos. De todas las enfermedades hepàticas vfricas, la incidencia 
de la hepatitis de tipo C està siendo la que màs aumenta entre la 
poblaciòn actuaL 

• La tipo D se produce con màs frecuencia, como complicaciòn de 
la hepatitis B aguda o crònica, ya que este virus tipo D micesita el 
antigeno de superficie de ese microorganismo hermano con doble 
càpsula para replicarse. 

• La tipo E (anteriormente clasificada bajo el tipo C con el nombre 
tipo no~A y no-B) se da principalmente entre la gente que acaba 
de volver recientemente de una regiòn endèmica, como la India, 
Àfrica, Asia o Centroamèrica. 

De las cinco hepatitis vfricas, la B y la C son las màs peligrosas, ya que 
son las que pueden evolucionar, con màs probabilidad, para convertirse 
en un càncer hepàtico, y lo màs probable es que uno de estos tipos fuera 
el que infectò a Schofield. 

En la època en la que se infectò, la piel de Schofield mostrò una 
notabie decoloraciòn amarilla, que se mantuvo durante tres semanas. 
Su mèdico no pudo aportarle un tratamiento curativo porque no habia 
ninguno conocido en esos tiempos (en 1981), especialmente en. el caso 
de aquellos mèdicos que habfan practìcado exclusivamente su tipo con- 
creto de medicina alopàtica (dependiente de los fàrmacos), No existian 


fàrmacos para tratar este problema. La unica sugerencia mèdica fue que 
descansara mucho, durmiera siestas y bebiera fluidos tales como refres- 
cos carbonatados (que son tòxicos) o zumo de naranja. Aunque hizo 
esto durante no menos de ocho meses, Schofield no mejorò en modo 
alguno. 

Paul Schofield empieza a tomar zumos 
siguiendo la terapia Gerson 

Un masajista terapèutico que le hacia masajes le recomendò leer el libro A 
cancer therapy: Results offifty cases, y asi lo hizo el paciente. Las ideas del 
libro le pareclan correctas y lògicas, por lo que adquiriò una licuadora 
Norwalk® para preparar zumos (la famosa prensa hidràulica del doctor 
Norwalk) e iniciò la terapia Gerson por su cuenta. Siguiendo las instruc- 
ciones del doctor Gerson, Paul Schofield bebiò grandes cantidades de 
zumo consistentes en un vaso de 250 ml de zumo de manzana y zanaho- 
ria o de verduras durante cada hora de vigilia: un minimo de trece vasos 
y a veces màs. Segùn comenta el propio Schofield: 

Empecè, inmediatamente a sentirme mejor. Mis resultados de las pruebas 
de enzimas hepàticas mejoraron. Pasaron de la elevada cifra patològica de 
2.400 al rango normal de 20. AI cabo de dos meses, cuando mi mèdico 
voiviò a examinarme, su conclusiòn fue que ya no estaba infectado: mis 
recuentos sanguineos eran normales. Durante varios anos, no obstante, 
sufrf sintomas parecidos a los de la gripe. En tales ocasiones volvfa inme- 
diatamente durante una semana a seguir todo el proceso de la toma de 
zumos requerido en el programa de la terapia Gerson. 

A veces, beber los zumos durante sòlo algunos dias era suficiente para 
ayudarme a librarme de los sintomas de la hepatitis. Incluso despuès de 
un ùnìco dfa bebiendo los trece vasos de zumo, mi cuerpo, y especialmen- 
te mi hfgado, se sentian mejor. Aprendf que, para eliminar cualquiera de 
los virus de la hepatitis A, B, C, D y E, uno debe consumir los zumos 
recièn preparados de hortalizas y frutas de cuìtivo ecològico. 

Hoy en dia, tal y corao revela su fotografìa, Paul Schofield es feliz y 
goza de buena salud. Sus sintomas de la hepatitis ya no aparecen y, si lo 
hacen, este hombre sabe que puede eliminarlos ràpidamente tomando 
zumos de frutas y hortalizas de cultivo ecològico recièn preparados. 


Algunos consejos aportados previamente por el doctor 
Gerson con respecto a la obtenciòn de zumos 

Para la preparaciòn de zumos de frutas 7 hortalizas, el doctor Gerson re- 
comendò dos aparatos: un triturador o un pasapurès, por un lado, 7 una 
prensa, por el otro. Uno de sus consejos para la obtenciòn de zumos fue 
que todas las partes de la màquina para preparar zumos que entraran en 
contacto con los alimentos triturados debfan ser de acero inoxidable. Los 
defensores de la terapia respaldan actualmente un aparato en concreto 
que utiliza estos dos procesos. 

A 1 igual que en el caso de Schofield, el aparato preferido por los pa~ 
cientes de la terapia Gerson es la licuadora Norwalk® Fue inventada 
hacia 1936 por Norman W. Walker (doctor en ciencias) 7 podemos en~ 
contrar dos modelos: la 270 -S Norwalk con un acabado inoxidable 7 la 
270 Norwalk con un acabado de veta de madera. (Vease el Apèndice para 
obtener una lista de nombres, ubicaciones 7 otras informaciones que re~ 
comiendan dònde se pueden encontrar los productos 7 los suministros 
recomendados para los seguidores de la terapia Gerson.) 

E 1 doctor Gerson pedfa a sus pacientes en proceso de recuperacìòn 
que prepararan siempre zumos recièn hechos con frutas 7 hortalizas 
de cultivo ecològico. Les aconsejò que nunca intentaran preparar, por 
la manana, zumo suficiente para todo el dfa. Ademàs, como otro con- 
sejo que comenta ampliamente en su obra original, el doctor Gerson 
aconseja no beber agua porque se necesita toda la capacidad de nuestro 
estòmago para dar cabida a los zumos 7 a la sopa especial Hipòcrates de 
hortalizas (; vèase el capitulo 8). Los componentes de la sopa se absorben 
fàcilmente a travès de la mucosa gastrointestinal. Llenar el estòmago de 
agua tiende a diluir la acciòn de los àcidos del estòmago 7 de las enzi- 
mas digestivas. 

Este capitulo aporta una descripciòn completa de los tipos de licuado- 
ras junto con el proceso de obtenciòn de los zumos. En comparaciòn con 
el texto original del doctor Gerson, aqui aportamos mucha informaciòn 
nueva procedente de aquellos pacientes que han preparado sus propios 
zumos en su hogar 7 han recuperado su salud. Una combinaciòn entre el 
efecto enzimàtico de los zumos de productos de cultivo ecològico recièn 
hechos junto con una dieta terapèutica sin sal (vease el capitulo 10), una 
suplementaciòn nutricional adecuada 7 limitada (vèase el capftulo 1 1) 7 
la administraciòn de enemas de cafè (vèanse los capftulos 12 7 13 ) —todos 


ellos rnètodos demostrados— da como resultado un bienestar renovado 7 
duradero, natural 7 seguro. La obtenciòn de zumos de productos de ori- 
gen vegetal 7 la ingesta del producto resultante es la forma màs deliciosa 
de tener una buena salud. 

Renueve su bienestar bebiendo zumos elaborados con 
hortalizas y frutas de cultivo ecològico recièn preparados 

Preparar los zumos 7 consumirlos son aspectos integrales del programa 
de la terapia Gerson. Los dos autores de este libro reafirman, incondi- 
cionaimente que: Para cualquier persona enferma, ademds de para alguien 
que gcce de buena salud, beber con frecuencia a lo largo del dta zumos recièn 
preparados obtenidos a partir de frutas y hortalizas de cultivo ecològico es 
cntico para renovar o mantener el bienestar . 

U?ia nota importante\ aunque no existen unos estàndares para el tèr- 
mino ; frecuentemente usado, de cultivo ecològico , suele hacer referencia a 
aquelios productos plantados 7 cultivados sin pesticidas qufmicos, her- 
bicidas ni abonos sintèticos en bosquecillos, huertos o vinedos libres de 
estas sustancias qufmicas desde hace entre tres 7 siete anos. 73 

Ademàs de aportar una ingesta suficiente de liquidos, los zumos re- 
cièn preparados aportan pràcticamente todos los nutrientes (vitaminas, 
minerales, enzimas, sustancias quimicas de origen vegetal 7 herbal 7 
otras sustancias alimenticias vitales, Ìncluidas incluso las proteinas) ne~ 
cesarias para que su organismo se cure a si mismo. La Ìngesta de zumos 
es incluso màs importante para curar las enfermedades degenerativas 
que consumir los mismos nutrientes contenidos en los alimentos enteros. 
De hecho, los zumos son alimento, por supuesto, pero que se encuen- 
tran en una forma mucho màs asimilable por el tracto gastrointesti- 
nal. E 1 consumo de zumos permite una mejor digestiòn 7 una ma^or 
absorciòn. Si una persona se cine al protocolo de la terapia Gerson 7 
consume trece vasos de 250 ml (unos 3,25 litros de zumo a diario), esta 
gran cantidad de liquidos, junto con tres comidas vegetarianas, aporta el 
equivalente a entre 7,7 7 9,1 kilos de alimento al dia. Pocas personas (po- 
siblemente nadie) podrfa consumir esa cantidad de material comestible 


73.WfNTER, R.: A consumers dictionary of medìcines: Prescrìption , over-the- 
counter, and herbal plus medical definitions , Crown Trade Paperbacks, Nueva 
York, 1993, p. 343. 


154 


155 



sòlido durante las horas de vigilia normales. Beber zumos nos permite 
ingerir cantidades enormes de alimentos en un breve perfodo de tiempo. 

Las enfermedades degenerativas suelen potenciar una mala digestiòn 
en aquellas personas afectadas por ellas. Debido a la intoxicaciòn causa- 
da por los organos con un mal funcionamiento, la presencia de una c.an~ 
tidad reducida de acidos gàstricos, la disfuncion digestiva general y otros 
problemas similares directamente relacionados con las degeneraciones 
corporales, estas personas pueden sufrir perdida de apetito y la incapaci- 
dad de comer o de mantener en su interior y asimilar incluso pequehas 
cantidades de alimento. (Este estado tan molesto se conoce con el nom- 
bre de caquexia .) Aun asx, los pacientes que padecen este problema suelen 
ser capaces de mantenerse bastante bien alimentados mediante el simple 
consumo de zumos recièn preparados. Los nutrientes transform ados en 
zumos son mucho màs vitales para el organismo que el contenido en fibra 
de los alimentos enteros. Sin embargo, deben ahadirse alimentos sòlidos 
a la ingesta total del paciente. 

La preparaciòn de zumos ayudò al doctor Gerson 
a curar a sus pacientes 

Para lograr la curaciòn de sus numerosos pacientes aquejados de tubercu- 
losis, càncer, diabetes, artritis, enfermedades cardiovasculares y de otros 
afectados por enfermedades degenerativas, Max Gerson buscò nuevos 
mètodos para superar su malnutriciòn subclmica. Incluso las f>ersonas 
obesas pueden tener carencias de nutri entes. Para solventar el problema 
de todas las personas enfermas, el doctor Gerson hallò como soluciòn la 
preparaciòn de zumos de frutas y hortalizas en casa, y resultò una tècnica 
valiosa. Los zumos obtenidos de los alimentos frescos y consumidos por 
estas personas muy enfermas aportaban la forma màs sencilla y eficaz 
de proporcionarles una nutriciòn de la màxima calidad. Este singular 
mètodo de alimentaciòn que desarroilò durante el peribdo de aproxima- 
damente treinta y cinco ahos, que van desde 1923 hasta 1958 dio lugar 
a los mejores resultados clinicos nunca observados en la pràctica mèdica 
en esa època de mediados del siglo xx. 

Hoy en dia, ya en el siglo xxi, ambos autores se muestran reacios a 
efectuar cambios en un protocolo que ha sido extremadamente eficaz 
para tratar, revertir y lograr una remisiòn pràcticamente permanente de 
las enfermedades degenerativas de todo tipo. Èstos son los tipos de enfer- 


156 


medades graves para las que la medicina alopàtica ha tenido muy poco 
que ofrecer. Aun asi, el personal del Gerson Institute no es de mente 
estrecha. Si apareciera un mètodo mejor como alternativa a la alimen- 
taciòn con dosis elevadas de nutrientes proporcionada por la extracciòn 
de zumos o las otras tècnicas perfeccionadas por el doctor Gerson, seria 
utilizado en el protocolo de la terapia Gerson. 

No obstante, durante el transcurso de sus treinta ahos de pràctica 
clmica activa, el doctor Gerson cambiò su protocolo considerablemente. 
Modificò muchas veces lo que èl mismo describiò como sus «recetas de 
zumos» en respuesta a los resultados de los anàlisis de sangre de sus pa~ 
cientes, a las respuestas de las reacciones de curaciòn, las alergias, las va- 
riaciones de peso y otros estados metabòlicos. Las respuestas fisiològicas 
de las personas muy debilitadas o enfermas le exigieron, con frecuencia, 
modificar las medicaciones y los zumos casi a diario, especialmente du~ 
rante sus primeras semanas de seguimiento de la terapia Gerson. Esa es 
tambièn la situaciòn para los pacientes actuales. 74 

Preguntas y respuestas sobre ei consumo de zumos 

Tomar zumos genera muchas preguntas para las que hay pocas respues- 
tas. Por ejemplo, nos interesamos, pero no podemos responder por com- 
pleto a algunas de las siguientes preguntas de aquellos que utilizan la 
terapia Gerson: 

* ^Cuàndo o con què frecuencia se deberla beber zumos? El doctor 
Gerson aconsejò que una persona enferma deberia beber 250 ml 
de zumo por lo menos una vez por hora, pero no es infrecuente 
encontrarse con que este règimen es dificil de seguir. 

* ^Què debe hacerse como respuesta o soluciòn intermedia si se es 
incapaz de seguir el programa al pie de la letra? Beba tanto zumo 
como pueda, pero siga intentando ingerir màs. En esta situaciòn, 
por lo que respecta a la obtenciòn de los zumos y su consumo, 
cuanto màs, mejor. 

* ^Cuànto zumo deberia beber? Como se ha mencionado, intente 
tomar 3,25 litros de zumos de frutas y hortalizas de cultivo ecoiò- 
§ico cada veinticuatro horas. 

74. The Gerson Institute: «Gerson Therapy practitioners training seminar 
workbook», The Gerson Institute, Chula Vista (California), 1996, pp. 17, 18. 


157 


^En cuanto tiempo se debe consumir el zumo despuès de obte- 
nerio? Sin duda, la respuesta es: «jAI instante!». 

^Es aeeptable conservar el zumo para tomarlo mas adelante? La 
respuesta directa e inflexible es: «jNo!». Pero seamos sinceros, si 
trabaja lejos de su hogar y no puede Ìr con una màquina para ob- 
tener zumos que pesa unos 23 kilos, llevarse zumo de manzana/ 
zanahoria en un recipiente tipo termo (con un revestimiento inte- 
rior de vidrio o acero inoxidable) o en frascos de 250 ml llenados 
hasta arriba, no es algo tan malo. Hàgalo si es la unica manera de 
obtener su raciòn diaria de zumos de frutas y hortalizas de cultivo 
ecològico. Nunca conserve ni se lieve consigo zumos de verduras 
(elaborados con verduras para ensalada) para tomarlos despuès, ya 
que se oxidan ràpidamente y pierden todo su valor nutritivo. 
^Sabemos què frutas y hortaiizas es mejor combinar o son in- 
compatibles? Nuestras observaciones nos dicen que casi todos los 
alimentos de origen vegetal son compatibles, aunque el doctor 
Gerson recomendò el uso de combinaciones concretas, como la de 
zanahoria y manzana, sòlo zanahoria y el zumo obtenido de varias 
verduras. Evite otros zumos. 

^En què parte del tracto gastrointestinal es mejor la absorciòn 
del zumo? Todo el tracto gastrointestinal (unos 7 metros desde la 
entrada dei estòmago hasta el ano) trabaja mediante enzimas so- 
bre los zumos y lleva sus nutrientes al torrente sangumeo, pero no 
hay una gran absorciòn de nutrientes en el estòmago, el intestino 
grueso ni ei recto. 

^Existe una «fuerza vital» iutroducida en el organismo a partir 
de la ingesta de zumos? Se trata, estrictamente, de nuestra opi- 
niòn, pero contestamos: «jSi!». Las enzimas vivas de las hortalizas 
y las frutas pueden ser absorbidas hacia el interior del yo fìsico, 
mental y espiritual, y probablemente vigorizan nuestra alma. Por 
lo menos asi lo esperamos. 

^Funcionan mejor los rinones si se consumen los zumos recomen- 
dados? SL Las pruebas fisiològicas han mostrado que las enzimas 
de los zumos son agentes limpiadores (a veces tienen una naturale- 
za verdaderamente diurètica). Puede comprobar este concepto por 
sf mismo extrayendo el zumo de unos espàrragos blancos y tomàn- 
doio. Beber zumo de apio es casi igual de bueno desde el punto de 
vista diurètico. Si toma zumos como èstos orinarà mucho, lo que 


darà como resultado unos rinones con un buen funcionamiento y 
un tracto urinario limpio. 

Como hemos especificado, tenemos algunas opiniones procedentes 
de nuestras observaciones o buenas respuestas con una base cientffica 
para las preguntas que pueda formular, aunque no para todas ellas. 

Algunas normas personales sobre la obtenciòn de zumos 

Ahora aportaremos algunos conocimientos para que los asimile. Como 
las enzimas terapèuticas contenidas en los zumos recièn obtenidos de 
productos de origen vegetal se oxidan para desaparecer y ser destruidas 
por los radicales bbres debido a la exposiciòn al oxfgeno del aire durante 
cuak[uier perfodo de tiempo prolongado, debemos aportar las dos partes 
de una norma firme que tendrà que obedecer. Aunque serà inevitable 
llegar a soluciones intermedias, la siguiente norma con dos partes proce- 
de de representantes que le ofrecen consejos telefònicos cuando llama al 
Gerson Institute: 

1. Si le resulta posible, intente preparar sus vasos de 250 ml de zumo 
al momento y bèbalos inmediatamente. Esto es de especial impor- 
tancia para los pacientes muy enfermos. 

2. Por la manana, no prepare todos los zumos que vaya a consumir 
durante el dia para conservarlos y tomarlos màs adelante, ya que 
antes del final del dia probablemente estè tomando un zumo de 
peor calidad al que le faltaràn rnuchos nutrientes. 

Tipos de aparatos para extraer el zumo 

Debido, en parte, a una creencia intuitiva, pero principalmente a partir de 
la observaciòn de los resultados en sus pacientes, el doctor Gerson supuso 
que el mètodo de extracciòn de jugo afectaba, sin lugar a dudas, a la con- 
centraciòn de los nutrientes que llegaban al organismo de sus pacientes. 
Màs de cincuenta anos despuès de su muerte, sabemos, a partir de los 
anàlisis de los zumos obtenidos con cada tipo de aparato para obtener jugo, 
que a.lgunas màquinas son mejores que otras para la producciòn de liquidos 
para beber de buena calidad. Ademàs, los resultados clmicos experimenta- 
dos por los paclentes que usaban cada tipo de aparato para extraer zumo 
proporcionan màs respaldo a las asunciones origìnales del doctor Gerson. 





Aunque existen seis tipos de màquinas para obtener zumo (las des- 
cribiremos brevemente), nuestra preferencia se centra en un tipo de pro- 
ducto concreto. Primero mencionaremos los aparatos de peor calidad e 
iremos pasando a los mejores que podemos usar en el caso del programa 
de la terapia Gerson. 

A continuaciòn mostramos las descripciones de los tipos de mecanis- 
mos para la extraccion de zumo que nos permiten obtener jugos de frutas 
7 hortalizas, pero que, en comparaciòn con el sexto (nuestro favorito), 
pocos de ellos proporcionan, no sin dificultad, algo realmente bebible en 
una cantidad 7 con una calidad aceptables. 

1. Extractores de zumo mediante trituraciòn (masticaciòn) 

Estos aparatos, tal 7 como describe su nombre, trituran o «mastican» 
las hortalizas o las frutas 7 extraen su zumo en un solo paso. La calidad 
del zumo es bastante buena, pero la cantidad de pulpa de las hortalizas 
7 las frutas que queda desaprovechada es excesiva, 7 algunas de las 
enzlmas de origen vegetal quedan retenidas en dicha pulpa. Aunque 
el zumo obtenido de los trituradores es màs rico en nutrientes que el 
extraido de las màquinas que funcionan mediante centrifugaciòn {vèa- 
se a condnuaciòn), es menos nutritivo que el conseguido con el tipo 
de trkuradora/ prensa que preferimos (vèase el sexto aparato descrito). 
Ademàs, a la licuadora mediante «masticaciòn» se le calienta la càmara 
de trituraciòn, lo que tiende a danar la calidad enzimàtica del zumo 
resultante. Entre las marcas comerciales de estas màquinas para la ex- 
tracciòn de zumo mediante «masticaciòn» tenemos la Champion®, la 
Green Power® 7 la Ro^al®. Su precio es moderado 7 oscila entre los 190 
7 los 580 euros. 

2. Extractores de zumo mediante centriftigaciòn 

Estos aparatos, que son, con mucho, los màs comunes 7 econòmicos 
entre los extractores de zumo, son tambièn los menos deseables para 
satisfacer las necesidades de un paciente sometido a la terapia Gerson. 

Una màquina para la obtenciòn de zumo mediante centri fugaciòn 
funciona empujando las hortalizas o la fruta contra un disco rotatorio 
CU70S dientecillos la reducen a puipa. La fuerza centrifuga empuja la 
pulpa contra una cesta de malla a travès de la cual se filtra el zumo, 
mientras la pulpa queda retenida. Este mecanismo parece bueno, pero el 
procedimiento de centrifugaciòn tiene algunos inconvenientes: 


a. E 1 producto no se tritura lo suficientemente fino, especialmente en 
el caso de las verduras de hoja. 

b. La fuerza centrifuga es menos eficaz que la acciòn de presiòn de 
otros aparatos a la hora de obtener zumo. Este mecanismo in- 
suficiente provoca que los minerales 7 las sustancias quimicas de 
origen vegetal permanezcan en la pulpa 7, por tanto, el zumo ob- 
tenido tiene un menor contenido en enzimas curativas 7 otros nu- 
trientes. 

c. El doctor Gerson dijo de las màquinas para la extracciòn de zumos 
mediante centrifugaciòn: «Cuando la rueda trituradora rota con- 
tra algo que le opone resistencia 7 ha^ un suministro insuficiente 
de aire, se produce electricidad positiva, lo que induce una elec- 
tricidad negativa en las paredes circundantes. E 1 intercambio de 

■ [iones] positivos 7 negativos destru^e las enzimas oxidantes 7 hace 
que el zumo tenga unas propiedades deficieutes». Explicaba que 
los pacientes que usaban aparatos para la obtenciòn de zumos gra- 
cias a la fuerza cenmfuga no experimentaban èxitos en el proceso 
de curaciòn mediante su autoadministraciòn de esta terapia. 73 

Entre las licuadoras por centrifugaciòn, las que tienen una cesta de 
paredes verticales, como la Acme Juicerator® original (que puede que ya 
no se fabrique màs) tienen un problema de deficiencia de enzimas en el 
zumo. En contraste, las licuadoras por centrifugaciòn con unas cestas en 
àngulo (actualmente populares debido a su amplia promociòn 7 publici- 
dad), como es el caso de la Juiceman®, la Braun®, la Hamilton-Beach® 7 
otras, no se ven afectadas por un problema tan grave. Aun asx, las licua- 
doras por centrifugaciòn producen, si las comparamos con otros tipos de 
aparatos, una cantidad reducida de zumo que, ademàs, tiene carencias 
generales en nutrientes. Al igual que sucede con las màquinas «mastica- 
doras», las licuadoras por centrifugaciòn tienen un precio moderado. 

3. Extractores de zumo de los tallos del trigo joven 

Estos aparatos, que son pequenos 7 mu^ especializados, estàn disenados 
especxficamente para extraer el jugo rico en clorofila de los tallos del 
trigo joven. La telapia Gerson no utiliza los tallos del trigo joven, ya 
que muchos pacientes encuentran que es extremadamente àspero para 


75 . 1 bidem^ p. 19 . 


160 


\ 


161 



su asimilacion por parte del estòmago. Aparte de eso, los componentes 
deseables de los tallos del trigo joven ya se encuentran en el zumo de 
hojas verdes de la terapia Gerson, cuya ingesta se recomienda entre dos 
y cuatro veces al dia y que es màs suave para el tracto digestivo. 

4, Exprimidores de dtricos 

Usados exclusivamente para obtener el zumo de las naranjas y los po- 
melos, un exprimidor de cxtricos es un aparato que no puede usarse con 
ninguna otra fruta ni hortaliza. E1 doctor Gerson creia que el zumo de 
citricos era el menos importante para conseguir un efecto terapèutico y 
lo ahadfa, principalmente, por la conveniencia del paciente, como una 
forma de iniciar su dfa. Estimuladas por el bombo publicitario de las 
industrias de los zumos de naranja, muchas personas beben zumo de 
naranja a primera hora de la manana. 

Aun asi, los nutricionistas han dicho que el zumo de naranja provoca 
una producciòn excesiva de moco si se consumen grandes cantidades. 
En nuestra opiniòn, puede que sea mejor que reemplace los zumos de po- 
melo y naranja por zumo de manzana o de zanahoria. Los zumos de 
cftricos no deberian ser consumidos por aquellos pacientes que sufran 
enfermedades relacionadas con el colàgeno, como la artritis reumatoide 
o el lupus eritematoso. 

5. Batidoras/Iicuadoras 

Ciertas licuadoras, como la Vita-Mix® Total Nutrition Center, son bati- 
doras potentes, pero no realmente licuadoras. Trituran los ingredientes 
y se obtiene una pulpa fina, pero no extraen su zumo. Como con una 
batidora/licuadora no conseguimos reducir la masa, para obtener los nu- 
trientes equivalentes a 3,25 litros de zumo de firuta y hortalizas de cultivo 
ecològico, una persona necesitaria ingerir una cantidad alarmantemente 
elevada de producto. Segun nuestros càlculos, equivaldria a, por lo me- 
nos, 2,7 kilos de zanahorias, 3,6 kilos de manzanas y 4 lechugas cada dia, 
ademàs de tener que consumir tres comidas normales. Eso supone una 
cantidad excesiva de volumen como para que alguien la introduzca en su 
tracto digestivo en un perfodo de veinticuatro horas, especialmente si se 
trata de personas enfermas con poco apetito y con un aparato digestivo 
con trastornos. 

Aun asi, cualquier licuadora o aparato para extraer el zumo es mejor 
que no tener uno. Incluso las licuadoras menos eficaces nos permitiràn 


obtener un zumo que aportarà màs nutrientes que los que podrfamos 
consumir en la cantidad equivalente de producto. 

No obstante, no permita que el precio sea el factor dominante a la 
hora de escoger su màquina para extraer zumo. En el Gerson Institute 
se han llevado a cabo observaciones en repetidas ocasiones en las que 
algunos pacientes que seguian la terapia Gerson rigurosamente usando 
una ìicuadora por centrifugaciòn barata no han conseguido experimen- 
tar reducciones en las masas tumorales ni reacciones de curaciòn incluso 
despuès de varias semanas de seguimiento del programa. Sin embargo, 
cuando usaban la trituradora/prensa que vamos a describir, sus reaccio- 
nes cle curaciòn se produjeron ràpidamente y hubo una importante me- 
jora de sus trastornos. Por tanto, sepa que la elecciòn de una licuadora 
adecuada puede suponer un asunto de vida o muerte. 

Entre los distintos tipos de licuadoras que se venden en la actualidad, 
preferimos unicamente un par de marcas del tipo concreto de extractor 
de zumo al que hemos aludido. Ahora hablaremos de este sexto tipo de 
licuadora. 

6. La combinaciòn de trsturadora y prensa 

Este aparato, que posee una trituradora para convertir las hortalizas y la 
fruta en una pulpa fina y jugosa y una prensa hidràulica para extraer las 
enzimas del zumo de esta pulpa es Ia elecciòn màs aceptable para las per- 
sonas que padecen enfermedades degenerativas graves, y especialmente 
para los pacientes aquejados de càncer. Esta es nuestra licuadora favorita. 
Despuès de triturar, se extrae el zumo de la pulpa de las hortalizas o la 
fruta. prensàndola a una presiòn muy elevada, de unos 140 kg/cm 2 . 

EI doctor Gerson recomendaba este tipo de aparato por encima del 
resto, y sugeria a sus pacientes que mezclaran bien la pulpa de distintas 
hortalizas para potenciar la extracciòn de ciertos nutrientes. Esto sòlo es 
posible con una licuadora que tenga las funciones de triturado y pren- 
sado separadas. Las investigaciones muestran que la selecciòn, por parte 
del doctor Gerson, de un tipo de aparato triturador/prensador permite 
obtener hasta cincuenta veces màs cantidad de ciertos nutrientes esen- 
ciales como el licopeno de los tomates maduros o la proantocianidina de 
las membranas de las semillas de las uvas, que tienen unas propiedades 
anticancerigenas demostradas. 

E1 zumo de fruta o de hortalizas obtenido del aparato triturador/pren- 
sador tiene mucho màs cuerpo que el extraido con otros tipos de licuado- 


162 


163 



ras. Ademàs, carece de pulpa y permite conseguir un 35 % màs de zumo 
a partir de la misma cantidad de producto que el que obtendriamos con 
otros tipos de màquina. Las hortalizas verdes de hoja aportan mucho 
màs jugo al ser procesadas con una licuadora trituradora/prensadora. Po- 
drà apreciar que preferimos este tipo de licuadora frente a las demàs y . , 
de hecho, ambos autores poseen este tipo de aparato y lo utilizan varias 
veces al dia. 

El inconveniente es que la licuadora trituradora/prensadora es cara, y 
sòlo dos fabricantes las producen: la Norwalk® Juicer Sales and Service 
Company y la K & K Company. Dependiendo del modelo escogido, 
los precios de los dos tipos de licuadora trituradora/prensadora son los 
màs caros de entre todos los aparatos para extraer zumo. Su precio al 
por menor oscila entre los 670 y los 1.750 euros. En una encuesta que 
llevamos a cabo vimos que no menos de cuatro de cada cinco pacien- 
tes sometidos a la terapia Gerson escogieron una licuadora trituradora/ 
prensadora para la autoadministraciòn de sus tratamientos personales 
o, simplemente, para disfrutar de unos deiiciosos zumos de hortalizas y 
fruta recien preparados. 

Cuando estè pensando en su inversiòn en una licuadora, sepa, por 
tanto, que la màquina trituradora/prensadora, que es màs cara, permite 
obtener màs zumo a partir de menos producto que otros tipos de licua- 
doras y que a largo plazo le aportarà màs beneficios. Dada la cantidad 
de producto consumida por una persona sometida a la terapia Gerson, 
la licuadora màs cara acabarà, en nuestra opiniòn, retornàndole su in- 
version en menos de un ano. 

Còmo Ilcuar sin sufrir un ataque de nervios 76 

Cualquiera que sea el aparato licuador usado, para obtener los distintos 
zumos sin sufirir un ataque de nervios, especialmente durante las pri- 
meras semanas de seguimiento del programa de la terapia Gerson, le 
ofrecemos algunas ideas utiles. 

E1 paciente o la persona al cargo del enfermo pasaràn entre tres y 
cinco horas diarias delante de la licuadora obteniendo los liquidos cura- 
tivos que aportan nutriciòn a las distintas partes del cuerpo, los tejidos 


76. Ihe Gerson Support Group: The little juicing book , The Gerson Institute, 
Chula Vista (California). 


y \ as cèlulas que han carecido de ella. (Èsa es una de las razones por las 
que el sistema inmunologico del paciente funciona peor de lo que se 
supone que deberia.) Por tanto, aqui tenemos nuestro listado de lo que 
creemos que seràn unas recomendaciones ùtìles: 

* Coloque el aparato en una ubicaciòn agradable a la vista: delante 
de un ventanal, cerca de la mùsica, al lado de sus fotografias favo- 
ritas, etcètera. 

® Como serà necesaria agua para limpiar la licuadora regularmente, 
colòquela cerca del fregadero. 

* Como en ocasiones el zumo sale disparado en direcciones nada 
deseables, supone una buena pràctica colocar la màquina sobre 
una bandeja de cocina grande para evitar tener que limpiar dema- 
siado la encimera. 

* No es infrecuente que la pulpa de las hortalizas (especialmente 
de las zanahorias y las verduras de hoja) acaben en el techo (sobre 
todo durante las primeras semanas del règimen de ingesta de zu- 
mos); pero estos sucesos pueden minimizarse colocando la palma 
de su mano sobre el tubo abierto en el que se introducen los ali- 
mentos. Sin permitir que sus dedos acaben triturados junto con 
las hortalizas, esta acciòn evitarà salpicaduras y tener que volver a 
introducir los alimentos. 

* Pòngase un delantal grande para proteger su ropa de las salpica- 
duras. 

* Calcule con antelaciòn cuàntas zanahorias, manzanas, verduras, 
pimientos, acelgas, col lombarda, etcètera seràn necesarios para 
la extracciòn de zumo diaria. Làvelos y fròtelos antes, còrtelos en 
trozos pequenos e introdùzcalos en bolsas para cada sesiòn. 

® Piense en convertir su lavadora en una « centrifugadora para en- 
saladas» gigante introduciendo las verduras que usarà ese dxa en 
una bolsa de malla y usando el programa de secado parcial de la 
lavadora durante veinte segundos, para asi eliminar el exceso de 
agua. 

* Use unas almohadas pequenas dispuestas en el interior de una 
bolsa de basura grande para introducir las verduras que usarà ese 
dia y asf evitar que se queden mustias antes de usarlas. 

* Adquiera hortalizas y fruta varias veces por scmana para asegu- 
rarse asi de su frescura. No las conserve durante toda una sema- 
na antes de convertirlas en zumo. Esta sugerencia hace especial 

1 


164 


165 


referencia a las verduras de hoja. Aun asi, puede cjue necesite un 
segundo frigorffico. 

Por supuesto, compre sòlo productos de cultivo ecològico y evite, 
a cualquier precio, cualquier vegetal que haya estado en contacto 
con sustancias quimicas como pesticidas y herbicidas. Las sustan- 
cias quimicas presentes en la superficie de la fruta y las hortalizas 
son una importante razòn de que las enfermedades degenerativas 
de todo tipo provoquen la invalidez y la muerte. Todas las familias 
tienen algun miembro que padece alguna enfermedad degenerati- 
va y que se manifiesta en forma de sintomas patològicos. 

Puesto que algunos productos de cultivo ecològico no se pueden 
encontrar cuando no es su temporada (como las manzanas), es 
buena idea acordar con el distribuidor de fruta y hortalizas com- 
prar y pagar los suministros de un par de meses (aunque las verdu- 
ras no se conservaràn) para que los guarde en su càmara frigorifica 
hasta que el paciente los necesite. 

Si puede permitirselo, instale su propia càmara frigorifica para el 
almacenamiento de los productos cuando no es su temporada. 
Tras cada obtenciòn de zumo, intente desmontar la màquina y 
lavar sus componentes. Puede ser tentador hacer esto despuès de 
usarla tres o cuatro veces, pero tenga presente que las bacterias u 
otros microorganismos similares pueden hallarse entre los restos de 
comida. 

Utilice un cubo junto al fregadero y un grifo de tipo ducha en el 
mismo para que la limpieza de la licuadora sea màs fàcil. 

En el caso de una licuadora prensadora como la Norwalk*, elimine 
la pulpa de los panos de la prensa con agua, escurralos, colòquelos 
en unas bolsas con cierre e introdùzcalas en el congelador. Esto 
harà que se mantengan libres de microorganismos. 

Una vez a la semana hierva los panos para la prensa en agua puri- 
ficada. 

Si, tras algùn tiempo, el sabor del zumo no es fresco o las «explo- 
siones de pulpa» se producen con demasiada frecuencia, la causa 
serà, probablemente, un uso excesivo de los paiios. Serà el mo- 
mento de reemplazarlos, ya que los pojros de los mismos quedan 
obturados con las fibras de la pulpa. 

Si su trabajo o los viajes le dificultan la obtenciòn de zumos frescos 
durante el dia, aquf tenemos el procedimiento que debe seguir. 


Adquiera un termo con un revestimiento interior de vidrio o acero 
inoxidable y llènelo por completo con el zumo para asi evitar la 
exposiciòn al aire. Evite conservar los zumos verdes, aunque si 
puede hacerlo con el zumo de zanahoria/manzana. 

A partir de nuestras observaciones a lo largo de màs de un cuarto de 
siglo aconsejando sobre la terapia Gerson, hemos llegado a algunas con- 
clusiones. Una importante es que los pacientes afectados por enferme- 
dades degenerativas que preparan y consumen zumos a lo largo del dfa 
experimentan un mayor porcentaje de èxito en la curaciòn que aquellas 
personas que preparan los zumos varias horas antes de consumirlos. 

Los defensores del programa de obtenciòn de zumos de la terapia 
Gerson han ideado numerosas recetas. Los pacientes y otros partida- 
rios del Gerson Institute han creado varias recetas de combinaciones 
de zumos. Por ejemplo, hay recetas de zumo de zanahoria y manzana, 
zumo de zanahoria sola, zumos de citricos, zumos de verduras de hoja y 
muchas màs. La mayoria de estas recetas se muestran en el capitulo 22. 
Nuestra ùltima sugerencia es leer ese capftulo (el ùltimo del libro) y usar 
sus recetas en su propio beneficio. 



10 


LA DIETA GERSON SIN SAL 


En abril de 1997, Celia Collins, de cincuenta y ocho ahos, una titiritera 
profesional, llegò a Ìa Clmica Gerson de Sedona (Arizona), que ahora esta 
cerrada, con un diagnòstico de càncer de mama. Su patologia se describla 
en el historial mèdico que llevaba consigo como «un carcinoma en los 
conductos mamarios con infiltraciòn (con los màrgenes cerrados) en la 
mama derecha, de 1,5 cm de diàmetro y que afectaba a tres ganglios lin- 
fàticos». El carcinoma fue clasificado por el oncòlogo de esta mujer como 
un càncer en fase II y de grado III (de la màxima agresividad) y no recep- 
tivo a los estrògenos. En abril de 1997, la tomografìa axial computerizada 
(TAC) a la que se sometiò Collins mostrò algunas zonas en su hfgado y 
sus pulmones que los mèdicos teman que «estudiar». 

Decidiò someterse a una mastectomia parcial, tras la cual su oncòlo- 
go le recomendò seis meses de quimioterapia, pero el cirujano no esta- 
ba de acuerdo. Dijo que, por su experiencia, una serie de tratamientos 
qufmicos tòxicos nunca habian prolongado la vida de nadie y que no le 
recomendaba aceptar la quimioterapia. E1 oncòlogo queria, ademàs, que 
Collins se sometiera a siete semanas de radioterapia con algunas sesiones 
de radiaciòn extra para los màrgenes cerrados. E1 cirujano tampoco ex- 
presò ningun entusiasmo por la radioterapia. 

«Estaba estupefacta vièndome enfrentada a las opciones negativas del 
oncòlogo. No tenian sentido, por lo que empecè a buscar algunas otras 
posibilidades. Escogi la terapia Gerson antes que aceptar la quimio y 
la radioterapia», explicò Collins a la publicaciòn. (Para conocer a esta 
antigua paciente aquejada por el càncer, puede ver su fotografìa en la si- 
guiente pàgina.) 


169 



Estaba intrigada por la dieta Gerson sin 
sal, ya que habia sospechado, desde hacfa 
ahos, que ia mayorfa de nosotros tomamos 
demasiada sal a travès de un sazonado ex- 
cesivo. Ademàs, experimentaba frecuente- 
mente edema celular (hinchazòn) debido al 
cloruro de sodio ahadido a los alimentos. 
Por tanto, Celia Collins pensò que se adap- 
taria bien al programa terapèutico Gerson 
de comidas sin sal. Asf se embarcò de in- 
mediato en el plan de menùs de la terapia 
Gerson. 

«Una vez tomada la decisiòn, mi hija 
7 70 partimos hacia la Clmica Gerson de 



Sedona (Arizona), donde nos involucramos en la curaciòn. Todos eran 


mu^ revitalizantes 7 estimulantes, incluso la mujer de la limpieza. Los 
cuidados, la maravillosa comida sin sal ? los otros pacientes 7 el perso- 
nal...: todos eran especiales 7 buenos. Como resultado de ello, mi cura- 


ciòn se produjo con celeridad. Me someti a otro TAC en septiembre de 
1997 , tras haber seguido la terapia Gerson durante seis meses, 7 todos los 
escàneres dieron como resultado que estaba libre de càncer: mis Iesiones 


habfan desaparecido. Mi cirujano, que tambièn me dio su opiniòn sobre 
mis pruebas diagnòsticas, tambièn lo hizo oficial. Me dijo que estaba 
libre del càncer sin haberme sometido ni a quimio ni a radioterapia -co- 
mentaba Celia Collins—. [Esto^ tan contenta! 


Por què es necesarìa una dieta sìn sal 

Un concepto terapèutico importante propuesto por el doctor Max Ger- 
son es que aumentar los niveles de potasio del paciente aquejado de càn- 
cer al tiempo que se reduce el sodio en la dieta, actua en contra de la 
formaciòn de los tumores. 77 E 1 doctor Gerson era un destacado defensor 
del consumo de una dieta sin sal para eliminar el sodio (de simbolo 
qufmico Na) retenido, el cloro (Cl) 7 el agua (H 2 0 ), junto con toxinas 


77. Regelson, W. (1980): «The ’grand conspirac^" against the cancer cure», 
comentario, Joiirnal ofthe American Medical Association. 243: 337-339, 23 de 
enero. 


170 


7 venenos de los tejidos de todo el organismo. E 1 doctor Gerson escri- 
biò que la excreciòn del NaCl (la sal comùn) aumenta en los casos de 
tuberculosis, càncer 7 otras enfermedades crònicas tras dos o tres dfas 
siguiendo Ia dieta sin sal. 

Esta excreciòn de sal incrementada con el seguimiento de la dieta sin, 
sal se mantiene a su nivel màximo hasta dos semanas 7 luego desciende 
a su nivel normal. A veces se producen brotes de purgaciòn en forma 
de nàuseas, diarrea 7 alteraciones nerviosas. E 1 Gerson Institute los ha 
considerado «reacciones de curaciòn». Estas reacciones vienen motivadas 
por una ma^or secreciòn de bilis 7 la estimulaciòn del sistema nervioso 
visceral. Tras cada brote, los pacientes se sienten màs aliviados 7 mejoran 
fisica 7 mentalmente. 78 

Freeman Cope (doctor en medicina), mientras escribia en la revista 
revisada por colegas Physiological Chemistry and Physics , expuso: «Se ha 
observado, experimentalmente, que la dieta rica en potasio 7 pobre en 
sodio de la terapia Gerson cura muchos casos de càncer avanzado en la 
especie humana, pero la razòn no estaba clara. Estudios recientes [habla- 
mos de 1978 ] en el laboratorio del doctor F. G. Ling 7 colegas indican 
que los entornos ricos en potasio 7 pobres en sodio pueden hacer que las 
protemas celulares dahadas recuperen su configuraciòn intacta. normal. 
Por tanto, los dahos en otros tejidos, que vienen indicados por las toxinas 
7 los productos del metabolismo del càncer, probablemente sean repara- 
dos parcialmente por la terapia Gerson mediante este mecanismo». 79 

Deben explicarse màs cosas acerca de la ingesta de sal 7 de la adiciòn 
de potasio, que es el mineral antagonista del sodio. Ffablaremos del pota- 
sio màs adelante. La presiòn sanguinea alta no sòlo mejora gracias a la uti- 
lizaciòn de potasio 7 a la reducciòn en la Ìngesta de sodio, sino que la dieta 
sin sal es responsable de revertir tanto las enfermedades agudas como las 
crònicas de todo tipo, como la artritis, la diabetes, la esclerosis mùltiple, 
los i:rastornos cardiovasculares, el sindrome de fatiga crònica 7 muchas 
otras. De hecho, cada una de las cincuenta 7 dos afeccciones enumeradas 

78. Gerson, M.: A cancer therapy : Results offifty cases and the cure of advanced 
cancer by diet therapy: A summary of 30 years ofclinical experimentation , 6. a ed. 
The Gerson Institute, Bonita'(California), 1999, pp. 164-166. 

79. Cope, F. W. (1978): «A medical appiication of the Ling association-induc- 
tion hypothesis: the high. potassium, low sodium diet of the Gerson cancer 
therap 7 », Physiological Chemistry and Physics, NMR. 10: 463-468. 


171 


en este libro que reaccionan de forma positiva con el programa dietètico 
del doctor Gerson, queda ejemplificado por los casos de pacientes que han 
respondido extremadamente bien al hecho de evitar la ingesta de sal. Un 
consumo excesivo de sodio puede ser nefasto. 

Albert Schweitzer afirma que la dieta rica en sal del hom- 
bre blanco perjudica a los negros africanos 

En 1954, el afamado benefactor, organista de conciertos, mèdic:o misio- 
nero y premio Nobel, el profesor y doctor Albert Schweitzer (doctor en 
medicina) escribiò que los negros africanos que residfan en la regiòn de 
su hospital Lambarènè en Gabon (Àfrica Ecuatorial Francesa) habfan 
estado alternando sus practicas dietèticas y adaptàndose a la dieta con 
sal del hombre blanco. Los esfuerzos mèdicos del doctor Schweitzer por 
el bien de estas gentes se veian dificultados debido a su elevada ingesta 
de sal. 

«Muchos nativos, especialmente ios que viven en las comunidades 
màs pobladas, ya no llevan la misma vida que antes (solxan alimentar- 
se casi exclusivamente de fruta y hortalizas, plàtanos, tapioca, name, 
malanga, boniatos y otras frutas. Ahora han empezado a consumir leche 
condensada, mantequilla en lata, conservas de carne y pescado (saladas) 
y pan», escribxa el doctor Schweitzer. Vio que la apariciòn del càncer, la 
apendicitis y otras enfermedades degenerativas entre la poblacion negra 
africana se debia a este carnbio en la dieta. 80 

«Basàndome en mi propia experiencia, y remontàndome a 1913, pue- 
do decir que si se daban casos de càncer en aquel entonces era algo muy 
raro, pero desde aquella època se ha hecho màs frecuente [. . .] Es obvio 
establecer la conexiòn entre el hecho del incremento del càncer con el 
aumento del uso de sal por parte de los indigenas -seguxa comentando 
el premio Nobel-. «Durante los ultimos cuarenta anos se ha ido acumu- 
lando experiencia pràctica acerca de los efectos de la limitaciòn de la sal 
sobre enfermedades renales. Ùnicamente a este respecto se mostrò que 
la limitaciòn radical de la ingesta de sal correspondiente a la alimenta- 
ciòn sin sal normal y corriente reduce la carga sobre los rinones ejifermos 
[de la poblaciòn negra africana]. Tan pronto como los rinones enfermos no 


se irritan en exceso y sobrecargan por la ingesta excesiva de cloruros en 
la dieta, se recuperan en un periodo de tiempo sorprendentemente corto 
y. . . jeliminan màs NaCl con una dieta sin sal que con la dieta rica en 
sal!» 

No obstante, cuando se elimina la sal, ^es necesario sustituir algo màs? 
Algunos suplementos nutricionales, especialmente el potasio, son reco- 
mendables. Aunque la composiciòn de todos los suplementos nutriciona- 
les usados como parte de la terapia Gerson es el objeto del capitulo 11, 
comentaremos la eficacia del potasio de inmediato. 

La utilidad del potasio para el metabolismo humano 

E1 potasio (cuyo simbolo quimico es K) es un mineral necesario para la 
vida de todas las plantas y los animales. Es el mineral esencial imprescin- 
dible en el interior de los tejidos y las cèlulas del cuerpo para su funcio- 
namiento normal y sin complicaciones y para que lleven a cabo todas sus 
actividades. Como es necesario en el interior de las cèlulas y no en los 
fluidos, recibe el apelativo del mineral «intercelular». E1 potasio està pre- 
sente en todos los alimentos, y especialmente en la fruta, las hortalizas y 
los cereales integrales. Los alimentos de origen animal, como el pescado 
y la carne, tambièn contienen potasio, pero el de los alimentos de origen 
vegetal es màs fàcil de absorber. 

E1 potasio se absorbe de los alimentos a travès del tracto intestinal. E1 
exceso se elimina con la orina. Los rinones desempenan un importante 
papel a la hora de determinar cuànto potasio es absorbido o eliminado. 
Si los rinones estàn irritados por sustancias quimicas, drogas u otros pro- 
blemas, pueden excretar demasiado potasio, con lo que se contribuye a 
su deficiencia. E1 potasio tambièn puede perderse a travès de los vòmkos, 
la diarrea y los drenajes quirurgicos, ademàs de mediante los laxantes 
y los diurèticos (sustancias que incrementan la excreciòn de orina). La 
pèrdida a travès de la piel es escasa, pero puede producirse si se suda 
mientras se realiza un ejercicio excesivo o se tiene demasiado calor o una 
insolaciòn. 81 

Parte de la terapia Gerson implica no sòlo el consumo de una dieta 
abundante en alimentJs ricos en potasio, sino tambièn su suplementa- 


80, Schweitzer, A. (1954): Briefe aus dem Lambarenespital (Cartas desde el 81. The Mosby Medical Encyclopedia, New American Library, Nueva York, 1985, 

Hospital de Lambarènè), Àfrica. p. 589. 


172 




173 



cion con dosis elevadas de este mineral. De hecho, en la Facultad de 
Ciencias de la Vida de la Universidad de Bar-Ilan, en Ramat-Gan (Israel), 
el profesor Jacob Shoham (mèdico y doctor), vertiò sus comentarios acer- 
ca de las cantidades de potasio en su amistosa y bien fundada carta de 
consuita de fecha 28 de septiembre de 1998 dirigida a Charlotte Gerson. 
E1 doctor Shoham escribiò: «E1 potasio es, obviamente, un pilar central 
de toda la estructura de la terapia Gerson. Estamos hablando de unas 
cantidades enormes de K (unos 20 g en la soluciòn [suplementaria] de 
potasio durante las primeras cuatro semanas, que luego se reducfan a la 
mitad: unos nueve a diez gramos en los zumos y probablemente entre 
dos y tres gramos en la comida, lo que da como resultado unos treinta 
gramos diarios durante las primeras semanas y despuès unos veinte gra- 
mos por dfa». 

E1 doctor Jacob Shoham estaba preocupado por la posibilidad de 
una hiperkalemia (una superabundancia de potasio en el metabolismo 
de una persona), lo que posiblemente podria ocurrir a partir del segui- 
miento de la recomendaciòn de una suplementacion con K de la terapia 
Gerson. Aun asf, los signos o sintomas adversos de la hiperkalemia no 
son un efecto de la elevada dosis de suplementaciòn con potasio. Varios 
pacientes de la terapia Gerson se han automedicado accidentalmente, 
mediante la malinterpretaciòn del etiquetado, con unas cantidades de 
aproximadamente treinta y dos veces la dosis recomendada de K duran- 
te periodos de hasta tres semanas. Pasaron por esto y apenas sufrieron 
ningun efecto adverso. Con el tiempo, y a partìr de la experiencia de los 
usuarios, aumentar la ingesta de K para neutralizar el sodio (Na) excesi- 
vo en los tejidos parece ser una pràctica segura y eficaz. E1 exceso de K es 
excretado fàcilmente por unos rinones normales. 

Ademàs, hace màs de cuarenta anos, el doctor Gerson contestò a la 
pregunta sobre la hiperkalemia en su cèlebre libro. Comenta: «E1 conte- 
nido de potasio en el suero sangumeo es, en muchos casos, enganoso». 
Prosigue y dice: «[E1 potasio en el suero sanguineo] no aporta ninguna 
indicaciòn clara sobre una cantidad creciente o descendente de K presen- 
te en los tejidos de los òrganos vitales [. . .] Son necesarios màs exàmenes 
coincidentes del nivel de K llevados a cabo al mismo tiempo en el suero 
sangumeo y en los tejidos y en distintas fases de la enfermedad [cancero- 
sa] para tomar tales decisiones». 82 


82 .Op. cit. y Gerson, M., 1990, p. 93. 


E! doctor Gerson advierte que la hiperkalemia se produce a partir de 
siete factores concretos: (1) «pèrdida de fluidos: sangre, la mayor parte 
de los casos de deshidrataciòn»; (2) «Epilepsia: la mayoria de los casos»; 
(3) «Los pacientes aquejados de càncer con mayor frecuencia antes de 
aproximarse a la fase terminal (en el transcurso de la eliminacion)»; (4) 
«Nunca en los pacientes afectados por un càncer durante el periodo de 
recuperaciòn»; (5) «La enfermedad de Addison»; (6) «La anuria-uremia 
(la incapacidad del hfgado y los rinones para excretar el exceso de potasio 
en una soluciòn perdida por los òrganos esenciales»; (7) «E1 asma agudo 
y crònico y otras alergias degenerativas». 83 

Ei potasio pertenece a un grupo quimico relacionado con los àcidos 
fosfòricos y los carbohidratos, y estas tres sustancias se combinan fàcil- 
mente con las soluciones coloidales. Por tanto, el doctor Gerson sugiere 
que podemos hablar de estos cuatro ingredientes relacionados del me- 
tabolismo como del grupo del potasio. E1 Na forma parte de su propio 
grupo quimico: el grupo del sodio . 

Iiìgerimos una enorme cantidad de sodio: no necesariamente en los 
alimentos que nos preparamos, sino en aquellos que compramos ya en- 
vasados, y especialmente en los ingred ientes mezclados que la gente con- 
sume en los restaurantes. Comer fuera de casa es una forma insalubre de 
alimentarse y vivir. Es una fuente subyacente de enfermedades degenera- 
tivas, como la hipertensiòn, el ictus y el càncer. 

En su boletin informativo mensual Health & Healin^, Julian Whi- 
taker (doctor en medicina) escribe: «La forma de volver a equilibrar su 
balance entre el sodio y el potasio consiste en consumir muchas horta- 
lizas, legumbres, cereales integrales y fruta. Estos alimentos saludables 
tienen una excelente relaciòn sodio/potasio de por lo menos 1:50». E1 
doctor Whitaker anade que algunas frutas, como las naranjas, aportan 
una buena proporciòn mineral de 1 parte de sodio por 260 partes de 
potasio. Los plàtanos tienen una relaciòn sodio/potasio incluso mejor, 
de 1:440. 84 No obstante, los plàtanos son demasiado ricos en azucares, 
espedalmente para los pacientes aquejados de càncer. Podemos consu- 
mirlos, pero con mucha moderaciòn. 


83. Ibidem . 

84. Whitaker, J. (1999): «Minerals, Part 3: Lower your blood pressure with 
the ‘K factor », Health dr Healing 9: 1-3, junio. 




La suplementaciòn con potasio de la dieta Gerson 

En los hospitales que aplican la terapia Gerson, cuando los pacìentes ini- 
cian sus programas terapèuticos, se llevan a cabo analisis de sangre y de 
orina una vez por semana. Esta tambièn seria la situaciòn si alguien està 
bajo el cuidado de un mèdico con certificaciòn para aplicar la terapia 
Gerson. La monitorizaciòn de los valores de la sangre y la orina de los 
pacientes de forma continua es de gran importancia. 

Las pruebas de laboratorio en cuanto a monitorizaciòn debetrian repe- 
tirse cada, aproximadamente, seis semana s, dependiendo de la gravedad 
del proceso de la enfermedad del paciente. En las primeras fases, con el 
paciente debilitado, lo recomendable serfa cada cuatro semanas. Estos 
anàlisis de laboratorio deben venir acompanados de numerosos exàme- 
nes clmicos. Una de las pruebas màs importantes implica la determina- 
ciòn de los niveles de potasio en el suero sangufneo. Los niveles de K en 
los pacientes enfermos sometidos a la terapia Gerson oscilan normal- 
mente, entre los 5,9 y los 6 miliequivalentes por litro (mEq/1). Los rangos 
normales en los pacientes no sometidos a la terapia Gerson son de 3,1 a 
5,4 mEq/L 85 

Especialmente durante las fases iniciales del tratamiento, los pacien- 
tes de la terapia Gerson ingieren una significativa suplementaciòn de 
potasio de hasta 150 mEq/dxa. Incluso en presencia de unos niveles ele- 
vados de potasio en el suero sangumeo, es necesario continuar con la 
suplementaciòn con K. El- doctor Gerson nos explica que los iones de K 
son indispensables para ciertas reacciones enzimàticas, y el K desempena 
un papel en la sintesis de proteinas tisulares. Normalmente, los muscu- 
los, el cerebro y el hfgado tienen un contenido en K mucho màs elevado 
que el de Na. Mientras el K permanezca en unos niveles normales, el Na 
disminuirà, y eso hace mantener un estado saludable. 

En los hospitales que aplican la terapia Gerson, tras un ariàlisis de 
sangre al admitir al paciente, se le administra de inmediato una soluciòn 
de potasio al 10 %. La administraciòn de K es en forma de 2 cucharadi- 
tas, diez veces al dia, anadidas a todos los zumos, y esta dosis se rnantiene 
entre tres y cuatro semanas. La cantidad de K se reduce entonces a la 
mitad. A modo de advertencia, el doctor Gerson comenta: «La combi- 


85-The Gerson Institute: Gerson™ Therctpy practitioner’s training seminar work- 
book, The Gerson Institute, Bonita (California), 1996, p. 31. 


naciòn de los niveles en sangre junto con las observaciones ch'nicas nos 
muestran que el restablecimiento del contenido de potasio en los òrga- 
nos es un proceso diffcil y prolongado». 86 

Se elabora una soluciòn de compuestos de potasio con 33 g de ace- 
tato y otros tantos de monofosfato y de gluconato de potasio diluidos 
en 946 ml de agua destilada. Como se ha dicho, la dosis varia entre 1 
y 4 cucharaditas, lo que representa entre 3,5 y 14 g de K por dfa. Esta • 
medicaciòn se anade en cantidades iguales a los zumos de zanahoria y 
manzana, verduras y naranja (pero no al zumo puro de zanahoria) a 
diario, agregando entre 1 y 4 cucharaditas de postre por cada toma de 
zumo. 

Se aporta màs informaciòn sobre la suplementaciòn nutricional con 
las sales compuestas de potasio en el capftulo 11. Hacemos hincapiè 
en la medicaciòn con potasio porque supone una clave para conseguir 
ios beneficios curativos de la terapla Gerson, Esta medicaciòn con K es 
fundamental para el tratamiento del sindrome de danos en los tejidos 
(la penetraciòn del Na en los tejidos), que se produce en todos los cànce- 
res y en la mayorxa de las enfermedades degenerativas. Se combina con 
las otras medicaciones y el règimen dietètico para incrementar los niveles 
celulares de K, reducir el edema intercelular y restaurar la funciòn celu- 
lar normal. 

Como ya hemos comentado antes, los pacientes han malinterpreta- 
do esta medicaciòn con dosis elevadas de K, incluso aunque se propor- 
cionan las instrucciones en el envase. Debe diluir el contenido del enva- 
se con el K concentrado en polvo en 946 ml de agua. Vierta la diluciòn 
obtenida en los zumos con ayuda de una cuchara. No anada el producto 
en polvo al zumo o corre el peligro de anadir una dosis excesiva. No 
se producen efectos secundarios adversos a esta dosis, excepto, quizàs, 
una irritaciòn en la garganta debido a las sales de potasio, que tienen un 
sabor fuerte. Consumir gachas de avena alivia la irritaciòn potencial de 
la garganta. 

Conserve la soluciòn de potasio en un recìpiente de vidrio, y no en 
uno de plàstico o metal. No hace falta refrigerarlo, aunque deberia con- 
servarlo en un armario o despensa oscuros o en una botella o tarro de 
color marròn o ambarino. Estos 946 ml le duraràn entre una y tres se- 
manas, dependiendo de la dosis recetada. Deseche la soluciòn de potasio 


86, Op. cit.y Gerson, M., 1990, pp. 208, 209. 


176 


177 


que haya podido sobrar y prepare una nueva si, tras cierto tiempo, l a 
soluciòn empieza a tener un aspecto turbio. 

Compuesto de potasio para la soluciòn de los enemas 

La misma soluciòn de potasio que se ahade a los zumos para beber puede 
usarse directamente en los enemas para el alivio de los espasmos abdo- 
minales que se producen debido a las contracciones del colon. La dosis 
de este compuesto de potasio consiste en ahadir 2-3 cucharaditas de Ia 
soluciòn a cada enema. A veces, puede que sea necesaria una cantidad 
menor de agua mezclada con el compuesto de potasio en los enemas, 
simplemente porque quizàs los espasmos abdominales sean demasiado 
intensos como para aceptar un incremento de presiòn en forma de liqui- 
do en el colon. Deje de ahadir el compuesto de potasio al enema de cafè 
despuès de seis a ocho dias o provocarà la irritaciòn del colon. 

EI smdrome de danos en los tejidos 
debido al envenenamiento celular 

Segun un informe de Freeman Cope (mèdico, facultativo pionero y gale- 
no investigador), publicado en 1977, la ciencia mèdica ha aprendido que 
las estructuras celulares sufren intoxicaciones debido a la exposiciòn a los 
carcinògenos, los aterògenos, los antfgenos, los alèrgenos y otros conta- 
minantes perjudiciales de nuestro entorno. Los contamina ntes celulares 
pueden provocar falta de oxigeno, traumatismos, afecciones generaliza- 
das u otros danos en las cèlulas de los tejidos que toman la forma de un 
sindrome, una serie de signos y smtomas que se manifiestan en forma 
de un patròn repetido. Cualquier parte del organismo puede padecer 
el sindrome de daiios en los tejidos , un ciclo de destrucciòn celular que el 
doctor Cope define como «el estado de configuraciòn alterada en el que 
las proteinas celulares pierden su preferencia por una asociaciòn con el K + 
en favor del Na + , y el contenido en agua de la cèlula aumenta (la cèlula 
se hincha)». 87 

Tal y como describe el doctor Cope, el sindrome de dahos en los teji- 
dos hace que las cèlulas disfuncionales del pacient4 enfermo manifiesten 
esta serie de sintomas patològicos: 


87 Op. cit.f Cope, R W., 1978. 


1. Las cèlulas dahadas pierden potasio. 

2. Las cèlulas Ìmplicadas aceptan sodio fàcilmente. 

3. Las cèlulas se hlnchan debido a un contenido excesivo en agua. 

El smtorna que el mèdico puede reconocer con màs facilidad recibe 
el nombre de edema celular. E1 edema celular no permite la producciòn 
de energxa en forma de adenosin trifosfato (ATP). E1 ATP es la molècula 
o compuesto en forma en la que se almacena la energia en el cuerpo. Es 
la «divisa» de energia del organismo resultante de la metabolizaciòn de 
los azùcares mediante oxidaciòn. E1 ATP se elabora y luego se usa, se 
vuelve a producir y se utiliza una vez màs, y asi continuamente. Durante 
el transcurso de este proceso metabòlico, el ATP libera energia para su 
uso por parte de la cèlula. E1 ATP consiste en una molècula de adenosina 
que posee tres enlaces fosfato potentes que contienen la energia necesaria. 
La cèlula debe disponer de ATP o morirà. Si muere un numero suficiente 
de cèlulas, el tejido sucumbe. Si demasiados tejidos perecen, un òrgano 
o un sistema o aparato se consumen. Si demasiados òrganos mueren, la 
persona fallece. 

Cuando hay una cantidad excesiva de agua presente en la cèlula, la 
producciòn de ATP se ve inhibida o se detiene. A1 mismo tiempo, la sinte- 
sis de proteinas y el metabolismo de los lfpidos (grasa) se detiene. Con la 
terapia Gerson, la cèlula se ve expuesta a una menor cantidad de sodio, se 
le permite establecer enlaces con el potasio, se ve librada de su contenido 
excesivo en agua y su funciòn mitocondrial mejora. Ciertos orgànulos, 
que son esas dlminutas factorias quimicas en el interior de cada cèlu- 
la llamados mitocondrias, llevan a cabo las funciones de suministro de 
energfa quemando el azùcar junto con oxigeno, sintetizando protemas y 
metabolizando las grasas. 

Para eliminar el exceso de agua celular que se muestra en forma del 
edema, antes de que el doctor Freeman Cope describiera y diera su nom- 
bre al smdrome de dahos en los tejidos, Max Gerson ya estaba tratando 
este problema allà por la dècada de 1920. E1 doctor Gerson eliminò el 
sodio de la dieta, elaborò un programa de alimentaciòn que era rico en 
potasio, suplementò la dieta con potasio adicional y desarrollò el medio 
para eliminar del torrente sangumeo las toxinas que inhiben las funcio- 
nes enzimàticas el metabolismo y la respiraciòn celulares normales. 

Para hacerse una idea de lo que es el sindrome de danos en los tejidos, 
piense en el descrubrimiento del doctor Cope de la siguiente manera: 


178 


179 





considere la cèlula una nacion industrializada, ya las mitoconclrias sus 
ciudades industriales. Son las urbes con el tejido empresarial. Cuando 
una cèlula (como naciòn) ha perdido su potasio, ganado sodio y se ha 
hinchado con agua, es como si todas las alcantarillas de sus ciudades hu~ 
bieran quedado atascadas. Entonces, las ciudades industriales detienen 
su funciòn. Estas urbes no pueden producir energfa para desatascar el 
alcantarillado. Toda la naciòn industrializada (la cèlula) tiene uji exceso 
de contaminaciòn, se torna gravemente disfuncional en todos los aspec- 
tos de su existencia y muere. E1 smdrome de dahos en los tejidos ha sido 
el agente responsable de la muerte celular. 

Consumiendo la dieta sin sal y suplementàndola con cantidades ele- 
vadas de potasio, puede evitarse el smdrome de danos en los tejidos clf- 
nicamente no discernible pero mensurable en el laboratorio. I3urante 
la època en la que el doctor Gerson estaba escribiendo su libro salvador 
de vidas, A cancer therapy: Results offifty cases and the cure of advanced 
cancer by diet therapy: A summary of 30 years of clinical experimentation , 
esta informaciòn se publicò en la revista CanceA 8 de la American Cancer 
Society, destinada a los profesionales de la salud. No hay mejor manera 
de eliminar de los tejidos enfermos el conjunto del mal funcionamiento 
con hinchazòn y repleto de metabolitos parciales y edema celular que la 
aplicaciòn de la dieta sin sal y rica en potasio de la terapia Gerson. 


88. Waterhouse, C.; Craig, A. (1957): «Body-composition and changes in 
patients with advanced cancer», Cancer , 11(6), noviembre/diciembre. 


11 

SUPLEMENTOS NUTRICIONALES 
DE LA DIETA 


Tom Powers Jr., de cuarenta y dos ahos y que vive en el norte del estado 
de Nueva York, se fijò en un lunar en su sien derecha mientras se afeitaba. 
Como resultado de la descripciòn que dio por telèfono, su mèdico de ca- 
becera le pidiò que se hiciera una biopsia de inmediato y le concertò una 
cita con un laboratorio anatomopatològico. Mediante un instrumento 
especial que atraviesa la piel directamente, se tomò una pequeha mues- 
tra cilmdrica mediante una biopsia por sacabocado. Poco despuès, Tom 
Powers supo que tenia un melanoma maligno. 

Tal y como se ha descrito en el capitulo 6, el melanoma maligno es 
un tumor muy peligroso formado por melanocitos, que son las cèlulas 
sintetizadoras de melanina. Normalmente se produce en la piel, los ojos 
y las mucosas, y suele desarrollarse debido a una exposiciòn excesiva al 
sol. La metàstasis de este càncer cutàneo a otras partes del cuerpo, espe- 
cialmente a los ganglios linfàticos y al hfgado, es frecuente. La melanina 
o sus precursores (los melanògenos) se excretan a travès de la orina, y la 
piel puede estar muy pigmentada. 

Mientras Tom Powers esperaba, decidiendo què hacer, los tumores 
metastàticos del melanoma recidivaron, esta vez en tres ubicaciones: pri- 
mero en el lugar de la biopsia, que se habia sometido a una operaciòn; 
luego en el tòrax y, por ultimo, en el brazo izquierdo. Estas reapariciones 
del càncer se produjeron sòlo ocho dias despuès de la biopsia. Era obvio 
que las circunstancias del paciente hacian temer por su vida. 

«Consultè a cuatro mèdicos diferentes, que se mostraron de acuerdo 
en que ni la cirugfa, ni la radioterapia ni ninguna forma conocida de qui- 
mioterapia, solas o en combinaciòn, aportaban esperanzas de curaciòn 


180 


181 


para este tipo de càncer en la fase en la que se encontraba. En palabras 
sencillas: mi situaciòn se consideraba terminaE, escribiò Tom Powers Jr 
(Podemos ver la fotografìa de Powers màs abajo.) 

Ei paciente y su familia oyeron decir, de boca de sus amigos y de un 
antiguo participante en el programa Gerson, que ia terapia Gerson era 
muy eficaz como tratamiento para el melanoma maligno. (Le volvemos 
a recomendar que se dirija al capitulo 6 en busca de ios porcentajes de 
exito del tratamiento Gerson segun la fase en que se encuentre el mela- 
noma.) 

«E1 hecho de que mi càncer hubiera metastatizado no descartaba las 
posibilidades de que experimentara una remisiòn completa. Habfa evita- 
do la radio y la quimioterapia, y eso me favorecia, ya que significaba que 
mi sistema inmunitario no se habfa visto suprimido artificialmente y que 
responderfa mejor a este plan de tratamiento metabòlico con sus suple- 
mentos nutricionales altamente especializados ™~comentò Powers-. Los 
suplementos consistian en sales de potasio, extracto de tiroides, soluciòn 
de Lugol (yodo), enzimas pancreàticos y niacina, ademàs de inyecciones 
medicinales de vitamina B 12 y extracto de higado. E1 aceite de ricino 
tomado por via oral y mediante enemas se usa como detoxificador del 
higado en lugar de còmo suplemento nutricional. 

E1 14 de mayo de 1982 ini- 
ciè la terapia Gerson y me con- 
vertf en un experto en tratar- 
me en mi hogar. E1 genio del 
doctor Gerson hacia, para mi 
agradecimiento, que su suple- 
mentaciòn nutricional funcio- 
nara a la perfecciòn. Se produjo 
la remisiòn. Para el 1 de julio 
de 1982 todos los tumores vi- 
sibles habian desaparecido, Sim- 
plemente se desvanecieron y mi 
piel volviò a tener un aspecto normal. Ya no tuve que someterme a màs 
intervenciones quirùrgicas ni tampoco a radio ni a quimioterapia. Cuan- 
do mi mèdico de cabecera volviò a verme en septiembre de 19 $2 quedò 
realmente sorprendido al observar que la enfermedad habfa remitido por 
completo. Seguf la terapia Gerson durante veinte meses, y muchos anos 
despuès el càncer no ha recidivado», concluia Tom Powers Jr. 


Segùn las directrices presentadas por la American Cancer Society, 
este paciente experimentò una «curaciòn». E1 ùltimo informe que Tom 
Powers Jr. remitiò sobre su remisiòn o curaciòn prolongada de un mela- 
noma maligno llegò al Gerson Institute en diciembre de 2000. Hasta 
donde sabemos ha gozado de una excelente salud durante dieciocho anos. 

Los suplementos nutricionales defendidos 
por el doctor Gerson 

Como ha mencionado Tom Powers, la terapia Gerson usa sòlo algu- 
nos suplementos nutricionales. Por ejemplo, se emplean suplementos de 
yodo en forma de soluciòn de LugoL Esta soluciòn (tal y como describe 
la Farmacopea Estadounidense), que se incorpora frecuentemente a los 
medicamentos, està formada por 5 g de yodo y 10 g de yoduro de potasio 
por cada 100 ml de agua purificada. 

E1 jugo de hfgado crudo ha formado parte integral del programa Ger- 
son cle consumo de zumos de hortalizas y fruta hasta 1989. A partir de 
entonces, debido a la contamina ciòn bacteriana y parasitaria en la ma- 
yoria de los higados de ternera disponibles comercialmente, la pràctica 
de tomar jugo de higado crudo tuvo que abandonarse. En lugar de ello, 
el paciente puede recibir Ìnyecciones de extracto de higado. Ademàs, la 
supiementaciòn con la coenzima ayuda a reemplazar parte de los 
componentes del hfgado crudo. (E1 capitulo 12 habla sobre la importan- 
cia de la detoxificaciòn o limpieza del higado.) 

Ademàs de la detoxificaciòn hepàtica, siempre se recetan tabletas de 
enzirnas pancreàticos junto con un compuesto de potasio, yoduro de po- 
tasio : extracto de tiroides, niacina y àcido hidroclòrico, ademàs de pepsi- 
na (una enzima digestiva). La niacina forma parte de la coenzima NADH, 
que detoxifica al organismo de contaminantes causantes del càncer. 

;E,so es todo! En general, no es necesaria màs suplementaciòn nutri- 
cional, ya que el plan de alimentaciòn vegetariano de productos de cul- 
tivo ecològico està repleto de nutrientes naturales. Un paciente aquejado 
de una enfermedad degenerativa que siga el programa Gerson vuelve a 
recuperar su salud y permanece en este estado simplemente consumien- 
do lo que nos ofrece la naturaleza como su tesoro, Explicaremos todo lo 
que se necesita saber sobre la forma de alimentaciòn, de suplementaciòn 
y de detoxificaciòn de la terapia Gerson empezando de inmediato des- 
puès de la siguiente secciòn. 



Tom Powers Jr. 


182 


183 


La sopa hipòcrates de ia terapia Gerson 

Una de las principales recomendaciones del programa nutricional del 
doctor Gerson para contrarrestar todos los tipos de enfermedades agudas 
y crònicas es que toda persona debena consumir cierta cantidad diaria 
de sopa de hortalizas, y no hablamos de las sopas Heinz’s™, Campbells™ 
u otras sopas en conserva de otras marcas comerciales, que contienen 
abundante saf sino una sopa que puede preparar en un momento. (Pro~ 
porcionamos la receta para preparar la sopa especial Hipòcrates del doc- 
tor Gerson hacia el final del capftulo 8 a modo de discusiòn sobre el plan 
de alimentaciòn.) Tal y como hemos dicho, la sopa especial Hipòcrates 
de la terapia Gerson es un alimento bàsico para todos los pacientes a la 
hora de comer y cenar porque ayuda a los rinones a cumplir con su labor 
de detoxificaciòn. 

Ademàs de la sopa Hipòcrates, las hortaiizas frescas son obligatorias, 
guisadas en su propio jugo. (En la epoca del doctor Gerson, ni èl ni los 
miembros de la comunidad cientxfica de nutròlogos hablan identificado 
todavxa las sustancias quimicas de origen vegetal presentes en ciertas 
hortalizas.) Estas sustancias ingeridas de esta forma se absorben y asi- 
milan fàcilmente. Como ya le hemos aconsejado, los nutròlogos bien 
informados se refieren a las sustancias quimicas de origen vegetal de este 
tipo con el nombre de nutracèuticos , ya que tienen un efecto de tipo far~ 
maceutico en el organismo, casi como el de los componentes concretos 
de los suplementos nutricionales, pero que se asimilan de forma mucho 
màs fàcil. 

Estos buenos hàbitos alimentarios junto con la detoxificacicm, como 
al administrarse enemas de cafè de cultivo ecològico, mantienen al intes- 
tino libre de productos de desecho que provocan enfermedades, al hxga- 
d° hmpio y a todo el sistema corporal fuerte. c *Què podria ser mejor para 
poder disfrutar de cada dxa? lal y como aprenderà leyendo el caprtulo 12, 
la unica forma verdaderamente saludable de tomar cafè es mediante la 
utilizaciòn de una bolsa para enemas usada de la forma adecuada. 

Suplementaciòn adicional con medicaciòn i 
para la glàndula tiroides 

En la siguiente secciòn aprenderà que el yodo es un oligoelemento nece- 
sario para la smtesis de la hormona tiroidea, y esto es importante porque 


la deficiencia de yodo es una fuente de patologias de la glàndula tiroides. 
Cuando se producen estas patologias, aparecen los smtomas de los pro- 
blemas de salud a largo plazo (incluida la alteraciòn del sistema inmuni- 
tario), y puede que sea necesaria la medicaciòn para la glàndula tiroides. 
Esta medicaciòn es, de hecho, parte integral de la suplementaciòn nutri- 
cional adicional de la terapia Gerson. 

La glàndula tiroides anade yodo al aminoàcido tirosina para sinteti- 
zar distintas hormonas tiroideas. Como regulan el metabolismo en todas 
las cèlulas del organismo, una deficiencia de hormonas de la glàndula 
tiroidea puede afectar, virtualmente, a todas las funciones corporales. 
La gravedad de los sfntomas en los adultos oscila entre unos estados de 
deficiencia extremadamente leves, como en el caso de un hipotiroidismo 
subclinico, a una deficiencia grave, que a veces puede poner la vida en 
peligro, como en el caso del mixedema . 89,90 

La deficiencia de hormona tiroidea puede proceder de una slntesls 
defectuosa de la hormona o de la falta de estimulaciòn por parte de 
la hipòfisis, que secreta la hormona estimulante de la glàndula tiroides 
(TSH). Cuando los niveles de la hormona tiroidea en sangre son bajos, 
la hipòfisis secreta TSH. Si los niveles de hormona tiroidea en sangre son 
bajos y los de TSH son altos, esto suele indicar una sfntesis defectuosa de 
hormona tiroidea, lo que se conoce con el nombre de hipotiroidismo pri- 
mario . Si los niveles de TSH son bajos y los de hormona tiroidea tambièn, 
un endocrinòlogo verà que la hipòfisis del paciente es la responsable del 
reducido funcionamiento de la glàndula tiroidea. Este problema recibe 
el nombre de hipotiroidismo secundario ? 1, 92 - 

Como la hormona tiroidea potencia la producciòn de mitocondrias, 
que son las diminutas factorxas quxmicas u orgànulos de cada cèlula que 
producen la energia celular (ATP), el doctor Gerson utilizò glàndula 


89. Petersdorf, R., et aL, editores: Harrisons principles of internal medicine . 
McGraw-Hiil, Nueva York, 1983, pp. 614-623 (Trad. cast.: Principios de medi - 
cina interna. McGraw-Hill, Madrid, 1987.) 

90. Mazzaferri, E. L. (1986): «Adult hypothyroidism», Postgraduate Medici- 
ne , 79:64-72. 

91. Barnes, B. O.; Galton, L.: Hypothyroidism: Jhe unsuspected illness , Tho- 
mas Crowell, Nueva York, 1976. 

92. Langer, S. E.; Scheer, J. F.: Solved: Jhe riddle ofillness, Keats Publishing, 
New Canaan (Connecticut), 1984. 


ì 


184 


185 


tiroides pura desecada como medicaciòn suplementaria adicional para 
combatir la baja actividad de esta glandula. E1 Gerson Institute sigue re- 
comendando este producto, que consiste en glàndula tiroides porcina de- 
secada suministrada en forma de tabletas que contienen 65 o 130 mg (en 
EE.UU. las producen West Pharmaceutical/Jones Medical Laboratories). 
La dosis inicial normal del tratamiento en el caso de un paciente aquejado 
de càncer es de 100 a 325 mg diarios, para reducirse a entre 65 y 195 mg 
diarios despuès de tres a diez semanas. No se recomienda la utilizacion de 
hormona tiroidea sintètica, ya que solo la natural alivia los sintomas del 
hipotiroidismo de forma permanente. 

Si la hormona tiroidea hace que el corazòn del paciente se acelere has- 
ta los 120 latidos por minuto (taquicardia), podemos sospechar de una 
excesiva dosis de hormona tiroidea, por lo que deberxamos dejar de admi- 
nistrar esta medicaciòn, por lo menos temporalmente, y posteriormente 
reducirla. Tampoco se administrarà hormona tiroidea durante la mens- 
truaciòn. 

Ademàs de la suplementacion con glàndula tiroides porcina desecada, 
se administra yodo, que es un componente quimico indispensable de la 
hormona tiroidea humana. En el programa Gerson se aportan suplemen- 
tos nutricionales de yodo en forma de una solucion (de Lugol), que se usa 
de forma habitual en la medicina ortodoxa. 

Suplementaciòn nutricional con soluciòn de Lugol 

La solucion de Lugol, que tomo su nombre de su inventor, el mèdico 
francès Jean Guillaume Auguste Lugof que vivio entre 1786 y 1851, es 
un lfquido de color marròn intenso y con olor a yodo. Està formada por 
el mineral yodo (de simbolo qufmico I) y yoduro de potasio (KI) disuel- 
tos en agua purificada. Cada 100 ml de la solucion de Lugol contienen 
entre 4,5 y 5,5 g de yodo y entre 9,5 y 10,5 g de yoduro de potasio. La 
medicina ortodoxa, siguiendo las directrices de la Farmacopea Estadouni - 
dense , usa esta concentracion, administrada por via oral, como fuente de 
yodo a modo de prepai'aciòn para un paciente que tenga que someterse a 
una intervencion quirurgica tiroidea. Tambièn se la conoce con el nom- 
bre de soluciòn de compuesto de yodoP 


La soluciòn de Lugol contiene potasio, el principal iòn presente en el 
lfquido intracelular. A1 actuar juntos, la solucion de Lugol y el potasio 
son rnedicaciones bioquimìcamente sinèrgicas que incrementan el nivel 
de energia celular de las cèlulas normales, reducen el edema intercelular, 
restauran las funciones celulares normales y aumentan el nivel de pota- 
sio intracelular. Como son sinèrgicos, interaccionan para dar lugar a una 
activldad superior, que es mayor que la suma de los efectos de las dos 
sustancias administradas a los pacientes por separado. 

Max Gerson utilizò una soluciòn de Lugol con la mitad de potencia, 
compuesta por 5 g de yoduro de potasio màs 10 g de yodo, y anadiò 
agua hasta alcanzar 200 ml. La dosificacion normal para los pacientes 
aquejados de càncer que no han recibido un tratamiento previo con 
quimioterapia es de tres gotas seis veces al dia. Esta dosis se reduce, 
despuès de dos a tres semanas, a una gota seis veces al dia. Los pacien- 
tes tratados con quimioterapia, ademàs de aquellos que padezcan otras 
enfermedades degenerativas, empezaràn con una gota seis veces por dia. 
Tras cinco o seis semanas, esta dosificaciòn pasa a ser de tres a cuatro 
gotas diarias. 94 

La soluciòn de Lugol se convierte en un factor critico en el control del 
ritmo de oxidaciòn de las cèlulas cuando se administra correctamente 
al anadirla, junto con potasio (; vèase la secciòn que viene a continuacion), 
a los zumos de naranja y de manzana/zanahoria. No se deberia ariadir al 
zumo de verduras ni al zumo puro de zanahoria. La precisiòn y las dosis 
adecuadas de solucion de Lugol son esenciales para el èxito de la terapia 
Gerson. 

La dosis con la mitad de potencia se toma solo durante las primeras 
tres a cuatro semanas de tratamiento de la siguiente manera: anada tres 
gotas a cada uno de los seis vasos de zumo de naranja y de zanahoria/ 
manzana a diario durante ocho semanas. Luego reduzca la dosis a sòlo 
una gota en cada uno de tres vasos de zumo por dia durante la duraciòn 
del tratamiento. 

C'uando un paciente està siendo tratado en un hospital que aplica la 
terapia Gerson o por un mèdico que ha recibido formaciòn y su certifi- 
caci<)n para administrar esta terapia en una consulta privada, la soluciòn 
de Lugol se prepara a la mitad de su ccjmcentraciòn normal, con una 


93. Dorland’s illustrated medical dictionary, 28. a ed. W. B. Saunders Company, 94. Gerson Therapy practitioneds training seminar workbook, The Gerson Insti- 

Phiiadelphia, 1994, p. 1543. tute, Bonita (California), 1996, p. 49. 


186 


187 



diluciòn del 5 %. E1 producto debe usarse tal y como se lo suministren 
y no diluirlo màs. 95 

La soluciòn de Lugol funciona provocando que el yodo invada los 
tumores cancerosos cuando estàn inflamados. Esta situacion puede ser 
especialmente importante para el càncer cutàneo inflamatorio, como en 
el caso de una afecciòn inflamatoria en una mama (carcinoma) y del 
melanosarcoma antes de que se produzca la curaciòn y, de nuevo, con 
los repuntes de inflamaciòn. El yodo de la soluciòn es necesario para el 
control de la diferenciaciòn celular normal. La dosis superior, como la 
que se usa durante las semanas iniciales de la terapia Gerson, es favorable 
para inhibir el crecimiento excesivo del tejido tumoral. 96 

Se produce una respuesta fisiològica similar a la que existe frente a la 
soluciòn de Lugol al administrar sales compuestas de potasio, que eli- 
minan los productos tòxicos de las sales compuestas de sodio. Los iones 
potasio son los factores neutralizantes de los iones sodio y reaccionan 
como antidotos frente a èstos. 

Sales compuestas de potasio 

E1 doctor Gerson descubriò que los pacientes con enfermedades degene- 
rativas crònicas muestran un marcado descenso en los niveles de potasio 
(K), que es una de las sustancias elementales importantes para la pro- 
ducciòn de enzimas, ademàs de para la contracciòn y la fuerza muscular. 
Segun su investigaciòn, el inicio de todas las enfermedades crònicas re~ 
side en la pèrdida de iones K + del interior de las cèlulas y la invasiòn por 
parte de iones sodio (Na + ) y agua. Esta situaciòn (tal y como se comentò 
en el capitulo diez) provoca edemas y el mal funcionamiento celular/fi~ 
siològico resultante que le acompana: la pèrdida de potenciales eìèctricos 
en las cèlulas, la formaciòn inadecuada de enzimas, la reducciòn en la 
oxidaciòn celular, otros smtomas del smdrome de danos en los tejidos 
(SDT) y cosas peores. La sintesis de casi todas las enzimas del organismo 
por parte de las cèlulas requiere K como catalizador (agente activador). 
En contraste, el Na que penetra en los tejidos inhibe (ralentiza o detiene) 


95. The Gerson handbook> 4. a ed. Ihe Gerson Institute, Bonita (California), 
1996, p. 6. 

96. Gerson, M.: A cancer therapy: Results offifty cases and the cure of advanced 
cancer by diet Therapy , The Gerson Institute, Bonita (California), 1990, p. 205. 


la producciòn de enzimas. Por tanto, para estimular la acciòn enzimàtica 
es imprescindible eliminar el exceso de Na y reemplazarlo por K para 
que las cèlulas lo utilicen. A1 mismo tiempo, los procedimientos de de- 
toxlficaciòn eliminaràn las sustancias intermediarias acumuladas y otras 
sustancias tòxicas alterantes. 97 

Aparte de la detoxificaciòn con enemas de cafè (: vèase el capftulo si- 
guiente), la mejor forma de eliminar el sodio de los tejidos y volver a lle- 
narlos de potasio consiste en administrar grandes cantidades de zumos 
de fruta y hortalizas frescas. Los zumos contienen muchisimo K y enzi- 
mas que limpian las cèlulas. No obstante, màs que los zumos solos, una 
soluciòn de sales compuestas de potasio anadida a estos zumos asegura 
una ingesta y asimilaciòn de K en cantidad. 

Tal y como se ha comentado en el capitulo 10, se prepara una solu- 
ciòn de sales compuestas de potasio con 33 g de acetato de potasio, otros 
tantos de monofosfato de potasio y la misma cantidad de gluconato de 
potasio diluidos en 946 ml de agua destilada. Las dosis normales de po- 
tasio varfan entre 1 y 4 cucharaditas de la soluciòn preparada. diez veces 
por dia, lo que representa entre 3,5 y 14 g de potasio a diario. Se anade 
esta cantidad de medicaciòn cada dfa en proporciones iguales a cada uno 
de los zumos de zanahoria/manzana, de naranja y de verduras, pero no 
a los de zanahoria sola. 98 

E1 principal beneficio de estas sales compuestas de potasio es para 
el tratamienro del SDT, que se produce en todos los cànceres y en la 
mayorfa del resto de las enfermedades degenerativas. E1 compuesto de 
K se combina còn otros medicamentos y con el règimen dietètico para 
obtener unos efectos similares a los del yodo. La soluciòn de las sales de 
compuestos de potasio, que no necesita refrigeraciòn, deberfa conservar- 
se en una botella de vidrio oscura (no de plàstico ni metàlica). Deshàgase 
de ella si, con el tiempo, la soluciòn se enturbia. 99 

Como se ha comentado, el K actùa de forma sinèrgica con el I, y jun- 
tos reducen la hinchazòn en los tejidos, en parte porque permiten que se 
elimine Na. 


97. Gerson, C.: «Restoring the healing mechanism in other chronic diseases», en 
Gerson, M.: A cancer therapy : Results offyty cases and the cure of advanced cancer 
by diet Therapy> The Gerson Institute, Bonita (California), 1990, pp. 391-399. 

98. Op. cit ., Gerson Therapy practitioners training seminar workbook , p. 47. 

99 .Ibidem, p. 48. 


1 


188 


189 




Acido! pepsina 

La pepsina , , que es un nombre general de varias enzimas del jugo gàstrico 
sintetizadas en el estòmago, cataliza la hidròlisis de las protefnas para dar 
lugar a polipèptidos. Las cèlulas parietales (de la pared) del estòmago se- 
cretan àcido clorhidrico (HCl) suficiente desde la sangre para acidificar el 
alimento predigerido por la saliva y hacer que alcance un pH bajo, de entre 
L5 y 3,0. Este pH àcido desactiva temporalmente a las enzimas de origen 
vegetal y el alimento predigerido pasa a la porcion pilòrica o inferior del 
estòmago (el piloro), donde las cèlulas principales de la mucosa estomacal, 
tambièn secretan pepsina. En el piloro, la pepsina prosigue con la digestiòn 
de las protemas. Hace falta una cantidad suficiente de HCl para activar la 
pepsina desde su forma enzimàtica inactiva llamada pepsinògeno en el 
interior de las cèlulas principales y para mantener el pH del estòmago por 
debajo de 3,0, que es el pH òptimo al que la pepsina realiza su funciòn. 100 

La acidol pepsina es la màs importante de las tres enzimas gàstricas 
por su rapidez en la hidròlisis de proteinas, preferentemente de los resh 
duos aminoàcidos de fenilalanina, triptòfano, tirosina y leucina, La aci- 
dol pepsina es secretada por la mucosa gàstrica en forma de pepsinògeno 
y tiene un pH òptimo de 1.5 a 2. 101 

Las càpsulas de acidol pepsina (betama clorhidrato y pepsina) forman 
parte de la medicaciòn de la terapia Gerson y su fin es ayudar a la diges- 
tiòn de los alimentos y los zumos. Son una fuente de àcido clorhidrico 
suplementaria administrada por el doctor Gerson y sigue usàndose en 
la actualidad. Debe tomarlas (a modo de fuente de HCl) antes de cada 
comida a una dosis de dos càpsulas tres veces por dia. 

Suplementacìòn con niacina (vitamina B 3 ) 

La niacina o vitamina B 3 , que actua como coenzima en varias funciones 
bioquimicas importantes, està implicada en el metabolismo de los lipi- 
dos (grasas), las funciones del tracto gastrointestinal, el funcionamiento 
del sistema nervioso y la potenciaciòn del desarrollo de una piel sana. 


100. Lee, L.; Turner, L.: The enzyme cure: how can plant enzymes help you 
relieve 36 health problems . Future Medicine Publishing, Tiburon (California), 
1998, p. 20. 

101. Op. cit . , Dorland’s Illustrated Medical Dictionary, p. 1234. 


Un gran numero de estudios cientfficos muestra que la niacina es eficaz 
a la hora de reducir los niveles de colesterol y de triglicèridos en la sangre. 
Ademàs, la vasodilataciòn (el ensanchamiento de los vasos sangumeos, 
que jfavorece un incremento de la circulaciòn sangumea) es otro bene- 
ficio cardiovascular derivado de la utilizaciòn de la niacina. Tambièn 
reduce significativamente la incidencia del càncer gastrointestinal y el 
riesgo de padecer problemas en la vesicula biliar. 102 

La ingesta diaria òptima (IDO) de vitamina B 3 para la suplementa- 
ciòn nutricional de mantenimiento varia entre los 25 y los 300 mg cada 
dia. No obstante, con fines terapèuticos, el doctor Gerson hizo que sus 
pacientes tomaran seis tabletas de niacina de 50 mg a diario durante seis 
meses. En los casos avanzados de càncer o de otras enfermedades degene- 
rativas, utilizò 50 mg de niacina cada hora (1.200 mg de niacina cada dia). 
Segun los estàndares actuales y de acuerdo con la pràctica de la medicina 
ortomolecular, tal y como recomendò un candidato al premio Nobel de 
medicina de 2001, el psiquiatra ortomolecular canadiense Abram Hoffer 
(mèdico y doctor), 1.200 mg de niacina es una dosis norma.L i03s 104 

Ingerir una dosis tan elevada de niacina puede dar lugar a que la piel 
enrojezca, sensaciòn de calor y prurito temporales. La administraciòn 
de niacina deberia interrumpirse durante la menstruaciòn o ante una 
hemorragia de cualquier tipo. 

Nota : para la terapia Gerson se recomienda la forma nicotinica de 
la niacina en lugar de la forma niacinamida («sin rojecer»), que apenas 
muestra efectos beneficiosos para la mayoria de las enfermedades dege- 
nerativas a excepciòn de las artritis, como la osteoartritis. Si el enrojech 
miento propio de la niacina molesta al paciente, deberà tomar la pastilla 
despuès de las comidas o dejar que se disuelva debajo de su iengua. El 
tratamiento no deberia interrumpirse porque provoca una vasodiÌata- 
ciòn que mejora la circulaciòn sanguinea, eleva la temperatura de la piel, 
Ìncrementa la oxigenaciòn, potencia la nutriciòn celular y da lugar a un 


102. Lieberman, S.; Bruning, N.: Tìoe real vitamin and mineral book , Avery 
Publishing Book, Garden City Park (Nueva York), 1997, pp. 97-99. 

103. Hoffer, A.; Walker, M.: Putting it all together : The new orthomolecular 
nutrìtion . Keats Publishing, New Canaan (Connecticut), 1996. 

104. Hoffer, A.; Walker, M.: Smart nutrients: A guide to nutrients that can 
prevent and reverse senility. Avery Publishing Group, Garden City Park (Nueva 
York), 1994. 


190 


191 



efecto de detoxificaciòn general. Tambièn tiene un efecto en la digestiòn 
de las proteinas. 

Pancreatina 

La pancreatina, que es una secreciòn ezimàtica del pàncreas, es una 
sustancia vital que contiene tres grupos enzimàticos concretos para la di- 
gestiòn y la absorciòn del alimento. Son las Upasas , para la absorciòn de 
las grasas y las vitaminas liposolubles; las amilasas, para la digestiòn 
de las molèculas de almidòn para dar lugar a molèculas de azùcares de 
menor tamano; y las proteasas , para la digestiòn de molècula.s de pro- 
teina en forma de aminoàcidos. Cada uno de estos grupos emimàticos 
contiene distintas enzimas: por ejemplo, entre las proteasas tenemos la 
tripsina, la quimotripsina y ia carboxipeptidasa. Las proteasas tambièn 
ayudan a la digestiòn del tejido tumoral, del cicatricial y de otras zonas 
danadas. 

La suplementaciòn con algunos o con todas estas enzimas derivadas 
de la pancreatina se utiliza para el tratamiento de las malas digestiones, 
la mala absorciòn, las deficiencias nutricionales y las molestias; abdomL 
nales. Son de utilidad para superar los smtomas de los trastornos diges- 
tivos como la celiaquia, la fibrosis qufstica, las alergias alimentarias, el 
sfndrome de las levaduras (o candidiasis crònica), los trastomos auto- 
inmunitarios como el lupus eritematoso, la esclerodermia, la esclerosis 
multiple y muchos tipos de càncer, las lesiones deportivas y los trauma- 
tismos y las infecciones viricas como el herpes zoster y el sida. 105 

En conferencias pronunciadas a usuarios de productos y servicios 
mèdicos, el doctor Gerson explicò: «La pancreatina [en forma de una 
tableta sin revestimiento] se administra cuatro veces al dia y se dan tres 
tabletas en cada toma. Asf, [los pacientes aquejados de càncer] <lisponen 
siempre de suficiente tripsina, pepsina, lipasa y diastasa en su organismo. 
La sangre puede transportarlas por todo el organismo y digerir las masas 
tumorales allà donde se encuentren». 106 

A1 seguìr el protocolo actual de la terapia Gerson, la dosificaciòn re- 
comendada de pancreatina para reducir la masa de un tumor maligno 


105. Murray, M. T.: Encyclopedia of nutritional sappleme?its, Prima Publis- 
hing, Rocklin (California), 1996, pp. 394-399. 

106. Op. cit Gerson, M., 1990, p. 411. 


suele ser de tres tabletas de 325 mg cuatro veces al dia. Aunque algunas 
personas (pocas) no toleran k pancreatina, a la mayoria les favorece y 
tienen menos problemas digestivos, espasmos debidos a los gases y debi- 
lidad. (No deberfa administrarse a los pacientes aquejados de sarcoma.) 
Se recomienda utilizar una pancreatina sin excipientes consistentes en 
cereales elaborada por la Key Company de St. Louis (Missouri). 

Aceite de linaza 

E1 lino, cuyo nombre cienrifico es Linum usitatissumum , nos ofrece el 
aceite de linaza, que es el producto comestible màs rico en àcido alfa - 
linoleico (a-LNA), el importante àcido graso omega-3, que es obligatorio 
para tener una buena salud ffsica. E1 aceite de linaza es un agente tera- 
pèutico importante para tratar la degeneraciòn grasa en las enfermeda- 
des cardiovasculares, el càncer, la diabetes y otras patologias. Ademàs, su 
contenido en LNA y en otros componentes regula la presiòn sangumea, 
las pkquetas, el rinòn, el sistema inmunitario y las funciones arteriales, 
refuerza la respuesta infkmatoria del organismo y desempena papeles en 
el metabolismo del calcio y de k energia. Los cofactores de conversiòn 
adicionales para transformar el LNA en prostaglandinas de la serie 3 
requieren que la dieta o la suplementaciòn en la dieta aporte vitaminas 
B 3 , B 6 y C, ademàs de magnesio y zinc. 107 (Las prostaglandinas son àcidos 
grasos con una funciòn similar a la de las hormonas que actuan en con- 
centraciones muy bajas sobre los òrganos internos y el sistema nervioso 
autònomo y el central.) 

E1 doctor Gerson valorò mucho el trabajo de la investigadora alemana 
Johanna Budwig (doctora), especializada en los lipidos, que recomen- 
daba el aceite de linaza para la administraciòn de enemas en el caso del 
càncer de colon y de la obstrucciòn intestinal. Las investigaciones en 
Norteamèrica han acabado descubriendo el valor del LNA del aceite de 
linaza para tratar pequenos tumores, metàstasis, trastornos inflamato- 
rios, altos niveles de triglicèridos, problemas cardiovasculares, diabetes, 
pèrdida de peso y otras enfermedades degenerativas . 1 08 


107. Erasmus, U.: Fats that heal , fats that kill , Alive Books, Burnaby, Colum- 
bia Britànica (Canadà), 1997, p. 282. 

108. Ibidem , pp. 282, 283. 



192 


193 



La terapia Gerson requiere que sus seguidores consuman aceite de li- 
naza de cultivo ecològico prensado en frio, como el obtenido por Omega, 
Arrowhead Mills, Barleans y otras marcas que consiguen su producto 
aplicando el proceso de purificaciòn Organo. No obstante, los consu- 
midores nunca deberian calentar este aceite, como al verterlo sobre una 
patata muy caliente u otras hortalizas ni usarlo para cocinar, ya que el ca- 
lor altera los enlaces qufmicos de las cadenas de los àcidos grasos y hace 
que el aceite de linaza sea perjudicial para el organismo. Ademàs, no 
debe consumir semillas de linaza enteras debido a que contienen otros 
compuestos que interfieren en el proceso de curaciòn. 

E1 aceite de linaza ayuda al organismo a utilizar la vitamina A. Duran- 
te el primer mes de seguimiento de la terapia Gerson, tome dos cuchara- 
das soperas de aceite de linaza cada dia. Despuès del primer dia y durante 
el ajuste del tratamiento, limite el consumo de aceite de linaza a una cu- 
charada sopera diaria. Lo mejor es tomarlo en la comida o la cena, como 
parte del alino de la ensalada, o vertido encima de patatas y hortalizas. 

Polen de abeja y jaiea reai 

Hay dos tipos de polen de flores: uno extremadamente liviano arrastrado 
al azar por el viento y otro màs pesado que transportan las abejas y otros 
insectos. E1 polen de abeja es, por tanto, el màs pesado y es una sustancia 
no transportada por el aire y producida por la parte masculina de las 
flores y conocida con el nombre de pòlenes entomòfilos , que son llevados 
de un lado a otro por las abejas mìentras buscan su alimento entre los 
grupos de flores. Los pòlenes entomòfilos dependen unicamente de los 
insectos para su transporte y para que asi fertilicen las flores. Como no 
son transportados por el aire, los pòlenes entomòfilos del polen de abeja 
no dan lugar a las frecuentes alergias al polen. 

E1 polen de abeja contiene ingentes cantidades de ingredientes nutri- 
tivos, entre los que se incluyen diez aminoàcidos, diez minerales, quince 
vitaminas, diez nutracèuticos, antibiòticos potentes contra E. coli y las 
bacterias del gènero Proteus y sustancias estimulantes del crecimiento 
humano. En todo el mundo, los cientificos y los investigadores mèdicos 
elogian las propiedades nutritivas del polen de abeja. 109 | 


109. Brown, R.: The world’s only perfect food: The bee pollen bible , Hohm Press, 
Prescott (Arizona), 1993, pp. 131-145. 


La terapia Gerson incorpora el polen de abeja en su programa, es- 
peciadmente para aquellos pacientes que se enfrentan al càncer. Se usan 
entre 2 y 4 cucharaditas de polen de abeja al dia en el momento de la 
continuaciòn del tratamiento en el que se reintroducen las proteinas en 
la dieta del paciente, empezando aproximadamente la dècima o duodè- 
cima semana. Los pacientes no afectados por càncer pueden empezar a 
consumirlo antes, hacia la sexta semana. A pesar de que el polen de abeja 
es una sustancia que no provoca reacciones alèrgicas, algunos pacientes 
pueden mostrar alergias, por lo que la dosis inicial quizàs tendria que ser 
de sòlo V 2 cucharadita al dia. 

La jalea real es una sustancia muy nutritiva con que se alimenta a la 
reina durante toda su vida, y desempena un papel esencial para su dife- 
renciaciòn y crecimiento. Es excepcionalmente rica en hormonas, veinte 
aminoàcidos, azùcares, acetilcolina, ADN, ARN, àcidos grasos, gelatina, 
colàgeno, gammaglobulinas, antibiòticos y vitaminas del grupo B, ade- 
màs de las vitaminas A, C y E. 110 

Como suplemento nutricional opcional que puede anadirse a la tera- 
pia Gerson si se desea, la dosificaciòn recomendada de jalea real es de 
100 mg en càpsulas tomadas una hora antes del desayuno. No consuma 
jalea real junto con alimentos calientes. 

Inyecdones de vitamina B 12 y extracto de higado 

La vitamina B > que es necesaria para una digestiòn correcta, la absor- 
ciòn de los alimentos, la smtesis de proteinas y el metabolismo de los 
carbohidratos y las grasas, es, ciertamente, un suplemento nutricional 
adecuado que incluir en la terapia Gerson. Es particularmente eficaz 
para el tratamiento de la anemia. Ademàs, ayuda a la formaciòn normal 
de las cèlulas y a la longevidad celular, evita los danos en los nervios, 
conserva la fertilidad y potencia el crecimiento y el desarrollo normales 
mediante el mantenimiento de las vainas de grasa que recubren y prote- 
gen las terminaciones nerviosas. 111 


110. Ibidem^ pp. 211-218. 

111. Balch, J. F. Y Balch, P. A.: Prescription for nutritional healing, 2. a ed. 
Avery Publishing Group, Garden City Park (Nueva York), 1997, p. 16. (Trad. 
cast.; Recetas nutritivas que curan: vitaminas , minerales, plantas medicinales y 
suplementos dietèticos . Editorial Ocèano, Barcelona, 2007.) 


194 


195 



La vltamina B 12 se administra por medio de inyecciones intramuscu- 
lares en el gluteo medio: 0,1 cm 3 (100 pg) una vez al dfa durante cuatro 
a seis meses o mas. Se acompana, simultàneamente (en la misma jeringa) 
de 3 cm 3 de extracto de hlgado. E1 doctor Gerson vio que esta terapia 
con higado da lugar a la formaciòn de nuevos corpusculos de globulos 
rojos (reticulocitos) y ayuda al organismo a hacer un uso correcto de los 
aminoàcidos. Observo que el extracto de higado estaba indicado en la 
intoxicacion durante la gestacion; para la tuberculosis pulmonar y de 
otros organos; la artritis deformante en sus fases màs avanzadas; las en- 
fermedades mentales y las astenias corporales; los trastornos espàsticos, 
especialmente la angina de pecho; y los tumores malignos. 

E1 doctor Gerson informa de que «las leucemias y los mielomas re- 
quieren mayores dosis de zumo de hxgado [que ya no se puede obtener] 
y de vitamina B ì2 ... En el caso de todas estas enfermedades, tenemos 
razones para asumir que los dahos concomitantes en el higado se han 
dado como resultado de una intoxicaciòn permanente o de trastornos 
funcionales de los òrganos vecinos». 112 

Vitamina C 

Dado que la dieta Gerson ya contìene grandes cantidades de vitamina C 
natural, la suplementaciòn rutinaria diaria con esta vitamina no deberia 
resultar necesaria. No obstante, la vitamina C es el principal nutrlente en 
lo concerniente al respaldo general del sistema inmunitario. La vitami- 
na C se usa a modo suplementario para combatir las infecciones y como 
parte de una trfada de medicamentos naturales y no tòxicos para aliviar 
el dolor. Tambièn contrarresta la patologia propia de los radicales libres 
generada por la administraciòn de quimio o radioterapia. 

La dosis de vitamina C en la terapia Gerson se administra por vxa 
oral en forma cristalina (en polvo), como por ejemplo la vitamina C de 
Bronson, en una cantidad entre 1 y 1,5 g por dia. Nunca use ascorbato 
calcico o sòdico, ya que estos dos productos concretos provocaràn graves 
efectos perjudiciales. La dosis elevada de vitamina C por via intravenosa 
està relacionada con la supervivencia a largo plazo en pacientes aqueja- 

1 

112. Op . cit., Gerson, M., 1990, pp. 79-81. 

196 

•1 


dos de variedad de cànceres, incluso despuès de que los tumores hayan 
metastatizado. 113 

Picolinato de cromo 

Se ha visto que este suplemento es de ayuda para. superar la diabetes 
tipo 2 (o senil) y, en cierto grado, la diabetes tipo 1 (o juvenil). Tambièn 
se administra a estos pacientes. 

Tabletas de carbòn activo 

Las tabletas de carbòn activo se usan como mecanismo controlador de la 
diarrea, para la absorciòn de gas en el tracto intestinal y aplicadas, por 
vxa externa, en forma de cataplasmas. Estàn formadas por 648 mg de 
carbòn vegetal extremadamente desecado. El nùmero de tabletas ingeri- 
das (dosis) es variable dependiendo de la gravedad de los smtomas. 

Bilis de buey en polvo y jabòn de castilla 

Con el fin de emulsionar, la bilis de buey en polvo y el jabòn de castilla 
son dos productos que se mezclan el uno con el otro, creando una sus- 
pensiòn de aceite de ricino. Asx, tal y como se describe en el capxtulo 13, 
la bilis de buey en polvo y el jabòn de castilla tienden a hacer que los 
enemas de aceite de ricino creen una suspensiòn. 

Tratamiento polarizante 

Desarrollado por el afamado cardiòlogo e investigador Demetrio Sodi- 
Pallares (doctor en medicina), de la Ciudad de Mèxico, se infunde una 
soluciòn llamada GKI por vxa intravenosa como adiciòn a la terapia Ger- 
son. La GKI consiste en un litro de una disoluciòn de dextrosa al 10 % 
en agua, 20 mEq de cloruro de potasio y 15 unidades de insulina «lente». 
Se administra un màximo de 3 litros de GKI al paciente a lo largo de 
veinticuatro horas para conseguir la reducciòn del edema intercelular, 
el incremento de la absorciòn celular de potasio, la estimulaciòn de la 

113. Null, G.: The complete encyclopedìa ofnatural healing, Kensington Books, 
Nueva York, 1998, p. 102. 


197 



glucolisis aeròbica y anaeròbica (en especial, el ciclo de Krebs y la fosfori- 
laciòn oxidativa), la reducciòn de la acidosis intercelular y la potenciacion 
de la sintesis de protemas. Se trata de un analgèsico potente y no tòxico. 
E1 tratamiento polarizante es una reciente adiciòn al protocolo de la te- 
rapia Gerson. 

La GKI, que es la solucion polarizante basica, se describe en el Merck 
manual of standard medical procedures> un texto mèdico estàndar. E1 
doctor Sodi-Pallares informa de que en muchos pacientes que sufren 
una defìciencia de potasio es necesario proporcionar GKI como mecanis- 
mo de transporte para ayudar al potasio a pasar a travès de la membrana 
celular. Consiguiò esto usando glucosa (G), una soluciòn de potasio (K) 
y una pequeha cantidad de insulina (I), que se inyectan juntos por via 
intravenosa. E1 tratamiento polarizante potencia la curaciòn del corazòn 
enfermo, de los tejidos danados por el càncer y de otras enfermedades 
degenerativas. Los pacientes con edema experimentan una reabsorciòn 
acelerada y la eliminaciòn de los fluidos tisulares que se han acumula- 
do. 114 Como la terapia Gerson proporciona abundante potasio, ademàs 
de glucosa en los zumos, en el caso de algunos pacientes se pueden usar 
sòlo 3 unidades de insulina lente para obtener el mismo resultado. 

Amigdalina/Iaetril 

Se pensaba que el laetril, que es la forma purificada de la amigdalina , que 
se encuentra en los huesos de albaricoque y en muchos otros alimentos, 
curaba el càncer, pero con el tiempo hemos visto que no lo hace por 
sf mismo. E1 laetril es un glucòsido cianogènico (lo que significa que 
contiene cianuro), pero no es tòxico. Se ha usado en algunos centros 
que aplican la terapia Gerson como analgèsico para aliviar el dolor y por 
otras propiedades anticancerigenas. Aunque no es una parte estàndar del 
protocolo de la terapia Gerson, sus pacientes pueden solicitar a su mèdi- 
co que les recete laetril para usarlo en su tratamiento. Su utilizaciòn se 
ha hecho màs comùn y es màs eficaz si se aplica con hipertermia y banos 
y fomentos calientes. 115 


114. Ihe Gerson handbook: An adjunct ofA cancer therapy — Results offifiy cases 
by Max Gerson , M.D. Practical guidance, resources, and recipesfor Gerson Phera - 
py patients, 4, a ed. Gerson Institute, Bonita (California), 1996, p. 7, 

115. Ibìdem , p. 50. 


12 

LA DETOXIFICAGÒN DEL HIGADO 
CON ENEMAS DE CAFÈ 


Kent Gardner, un taxidermista de cuarenta y seis anos que vive en 
Phoenix (Arizona), descubriò que sòlo tenia un 8 % de probabilidades 
de sobrevivir cinco ahos debido a que padecia un càncer que afectaba a 
su esòfago y su laringe. En la garganta de Gardner crecia un tumor ma- 
ligno del tamano de una pelota de golf que ponia su vida en un peligro 
inminente. 

Adquiri el libro de la terapia Gerson [A cancer therapy: Results offifty cases], 
lo lef dos veces en menos de veinte dfas y decidf: ^què tengo que perder? 
Sabia que me estaba muriendo. Los enemas de cafè fueron un contratiem- 
po mental que tuve que superar, pero una vez que probè uno pude sentir la 
diferencia en la potenciaciòn de mi salud y me di cuenta de su importancia. 
(Eso fue lo que escribiò Kent Gardner para la Gerson Healing Newsletter. 
Puede observar la fotografia de Gardner en la siguiente pàgina.) 

Despuès de alrededor de un mes y medio, la hinchazòn se habia re- 
ducido bastante y el tumor habfa desapareddo. Reducfa su tamaho cada 
semana que pasaba y se pudrfa en mi garganta. Francamente, era una sen- 
saciòn horrible. Esta cosa que ahora se estaba descomponiendo producfa 
un olor espantoso y constante que no se parecia a nada que conociera, in- 
ciuso despuès de haber trabajado durante veinte anos como taxidermista. 

Mientras todavfa estaba siguiendo la terapia Gerson al pie de la letra, 
unos dos meses y medio màs tarde, mientras cjerraba el vehfculo para di- 
rigirme a una ferreteria de mi localidad, el tumor muerto palpitò (vibrò) 
durante unos dos segundos y, mientras tragaba, senti que se liberaba. Entrè 
en la ferreteria tambaleàndome y sintiendo pànico. Empecè a sudar pro- 




fusamente 7 comencè a perder la consciencia. Cai de rodillas mientras ex- 
perimentaba una serie de convulsiones 7 supe que tenia un gran problema. 

Razonando, mas tarde, sobre esta situaciòn, me di cuenta de que el tu- 
mor habia caido hacia mi estòmago, donde se mezclò con los jugos digesti- 
vos, dando lugar a sustancias tòxicas amoniacales 7 gases. Tuve que haber 
intentado vomitarlo, pero mi ego 
7 no ser capaz de pensar con cia- 
ridad no me permitieron vomitar 
en publico. Hasta este dia. No re~ 
cuerdo ni sè còmo consegui vol- 
ver hasta mi vehiculo 7 conducir 
hasta casa, io que suponfa un via- 
je de veinte minutos. Durante ios 
siguientes cinco dias estuve com- 
pletamente postrado en cama. 

Recibi tres enemas de cafè al dia, 7 mi mujer me a^udò, haciendo todo 
Ìo que resultaba necesario. Los efectos tòxicos del tumor eran mùltiples: 
doior de cabeza, vòmitos, calambres abdominaies intensos, adiaques si- 
miiares a ios de ia gripe 7 doiores articuiares 7 musculares, fiebre, insom- 
nio, un pulso rapido, sequedad en la boca, faita de apetito, estrenimiento 
7 muchos otros problemas. Me encontraba en un terribie estado de com- 
pleta enfermedad. 

Pero ai sexto dxa me senti mejor 7 pude caminar. Desde entonces he 
estado caminando sobre el agua. Debido a esa experiencia, he hecho mis 
deberes 7 mi experiencia me ha instruido mucho mas alla de mi cociente 
intelectuaÌ por io que respecta aÌ cuerpo humano 7 a ia nutriciòn. Todas 
ia cèiulas 7 los seres vivos de este pianeta necesitan agua, aiimento 7 aire. 
Es ia caiidad, 7 no ia cantidad, la que determina una saiud perfecta o ia 
enfermedad. No puede destrozar 7 contaminar su cuerpo 7 esperar tener 
una salud òptima. Lo que todos necesitamos son enemas de cafè a diario, 
algo que 70 me administro regularmente: tenga cancer o no. 

Los orfgenes de los enemas de cafè 
como parte de la terapia Gerson 

Los polèmicos, ridiculizados 7 controvertidos enemas de cafè tienen un 
inusual origen en cuanto a convertirse en un componente principal de 
la terapia Gerson. 


Ciertamente, los enemas no son algo nuevo: fueron transcritos como 
parte del Manual de disciplina , CU70 origen se remonta a hace mas de 
dos mil anos, 7 es uno de los libros de los Manuscritos del mar Muerto. 
Ademas, el Evangelio esenio de la paz^ un manuscrito del siglo 111 d. C. es- 
crito en arameo 7 que se encuentra en los archivos secretos del Vaticano, 
recomienda fervientemente la administraciòn de enemas de la siguiente 
manera: 116 

Te digo, en verdad, que el angel del agua sacara de tu cuerpo toda ia su- 
ciedad que lo profanaba por fuera 7 por dentro. Y todas las cosas sucias 7 
que huelen mal saldran fuera de ti, de la misma forma en que la suciedad 
de la ropa lavada en agua es arrastrada 7 se pierde en el flujo del no. Te 
digo, en verdad, sagrado es el angel del agua que limpia todo io sucio 7 
hace que las cosas que hieden tengan un buen olor [. . .] 

Piensa en que no es sufìciente con que el àngel del agua te abrace por el 
exterior. Te digo, en verdad, que la suciedad del interior es mucho ma^or 
que la del exterior. Y aquel que se limpie por fuera pero permanezca sucio 
en su interior es como una tumba bien pintada por fuera, pero que dentro 
de si està lleno de todo tipo de suciedad 7 de abominaciones terribles. Por 
tanto te digo, en verdad: permite que el àngel del agua te bautice tambièn 
en tu interior, para que puedas liberarte de todos tus pecados anteriores 
7 que, del mismo modo, por dentro puedas hacerte tan puro como la 
espuma del rio brillando a la luz del sol [. . .] 

Busca, por tanto, una calabaza mu^ rastrera, con un tallo de la longi- 
tud de un hombre, vacfala 7 llènala de agua del rfo que el sol ha calen- 
tado. Cuèlgala de la rama de un àrbol 7 arrodfllate sobre el suelo ante el 
àngel del agua 7 permite que el extremo del tallo de la calabaza rastrera 
entre en tus posaderas 7 que el agua flu^a por todo tu Ìntestino. Despuès, 
reposa arrodillado sobre el suelo ante el àngel del agua 7 reza al Dios 
vivo para que te perdone todos tus pecados pasados, 7 reza al àngel del 
agua para que libere a tu cuerpo de toda suciedad 7 enfermedad. Luego 
permite que el agua flu^a fuera de tu cuerpo, que se Ileve de tu interior 
todas las cosas sucias 7 hediondas de Satàn. Y veràs con tus ojos 7 oleràs 
con tu nariz todas las abominaciones 7 la suciedad que profanaban el 


116 . Szekely, E. B.: The Essene Gospel ofpeace, Intemational Biogenic Societ^, 
Londres, 1981 , pp. 15 , 16 . (Trad. cast.: El evangelio de los Esenios , Editorial 
Sirio, Màlaga, 2005 .) 



Kent Gardner 


200 




201 


templo de tu cuerpo; incluso todos los pecados que moraban en tu orga- 
nismo, atormentàndote con todo tipo de dolores, Te digo, en verdad, qu e 
el bautismo con agua te libera de todos elios. Renueva tu baudsmo con 
agua durante cada dia de tu ayuno hasta ei dfa en que veas que el agua 
que sale de tu Ìnterior sea tan pura como la espuma dei rio. Luego lleva tu 
cuerpo al rio que fluye y ahi, en los brazos del àngei del agua, da las gracias 
al Dios viviente por haberte liberado de tus pecados. Y este sagrado bautis- 
mo por parte dei àngel dei agua es el Renacimiento hacia una nueva vida. 

Por tanto, los enemas se han usado con fines generales de detoxifica- 
ciòn desde tiempos antiguos. No obstante, el uso del cafè para incremen- 
tar ia efectividad dei tratamiento y para reducir el dolor probablemente 
solo data de la primera guerra mundial. Un defensor de la terapia Gerson, 
el doctor Jerry Walters, cuenta la siguiente historia sobre las administra- 
ciones originales de los enemas de cafe: 

Durante la primera guerra mundial, Alemania estaba rodeada por ias 
fuerzas milkares de ios aliados, y Ìos ciudadanos aiemanes sufrian escasez 
o carecfan de muchos productos de importaciòn. Entre otras cosas, ios su- 
ministros de morfina estaban acabàndose. Ademàs, apenas habia cafè que 
beber. Asimismo, tambièn se carecia de calmantes, anestèsicos y otros fàr- 
macos. Cuando los soldados volvian del frente, gravemente heridos y con 
necesidad de ser operados, sòlo solia quedar muy poca anestesia: quizàs 
unicamente la suficiente para poderles operar. 

Cuando la anestesia se eliminaba, es obvio que el dolor aquejaba al 
soldado herido. En muchos casos, despuès de que los mèdicos finalizaran 
la operaciòn, recetaban enemas de agua a los pacientes, pero las enfer- 
meras buscaban desesperadamente algo màs para ayudar a los soÌdados a 
superar su dolor. 

Lo que sucediò es que siempre habia cafè, a disposiciòn unicamente 
de los cirujanos. Con frecuencia tenian que trabajar durante todo el dia y 
necesitaban mantenerse despiertos gracias a la cafema A veces se dejaban 
un poco de su cafè solo. Parece ser que alguna enfermera tuvo la ocurren- 
cia de que como el cafè hacia bien a ios cirujanos, quizàs tambièn seria 
de ayuda para los soldados. Por tanto, las enfermeras vertieron un poco 
del cafè sobrante en los cubos para los enemas de los soldados. Los que 
recibian enemas de cafè reportaron que les estaban haciendo aigun bien y 
que su doior se veia muy aliviado. 


Estos informes procedentes de la primera guerra mundiai despertaron 
el interès de dos investigadores: el profesor O. A. Meyer (doctor en medi- 
cina) y el profesor Martin Heubner (doctor en medicina), de la Facultad 
de Medicina de la Universidad de Gòttingen. (Vease la conferencia del 
doctor Max Gerson que describe este acontecimiento, reproducida fn- 
tegramente en el Apèndice II de A cancer therapy: Results offifty cases .) 
Durante la dècada de 1920, estos dos profesores y mèdicos estudiaron 
el ef ècto de la cafeina al administrarla a ratas por vfa rectal. Observaron 
que los enemas que contenian cafema estimularon la apertura de los con- 
duclos biliares de los animales de iaboratorio, y los profesores publicaron 
sus hallazgos en la bibliografia mèdica alemana. 

Durante algun tiempo despuès de conocer las investigaciones de los 
profesores Meyer y Heubner, el doctor Max Gerson usò una combina- 
ciòn de dos fàrmacos, la cafema y el citrato de potasio, en forma de gotas, 
que anadia al agua para el enema. Pero màs adelante descubriò que una 
soluciòn preparada con cafè molido hervido era màs eficaz y màs fàcil de 
obtener para cualquiera que quisiera administrarse enemas de cafè. Por 
tanto, el doctor Gerson incorporò un programa de detoxificaciòn con 
eneinas de cafè a la terapia Gerson, y ese mismo procedimiento se sìgue 
usarido en la actualidad. 117 

La acciòn beneficiosa de un enema de cafè 

Los enemas preparados con cafè molido y con agua caliente por goteo 
han demostrado ser un mètodo ventajoso para restaurar la funciòn he- 
pàtica. La cafeina contenida en el cafè y administrada a modo de enema 
detoxifica claramente al higado y es un enfoque terapèutico importante 
de la terapia Gerson. «Este tratamiento deberfa seguirse a rajatabla, tanto 
en la clinica como despuès en casa, durante por lo menos dos anos [. . .] 
E1 higado es el principal òrgano para la regeneraciòn del metabolismo 
del organismo para la transformaciòn del alimento ingerido en energla», 
escribe el doctor Gerson. 118 


117. Gerson, M.: <<The cure of advanced cancer by diet therapy: a summary of 
30 years of clinical experimentation,» apèndice II en A cancer theràpy : Results 
offifty cases , 6. a ed. TLte Gerson Institute, Bonita (California), 1999, pp. 407, 
408. 

118. Ibidem , p. 247. 


202 


203 





Durante una conferencia que tuvo lugar en 1985, que versaba sobre 
el tratamiento del càncer, y que fue dirigida por el fallecido doctor 
Harold Manner (doctor), especialista en el tratamiento del càncer con 
mètodos alternativos, y que se celebrò en la localidad de King of Prus- 
sia (Pennsylvania), el mismo doctor hablò del funcionamiento interno 
de un enema de cafè. Comentò al publico que habia sabido de estas 
acciones fisiològicas por el doctor Max Gerson, que habfa expuesto 
este tema de la misma forma por lo menos treinta anos antes. Cedio al 
doctor Gerson todo el mèrito por el desarrollo de esta tècnica para la 
detoxificaciòn del higado para el tratamiento del càncer. Los siguientes 
pàrrafos son paràfrasis de la descripciòn del doctor Manner del meca- 
nismo de limpieza del organismo cuando se administra un enema de 
cafe. 

Mientras el enema de cafè es retenido en el intestino (durante un pe- 
riodo optimo que oscila entre los doce y ios quince minutos), toda la san- 
gre del organismo pasa a travès del hfgado cada tres minutos. Los vasos 
sangulneos hemorroidales se dilatan debido a la exposiciòn a la cafema; 
a su vez, las venas porta del higado tambièn se dilatan. Simultàneamen- 
te> los conductos biliares se llenan de sangre, el flujo de bilis aumenta y 
la musculatura lisa de estos òrganos se relaja. E1 suero sangmneo y sus 
numerosos compo nentes se detoxifican cuando este liquido vital pasa a 
travès del higado cargado de cafema. Los 946 ml de agua retenidos en 
el intestino estimulan el sistema nervioso visceral, favoreciendo el peris- 
taltismo. E1 agua introducida en el intestino diluye la bilis y provoca un 
incremento incluso mayor del flujo de bilis. Se produce una eliminaciòn 
de bilis tòxica que se ve afectada todavxa màs por el catalizador enzimàti- 
co del organismo conocido por los fisiòlogos con el nombre de glutatiòn 
S-tranferasa (GST). 

La GST incrementa su cantidad en un 700 % en el intestino delgado, 
lo que supone un excelente efecto fisiològico, ya que esta enzima destru- 
ye los radicales libres. Estos radicales libres descompuestos abandonan 
el hxgado y la vesfcula biliar en forma de sales biliares que fluyen por el 
duodeno. Estas son transportadas por el intestino mediante el peristah 
tismo, van desde el intestino delgado, a travès del colon para finalmente 
salir por el recto. 

En 1990, el cirujano austriaco Peter Lechner (doctor en medicina) 
y sus colegas, que habfan estado investigando e.1 tratamiento contra el 
càncer del doctor Gerson, comentaron los beneficios derivados del incre- 


mento de la cantidad de la GST en el intestino. Fue entonces cuando el 
doctor Lechner informò de que: 119 

* La GST se une a la bilirrubina y a sus glucurònidos para que pue- 
dan ser eliminados de los hepatocitos (cèlulas hepàticas). 

® La GST bloquea y detoxifica los carcinògenos, que requieren oxi- 
daciòn o reducciòn para activarse. Su funciòn catalitica da lugar a 
un efecto protector contra muchos carcinògenos quimicos. 

* La GST forma un enlace covalente con casi todas las sustancias 
muy electròfilas (radicales libres), lo que supone la condiciòn pre- 
via para su eliminaciòn del organismo. Los productos intermedios 
de los venenos potenciales para el hxgado (citostdticos hepatotòxicos) 
tambièn pertenecen a esta categorxa de la patologia debida a la 
formaciòn de radicales libres. 

Antes del hallazgo publicado explicado anteriormente, el doctor Lechner 
habia decidido, en 1984, que el enema de cafè tenia un fin muy concreto: 
reducir las toxinas en el suero sanguineo. Su informe mèdico afirma: 
«Los enemas de cafè tienen un claro efecto sobre el colon que puede 
observarse con ayuda de un endoscopio. Wattenberg y sus colaboradores 
pudieron demostrar, en 1981, que el àcido palmxtico que contiene el cafè 
potencia la actividad de la glutatiòn S-transferasa y de otros ligandos 
muchas veces por encima de lo normal. Es este grupo enzimàtico ei 
principal responsable de la conjugaciòn de los radicales libres electròfilos 
que la vesxcula biliar luego eliminarà». 120 

Empezando a finales de la dècada de 1970, el laboratorio propiedad 
y supervisado por el bioqufmico Lee W. Wattenberg (doctor) identificò 
dos sales del àcido palmftico: el palmitato de cafestol y el palmitato de 
kahweol (ambos presentes en el cafè), como los potentes intensificadores 
de la glutatiòn S-transferasa. Esta potenciaciòn convierte a esta enzima 
en un importante sistema de detoxificaciòn que cataliza la uniòn de una 
amplia variedad de aceptadores de electrones (los electròfilos) del torren- 


119. Lechner, P.; Kronberger, I. (1990): «Erfahrungen mit dem Einsatz 

der Diàt-Tberapie in der chirurgischen OnkologÌe», Aktuel Ennàhrungmedizin , 
2(15): 72-78. * 

120. Lechner, P. (1984): «DÌetary regime to be used in oncological postope- 
rative care», Proceedings ofthe Osterreicher Gesellschaft fùr Chirurgie , 21-23 de 
junio. 


204 


205 


• *' "'T 


te sangumeo al grupo sulfhidrilo del glutatiòn. Como las formas reac- 
tivas carcinogènicas ultimas de las sustancias quimicas son electròfilos, 
el sistema glutatiòn S-transferasa se convierte en un importante meca- 
nismo para eliminar cualquier cèlula cancerosa existente (detoxificaciòn 
carcinogènica). 121j 122j 123 

Esta detoxificaciòn de las cèlulas cancerosas lia sido demostrada in- 
numerables veces mediante experimentos en ratones de laboratorio en 
los que la detoxificaciòn del higado aumenta un 600 % y el intestino 
delgado detoxifica un 700 % mas cuando se anaden granos de cafè a la 
dieta de los animales. Se producen resultados anàlogos en los humanos 
que se administran enemas de cafè. 124 125j 126 

Los enemas de cafè provocan la excreciòn 
de los productos de descomposiciòn del càncer 

E1 enema de cafè tiene un objetivo muy especifico en el tratamiento 
y la reversiòn de las enfermedades degenerativas. Tal y como afirma el 
doctor Peter Lechner, reduce la cantidad de toxinas en el suero sanguf- 

121. Chasseaud, L. F. (1979): «The role of glutathione S-transferase in the 
metabolism of chemical carcinogens and other electrophilic agents», Advanced 
Cancer Research, 29: 175 -274. 

122. Jakoby, W. B. (1978): «A group of multifunctional detoxification proteins», 
Advanced Enzymology and Related Areas ofMolecular Biology, 46: 383-414. 

123. Sparnxns, V. L.; Wattenberg, L. W. (1981): «Enhancement of glutathio- 
ne S-transferase activity of the mouse forestomach by inhibitors of benzo[a] 
pyrene-induced neoplasia of forestomach» 3 Journal ofthe National Cancer Ins~ 
titute, 66: 769-771 

124. Sparnins, V. L. (1980): «Effects of dietary constituents on (G-S-T) gluta- 
thione S-transferase activity», Proceedings of the American Association of Cancer 
Researchers and the American Society ofClinical Oncologists, 21: 80, Abstract 319. 

125. Sparnins, V. L.; Lam, L. K. T.: Wattenberg, L. W. (1981): «Effects of 
coffee on glutathione S-transferase (G-S-T) acivity and 7-12-d.imethylbenz(a) 
anthracene (DNMA)-Ìnduced neoplasia», Proceedings of the American Asso~ 
ciation of Cancer Researchers and the Amerìcan Society of Clinical Oncologists . 
22: 114, Abstract 453| 

126. Lam, L. K. T.; Sparnins, V. L.; Wattenberg, L. W. (1982): «Isolation 
and identification of kahweol palmitate and cafestol palmitate as active consti- 
tuents of green coffee beans that enhance glutathione S-transferase activity in 
the mouse», Cancer Research, 42: 1193-1198. 


neo al eliminar, literalmente, los venenos de los fluidos que nutren a 
las cèlulas normales. Invariablemente, algunas pequenas cantidades de 
estos tòxicos estàn contenidas en su interior. Cada cèlula se ve retada por 
las toxinas, la privaciòn de oxfgeno, la malnutriciòn o los traumatismos, 
que alteran colectivamente la configuraciòn molecular de la cèlula y pro- 
vocan que pierda su preferencia por el potasio. Como se ha explicado en 
los capftulos 10 y 11, el sodio compite con el potasio por los lugares de 
asociaciòn en las cèlulas danadas. 

La pèrdida de potasio celular y el incremento de sodio en la cèlula 
dan como resuìtado una reducciòn en el flujo de electrones a travès de 
la cèlula danada, algo a lo que algunos bioqufmicos hacen referencia 
como macromolèctda . Esta macromolècula danada ya no resulta atrac- 
tiva para los iones paramagnèticos y, posteriormente, puede producirse 
una desorganizaciòn de las molèculas de agua. Como el agua de la 
fase de bulto, estructurada en forma de un estado de elevada energia, 
es el principal mecanismo controlador del contenido en agua (y de su 
pureza) en la cèlula, cualquier alteraciòn en la estructuraciòn del agua 
darà como resultado la hinchazòn debida a un exceso de agua y de so- 
lutos extracelulares. Cuando el entorno interior de la macromolècula se 
contamina con un exceso de agua y de materiales extracelulares, la pro- 
ducciòn mitocondriai de ATP (adenosfn trifosfato) se ve muy afectada. 
El resultado es que las macromolèculas no pueden producir suficiente 
energfa para repararse por sf solas a no ser que se elimine el desafio. 

Las toxinas sèricas endògenas pueden ser generadas en el Ìnterior de 
las macromolèculas por bacterias y cèlulas malignas. Se ha visto que 
alrededor de casi cualquier tumor maligno activo hay esferas de tejido 
normal danado en el que la estructuraciòn del agua se ve afectada por las 
agresiones crònicas de las toxinas tumorales, La producciòn de energfa y 
la inmunidad se ven reducidas en estas macromolèculas, que estàn hin- 
chadas debido a un exceso de sal y agua. Este tejido danado posee una 
menor circulaciòn sanguinea, ya que las cèlulas edematosas, que tienen 
un tamano excesivo, se agolpan en el interior de los capilares, las arterio- 
las y los vasos linfàticos. 127 


127. Cope, F. W. (1977): «Pathology of structured water and associated cations 
in cehs (the tissue damage syndrome) and its medical treatment», Physiotogìcal 
Chemistry and Physics, 9(6): 547-553. 


206 


207 





AJ mostrar que la mejora en la circulaciòn sanguinea v la integridad 
de los tejidos evitarfa la diseminaciòn y provocarfa la destrucciòn de 
los tumores malignos, el doctor Max Gerson considerò axiomatico que 
ningun càncer podia existir en presencia de un metabolismo normal. E1 
ejemplo favorito del doctor Gerson de este hecho era que los tejidos de 
los animales de laboratorio sanos que recibian un transplante de tumores 
malignos los destruian ràpidamente mediante el proceso de iniìamaciòn 
que surge en los animales hospedadores sanos. Se defìenden de estas pro- 
tefnas extranas. Para provocar que las cèlulas malignas transplantadas 
«se asienten» en los animales de experimentaciòn, los tècnicos de labora- 
torio deben danar primero sus glàndulas tiroides y adrenales. Por supues- 
to, los esfuerzos del doctor Gerson estaban dirigidos hacia la curaciòn y 
la normalidad. Su deseo era crear un metabolismo pròximo al normal en 
los tejidos que rodeaban a los tumores malignos de sus pacientes. 

Los sistemas enzimàticos del higado y del intestino delgado son res- 
ponsables de la conversiòn y la neutralizaciòn de las cuatro toxinas tisula- 
res màs comunes: las poliaminas, el amoniaco, el nitrògeno tòxico ligado 
7 los electròfilos, que pueden provocar dafios en las membranas celula- 
res. Estos sistemas enzimàticos protectores pertenecientes al hxgado y al 
Ìntestino ven sus efectos beneficiosos enormemente increment:ados con 
los enemas de cafè. Muchfsimos anos despuès de su muerte, los editores 
de la revista cientifica Physiological Chemistry and Physics halagaron al 
doctor Gerson volviendo a publicar uno de sus artfculos. Afirmaron que 
«Los enemas de cafexna provocan la dilataciòn de los conductos biliares, 
lo que facilita la excreciòn de los productos tòxicos de la descomposicion 
del càncer por parte del hxgado y la dialisis de los productos tòxicos de la 
sangre a travès de la pared del colon». 128 

Resultados relativos a! aiivio del dolor debido 
a la administraciòn de enemas de cafè 

Antes de los hallazgos reportados por el doctor Lee Wattenberg y el 
doctor Peter Lechner, el periodista mèdico Mark F. McCarty escribiò, 

i_ 

128. Gerson, M. (1978): «The cure of advanced cancer by diet therapy: a 
summary of 30 ycars of clinical experimentation»j Physiological Che?nistry and 
Physics , 10(5): 449-464. 


en 1981, en la revista Medical Hypotheses, 129 «En el Subcomitè de In- 
vestigaciòn del Senado que dirigia la vista sobre la investigaciòn contra 
el càncer en 1946, 130 cinco mèdicos independientes que habian tenido 
experiencia con pacientes tratados por el doctor Gerson presentaron car- 
tas que indicaban que se habian visto sorprendidos y animados por los 
resultados que habi'an observado, y solicitaron una extensa prueba del 
mètodo que incluyera la administraciòn de enemas de cafè. Uno de estos 
doctores afirmò que 4 el alivio del dolor intenso se consiguiò en alrededor 
del 90 % de los casos”». 

Las observaciones registradas en 1946 eran ciertas entonces y lo si- 
guen siendo del mismo modo en la actualidad. Aunque la utilizaciòn de 
cafè en forma de enema suele provocar sorpresa y risa en las personas que 
no se administran enemas, ademàs de en aquellas que prefieren tomar su 
cafè en la cafeteria màs cercana, esta misma gente se beneficiaria enor- 
memente de la administraciòn de cafè a travès del recto. Podrxan librarse 
de su dolor y de otros achaques, cualquiera que sea su fuente, aceptando 
el valor de este mètodo de detoxificaciòn. Desde el punto de vista del 
paciente, sin importar què enfermedad degenerativa estè provocando los 
sfntomas, el enema de cafè implica el alivio de la confusiòn, de la tensiòn 
nerviosa general, de la depresiòn, de los numerosos sfntomas relaciona- 
dos con la alergia y, sobre todo, del dolor intenso. 131 

Los enemas de cafè estimulan el flujo de biiis 

E1 enema de cafè pertenece a una categoria propia como agente te- 
rapèutico. La administraciòn de cafè por via oral no tiene, en modo 
alguno, el mismo efecto que su administraciòn por vxa rectal. Por el 
contrario, tomar cafè asegura, virtualmente, la reabsorciòn de la bilis 
tòxica. Mientras otros agentes clasificados como estimulantes del flujo 


129. Mccarthy, M. (1981): «Aldosterone and the Gerson diet — a specula- 
tion», Medical HypotheseSy 7: 591-597. 

130. Subcommittee of the Committee on Foreign Relations of the United Sta- 
tes Senate, 1946. Seventy-ninth Congress, Second Session, Flearings on Bill 
S. 1875, pp. 95-126. United States Government Printing Office, Washington 
D.C.; 1, 2 y 3 de julio de 1946. 

131. Hildenbrand, G. (1986): «A coffee enema? Now IVe heard everyth.ing», 
Gerson Healing Newsletter, num. 13, mayo/junio, p. 99 


208 


209 




de la bilis (colerèticos) incrementan la producciòn de bilis por parte 
del hfgado, difìcilmente favorecen ninguna detoxificacion por parte de 
los sistemas enzimàticos de ese òrgano. Los colerètico s no hacen sino 
asegurar el trànsito de la bilis desde los intestinos hasta su salida por el 
recto. Es un hecho fisiològico que la bilis normalmente es reabsorbida 
hasta diez veces por el organismo antes de salir del intestino en las 
heces. 

La capacidad intensificadora de las enzimas del enema de cafè es uni- 
ca entre los colerèticos. Como no permite la reabsorciòn de la bilis tòxica 
por parte del hxgado a travès de-la pared intestinal, es un mètodo total- 
mente eficaz de detoxificar el torrente sanguineo a travès de los sistemas 
enzimàticos existentes en el higado y el intestino delgado. Dado que la 
pràctica clinica ha mostrado a los mèdicos que usan la terapia Gerson 
que los enemas de cafè son bien tolerados por los pacientes cuando se 
usan con una frecuencia de hasta cuatro horas a lo largo de un perfodo 
de veinticuatro horas, el enema de cafè deberia clasificarse en la biblio- 
grafia mèdica como el unico agente colerètico que no se reabsorbe, que 
es eficaz y cuyos resultados son repetibles. Esta clasificaciòn podna ex- 
tenderse para incluir la curaciòn de patologfas que requieren la absorciòn 
ràpida y la no reutilizaciòn de la bilis. 

Resumen de los benefìdos fislològlcos 
que aportan los enemas de cafè 

E1 doctor Gerson hipotetizò sobre las acciones y los efectos fisiològicos 
de los enemas de cafè y observò los beneficios clinicos que aportaban. 
Introducir 946 ml de una soluciòn de cafè hervido aportarà los siguien- 
tes beneficios fisiològicos: 

• Diluye la sangre portal y, como consecuencia de ello, la bilis. 

® La teofilina y la teobromina, los principales componentes nutra- 
cèuticos del cafè, dilatan los vasos sangumeos y contrarrestan la 
inflamaciòn en el intestino. 

• Los palmitatos del cafè potencian a la glutatiòn S-transferasa, que 
es responsable de la eliminaciòn de muchos radicales libres tòxicos 
del suero sangufneo. 

• E1 llquido del propio enema estimula el sistema nervioso visceral, 
favoreciendo el peristaltismo y el trànsito de la bilis tòxixa diluida 
desde el duodeno hasta el exterior, a travès del recto. 


• Como el enema estimulante es retenido durante hasta quince mi- 
nutos, y como toda la sangre del cuerpo pasa a travès del higado 
casi cada tres minutos, los enemas de cafè representan una forma 
de diàlisis de la sangre a travès de la pared intestinah 

Los enemas de cafè son seguros cuando se usan en el contexto del rè- 
gimen combinado de la terapia Gerson. La intenciòn del doctor Gerson 
al aportar una dieta consistente en fruta, hortalizas y cereales integrales 
con restricciòn del sodio, rica en potasio y rica en micronutrientes era 
suministrar todos los nutrientes (conocidos y desconocidos) necesarios 
para la respiraciòn celular y la producciòn de energia. Los entornos ricos 
en potasio y pobres en sodio tienden a devolver a las macromolèculas 
celulares a sus estados de configuraciòn normal y a mejorar la estructura- 
ciòn y el contenido en agua. La adiciòn, por parte del doctor Gerson, de 
sales de potasio suplementarias en forma de acetato, gluconato y fosfato 
(monobàsico) a la dieta, en la que el malato se aporta mediante el con- 
sumo frecuente de manzanas, mejora la eficacia del ciclo del àcido tri- 
carboxxlico (el ciclo de Krebs) en la producciòn mitocondrial de energia. 
E1 ciclo de Krebs consiste en una serie de reacciones enzimàticas en las 
que el organismo utiliza carbohidratos, protemas y grasas para producìr 
diòxido de carbono, agua y energia para las funciones de los òrganos. 

Ya en el siglo xix se habia observado còmo la restricciòn de las pro- 
teinas de origen animal, utilizada por el doctor Gerson como parte tem- 
poral del tratamiento de sus pacientes aquejados por enfermedades dege- 
nerativas, ayudaba a la reducciòn del edema celular. La administraciòn 
de dosis elevadas de hormona tiroidea y de soluciòn de Lugol da como 
resultado la multiplicaciòn de las mitocondrias, que tienen su propio 
ADN y ARN y se replican independientemente en la cèlula. Se sabe que 
la hormona tiroidea mejora la oxidaciòn de los azùcares por parte de las 
cèlulas y, por tanto, la producciòn de ATP, de modo que la energxa celu- 
lar aumenta ostensiblemente. 

Estos numerosos mecanismos de tratamiento, que incluyen los ene- 
mas de cafè, propuestos por el doctor Max Gerson consiguen lo si- 
guiente: 

• Reducir las toxinas del suero sanguineo para eliminar las agresio- 
nes crònicas a las cèlulas normales danadas (macromolèculas). 

• Mejorar el contenido en iòn potasio de las cèlulas. 

® Reducir el contenido celular en sodio. 


210 


211 



• Reducir la hinchazòn celular mediante la mejora de la estxuctura- 
ciòn del agua. 

® Incrementar la cantidad de mìtocondrias en las celulas y su acti- 
vidad. 

• Suministrar los micronutrientes necesarios para la producciòn de 
energia por parte de las cèlulas y su reparaciòn. 

Para una persona que intente hacer frente a cualquier tipo de en- 
fermedad crònica o aguda resultante de algun proceso degenera.tìvo, la 
contribuciòn en forma de unos niveles bajos de toxinas en el suero san- 
gumeo mediante la administraciòn de enemas de cafè es bàsica para con- 
seguir un incremento en la producciòn de energta por parte de las cèlulas, 
un favorecimiento de la integridad celular, una mejora en la circulaciòn 
de la sangre, una potenciaciòn de la inmunidad y una reparadòn de 
los tejidos y una regeneraciòn celular mejores. Se ha visto, clmicamente, 
còmo todos estos efectos fìsiològicos beneficiosos son resultado de la ad- 
ministraciòn del règimen combinado del programa curativo de la terapia 
Gerson. Incuestionablemente, los enemas de cafè se encuentran entre los 
aspectos màs vitales de la terapia Gerson. 


212 




13 


LOS ENEMAS DE CAFÈ 
Y CÒMO ADMINISTRARLOS 


Ampliamante conocido como, pràcticamente, el distintivo de la terapia 
Gerson, la tècnica de administrar o de recibir enemas de cafè a los par- 
ticipantes en el programa ha cosechado su parte de vilipendio. Cierto 
nùmero de cnticos, detractores generales y rotundos calumniadores ha 
condenado esta pràctica. Aun asi, la autoinyecciòn porvia rectal de 946 ml 
de un liquido que contiene cafè es terapèutica y curativa. 

Como ejemplo del desacreditamiento de los enemas de cafè tenemos 
al editor de la revista Journal ofthe American Medical Association, Mortìs 
Fishbein (doctor en medicina). E1 doctor Fishbein, que ya ha fallecido, 
era un enemigo declarado del doctor Max Gerson y de todo lo que tu~ 
viera que ver con su programa de tratamiento. En pùblico y en privado, 
al hablar de los mètodos de curaciòn alternativos, conocidos entonces 
como «terapias no convencionales contra el càncer», el doctor Fishbein 
solia contar, siempre, el mismo y antiguo chiste: «^Còmo quieres tu ene- 
ma de cafè?, ^con leche o con azùcar?». 

Sobre los enemas de cafè 

Incluso con una supuesta curiosidad mèdica relativa a sus enemas de 
cafè, la terapia Gerson se ha ganado el respeto mundial. Por ejemplo, 
en una carta con fecha de 8 de marzo 1999, el conde Baldwin de Bew- 
dley, miembro de la Casa de los Lores de Inglaterra, invitò a Charlotte 
Gerson a que hablara a los miembros del Parlamento britànico de la 
terapia Gerson. Los pares y los miembros del Parlamento asistieron a 
su exposiciòn ante el Grupo Parlamentario de MedÌcina Alternativa y 


213 




Complementaria el 19 de mayo de 1999, y su conferencia fue un gran 
èxito. 

Ademàs, la hija del doctor Gerson acepta invitaciones para dirigirse a 
clases de las facultades de medicina, y hay muchas entre las que escoger. 
Es difìcil describir las expresiones de incredulidad que surgen entre la 
audiencia de estudiantes de medicina cuando se presenta el tema de los 
enemas de cafè. Invariabienmente, se escuchan, en varios asientos de la 
clase, risillas provocadas por la vergiienza. Y luego, siempre aparece un 
estudiante listillo que interrumpe en voz alta diciendo: «^Còmo querrà 
su cafè?», parafraseando al doctor Fishbein. Charlotte Gerson ni se in- 
muta y responde àgiimente: «Solo, sin leche ni azucar». Las risas relajan 
a toda la clase y Charlotte prosigue explicando este aspecto de la detoxi- 
ficaciòn del famoso programa de tratamiento de su padre. 

Las respuestas entre la audiencia de doctores en ciernes suele ser: 
«;Vaya! ;Seguro que disfrutas mucho con eso!». O, «^No podrias, sim- 
plemente, beber tres o cuatro tazas de cafè?». O, «<;Por què ir tan lejos 
para conseguir un «chute» de cafema?». Y finalmente, los estudiantes 
que piensan activamente y cuyo interès mèdico se ve motivado aparecen 
con la pregunta màs importante: «;Què es lo que provoca un enema de 
cafè?». 

Como ya dimos la respuesta completa en el capitulo anterior, ya 
conoce usted las respuestas correctas. Si no es asi, vuèlvase a leer el ca- 
pftulo 12. 

El doctor Gerson resume el procedimiento 
de Ios enemas de cafè 

E1 doctor Gerson resumiò, de forma sucinta, el mejor procedimiento 
para la autoadministracion de un enema de cafè. Habfa escrito los senci- 
llos pasos de forma abreviada para poder seguirlos de manera fàciL Estas 
indicaciones aparecen en su famoso texto para el usuario de productos 
y servicios mèdicos, y el Gerson Institute lo ha seguido aplicando con 
mejoras, tal y como se describe en su libro de bibliografìa educativa. 

E1 doctor Gerson recomienda a la persona que adopte una posiciòn 
corporal concreta al serle administrado el enema de cafè. Escribe: «Para 
que los enemas sean màs eficaces, el paciente deberia recostarse sobre su 
lado derecho, con ambas piernas recogidas cerca del abdomen, y debe 
respirar profundamente para asi absorber la mayor cantidad posible de 


lfquido en todas las partes de su colon. E1 lfquido deberia retenerese en- 
tre diez y quince minutos». 

Como describiò el ya finado Harold Manner (doctor) en el capitulo 
12, en el transcurso de doce minutos, casi toda la cafeina del cafè es 
absorbida a travès de la pared intestinal y llega a los vasos sanguineos 
hemcrroidales. A partir de ellos, fluye directamente hacia las venas por- 
tales y luego hacia el higado. El doctor Gerson advierte a los pacientes 
aquejados de càncer y a otras personas muy enfermas que, durante los 
primeros meses de tratamiento, los enemas pueden administrarse con 
una frecuencia de hasta cada cuatro horas (durante el dia y la noche) para 
que su efecto sea òptimo. Algunos pacientes afectados por un càncer ter- 
minal salvan su vida y recuperan su salud sometièndose a cinco enemas 
de cafè cada dfa durante algunos meses seguidos. 132 

En sus escritos, la formulaclòn que el respetado mèdico germano- 
estadounidense habfa aportado como la mejor concentraciòn para un 
enema de cafè es la siguiente: 

L Anada 3 cucharadas soperas colmadas de cafè molido (no instan- 
tàneo) a 946 ml de agua. 

2. Deje que la soluciòn hierva durante 3 minutos y luego calièntela 
a fuego lento justo por debajo del punto de ebulliciòn durante 
15 minutos màs. 

3. Filtre la soluciòn. 

4. Llene un recipiente con capacidad para los 946 ml de liquido y 
deje que se enfrie hasta alcanzar la temperatura corporal. 

5. Use esta soluciòn a temperatura corporal para infundirla en el in- 
testino. 

La cantidad diaria de infusiòn de cafè para todo un dia se puede 
preparar de una vez, aunque tambièn se puede elaborar una soluciòn de 
cafè màs concentrada y luego diluirla en el grado necesario para la admi- 
nistraciòn de enemas distintos durante aplicaciones consecutivas. 


132 . Gersok, M.: A cancer therapy: Results offifty cases and the cure ofadvan - 
ced cancer by diet therapy* 6. a ed. The Gerson Institute, Ronita (California), 
1999, p- 190. 


214 


215 



Las mejoras en los enemas de cafè a lo largo de medio siglo 

La detoxificaciòn del organismo es una de las contribuciones mjis impor- 
tantes de la terapia Gerson para potenciar la vida. E1 enema de cafè es el 
procedimiento basico, pero como el colon es un òrgano con gran capa- 
cidad de absorciòn, los enemas pueden administrarse por varias razones. 
Tal Y como aprendiò en el capitulo anterior, los enemas se remontan 
a la antigùedad y han sido descritos en la bibliografia a lo largo de los 
tiempos. 

Durante el pasado medio siglo o mas, desde que el doctor Gerson 
implantò los enemas de cafè como parte de su programa de tratamiento, 
se han anadido muchas mejoras a modo de refinamientos en la admi- 
nistraciòn de los enemas. Esta secciòn describirà algunos de esos nuevos 
mètodos que el Gerson Institute ha Ìncorporado. 

La autoadministraciòn del enema de cafè habitual se ha modificado 
ligeramente y ahora se lleva a cabo de la siguiente manera: 

L Tome 3 cucharadas soperas colmadas de cafè molido y an àdalas a 
946 ml de agua hirviendo (use agua destilada si el agua del grifo 
està fluorada, y agua filtrada si el agua corriente de su regiòn es 
normal). 

2. Deje que la mezcla hierva, sin tapar, 3 minutos, y cueza a fuego 
lento, justo por debajo del punto de ebulliciòn y tapada otros 15 
minutos. 

3. Filtre la soluciòn con un colador fino para retener el cafè molido, 
o use un colador màs grueso recubierto con un pano a modo de 
filtro, como, por ejemplo, un pedazo de una sàbana de hilo vieja o 
de una camiseta interior de punto de mujer. Anada agua caliente 
suficiente para llenar un recipiente de vidrio hasta que marque 
946 ml. (Se habrà perdido algo de agua durante el proceso de 
cocciòn y de filtrado.) 

4. Prepàrese para introducir esta soluciòn de cafè a travès de su recto 
cuando alcance la temperatura corporal. 

Procedimiento para la administracion del enema de cafè 

E1 paciente deberfa tumbarse en el suelo sobre una colchoneta o sobre un 
colchòn protegido con una sàbana bajera de plàstico, colocando encima 
de ambos una toalla para aportar mayor comodidad. En lugar clel suelo 


o de una cama, algunos pacientes usan una cama plegable de camping 
o el famoso banco para enemas. Este banco para enemas consta. de una 
mesa que tiene un tamano de unos 1,20 x 0,60 m (como una mesilla para 
aperitivos), recubierta con una capa de gomaespuma de entre 8 y 10 cm 
de grosor que, a su vez, està recubierta de una capa de Naugahyde (cuero 
artificial recubierto de vinilo) o de plàstico para su fàcil limpieza. 

De hecho, si puede acostarse y levantarse con facilidad, el suelo del 
cuarto de bano es lo ideal para la administraciòn de un enema. Si es 
asf, quizàs prefiera colocar algùn tipo de acolchamiento blando sobre el 
suelo del cuarto de bano y cubrirlo con plàstico y una toalla (un colchòn 
de los de las tumbonas del jardin es excelente), ariadir una almohada y 
tumbarse sobre ese suelo acolchado. En cualquier caso, asegùrese de que 
usted o que el paciente al que estè ayudando se sientan còmodos y no 
pasen fno. 

E1 paciente deberia tumbarse sobre su lado derecho, con las picrnas 
recogidas en una posiciòn còmoda. Si, debido al dolor, es incapaz de 
tumbarse sobre su lado izquierdo, tambièn es aceptable que se tumbe 
sobre la espalda, con las piernas recogidas. Tùmbese sobre el lado iz- 
quierdo sòlo como ùltimo recurso, ya que el enema de cafè llegarà, con 
màs facilidad, a una mayor profundidad en el intestino si està tumbado 
sobre su costado derecho. Tòmese su tiempo para permitir que la fuerza 
de la gravedad haga que el liquido vaya entrando en su recto y su intes- 
tino. Haga que la parte inferior de la bolsa o el cubo para enemas estèn 
elevados ùnicamente unos 50 cm por encima del extremo del tubo que 
penetra en su ano. 

E1 enema, una vez introducido por completo en el colon, debena, en 
condiciones ideales, retenerse entre doce y quince minutos. Transcurrido 
ese tiempo, pràcticamente toda la cafeina disponible deberia haberse ab- 
sorbido. No es recomendable retener el liquido màs de quince minutos, 
ya que èste tambièn serà absorbido por el organismo. Si una persona 
no puede retener el enema doce minutos, deberia hacerlo lo mejor que 
pueda sin intentar aguantar el lfquido desesperadamente, ya que podrfa 
provocarle calambres abdominales. Si sòlo puede retenerlo entre seis y 
nueve minutos, deje que el liquido salga tras este intervalo màs breve. Al 
final, el hecho de aguantar el enema en el interior del intestino durante 
doce minutos no supondrà ninguna molestia. No lleva màs que practica, 
y hay gente que ha necesitado tres o cuatro meses conseguir este periodo 
ideal de retenciòn del enema. 



Un enema de cafè para el paciente postrado en la cama 

En ocasiones, el paciente esta postrado en la cama y no puede levantarse 
para la administraciòn de un enema o para ir al lavabo. En tal caso, es 
necesaria la colaboraciòn de un ayudante. Luego proceda tal y como 
hemos descrito anteriormente: 

1. Recubra el colchòn y la ropa de cama con una capa de plàstico y 
una toalla. 

2. Haga que al paciente se le aplique el enema mientras estè tumbado 
en la cama. 

3. E1 paciente deberà retener el liquido durante entre doce y quince 
minutos y le proporcionaremos un orinal. 

4. Si la incontinencia supone una complicaciòn, el enema deberà ad~ 
ministrarse mientras el paciente estè tumbado sobre el orinal. 

Como hemos mencionado (y esto es un aspecto importante), la bob 
sa o el cubo para el enema no deberia estar màs de 50 cm por encima 
del cuerpo, para que asi el cafè no penetre en el intestino a demasiada 
presiòn. La razòn se pone de evidencia muy ràpidamente. Una altura 
excesiva podria provocar demasiada presiòn y hacer que se produzca un 
peristaltismo inverso, acompahado de calambres. 

Si aparecen calambres, detenga el flujo del lfquido, ya sea pinzando 
el tubo para obturar su luz o bajando el cubo o la bolsa hasta la altura 
del cuerpo durante un rato. Luego vuelva a restablecer el flujo del 
enema. 

Algunos pacientes han reportado, al inicio del tratamiento, que ex- 
perimentan dificultades para la introducciòn de los 946 ml de liquido 
en su colon. Si èse es su caso o el de la persona a la que està ayudando, 
empiece con una cantidad que se pueda manejar con facilidad. Permita 
que el paciente tome y retenga esa menor cantidad, que la expulse y que 
luego acepte el resto del enema. 

Hay personas que pueden aceptar el volumen completo (946 ml) de 
cafè desde el principio, pero durante el periodo en el que estàn experi- 
mentando su primera reacciòn de curaciòn son incapaces, siquiera, de 
aceptar la mitad de esejvolumen. Esto puede deberse a la presiòn tòxica 
por parte del higado. Es necesario el mismo procedimiento que acaba- 
mos de describir: aceptar tanto liquido como sea còmodo retener, expul- 
sarlo y luego aceptar el resto. 


Variantes de ia soluciòn del enema de cafè 

Hay muchas variantes del enema de cafè. Algunos pacientes afectados 
por un intestino irritable, colitis, diarrea, hemorragias o calambres 
quizàs encuentren màs còmodo usar 473 ml del cafè normal y ahadir 
473 ml de manzanilla. Esta combinaciòn resulta de alivio para el tracto 
intestinal y suele ayudar a solucionar los smtomas mencionados. 

En caso de una diarrea grave, puede que sea necesario eliminar el cafè 
y usar sòlo manzanilla. Generalmente, a medida que los smtomas van 
desapareciendo, se puede ahadir, lentamente, un poco de cafè concentra- 
do a la infusiòn, empezando con 30-60 ml, luego 180-240 ml (siempre 
manteniendo los 946 ml como volumen ideal), hasta que el paciente 
pueda aceptar de nuevo el enema sòlo de cafè. 

La manzanilla, en lugar del cafè, tambièn es recomendable al inicio 
de la terapia Gerson. Durante ese perfodo, cuando se solicita a los pa- 
cientes que se apliquen cinco enemas de cafè diarios, el ùltimo de ellos, 
que se administra a las 22.00 h, podria hacer que no puedan dormir. 
En tal caso, recomendamos a estas personas que sustituyan el ùltimo 
enem.a de cafè por uno de manzanilla. Generalmente, tras tres o cuatro 
dfas, el enema de cafè de las 22.00 h ya no provoca insomnio. 

En algunos pocos casos concretos (durante reacciones graves, en 
el caso de la absorciòn de un tumor grande o de dolor que afecta al 
paciente durante la noche), el doctor Gerson recomendaba tambièn 
un enema nocturno. Si el paciente no puede dormir debido al dolor 
o a molestias, es mejor que se levante de la cama a las 02.00 o a las 
03.00 h para la administraciòn de un enema de cafè que no que estè 
agitado y dando vueltas en la cama sin poder dormir. La adminis- 
traciòn de ese enema de cafè suele permitir que el paciente pueda 
volver a dormir. A algunos puede parecerles sorprendente, pero estos 
enemas administrados en plena noche nunca parecen mantener al 
paciente despierto. 

Los enemas admimistrados muy temprano por la manana son tam- 
bièn extremadamente importantes para los drogodependientes, que se 
despiertan con pesadillas debido a los sintomas de la toxicidad o del 
sindrome de abstinencia, Aqui les aportamos un consejo, algo que he- 
mos advertido: antes de la administraciòn del enema nocturno o del 
primero de la mahana, es buena idea comer una pieza de fruta o tomar 
un poco de salsa de manzana o de ensalada de fruta (dejaremos esta. 


218 


219 



comida en la mesilla de noche, al lado de la cama del paciente) para asf 
elevar un poco el nivel de azucar en sangre. 

Informaciòn màs expiicita sobre el tratamiento 
con aceite de ricino 

Aparte de la autoadministraciòn del enema de cafè, otra caracterfstica 
importante de la detoxificaciòn es el tratamiento con aceite de ricino. 
Con el fin de conseguir una tècnica de limpieza ex tremadamen te inten- 
siva, el doctor Gerson recetò un tratamiento con aceite de ricino para 
que el paciente aquejado por un càncer lo tomara cada dos dfas. (Esta 
medicaciòn con aceite de ricino no se aplica a los pacientes aquejados de 
càncer tratados previamente con fàrmacos ckotòxicos o quimioterapia. 
Estos no deberfan tomar aceite de ricino.) 

Aquf tenemos còmo deberia proceder un paciente con el tratamiento 
de aceite de ricino: 

1. A alrededor de las 05.00 h, tome 2 cucharadas de aceite de ricino, 
seguidas de una taza de cafè solo con 1 cucharadita de azùcar mo- 
reno de cultivo ecològico. 

2. A las 06.00 h, admlmstrese su enema de cafè habitual. 

3. A las 10.00 h, reemplace el enema de cafè por un enema de aceite 
de ricino. 

Prepare el enema de aceite de ricino de la siguiente manera: 

a. Introduzca en la bolsa o el cubo (para administrar el aceite de rici- 
no es preferible el cubo, ya que es màs fàcil de limpiar que l.a bolsa) 
4 cucharadas soperas de aceite de ricino. 

b. Anada l A de cucharadita de bilis de buey en polvo. 

c* Tome una pastilla de jabòn normal (no use detergente) y fròtela 
unos momentos en un enema de cafè que estè a temperat ura cor- 
poral. 

d- Tome este cafè jabonoso y mèzclelo con el aceite de ricino y la bilis 
de buey en polvo. (Hay personas que prefieren usar una batidora 
elèctrica.) 

A1 mezclarlo todo, el aceite de ricino tiende a flotar sobre la super- 
ficie. Por tanto, deberà remover constantemente mientras el Hquido va 
penetrando en su recto (es algo complicado, de modo que si no puede 


220 


hacerlo, pida a alguien que le ayude a remover la mezcla mientras se la 
aplica). Este enema, junto con el aceite de ricino tomado por via oral, es 
casi imposible de retener. No se esfuerce demasiado por retenerlo. En 
lugar de ello, libèrelo cuando lo encuentre necesarlo. 

Algunos pacientes informan de que cuando liberan ei enema de aceite 
de ricino, les provoca quemazòn en el ano. Puede producirse escozor, 
pero lo que debemos recordar es que el aceite de ricino no provoca quema - 
j zàn* En realidad, esto se debe a la liberaciòn de materias altamente tòxi- 
cas de los tejidos del organismo. Esta es otra de las razones de por què 
es tan importante la administraciòn de estos enemas de aceite de ricino. 
De hecho, tras dos o tres tratamientos con aceite de ricino, la quemazòn 
se reduce y desaparece. Esta ausencia indica que el nivel de sustancias 
tòxicas en el cuerpo es menor y que ya no irrita el recto y el ano. Si siente 
escozor, use un poco de vaselina para aliviar la zona. Tambièn puede 
utillzar un poco de ungùento de òxido de zinc (pero no en forma de supo- 
sitorios, que contienen calmantes). 

Algunos pacientes, si previamente han sufrido hemorroides, expe- 
rimentan un recrudecimiento de esta situaciòn. Puede sentir molestias 
durante algunos dfas, pero no deberfa, bajo ningùn concepto, retener 
los enemas. Puede aplicarse ungùento de òxido de zinc localmente. No 
obstante, tenga presente que las hemorroides suelen estar provocadas por 
la presiòn tòxica y que, por tanto, la detoxificaciòn es extremadamen- 
te importante y, por tanto, retener los enemas no es adecuado. Se ha 
observado, en estos pacientes, que las hemorroides desaparecen al poco 
tiempo y que no vuelven a aparecer. Tan sòlo lleva tiempo y paciencia. 

Recrudecimiento de !os smtomas fisicos debidos 
ai tratamiento con los enemas 

La frecuencia de la administraciòn de los enemas de cafè, ademàs de los 
tratamientos con aceite de ricino, se reduce tras cierto periodo de tiempo. 
Algunos pacientes padecen tal grado de toxicidad que no les va bien la 
reducciòn de la frecuencia de administraciòn de los enemas. Si reducen 
la detoxificaciòn demasiado pronto y se sienten enfermos, intoxicados 
o con dolor de cabeza, deberian volver a pasar al nivel de tratamiento j 
màs intenso durante un tiempo. Màs adelante podràn intentar reducir la 
frecuencia de nuevo. Cada paciente necesita adaptar la frecuencia de la 
detoxificaciòn a sus propias necesidades. A veces, cuando al paciente le 

i 


221 


va bien con la administraciòn menos frecuente de enemas, pueden seguir 
producièndose los recrudecimientos de los sxntomas. Entre ellos pode- 
mos tener la liberaciòn de nuevas sustancias tòxicas, un incremento de 
las inflamaciones o el dolor, los dolores de cabeza o la falta de apetito. En 
tales ocasiones, un enema màs de cafè o de aceite de ricino ha logrado 
obrar maravillas. 

A veces, ios recrudecimientos de los smtomas se ven acompanados de 
diarrea. En tales ocasiones, el paciente quizas deberia administarse sòlo 
dos enemas de manzanilla diarios para la limpieza poco agresiva del co- 
lon. Cuando la diarrea desaparezca, el paciente podrfa aplicarse un enema 
de manzanilla seguido, entre cuatro y seis horas despuès, de un enema de 
cafè y otro enema de manzanilla por la noche. Cuando el colon se haya 
calmado, podremos reiniciar el programa regular, pero aun asi, parte de 
los enemas de cafè pueden mezclarse con manzanilla. 

Algunos recrudecimientos de los smtomas son extremadamente in- 
tensos y hacen que el higado secrete gran cantidad de bilis. Èsta podria 
refluir hacia el estòmago. La bilis es muy alcalina, pero el estòmago no 
puede retener nada que no se mantenga en un medio àcido. La bilis (al- 
calina) darà lugar entonces, de inmediato, a unas nàuseas intensas, casi 
siempre acompanadas de vòmitos. En tales casos, el paciente deberìa in- 
terrumpir los enemas de cafè, ya que, simplemente, estimulan un mayor 
flujo de bilis y màs vòmitos. Tome muchas infusiones de menta y gachas 
de avena. Use sòlo los enemas de manzanilla. Cuando haya superado el 
recrudecimiento de los sintomas, y las nàuseas y los vòmitos hayan remi- 
tido por completo, reinstaure los enemas de cafè. 

Algunos pacientes padecen problemas porque tienen muchos gases. 
Cuando el gas provoque mucha presiòn, serà dificil administrar el enema 
de cafè. En tales ocasiones seguramente serà necesario bajar el cubo para 
aproximarlo a la altura del cuerpo del paciente mientras estè tendido 
cabeza abajo, o incluso por debajo del cuerpo del paciente (si està en 
una cama o un banco) para permitir que el liquido vuelva a fluir hacia 
el cubo mientras, al mismo tiempo, permitimos que el gas se expulse 
por el recto. No obstante, si el gas està a demasiada altura en el tracto 
intestinal, esta tècnica no funcionarà. 

En A cancer therapy (capitulo 27Ì p. 201), el doctor Gerson habla sobre 
algunos de los problemas generados por el recrudecimiento de los sin- 
tomas, entre los que se incluyen las dificultades con los enemas de cafè. 
Ya hemos mencionado ( vèanse pàginas anteriores) que, durante estas de~ 

222 


sagradables reacciones de empeoramiento de los smtomas, los pacientes 
se encuentran, en ocasiones, con problemas para administrarse el enema, 
pese a que antes el procedimiento se producfa sin problema alguno. E1 
otro inconveniente es que el paciente se aplica el enema, lo retiene du- 
rante el perfodo òptimo de doce minutos y luego lo expulsa, pero. . . jel 
Ifquido infundido no se libera! Este intestino tan poco colaborador suele 
ser producto de los espasmos y calambres intestinales, lo que no tiene por 
què verse acompanado de dolor ni molestias. Hay varias medidas que el 
paciente puede tomar en caso de que experimente espasmos en el colon: 

1. Tumbese en la cama, sobre su costado derecho, con las piernas 
estiradas hacia arriba y, quizàs, con una botella o bolsa de agua 
caliente sobre el abdomen. 

2. No se asuste. 

3. Si, despuès de un tiempo sigue sin poder expulsar el cafè, adminis- 
trese otro enema de cafè anadiendo 3 cucharaditas de una soluciòn 
de agua oxigenada (peròxido de nitrògeno) al 3 % al enema. 

4. Si el espasmo no remite, tome aceite de ricino por via oral. 

5. Durante los siguientes dias, anada 3 o 4 cucharaditas de la solu- 
ciòn de compuesto de potasio regular en cada enema de cafè. No 
prosiga con elpotasio en el enema de cafè durante mds de una semana 
ya que, de otro modo y el colon se irritaria . 

E^urante el transcurso de estos espasmos del intestino, nunca hay pe- 
ligro alguno para el paciente, incluso si es incapaz de expulsar el cafè. 
Toda la soluciòn del enema es fàcil de absorber a travès del colon y de 
excretar por los rihones y la orina si no se expulsa de la forma usual. 

Sigue habiendo otras formas de utilizar terapia del enema de la tècni- 
ca Gerson. En realidad, no se trata de enemas limpiadores, sino màs bien 
de lavativas rectales. En algunos (pocos) casos, ios pacientes, durante 
una reacciòn de curaciòn, vomitan casi todo lo que ingieren. Se deshi- 
dratan y se tornan hipoglucèmicos. En tales ocasiones es fàcil calentar 
el zumo de zanahoria o el de verduras que preparamos normalm ente 
(incluidos los medicamentos) hasta que alcancen la temperatura corpo- 
ral e introducir los 250 ml en una bolsa o cubo para los enemas y dejar 
que se introduzcan en el recto. (Use sòlo zumo de zanahoria/manzana 
y de verduras, pero no zumo de naranja. No ahada agua al zumo .) Esta 
lavativa no deberia expulsarse. Como sòlo contiene 250 ml puede rete- 
nerse fàcilmente hasta su completa absorciòn. La administraciòn de los 

223 




enemas de zumo de fruta y verdura puede repetirse cada hora, a rnedida 
que se vayan preparando. Tan pronto como el paciente pueda ;) deberia 
empezar a tomar los zumos con normalidad. 

En e.1 mismo sentido, el doctor Gerson tambièn sugiriò, en casos de 
ulceras graves en el ùtero o en el cuello uterino, el uso de una ducha va~ 
ginal preparada con zumo de verduras. Este zumo aporta una limpieza 
suave, ademas de detoxificaciòn, y el procedimiento estimula la curaciòn. 

E1 doctor Gerson sugiriò la preparaciòn de todo el cafè necesario para 
todo un dfa de una sola vez. En tal caso puede preparar una soluciòn de 
cafè concentrada. 

Còmo preparar el cafè concentrado 

Para concentrar el cafè para usarlo mas adelante de forma diluida, use 
una cacerola màs bien grande y 2,36-2,84 litros de agua. Aqux tenemos 
còmo se prepara el cafè concentrado: 

1. Cuando el agua hierva, anada 15 cucharadas soperas colmadas de 
cafè molido. Como cada enema deberfa contener el equivalente a 
3 cucharadas soperas de cafè, las 15 cucharadas soperas le aporta- 
ràn suficiente concentrado de cafè para preparar cinco enemas, 

2. Vuelva a llevar la soluciòn a ebulliciòn durante unos minutos, dè- 
jela a fuego lento, y justo por debajo del punto de ebulliciòn, unos 
15 minutos màs y cuèlela. 

3- Distribuya el concentrado resultante en cinco partes iguales. (Pue- 
de introducir cantidades iguales en cinco recipientes de 946 ml.) 

4. Luego rellene cada recipiente hasta completar los 946 ml con agua 
destilada y asf poder usarlo como enema. 

5. Si necesita modificar el enema de cafè y anadirle una infusiòn 
de manzanilla (como ya hemos explicado anteriormente) , puede 
agregar 473 ml de manzanilla al cafè concentrado. 

6. Para acabar, rellene el recipiente con agua suficiente para obtener 
946 ml. Antes de usar esta mezcla, calièntela a la temperatura 
corporal. 

1 


Tercera parte 


ADAPTACIÒN DE LA TERAPIA 
A DISTÌNTAS ENFERMEDADES 


1 


224 


14 


LATERAPIA GERSON ESTÀNDAR 
PARA LA MAYORIA DE LOS CÀNCERES 


En 1984, Alexandra Lennox, de Sacramento (California), de cuarenta y 
cuatro anos, divorciada y con tres adolescentes a su cuidado, volviò a re- 
cibir un diagnòstico de un carcinoma intraductal invasivo en su mama 
izquierda tras una mastectomia parcial practicada con anterioridad. E1 
diagnòstico inicial de la paciente, que dio lugar a la mastectomfa par- 
cial inicial, habia resultado màs sencillo y menos peligroso que esta 
segunda vez. 

Inmediatamente despuès de su segunda operaciòn para la extracciòn 
del tumor, el cirujano mamario vio que los màrgenes de los tejidos can- 
cerosos de su pecho no eran «limpios», lo que implica que la mastectomia 
parcial no habxa eliminado todo el càncer. E1 cirujano recomendò, por 
tanto, el examen de los ganglios linfàticos y le propuso la mastectomia 
total de su pecho izquierdo. 

Una buena amiga de Alexandra pudo conseguirle una cita con el jefe 
del departamento de oncologia de la Facultad de Medicina de la Uni- 
versidad de Stanford. Tras examinarla, el oncòlogo afirmò, de forma 
indlferente y atenièndose a los hechos: «Sin duda, su problema es una 
enfermedad que, normalmente, se prolonga entre dos y diez anos; pero 
no creo que siga viva en dos anos, ya que la enfermedad se halla muy 
extendida. Solucione sus asuntos lo mejor que pueda y pàselo lo mejor 
posible, y no se preocupe: disponemos de fàrmacos potentes para cuando 
empiecen slxs dolores». 

La devastadora declaraciòn del mèdico sobre el final potencial de su 
vida no fue fàcil de aceptar para la senora Lennox, ya que habxa estado 
enfrentàndose a numerosas complicaciones en su vida diaria. Antes del 


227 



diagnostico, por ejemplo, habfa sufrido una depresiòn grave, unos nive- 
les bajos de azùcar en sangre crònicos (hipoglucemia), intensos dolores 
de cabeza constant es, miodesopsias (moscas o manchas voladoras) oscu- 
ras en sus ojos que dificultaban su visiòn, innumerables alergias, candi- 
diasis (numerosos smtomas relacionados con el sfndrome de la levadura), 
calculos en los rinones y una buena dosis de alteraciòn emocional (prin- 
cipalmente ira tras su divorcio de su marido alcohòlico tras diecisiete 
anos de matrimonio. Y se preocupaba por sus tres hijos adolescentes, que 
consumran alcohol y drogas, cosa que parecfan haber aprendido, por 
asociaciòn, de su ex marido.) Incuestionablemente, esta desafortunada 
mujer padecia un estrès mental y emocional enorme. 

Tras el nuevo examen de su pecho y la confirmacion del diagnòsti- 
co de cancer, concertò una cita con otro especialista, un oncòlogo que 
aplicaba radioterapia. Mientras estaba sentada en su consulta, sintiò re- 
pulslòn al verse en compama de tantos pacientes dèbiles, con vendas y 
muy enfermos, a los que habfan llevado hasta alli empujando sus sillas 
de ruedas. Esta mujer no pudo concebir la idea de vivir en ese estado de 
mala salud y saliò de la consulta del mèdico sin ni siquiera verle. 

Mientras conducia de vuelta a casa aterrorizada, la angustiada mujer 
empezò a darse cuenta de que algunos de los jardines de cèsped de su 
vecindario tenfan un color verde lleno de vida, mientras que otios eran 
marrones y tenian un aspecto enfermo. Le sorprendiò la idea de que 
si unos nutrientes adecuados para los jardines podian mejorar el creci- 
miento del cèsped, ^por què no podia responder el cuerpo humano de la 
misma forma? Alexandra Lennox pensò que con una nutriciòn excelente 
podria seguir viviendo durante, por lo menos, otros cinco anos o hasta 
que se pudiera encontrar una cura para el cancer. Luego, en el interior de 
su mente, escuchò claramente una voz que le decfa: «jPuedes alimentar 
7 nutrir tu mente y tu cuerpo y volver a ponerte bien!». 

Llegado ese punto, condujo sin detenerse en su casa y fue hasta una 
tienda de alimentos ecològicos con el fin de aprender sobre la nutriciòn 
y dcl cancer de boca del propietario del negocio o de cualqui.er otra 
forma disponible. AI ver que en las estanterfas de la tienda habfa mu- 
chos libros sobre còmo seguir una dieta para perder peso, la paciente 
preguntò, en concreto, acerca de informaciòn para ei tratamiento del 
càncer. Teniendo en cuenta la situaciòn de Alexandra, el propietario 
del negocio le recomendò el libro del doctor Gerson: A cancer therapy: 
Results offifty cases. 


«E1 protocolo Gerson contra el càncer es la terapia màs dura de seguir, 
pero es la mejor», le dijo el propietario de la tienda de productos ecolò- 
gicos. Como consecuencia de ello, esta desesperada vfctima del càncer 
adquiriò el libro. 

El programa dietètico del doctor Gerson la asustò al principio, pero 
telefoneò al Gerson Institute de Bonita (California) y cuatro dlas màs 
tarde llegaba a un hospital de Tijuana (Mèxico) que ofrecia la terapia 
Gerson con supervisiòn mèdica. 

Fue sola, acompanada de una buena raciòn de negatividad que se 
manifestaba en las cartas y las llamadas telefònicas de su familia. Aun 
asi, la mujer se mantuvo firme. Con el tiempo, los anàlisis mostraron su 
mejoria constante y, finalmente, volviò a Sacramento a tratarse ella por 
si sola. 

Tras dos anos de seguimiento de la terapia Gerson, Alexandra Len- 
nox pudo, finalmente, considerar que habia vencido el càncer de mama. 
Habia conservado sus dos pechos y estaba prosperando. Volviò a tener 
relaciones sexuales con hombres. Sus amigas la describian como vivaz, 
habladora, inteligente y con un aspecto «realmente fabuloso». Despuès 
de dos anos màs, se sintiò en la cima de sus capacidades. 

Resumen de la terapia Gerson estàndar 
para las enfermedades degenerativas 

^Què es lo que hizo Alexandra Lennox para recuperar su salud y eliminar 
el càncer, ademàs de sus otros problemas de salud? A continuaclòn te- 
nemos un resumen de la terapia Gerson estàndar para las enfermedades 
degenerativas. 

Este capitulo expone el protocolo estàndar de la terapia Gerson se- 
guido por aquellos pacientes afectados por enfermedades degenerativas 
que no pretenden enfrentarse a las complicaciones del tratamiento. E1 
capitulo habla de: 

• Por què no se debe beber agua cuando se sigue la terapia Gerson 
para eliminar problemas de salud graves. 

• Por què se tiene que tomar extracto de tiroides regularmente cinco 
vetes por dia. 

• Por què se debe tomar soluciòn de Lugol (yoduro de potasio 3 a la mi~ 
tad de su concentraciòn normal) a una dosificaciòn de ocho a diez 
gotas por dia como terapia contra el càncer. 


Por què se tìene que tomar una solucion Uquida de compuesto de 
potasio a una dosis de 4 cucharaditas diez veces por dia, lo que 
representa 2 g o 50 mEq de cada uno de los siguientes elementos: 
acetato de potasio, gluconato de potasio y monofosfato de potasio 
(aunque esto no se aplica en el caso de ciertos pacientes aquejados 
de càncer). 

Por què se ha de consumir aceite de linaza prensado enfrio a razòn 
de 1 cucharada sopera dos veces por dfa (con una reducciòn pos~ 
terior del consumo de este aceite a 1 cucharada sopera una vez al 
dia despuès de cuatro semanas). 

Por què se tiene que seguir la rutina de obtenciòn y consumo de zu~ 
mos que requiere de la ingesta de trece vasos de 250 ml de zumo de 
manzana/zanahoria, de zanahoria sola, de verduras de hoja y/o 
de naranja. 

Por què se debe ingerir niacina a una dosis de 50 mg seis veces al 
dfa. 

Por què se tiene que tomar un suplemento de pancreatina porcina : 
tres tabletas de 325 mg de enzima cuatro veces por dfa. 

Por què hay que administrar una inyecciòn intramuscular de higado! 
vitamina B 12 : 300 pg de vitamina B 12 junto con 3 cm 3 de extracto 
de higado cada dfa. 

Por què se debe ingerir AcidoP (betama clorhidrato y pepsina) a ra~ 
zòn de dos càpsulas tres veces al dia antes de las comidas. 

Por què se tiene que tomar coenzima (f 0 con una dosificaciòn varia- 
ble. 

Por què hay que tomar laetril ( 'amigdalinq ), de utilidad contra todos 
los cànceres primarios, pero especialmente indicado contra las me~ 
tàstasis de los cànceres òseos. 

Por què se debe usar Wobe-Mugos * o Megazyme Forte ®, que son en- 
zimas para contrarrestar el gas gastrointestinal y para reducir las 
masas tumorales. 

Por què se tiene que tomar levadura de cerveza^ con sus efectos tanto 
positivos como negativos (por ejemplo, està contraindicada en el 
caso de los pacientes aquejados de càncer). 

Por què hay que administrar cinco enemas de cafè de 946 ml cada 
uno a diario durante un periodo variable de hasta dos anos. 

Por què se debe ingerir aceite de ricino (por vxa oral y rectal) cada dos 
dfas a modo de tratamiento. 


• Por què hay que someterse a cambios en las medicaciones durante el 
primer ano. 

Considerados como la base de la terapia Gerson, los breves retazos de 
los temas que exponemos en este capftulo no hacen sino copiar ligeramen- 
te las instrucciones para el tratamiento que se han administrado con an~ 
terioridad (o que quizàs sean administrados màs adelante). De hecho, este 
capftulo podrfa considerarse como el pivote de todo el libro y seguramente 
serà consultado frecuentemente por los lectores que intenten ayudarse a sx 
mismos o a un ser querido a vencer a las enfermedades degenerativas de 
cual(|uier tipo, pero especialmente los distintos cànceres y leucemias. 

Las razones para evitar el agua como bebìda 

Generalmente, a la gente se le dice que para mantener las funciones cor- 
porales a su nivel òptimo deberfa beber unos ocho vasos de 250 inl (unos 
dos litros) de agua a diario. Con la terapia Gerson, las normas son distin- 
tas. Debemos estudiar el agua desde algunos àngulos para comprender 
por què esta regla cambia. 

En primer lugar, cuando la gente consume una dieta con un exceso 
de sal, es normal que tenga sed, ya que nuestra fisiologia humana nos 
fuerza a beber agua suficiente para poder mantener un exceso de sodio 
en la soluciòn. Si es demasiado concentrada, la acumulaciòn de sodio 
provoca problemas en el suero sangumeo, ademàs de en las cèlulas. 

E1 sodio de la sal comun puede matar. Gomo se reportò a nivel mun- 
dial el 27 de julio de 1999, Leroy Elders, un bebè de Gran Bretana de 
tan sòlo tres meses, muriò debido a una sobredosis de sal despuès de que 
sus jòvenes progenitores le dieran alimentos para adultos. Los periòdicos 
de Londres explicaron que los padres de la criatura le dieron copos de 
avena para el desayuno y purè de patatas con jugo de carne asada porque 
la comida para bebès era demasiado cara. Despuès de una autopsia, el, 
pediatra del bebè dijo: «E1 organismo de Leroy contenia nueve gramos 
de sal, en comparaciòn con la dosis màxima diaria de siete gramos reco- 
mendada para un hombre adulto. La cantidad de sodio era demasiado 
alta como para que los rinones de la criatura la pudieran procesar, y le 
envenenò provocàndole la muerte». 133 

133. Nordwall, S. P. (1999): «SaIt poisoning», USA Today , 28 de julio, p. 6A. 





En segundo lugar, otra causa de la sed es consumir una dieta rica en 
protemas de origen animal y grasas. Los productos intermedios o los 
finaies de ia digestiòn de las protexnas y ias grasas afectan al organismo 
y hacen que la persona que las consume se sienta sedienta. Los uutricio- 
nistas han observado que la gente frugfvora (aquella que sòlo consume 
fruta) no suele sentir sed. La fruta contiene agua destilada naturaf es de 
facil dìgestiòn y no provoca la apariciòn de residuos tòxicos. Por tanto, ei 
organismo no requiere liquidos adicionales. 

E1 doctor Max Gerson prohibiò a los pacientes sometidos a la terapia 
Gerson que bebieran agua por varias razones. La primera es que los pa- 
cientes que siguen esta terapia consumen a diario trece vasos de 250 ml 
de zumos recièn preparados, lo que es mucho liquido. En segundo lugar, 
los pacientes sometidos a esta terapia tambièn consumen sopa. sin sal 
dos veces al dia 5 lo que les aporta liquidos adicionales. Estos dos compo- 
nentes concretos de ia terapia Gerson suman unos 4 litros de ingesta de 
liquido cada dia, que es mas que suficiente para satisfacer las necesidades 
de una persona. 

Algunos pacientes que siguen el programa Gerson solicitan, no obs- 
tante, mas liquido, o se despiertan algunas noches con la necesidad de 
beber màs fluidos. Como a los enfermos como ellos no se les permite 
beber agua, se les deberfan proporcionar infusiones, como la de menta, 
azahar, tilay/o tahebo (lapacho o pau d arco). Se deberia conservar cierta 
cantidad de estas infusiones en un termo que dejaremos en la mesita de 
noche, al lado de la cama. Ademàs, si al paciente le cuesta dormir, algu- 
nas hierbas, como la valeriana, nos permiten preparar una infusiòn que 
induce el sueho. 

En tercer lugar, el doctor Gerson no permitia a sus pacientes beber 
agua porque tiende a diluir el àcido del estòmago y los jugos digestivos 
del tracto gatrointestinal. Se sabe que los pacientes que padecen enfer- 
medades crònicas suelen tener un nivel bajo de àcido gàstrico, lo que 
hace que no sea buena idea dejarles beber agua. E1 doctor Gerson obser- 
vò que, si estos pacientes consumfan agua, su digestiòn se veia afectada, 
dando lugar a gases y a otras molestias intestinales. Por el contrario, si 
alguien que ya sufre problemas intestinales toma infusiòn de menta, èsta 
estimula la digestiòn y alivia los gases u otros trastornos intestinales. 

Tenga en cuenta que todos los tès negros y/o verdes contienen cafema 
(similar a la del cafè) y deberian considerarse drogas, y que su consumo 
en la terapia Gerson està prohibido. 


En cuarto lugar, la calidad del agua del grifo de muchos paises suele 
ser mala. De hecho, el agua corriente clorada o fiuorada en màs del 60 % 
de las ciudades o poblaciones grandes es responsable de enfermedades. 
El cloro, y especialmente el flùor, son sustancias muy perniciosas: ambas 
pertenecen a la familia quimica de los halògenos y tienen unas propieda- 
des similares. E1 flùor, que es el segundo elemento màs tòxico (sòlo por 
detràs del arsènico), es extremadamente activo y puede desplazar a los 
elementos menos activos de la familia de los halògenos, como el cloro 
y el yodo. E1 flùor es carcinògeno y un veneno mortal que, por ejemplo, 
han hecho consumir a los habitantes de EE.UU. con el apoyo de la Aso- 
ciaciòn Dental Estadonidense (ADE). 134j 135j 136> 137 

E1 flùor era, en su origen, un subproducto muy tòxico de la industria 
del aluminio. Cuando se eliminaba por el alcantarillado mataba a millo- 
nes de peces, lo que acabò dando lugar a la prohibiciòn de esta pràctica. 
A partir de entonces, el flùor tuvo que elimlnarse de forma especÌal sl~ 
guiendo un proceso muy costoso. La industria del aluminio dio con una 
forma de vender el flùor en grandes cantidades en lugar de tener que eli- 
minarlo y se le ocurriò ahadirlo al agua potable. A su vez, convencieron 
a la Asociaciòn Dental Estadounidense para que respaldara la idea (no 
fue una idea original de la ADE). 

Còmo consumir agua fluorada puede danar 
la glàndula tiroides 

E1 yodo es un mineral esencial para el organismo, y es necesario para 
que la glàndula tiroides sintetice la hormona tiroxina. Esta hormona es 
extremadamente importante, ya que controla el metabolismo, que es el 
ritmo al que se quema el alimento. Tambièn forma parte esencial del 
sistema inmunitario. La tiroxina controla, mediante variaciones de la 


134. Cousins, G. (1994): «LIealth today», New Frontier, mayo. 

135* Valerian, V. (1995): «On the toxic nature of fluorides, part 2: fluorides 
and cancer», Perceptions , septiembre/octubre, pp. 30-37. 

136. Glasser, G. (1995): «Dental fluorosis: a legal time bomb», Health Free - 
dom News y julio, pp. 40-45. 

137* Yiamouyiannis, J.: Fluoride: The aging factor , Health Action Press, De- 
laware (Ohio), 1993, p* 61. 


232 


233 






temperatura corporal, la temperatura normal de la persona, o la fiebre, si 
resulta necesaria para superar una infecciòn. 

Cuando la funciòn de la glàndula tiroides queda reducida por el con- 
surno de fluor (o cloro) en el agua, el yodo se ve desplazado de esta glàn- 
dula, Esto debilita el sistema inmunitario. Entonces, la fisiologia de la 
persona se ve acosada por tres tipos de patologia: (1) es incapaz de generar 
fiebre, (2) aparecen alergias e infecciones y (3) el alimento no se metabo- 
liza adecuadamente. Estas tres patologias dan como resultado la falta de 
energia y el almacenamiento de calorias en forma de un exceso de grasa. 
Como se ha visto, el agua potable fluorada y/o clorada se convierte en la 
fuente de esta patologia de la glàndula tiroides. 

Otro problema derivado de un funcionamiento reducido de la glàn- 
dula tiroides es el desarrollo y el depòsito de placas en las arterias, lo que 
recibe el nombre de arterioesclerosis (o endurecimiento de las arterias). 
Esto da lugar a un mal suministro de sangre al corazòn, al cerebro y 
a las extremidades. Con mucha frecuencia, los infartos y los ictus son 
resultado de la arterioesclerosis. E1 endocrinòlogo Broda Barnes (doctor 
en medicina) demostrò que una funciòn tiroidea reducida y los ataques 
al corazòn estàn relacionados. Mediante la administraciòn de extracto 
de tiroides a sus pacientes afectados, el doctor Barnes pudo revertir la 
instauraciòn de la arterioesclerosis y ayudarles a superar sus dificultades 
con las enfermedades cardiacas. 

Con unos tipos similares de reversiòn de las enfermedades debido a la 
ingesta de extracto de tiroides, es obvio por què los pacientes sometidos a 
la terapia Gerson toman este extracto de forma regular cinco veces al dia. 

Ademàs, en presencia de una funciòn tiroidea reducida, los porcentajes 
de càncer aumentan. Hace muchos anos, en ciertas regiones de EE.UU., 
se observò que un numero inusualmente elevado de personas padecfan 
bocio (enfermedad de Graves). E1 organismo de una persona afectada 
hace que la glàndula tiroides aumente de tamano para intentar ayudar a 
esa glàndula a producir màs tiroxina. 

La razòn de la existencia de este problema es una carencia de yodo 
en la tierra y en la dieta de las personas que viven en esas regiones. Si se 
aporta una cantidad suficiente de yodo, la mayorfa de las glàndulas tiroi- 
des inflamadas suelen recuperar su jtamano normal. Se observò que en 
estos «cinturones geogràficos del bocio» de EE.UU. tambièn habia una 
mayor incidencia de càncer. En un esfuerzo por proporcionar yodo a la 
poblaciòn de estas regiones afectadas por el bocio, el gobierno de EE.UU, 


introdujo la «sal yodada». Como se asume que todo el mundo consume 
sal, los buròcratas pensaron que esta adiciòn de yodo en la sal suminis- 
traria la suficiente cantidad de este mineral a la poblaciòn. Estaban en 
lo cierto: el bocio pràcticamente desapareciò tras la yodizaciòn de la sal. 

Por què es necesaria la soluciòn de Lugol en la terapia Gerson 

La sal yodada supone, no obstante, un nuevo problema: tal y como se 
ha Ìlustrado anteriormente con el caso de la muerte del bebè britànico 
de tres meses, la sal es una sustancia qufmica perniciosa y morrffera. E1 
doctor Gerson comprobò que todas las enfermedades crònicas aparecen 
por la pèrdida de potasio y la invasiòn del cloruro de sodio (el condimen- 
to o compuesto quimico que llamamos sal comùn) en el interior de la 
cèlula. La sal inhibe la producciòn de enzimas a nivel celular. Ademàs, 
la sal potencia una mitosis (divisiòn celular) excesiva de las cèlulas. En 
otras palabras, favorece el càncer. Obviamente, debemos evitar consumir 
sal y, a cambio, tenemos que obtener el yodo necesario para el organismo 
de otras fuentes. 

Para restablecer el metabolismo tiroideo y el basal, ademàs de la fun- 
ciòn fisiològica màs importante de sus pacientes (el sistema inmunitario), 
el doctor Gerson utilizò la soluciòn de Lugol a la mitad de su concentra- 
ciòn normal. La soluciòn de Lugol consiste en una soluciòn de yoduro de 
potasio y de yodo al 5 % en agua. Esto permite que los pacientes, ademàs 
de los enfermos, obtengan yodo sin ingerir el danino sodio. 

La ingesta de soluciòn liquida de compuesto de potasio 

Hasta que se estudian sus anàlisis de sangre, los pacientes con un historial 
de insuficiencia cardiaca, episodios de infartos de miocardio, ataques is~ 
quèmicos transitorios u otros tipos de complicaciones cardiovasculares no 
deberfan tomar compuestos medicinales que contengan potasio. Si èste no 
es el caso, se recomienda la utilizaciòn de la soluciòn de compuesto de po- 
tasio (un liquido) en el programa terapèutico Gerson en una cantidad de 
4 cucharaditas diez veces por dia. Esta dosis representa, aproximadamente, 
3Vi g o 50 mEq de acetato de potasio y otros tantos de gluconato de pota- 
sio y de monofosfato de potasio (un total de 14 g o de 150 mEq por dia). 

Los pacientes sometidos a la terapia Gerson que tienen un historial 
de insuficiencia o de disfunciòn renal, gastritis, nàuseas, metàstasis òseas 


234 


235 



importantes, o cualquier indicio de problemas de hemorragias, deberxan 
empezar con sòlo 1 cucharadita de la soluciòn del compuesto de potasio 
diez veces al dia. Las dosis pueden incrementarse paulatinamente, con el 
paciente en observaciòn por parte del asesor mèdico de la terapia Gerson. 

Eliminar el fluor y el yodo deì agua que toma 

Para mantener la funciòn tiroidea normal es imperativo que las personas 
sanas, y especialmente cualquier paciente que siga la terapia Gerson, evi- 
ten el cloro y el flùor, que danan a la giandula tiroides. Si el agua del grifo 
està clorada, puede eliminar el cloro contaminante hirvièndola. 

Pero hervir el agua de bebida no elimina los efectos tòxicos del flùor. 
Por el contrario, como el flùor se anade a.1 agua en forma de fluoruro de 
sodio, que es una sal, hervir el agua concentra este mineral todavia màs. 
Parte del agua se evapora y queda menos volumen de agua para di.luir las 
sales de flùor. 

Ademàs, existen distintos filtros distribuidos comercialmente para 
aquellas personas que son conscientes de la contaminaciòn del agua. De- 
safortunadamente, los filtros eliminan muchos, pero no todos los fluoru- 
ros. Incluso una pequena cantidad que permanezca en el agua es perju- 
dicial y no podrà ser tolerada por una persona gravemente enferma. Por 
tanto, si el agua corriente està fluorada, deberia destilarse para ehminar 
todas las sales de fluoruro y hacer que su consumo sea aceptable para el 
paciente sometido a la terapia Gerson. Tambièn es importante usar un 
filtro de carbòn activo en el purificardor de agua, ya que ciertas frac- 
ciones volàtiles, como los bencenos sintetizados comercialmente y otros 
solventes, superan el proceso de destilaciòn. 

Se han publicado algunos articulos en revistas relativos al posible peli- 
gro del consumo de agua destilada. Se alega que el agua destilada «arras- 
tra» minerales del organismo. Este «arrastre», si realmente se produce, 
no supone un problema. En primer lugar, los minerales que corxtienen 
algunas aguas minerales son minerales inorgànicos que apenas se absor- 
ben (èsa es la razòn por la que debemos consumir alimentos de origen 
vegetal: contienen enzimas que transforman los minerales inorgànicos 
en una forma orgànica que el t|rganismo puede asimilar con facilidad). 
Ademàs, estos minerales inorgànicos no estàn en proporciones muy ade- 
cuadas: suele haber dernasìado sodio y calcio, junto con los francamen- 
te perniciosos nitratos y nitritos. En algunos casos, los distribuidores 


bienintencionados de aguas minerales corrientes y embotelladas incluso 
anaden fluoruros a su producto, y eso es algo que no se debe hacer. 

Debe hacerse hincapiè en que la necesidad de minerales del organls- 
rxio no deberia proceder del agua que se bebe, sìno de la fruta fresca, las 
ensaladas y los zumos de hortalizas. Èstos son aportados en abundancia 
por el plan de la dieta de la terapia Gerson. 

Ahora los lectores podrlan muy bien preguntarse: e *Si los pacientes 
que siguen la terapia Gerson no pueden beber agua, por què preocuparse 
por su pureza? Aqui tenemos estas respuestas: 

1. Aunque es cierto que a los pacientes de la terapia Gerson no se les 
permite beber agua, siguen teniendo que consumir sopa preparada 
con agua, tomar infusiones elaboradas con agua y cocinar algunas 
hortalizas con una cantidad mfnima de agua. 

2. Lo màs importante es que los pacientes se aplican entre tres y cin- 
co enemas de cafè a diario que, por supuesto, se preparan con 
agua. Estos enemas curativos son extremadamente importantes 
para ayudar a detoxificar el higado, pero el colon es un òrgano 
con gran capacidad de absorciòn. No sòlo se absorbe la cafeina del 
enema de cafè, sino que los aditivos quimicos del agua tambièn se 
absorben con facilidad. El agua utilizada para los enemas deberia 
ser la màs pura que podamos encontrar. 

3. La molècula de flùor es muy pequena y activa, y no sòlo pasa muy 
ràpidamente desde el colon hasta el torrente sangumeo, sino que 
tambièn se absorbe a travès de la piel. El agua usada para satisfacer 
todas las necesidades del paciente, incluidos las sopas, las infu- 
siones, la cocina, los enemas internos y la limpìeza externa, debe 
carecer de cloro y de flùor, ademàs de otros contaminantes. 

4. El agua que vaya a usarse por via oral o anal debe purificarse. Cada 
vez que la Asociaciòn Dental Estadounidense y sus miembros re- 
comiendan que la gente ingiera flùor, casi todos los que seguimos 
este consejo erròneo nos estamos intoxicando. La purificaciòn del 
agua puede ayudarnos a eliminarlo. 

Por què se ingiere aceite de linaza prensado en frio 

E1 doctor Gerson, en su anterior trabajo con pacientes aquejados de tu- 
berculosis y con personas afectadas por muchas otras enfermedades crò- 
nicas, era muy consciente de que estos pacientes necesitaban algùn àcido 



? 


graso esencial en su dieta. Hasta que descubriò que los pacientes aque- 
jados de càncer no podian tolerar ninguna grasa usò yemas de huevo 
crudas y un poco de mantequilla sin sal para los pacientes no cancerosos. 
Aun asf, cuando los tumores de sus pacientes con càncer desaparecieron 
y quiso anadir algo de aceite, yemas de huevo o mantequilla a la dieta de 
estas personas, se encontrò con que su càncer reaparecia. 

Como otros mèdicos e investigadores no pudieron observar a pacien- 
tes que se habian recuperado de un càncer, no disponia de orientaciòn 
con respecto a este rebrote del càncer. Por tanto, el doctor Gerson tuvo 
que experimentar con sus propios pacientes. Escogiò a aquellas personas 
enfermas afectadas por cànceres externos (tumores malignos, como, por 
ejemplo, enfermedades mamarias inflamatorias), con lesiones fàcilmente 
observables. Luego, con cuidado, despuès de que los tumores hubieran 
desaparecido, anadiò uno u otro aceite a la dieta del paciente. Invariable- 
mente, en un perfodo de tiempo relativamente breve (una semana o dos), 
la lesiòn ya cerrada o curada reaparecia y los tumores volvfan a crecer. En 
cuanto eliminaba la grasa o el aceite alimentario, los tumores volvian a 
desaparecer. 

E1 doctor Gerson probò todo tipo de aceites insaturados, como el de 
oliva, los de frutos secos, los de semillas y otros. No encontrò ninguno 
que fuera seguro para los pacientes afectados por càncer durante el pro- 
ceso de curaciòn y recuperaciòn del organismo. Debido a ello, especi- 
ficò, en su famoso libro A cancer therapy: Results offifty cases , que no se 
debe emplear «Ninguna grasa ni ningun aceite» en las recomendaciones de 
la terapia del paciente. 138 

Finalmente descubriò que llevaba hasta dieciocho meses (mucho tiem- 
po despuès del restablecimiento de los òrganos vitales y del aparato diges- 
tivo) poder dar a estos pacientes un poco de mantequilla sin sal o aceite 
vegetal. Aun asf siguiò investigando, ya que era muy consciente de la 
importancia de los àcidos grasos esenciales. 

Finalmente, en 1958, una vez que su libro ya habfa entrado en la 
imprenta, durante el ùltimo ano de su pràctica y su vida, el doctor Max 
Gerson se encontrò con el trabajo de Johanna Budwig (doctora), que 
tambièn habia estudiado los àcidos grasos esenciales. La doctora Budwig 


138. Gerson, M.: A cancer therapy: Results offifty cases and the cure of advan- 
ced cancer by diet therapy: A summary ofthirty years of clinical experimentation , 
5. a ed. The Gerson Institute, Bonita (California), 1990, p. 242. 


(que segufa viviendo en Alemania y era candidata al premio Nobel de 
medicina) habfa observado que el aceite de linaza es distinto a cualquier 
otra grasa y aceite alimentario y que es beneficioso para el paciente afec- 
tado por el càncer sin provocarle ningun problema nuevo. 

Por una rara casualidad del destino, el doctor Gerson recordò que el 
negocio de su padre consistia en el prensado de semillas de linaza, aun- 
que no habfa pensado en este producto para usarlo en su pràctica mèdica. 
E1 doctor Gerson se dispuso entonces a emplearlo de inmediato en sus 
propios pacientes y vio que, de hecho, el aceite de linaza mejoraba los 
resultados de su tratamiento contra el càncer. Parece que los àcidos gra- 
sos a.yudaban a transportar la vitamina A (betacaroteno) por el torrente 
sangufneo para asi incrementar la respuesta inmunitaria del paclente. 
Ademàs, como el aceite de linaza es rico en los àcidos linoleico y linolè- 
nico, estos dos àcidos grasos esenciales insaturados omega-3 ayudaban a 
disoJver las placas ateroescleròticas, lo que mejoraba la circulaciòn san- 
guinea. De esa manera, la ingesta de aceite de linaza proporciona a la 
persona enferma (o sana) otro beneficio. 

Somos afortunados porque ahora podemos obtener aceite de linaza 
de cultivo ecològico extrafdo mediante prensado en condiciones de re- 
frigeraciòn (ya que el calor daha el aceite), embotellado en recipientes 
de plàstico de color negro, de forma que la luz no pueda oxidar el acei- 
te, y refrigerado adecuadamente por los propietarios de las tiendas de 
alimentos saludables (naturales, ecològicos). Obviamente, es imperativo 
que este aceite estè protegido del aire, la luz y el calor para evitar que se 
enrancie. 

Este aceite es sabroso, con un sabor similar a los frutos secos, si lo 
usamos como aliho para las ensaladas y sustituye a otros aceites. Si se 
obtiene fresco y se transporta con rapidez, el aceite de linaza se conser- 
varà en el congelador unos seis meses y en la nevera (sin abrirlo) unos 
tres meses; pero una vez se abre la botella, incluso mantenièndola refri- 
gerada, el aceite de linaza deberia consumirse en tres semanas. Nunca 
deberiamos calentarlo, ni usarlo para cocinar, hornear ni freir. Tampo- 
co es bueno ahadir aceìte de linaza a una sopa caliente o una patata que 
acabemos de sacar del horno y todavia estè caliente. Se deberia permitir 
que la patata s^ enfrie hasta alcanzar una temperatura adecuada para 
comerla antes de ahadir el aceite. No consuma semillas de linaza, ya 
sean enteras o molidas: ingiera sòlo el aceite, ya que es un medicamento. 
El hecho de que el paciente consuma las dosis recetadas (evitando una 


238 


239 



ingesta excesiva o insuficiente) es vital para que se produzca la mejor 
curacion posible. 139 

Como el doctor Gerson no mencionò el aceite de linaza en su libro 
debido a las razones antes mencionadas, no habfa indicaciones sobre las 
cantidades que debian utilizar se. Afortunadamente, encontramos una 
carta del doctor Gerson a su gran amigo, el ganador del premio Nobel 
Albert Schweitzer, en la que le describe no sòlo los buenos resultados 
obtenidos desde la utilizaciòn del aceite de linaza, sino tambièn las can- 
tidades usadas. Gerson escribe que durante las primeras cuatro semanas 
del tratamiento, se aporta a los pacientes 2 cucharadas soperas al dia 
(1 cucharada sopera con la comida 7 otra con la cena). Luego, a lo largo 
de los meses sigui entes, se reduce la dosis a 1 cucharada sopera por dia. 
E 1 Gerson Institute sigue usando esta misma receta con buenos resulta- 
dos. En algunos (pocos) pacientes, la cantidad de aceite de linaza tenia 
que adaptarse dependiendo de varios factores: ios resultados de pxuebas 
de mediciòn de los electrolitos en sangre, los niveles de colesteroJ HDL 
7 LDL en sangre 7 los niveles de triglicèridos. 

La suplementacion con niacina/àcido nicotfnico (vitamina B 3 ) 

Para los pacientes aquejados de càncer con un historial de quimioterapia 
nulo o escaso 7 que no se han sometido a una ostomia ni ninguna otra 
Ìntervenciòn quirùrgica, la suplementaciòn con niacina/àcido nicotfnico 
(vitamina B 3 ) es adecuada. La niacina forma parte integral del protocolo 
de la terapia Gerson. Su dosificaciòn estàndar es de 50 mg seis veces 
al dia. 

Los pacientes para los que esta vitamina està totalmente contraindi- 
cada son aquellos con un historial de hemorragias, ulceras, gastritis 7 los 
que estàn recibiendo, al mismo tiempo, prednisona, otros esteroides o 
Coumadin (warfarina/cumarinas). 

Como alternativa, los pacientes con una insuficiencia hepàtica prima- 
ria o una actividad tumoral metastàtica en el higado, una hepatitis de 
cualquier tipo (A, B, C, D o E) o una cirrosis hepàtica pueden recibir un 
màximo de 100 a 150 mg de niacina a diario. 

1 


139 . The Gerson Therapy physicians training manual , The Gerson Institute, Bo- 
nita (California), 1996 , p. 114 . 


La suplementadon con pancreatina 

El doctor Gerson escribiò: «Vì que la pancreatina [enzimas pancreàti- 
cas puras obtenidas de extracto de pàncreas de cerdo 7 que se elabora 
en Nueza Zelanda] era, en muchos casos, de gran a^uda en la terapia. 
Algunos (pocos) pacientes no pueden tolerar la pancreatina, aunque la 
ma^orìa se muestran satisfechos por padecer menos problemas digesti- 
vos debidos a los espasmos provocados por los gases 7 menos dificulta- 
des para recuperar su peso 7 su fuerza. Usamos las tabletas despuès de la 
detoxificaciòn: cada una de ellas contiene 325 mg 7 no està recubierta. 
E 1 paciente toma tres o cuatro tabletas tres veces al dia, despuès de las 
comidas, 7 màs adelante menos». 140 

Tal 7 como hizo el doctor Gerson, el facultativo de medicina comple- 
mentaria 7 alternativa (MCA) Michael B. Schachter (doctor en medici- 
na) de Suffern (Nueva York) solia recetar enzimas pancreàticas adminis- 
tradas por via oral para tomar con las comidas 7 asi a^udar a metabolizar 
las proteinas, las grasas 7 los carbohidratos. 

Tambièn cumplen una funciòn màs especffica contra el càncer, Si se 
ingieren entre comidas, algunas de estas enzimas se absorben intactas 7 
pueden tener efectos sistèmicos beneficiosos para el paciente aquejado de 
càncer. Las accciones inclu^en un efecto antiinflamatorio 7 una tenden- 
cia a disolver el recubrimiento protector que ha^ alrededor de las cèlulas 
cancerosas. 141 

Las enzimas pancreàticas de la pancreatina «digieren la cubierta pro- 
teica que protege a las cèlulas cancerosas de su destrucciòn por parte de 
nuestro sistema Inmunitario», explica el facultativo de MCA Robert C. 
Atkins (doctor en medicina), de la ciudad de Nueva York. En efecto, las 
enzimas pancreàticas eliminan el «escudo» que permite a las cèlulas can- 
cerosas protegerse. «Es fascinante còmo muchos de los programas exito- 
sos contra el càncer que he estudiado incorporan enzimas pancreàticas», 
dice el doctor Atkins. 142 


140 . Op. cit, , Gerson, M., pp. 211, 212. 

141 . Diamond, W. J.; Cowden. W. L.; Goldberg, B.: An alternatìve medicine 
definitive guide to cancer> Future Medicine Publishing, Inc., 1997 , p. 375 . 

142 . Ibidem> pp. 35 , 36 . 




240 


241 



La administraciòn de inyecciones de extracto 
de higado/vitamina B 12 

Para los pacientes afectados por enfermedades degenerativas es beneficio- 
so que les administren una inyecciòn intramuscular diaria de 100 pg de 
vitamina B ]2 (cianocobalamina), junto con 3 cm 3 de extracto de higado. 
Excepto que un paciente tenga unos niveles excesivamente altos de vita- 
mina B ]2 en la sangre o muestre una reacciòn alèrgica a esta vitamina, su 
uso no tiene contraindicaciones conocidas. 

Ingerir capsulas de acidoi antes de Ias comidas 

En el caso de aquellos pacientes que no sufran complicaciones, pueden 
tomar dos capsulas de Acidol (un producto que combina betaina clor- 
hidrato y pepsina) tres veces al dia, antes de las comidas. No obstante, 
las personas que padezcan ulceras gàstricas, gastritis, nàuseas graves, he- 
morragias intestinales o problemas esofàgicos no deberian tomar Acidol. 
Los pacientes que, al mismo tiempo, estèn tomando Coumadin (cuma- 
rina) al mismo tiempo que siguen la terapia Gerson tambièn deberian 
evitar este producto. 

Suplementaciòn con coenzima Q ]0 

La coenzima Q^, que pràcticamente se considera una vitamina, es esen- 
cial para generar energia en forma de adenosin trifosfato (ATP) en los 
organismos vivos que usan oxigeno. No obstante, no se considera una 
vitamina, ya que el organismo produce su propio conezima Q^. 

La coenzima Q^ desempena un papel vital en el sistema antioxidante 
fisiològico. Cuando se combina con la vitamina E, el selenio y el beta- 
caroteno, la coenzima Q^ puede reducir significativamente los danos 
debidos a los radicales libres en los tejidos del hfgado, el rinon y el co- 
razon. 143 

EI Gerson Institute recomienda la dosis inicial de 90 mg de coenzima 
Q50 una vez al dia, Si no se experimentan efectos secundarios (princi- 


143. Leibovitz, B., et aL (1990): «Dietary supplements of vitamin E, beta 
carotene, coenzyme Q10, and selenium protects tissues against lipid peroxida- 
tion in rat tissue slices» } Journal of 'Applied Nutrition, 120: 97-104. 


palmente taquicardia o arritmia), el paciente puede incrementar la dosis 
hasta 300 mg el segundo dia y hasta 600 mg del tercer dia en adelante. 

La legitfmidad de la suplementaciòn con laetrii 

«Tras anos de observaciòn de los pacientes que usaban amigdalina [lae- 
tril], puedo decir, con completa seguridad, que no es tòxica ni inutil 
-dice Douglas Brodie (doctor en medicina), de Reno (Nevada)-. Tampo- 
co creo que sea una cura ni una panacea contra el cancer. La experiencia 
de mi clinica, como la de muchas clmicas de todo el mundo, es que la 
amigdalina tiene la capacidad de mejorar el estado de bienestar de pa- 
ciente, aliviar el dolor provocado por el càncer y reducir la necesidad de 
medicamentos contra el dolor.» 144 

El especialista en càncer, el doctor Etienne Callebout (doctor en me- 
dicina), de Londres (Inglaterra), dice: «La amigdalina merece tener un 
lugai' regular en la terapia contra el càncer. No es tòxicay es hidrosoluble, 
y existen pruebas considerables de que funciona contra el càncer». 145 

El laetril tiene un gran potencial de lucha contra el càncer con res- 
pecto a los cànceres secundarios, incluida una reducciòn del 60 % de Ias 
metàstasis pulmonares. Otras investigaciones indican que puede prolon- 
gar la vida de los pacientes aquejados por el càncer mama y òseo. 146j 14/ 

La legitimidad de la suplementaciòn con laetril està asegurada por el 
èxito de su utilizaciòn continua contra el càncer durante estos ultimos 
cuarenta anos. Aunque el èxito en la reducciòn del dolor implica un 
mmimo de entre diez dias y dos semanas de administraciòn a diario, el 
laetril està indicado para las metàstasis òseas. E 1 doctor Brodie prefiere 
una dosis de 9 g por via intravenosa (IV). Aquellos que no tomen el lae- 
tril por via intravenosa IV, pueden suplementar su dieta con 500 mg de 


144. Op . cit., Diamond, W. J.; Cowden. W. L.; Goldberg, B., pp. 78, 79. 

145. Ibidem , p. 110. 

146. Nowicky, J. W. (1983): «New immunostimulating anticancer prepara- 
tion: Ukrain», Proceedings ofthe 13 th International Congress of Chemotherapy, 
Viena (Austria), 28 de agosto-fe de septiembre. 

147. Nowicky, J. W., et al. (1992): «Ukrain as both an anticancer and immu- 
noregulatory agent», Drugs under Experimental and Clinical Research , xvm: 
Supplement, pp. 51-54. 


242 


243 



amigdalina por vfa oral tres veces al dia, siguiendo con esta dosis incluso 
despuès de que las pruebas fìsicas del cancer hayan desaparecido. 

La toma de Wobe-Mugos® o de Megazyme Forte® 

Las dos enzimas importadas de Alemania a Wobe-Mugos® y Megazyme 
Forte®, derivan de fuentes vegetales y animales. Ambas son enzimas pro- 
teolfticas (que digieren las protemas) y que se usan defensivamente contra 
los tumores. Contienen las siguentes sustancias enzimaticas: pancreatina, 
papama, bromelama, tripsina, quimotripsina, lipasa, amilasa y rutina (un 
bioflavonoide), que estan indicadas, principalmente, cuando la persona 
enferma se ve afectada por una acumulaciòn de gases grave y excesiva. 

Algunos informes advierten que estas dos enzimas son de utilidad 
para ayudar a reducir el tamano de los tumores malignos. Se adminis- 
tran en forma de inyecciones, tabletas o supositorios. Estos suplementos 
aportan al paciente aquejado por una enfermedad degenerativa una po- 
tenciaciòn del metabolismo de todo el organismo. 

Precauciòn a la hora de tomar levadura de cerveza 

Originalmente, el doctor Gerson hizo que la levadura de cerveza forma- 
ra parte de su programa terapèutico, pero fue mucho antes de la apari- 
cion de la infecciòn por Candida alhicans, que provoca el smdrome de la 
levadura. E1 lo introdujo como tratamiento para los pacientes aquejados 
de càncer antes de la utilizaciòn del zumo de higado. 

En la mayorfa de las circunstancias actuales, la levadura de cerveza 
rara vez se recomienda ya para la terapia contra el càncer debido al riesgo 
creciente de candidiasis, que provoca una distensiòn abdominal extre- 
mada y gas. Se han observado pocos beneficios clmicos por ia toma de 
levadura de cerveza. 

En los pacientes aquejados de càncer, se han apreciado respuestas ne- 
gativas tras la ingesta de esta levadura, y se especula que esta sustancia 
ya no es tan eficaz como en los tiempos del doctor Gerson. Eso se debe 
a que los pacientes que sufren càncer han experimentado un incremento 
de su acidez: por tanto, la levadura no està pensada para ellos. Parecen 
poseer una presencia mucho mayor del microorganismo patològico Can- 
dida en su organismo debido a los cambios en la dieta y otros i:actores 
ambientales. 


Los enemas de cafè son muy recomendables 

Tal y como se aconsejò en los capitulos 12 y 13, es muy recomendable 
la administraciòn de cinco enemas de cafè de 946 ml cada uno para 
aquellos pacientes afectados por enfermedades degenerativas. Deberian 
administrarse cada dia, durante un periodo variable de hasta dos anos, 
con un numero de tomas que se irà reduciendo lentamente. Cada enema 
de cafè ayuda a purgar el colon y el hfgado de las toxinas acumuladas, las 
cèlulas muertas y los productos de desecho. 

E1 enema de cafè se prepara con granos de cafè descafeinado de cul- 
tivo ecològico, y se deja que el liquido se enfrfe hasta alcanzar la tempe- 
ratura corporal. Luego se administra mediante una bolsa para enemas. 
E1 cafè contiene colerèticos, que son sustancias que incrementan el flujo 
de la bilis (que es rica en toxinas) desde la vesfcula biliar. E1 enema de 
cafè es, probablem ente, el ùnico colerètico activo desde el punto de vista 
farmacèutico que se conoce en la bibliografìa mèdica que se puede usar 
de forma segura muchas veces al dia sin efectos adversos. 148 

El doctor Gerson reconociò, al principio de su enfoque terapèutico, 
que el enema de cafè es eficaz para estimular un complejo sistema en- 
zimàtico implicado en la detoxificaciòn hepàtica que ya hemos descrito 
en algunos de los capftulos anteriores y que se llama sistema enzimdtico 
glutation S-transferasa. E1 incremento en la actividad de estas enzimas 
asegura una gran reducciòn de la actividad de los radicales libres y que 
las acciones patològicas de los carcinògenos se vean bloqueadas. 149 

La cafeina estimula, ademàs, la dilataciòn de los vasos sangumeos 
y la relajaciòn de la musculatura lisa, lo que incrementa todavia màs el 
flujo de bilis. Este efecto no se da cuando el cafè se consume a diario. De 
hecho, la ùnica forma beneficiosa de Ìngerir cafè es a ravès del recto. 


148. Lam, L. K. T., et al. (1982): «Isolation and identification of kahweol 
palmitate and cafestol palmitate as active constituents of green coffee beans 
that enhance gluthatione S-transferase activity in the mouse», Cancer Re - 
search, 42: 1193-1198. 

149. Hildenbrand, G. (1990): «How the Gerson Therapy heals.» Gerson ® 
Healing Newsletter. 6:3/4. 


244 




245 


E1 tratamiento mtinario con aceite de ricino 

A1 seguir la terapia Gerson, la aplicaciòn del tratamiento con aceite de 
ricino es algo rutinario. E1 doctor Gerson recomendaba su consumo por 
via oral y mediante enema para la eliminaciòn de la diarrea tòxica, los 
vòmitos de bilis y otras reacciones intensas. Escribiò: «Estas reacciones 
intensas son ? de hecho, indicaciones del inicio de la mejoria, con un in- 
cremento en la producciòn de bilis, una mayor actividad del hfgado y la 
eliminaciòn de toxinas y venenos. Tras un periodo de uno o dos dias, los 
pacientes sienten un gran alivio, muestran una mejor circulaciòn, com- 
plexiòn y color, y tienen màs apetito». 150 

Los tumores y los quistes de todos los tamahos tambièn pueden redu- 
cir su volumen o eliminarse por completo con la aplicaciòn de compresas 
de aceite de ricino, En un examen de las propiedades inmunoestimu- 
lantes de las compresas de aceite de ricino llevado a cabo en diecisèis 
personas, aquellas a las que se les aplicaron las comprèsas mostraron una 
mejorfa significativa en la producciòn total de linfocitos y de otras cèlu- 
las inmunitarias. 151 

E1 cambio de medicamentos durante 
el primer ano de tratamiento 

Aproximadamente un mes despuès del alta del tratamiento del pacien- 
te hospitalizado (entre las seis y las nueve semanas tras la admisiòn en 
un hospital que administra la terapia Gerson y el inicio de la terapia), 
se reduce la medicaciòn con extracto de tiroides, potasio y soluciòn de 
Lugol. Otros suplementos generalmente siguen tomàndose en las dosis 
iniciales. E1 potasio suele reducirse de las 40 a las 20 cucharaditas diarias. 
E1 extracto de tiroides se limita a 130-195 mg al dia. La toma de Lugol 
disminuye a seis gotas diarias. 

Frecuentemente, estos niveles de medicaciòn se mantienen durante 
nueve y catorce meses, y los ajustes en otros suplementos se basaràn en 
los anàlisis de sangre y en otros mètodos diagnòsticos. Esto supone un 


150. Op. cit Gerson, M., p. 81. 

15L Biser, L.: «Study indicates castor oil improves immune system», The 
Laymans Course on Killing Cancer , University of natural Healing, Charlottes- 
ville (Virginia), 1992, p. 6. 


cambio en el protocolo presentado inicialmente por el doctor Gerson en 
su libro, tal y como se editò. En lugar de ello, ahora los pacientes deben 
recibir dosis màs altas de los tres medicamentos principales durante pe- 
rfodos de tiempo màs prolongados que en la època del doctor Gerson. 
Cuando las medicaciones se reducen con demasiada rapidez, los enfer- 
mos suelen experimentar dificultades y una ralentizaciòn de su recupera- 
ciòn o una recidiva de la enfermedad. 

La terapia Gerson estàndar es, en sentido estricto, para pacientes 
aquejados de càncer o que padecen otras enfermedades degenerativas sin 
otras complicaciones, Se producen modificaciones en el programa cuan- 
do se utiliza quimioterapia antes de la instauraciòn de este tratamiento 
natural y no tòxico. Desgraciadamente, la quimioterapia hace que luego 
sea màs dificil tratar al paciente, tal y como se explica en el capitulo 15. 


246 


247 



TERAPIA MODIFICADA 
DURANTE LA QUIMIOTERAPIA 


En 1996, F. C., un ama de easa y profesora de piano de cuarenta y 
seis anos, se sometiò a una mamografia, seguida de un procedimiento 
diagnòstico mediante ultrasonidos en su ciudad natal de Stockport. 
Para completar la evaluaciòn de su càncer de mama le tomaron una 
biopsia con una aguja que mostrò un carcinoma infiltrante de 2,5 cm. 
En el transcurso de la mastectomia posterior, extrajeron quince gan- 
gios linfàticos, catorce de los cuales eran malignos. E1 examen de las 
radiografìas tambièn mostrò que el càncer se habia extendido a sus 
pulmones. 

Sus mèdicos le recomendaron que se sometiera a quimioterapia, y se 
iniciò un protocolo de doce tratamientos que durarfa todo un ano. Los 
agentes citotòxicos que le habfan programado son increfblemente agresi- 
vos y tienden a acumularse en los tejidos corporales del paciente. 

Durante el transcurso de cada serie mensual de tratamientos de qui~ 
mioterapia, F. C. enfermò tanto, y sufrfa unas nàuseas y vòmitos tan 
insoportables y que duraban tantos dias y noches que rara vez dormia y 
apenas comia. Esta mujer perdia kilos de masa muscular de forma cons- 
tante. Ella misma comenta: «No podria explicarle lo horrible que era». 
Por supuesto, ademàs, perdiò todo el cabello. 

Por otro lado, la quimioterapia redujo gravemente el niimero de glò- 
bulos blancos, provocando una acusada depleciòn de leucocitos (neu- 
tropenia), lo que indicaba que su sistema inmunitario habia quedado 
devastado. Como los neutròfilos son una parte importante del sistema 
inmunitario, su cornpleta supresiòn provocò que la paciente sufriera 
mùltiples clases de infecciones graves. La neumonia, el herpes labial y 



otras enfermedades siguieron inmediatamente a cada una de las sesiones 
mensuales de quimioterapia. 

Para conservar su vida mediante el control de sus infecciones, F. C. 
tuvo que ser ingresada en el hospital despuès de cada serie de tratamientos. 
Esta situaciòn se hizo crftica y los mèdicos se vieron forzados a detener la 
quimioterapia despuès de que F. C. se hubiera sometido a sòlo nueve de 
las doce sesiones propuestas. Sus pulmones no habfan mostrado mejorfa. 
E1 càncer permanecfa inalterable y la enviaron a casa catalogàndola como 
«terminal» 3 sin que existiera otro tratamiento disponible. 

Esta paciente moribunda afectada por el càncer (cuya grave enferme- 
dad se habia visto complicada por los agentes citotòxicos) supo, gracias a 
una naturòpata de su regiòn, que la terapia Gerson habfa vencido batallas 
al càncer. En marzo de 1997, F. C. ingresò en el Centro de Tratamiento 
Gerson de Tijuana (Mèxico). Ella misma escribiò: «Senti inmediatamen- 
te que este hospital Gerson era un lugar de curaciòn». 

Pero para esta mujer concreta, el proceso de detoxifìcaciòn no fue fà~ 
cil. Experimentaba reacciones graves debido al tratamiento anterior con 
quimioterapia, con muchas nàuseas y vòmitos continuos. Gradualmente, 
no obstante, la terapia Gerson funcionò y eliminò las sustancias tòxicas 
acumuladas en su organismo. 

A F. C. le llevò varios meses superar los dahos provocados por su tra- 
tamiento con quimioterapia, y experimentò unos seis meses de ataques o 
recrudecimientos de los smtomas provocados por las sustancias quimicas 
que permanecian en su organismo. Estas reacciones de curaciòn suelen 
observarse en la mayorfa de los pacientes que han recibido los venenos 
acumuiativos de los agentes citotòxicos. 

Tras unos ocho meses de seguimiento de su règimen de la terapia 
Gerson en su hogar, la paciente acabò sintièndose mucho mejor. En esa 
època, sus amigos decfan que tenia un aspecto mucho màs saludable, y 
que su actitud se tornò alegre y vivaz. Seguia combatiendo los ataques 
ocasionales de nàuseas, aunque se maravillaba por la transformaciòn de 
su estado de salud. 

Previamente, tras su alta del hospital Gerson, sus radiograffas despuès 
de haberse sometido a su nuevo programa dietètico durante tres semanas, 
habian mostrado una mejoria tan espectacular que yalno existfa ningun 
crecimiento de los tumores pulmonares y mamarios. El tamano de los 
tumores se mantuvo estable. Ademàs, la mujer subrayò que: «espiritual y 
emocionalmente estoy haciendo lo correcto». 


'T' 


Tfa s seguir durante un ano la terapia Gerson, las reacciones curativas 
de esta paciente seguian apareciendo ocasionalmente como motivo de 
la quimioterapia anterior. Escribe: «Muchas veces, mi sensaciòn era la 
de que estaba pasando a travès de una tormenta interior, con periodos 
de calma que iban llegando». Pero todo iba bien para F. C. Ella misma 
informa de que «ahora mi piel resplandece, mi memoria ha mejorado, mi 
cabello ha vuelto a crecer con fuerza y tiene una textura maravillosa sin 
usar acondicionador». 

Una de las infecciones que le habia afectado durante las sesiones de 
quimioterapia eran hongos en las uhas de los pies, especialmente en las 
de los dedos gordos. Tras algunos meses siguiendo la terapia Gerson, esas 
zonas con hongos desaparecieron y ya vuelve a tener unas unas de los 
pies normales. Dice que «al ver las uhas de los pies nuevas y limpias, creo 
que Indican que mi sistema inmunitario està mejorando. Ademàs, las 
varices de mi pierna izquierda estàn reducièndose y ya no sobresalen». 

Durante la reacciòn de curaciòn por la que pasò durante seis meses, a 
finales de 1997, su piel mostraba tonalidades grises y volvia a vomitar vio- 
lentamente debido a unas nàuseas tan intensas que evitaban que durmie- 
ra. Segun comentò: «Era una situaciòn muy similar a la que experimentè 
inmediatamente despuès de recibir la quimioterapia, cuando estaba tan 
enferma». Entonces, las sustancias quimicas almacenadas estaban salien- 
do de su organismo, pero sus efectos contaminantes siguieron hacièndole 
sentir enferma mientras se iban eliminando. 

Tàmbièn describe ese recrudecimiento que surgiò a los seis meses 
como si pareciera que la gripe la hubiera invadido, pero supo que esta 
reaceiòn de curaciòn sehalaba el punto de inflexiòn en su victoria contra 
el càncer. Las perspectivas de esta mujer se hicieron mucho màs positivas. 
«La terapia Gerson no sòlo cura a la humanidad, sino que sana al entor- 
no,» nos contò. 

F. C. no està totalmente recuperada de la quimioterapia que le admi- 
nistraron. Esta antigua paciente aquejada de càncer que ha eliminado 
sus tumores ya lleva muchos meses con el tratamiento y sigue experi- 
mentando reacciones de curaciòn ocasionales. Informamos de su historia 
porque al Gerson Institute suelen llegar preguntas sobre si hay pacientes 
que previamente hubieran recibido un tratamiento con quimioterapia 
y que se hayan recuperado. A estos pacientes les decimos que lleva màs 
tiempo recuperar la salud tras la quimioterapia, pero que, con perse- 
verancla, es completamente posible. Este caso puede considerarse tipico 


250 


251 



I' 


sobre còmo alguien puede superar el càncer de mama con metàstasis 
en los pulmones, incluso despuès de haberse sometido a una qidmio- 
terapia citotòxica muy agresiva. Este capftulo està dedicado a aquellos 
pacientes inmunocomprometidos a los que les han administrado qui- 
mioterapia. 

Què es la quimioterapia y còmo actùa 

E1 prefijo quìmio- de la palabra quimioterapia indica que hay sustancias 
qufmicas implicadas en algun proceso o procedimiento, y el sufijo -tera- 
pia indica que el procedimiento es un tratamiento. Por tanto, el tèimino 
quimioterapia senala, unicamente, que el tratamiento aplicado coritra el 
càncer utiliza sustancias qufmicas (fàrmacos). 

Estas sustancias qufmicas administradas a modo de fàrmacos clestru- 
yen las cèlulas cancerosas a las que liegan, ya sea interfiriendo en el cre- 
cimiento celular o evitando que se reproduzcan. Los distintos fàrrnacos 
funcionan de diferentes formas para interrumpir el ciclo vital de cada 
cèlula cancerosa. Algunos afectan a la cèlula maligna durante una o màs 
de sus fases de crecimiento y no tienen efectos adversos sobre dicha cè- 
lula durante el resto de fases. Otros fàrmacos afectan a la cèlula durante 
todo su ciclo vital. 152 

La idea del oncòlogo es utilizar la quimioterapia como principal mè- 
todo para reducir la multiplicaciòn de las cèlulas cancerosas o paxa des- 
truirlas. Seria ideal que un fàrmaco administrado no afectara a las cèlu- 
las sanas y destruyera a las mortiferas. No obstante, casi todos los ag;entes 
quimioterapèuticos dcstruyen cèlulas de los tejidos, ya sean patologicas o 
fisiològicas, enfermas o sanas, mutagènicas u homeostàticas. Casi todos 
los agentes quimioterapèuticos con los que cuenta el oncologo son cito- 
toxicos, y, en este sentido, la particula cito- hace referencia a cualquier 
cèlula mientras que -tòxico indica su capacidad ponzonosa. 

Estos fàrmacos citotòxicos se remontan a la dècada de 1940, cuando 
una observacion en la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale 
reconocio que el potente gas mostaza nitrogenado de la primera guerra 
mundial habfa provocado danos selectivos en el sistema linfàtico y la 


152. Morra, M.; Potts, E.: Choices: realistic alternatives in cancer treatment , 
Avon Books, Nueva York, 1980, pp. 174, 175. 


mèdula òsea de los soldados. Se supuso que esta propiedad podria ser de 
utilidad como tratamiento contra los tumores malignos. Como conse- 
cuencia de ello, la primera aplicaciòn exitosa de la quimioterapia tuvo 
lugar en YaÌe a mediados de la dècada de 1940, al adaptar el personal 
de esa universidad el gas mostaza como mètodo para el tratamiento del 
càncer. A partir de esta pràctica se crearon agentes alquilantes a modo 
de terapia citotòxica. Las caracteristicas principales de los agentes alqui- 
lantes, como la fosfamida, el melfalàn y el clorambucil, son que se unen 
y destruyen los componentes de todas las cèlulas, principalmente el ma- 
terial genètico de su ADN (àcido desoxirribonucleico). 153 

Al igual que sucede con todas las cèlulas de los tejidos de las plantas y 
los animales, las cèlulas humanas cancerosas poseen ADN. De hecho, el 
«càncer» es algo que sucede cuando una parte del organismo de alguien 
crece de forma incontrolable y dana a otras partes sanas sencillamente 
porque un ùnico grupo de cèlulas crece y se multiplica de forma des- 
ordenada y descontrolada. Por tanto, el càncer es una enfermedad en 
la que una cèlula anormal del cuerpo muta y se multiplica de manera 
incontrolada. 154 

La razòn por la que se produce una irregularidad en el crecimiento 
celular es que el ADN de un tipo de cèlula se vuelve capaz de desobe- 
decer o escapar de los mecanismos de control que normalmente hacen 
que crezca de forma normal y ordenada. La clave para comprender la na- 
turaleza del càncer consiste en averiguar què es lo que mantiene normal- 
mente al ADN ordenado y còmo el ADN de algunas cèlulas es capaz de 
escapar a esta regulaciòn. Si los cientfficos poseyeran este conocimiento, 
comprendenan què es lo que provoca el càncer, lo que nos podria ayudar 
a todos a averiguar còmo prevenirlo. 155 

A1 no conocer por completo la razòn del desarrollo de esta enferme- 
dad maligna, cualquiera de nosotros que estè experimentando el creci- 
miento de un tumor puede beneficiarse de la aplicaciòn personal de la 


153. Moss, R. W.: Questionin g chemotherapy y Equinox Press, Brooklyn (Nueva 
York), 1995, p. 173. 

154. Bognar, D.: Cancer: Increasing your odds for survival, Hunter House, Ala- 
meda (Caiifornia), 1998, p. 10. 

155. Buckman, R.: What you really need to know about cancer> The John Hop- 
kins University Press, Baltimore, 1997, p. 9. 




252 


253 


terapia Gerson. Esto serà asx excepto que el sistema inmunitario de la 
persona haya quedado comprometido debido a un tratamiento previo 
con los agentes citotòxicos propios de la quimioterapia. Luego tendrà 
que seguirse un protocolo Gerson reducido o aminorado. 

EI protocolo Gerson aminorado para pacientes 
tratados previamente con citotoxinas 

Tal y como vamos a comentar en detalle, para la terapia Gerson, en 
lo relativo a los pacientes aquejados de cancer que se han sometido a 
una quimioterapia exhaustiva, este capftulo es otra porciòn fundamen- 
tal de nuestro libro. Muchas personas que padecen càncer se someten 
a quimioterapia como primer recurso, cuando en realidad èsta deberia 
encontrarse entre los ùltimos procedimientos de tratamiento que deben 
seguirse. Tenga en cuenta que la quimioterapia degrada todavia màs un 
sistema inmunitario ya danado. Nota: todos los fàrmacos citotòxicos son 
carcinògenos: provocaràn cànceres futuros. 

A1 autoadministrarse la terapia Gerson, su protocolo de medicaciòn 
para cualquier paciente que haya recibido un tratamiento con quimio- 
terapia difiere del protocolo estàndar. Por ejemplo, la cantidad de medi- 
caciòn varia considerablemente, y no pueden aportarse unas directrices 
absolutas. Aun asf podemos aportar informaciòn general sobre un pro- 
tocolo reducido o menos intensivo contra el càncer. Deben tenerse en 
cuenta el nùmero de sesiones del tratamiento citotòxico, sus dosis y los 
fàrmacos concretos administrados. Eso se debe a que la utilizaciòn del 
protocolo Gerson completo y no modificado puede ser extremadamente 
peligrosa para los pacientes aquejados de càncer que se han sometido a 
un tratamiento previo exhaustivo con agentes citotòxicos. 

La siguiente discusiòn sobre el protocolo de la terapia Gerson reduci- 
da es especifico para los pacientes que se han sometido a quimioterapia. 
Actuar teniendo estos conocimientos les ayudarà a responder màs ràpi- 
damente y a experimentar una mejor recuperaciòn a largo plazo de sus 
cànceres. De otro modo, algunos pacientes desinformados afectados por 
el càncer podrian automedicarse con el protocolo Gerson màs agresivo 
que hemos descrito en el capitulo 14, lo que podria afectar a su recupe- 
raciòn a largo plazo. 

Para alguien enfermo debido al càncer, incrementar las probabilida- 
des de supervivencia y de un eventual bienestar tendrà lugar con màs ra- 


pidez y eficacia siguiendo algunas advertencias propuestas por el Gerson 
Institute. Estas normas y recomendaciones concretas son el resultado de 
màs de cincuenta anos de experiencia y de paciente retroalimentaciòn 
con respecto a su uso. 

Una condidòn fisica afectada tras la quimioterapia 

Todos deben ser conscientes de que cualquier forma de quimioterapia es 
precursora de los danos en la condiciòn ffsica de todas las personas a las 
que se administran agentes citotòxicos de cualquier tipo. Esto se debe 
a que los fàrmacos quimioterapèuticos entran en el torrente sangmneo 
direc:tamente mediante una inyecciòn intravenosa o indirectamente a 
travès de su absorciòn por medio de la mucosa gàstrica o intestinal, tras 
lo cual se supone que los fàrmacos son transportados hacia donde las 
cèlulas tumorales estèn medrando. La administraciòn de un tratamiento 
quimico es ciertamente diferente a la cirugfa y a la radioterapia, que 
concentran su efecto sobre alguna parte o regiòn concreta del organismo. 
La quimioterapia se usa cuando existe la posibilidad de que las cèlulas 
cancerosas puedan estar depositadas en otros lugares aparte del tumor 
primario o que estèn circulando por todo el organismo por el torrente 
sanguineo. 156 

Tàl y como hemos mostrado en capftulos anteriores, la quimioterapia 
rara vez consigue la supervivencia a cinco anos vista (o «curaciòn») de 
algu ien afectado por el càncer: menos del 15 % de los casos para todos 
los tumores malignos. Puede que detenga temporalmente el crecimiento 
celu] ar irregular, o que el fàrmaco administrado alivie el dolor y permita 
que la vida se prolongue un poco màs. 157 Pero, en nuestra opiniòn, la 
quimioterapia como primer recurso es un error. En lugar de ello deberfa 
utilizarse como ùltimo recurso si otros tratamientos màs suaves han 
fallado. 

En la quimioterapia contra el càncer se usan màs de sesenta y cinco 
fàrmacos citotòxicos disponibles comercialmente, y se estàn estudiando 
otros tantos en pruebas clinicas. Algunos agentes quimioterapèuticos 
provocan problemas menores en forma de efectos adversos como la som- 
nolencia, la fatiga general, la Idiarrea, la pèrdida del cabello, las ùlceras 

156. Op. cit Morra, M.; Potts, E., p. 176. 

157. Ibidem . 


254 


255 



en la boca, unos recuentos sangumeos bajos, las nàuseas y los vòmi- 
tos. Estos son los efectos secundarios inmediatos conocidos con mayor 
frecuencia, porque un paciente aquejado de càncer los experimenta de 
forma clara y obvia. 

No obstante, lo que rara vez se comenta entre el oncòlogo y el pa- 
ciente son los otros efectos màs graves, que son residuales, duraderos y 
tienen implicaciones màs Ìmportantes para la calidad de vida ya de por 
si deteriorada del paciente, 

E1 paciente tratado previamente con productos qmmicos suele que- 
dar, con frecuencia, en un estado fisico muy debilitado. Esta debilidad 
surge debido a que (1) se provoca una reducciòn en el numero de los 
componentes de la sangre que transportan el oxigeno y otros nutiientes a 
las cèlulas, (2) distintas mutaciones celulares, que pueden acabar provo- 
cando los cànceres secundarios, lo que es algo comun, (3) la aceleracion 
del crecimiento del tumor, en lugar de su reducciòn de tamano, y (4) un 
envenenam iento profundamente arraigado de los tejidos vitales que es 
improbable que se solucione a no ser que las sustancias quimicas antican- 
cerosas sean eliminadas de las cèlulas de esos tejidos danados. 

Estas manifestaciones de debiiidad fìsica son efectos secundarios im- 
portantes de los que rara vez se habla, pero que son ias principales razones 
para evitar la administraciòn de quimioterapia con fàrmacos citotòxicos. 

Incluso aunque el paciente permanezca en un buen estado flsico tras 
someterse a la quimioterapia, aquf tenemos una breve discusiòn sobre 
esos efectos secundarios adversos mencionados: 

1. Recuentos sanguineos bajos 

La reducciòn prolongada en los nùmeros de componentes de la sangre 
debido a la quimioterapia da lugar a la debilidad ffsica, el aletargamiento 
mental, la fatiga crònica, la lasitud espiritual, la depresiòn emocional y a 
una postraciòn rotunda. Por ejemplo, un nùmero reducido de glòbulos 
blancos deja a la persona que se ha sometido a quimioterapia con una 
vulnerabilidad a las infecciones. Evitar a cualquiera que padezca. un res- 
friado o la gripe se convierte entonces en una obligaciòn. Ademàs, el bajo 
recuento de plaquetas resultante debido a la quimioterapia da lugar a que 
sea fàcil que aparezcan cardenales y hemorragias. Como consecuencia de 
ello, el paciente debe tener cuidado para evitar los cortes, quemaduras o 
heridas y deberia mantener se alejado de las aspirinas, el alcohol y otros 
fàrmacos que hacen que la sangre sea màs fluida. A veces, si el recuento 


de plaquetas de una persona cae hasta niveles excesivamente bajos, pue- 
de que sean necesarias transfusiones. 158 

2. Mutaciones celulares 

Algunos anos depuès de recibir un tratamiento de quimioterapia, los pa- 
cientes pueden desarrollar cànceres secundarios, como, por ejemplo, una 
leucemia aguda. La Agencia Internacional para la Investigaciòn del Càn- 
cer (IARC) ha identificado veinte agentes anticàncer que normalmente 
se usan y que son, de hecho, potentes carcinògenos. 159, 160 Estos casos de 
generaciòn de càncer estàn frecuentemente relacionados con dos agen- 
tes alquilantes comerciales especialmente populares: el Cytoxan™ y el 
Alkeran™, ademàs de casi todas las sustancias quimicas anticancerigenas 
de tipo hormonal. Las combinaciones de estos fàrmacos mortfferos ad- 
ministrados a los pacientes en forma de «còctel» son incluso peores con 
respecto a sus efectos secundarios residuales favorecedores del càncer. 

En su respetado libro mèdico Cancer: Principles and practice of 
oncology , Leonard DeVita (doctor en medicina), firme defensor de la 
quimioterapia, admite las propiedades potenciadoras del càncer de los 
fàrmacos citotòxicos. E1 doctor DeVita afirma: «Las combinaciones qui- 
mioterapèuticas pueden aumentar significativamente el riesgo de pade- 
cer tumores secundarios, especialmente leucemias no linfociticas. La 
combinaciòn de ciclofosfamida, lomustina y vincristina [tres agentes 
citotòxicos] da lugar a una incidencia de la leucemia del 14 % en el 
transcurso de los cuatro anos posteriores al tratamiento. E1 gas mostaza 
nitrogenado, la vincristina, la prednisona y la procarbacina usados para 
el tratamiento de la enfermedad de Hodgkins dan lugar a unos por- 
centajes de leucemia del 17 % [. ..] La radiaciòn incrementa el riesgo de 
padecer leucemia». 


158. Dollinger, M.; Rosenbaum, E. H.; Cable, G.: Everyone’s guide to can- 
cer therapy, 3. a ed. rev. Andrews McMeel Publishing, Kansas City (Misuri), 
1997, p. 67. 

159. Ludlum, D. B.: «TherapeutÌc agents as potential carcinogens», en Che- 
mical carcinogenesis and mutagenesis, editado por P. L. Grover y C. S. Cooper, 
Springer-Verlag, Berlm (Alemania), 1990, pp. 153-175. 

160. Marselos, M.; Vainio, H. (1991): «Carcinogenic properties of pharma- 
ceutical agents evaluated in the IARC monographs programme», Carcinogene - 
sis. 12; 1751-1766. 



3. La aceleracion del crecimiento de los tumores 

Como resultado directo del hecho de entrar en contacto con los agentes 
quimioterapèuticos, que supuestamente reducen el tamaho de los tumo- 
res malignos, a veces se acelera ei crecimiento de los tumores. Las cèlulas 
que constituyen su estructura se tornan, aparentemente, resistentes a los 
fàrmacos 7, como paradoja del objetivo, ven potenciada su capacidad 
de expandirse 7 metastatizar. Los estudios clinicos de los pacientes 7 las 
investigaciones en los laboratorios con animales han demostrado esta 
paradoja. I6Ij 162 

4. Toxìddad profundamente arraigada 

La quimioterapia provoca que los tejidos experimenten reacciones com- 
plejas debido al intento del organismo por detoxificarse. Los agentes cito- 
tòxicos son los contaminantes supremos, considerados por el organismo 
como productos de desecho, 7 el metabolismo quiere deshacerse de estos 
residuos presentes en su interior. Durante el transcurso de este proceso se 
desarrollan internamente problemas de salud subclmicos 7 obvios. 

Los òrganos del cuerpo protestan por la presencia de venenos mèdicos 
de varias formas: (1) mediante un funcionamiento comprometido del 
higado; (2) a travès de una diarrea continua para eliminar la irritante 
bilis; ( 3 ) mediante dolores en forma de calambres en la parte baja del ab- 
domen; ( 4 ) a travès de flatulencias 7 gases; ( 5 ) mediante otros smtomas 
sistèmicos generales manifestados en forma de sensaciones similares a las 
que se producen cuando se tiene una gripe, de dolor de cabeza, sudores, 
un olor corporal intenso, debilidad, mareos, desma^os, espasmos intesti- 
nales 7 achaques 7 dolores musculares. 

Estas molestias son indicaciones de la existencia de venenos profun- 
damente arraigados en el interior del organismo debido a los agentes 
citotòxicos. Se trata de reacciones tòxicas que aparecen de forma sutil 
pero repetida. Una vez que las citotoxinas han sido eliminadas gracias al 
uso de la terapia Gerson, estos envenenamientos se recrudecen en forma 


161 . Houston, S. J., etal. (1992): «The influence of adjuvant chemotherap^ on 
outcome after relapse in patients with breast cancer», Proceedings ofthe Annual 
Meetìng ofthe American Society ofCancer Oncologists , 11 : A 108 . 

162. «Side glance: laboratot^-bred mice», Journal ofthe National Cancer Insti- 
tute, 1995 , 87 : 248 . 


de lo que el personal del Gerson Institute describe como «reacciones de 
curaciòn» similares a las descritas anteriormente por F. C. 

Eì tratamiento previo con quimioterapia 
sin experimentar debilidad 

Hemos afirmado que la quimioterapia es tòxica; no obstante, los sinto- 
mas 7 los signos de la debilidad fisica resultante no aparecen necesaria- 
mente en todos los casos. Lo màs probable es que las disfunciones sub- 
clmicas estèn presentes en el paciente al que le administran sustancias 
quimicas tòxicas, pero los signos obvios de estas disfunciones pueden 
pasar desapercibidos, 7 este conjunto de circunstancias nos lleva a una 
situaciòn de un pretratamiento con quimioterapia sin que el paciente 
experimente debilidad. 

Un paciente que acepta la terapia Gerson despuès de haberse so- 
metido a un tratamiento previo con sustancias quimicas 7 fàrmacos 
sintèticos quizàs no ha^a experimentado debilidad fisica. Por tanto, este 
capitulo le aconseja còmo puede seguir la terapia Gerson. La persona 
tratada con fàrmacos bendecida con una ausencia de efectos adversos 
externamente visibles habrà conservado un apetito normai, no habrà 
tenido que ser ingresada 7 no habrà experimentado una pèrdida de peso 
extrcmada. Estamos describiendo a un individuo extremadamente afor- 
tunado. 

Aun asf, cualquiera que encaje en esta descripciòn deberfa recibir el 
protocolo Gerson aminorado descrito en el txtulo de este capxtulo. E 1 
numero de sesiones de quimioterapia, las dosis 7 los fàrmacos tòxicos 
concretos recibidos debe tenerlos en cuenta el paciente 7 cualquier profe- 
sional sanitario que aconseje la terapia Gerson. FJ seguimiento del pro- 
tocolo Gerson completo 7 sln modificaciones en el caso de cualquier 
paciente que se ha^a sometido a quimioterapia, con independencia del 
tiempo transcurrido desde el ultimo tratamiento, puede ser extremadsp 
mente peligroso. 

A partir de las experiencias del personal del Gerson Institute, sabe- 
mos que los pacientes tratados previamente con quimioterapia respon- 
den màs ràpidamente 7 experimentan una mejor recuperaciòn a largo 
plazo cuando siguen el protocolo Gerson modificado o «reducido». La 
medìcaciòn siguiendo los aspectos del protocolo usual 7 màs agresivo 
se llevarà a cabo a expensas de la seguridad 7 de la recuperaciòn a largo 




plazo. Como consecuencia de ello, advertimos a esos pacientes c[ue pa- 
decen canceres complicados por la quimioterapia que deberfan seguir el 
programa reducido de la terapia Gerson descrito a continuacion. 

E1 protocolo reducido de la terapia Gerson 
para pacientes tratados con sustancias quimicas 

Cualquier persona afectada por una o màs enfermedades degenerativas 
(el càncer entre ellas) y con un historial de quimioterapia deberia seguir 
el protocolo modificado de la terapia Gerson. 163 Por ejemplo, tal y como 
se describe en A cancer therapy: Results offifty cases, escrito por Max Ger- 
son, tomar zumos de fruta y hortalizas de cultivo ecològico recien pre- 
parados es una potente fuente de nutriciòn y un elemento detoxiiìcador 
increiblemente poderoso. 164 E1 consumo de zumo se lleva a cabo, por 
tantOj de forma distinta en el caso del paciente tratado previamente con 
sustancias quimicas. 

E1 consumo de zumo 

Para un paciente aquejado de càncer que ha sido tratado con fàrmacos 
qulmicos tòxicos, es aconsejable iniciar el regimen de toma de zumos 
bebiendo solo entre 60 y 120 ml de zumo de hortalizas o fruta recièn 
preparado. A1 principio del proceso de consumo de zumos, debido a 
su intensa eficacia, elimine los tres zumos sòlo de zanahoria recomen- 
dados. 

La dosis de cualquiera de los zumos variarà dependiendo del estado 
del paciente, de su capacidad para tolerar estos zumos y de cualquier po- 
sible efecto secundario resultante. Si el paciente puede tolerar la cantidad 
reducida de zumo, se incrementaràn las cantidades al cabo de dos o tres 
dias. Normalmente se consumiràn de 60 a 120 ml, o entre 120 y 180 ml 


163. Gerson ™ therapy practitioners training seminar workbook , The Gerson Ins- 
titute, Bonita (California), 1996. 

164. Gerson, M.: A cancer therapy: Results offifty cases and the cure ofadvanced 
cancer by diet therapy: A summary of 'thirty years ofclinical experimentation , The 
Gerson Institute, Bonita (California), 1999. 


de una vez y, eventualmente, despuès de siete a diez dias, se progresarà 
hacia la aceptaciòn de las tomas completas de 250 ml. Por ultimo, se 
podrà hacer tomar al paciente tratado con sustancias quimicas los tres 
zumos sòlo de zanahoria a diario. 

Debe tenerse cuidado para asegurarse de que el paciente siga tolerando 
todos los zumos sin nduseas ni otros efectos secundarios significativos. Si apa~ 
recen estos efectos y reduzca las dosis de zumo. 

Recomendamos que los pacientes sigan con el siguiente programa de 
consumo de zumos: cada dfa, lo mejor es beber (a) un zumo de naranja, 
(b) cuatro zumos de verduras de hoja, (c) cinco zumos de manzana/zana- 
horia y (d) tres zumos de zanahoria. Para reducir las nàuseas e incremen- 
tar la tolerancia al consumo de zumos, anàdales gachas hasta un 50 % 
de su volumen. 

Soludòn de compuesto de potasio (Ifquida) 

La dosificaciòn inicial recomendada para la soluciòn de compuesto de 
potasio es de 1 cucharadita diez veces por dia, lo que representa unos 
500 mg o 12,5 mEq de cada uno de los siguientes elementos: acetato, 
gluconato y monofosfato de potasio (K). Esto suma un total de 1,5 g o 
37,5 mEq/dia. 

En los pacientes que estèn en buen estado a pesar de la quimioterapia, 
la dosificaciòn normal de 4 cucharaditas diez veces por dxa podrxa alcan- 
zarse, cuidadosamente, en varios pasos a lo largo de un tratamiento de 
entre siete y diez dfas si no se observan efectos adversos. Aquellos pacien- 
tes que se encuentren en un estado màs delicado que el ideal deberian 
incrementar su dosis a 2 cucharaditas diez veces al dia y luego, bajo una 
atenta observaciòn, incrementar muy lentamente la dosis hasta las 3 y 
luego las 4 cucharaditas diez veces por dxa, mientras el paciente sea capaz 
de tolerarlo. 

Existen contraindicaciones a la soluciòn de compuesto de K: los pa- 
cientes que presentan un historial de insuficiencia renal o disfunciòn 
renal generalizada, gastritis, nàuseas, metàstasis òseas significativas o 
cualquier indicaciòn de problemas de coagulaciòn deben empezar con/ 
1 cucharadita diez veces al dfa. La dosis puede incrementarse lentamente 
despuès de observar los efectos del conppuesto. Cualquiera con un his- 
torial de insuficiencia cardiaca, infarto ae miocardio o de fallo cardiaco 
congestivo no deberia consumir potasio hasta que un mèdico haya estu- 
diado sus anàlisis. 


260 


i 


261 



Soludòn de Lugol (yoduro de potasio o KI) 
a la mltad de su concentraciòn normal 

La dosis recomendada de solucion de Lugol es de seis gotas por dia. No 
obstante, su consumo tiene contraindicaciones en el caso de los pacien- 
tes que han sìdo tratados previamente con quimioterapia. Ademàs, si la 
persona tiene un historial de alergia al yodo, la soluciòn de Lugol no està 
indicada, por lo menos inicialmente. Puede ahadirse, con precaucion, 
despuès de tres a cinco dias, empezando con una gota y luego incremen- 
tando la dosis en el grado en que lo permita la tolerancia. 

Los pacientes con insuficiencia hepàtica, con un tumor primario o 
metastatizado en el hxgado, hepatitis o cirrosi s hepàtica, deberìan empe- 
zar con una o dos gotas de solucion de Lugol al dia, para asi evitar las 
hemorragias o una reducciòn del recuento de las plaquetas en la sangre. 
Aquellos pacientes con metàstasis oseas deberìan tomar una menor can- 
tidad de soluciòn de Lugol para evitar un deterioro òseo excesivo y dolor. 
Cualquier paciente que se sepa que estè afectado por una intoxicaciòn 
por metales pesados deberfa, ademàs, recibir, adicionalmente, una dosis 
inicial de entre una y dos gotas al dfa. 

Extracto de glàndula tiroides 

La hormona tiroidea se toma a una dosis de 65 mg una o dos veces al 
dxa, pero el uso del extracto de glàndula tiroides tiene unas contraindi- 
caciones similares a las de la soluciòn de Lugol. Estè atento a los signos 
de hipertiroidismo, como la taquicardia, la ansiedad, el insomnio y los 
temblores. Reduzca la dosis si cualquiera de estos smtomas hace acto de 
presencia. Advièrtase tambièn que una taquicardia pasajera puede ser 
una reacciòn tòxica o de recrudecimiento. Los pacientes con un historial 
de insuficiencia cardfaca o de otros problemas del corazòn deberian em- 
pezar tomando un màximo de 130 mg de extracto de glàndula tiroides 
a diario. 

Niacina 

Este nutriente (la niacina o vitamina B 3 ) se administra a una dosis de 
50 mg seis veces al dfa. Exsten algunas contraindicaciones, como en el 
caso de los pacientes que padecen insuficiencia hepàtica, una actividad 
tumoral primaria o metastàtica en el hxgado, hepatitis o cirrosis hepàtica. 
Estos pacientes deberfan tomar un màximo de 100 a 150 mg de niacina 


al dia. Aquellos con un historial mèdico de hemorragias, ulceras o gas- 
tritis, o que estèn tomando prednisona al mismo tiempo, otros esteroides 
o cumarinas no deberian tomar niacina. 

Pancreatina 

Esta enzima pancreàtica de origen porcino se puede administrar a una 
dosis de tres tabletas de 325 mg cada una cuatro veces al dia. Està con- 
traindicada para los pacientes afectados por un sarcoma. 

Inyecciòn de extacto de higado/vìtamina & u 

Esta combinaciòn se administra una vez al dia en forma de inyecciòn 
intramuscular con una dosis de 100 pg de vitamina B, 2 junto con 3 cm 3 
de extracto de higado. Aparte de dar lugar a unos niveles excesivos de 
vitamina B ]2 y a reacciones alèrgicas ocasionales, no se conocen contrain- 
dicaciones para la inyecciòn de extracto de hfgado/vitamina B ]? . 

Acidol 

El producto compuesto por enzimas gastrointestinales conocido como 
Acidol (betafna hidrocloruro y pepsina) se toma a una dosis de dos càp- 
sulas tres veces al dfa ingeridas antes de las comidas. Este producto, que 
constituye una ayuda gàstrica, tiene contraindicaciones que consisten en 
ulceras gàstricas, gastritis, ulceras graves, hemorragias intestinales o pro- 
blemas esofàgicos. Los pacientes que experimenten estas complicaciones 
y los que tomen cumarinas no deberian tomar Acidol. 

Coenzima Q 0 

Aunque no es una vitamina, la coenzima tiene propiedades similares 
a las de las vitaminas. La dosis inicial es de 90 mg una vez al dia. Si no 
aparecen efectos secundarios en forma de taquicardia o arritmia, incre- 
mente la dosis, el segundo dfa, a 300 mg al dia, y el tercer dia aumèntela 
hasta los 600 mg. A partir de ahf permanezca con esta dosis. 

Wobe lVIugos y Megazyme Forte 

Estas enzimas gastrointestinales estàn indicadas principalmente cuando 
el paciente padece gases graves y excesivos. Algunos estudios indican, 
ademàs, que las enzimas pueden ser de utilidad para reducir las masas 
tumorales. 


262 


263 



laetrii 

E1 laetril, conocido genèricamente con el nombre de amigdalina, està in- 
dicado para el tratamiento de las metàstasis òseas y puede ser de utilidad 
para el tratamiento de los cànceres pulmonares. Si se dispone de laetril, 
se usa principalmente para reducir los niveles de dolor, y genei almente 
es eficaz entre diez dias y dos semanas despuès del inicio de su adminis- 
traciòn a diario. La dosis es de 3 g (5 cm 3 ) por via intravenosa una vez 
al dfa. 

Levadura de cerveza 

Este tipo de levadura alimentaria derivada de la producciòn de la cerveza 
no es recomendable en la mayoria de los casos debido al riesgo de que se 
desarrolle o empeore el smdrome de la levadura (candidiasis). Ademàs, 
muchas personas que toman esta levadura informan de una distensiòn 
abdominal extremada y de gases. 

Tratamiento con aceite de ricino 

Este aceite vegetal està contraindicado en aquellos pacientes que se ha- 
yan sometido a quimioterapia. Aun asi, el aceite de ricino puede admi- 
nistrarse a los pacientes que hayan recibido quimioterapia despuès de 
permanecer entre seis y nueve meses siguiendo la terapia Gerson. No 
obstante, deberfa tomarse con mucha precaucion, ya que pueden produ- 
cirse efectos secundarios extremadamente tòxicos debido a la elimina- 
ciòn de los residuos de la quimioterapia del organismo. E1 aceite de ricino 
es un potente detoxificador, y la citotoxicidad acumulada desde hace 
mucho tiempo puede salir de los tejidos. Esta liberaciòn puede provocar 
unas reacciones de curaciòn graves. 

Enemas de cafè 

Tal y como hemos descrito detalladamente, los enemas de cafè se aplican 
a los pacientes que se han sometido previamente a un tratamlento de 
quimioterapia en forma de un enema de 946 ml dos o tres veces al dia. 
En algunas personas se reducirà esta dosis a la mitad de su concentraciòn 
mezclando 473 ml de manzanilla con 473 ml de cafè. La dosis de l enema 
1 puede incrementarse en el grado necesario, pero se debe tener cuidado 
para no sobreestimular el higado y provocar unos efectos secundarios 
extremadamente tòxicos debido a la eliminaciòn de los residuos de la 
quimioterapia depositados en el interior del organismo. 


Terapia de control para eì paciente tratado 
previamente con quimioterapia 

La terapia de control o de seguimiento es necesaria si se sigue este proto- 
colo de la terapia Gerson aminorada. Los cambios en las medicaciones 
se llevaràn a cabo durante el primer aho del tratamiento. Por ejemplo, 
aproximadamente un mes despuès de recibir el alta en el centro donde 
el paciente estaba ingresado y tras recibir su tratamiento (probablemente 
entre seis y nueve semanas despuès de la admisiòn en el hospital que 
aplica la terapia Gerson y el inicio de esta terapia), se ajusta la medicaciòn 
con el extracto de tiroides, el potasio y la soluciòn de Lugol. Si el pacien- 
te ha recibido unos niveles extremadamente reducidos de estos fàrmacos, 
podremos Ìncrementar la medicaciòn entre un 25 y un 50 %. Los otros 
suplementos suelen mantenerse en los niveles ÌnicÌales. 

Si el paciente estaba recibiendo unos niveles normales de acuerdo con 
el protocolo Gerson (por ejemplo 40 cucharaditas de potasio y 18 gotas 
de soluciòn de Lugol), estos niveles de medicaciòn se reduciràn aproxi- 
madamente un 50 %. Los niveles de medicaciòn ajustados suelen man- 
tenerse durante entre nueve y catorce meses. Las adaptaciones suplemen- 
tarias suelen llevarse a cabo basàndose en los resultados de los anàlisis de 
sangre y otras pruebas diagnòsticas. 

Notese que este protocolo de control difiere sìgnificativamente de la infor- 
maciòn que aparece en el libro origìnal del doctor Gerson A cancer therapy. 
Ahora se deberà mantener a los pacientes con unas dosis màs elevadas 
de los tres medicamentos principales durante periodos màs prolongados 
que en la època del doctor Gerson. Cuando las medicaciones se reducen 
con demasiada rapidez (tal y como se programa en A cancer therapy ), los 
pacientes suelen tener dificultades y experimentan una ralentizaciòn de 
la recuperaciòn o una recidiva de la enfermedad. 

En el caso de aquellos pacientes especiales que se han sometido a 
quimioterapia antes de emprender la terapia Gerson, seguir las instruc- 
ciones que aparecen en este capftulo asegurarà una mejora de la salud y 
un potencial restablecimiento. 


264 


265 



16 


TERAPiA MODIFICADA PARA 
PACIENTES AFECTADGS POR CANCER 
YMUY DEBILITADOS 


Joergon van Zsidy (mèdico y naturòpata), de Montreal, Quebec (Ca- 
nacla) quiere que la gente sepa que es un paciente de cancer que se ha 
recuperado y sobrevivido. El doctor van Zsidy participò en el programa 
terapèutico Gerson cuando se encontraba en el estado màs debilitado de 
su anterior enfermedad degenerativa. Ahora està en una forma excelente, 
pero durante esa terrible època, el doctor van Szidy afirmaba: «Estaba al 
borde de la muerte y màs enfermo de lo que nadie podria imaginar que 
se puede sentir alguien. Incuestionablemente, la terapia Gerson me salvo 
la vida y todavfa hoy me funciona». 

En 1988, el doctor van Szidy, que antes era psiquiatra y ejercxa su 
profesiòn en Holanda, pero que en la actualidad es mèdico naturòpata y 
profesor de universidad en Montreal, Quebec (Canadà), se dio cuenta. de 
su prolongado y extremo cansancio y de su falta de energia (lo que hoy se 
corioce y se identifica como stndrome de fatiga crònica). Simultàneamente, 
y justo despuès de su fatiga, el doctor van Szidy desarrollò un malestar 
adicional, como zonas con prurito por todo su cuerpo, depresiòn, dolores 
de cabeza intensos y nàuseas. Al principio intentò tratarse por su cuenta. 
«Aun asx — admite hoy—. Tenia a un loco por mèdico y a un segundo loco 
por paciente.» 

Durante las siguientes semanas, el doctor van Szidy no sintiò mejo- 
rxa con sus cuidados y recetas personales, y, a continuaciòn, le sobrevi- 
no el estrenimiento crònico, que se extendiò a lo largo de un periodo 
muy prolongado. E1 estrenimiento era tan grave que, a veces, no de- 
fecaba durante cinco dfas. Como complicaciòn de su estrenimiento, 
siempre le acompanaba un dolor crònico en las articulaciones como 


267 



resultado de una duradera osteoartritis, especialmente en las dos ro- 
dillas. 

Para superar el continuo dolor en las rodillas, el doctor van Szidy 
tomò aspirinas y otros analgèsicos. No obstante, al no mostrar mejoria 
en ninguno de sus smtomas, empezò a consultar a profesionales de la 
salud a los que conocia. Los mèdicos a los que acabò consultanclo pro- 
fesionalmente debido a sus diversas molestias le aportaron algunas re- 
comendaciones de tratamientos que oscilaban desde vagas a ìnsuJtantes. 
Como consecuencia de ello decidiò, meramente, vivir con sus problemas 
de salud y tratarlos lo mejor que pudo. 

Un ano mas tarde, este mèdico naturòpata convertido en paciente 
tuvo que hacer frente a un grupo distinto de signos y sfntomas. Sus nue- 
vos problemas inclman unos bultos (tumores) grasos (lipomas) que le apa- 
recieron bajo la piel y que, tras ser sometidos a biopsias en diversos puntos 
resultaron no ser malignos, pero los anàlisis de sangre, que forrnaban 
parte de las pruebas para su diagnòstico, sugerfan que padecia hepatitis, y 
se puso amarillo debido a la ictericia. A continuaciòn, el doctor van Zsidy 
empezò a perder peso, y la cosa fue seria. Despuès de seis meses, cuando 
ya habia perdido casi 23 kilos, habia sido hospitalizado siete veces para 
solucionar sus vòmitos, su extremada debilidad y sus ganglios linfàticos 
inflamados. Por supuesto, el paciente habia dejado de tratarsc desde hacfa 
ya tiempo y un grupo de especialistas mèdicos se estaba ocupando de sus 
diversas necesidades, pero nada fue de utilidad y el amplio nùm< 2 ro de 
signos y sfntomas seguia presente. 

Incluso con exàmenes repetidos no se hallò càncer hasta que un mè- 
dico especialista en medicina interna que le sometiò a un escàner por to- 
mografia computerizada (TAC) descubriò tres nòdulos linfàticos con un 
resultado positivo a tumores malignos. Tras someterse a muchas pmebas 
clmicas y analiticas adicionales, finalmente se descubriò que el lòbulo 
hepàtico derecho del doctor van Szidy tenfa algunos pequenos nòdulos 
malignos que crecfan en èl. Ademàs, el lòbulo hepàtico izquierdo mostra- 
ba una neoplasia mayor, con un tamano de 2 x 3 cm. Si el diagnostico 
inicial de hepatitis habia sido correcto, ahora se habfa convertido en un 
càncer hepàtico confirmado. 

E1 destino todavia no habia dicho la ùltima palabra a este desgracia- 
do hombre, ya que le sobrevinieron màs problemas. Los pies del paciente 
se hincharon, su abdomen se distendia por la acumulaciòn de liquido 
(ascitis), el higado canceroso aumentò enormemente de tamano, la co- 


mida le provocaba nàuseas y el dolor que sentia en las rodillas aumentò 
hasta ser atroz. Ademàs, al doctor van Szidy el abdomen le dolia y sentia 
calambres continuamante debido a lo que podria describirse como una 
«indigestiòn crònica». Este hombre se sentfa realmente fatal, dèbil y ago- 
tado y deseaba que se pusiera fin a este sufrimiento. 

No obstante, su especialista en medicina interna y el oncòlogo que le 
atendia rechazaron la quimioterapia, ya que ambos coincidian en que 
el estado de su paciente estaba demasiado avanzado como para que los 
agentes citotòxicos le hicieran algùn bien; la prednisona se descartò, ya 
que habfa padecido tuberculosis cuando era un bebè. (La administraciòn 
de corticoesteroides està contraindicada cuando estàn presentes lesiones 
tuberculosas antiguas y encapsuladas.) 

Cuando el peso del doctor van Zsidy era ya de sòlo 44 kilos y estaba 
tan dèbil que no podfa levantarse de la cama para hacer sus necesidades, 
el paciente y sus mèdicos estuvieron de acuerdo en que no sobrevivirfa 
màs de un par de dias. Este hombre le dijo a su hermano que querxa mo- 
rir en su casa, en las montanas que rodean Montreal, desde donde podia 
ver el rfo y las colinas. Por tanto, su hermano lo dispuso todo para que le 
ìlevaran a su hogar en una ambulancia. Tras pedfrselo, su vecino, al que 
consideraba un amigo fntimo, cavò una tumba en el cementerio privado 
de la propiedad de los van Zsidy. Fue un encargo tristisimo. 

Como tenia incontinencia y ya no podia soportar la pèrdida de su 
dignidad personal, el doctor van Zsidy esperaba la muerte con impacien- 
cia y pensò seriamente en acelerar el proceso suicidàndose. Lo intentò, 
pero su debilidad fisica total evitò que lo hiciera. Por tanto, el paciente 
esperò y sufriò su infierno personal en la Tierra. 

A pesar de que ingerfa numerosos analgèsicos, los ataques de dolor 
corroyente, constante y agudo interrumpian su sueno. A1 observar su es- 
tado, a cualquiera le resultaria dificil encontrar a alguien màs fràgil, en 
un estado tan lamentable y tan dèbil como Joergon van Zsidy (mèdico y 
naturòpata). 

Entonces sucediò algo que modificò dramàticamente esta situaciòn. 
E1 hermano del doctor van Zsidy le trajo una copia muy manoseada de 
la tercera ediciòn revisada del libro del doctor Gerson para que lo leyera, 
y fue algo que le abriò los ojos. Este paciente se propuso probar la terapia 
dietètica: un ùltimo intento por sobrevivir. 

E1 doctor van Zsidy decidiò seguir el programa Gerson. La gente de 
su entorno, su familia, sus amigos y sus vecinos le ayudaron a llevar a 


cabo el enfoque terapèutico Gerson contra el càncer. Entre otros proce- 
dimientos por los que este individuo casi sordo tuvo que pasar tenemos 
la detoxificaciòn cotidiana mediante enemas de cafè. De hecho, el doctor 
van Zsidy incrementò el numero de enemas hasta uno cada hora (quizàs 
entre ocho y diez enemas màs por dfa de los que deberfa haberse aplica- 
do). Sus seres queridos le ayudaron a llevar a cabo los distintos tràmites, 
y los resultados de estos enemas fueron soprendentes para el paciente y 
para aquellos que se los administraron. E1 paciente nos ha informado 
que vìo cantidades innumerables de paràsitos en sus heces y que èstas 
desprendfan un hedor horrible. 

Ademàs, este hombre empezò a beber grandes cantidades de zumos 
de fruta y hortalizas de cultivo ecològico recièn preparados, consumia 
tantas hortalizas de cultivo orgànico como su cuerpo admitfa y toma- 
ba los medicamentos recetados. Como consecuencia de ello, el doctor 
Joergon van Zsidy empezo a ganar peso a un ritmo de unos 0,7 kilos 
por semana. A1 poco tiempo, su debilidad desapareciò y su energia retor- 
nò. Despuès de ocho meses, la artritis de sus rodillas se desvaneciò por 
completo y, de caminar kilòmetros por los senderos de montana pasò a 
correr por ellos. E1 doctor van Zsidy siguio fielmente la terapia Gerson 
de esta forma durante dos anos, durante los cuales afirma, para que lo 
publiquemos aqui: «Me sentxa mejor de lo que me habia sentido nunca». 

Esa experiencia iniciàtica del doctor Joergen van Zsidy con la terapia 
Gerson tuvo lugar hace siete aiios, y este mèdico consume sòlo hortali- 
zas y fruta de cultivo ecològico. Su dieta no incluye proteinas de origen 
animal ni cereales. Toma muchos zumos de hortalizas y fruta de cultivo 
ecològico recièn preparados y continùa con los enemas de cafè, a veces 
regularmente, pero sobre todo de forma irregular. 

Para completar su historia clxnica, el doctor van Zsidy dice: «Duran- 
te los ùltimos siete anos no he vuelto a sentir un retorno de la debilidad 
de ningùn tipo, y nunca padezco resfriados, gripes, dolores de cabeza, 
artritis ni nìngùn otro dolor. Mi càxicer hepàtico ha desaparecido, ya 
no noto los smtomas de la enfermedad y ni siquiera ligeras molestias. 
Gracias a Dios y al doctor Gerson he vuelto a ser una persona sana». 

Ei protocolo Gerson para un paciente aquejado 
de càncer y con debilidad 

E1 protocolo de nutriciòn, dieta y medicaciòn de la terapia Gerson para 
el tratamiento de un paciente aquejado de càncer en un estado de gran 


debilidad, haya o no pasado por un tratamiento previo con sustancias 
quimicas, suele ser ultraconservador. La terapia Gerson modificada im- 
plica unas directrices concretas que aportamos en este capitulo. Las pre- 
cauciones relativas al autotratainiento con respecto a los procedimientos 
de la terapia Gerson para este tipo de paciente debilitado se explican en 
los siguientes pàrrafos. Ademas, el mèdico que trata al paciente deberia 
tener especial cuidado a la hora de monitorizar regularmente el desequi- 
librio electrolitico, las hemorragias, la deshidrataciòn o cualquier otra 
complicaciòn relacionada con el càncer, con independencia del tipo de 
tumor maligno. Un estado fxsico debilitado del paciente canceroso que 
va a embarcarse en la terapia Gerson supone una situaciòn delicada. Tal 
y coxno se repite màs adelante, hay riesgos directamente relacionados con 
la falta de vigor fxsico. 

Cualquiera que participe en la terapia Gerson (paciente, cuidador, 
mèdico y otros profesionales de la salud) debe reconocer que los aspectos 
de la gestiòn de la detoxificaciòn y el equilibrio sal/agua del protocolo 
Gerson son extremadamente importantes. No se permite ninguna so- 
breestimulaciòn de los sistemas corporales, ya que un paciente gravemen- 
te discapacitado no podrà organizar un proceso de curaciòn apropiado 
si èste se realiza de forma demasiado ràpida o intensa. Las variables del 
paciente incluiràn su estado corporal general, su sintomatologxa, los re- 
sultados de sus anàlisis de sangre, su edad, su diagnòstico y varios otros 
factores. 

Nòtese que todos los pacientes con un historial de un tratamiento previo 
con sustancias qutmicas deberian ser sometidos al protocolo Gerson reducido y 
y que aquellos que se encuentren en un estado flsìco debilìtado (hayan re~ 
cibido o no quimioterapia) tambièn deberian tomar parte en este protocolo 
menos intenso. 

Este capftulo nos presenta el protocolo Gerson reducido adecuado 
para el tipo de pacientes cancerosos y debilitados que hemos descrito. 
El programa que aportamos es una modificaciòn de la terapia Gerson 
estàndar descrita en el capxtulo 14 y varxa en cierto sentido con respecto 
al plan de tratamiento modificado comentado en el capitulo 15. A con- 
tinuaciòn se explica, para cada una de las medicaciones, su dosificaciòn, 
intervalos de tiempo, contraindicaciones, aspectos dietèticos que deben 
tenerse en cuenta y el control y el seguimiento tras el primer ano de tera- 
pia, empezando con el consumo de zumos. 



E! consumo de zumos por parte del paciente 
que permanece en un estado debilitado 


arriesgar vidas en aras a la experimentaciòn cuando ya existe un proto- 
colo probado para tratar y curar las enfermedades degenerativas. 


Debemos hacer hincapiè en que el consumo de zumos en la teiapia Ger- 
son es un aspecto critico de este règimen. Los zumos proporcionan la 
mayor parte de las vitaminas, los minerales, las enzimas, las sustancias 
quimicas de origen vegetal y otros nutrientes esenciales para la curaciòn, 
junto con una ingesta adecuada de liquidos. Tomar zumos de hortalizas 
y fruta de cultivo ecològico recièn preparados permite una mayor ab- 
sorciòn y utilizaciòn de todos los nutrientes que se encuentran en todos 
los alimentos de los que se obtienen los zumos. Los pacientes afectados 
P or enfermedades degenerativas experimentan casi siempre dificultades 
para digerir y absorber los alimentos. Esto puede deberse a ia toxici- 
dad ? al mal funcionamiento del sistema digestivo, a la reducciòn en la 
producciòn de àcido gàstrico o a una variedad de causas distintas. Una 
debilitaciòn gastrointestinal como èsta es la razòn por la que muchos pa- 
cientes tienen dificultades para digerir y absorber las pfldoras o càpsulas 
de vitaminas y minerales. - 

Despuès de que el doctor Gerson tratara a un paciente d<sbilitado 
(frecuentemente alguien que se encontraba en estado terminal), su ob- 
jetivo era encontrar formas de incrementar la absorciòn de nutrientes. 
Hizo esto para aportar una curaciòn fisiològica en constante aumento 
y para provocar remisiones o curaciones en los pacientes terminales. Su 
experimentacion chnica mostrò que el zumo fresco obtenido de los ali- 
mentos de cultivo ecològico aportaba la forma màs fàcil y eficaz de tener 
una nutricion de alta calidad, y que el consumo de estos zumos recièn 
preparados daba lugar a los mejores resultados clmicos. 

E1 personal del Gerson Institute sigue evaluando los efectos de los 
zumos recomendados . Han tenido en cuenta la adiciòn de otros zumos 
y P r °ductos de la obtenciòn de estos zumos, y buscan fbrmas de poten- 
ciar el proceso de curaciòn y minimizar las penurias para llevax a cabo 
la terapia Gerson. Nadie dice que el enfoque Gerson sea fàcil. Hasta el 
momento, los miembros del personal no han hallado ninguna forma de 
reducir, reemplazar o eliminar ninguno de los zumos ya recomendados . 

Ademas, debe subrayarse que es obligatoria la preparaciòn de los zu- 
rnos justo antes del momento de su consumo . Este procedimiento funciona, 
razon por la cual el Gerson Institute se muestra reacio a realìzar cambios. 
Es diffcil para los miembros del personal del Gerson Institute justificar 


Preguntas sobre las directrices para el consumo de zumos 

^Cuàles son las funciones del zumo en el proceso de curaciòn? ^Por què 
se han escogido ciertos zumos? ;Por què se usan de formas concretas? 
^Por què razones deben los zumos estar recièn preparados? Estas son sòlo 
algunas de las preguntas que nos hacen los pacientes de la terapia Gerson. 
Las contentamos de la siguiente forma: 

Durante el transcurso de los treinta anos de pràctica clfnica del doctor 
Max Gerson (desde 1928 hasta 1958), su terapia contra las enfermedades 
degenerativas cambiò considerablemente. Las variaciones se produjeron 
en la cantidad, el volumen y el tipo de zumos recetados. A lo largo de los 
anos, muchos pacientes han usado, con èxito, tan sòlo la tabla de zumos 
y medicamentos publicados en la sexta ediciòn del libro del doctor Ger- 
son: A cancer therapy: Results offifty cases a modo de guia para su curaciòn 
{vèanse sus «Tablas» y su «Règimen dietètico combinado»). 165 

Aunque la mayorfa de los protocolos de tratamiento recetados por los 
mèdicos de la terapia Gerson siguen las directrices revisadas que apare- 
cen en el libro, los pacientes que se encuentran al cuidado de los mèdicos 
experimentados que aplican la terapia Gerson pueden ver modificada su 
«receta de zumos» como consecuencia de los resultados de sus anàlisis de 
sangre, sus respuestas en forma de reacciones de curaciòn y otros signos 
y smtomas. Los pacientes muy afectados o debilitados suelen necesitar 
alteraciones o modificaciones en sus medicaciones y zumos casi a diario 
durante las primeras semanas del tratamiento. 

Los profesionales sanitarios que asesoran sobre el enfoque Gerson ad- 
miten que no comprenden con claridad còmo esos zumos tan especiales 
recièn preparados con fruta y hortalizas de cultivo ecològico favorecen la 
curaciòn, excepto por la obvia suplementaciòn de vitaminas, minerales, 
enzimas y oligoelementos que aportan. La suplementaciòn con nutrien- 
tes probablemente no sea suficiente por sf sola para explicar por què exis- 
te una diferencia entre el consumo de los zumos 
1 

165. Gerson, M A cancer therapy: Results offifty cases: A summary of30 years 
ofclinical experimentation and the cure of advanced cancer by diet therapy, , 6, a ed. 
The Gerson Institute, Bonita (California), 1999, pp. 223-248. 


ingeridos justo despuès 


de su preparaciòn y los tomados varias horas despues. Seguramente, ia 
oxidaciòn de parte del zumo que ha estado reposando durante cierto 
periodo de tiempo provoque la pèrdida de algunas vitaminas y enzimas. 
E1 oxfgeno es el que lo provoca. 

Se han producido muchos debates con respecto a la actividad en- 
zimatica en los zumos cuando se acaban de preparar. La importancia 
de estas enzimas en numerosas funciones bioquimicas està ampliamente 
aceptada. Aun asf tal y como sabe cualquier estudiante de biologia, las 
enzimas se destruyen de inmediato al entrar en contacto con el àcido 
del estòmago. ^Què marca la diferencia en la respuesta curativa entre 
el zumo recièn obtenido y el que ya tiene unas horas? Una posibilidad 
es que algunas de las enzimas presentes en el zumo recièn preparado 
sean absorbidos directamente a travès de las membranas mucosas de 
la boca o del esòfago, antes de llegar al estòmago. Esta teoria procede 
de la observaciòn de que los pacientes alimentados mediante una son- 
da nasogàstrica o estomacal no responden favorablemente a la terapia 
Gerson. 

Otra posibilidad, procedente de ia bibliografia mèdica esotèrica que 
trata con las energias humanas y de las plantas, es que existe un tipo de 
«fuerza vital», qi o prana de las plantas presente en los zumos cuando se 
acaban de preparar. Algunos creen que esta «fuerza vital» beneficia a la 
fuerza vital del paciente. Este zumo favorece la curaciòn a nivel energèti- 
co o psiquico en lugar de a nivel celular o bioquimico. 

E1 Gerson Institute posee pocas pruebas que respalden ninguna de 
las asunciones comentadas anteriormente, pero su personal no quie- 
re descartar ninguna posibilidad que nos aporte a todos una mejor 
comprensiòn. Ademàs de la suplementaciòn nutricional, los zumos 
tambièn sirven para limpiar los rinones gracias a su elevado contenido 
en liquido. 

Asf pues, sea como sea que se produzca el proceso de curaciòn debi- 
do al consumo de zumo recomendado por los defensores de la terapia 
Gerson, es vital reconocer que la recuperaciòn fìsica tiene lugar como re- 
sultado de la ingesta de zumos recièn preparados. Dicho consumo debe 
ser constante. E1 proceso se ha validado mediante resultados positivos a 
largo pÌazo. Todo esto aporta al personal del Gerson Institute las razones 
suficientes para seguir las directrices originales del doctor Gerson con 
respecto al consumo de zumos para superar el càncer y otras enfermeda- 
des degenerativas. 


La forma de consumir zumo por parte de ìos pacientes 
aquejados de càncer y debilitados 

En la mayoria de las situaciones es aconsejable Ìniciar el règimen de con- 
sumo de zumos por parte de un paciente aquejado de càncer y debilitado 
con unos 120 ml por dosis. Elimine temporalmente los tres zumos sòlo 
de zanahoria. La dosis de zumo dependerà del estado del paciente y de 
su capacidad para tolerar los zumos y los posibles efectos secundarios 
resultantes. Si el paciente puede tolerar esta menor cantidad de zumo, 
podemos incrementarla despuès de entre cuatro y siete dfas, lo que nor- 
malmente implica aumentar el volumen de 120 ml a 150 o 180 ml por 
dosis. Los incrementos deben monitorizarse cuidadosamente y se debe 
estar atento para asegurarse de que el paciente siga tolerando todos los 
zumos sin nàuseas ni otros efectos secundarios importantes. 

E1 programa para el consumo de zumos deberia seguir las directrices 
que aportamos aqui. Consuma, cada dia: 

1 zumo de naranja 

4 zumos de verduras de hoja 

5 zumos de manzana/zanahoria 

3 zumos de zanahoria sola 

Puede aiiadir gachas a cualquiera de los zumos (hasta un 50 % de su 
volumen) para reducir las nàuseas e incrementar su tolerancia. 

Cambìos en ia medicaciòn y otras modificaciones en el 
protocolo para e! paciente canceroso y debilitado 

Un fa.ctor frustrante para alguien con un tumor maligno en desarrollo 
es que las mismas calorias del alimento que mantienen el metabolismo 
saludable de las cèlulas normales pueden ser utilizadas por las cèlulas 
malignas necesitadas de energia. Esta situaciòn tiende a dar lugar al des- 
fallecimiento, a una pèrdida de peso debilitante, a la falta de energia, 
a la fàtiga precoz y a la ausencia de fuerza para llevar a cabo incluso 
tareas personales como peìnarse, cocinar o ir a hacer la compra. Esto se 
conoce con el nombre de caquexia , que es un declive corporal general 
relacionado con casi cualquier enfermedad crònica. Va de la mano con la 
debilidad en el caso del paciente aquejado de càncer, hayan entrado o no 
en juego la quimioterapia, la inmunoterapia o la radioterapia. 


274 


275 




^Por què se produce la debllidad relacionada con la caquexia? Una 
hipotesis es que el paciente, al mismo tiempo que su tumor maligno, pa- 
dezca, ademas, un «hipermetabolismo», que es un estado en el que el or~ 
ganismo, con deficiencias inmunològicas, quema sus reservas de energia 
con demasiada rapidez. Una segunda teorfa es que el paciente enfermo 
crònico no puede sintetizar masa corporal magra (tejido muscular) de 
forma normal, aunque el tejido graso si que se forma con facilidad. La 
ganancia de peso que puedan manifestar estas personas probablemente 
consista sòlo en grasa 7 agua y no en mùsculo ni en tejido mag.ro. 

No obstante, tenga presente que ambas teorfas no han superado las 
distintas pruebas para demostrarlas llevadas a cabo por los mejores on- 
còlogos, incluso tras repetidas investigaciones clmicas y de laboratorio. 166 

Una tercera causa probable es que el sistema digestivo del paciente 
canceroso sea incapaz de digerir las grasas y las protemas de origen 
animal («alimentos estàndar») hasta obtener los productos finales que 
pueden utilizarse para nutrìr a los tejidos normales. Estos a.limentos, 
parcialmente digeridos, no pueden nutrir a las cèlulas corporales nor- 
males. No obstante, el tejido tumoral medra con estos productos «inter- 
medios». Por tanto, el paciente pierde peso mientras el tumor es nutrido 
7 crece. Por otro lado, los alimentos aportados por la terapia Gerson son 
ricos en nutrientes y enzimas que, no sòlo son de fàcil digestiòr,, incluso 
por parte del sistema digestivo danado del paciente aquejado por una en- 
fermedad crònica, sino que las enzimas de los alimentos frescos y crudos 
7 los zumos a^udan a destruir el tejido tumoral. Èsa es la razòn por la 
que los pacientes no sòlo mantienen su peso (o lo ganan) sino que, ade- 
màs, pueden desintegrar el tejido tumoral. 

Los miembros del personal 7 los pacientes que siguen las directri- 
ces expuestas en la terapia Gerson saben que la debilidad del paciente, 
se ha^a sometido o no a quimioterapia, requiere un protocolo especial 
modificado. Para la persona enferma privada de fuerza 7 turbada por su 
estado tenemos, a continuaciòn, una lista de algunas modificaciones del 
protocolo Gerson estàndar. Nòtese que las instrucciones que aparecen 


1 


en este capftulo, excepto por algunas exclusiones o desviaciones de las 
dosificaciones, son bastante similares a las Ìndicaciones aporta<las en el 
capitulo 15 . 


166. Nixon, D. W.; Zanca, J. A.: The cancer recovery eating plan: The right 
foods to help fuelyour recovery , Times Books, Nueva York, 1994 , pp. 23 - 26 . 


Soluciòn de compuesto de potasio (Iiquida) 

La dosis inicial recomendada para la soluciòn de compuesto de potasio 
es de 1 cucharadita 10 veces al dia, lo que representa unos 500 mg o 

12.5 mEq de cada uno de los siguientes elementos: acetato, gluconato 
7 monofosfato de potasio (K). Esto supone una suma total de 1,5 g o 

37.5 mEq de K diarios. 

Los pacientes con un debilitamiento extremo no deberfan tomar una 
suplementaciòn en forma de potasio durante entre tres 7 cinco dias, o 
hasta que su estado mejore 7 se estabilice. La dosis normal de 10 cu- 
charaditas al dia puede incrementarse cuidadosamente a 2 cucharaditas 
10 veces diarias despuès de entre cinco 7 siete dias. Si no se observan 
efectos adversos, aumente la dosis a 3 7 luego a 4 cucharaditas diez veces 
al dia, segùn lo tolere el paciente. 

Existen contraindicaciones para la soluciòn de compuesto de potasio. 
Los pacientes con un historial de insuficiencia renal o una disfunciòn 
renal generalizada, gastritis, nàuseas, metàstasis òseas importantes o 
cualquier problema de hemorragias deberfan comenzar con 1 cucharada 
sopera de K diez veces al dia. La dosis puede incrementarse lentamente 
tras la observaciòn de los efectos del compuesto. Cualquiera con un his- 
torial de insuficiencia cardiaca, un infarto de miocardio o fallo cardiaco 
congestivo no deberfa tomar potasio hasta que un mèdico ha^a estudia- 
do sus anàlisis de sangre. 

Soluciòn de Lugol (yoduro de potasio 0 KI) 
a ìa mitad de su concentracìòn normal ■ 

El KI contenido en la soluciòn de Lugol se ingiere a una dosis de una o 
dos gotas diarias. Ha^ contraindicaciones para esta soluciòn en el caso 
de los pacientes debilitados. Si la persona tiene un historial de alergia 
al ^odo, la soluciòn de Lugol no es recomendable, por lo menos inicial- 
mente. No obstante, puede anadirse con cuidado al cabo de entre tres 7 
cinco dias, empezando con una gota e incrementando la dosis segùn nos 
lo permita la tolerancia del paciente. 

Los pacientes debilitados con insuficiencia hepàtica, una actividad 
tumoral primaria o secundaria en el higado o cirrosis hepàtica deberian 
empezar con una o dos gotas de soluciòn de Lugol al dia, para evitar 
las hemorragias o una reducciòn de las plaquetas. Aquellos pacientes 
con metàstasis òseas tambièn deberian tomar menos soluciòn de Lugol 
para evitar el excesivo deterioro de los huesos 7 el dolor. Cualquier 


276 


277 



enfermo que se sepa que està afectado por una intoxicaciòn por meta- 
les pesados deberfa recibir, ademàs, una dosis iniciai de entre una y dos 
gotas al dia. 

Hormona tiroidea 

La hormona tiroidea se toma en dosis de entre 0 7 100 mg una vez al dia, 
pero esta hormona tiene contraindicaciones similares a la de la soluciòn 
de Lugol. Estè atento a los signos de hipertiroidismo, entre los que se 
incluyen la taquicardia, la ansiedad, el insomnio, los temblores y otras 
complicaciones. Reduzca la dosis si cualquiera de estos signos o smtomas 
està presente. Tenga tambièn en cuenta que la taquicardia transitoria es, 
ya por si sola, indicativa de una reacciòn tòxica o de recrudecimiento de 
los smtomas. Los pacientes con un historial de insuficiencia cardfaca o 
de cualquier otro problema cardiaco deberfan empezar con la dosis dia- 
ria màs baja posible de hormona tiroidea. 

Niacina (àcido nicotmico) 0 vitamina B 3 

La vitamina B 3 se administra a una dosis de 50 mg tres veces al dia. 
Existen algunas contraindicacones, como en el caso de los pacientes 
que tienen insuficiencia hepàtica, una actividad tumoral primaria o 
metastàtica en el higado, hepatitis o cirrosis hepàtica. Deberian recibir 
un màximo de 100 a 150 mg de niacina a diario. Los pacientes con un 
historial mèdico de ulceras sangrantes o gastritis y aquellos que reciban 
al mismo tiempo prednisona u otros esteriodes o cumarina no deberian 
tomar niacina. 

Pancreatina 

Esta enzima pancreàtica de origen porcino permite una dosis de tres 
tabletas de 325 mg cuatro veces al dia. Està contraindicado en el caso de 
los pacientes aquejados de sarcoma. 

Inyeccìòn de extracto de higado/vitamina E u (cobafamina) 

Esta combinacion se toma una vez al dia en forma de una inyeccion 
intramuscular que contiene 100 pg de vitamina B j2 y 3 cm 3 de extrac- 
to de hfgado. Aparte de en el caso de los pacientes con unos niveles 
excesivos de vitamina B i2 y con reacciones alèrgicas ocasionales, no se 
conocen contraindicaciones para las inyecciones de extracto de higado 
y vitamina B J2 . 

278 j 


Acidol 

El producto enzimàtico gastrointestinal llamado Acidol (betaina hi- 
drocloruro y pepsina) se toma a una dosis de dos càpsulas tres veces al 
dia con las comidas. Este fàrmaco, que representa una ayuda digestiva, 
tiene contraindicaciones, como en el caso de las ulceras gàstricas, las 
gastritis, las nàuseas graves, las hemorragias intestinales y los proble- 
mas esofàgicos. Los pacientes con estas afecciones y los que tomen cu- 
marina al mismo tiempo que siguen el tratamiento Gerson no deberfan 
recibir acidol. 

Coenzima Q 10 

Aunque no es una vitamina, la coenzima Q^ tiene unas propiedades 
similares a las de las vitaminas. Administraremos una dosis inicial de 
90 mg una vez al dfa. Si no surgen efectos secundarios en forma de ta- 
quicardias o arritmias, el segundo dia incremente la dosis de coenzima 
Qjq a 300 mg diarios, y el tercero vuelva a aumentarla hasta los 600 mg. 
A partir de ahi, siga administrando la dosis màs elevada. 

WobedVIugos y Megazyme Forte 

Estas enzimas gastrointestinales se usan, principalmente, cuando el pa- 
cien.te està afectado por unos gases excesivos. Algunos informes indican 
tambièn que las enzimas pueden ser de utilidad para reducir las masas 
tunaorales. 

Laetril 

E1 laetril, conocido con el nombre genèrico de amigdalina, està indica- 
do para el tratamiento de las metàstasis òseas y puede que tambièn sea 
ùtil para el tratamiento de los cànceres pulmonares. Cuando se dispone 
de laetril, èste se usa fundamentalmente para reducir el dolor, aunque 
este efecto requiere la administraciòn diaria durante entre diez dias y dos 
semanas para obtener unos resultados òptimos. La dosis es de 2 g (5 cm 3 ) 
por via intravenosa dos veces al dfa. Puede ser de utilidad para los pacien- 
tes afectados por el càncer y muy debilitados, se hayan o no sometido a 
quimioterapia. Es un mèdico el que debe tomar esa decisiòn. 

Levadura de cerveza 

Este tipo de levadura alimentaria derivada de la producciòn de la cerveza 
no resulta recomendable en la mayor parte de los casos debido a que 

279 



I 


existe un riesgo potencialmente Ìncrementado de que el sindrome de la 
levadura (candidiasis) se desarrolle o empeore. Ademas, muchas perso- 
nas que toman levadura de cerveza comentan que sufren una distensiòn 
abdominal extremada y la acumulaciòn de gases. 

Tratamiento con aceite de ricino 

Este aceite de origen vegetal està contraindicado en aquellos pacientes 
que se han sometido a un tratamiento previo con quimioterapia. En el 
caso de los enfermos no tratados con quimioterapia pero muy clebilita- 
dos, el tratamiento con aceite de ricino puede aplicarse despuès de entre 
seis y nueve meses siguiendo la terapia Gerson. Aun asf se deberia tomar 
con gran precauciòn, ya que pueden producirse efectos secundarios ex- 
tremadamente tòxicos debido a la eliminaciòn resultante, por parte del 
organismo, de los residuos de la quimioterapia previa. El aceite dt: ricino 
es un potente detoxificador, y ia citotoxicidad arraigada desde hace tiem- 
po puede salir de los tejìdos. Esta eliminaciòn puede dar lugar a unas 
reacciones de curaciòn graves. 

Enemas de cafè 

Los enemas de cafè son un tratamiento estàndar para los pacientes aque- 
jados de càncer que se han quedado sin fuerzas. La dosis consiste en un 
enema de 946 ml una o dos veces al dfa. En el caso de algunas perso- 
nas, la dosis puede reducirse a la mitad de su concentraciòn mezclan- 
do 473 ml de manzanilla con 473 ml de cafè. La dosis con cafè puede 
incrementarse gradualmente a medida que sea necesario, pero se debe 
tener cuidado para no sobreestimular al hfgado y provocar unos efectos 
secundarios extremadamente tòxicos debido a la eliminaciòn de los per- 
niciosos residuos de la quimioterapia depositados en el organismo. 

Terapia de controi durante ei primer ano 
para ei paciente canceroso y debilitado 

Es necesaria una terapia de control en este protocolo Gerson ami norado 
para el paciente con càncer y debilitado. Los cambios en las medicacio- 
nes se llevaràn I cabo durante el primer aho del tratamiento Gerson. Por 
ejemplo, aproxim adamente un mes despuès del alta del paciente del cen- 
tro donde està siendo tratado (probablemente entre seis y nueve semanas 
despuès de su ingreso en el hospital Gerson y el Ìnicio de esta terapia), 


se ajusta la medicaciòn con extracto de tiroides, potasio y soluciòn de 
Lugol. Si el paciente ha recibido unas dosis extremadamente reducidas, 
podremos incrementar estos medicamentos en un 25-50 %. Los otros 
suplementos suelen mantenerse en sus niveles iniciales. 

Si el paciente estaba recibiendo los niveles normales de la terapia Ger- 
son (por ejemplo 40 cucharaditas de potasio y 18 gotas de soluciòn de 
Lugol), se reduciràn estos niveles aproximadamente un 50 %, asumien- 
do que el paciente està progresando satisfactoriamente y està recupe- 
rando fuerza. Si el paciente ha estado recibiendo unos niveles normales 
de medicamentos, como, por ejemlo, 40 cucharaditas de Ky 18 gotas de 
soluciòn de Lugol, estos niveles de medicaciòn se reduciràn en, aproxi- 
madamente, un 50 %. Los niveles de medicaciòn ajustados suelen man- 
tenerse durante entre nueve y catorce meses. Las adaptaciones suplemen- 
tarias suelen llevarse a cabo basàndose en los resultados de los anàlisis de 
sangre y otras pruebas diagnòsticas. 

Nòtese que este protocolo de control difiere significativamente con respecto 
a la informaciòn que aparece en el libro original del doctor Gerson A cancer 
therapy. Lloy en dfa se debe mantener a los pacientes con dosis superiores 
de los tres principales medicamentos durante periodos màs prolongados 
que en la època del doctor Gerson. Cuando las medicaciones se reducen 
con demasiada rapidez (como, por ejemplo, de acuerdo con el programa 
que aparece en A cancer therapy), los pacientes suelen encontrarse con 
dificultades y experimentan una ralentizaciòn de su recuperaciòn o una 
recidiva de la enfermedad. 

En el caso de aquellos pacientes postrados, vulnerables o agotados, se 
hayan sometido o no a quimioterapia antes de seguir la terapia Gerson, 
seguir las instrucciones que aparecen en este capitulo asegurarà una me- 
joria del estado de salud y la recuperaciòn potencial de la enfermedad. E1 
estado de debilitamiento puede superarlo pràcticamente cualquier per- 
sona mediante la aceptacìòn de las recomendaciones expuestas original- 
mente por Max Gerson. 


280 


281 



17 


TERAPIA MODIFICADA PARA PACIENTES 
NO AFECTADOS POR CANCER 


Un fin de semana de febrero de 1995, Pamela Ptak, residente en Pitts- 
burgh (Pennsylvania), que ahora tiene cuarenta y un anos, condujo hasta 
casa de sus padres, en Springfield (Massachusetts), para visitarlos, como 
hacia regularmente. Cuando se despertò a la manana siguiente en la mis- 
ma cama en la que habia dormido cuando era una adolescente, notò que 
habfa un punto gris grande fijo en el centro del campo visual de su ojo 
izquierdo. Cuando se colocò delante del espejo y cerrò el ojo derecho ya 
no podia verse la cabeza, que estaba tapada por este punto ocular central, 
que era oscuro, retorcido, ondulado y de una tonalidad grisàcea. Ademàs, 
este punto del ojo izquierdo de Pamela provocaba que perdiera buena 
parte de la visiòn en color. 

Volviò asustada a Pittsburgh, y dependfa completamente de su ojo 
derecho para ver mientras conducia. Una vez llegò a su hogar acudiò 
a un oftalmòlogo que le habian recomendado en su hospital local de la 
zona este de Pittsburgh. E1 oftalmòlogo pensò que el problema de esta 
nueva paciente era una retinopatia serosa centraU un problema que suele 
desaparecer solo. La retinopatia serosa central se caracteriza por un des- 
prendimiento agudo localizado de la retina neural o epitelio pigmentario 
de la retina en la zona de la màcula. 

Desgraciadamente para la paciente, este especialista estaba equivo- 
cado. En lugar de lo que le dijo, el punto que bloqueaba la vision de su 
I ojo no desapareciò y permaneciò afectando a Pamela Ptak hasta junio 
de 1995. Durante ese penodo de cuatro meses, los smtomas ocasionados 
por ese punto empeoraron. 

Tras volver a ver al mismo mèdico, la sometieron a otra prueba diag- 
nòstica llamada angiograma con fluo rescetna, que mostraba que multiples 


283 



puntos estaban ahora formando capas en las retinas de ambos ojos de 
la paciente. E1 oftalmòlogo vio que el tejido que se encontraba por detras 
de la retìna estaba «comido» 7 lleno de hoyos. Pudo observar, gracias a 
lo que la prueba revelaba, que se habfa formado un grupo de vasos san~ 
guineos parecido a un «nido de pajaro» 7 que habia sufrido ujia hemo- 
rragia en el centro. Esta descripciòn gràfica provocò en Parnela una gran 
desazòn e hizo que fuera a consultar a otro oftalmòlogo para tener una 
segunda oplniòn. 

E1 segundo especialista dijo que esta mujer padecfa un problema di- 
ferente: histoplasmosis ocular, 7 le insto a que se sometiera a una inter- 
venciòn quirurgica para eliminar el nido de vasos sangufneos, pero a 
Pamela la cirugia para la correcciòn de su histoplasmosis ocular no le 
hacfa ninguna gracia. 

La histoplasmosis ocular consiste en una infecciòn degeners.tiva agu- 
da del ojo como resultado de la inhalaciòn de esporas del hongo Histo- 
plasma capsulatum. La infecciòn, que puede transformarse en crònica, 
permanece asintomàtica hasta que se produce alguna alteraciòn en la 
retina. Este segundo mèdico dio con el origen de su enfermedad ocular, 
que estaba relacionado con su trabajo en un entorno mu^ tòxico, en 
una agencia publicitaria, donde estaba constantemente expuesta a colas 
en forma de aerosof a materiales artfsticos tòxicos, a una gran. presiòn 
para cumplir los plazos 7 a un gran estrès emocional. Ademàs, Pamela 
Ptak rociaba regularmente en su apartamento venenos para ma.tar a las 
cucarachas 7 otros pesticidas debido a la infestaciòn por plagas biològi- 
cas. Una de ellas podrfa haber sido el mismo hongo que provocaba su 
problema. 

Cuando estaba sopesando si someterse o no a la intervenciòn quirùr- 
gica en su ojo, un amigo le recomendò que pensara en la terapia Gerson 
como mètodo alternativo de curaciòn. Funciona contra cualquler enfer- 
medad degenerativa, crònica o aguda, incluidas aquellas provocadas por 
microorganismos patògenos. Como esta joven mujer J 2 l estaba f àmiliari- 
zada con el concepto de este tratamiento (habia visto còmo dos amigos a 
los que les habfan diagnosticado càncer habian salvado su vida mediante 
su aplicaciòn), decidiò iniciar el programa de curaciòn del doctor Max 
Gerson por su cuenta. No lo considerò un sacrificio, ^a que un supermer- 
cado de alimentos saludables que tenia justo debajo de su casa proveia a 
su clientela productos de cultivo ecològico a unos precios justos, 7 todo 
ello suponia la ma^or parte de la dieta de Parnela. 


Asi pues, durante sòlo un mes, desde finales de junio hasta el 31' de 
julio de 1995, Pamela Ptak siguiò fielmente la terapia Gerson en su hogar, 
incluida la administraciòn de dos enemas de cafè: uno antes de salir a 
trabajar por la manana 7 otro nada màs llegar a casa por la tarde. Pre- 
paraba una buena cantidad de los zumos 7 se los llevaba en termos para 
tomarlos regularmente a lo largo de su jornada laboral. Deseaba que el 
programa Gerson funcionara durante las siguientes semanas pero, aun- 
que su visiòn pareciò estar menos bloqueada por el punto gris, ella no 
estaba segura de ello. 

El 1 de agosto, la paciente acudiò una vez màs a la consulta del se- 
gundo oftalmòlogo para hablar de la intervenciòn quirùrgica ocular que 
le habia recomendado. Cuando el mèdico observò la retina izquierda de 
Pamela quedò realmente sorprendido, pero complacido. E1 punto habia 
reducido su tamano 7 era pràcticamente invisible. No habfa signos de 
hemorragias. La terapia Gerson habia estimulado tanto el sistema inmu- 
nològico de esta mujer que habia matado espontàneamente a Histoplas - 
ma capsulatum por su cuenta. No necesitaba antifùngicos, antibiòticos 
ni ninguna operaciòn. E1 punto acabò dejando de bloquear su visiòn, 7 
ho^ en dxa ve a la perfecciòn. 

A la terapia le llevò poco màs de un mes. Pamela Ptak nos informa 
con alegria para nuestra publicaciòn: «Aqui tenemos otra patologia cura- 
da por la terapia Gerson». 

E! protocolo Gerson para pacientes no cancerosos 
afectados por distintas enfermedades 

E1 programa Gerson no consta de un ùnico protocolo de dieta/medica- 
ciòn para enfermedades no malignas de distintas clases, sencillamente 
porque cada enfermedad tiene unos origenes dietèticos distintos 7 unas 
necesidades de tratamiento variables. Aun asf el protocolo estàndar 
aportado por la terapia del doctor Max Gerson nos aporta un punto de 
Ìnicio del que habla este capftulo. Existen muchas modificaciones de la 
dieta, del programa de consumo de zumos 7 de las medicaciones para las 
distintas enfermedades. 

Tenga por seguro que el protocolo publicado aquf funciona, aunque 
existen variables. Las variables se imponen sencillamente debido a: (a) el 
estado general del paciente, (b) los resultados de sus anàlisis de sangre, 
(c) su sintomatologia, (d) su edad, (e) sus diagnòsticos mèdicos 7 (f) mu- 


284 


1 


285 



chos otros factores. Aun asi, pràcticamente todos los tipos de problemas 
de salud responden a la terapia Gerson. 

Empezando por orden alfabètico por las «adicciones», algunas de las 
enfermedades màs comunes que responden bien a un protocolo modifi- 
cado de la terapia Gerson tienen sus programas de tratamiento variables 
descritos en este capftulo. En primer lugar, no obstante, le proporcio- 
namos el programa terapèutico general para aquellos pacientes que pa- 
decen enfermedades no malignas. Este programa terapèutico general es 
el formato bàsico que se debe seguir cuando aiguien està afectado por 
cualquier enfermedad crònica o aguda. Asegùrese, o asegure a sus seres 
queridos a los que estè ayudando, de que cualquier modificacion ade- 
cuada y necesaria para enfermedades concretas se haya incorporado al 
protocolo general que viene a continuaciòn. 

Notese que la utilizaciòn de un protocolo completo y no modificado de 
la terapia Gerson en el caso de enfermedades no cancerosas no suele ser reco- 
mendable . Aunque no tiende a ser tan peligroso como la aplicaciòn incorrec- 
ta de la terapia en pacientes con un historial previo de quimioterapia, siguen 
existiendo riesgos consìderables con el uso del protocolo intensivo enpresencia 
de ciertas enfermedades . 

Se deben dar explicaciones adecuadas a cualquiera que use la terapia 
con respecto al razonamiento que hay tras la aplicaciòn del protocolo 
reducido. De otro modo, los pacientes se automedicaràn a veces con el 
protocolo màs agresivo a expensas de su seguridad y de sus perspectivas 
de recuperacion a largo plazo. 

EI protocolo estàndar para enfermedades no cancerosas 

Zumos 

E1 règimen para el tratamiento de enfermedades no cancerosas pue~ 
de empezar con el consumo diario de diez vasos de zumo de 250 ml, 
eliminando el zumo solo de zanahoria. Si el paciente se encuentra en 
buena forma fisica, deberia poder tomar las raciones de 250 ml sin 
dificultades. No obstante, si esta persona muestra algun sintoma de de- 
bilìtamiento, empiece con menores cantidades de zumo: normaimente 
120 o 180 mh 

Como sucede siempre con la terapia Gerson , asegurese de que el paciente 
pueda tolerar todos los zumos sin experimentar unas nauseas importantes 


ni ningun otro efecto secundario antes de plantearse un incremento de la 
cantìdad de zumo . 

E1 programa de consumo de zumos que debe seguir una persona bas~ 
tante enferma, pero no afectada por el càncer, es: 

a. Zumo de naranja. 

b. Zumo de verduras de hoja. 

c. Zumo combinado de manzana y zanahoria. 

Soluciòn de compuesto de potasio (Isquida) 

La dosis inicial recomendada para la soluciòn de compuesto de potasio es 
de 2 cucharaditas diez veces al dia, lo que representa aproximadamente 
1 g (1.000 mg) o 25 mEq de acetato de potasio (K) y otros tantos de 
gluconato y de fosfato (monobàsico) de potasio. Esto supone una suma 
totai de K de 3 g o 75 mEq/dia. Durante la mayor parte del tiempo, los 
pacientes no necesitan la dosis completa de 40 cucharaditas de potasio 
que los pacientes aquejados de càncer sf necesitarian. 

La soluciòn de compuesto de K tiene contraindicaciones: los pacientes 
con un historial de insuficiencia renal, o de una disfunciòn renal genera- 
lizada, gastritis, nàuseas o cualquier indicio de problemas hemorràgicos 
deberfan empezar con 1 cucharadita diez veces al dxa. La dosis puede 
Ìncrementarse lentamente fijàndose en los efectos del compuesto. Cual- 
quiera con un historial de insuficiencia cardiaca, infarto de miocardio o 
fallo cardiaco congestivo no deberxa tomar potasio hasta que un mèdico 
haya examinado los anàlisis de sangre y determine que la ingesta de K 
resultana beneficiosa. 

Soluciòn de Lugol (yoduro de potasio o KI) 
a la mitad de su concentracsòn normal 

E1 KI contenido en la soluciòn de Lugol se ingiere a una dosis de entre 
tres y seis gotas al dia, La soluciòn de Lugol tiene contraindicaciones 
para ciertos pacientes enfermos pero que no estàn aquejados de càncer. Si 
la persona dene un historial de alergia al yodo, la soluciòn de Lugol no es 
recomendable, por lo menos inicialmente. No obstante, se puede anadir 
con cuidado despuès de entre tres y cinco dxas, empezando con ur^a gota 
y aumentando la dosis segùn nos lo permita la tolerancia del enfermo. 

Otros pacientes afectados por una insuficiencia hepàtica, hepatitis o 
cirrosis hepàtica deberxan comenzar tomando una o dos gotas de solu- 
ciòn de Lugol al dia, para asx evitar las hemorragias o una reducciòn en el 


287 


286 



recuento de plaquetas. Aquellos pacientes que se sepa que estan afectados 
por una intoxicaciòn por metales pesados debenan, ademàs, recibir, ini~ 
cialmente, dos dosis de entre una y dos gotas al dia. 

Hormona tiroidea 

La hormona tiroidea se toma a una dosis de 65 mg una o dos veces al 
dia. Lo normal es que los pacientes que no padecen enfermedades ma- 
lignas no tengan una deficiencia tiroidea tan acusada como los pacientes 
aquejados de càncer. En algunos casos, los profesionales de la salud con 
formaciòn en la terapia Gerson han considerado beneficioso que los pa- 
cientes empiecen tomando hasta 325 mg de de hormona tiroidea durante 
sòlo entre tres y cinco dias, en lugar de los catorce dfas que se suelen 
recomendar para aquellas personas con tumores malignos. 

Las contraindicaciones para el consumo de hormona tiroidea son si- 
milares a las existentes para la soluciòn de Lugol. Estè atento a los signos 
de hipertiroidismo, entre los que se incluyen la taquicardia, la ansiedad, 
el insomnio, los temblores, etcètera. Reduzca la dosis si aparecen algunos 
de estos signos y smtomas. Tenga tambièn presente que la mera presencia 
de una taquicardia transitoria suele ser indicatìva de una reacciòn tòxica 
o de recrudecimiento. Los pacientes con un historial de insuficiencia 
cardiaca o de otros problemas cardfacos deberian recibir un màximo de 
130 mg de hormona tiroidea cada dfa. 

Niacina (Vitamina B 3 ) 

Este nutriente se administra a una dosis de 50 mg tres veces al dia. Tiene 
algunas contraindicaciones, como en el caso de aquellos pacientes con 
insuficiencia hepàtica, hepatitis o cirrosis hepàtica. Estas personas con 
problemas en el hxgado deberfan recibir un màximo de entre sòlo 100 
y 150 mg diarios de niacina. Los pacientes con un historial mèdico de 
hemorragias, ùlceras o gastritis y aquellos que estèn recibiendo al mis- 
mo tiempo prednisona, otros esteroides o cumarinas no deberfan tomar 
niacina. 

Pancreatina 

Esta enzima pancreàtica porcina permite una dosis consistente en tres 
tabletas de 325 mg cuatro veces al dfa. Segun el doctor Gerson, la 
pancreatina esta contraindicada en aquellos pacientes afectados por 
sarcoma. 


Extracto de higado/vitamina B 12 

Este producto se toma en forma de una inyecciòn intramuscular de 
3 cm 3 de extracto de higado junto con 0,05 cm 3 de vitamina B ]2 (una 
dosis de 100 pg) en la misma jeringa. Aparte de en los casos de unos 
niveles excesivos de vitamina B }2 y de las reacciones alèrgicas ocasionales, 
no se conocen contraindicaciones para la inyecciòn de extracto de higa- 
do/vitamina B 12 . 

Acido! 

E1 producto consistente en enzimas gastrointestinales llamado Acidol 
(betama clorhidrato y pepsina) se toma a una dosis de dos càpsulas dia- 
rias tres veces al dfa con las comidas. Este fàrmaco, que constituye una 
ayuda digestiva, tiene contraindicaciones, entre las que se incluyen las 
ùlceras gàstricas, la gastritis, las nàuseas graves, las hemorragias intesti- 
nales o los problemas esofàgicos. Los pacientes con estas afecciones y ios 
que toman cumarinas al mismo tiempo no deberfan recibir AcidoL 

Coenzima Q 10 

Aunque no es una vitamina, la coenzima Qj 0 tiene propiedades similares 
a las de las vitaminas. Se administra a una dosis inicial de 90 mg diarios. 
Si no se observan efectos secundarios en forma de taquicardias o arrit- 
mias, el segundo dxa de su administraciòn podemos incrementar la dosis 
de coenzima Q^ a 300 mg cada dfa, y el tercer dia se puede aumentar 
hasta los 600 mg. A partir de ahf, administre la dosis superior. 

Wobe-lVlugos y Megazyme Forte 

Estos dos grupos de enzimas gastrointestinales estàn indicados princi- 
palmente cuando el paciente sufre una acumulaciòn grave y excesiva de 
gases. Algunos informes indican, tambièn, que estas enzimas pueden ser 
de utilidad para reducir las masas tumorales. 

Laetril 

E1 laetril, conocido con el nombre genèrico de amigdalina, no es reco- 
mendable para el tratamiento de otros problemas que no se^an càncer. 

Levadura de cerveza 

Este tipo de levadura alimentaria, que procede de la elaboraciòn de la 
cerveza, no es recomendable en la mayoria. de los casos debido al riesgo 


288 


289 


potencialmente incrementado de que se desarrolle o empeore el sxndro- 
me de la levadura (candidiasis). Ademas, mucha gente que toma levadura 
de cerveza comenta una distensiòn abdominal extrema y de gases. 

Tratamiento con aceite de ricino 

Este aceite vegetal, si se usa, suele administrarse una o dos veces a la 
semana. Deberia tomarse con mucha precauciòn, ya que es un poderoso 
detoxificante, y las toxinas profundamente arraigadas pueden salir de los 
tejidos. Esta expulsiòn puede dar lugar a reacciones de curaciòn graves. 

Enemas de cafè 

Los enemas de cafè los aplican, de forma estàndar, aquellos pacientes 
enfermos que siguen la terapia Gerson, en forma de un enema de 946 mi 
una o dos veces por dia, y estos enemas pueden incrementarse hasta los 
cinco diarios. Recuerde que los enemas de cafè tienden a estimular el 
hfgado y que pueden provocar efectos secundarios tòxicos debido a la 
eliminaciòn de algunos residuos nocivos retenidos desde hace tiempo y 
encapsulados en el interior de las cèlulas del organismo. 

Terapia de control durante el primer ano para aquellos 
pacientes no afectados por càncer 

La terapia de control es necesaria en este protocolo Gerson aminorado 
para aquellas personas que padecen enfermedades que no sean càncer. 
Los cambios en ias medicaciones se llevaràn a cabo durante el primer 
ano del tratamiento Gerson. Por ejemplo, aproximadamente un mes 
despuès de recibir el alta tras estar ingresado en un centro para some- 
terse al tratamiento (probabiemente entre seis y nueve semanas despuès 
dei ingreso en el hospital Gerson y del inicio de la terapia Gerson), la 
adminìstraciòn de hormona tiroidea, potasio y soluciòn de Lugol, si se 
realizaba a los niveles normales, se revisa a la baja. Otros suplementos 
suelen mantenerse en sus niveles iniciales. Los ajustes suplementarios sue- 
len realizarse basàndose en los anàlisis diagnòsticos de sangre y en otros 
mètodos de diagnòstico. 

Nòtese que este protocolo de control/seguimiento difiere signìfica- 
tivamente de la informaciòn que aparece en A cancer therapy: Results of 
fifty cases, Los pacientes deben, ahora, recibir dosis màs altas de los tres 
medicamentos principales durante perfodos de tiempo màs prolongados 


que en la època del doctor Gerson. Cuando las dosis de los medicamen- 
tos se reducen con demasiada rapidez (como cuando se sigue el programa 
publicado en A cancer therapy: Results offifty cases ), los pacientes suelen 
experimentar dificultades y una ralentizaciòn de su recuperaciòn o la 
recidiva de la enfermedad. 

Sin embargo, casi cualquier problema de salud no maligno se bene- 
ficiarà del tratamiento con la terapia Gerson. A1 principio de este lìbro 
citamos por lo menos cincuenta y dos enfermedades verificadas que res- 
ponden extraordinariamente bien al programa Gerson de tratamiento. 
Hemos sido testigos de su mejora, reversiòn o curaciòn total. 

Algunas enfermedades no cancerosas revertidas 
mediante Ia terapia Gerson 

Aqui tenemos dieciocho ejemplos, entre el enorme numero de problemas 
de salud degenerativos agudos o crònicos, que pràcticamente cualquiera 
puede eliminar siguiendo el enfoque Gerson modificado para la cura- 
ciòn (comentado anteriormente) y siguiendo el prfstino estilo de vida 
recomendado orginalmente en el libro de Max Gerson: (1) las adicciones 
de piàcticamente cualquier tipo; (2) la ateroesclerosis; (3) el sxndrome de 
fatiga crònica; (4) la colostomia reversible; (5) la diabetes de tipo I y II; 
(6) variedad de afecciones genèticas; (7) el enfisema; (8) enfermedades 
cardiacas y vasculares; (9) la hepatitis A, B y C; (10) las enfermedades 
renales; (11) la intoxicaciòn por metales pesados; (12) la esclerosis mul- 
tipie; (13) la osteoartritis; (14) la osteoporosis; (15) el tratamiento con 
esteroides; (16) el lupus eritematoso sistèmico; (17) la artritis reumatoide 
y (18) la colitis ulcerosa. 

De acuerdo con la eficacia del enfoque de tratamiento Gerson, apor- 
tamos a continuaciòn algunos comentarios sobre una pequena muestra 
de estas enfermedades. Todas pueden corregirse permanentemente usan- 
do modificaciones del protocolo Gerson. 

Adicciones 

Las adicciones pueden revertirse o eliminarse por completo en una per- 
sona habituada mediante la adaptaciòn del programa Gerson. Las adic- 
cion es que responden màs fàcilmente ante algunos cambios en el enfo* 
que Gerson estàndar son: 


290 


291 



Codeina, morfina, nlcofina, anfetaminas, sedantes/hipnòticos 

Aquellas desafortunadas personas que busquen un tratamiento para estas 
esciavitudes debenan considerarse como un tipo de pacientes sometidos 
a quimioterapia, y la droga adictiva en cuestion debe restringirse duran- 
te perfodo de entre tres y diez dfas. De otro modo, si el tratamiento 
es muy agresivo, pueden producirse reacciones demasiado acentuadas y 
potentes, como diarrea y la incapacidad de comer y beber. Tambièn nos 
encontraremos con las posibles complicaciones relativas al desequilibrio 
electrolitico. En aquellos casos en los que las drogas adictivas se rece- 
taron, originalmente, como un alivio mèdico para el control del dolor, 
puede que sean necesarios placebos durante las primeras fases del trata- 
miento de la adiccion. 

Heroma, cocaina 

Basandonos en el limitado nùmero de pacientes tratados con la terapia 
Gerson, nuestra experiencia es que los sintomas del sindrome de abstinen- 
cia estàn pràcticamente ausentes mediante la aplicacion del plan de trata- 
miento Gerson completo e intensivo. No son necesarias modìiicaciones 
del programa. No obstante, no podemos descartar el riesgo de sufrir las 
reacciones graves sobre las que advertimos en el apartado del jirotocolo 
para las sustancias narcoticas/sedantes-hipnoticas/anfetaminas descrito 
justo antes, especialmente dada la posibilidad de un abuso de mùltiples 
drogas. Estos adictos deben ser vigilados cuidadosamente por si hay posi- 
bles reacciones, y debe haber unas intervenciones adecuadas poi parte de 
los profèsionales de la salud al cargo del enfermo, en caso necesario. 

Alcohol 

La terapia Gerson no se ha usado frecuentemente para tratar el alcoholis- 
mo cronico, pero creemos que los alcoholicos podrian tratarse facilmente 
con el protocolo para las sustancias narcoticas/sedantes-hipnòticas/anfe- 
taminas descrito anteriormente. Se debe monitorizar atentamente la fun- 
cion hepàtica, y las advertencias relativas a la insuficiencia o los problemas 
hepàticos deberfan aplicarse adecuadamente a estas desgraciadas personas. 

Nicotina % 

N° es necesaria ninguna modificacion especial del protocolo Gerson para 
superar la adicciòn a la nicotina. Quizàs algunos fumadores puedan pedir 
algun accesorio de tipo mecànico, como, por ejempo, algo que introdu- 


cirse en la boca o sostener en sus manos. Estos objetos pueden resultar 
suficientes para reemplazar la actividad fisica relacionada con el tabaquis- 
mo. La niacina es un buen nutriente complementario si su consumo no 
tiene contraindicaciones. Algunos pacientes informan de que la niacina 
proporciona un efecto similar al de la nicotina. (El componente quimico 
de la niacina es, de hecho, el àcido nicotmico.) En la mayorfa de los casos, 
la adiccion a la nicotina puede eliminarse sin que el fumador que parti- 
cipa en la terapia Gerson muestre sintomas del smdrome de abstinencia. 

Este tratamiento para el hàbito del fumador o para otras adicciones 
funciona, aunque ofreceremos una explicaciòn màs generalizada para 
una mejor aclaraciòn. 

Màs informadòn general sobre la adicciòn a las drogas 

Incuestionablemente, el primer pensamiento que acude a nuestra mente 
cuando pensamos en la adicciòn a las drogas es lo que sucede en las 
calles, especialmente en los barrios deprimidos. Lo que es seguro es que, 
en las dos ùltimas dècadas, el consumo de drogas ilegales ha alcanzado 
niveles amedrentadores; pero hay otras adicciones a las drogas que pro- 
bablemente sean todavia màs graves y para las que ya hemos propuesto 
un tratamiento. 

Aclaremos que una adicciòn extremadamente comùn es la adicciòn al 
alcohol (una droga legal). Se sabe que muchfsimas personas son alcohò- 
licas declaradas y que existe un nùmero desconocido de alcohòlicos que 
no han reconocido su adicciòn. 

Otra adicciòn pùblicamente compartida y aceptada es la adicciòn al 
cafè, que es otra droga legal. Las cafeterfas Starbucks se han convertido 
en un negocio que mueve miles de millones de dòlares, y es una enorme 
empresa consistente en franquicias basada en esta adicciòn al cafè. A ni- 
vel mundial, se ha enganado a la gente para que crea que consumir esta 
bebida fangosa y oscura es algo divertido, nutritivo, placentero, inocuo 
y sociaimente aceptable, aunque en realidad no posee ninguno de estos 
atributos. En lugar de ello, el consumo de cafè supone una excitaciòn 
temporal del cerebro que provoca una fatiga precoz y un estado de hi- 
poglucemia, fuerza la presencia de una cantidad excesiva de insulina en 
el torrente sangufneo; deteriora las arterlas, especialmente aquellas ya 
afectadas por el endurecimiento debido a la ateroesclerosis y bloquea el 
flujo de sangre; es un productor potencial de defectos congènitos, y uno 
no puede sino hacer conjeturas con respecto al nùmero de bebès que han 


292 


293 


pagado el precio por la adiciòn de sus madres. En cuanto a las madres, 
muchos de los defensores del movimiento mèdico holfstico creen que el 
consumo de cafè es una posible fuente de càncer de mama. 

Numerosas drogas se usan a modo de estimulantes y otras se conside- 
ran recreativas . En vista de los terribles darios que provocan, el tèrmino 
recreativo es, incuestionablemente, engahoso. 

Las drogas tambièn se usan muchisimo en la pràctica mèdica para 
aliviar el dolor, y aqui nos encontramos con una delicada linea divisoria 
entre el uso y la adiccion a los opiàceos (la morfina es un caso comun). 
Los opiàceos con receta se toman por dos razones: como analgèsicos y, 
a modo de posible consecuencia, debido a la adicciòn psicològica. Por 
tanto, llegados a este punto, necesitamos algunas definiciones al hablar 
de las drogas con receta. 

La tolerancia indica que tienen que usarse dosis cada vez mayores de 
la droga, ya que los sistemas y aparatos del organismo se acostumbran a 
èsta. La tolerancia es un tèrmino que contrasta con el de la dependencia 
fìsica , que indica que se produciràn sintomas propios del sindrome de 
abstinencia si se retira la droga repentinamente. No obstante, la adicciòn 
se considera un hecho cuando, ademàs de la tolerancia y la dependencia 
fisica, tambièn està presente la dependencia psicològica o se consume el 
producto de forma compulsiva con fines no mèdicos. 167 

Creemos que algunas adicciones, entre las que se incluyen aquellas al 
alcohol y los cigarrillos, proceden de una deficiencia bàsica. La persona ha- 
bituada es consciente de que ansia algo, que, de hecho, son, frecuentemente, 
nutrientes, y que no està funcionando a pleno rendimiento. Cuando con- 
sume alcohol, cigarrillos o cafè se siente màs tranquilo o estimulado para 
conseguir unos mejores logros fisicos o mentales. Cuando dicha persona 
experimenta con drogas màs duras, estrupefacientes, anfetaminas, mari- 
huana, etcètera, queda «enganchada» con facilidad y no puede detenerse. 

Una de las principales razones de esta situaciòn de estar enganchado 
es que la deficiencia subyacente no se ha solucionado y la Ìngesta de nu~ 
trientes en forma de enzimas vivas, vitaminas y minerales sigue siendo 
insuficiente. Lo peor es que un alcohòlico puede dejar de comer para 


167. McPhee, S. J,; Schroeder, S. A.: «General approach to the patient; heaith 
maintenance &C disease prevention; S C common symptoms», En Current medi - 
cal diagnosis and treatment , 3 6. a ed. Publicado por L. M. Tierney, S. J, McPhee 
y M. A. Papadakis. Appleton & Lange, Stamford (Connecticut), 1997, p. 14. 


beber y sufrir deficiencias graves en nutrientes. Una persona adicta al 
tabaco fumarà en lugar de ingerir una comida nutritiva, especialmente 
si est à sometida a estrès. 

La terapia Gerson y la adicciòn a ìas drogas 

Adernàs dei protocolo proporcionado anteriormente para tipos concretos 
de adicciones a las drogas, disponemos de otras ideas acerca de los proce- 
dimientos del doctor Gerson. La terapia Gerson ha proporcionado algunos 
resultados destacables a la hora de superar adicciones, incluso a la heroma 
y la cocama. Cuando un paciente adicto toma trece vasos de zumos de 
fruts. y hortalizas recièn preparados, su ansia bàsica queda satisfecha me- 
diante una nutriciòn òptima y, para su sorpresa, ya no anhela la droga. 

Si, puede aparecer el smdrome de abstinencìa. Cuando sus sintomas 
surjan, en el momento en el que los tejidos corporales empiezan a elimi- 
nar las drogas acumuladas en las cèlulas hacia e.1 torrente sanguineo, un 
enema de cafè eliminarà esa toxicidad. Durante los primeros dfas, el uni- 
co p roblema son las noches. Por la noche no se sirven zumos, y el paciente 
que se està recuperando de su adicciòn a las drogas duerme, por lo que 
no estàn actuando enemas detoxificadores. 

Durante esas primeras noches de liberaciòn de sus adicciones, los pa- 
cientes suelen tener pesadillas horribles y se despiertan hacia la 01.00 o las 
02.00 h. Deberfan, entonces, consumir algo de fruta o zumo y desper- 
tarse para administrarse un enema. Esto alivia la toxicidad y las posibles 
ansias, por lo que el paciente puede volver a dormir. Este problema noc- 
turno se soluciona en menos de una semana. Hemos observado resultados 
excelentes en la superaciòn de las adicciones, incluso de las màs difìciles, 
en las que estaban implicadas no una, sino mùltiples drogas. 

IJn hombre joven {vèase la historia de Rob en el capftulo 7) habia con- 
sumido muchas drogas duras y, un dia en concreto, mostrò los sfntomas. 
A sus màs de treinta anos, estaba tendido en el suelo, demasiado dèbil 
para levantarse, habia perdido unos 20 kilos y se sentia preparado para 
morir. Su madre le salvò proporcionàndole los alimentos y los zumos, 
ademàs de los enemas de la terapia Gerson. A1 cabo de algunos meses, el 
•fiijo recuperò 16 kilos y se sentia como antes. No habia padecido, pràc- 
ticamente, problemas de abstinencia, incluso al inicio del tratamiento, y 
volviò a su vida y su actividad normales. 

Vemos que la terapia Gerson tambièn puede conseguìr unos resulta- 
dos ràpidos y espectaculares en los fumadores y los alcohòlicos. ( Vèase el 


294 


295 



libro de Beata Bishop A time to heal ,) 168 Una de los pacientes de la terapia 
Gerson, otro hombre joven que hoy tiene treinta y cuatro ahos y era 
adicto a la cocama (que es, supuestamente, la drogadicciòn mas dificil 
de superar), acudiò a un hospital que administraba el programa Gerson 
para que lo trataran. Comentò que todos sus amigos mtimos habian fa~ 
llecido debido al consumo de cocafna. 

Este Ìndividuo admitiò que sufria problemas pulmonares como re- 
sultado del consumo de estupefacientes y que probablemente morirfa al 
cabo de algunos meses si la terapia Gerson no lograba ayudarle. Ademas, 
fumaba muchisimo. Despuès de convertirse en un paciente de la terapia 
Gerson, este hombre sufriò pesadillas similares a las observadas en otras 
personas. Èstas se aliviaban con un enema de cafè nocturno, y asi quedò 
libre de la necesidad de drogas y de fumar cigarrillos al cabo de una se- 
mana. 

Se han ilevado a cabo estudios que sugieren que muchas personas son 
adictas a alimentos a ios que, de hecho, son alèrgicos. En su libro Diet, 
crime and delinquency , Alexander Schauss (doctor) sehala que los crimi- 
nales violentos jòvenes de una edad entre dieciocho y veintiun aiios son 
normaimente adictos al azucar y/o a un consumo desmesurado de leche, 
a la que, de hecho, son alèrgicos. E1 doctor Schauss reportò que cuan- 
do se retiraban las sustancias culpables y en lugar de ellas se aportaban 
vitaminas y minerales, junto con una dieta adecuada, estos criminales 
violentos se voivfan tranquilos y razonables. 169 

Por supuesto, la terapia Gerson carece, intencionadamente, de ali- 
mentos que tiendan a provocar alergias en algunas personas. La dieta ve- 
getariana ecològica, libre de pesticidas y de aditivos quimico s, consigue 
el objetivo de evitar las alergias y las reacciones alèrgicas. 

Ateroesderosis 

La ateroesclerosis (o arterioesclerosis), o endurecimiento de las arterias, 
suele responder extraordinariamente bien al protocolo Gerson. Este pro- 
blema se elimina mediante la nutriciòn antibloqueante presente en los 


168. Bishop. B.: A time to heal: Triumph over cancer: The therapy of the future, 
Penguin Putnam, Nueva York, 1985. 

169. Schauss, A.: j Diety crime and delinquency , Life Sciences Press, Seattle 
(Washington), 1988, 


alimentos de una dieta puramente vegetariana y a travès de los procedi- 
mientos de detoxificaciòn del protocolo Gerson estàndar. 

Sindrome de la fatiga crònica 

A la gente que padece la serie de sintomas identificados con el nombre 
de smdrome de fatiga crònica y de disfunciòn inmunitaria (SFCDI), o 
sfndrome de la fatiga crònica (SFC), le va bien con el programa Gerson y 
debena mostrar una mejoria significativa tras un breve periodo de tiem- 
po, hasta producirse la recuperaciòn al cabo de unos nueve meses. Estos 
participantes en el tratamiento Gerson pueden tomar los trece vasos de 
zumo a diario, si lo desean. 

Los pacientes afectados por el SFC suelen sentirse peor tras la admi- 
nistraciòn de enemas en las primeras fases del tratamiento debido a que 
la toxicidad sale de sus cèlulas. Normalmente, al principio, se recomiexi- 
dan dos enemas diarios que se iràn incrementando hasta llegar a cuatro. 

Una cantidad excesiva de enemas puede desencadenar unas reacciones 
adversas potentes. Cualquier paciente con smdrome de fatiga crònica tien- 
de a experimentar unas respuestas emocionales extremadamente intensas, 
como depresiòn y Ilantos, durante y entre los periodos de reacciòn. Desde 
un punto de vista psicològico, su tratamiento suele conllevar dificultades. 

Colostomfa reversible 

Los pacientes con colostomias reversibles suelen administrarse dos ene- 
mas de una mezcla de manzanilla y cafè cada dia mediante Ìrrigaciòn. E1 
personal que aplica la terapia Gerson aporta instrucciones para el uso de 
este equipo de irrigaciòn. 

Para el paciente con una colostomia, los enemas de cafè pueden mez- 
clarse al 50 % con manzanilla, para asi reducir su potencial de provocar 
calambres y espasmos. E1 volumen de los zumos, especialmente el de ver- 
duras, suele reducirse a sòlo 120 ml. Los zumos de verduras no se absor- 
ben bien y pasaràn por el tracto gastrointestinal con bastante rapidez. 

La diabetes tipo 1 y 2 

E1 tèrmino diabetes hace referencia a un conjunto de alteraciones me- 
tabòlicas que provocan hiperglucemia (unos niveles elevados de azucar 


F f 


en sangre). Las dos principales razones para qne los niveles de azùcar en 
sangre aumenten corresponden a los dos tipos principales de diabetes: la 
juvenil, o de tipo 1, y la senil, o de tipo 2. EI cuerpo hace que la insulina 
trabaje de distintas formas: una de ellas implica convertir el azucar en 
energia que las cèlulas pueden utilizar para asi controlar el nivel de azù- 
car en sangre. La ausencia de insulina o los problemas en su secreciòn 
dan lugar a problemas de salud graves. 

La diabetes tipo 1 esta provocada por una ausencia o una deficiencia 
de insulina que suele deberse a danos en los Islotes de Langerhans, que 
son las cèlulas ubicadas en e.1 pancreas que sintetizan la insulina. Aunque 
la causa de la diabetes tipo 1 no se comprende en su totalidad, muchos 
factores, como la predisposiciòn genètica y las infecciones vfricas, pue- 
den desempeiiar un papel. Una teoria es que, en combinaciòn con otros 
factores, los ataques de pancreatids en la ninez son responsables de danos 
en esos islotes de celulas pancreaticas encargadas de la producciòn de in- 
sulina. Un mal funcionamiento del sistema Ìnmunitario parece desem- 
penar tambièn un papel debido a unos anticuerpos contra las cèlulas 
de los islotes que se encuentran en todos los pacientes afectados por la 
diabetes tipo 1. Una vez mas, esto puede estar relacionado con una infec- 
ciòn vfrica presente o pasada. Los pacientes suelen recibir el diagnòstico 
de la enfermedad, pasan por un breve perìodo de remisiòn pero luego 
pierden la funciòn para toda la vida. 

La diabetes de tipo 1 suele producirse en los ninos y no tiene relaciòn 
alguna con el peso del paciente. Aproximadamente el 8 % de los casos 
de diabetes en EE.UU. son de este tipo, con unos porcentajes ligera- 
mente supcriores en Europa. Los sintomas de la diabetes tipo 1 incluyen 
un incremento de la miccion y de la sed debido a la deshidrataciòn. La 
visiòn borrosa y la pèrdida de peso (a pesar de tener un apetito normal) 
son tambièn comunes. Los sintomas debidos a una deficiencia aguda 
de insulina incluyen los problemas de salud mencionados anteriormente, 
ademàs de nàuseas, vòmitos y choque insulfnico. 370 

La diabetes tipo 2, en contraposiciòn con la de tipo 1, no es, princi- 
palmente, resultado de una deficiencia de insulina, sino màs bien de la 


170. Karam, J. U.: «33iabetes mellitus & hypoglycemia», En CJurrent medìcul 
diagnosis and treatment, 3 6. a ed., publicado por L. M. Tierney, S. J. McPhee y 
M. A. Papadakis. Appleton & Lange, Stamford (Connecticut), 1997, p. 1069- 
1109. 


incapacidad del organismo para utilizar de manera adecuada la insulina 
producida. En estos pacientes, las cèlulas de los islotes funcionan correc- 
tamente, pero sòlo una pequena cantidad de la Ìnsulina sintetizada es 
utilizada por las cèlulas para producir energia. Una vez màs, la causa del 
problema no està clara. Una teoria que parece contar con el respaldo 
de la observaciòn clinica de la terapia Gerson en funcionamiento en los 
pacientes diabèrìcos es que los receptores de la Ìnsulina de las cèlulas 
pueden acabar obstruidos por el colesterol. Entre otras causas posibles se 
incluye la predisposiciòn genètica. 171 

Los pacientes con diabetes tipo 2 tienen, frecuentemente, cuarenta 
anos o màs y padecen sobrepeso. Frecuentemente acompanan a este tipo 
de diabetes una presiòn sangufnea alta y unos niveles tambièn altos de 
colesterol en sangre, smtomas que normalmente acompanan a la obesi- 
dad. Los sintomas de la enfermedad suelen ser màs difìciles de detectar 
en el caso de los pacientes con una diabetes tipo 2, aunque a veces se 
aprecian un incremento de la sed y de la producciòn de orina. Las infec- 
ciones crònicas de la piel y la mala circulaciòn sangumea en las extremi- 
dades tambièn pueden estar presentes. 172 

Tratamiento convencional y complicaciones 
potenciales de la diabetes 

E1 trs tamiento depende del tipo de diabetes que afecte a la persona. La 
diabetes tipo 1 siempre se controla con una combinaciòn de dieta e in- 
yecciones de insulina. Los regfmenes de insulina, disenados para aportar 
un suminist.ro constante, aunque fluctuante, de insulina al organismo 
se los administra el propio pacìente. El control de la dieta, tal y como se 
recomienda, suele sugerir que la ingesta de proteinas constituya el 10- 
20 % de la Ìngesta calòrica y que las grasas y los aceites no superen este 
mismo porcentaje calòrico. E1 porcentaje restante debe equilibrarse con 
carbohidratos complejos y otros productos, segùn la dosis de Ìsulina que 
se invecte el paciente. 

Este mismo règimen dietètico se aplica tambièn a los pacientes afec- 
tados por una diabetes tipo 2, aunque la pèrdida de peso tambièn se 
convierte en un objetivo frecuente. Ademàs, en el mercado hay una serie 


171. Kumar, P.; Clark, M.: Clinical medicine , Balliere Tindali Publishing, 
Londres, 1994, pp. 830-831- 

172. Op. cit Karam, J. H., p. 1090. 


299 


298 



de fàrmacos que no consisten en insulina. Sus funciones oscikn entre 
el incremento de la producciòn de insulina en las cèlulas de los islotes y 
la ralentizaciòn de la absorcion de los carbohidratos. Los pacientes con 
una diabetes tipo 2 tambièn se administran, en ocasiones, inyecciones de 
insulina. 

Ei controi de la diabetes està casi siempre orientado hacia el control de 
los smtomas a largo plazo. Frecuentemente, el controi de la dieta supone 
un dificil juego de equilibrios, ya que el paciente debe tener en cuenta su 
nivel de actividad, los distintos alimentos, sus necesidades metabolicas y 
otros factores relativos a la salud para su tratamiento cotidiano. 

A pesar de los mètodos de los tratamientos mèdicos convencionales, 
apareceràn algunas complicaciones, entre las que se inciuyen los proble- 
mas oculares y visuales, como el desarrolio de cataratas, los darios en la 
retina y el glaucoma. Los problemas renales tambièn afectan frecuen- 
temente a los diabèticos: el riesgo de padecer una enfermedad renal de 
algiin tipo es del 15-20 % en los pacientes con diabetes tipo 2 y del doble 
de ese porcentaje en los afectados por la diabetes tipo l. 173 

La diabetes y la terapia Gerson 

Los pacientes con una diabetes tipo 1, cuando se tratan siguiendo la 
terapla Gerson, suelen experimentar una gran reducciòn en sus necesida- 
des de insulina, aunque muchos dependeràn permanentemente de este 
fàrmaco. Cuando los islotes de Langerhans son destruidos, el organismo, 
incluso aunque goce de un estado de salud òptimo, no podrà regenerar- 
los. Si las cèlulas unicamente han sufrido danos, existen algunas proba- 
bilidades de que el organismo, ayudado por el protocolo Gerson, pueda 
sanar y recuperar su funcionamiento. 

Ademàs, en aquellos pacientes que presenten cambios degenerativos 
relacionados con la diabetes, como una reducciòn de la capacidad visual, 
danos renales o problemas circulatorios, la terapia suele ser efic:az para 
revertir el deterioro. Los pacientes con una diabetes tipo 1 necesitan, no 
obstante, seguir, indefinidamente, un plan de menus obedeciendo de 
manera estricta la dieta Gerson para mantener asi el rnejor estado de salud 
posible. 

La diabetes tipo 2 es mucho màs fàcil de corregir. Los pacientes rrata- 
dos con el protocolo Gerson suelen ser capaces de eliminar la necesidad 

173. Ibidem , Karam, J. H., p. 1096. 


del control con insulina. Como se ha mencionado anteriormente, una 
causa potencial de la diabetes tipo 2 es un efecto de taponamiento de los 
receptores de la insulina debido a los depòsitos de colesterol. Como la 
dieta Gerson es muy pobre en grasas y no contiene colesterol, es muy 
eficaz para reducir ràpidamente los niveles de colesterol. Sostenemos que 
la dieta del doctor Gerson es capaz de revertir con rapidez este problema 
de taponamiento, permitiendo asi que los receptores celulares usen la 
insulina. Muchos miembros del personal del Gerson Institute han ob~ 
servado a pacientes capaces de reducir su dependencia de la insulina casi 
de inmediato cuando siguen el protocolo Gerson. 

Los pacientes diabèticos que siguen la terapia Gerson ingresados en 
un centro recibiràn una versiòn modificada de la dieta Gerson con una 
reducciòn en la ingesta de azùcares. Los pacientes suelen ir avanzando 
hacia el protocolo Gerson estàndar mientras su organismo responde a 
la terapia y empieza a curarse. Despuès de varias semanas hemos obser- 
vado còmo pacientes con diabetes tipo 2 son capaces de continuar con 
el protocolo Gerson completo, incluidas las cantidades completas de los 
zumos de zanahoria/ manzana que, de otra manera, hubieran provocado 
problemas graves en el paciente diabètico. 

La diabetes puede verse complicada todavia màs por muchos de los 
otros problemas con los que atormenta al organismo, principalmente 
danos rcnales. Aunque la terapia Gerson puede revertir buena parte de 
estos danos, cuando los rinones superan cierto estado (generalmente un 
20 % o menos de su funciòn normal), este programa de tratamiento ya 
no es eficaz. Lo mismo se aplica para aquellas personas sometidas a dià- 
lisis o que van a iniciarla, o para aquellos que ya se han sometido a un 
trasplante de rinòn. 

Resumen de la aplicaciòn de la terapia Gerson 
para pacientes diabèticos 

La diabetes tipo 2 puede, con frecuencia, mejorar espectacularmente y, 
en algunos casos, curarse mediante el uso de la terapia Gerson. Los pa- 
cientes con diabetes tipo 1 suelen experimentar un efecto estabilizador 
en algunos casos junto con una reversiòn de los danos renales y retinia- 
nos. La hipertensiòn suele desaparecer. Los pacientes con diabetes tipo 1 
a veces pueden abandonar completamente su tratamiento con insulina, 
pero esto no es algo comùn. Los niveles de glucosa en sangre necesitan 
una monitorizaciòn cuidadosa. 


300 


301 



En lo relativo al consumo de zumos y al seguimiento de la dieta, 
se realizan algunas modificaciones en el programa Gerson. E1 zumo 
de manzana se elimina, el zumo de pomelo reemplaza al de naranja y 
el de zanahoria/manzana se sustituye parcialmente por el de verduras, 
dependiendo de la dosis de insulina. Las hortalizas crudas reemplazan 
a la fruta a la hora de los aperitivos. La miel, el jarabe de arce, el azùcar 
moreno y otros edulcorantes son eliminados. Si los niveles de glucosa 
pueden estabilizarse se pueden anadir a la dieta una o dos piezas de fruta 
diarias. E1 melòn es la fruta preferida. 

A la hora de tomar los medicamentos recomendados en la terapia 
Gerson, la hormona tiroidea se reduce a 65 o 100 mg diarios. La soluciòn 
de Lugol disminuye hasta tres gotas al dia. E1 potasio (K) se limita a 
1 cucharadita por vaso, excepto en los casos de edema grave, en los que 
el K puede incrementarse hasta las 2 cucharaditas por vaso. Durante 
las reaccio nes de curaciòn, las necesidades de insulina pueden aumentar 
temporalmente. Con el tiempo, las necesidades de suplementaciòn con 
insulina suelen desaparecer por completo en los casos de diabetes tipo 2. 
Los pacientes con diabetes tipo 1 suelen necesitar cierta suplementaciòn, 
pero el resto de procesos degenerativos suele cesar. 

Trastornos de origen genètico 

Los trastornos de origen genètico no responden a la terapia Gerson, pero 
los sfntomas de las flaquezas genèticas pueden mejorar. Un caso de fibro- 
sis quistica mostrò una mejoria significativa mlentras el paciente seguxa 
la terapia Gerson. 

Enfisema 

Se han observado respuestas positivas en pacientes aquejados de enfise- 
ma cuando seguian el protocolo Gerson al pie de la letra. La capacidad 
pulmonar puede aumentar y los sfntomas relacionados controlarse. 

Cardiopatìas y probfemas vascuiares 

La hipertensiòn responde excepcionalmente bien a la terapia Gerson. 
De hecho, las mejorxas son tan evidentes que los acompanantes de un 
paciente con problemas cardxacos deberian ser monitorizados en pre- 
venciòn de posibles efectos antihipertensores, ya que hemos observado 
hipotensiòn tanto en los pacientes como en sus acompanantes tras la 


mera administraciòn de la dieta Gerson. La dosificaciòn de los fàrmacos 
antihipertensores deberfa reducirse lentamente, empezando entre el ter- 
cer y el quinto dia despuès del inicio del tratamiento. La hipertensiòn de 
origen maligno puede tardar màs en responder al tratamiento. 

Las cardiopatias no responden bien al programa Gerson, y aqux te~ 
nemos un ejemplo: en octubre de 1990, un hombre al que llamaremos 
Frank Winslow ingresò en el hospital que aplica la terapia Gerson de 
Tijuana (Mèxico) con multitud de problemas de salud. Era extremada- 
mente obeso, ya que pesaba 159 kilos. Frank, que ahora tiene màs de cin- 
cuenta anos, ya habfa sufrido un infarto masivo con treinta y ocho anos, 
y no sòlo le habi'a dejado danos cardxacos, sino tambièn hipertensiòn. 

Frank Winslow tambièn padecia gota y tomaba una medicaciòn 
estàndar contra esta afecciòn. Si dejaba de tomarla, aunque sòlo fuera 
durante un dia, sufria un grave ataque de gota. Tambièn padecia una 
diabetes intratable. Incluso con su medicaciòn y su insulina, sus niveles 
de azùcar en sangre oscilaban entre los 240 y los 400 mg/dl (cuando lo 
normal es que estèn por debajo de 120). 

Por tanto, se administrò a Frank la terapia Gerson un tanto modifica- 
da debido a su hipertensiòn y su diabetes. Generalmente, como ya sabrà, 
el programa de ingesta de zumos incluye trece vasos de zumos de fruta 
y hortalizas: un vaso de 250 ml de zumo de naranja, unos cinco vasos 
con zumo de manzana y zanahoria en una proporciòn aproximada del 
35 y el 65 %, respectivamente (Vs de manzana y % de zanahoria), tres 
vasos de zumo de zanahoria, administrados junto con dos càpsulas de 
extracto de higado en polvo cada uno, y cuatro vasos de zumo preparado 
con distintas verduras de ensalada, cada uno de ellos con una manzana 
pequena, Para reducir su ingesta de glucosa no se le suministraba zumo 
de na ranja, sino de pomelo, y el resto de los zumos de Frank conteman 
menos manzana. Tambièn le proporcionaban màs zumo de verduras en 
lugar del de zanahoria. 

Siguiendo una adaptaciòn en la dieta que suele realizarse en el caso 
de los pacientes diabèticos, al paciente no se le suministrò un plato de 
fruta para consumirla en su habitaciòn, algo que suelen recibir otros 
pacientes. En lugar de ello, a Frank se le servia un plato de hortalizas 
crudas: palitos de zanahoria, tiras de pimiento verde, ramitas de apio, 
pequenos ramitos de coliflor, y tomates, de modo que pudiera disponer 
de algo que mordisquear si tenfa hambre. Aparte de eso podia consumir 
tres comidas de la terapia Gerson completas a las horas correspondientes. 



Èstas incluian sòlo alinaentos de origen vegetal de cultivo ecol.ògico re~ 
cien preparados sin sal ni grasas y tampoco habfa alimentos congelados 
ni enlatados, ademas de muy pocas hierbas aromaticas. 

Entre sus tres comidas 7 sus trece vasos de zumo, ademas de su pla- 
to de hortalizas crudas diarios, Frank no sentfa hambre ni siquiera un 
momento, pero perdiò medio kilo de peso diario durante dos meses 7 
medio. Por supuesto, a este paciente tambièn se le administraban otros 
componentes de la terapia Gerson: 2 cucharaditas de compuesto de po- 
tasio en cada vaso de zumo junto con un poco de extracto de tiroides, 
soluciòn de Lugol (yodo) 7 enzimas digestivas. 

A Frank se ie retirò su medicaciòn contra la gota desde el primer dia 7 
nunca volvio a sufrir ningun otro ataque de este mal. Xambièn recibxa 
los enemas de cafè normales en la terapia Gerson 7 una inyecciòn intra- 
muscular diaria de 3 cm 3 de extracto de higado que, ademàs, contenia 
0,1 cm 3 de vitamina B 12 . Excepcionaimente (este pròximo medicamento 
no se administra a los pacientes no diabèticos) recibfa, tambièE, tres ve- 
ces ai dia 200 pg de picolinato de cromo, que es un factor de tolerancia 
a la glucosa. 

Mientras tanto, la presiòn sanguxnea de Frank se redujo (al no conte- 
ner sal ni grasas, la terapia Gerson suele dar iugar a una reducciòn de la 
presiòn sanguinea en el transcurso de pocos dias) 7, por tanto, su medi- 
caciòn para reducir la presiòn sangufnea se modificò. 

A 1 cabo de cinco semanas, Frank Winslow perdiò 16 kilos, 7 sus 
niveles de azùcar en sangre eran de 105 (normales, con respecto al valor 
elevado de 240 ) sin que tomara ninguna medicaciòn ni insulina . Siguiò 
perdiendo medio kilo diario hasta que ya tuvo un peso razonabie de 
93 kilos (con una altura, descalzo, de 190 cm). Durante todo este tiem- 
po, 7 consumiendo los alimentos adecuados, el paciente pudo comer de 
acuerdo con las necesidades de su apetito sin sentir hambre en ningun 
moxnento. 

Un aspecto muy importante de la terapia del doctor Gerson es d enema 
de cafe. Cuando un paclente con este tipo de diabetes 7 que padece otras 
complicaciones esta perdiendo peso rapidamente, tambièn està metabo- 
lizando muchas de las toxinas almacenadas en el tejido graso. En otras 
palabras: cuando la grasa se disuelve, las sustancias quxmicas contenidas 
en el tejido adiposo llegan a la circulaciòn sangulnea general 7 envenenan 
al paciente si no se detoxifican de fbrma intensiva. Los enemas de cafe 
ayudan a abrir los conductos biliares del higado 7 permiten que las toxinas 


se eliminen a travès del intestino. ( Vèanse todos los detalles del procedi- 
miento de la terapia Gerson en los capitulos dedicados a los zumos, a la 
preparaciòn de los alimentos 7 a los enemas de cafè.) 

Existen varios hechos interesantes en este caso que merecen atenciòn. 
por un lado, al personal mèdico del hospital de Tijuana le pareciò obvio 
que Frank padecia un caso tipico de funciòn tiroidea reducida, ademàs 
de sus otros problemas. Tenxa gran sobrepeso 7 ya habia sufrido un ata- 
que al corazòn grave, ademàs de padecer diabetes, todo ello relacionado 
con una funciòn tiroidea reducida. Ademàs, sus dos hijos, de catorce 
7 diecisiete anos, padecian alergias 7 asma, respectivamente. Estos son 
tambièn signos de una funciòn tiroidea reducida (un problema con fre- 
cuencia hereditario) 7 de una deficiencia inmunitaria. Los muchachos 
tambièn sufrxan estos trastornos. 

Lo que es todavxa màs sorprendente en esta situaciòn familiar es el 
hecho de que el padre de Frank, que tenxa sesenta 7 siete anos, habfa 
sido paciente de la terapia Gerson unos siete anos antes, ya que padecia 
un càncer pancreàtico avanzado. E 1 diagnòstico de sus mèdicos era de 
«desahuciado», 7 decian que le quedaban entre tres 7 seis meses de vida. 
Acudiò al centro hospitalario de la terapia Gerson de Tijuana, siguiò 
el protocolo Gerson al pie de la letra 7 se recuperò por completo. En 
estos momentos, habian transcurrido ocho anos desde la recuperaciòn 
de Winslow sènior, 7 este hombre conserva una buena salud en la actua- 
lidad. È1 tambièn habxa sufrido tres ataques al corazòn antes de que le 
diagnosticaran su càncer pancreàtìco. H07 en dia tambièn permanece 
libre de trastornos cardfacos, se mantiene activo 7 disfruta de la vida. 

Podemos aprender algo estudiando esta situaciòn familiar peculiar. 
Aquf podemos ver a otro miembro de la familia Winslow con una fun- 
ciòn tiroidea reducida que habfa sufrido ataques al corazòn 7, finalmente, 
càncer. Incluso aunque el hijo observò una recuperaciòn espectacular en 
su padre, se permitiò a sf mismo enfermar tanto que estuvo al borde de la 
muerte antes de acudir a recibir el tratamiento que anteriormente habxa 
salvado la vida a su progenitor. 

Un factor Ìmportante de la terapia Gerson para las enfermedades car- 
diacas es la utilizaciòn de medicaciòn tiroidea para aumentar el metabo- 
lismo, quemar grasas 7 metabolizar el colesterol. Obviamente, se debl 
empezar administrando hormona tiroidea a un nivel muy bajo para no 
afectar en exceso al corazòn debilitado. En segundo lugar, la suplemen- 
taciòn alimentaria con aceite de linaza ayuda a disolver los depòsitos 


304 


305 



de grasa 7 colesterol en las arterias y aumenta la capacidacl de la sangre 
para transportar oxigeno. Tambièn es de gran importancia la utilizaciòn 
de potasio, que ayuda a la funciòn enzimàtica (7 tambièn a disolver las 
placas) y evita que la sangre se coagule en exceso. Por tanto, el potasio 
reduce el peligro de la formaciòn de coàgulos que provocan ataques car~ 
dfacos 7/0 apoplejias. 

E 1 doctor Gerson era consciente, al principio del desarrollo de su te- 
rapia, de la extrema importancia del potasio para tratar cualquier en- 
fermedad crònica. Afirmò que, en su opiniòn, el principio de cualquier 
enfermedad degenerativa crònica es la pèrdida de potasio del interior de 
la cèlula 7 su invasiòn por parte del sodio (hemos hecho referencia a esto 
con el nombre de smdvoTYie de dcinos en los tejidos ), En lo que respecta al 
campo de las enfermedades cardiacas, esta opiniòn acerca del sindrome 
de danos en los tejidos fue reafirmada por el profesor Demetrio Sodi- 
Pallares, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Ciudad de 
Mexico. Escribio mas de 12 libros 7 màs de 300 articulos sobre su trata- 
miento de las cardiopatias. 

E 1 doctor Sodi-Pallares tambièn afirma que, en su opiniòn, las cardio- 
patias no consisten en un trastorno del corazòn, sino en una enfermedad 
del cuerpo: especialmente de la pèrdida de potasio 7 el exceso de sodio. 
Tambièn èl, en su tratamiento para los pacientes con cardiopatias, pro- 
porciona una dieta pobre en sodio 7 rica en potasio. Fue mucho despuès 
de su trabajo con las cardiopatfas 7 sus numerosas publicaciones cuando 
fue consciente del trabajo del doctor Gerson 7 de su filosofia similar. 
Sòlo el doctor Gerson aplicò su dieta pobre en sodio 7 rica en potasio a 
todas las enfermedades crònicas, con los mismos resultados excelentes. 
Unos niveles bajos de sodio 7 altos de potasio trabajan bien en equipo 
contra todos los tipos de enfermedades. 

Por supuesto, la terapia Gerson tambièn inclu^e muchos otros ele- 
mentos 7 procedimientos, como una terapia nutricional intensiva con 
muchos zumos recièn preparados, enzimas digestiva s, aceite de linaza 
7 los enemas detoxificantes de cafè. En el caso de la arterioesclerosis 7 
ias cardiopatxas, el doctor Gerson consiguiò no sòlo una mejoria en el 
estado de salud, sino la supervivencia a largo plazo. Contrariamente 
a la creencia 7 las ensenanzas de li medicina ortodoxa, en el paciente 
sometido a la terapia Gerson, las placas arteriales 7 su invasiòn son 
reversibles, de modo que las paredes arteriales vuelven a quedar libres 
de placas. 


T 

Otro paciente es el viejo amigo del doctor Gerson: el profesor Henr^ 
Schaefer-Simmern, de la ciudad de Nueva York. Este paciente, que tenia 
unos cuarenta 7 cinco anos, fumaba muchisimo 7 habia sufrido varios 
infartos de miocardio con pocos dias de diferencia entre ellos. Estaba 
medio muerto 7 su circulaciòn era pèsima, tal como poman de eviden- 
cia sus labios azulados. E 1 profesor Schaefer-Simmern fue sometido a la 
terapia Gerson a finales de la dècada de 1940 7 permaneciò vivo 7 activo 
hasta que cumpliò ochenta 7 cinco anos. 

Casi todas las enfermedades degenerativas agudas o crònicas adicio- 
nales pueden ser corregidas permanentemente si el paciente sigue la tera- 
pia Gerson modificada. 

La hepatitis A, B y C 

Hemos observado una aparente remisiòn completa 7 una restauraciòn 
de la funciòn hepàtica con el uso del protocolo de la terapia Gerson. E 1 
tratamiento es idèntico al de cualquier paciente con càncer que se haya 
sometido a quimioterapia. Se deberxan vigilar atentamente las enzimas 
hepàticas. 

ìnsuficiencia renal 

i 

Debido al bajo contenido en protefnas de la dieta del protocolo Gerson, 
la insuficiencia renal puede controlarse 7 se puede maximizar cualquier 
funciòn renal que no sea Ìnferior al 15 %. Una vez que los pacientes han 
empezado a recibir diàlisis, no pueden ser aceptados para su tratamiento 
con la terapia Gerson. Como los rinones no se recuperaràn en la ma^oria 
de los casos, los pacientes con trastornos renales deben permanecer toda 
| su vida siguiendo la terapia Gerson. 

Intcixicacìòn por metales pesados 

La administracìòn de soluciòn de Lugol deberia reducirse a una o dos go- 
tas diarias cuando se padezca una intoxicaciòn por metales pesados. Se 
tendria que permitir que el proceso de detoxificaciòn se produzca len- 
tamente. Se suele usar el protocolo Gerson aminorado para pacientes 
que se han sometido a quimioterapia 7 CU70 estado fìsico es bueno para 
solucionar la intoxicaciòn por metales pesados. 


306 


307 



Esclerosis multiple (EM) 


La terapia Gerson ha conseguido unos resultados excelentes en los casos 
de EM. Con la nutriciòn y la detoxificaciòn adecuadas, el organismo 
es capaz de sanar las vainas de mielina danadas que aislan a lo,s nervios 
para que puedan transmitir sus mensajes electricos al cerebro y a la mè- 
dula espinal. La sanacion del «aislamiento» danado puede provocar un 
empeoramiento transitorio de los sintomas, lo que asustarà al paciente 
de la terapia Gerson. No obstante, si se persiste y se permanece fiel al 
tratamiento, el organismo restaurarà y curarà estas vainas, lo que darà 
como resultado la recuperaciòn completa. 

Advertencia: se «asume» que la EM es una enfermedad «autoinmuni- 
taria». A saber, se cree que el sistema inmunitario del propio organismo 
destruye las vainas de mielina. Con esa asunciòn y con ninguna otra 
posibilidad de tratamiento, la medicina ortodoxa suele tratar a los afec- 
tados por la EM con fàrmacos inmunosupresores, como, por ejemplo, la 
quimioterapia contra el càncer. Despuès de tales tratamientos, la tera- 
pia Gerson no es tan eficaz. Ademàs, estos pacientes suelen ser tratados 
durante periodos de tiempo prolongados con prednisona. Esto tambièn 
hace que la terapia Gerson no sea tan eficaz. 

Osteoartritis 

La osteoartrtitis, que es màs comun, pero que debilita al paciente con 
menos rapidez que la artritis reumatoide, suele producirse en las perso- 
nas mayores. Se debe a un proceso de lento deterioro de las articulacio- 
nes, y surge debido al mismo dano subyacente provocado por un exceso 
de protetnas que el organismo es incapaz de asimilar y que los rinones 
no pueden excretar. No obstante, la osteoartritis no aparece acompanada 
de un proceso inflamatorio, por lo que los danos y la destrucciòn de las 
articulaciones se producen de forma lenta. La enfermedad se observa 
fàcilmente en forma de unos bultos duros y òseos en el dedo mdice, el 
menique o en pràcticamente cualquier articulaciòn de las manos y los 
dedos de los pies. La osteoartritis acaba afectando tambièn a las articula- 
ciones de mayor tamano. ’ 

Se teoriza que ambos tipos de artritis (la osteoartritis y la artritis 
reumatoide) estan relacionadas genèticamente. Hay buenas razones que 
respaldan esta teorxa, ya que en cualquiera de los dos casos debemos re- 

1 


308 


cordar que el organismo es incapaz de procesar la sobrecarga de protei- 
nas animales. Esto hace suponer que el pàncreas està debilitado y que es 
incapaz de sintetizar las enzimas proteoliticas necesarias. La tendencia a 
tener un pàncreas dèbil podrìa muy bien ser hereditaria. 

Pero existe otro aspecto que se debe tener en cuenta. Cuando hay un 
trastorno hereditario, debemos recordar que lo màs probable es que los 
miembros de la familia en cuestiòn consuman los mismos alimentos. No 
sòlo eso, sino que las hijas consumiràn, de nuevo, los mismos alimentos 
que aprendieron a preparar de sus madres. De esta forma, se transmite el 
mismo tipo de dieta en la familia hasta la siguiente generaciòn. 

En el Gerson Institute tuvimos un ejemplo interesante sobre esta si- 
tuaciòn. Una mujer vivaz llamada Lillian Stomatis, de unos cincuenta y 
cinco ahos, acudiò al hospital que administraba la terapia Gerson para 
que aliviaran su artritis reumatoide. Su rodilla derecha estaba muy hin- 
chada y estaba tan dolorida que era incapaz de cuidar de si misma. Para 
poder arreglàrselas en el hospital, trajo consigo a su hija Rosalie para que 
la ayudara a caminar hasta el baho, a vestirse y llevar a cabo otras tareas 
personales. 

La hija, que era una mujer joven y atractiva, tenla veintiocho anos 
y ya mostraba claramente los signos iniciales de la artritis. Para mayor 
desgracia, Rosalie se habia trafdo a su hija, una preciosa niha con coletas 
que tenia cinco ahos y que ;ya habia mostrado los primeros smtomas de 
esta misma enfermedad! Asi pues, vemos que los cambios degenerativos 
propios de la artritis aparecen cada vez antes en cada generaciòn. 

La gente mayor sigue teniendo unas resèrvas un tanto mejores y resul- 
ta menos afectada por las toxinas presentes en el aire, el agua, la tierra y 
el alimento cotidiano y los fàrmacos màs nuevos. La gente joven se està 
acostumbrando cada vez màs a tomar fàrmacos para aliviar el dolor, las 
molestias, el insomnio, unos niveles bajos de energia y cosas peores. Esta 
ingesta de fàrmacos provoca un deterioro màs ràpido. Ademàs, en los 
ninos muy pequehos, nos encontramos con el problema adicional de ia 
vacunaciòn. 

Ha aparecido un gran numero de pruebas, tal y como describe Robert 
A. Mendelsohn (doctor en medicina), antiguo director de la Sociedad 
Pediàtrica Estadounidense y jefe de un gran hospital de pediatrfa en Chi~ 
cago antes de su fallecimiento, de que la vacunaciòn ha provocado dahos 
a ninos pequehos. En muchas criaturas, la introducciòn en su organismo 
de gèrmenes o virus atenuados es suficiente para provocar danos graves, 


309 




disfunciones cerebrales, diabetes y artritis reumatoide, Las advertencias y 
los escritos del doctor Mendelsohn fueron rebatidos violentamente por la 
medicina ortodoxa, pero sigue estando presente el hecho de que muchos 
ninos sufrieron dahos cerebrales debido a las vacunaciones. Los otros 
efectos en forma de enfermedades fueron màs difìciles de probar. Pero 
debemos preguntarnos, una vez màs, sobre el problema subyacente de 
vacunar contra las enfermedades: <què es lo que hace la vacunaciòn para 
provocar la enfermedad en lugar de prevenirla? Las toxinas introduci- 
das en el organismo que no se excretan por completo pueden provocar 
la inhibicion enzimàtica. Cuando ciertas enzimas se ven bloqueadas o 
inhibidas, algunos nutrientes no se digieren ni se excretan bien, y es ahi 
donde empieza la enfermedad. 

Un medico de ochenta y dos anos, H. R. Feinstein (doctor en medici- 
na)> de Los Àngeles, fue atendido en el hospital de la terapia Gerson prin- 
cipalmente porque sufria un dolor bastante intenso en su cadera debido 
a la artritis y otros mèdicos le habian recomendado que se operara para 
implantarle una protesis. La rechazò, y, en lugar de ello, participò en el 
programa Gerson. No obstante, padecxa otros problemas de salud. Este 
mèdico tomaba fàrmacos para controlar su hipertensiòn, tenfa un nivel 
de colesterol en sangre de màs de 300 (hasta 200 es normal) y sufrfa una 
pèrdida auditiva importante. E1 doctor Feinstein acudiò acompahado de 
su esposa, que tambièn padecia artritis, pero su problema era reumatoide 
y no una osteoartritis. Ella tambièn terna unos niveles altos de colesterol 
en sangre. 

Este doctor quedò sorprendido de que sus niveles de colesterol baja- 
ran màs de 100 puntos en una semana. Luego pudo reducir su medica- 
cion para controlar la hipertensiòn. Hacia el final de su segunda semana 
en el hospital, el hijo de los Feinstein sufriò un grave accidente de tràfico 
y el padre estaba, comprensiblemente, muy ansioso y nervioso. Simple-* 
mente para asegurarse tomò una dosis extra de medicaciòn para su pre~ 
siòn sanguinea, y al poco tiempo sufriò un desmayo. Los mèdicos que 
aplicaban la terapia Gerson en el hospital estaban preocupados, ya que 
este hombre tenia, despuès de todo, ochenta y dos anos, por lo que los 
facultativos tomaron medidas urgentes, pero descubrieron que la presiòn 
sangufnea deì doctor Feinstein era demasiado baja simplemente porque 
habxa tomado la medicaciòn. 

Con el paso del tiempo, y cuando la medicaciòn contra la hiperten- 
siòn abandonò su torrente sangufneo, volviò a la normalidad y estaba 

310 


perfectamente bien. Cuando concluyò la tercera semana en el hospital, 
la capacidad auditiva del paciente habfa mejorado ostensiblemente y su 
presiòn sanguinea era pràcticamente normal sin la ayuda de la medica- 
ciòn. 

E1 dolor en su cadera habfa desaparecido y su osteoartritis dejò de 
molestarle. Por supuesto, su cadera no se curò por completo, pero pudo 
ver, en una radiografìa, que el proceso de curaciòn habia empezado y que 
la fricciòn se habia reducido, lo que eliminaba el dolor. En el caso de su 
mujer, $u dedo inflamado tambièn mejorò, pero como se fue corriendo 
para estar al lado de su hijo, el tratamiento de su esposa se interrumpiò y 
los resultados no fueron tan espectaculares. 

Otra paciente con osteoartritis, Marion Sands, una bibliotecaria de 
sesenta y un anos, llegò al hospital Gerson de Tijuana con unos nudillos 
y unos dedos extremadamente deformados, Llevaba un utensilio de cue- 
ro para mantener los dedos alineados en su posiciòn normaL Se sometiò 
a un programa de tres semanas y volviò a casa con los conocimientos 
necesarios para cuidar de si misma. Despuès de unos dos anos siguiendo 
la terapia Gerson en su hogar, sus manos eran casi normales. Tenia los 
dedos rectos y sus musculos se recuperaron, de forma que, a partir de ahi, 
pudo usar sus manos bastante bien, y nunca màs necesitò ningùn tipo de 
aparato de cuero. 

Como se ha mencionado antes, los pacientes que padecen osteoar- 
tritls sufren dahos graves desde hace mucho tiempo, y se precisa un 
periodo largo y un seguimiento continuo de la terapia Gerson para res- 
tablecer lentamente los huesos y los mùsculos. Pero lo importante es 
que es posible si el paciente tiene suficiente determinaciòn y permanece 
el tiempo necesario cumpliendo con esta terapia nutricional bastante 
exigente y restrictiva. 

Osteoporosis 

En el caso de la osteoporosis, los pacientes sufren la descalcificaciòn de 
los huesos. La presencia de ese problema tiende a producir una reacciòn 
en el mèdico alopàtico normal. Lo màs frecuente es que le diga al pacien- 
te que tomJ mucha. leche (por el calcio). Desgraciadamente, èste es un 
enfoque muy simplista e incorrecto para este problema. 

F.n primer lugar, debemos recordar que el exceso de proteina, como 
en el caso de la leche, es lo que provoca esta enfermedad. En segun- 

311 



do lugar, hemos visto, en la obra clasica de Pottenger Cats, a study in 
nutrition , 174 que la leche pasteurizada, afectada por el calor, o que los pro- 
ductos elaborados con ieche sometida a un tratamiento tèrmico, no son 
absorbidos sin ias enzimas vivas y no sòlo no aportan beneficios, sino que 
causan males. E1 uso de la suplementaciòn con calcio tampoco funciona. 
Las tabletas de calcio no se asimilan bien. Este mineral debe penetrar 
en el organismo en la combinaciòn adecuada, junto con enzimas vivas 
7 activas que encontramos en el zumo de zanahoria, el de las hojas de 
ensalada verdes y consumiendo mucha lechuga fresca. 

Mediante estos alimentos frescos de cultivo ecològico, el organismo 
recibe no sòlo calcio farmacèutico, sino todos los nutrientes m inerales 
aparte del calcio: magnesio, manganeso, zinc, cobre, potasio, yodo y 
muchos màs, junto con las enzimas activos que permiten al organismo 
asimilar estos minerales y almacenarlos en los huesos. De esta fbrma, la 
terapia Gerson no sòlo alivia la defìciencia de calcio, sino que tambièn 
permite que el organismo reconstruya sus huesos. 

Se ha visto que la terapia Gerson es eficaz para mejorar la calciiicaciòn 
de los huesos en los casos de osteoporosis. 

Tratamiento con esteroides 

Cuando un paciente (como, por ejemplo, uno aquejado de lupus eri- 
tematoso sistèmico, artritis reumatoide, trastornos gastrointestinales, 
tumores cerebrales y otros problemas) recibe un tratamiento alopàti- 
co con esteroides administrado de forma convencional, esta medica- 
ciòn con cortisona no debe interrumpirse repentinamente para pasar 
a sustituirla por la terapia Gerson. Con la monitorizaciòn adecuada, el 
procedimiento correcto consiste en ir desacostumbrando lentanuente al 
paciente a estas medicaciones con esteroides de la forma màs adecuada 
posible. Estas personas enfermas que toman esteroides, que tienen unos 
efectos secundarios terribles, tienen màs probabilidades de experimen- 
tar irritaciòn estomacal. La administraciòn de acidol y niacina deberxa 
suspenderse hasta cinco dfas despuès de que los esteroides hayan sido 
eliminados del torrente sangufneo, y el potasio deberfa reducirse a 10 o 
20 cucharaditas al dia. 


Lupus eritematoso sistèmico, artritis reumatoide 
y esclerodermia 

Tras la eliminaciòn de los esteriodes, ei lupus eritematoso sistèmico (LES), 
la artritis reumatoide (AR) y la esclerodermia (todas ellas enfermedades 
relacionadas con el colàgeno) responden excepcionalmente bien a la te- 
rapia Gerson. No obstante, la curaciòn serà mediocre, incluso siguiendo 
la terapia Gerson, en aquellas situaciones en las que el paciente haya 
consumido esteroides durante màs de dos anos, o cuando haya recibido 
un tratamiento previo con quimioterapia. En el caso del LES y la AR, los 
enemas deberian limitarse a dos o tres al dfa. Las reacciones pueden ser 
intensas, y se debe monitorizar cuidadosamente a los pacientes durante 
el periodo de reacciòn. 

Coiitis ulcerosa 

Las personas que padecen colitis ulcerosa, incluso cuando estàn san~ 
grando, pueden responder sorprendentemente bien a la terapia Gerson. 
Hemos observado a varias personas que han experimentado una remi- 
siòn plena y a largo plazo. La manzanilla reemplaza al cafè en los ene- 
mas al principio del tratamiento, y ciertos alimentos crudos se evitan 
durante un breve perxodo. La colitis ulcerosa, la enfermedad de Crohn, 
el sindrome del colon irritable, la permeabilidad intestinal aumentada 
(o sindrome del intestino «agujereado») y otros trastornos intestinales 
muestran una reacciòn positiva cuando la Terapia Gerson se convierte 
en el plan de tratamiento del paciente. 


174. Pottenger, R: Cats, a study in nutrition y Price Pottenger Nutrition Foun- 
dation, San Diego (California), 1983. 


Cuarta parte 


LA UTILIZACIÒN 
DEL ENFOQUE GERSON 


18 


ENFOQUES PSICOLÒGÌCOS 
DE LA TERAPIA GERSON 


Los pacientes de la terapia Gerson soportan una carga psicologica muy 
pesada. Con frecuencia acuden al programa Gerson despuès de haber su- 
frido las penurias de algunos tratamientos ortodoxos dificiles de aceptar. 
Estas terapias bien asentadas suelen ser extremada y negativamente largas, 
un tanto desagradables y a veces ponen la vida en peligro. Generalmente, 
el paciente habra agotado sus recursos econòmicos, agotando su siste- 
ma inmunitario y habrà sometido a sus emociones a grandes exigencias. 
Esta situaciòn se produce debido a la necesidad del paciente de someter- 
se a numerosas pruebas diagnòsticas, exàmenes clinicos amedrentadores, 
biopsias que le provocan ansiedad y muchos otros procesos mèdicos o 
psicològicos que le alteraràn. 

E1 paciente aquejado de càncer està especialmente traumatizado de~ 
bido a la creencia extendida de que no se puede hacer gran cosa para ven- 
cer a esta enfermedad. Y ese punto de vista puede ser cierto en muchos 
casos, a juzgar por los elevados porcentajes de mortalidad que acompahan 
a la mayorfa de las formas de quimioterapia y radioterapia alopàticas. 

Incluso la inmunoterapia, recientemente aceptada, tiene sus escollos 
inoportunos. Desde el punto de vista convencional, se puede acabar ha- 
ciendo creer al paciente que, a fin de cuentas, el càncer es invencible. 

E1 paciente aquejado de càncer y su familia pueden llegar al centro 
que aplica el tratamiento Gerson deprimidos y, en muchos casos, domi- 
nados por sentimientos negativos, como la preocupaciòn, la profunda 
pena, el miedo, la tristeza, la ira, la irritabilidad y el ensimismamiento. 
Incluso para estas personas deprimidas, con ansiedad y generalmente 
desgraciadas, la terapia Gerson aporta curaciòn y esperanza. 


317 


1 


Hemos visto que otros pacientes que se esfuerzan por emplear los 
procedimientos de la terapia Gerson en una fase màs precoz y con me- 
nos danos sueien encontrarse con menos dificultades para superar su 
falta de bienestar. Recibir la terapia Gerson màs pronto que tarde es 
mejor para conseguir la curaciòn y el mantenimiento de un buen estado 
de salud. 

Sea como fuere, ios dos tipos de pacientes infelices (los que acuden 
pronto y los que lo hacen màs tarde) se embarcan en el desconocido tra- 
tamiento Gerson, que queda fuera de los limites de la medicina ortodoxa. 
Como consecuencia de ello, se enfrentan a un trabajo largo, exigente, 
monòtono y solitario con gran esperanza y determinaciòn, pero sin ga~ 
rantfas de èxito al final. Los aspectos psicològicos desempenan un papel 
en el proceso de curaciòn, y el protocolo Gerson (ya sea el estàndar o el 
modificado) proporcionarà algunas directrices de procedimiento. 

Los aspectos psicològicos de la terapia Gerson 

Debido al caràcter amenazador para la vida que lleva impiicito el càncer, 
los pacientes afectados por neoplasias malignas en particular y aquellos 
aquejados por otras enfermedades crònicas progresan con mayor rapidez 
y de forma mas competente en pos de su curaciòn cuando reciben apoyo 
psicològico. Un factor importante de la terapia Gerson es que distintos 
aspectos de la detoxificaciòn tienen unos efectos excelentes en las pers- 
pectivas del paciente. La toxicidad inherente de la dieta actual y del estilo 
de vida estresante tiende a llevar toxinas a la sangre y a la circulaciòn 
sistèmica general. Estos venenos tambièn llegan al cerebro y tienden a 
afectar a la mente incrementando ia ansiedad, la depresiòn, el miedo, el 
pànico, etcètera. 

Nada màs empezar con la detoxificaciòn de la terapia Gerson, en 
cuestiòn de algunos dias, los pacientes mejoran considerablemente, sien- 
ten una mayor confianza y muestran una mayor estabilidad emocional. 
No obstante, somos firmes defensores de la ayuda psicoterapèutica adi- 
cional siempre que se pueda disponer de ella. 

E1 doctor Gerson afirmò una vez que morian màs personas como 
producto del pànlco que del càncerl El cuerpo no implica sino a una par- 
te de la enfermedad. Cuando la enfermedad tambièn provoca miedo, la 
combinaciòn causa una acumulaciòn sistèmica de cada vez màs toxinas 
en el organismo y una aceleraciòn del deterioro fisico. Es esencial una 


mejor comprensiòn del miedo y de las otras emociones negativas y lo que 
provocan a alguien que va mejorando. 

Dado que cada pensamiento y emociòn humanos equivalen a un acto 
metabòlico, la ciencia de la psiconeuroinmunologia nos explica que los 
sentimientos, los estados de humor y las perspectivas generales afectan 
al sistema inmunològico de cada persona. Se ve potenciado por unas 
perspectivas esperanzadoras y resueltas y minado por una actitud deses- 
perada y de indefensiòn. Si se conoce la verdad, cualquier diagnòstico 
de càncer equivale a un trauma mentai y emocional con reacciones que 
van desde la desesperaciòn y el pànico hasta la apatia o la ira, todas 
ellas perturbaciones negativas poderosas de la mente consciente. Estas 
emociones obstaculizan la Ìnmunidad del individuo afectado contra el 
ataque mortifero de un tumor maligno. 

Como el objetivo del personal que aplica Ia terapia Gerson es recu- 
perar el sistema inmunitario dafiado del paciente enfermo, no se debe 
permitir que los factores psicològicos saboteen la curaciòn fìsica. Un 
terapeuta con una orientaciòn holistica disipa la negatividad mental y 
emocional (psiquica), para asi reforzar la inmunidad fìsica (somàtica). 
Si està trabajando por su cuenta como paciente o como cuidador de un 
paciente que se encuentra en este estado, sin contar con el apoyo del 
entorno de un hospital que aplique la terapia Gerson, nuestro consejo es 
que se concentre en sus procedimientos para la curaciòn que se ocupan 
del control de las emociones negativas. Èstas son destructivas y deben ser 
eliminadas. E1 estado interior traumatizado del paciente debe reprogra- 
marse y transformarse en posltivo. 

«No se deberfa llevar a cabo ningun intento por curar el cuerpo sin 
curar al alma», escribiò Platòn hace casi 2.400 anos. E1 cuerpo y la men- 
te son inseparables: enferman juntos y deben ser sanados juntos. De otro 
modo, las probabilidades de èxito para recuperar la salud se veràn muy 
reducidas. Ni el programa Gerson ni ningun otro mètodo terapèutico 
funcionaràn de forma eficaz si hay algo en la consciencia del paciente 
que sigue diciendo «no» a la vida. 

Realmente, las emociones negativas ejercen un efecto devastador so- 
bre las funciones del organismo y, especialmente, sobre el sìstema nervio- 
so. Las experiencias estresantes provenientes de emociones negativas pro- 
vocan una estimulaciòn insalubre de la parte autònoma o involuntaria 
de los nervios, incluidas las ramas simpàtica y parasimpàtica. La presiòn 
sanguinea, el ritmo cardfaco y el respiratorio, y el consumo de oxigeno 


318 


319 



aumentan. La glucosa se agota innecesariamente. La filtraciòn renal, las 
secreciones gastrointestinales y la actividad descienden, lo que aiècta a 
la digestiòn y a ia eliminaciòn de ios productos de desecho y las toxinas 
del organismo. Se observan insomnio, fatiga, pèrdida de apetito, apatfa, 
elusion de Ìas responsabilidades y aburrimiento en el paciente. 

Todas estas carencias fisicas que se manifiestan en el sistema nervio- 
so autònomo deben diluirse y contrarrestarse hasta eliminarlas. ^Còmo 
puede alguien hacer eso por su cuenta? ^Còmo puede un terapeuta ayu- 
dar al paciente a neutralizar estas respuestas fisiològicas negativas? E1 
conocido autor Norman Cousins (doctor) proporcionò a sus lectoxes mu- 
chas herramientas para la curaciòn cuando, en su best seller Anatomia 
de una enfermedad o La voluntad de vivir describiò còmo las emoeiones 
positivas son movilizadores poderosos de los recursos curativos naturales 
del paciente. 

Hacer hincapiè en las emociones positivas 
como herramientas de curaciòn poderosas 

Las emoclones positivas son unas armas poderosas en la guerra del pa- 
ciente contra la enfermedad. La risa, la valentia, la tenacidad, el amor y 
el respeto por los demàs, ademàs de la conexiòn con las percepciojies de 
la espiritualidad del paciente, son pasiones o sentimientos positivos. Ei 
doctor Cousins escribiò: 

Cada vez màs, en ia prensa mèdica, se publican artfculos sobre el eievado 
coste de las emociones negativas. E1 càncer en especiai se ha reiacionado 
con casos intensos de profunda pena, ira o miedo. Tiene poco sentido 
suponer que las emociones sòlo proporcionan penalidades y que no apor- 
tan beneficios. Me convenci completamente, mucho antes de mi grave 
enfermedad, de que la creatividad, la voluntad para vivir, la esperanza, la 
fe y el amor tenfan una importancia bioquimica y que contribufan inten- 
samente en favor de la curaciòn y el bienestar. Las emociones positivas son 
experiencias dadoras de vida. 175 


175. Cousins, N.: Anatomy ofan illness , W. W. Norton & Co„ Nueva York, 
1979, p, 86. (Trad. cast.: Anatomia de una enfermedad o La voluntad de vivir. 
Kairòs, Barcelona, 1993.) 


La fisica y premio Nobel francesa Marie Curie (doctora) afirmò que: 
«Nada debe temerse en la vida, sino sòlo comprenderse. Ahora es el mo- 
mento de comprender màs, de forma que temamos menos». La compren- 
siòn del proceso de una enfermedad y de su causa deberian ser el primer 
paso para superar cualquier patologia. La identificaciòn de la razòn sub- 
yacente de por què existe una enfermedad permitirà a un paciente angus- 
tiado comprender el funcionamiento y el objetivo del programa Gerson 
y por què no cabe duda de que es eficaz. 

Alguien gravisimamente enfermo con probabilidad encontrarà difìcil 
concentrarse en aprender en profundidad los conceptos del doctor Ger- 
son. Como consecuencia de ello, su familia o el cuidador que le acom- 
paha deben ayudarle en esta funciòn. Comprender y aceptar el enfoque 
Gerson para conseguir el bienestar se lleva consigo parte del miedo, mos- 
trando que hay esperanza de revertir el proceso de la enfermedad. 

Unas meras paiabras no eliminaràn todo ei miedo, y reconocemos 
que un resultado favorable es lo que cuenta realmente. La mejoria precoz 
en el estado de enfermedad harà màs que cualquier otra cosa por resuci- 
tar la esperanza. Muchos pacientes recièn llegados a un centro sanitario 
que aplica la terapia Gerson han perdido la voluntad de comer y beber. 
No obstante, esa situaciòn pronto cambia para mejor. E1 programa Ger- 
son ayuda a estas personas durante este dificil perxodo, proporcionando 
al paciente alimentos y zumos sencillos que el organismo es capaz de 
digerir sin esfuerzo. Esta facilitaciòn del metabolismo es vital, ya que en- 
tonces apreciamos una restauraciòn del fiujo sanguxneo, una mejoria en 
el sistema nervioso y una recuperaciòn general de las funciones corpora- 
les. E1 paciente empieza a comer, beber y dormir mucho mejor, y casi de 
inmediato comienza a sentirse fortalecido. Se estimula un interès por la 
vida. Probablemente, por primera vez desde que el paciente se enterò de 
su diagnòstico y su pronòstìco, se tienen perspectivas de vivir una larga 
vida. Puede existir un futuro. 

Algunas de las funciones de un cuidador (familiar o amigo) 

No obstante, la terapia Gerson exige un cambio dràstico en el estilo de 
vida. Para el paciente, vivir cada dfa tiene, inevitablemente, sus altibajos, 
y se producen crisis de curaciòn con mucha frecuencia. El proceso de 
curaciòn supone una prueba dura incluso para el paciente màs compro- 
metido. E1 trabajo de cualquier cuidador consiste en aligerar la carga del 


paciente con un apoyo constante, empatia y asesoramiento bien enfo- 
cado. ^Còmo se llevan a cabo estas funciones propias de los cuidados?: 
mediante el pleno cumplimiento, por parte del cuidador, de tareas bene- 
ficiosas especificas. Èstas incluyen: 

* Crear un espacio seguro para el paciente escuchandole plenamente 
y aportàndole atencio nes sin hacer vaioraciones criticas. 

* Desarrollar una asociaciòn curativa con el paciente, haciendo que 
se convierta en un aliado activo capaz de compartir la responsabi- 
lidad con respecto al proceso terapeutico. 

® Hacer desaparecer el miedo supersticioso relacionado con el càn~ 
cer. Esto se lleva a cabo reprogramando la consciencia del paciente, 
ayudando a redefinir los conceptos nocivos e identificando los pa- 
trones contraproducentes y eliminàndolos. 

® Analizar el sistema de creencias del paciente y la dinàmica fami- 
liar en la que està envuelto. Si la dinàmica familiar es negativa u 
hostil a la terapia, se debe intentar revertir esta dinàmica, o debe- 
mos apartar esa fuente de trastornos del entorno del paciente. 

* Tratar con el resentimiento y con los asuntos pendient es que afec- 
tan al paciente. 

* Hacer frente a los dràsticos cambios de humor y, a veces, al com- 
portamiento antisocial que puede acompanar al proceso de de- 
toxificaciòn. 

Un cuidador es alguien muy necesario para hacer que el paciente evi- 
te decidir que es imposible seguir por si solo el programa de tratamiento 
Gerson en su hogar. E1 cuidador ayuda al paciente en casi todos los 
aspectos del cumplimiento de la terapia Gerson. Empieza por ir a hacer 
la compra y pasa por asegurar el suministro de alimentos, cocinarlos, 
vigilar a los ayudantes, preparar los zumos, calcular las raciones de los 
zumos, determinar cuàl serà la rutina diaria, estar pendiente de la ruti- 
na del programa, lavar utensilios sin cesar, preparar los enemas de cafè, 
aportar ayuda si la administraciòn de un enema sale mal, hacer frente 
a las reacciones de curaciòn y a otras formas de recrudecimiento de los 
smtomas, aliviar el aburrimiento, inyectar entusiasmo en el tratamiento 
y, por encima de todo, hacer que la cordura prevalezca en el paciente y el 
cuidador. 

E1 cuidador necesita estar preparado para aquellas alteraciones en las 
emociones que surgen mientras el organismo del paciente se libera de 


sus venenos residuales. La periodista y psicoterapeuta Beata Bishop, de 
Londres, nos explica que: 

La detoxificaciòn fisica conlleva tambièn, inevitablemente, la detoxifica- 
ciòn psicològica. Las toxinas que circulan por el sistema nervioso central 
provocan reacciones extrahas y un comportamiento que està fuera de 
lugar: cambios de humor violentos, xrritabilidad, ira, inestabilidad, acusa- 
ciones injustas y agresividad. E1 comportamiento normalmente civilizado 
del paciente da lugar a impulsos y emociones que han sido negadas y 
han estado reprimidas durante mucho tiempo, quizàs desde la ninez — 
Forma parte del proceso. Sin ìmportar el campo en que trabajemos con el 
paciente, permaneceremos tranquilos, amables, como siempre y esperan- 
do a que pase la agitaciòn interna. 176 

Herramientas y mètodos para la mejoria psicològica 

Para contrarrestar los aspectos psicològicos negativos de las enfermeda- 
des graves (ya se trate de càncer, cardiopatfas, diabetes, artritis, infeccio- 
nes graves o cualquier otro tipo de patologia degenerativa), a los mèdicos 
que aplican la terapia Gerson se les ensena a incorporar ciertas conside- 
radones en sus programas de tratamiento. Los factores extracurriculares 
incluyen algunas herramientas psicològicas y mètodos que se podràn 
aplic:ar a los pacientes. 

1. Emplear tècnicas de relajaciòn. 

2. Generar visualizaciones relacionadas con la autocuraciòn. 

3. Implicarse en meditaciones sencillas. 

4. Utilizar afirmaciones repetidamente. 

5. Educar y desarrollar el poder imaginativo del lado derecho del 
cerebro, que es creativo, artfstico e idealista. 

6. Revertir las dinàmicas familiares negativas. 

7. Hacer hincapiè en las acciones positivas en todas las situaciones o 
relaciones. 


176. Bishop, B.: «Psychological considerations for the Gerson patient», en Ger~ 
son rherapy physicians trainìng manual> The Gerson Institute, Bonita (Califor- 
nia), 1996, p. 62. 


322 


323 



8. Comprender plenamente el programa Gerson para desarrollar la 
confianza y la voluntad para implicarse en un tratamiento tan 
exigente, rigido y completo que exige tanta autodisciplina , 

9. Eliminar el dolor fisico interior con relativa rapidez mediante el 
uso de enemas de cafè y otras fuentes de detoxificaciòn. 

10. Mostrar constantemente los resultados de los smtomas que el pa~ 
ciente ve y siente. 

A continuaciòn comentamos brevemente los primeros cinco mètodos 
y herramientas, que aportan un aumento del animo para la persona en- 
ferma de càncer o aquejada de cualquier otro transtorno que ponga su 
vida en peligro. 

Use una tècnica de relajaciòn 

Durante quince minutos y tres veces al dia (al despertarse, despuès de ia 
comida y antes de retirarse a dormir), relàjese profundamente mediante 
la utilizaciòn de una tècnica de relajacion progresiva. En primer lugar, 
deje reposar la cabeza, luego el cuello, despuès los hombros y paso a 
paso, el resto del cuerpo desde arriba hasta abajo hasta llegar a los dedos 
de los pies. 

Esta relajaciòn se consigue llevando a cabo la tècnica ensena<ia por 
Jose Silva, de Silva Mind Control. Aqui tenemos còmo hacerlo: 

1. Sièntese còmodamente en una silla o tùmbese en el suelo. 

2. Cierre los ojos y relàjese. 

3. Inspire y llene bien sus pulmones. 

4. Durante la espiracion, relaje el cuerpo todavia màs. 

5. Cuente lentamente hacia atràs desde 100 hasta 1. 

6. Suene despierto en algùn lugar tranquilo que conozca. 

7. Verbalice mentalmente una afirmacion firme como: «Siempre man- 
tendrè lin cuerpo y una mente perfectamente sanos». 

8. Penetre en las visualizaciones creativas que ya ha practicado y que 
ha desarrollado para sf mismo y que le proporcionan el mayor 
bienestar. 177 

1 


177. Silva, J^; Stone, R. B,; You the healer , H. J. Kramer, Tiburon (Califcrnia), 
1989, p. 18 (Irad. cast.: Tu, el sanador, Los iibros del comienzo, Madrid, 2006.) 


Cree visualizaciones 

Hay una tècnica bàsica de visualizaciòn creativa que Shakti Gawain, re- 
nombrada pionera y profesora dei movimiento de la consciencia, muestra 
a sus estudiantes. Implica seguir un proceso paso a paso: 

1. Aplique su mètodo personal de relajaciòn (quizàs la misma tècnica 
recomendada por Jose Silva). 

2. Imagine un estado saludabie del cuerpo que de verdad quiere po- 
seer. 

3. Imagine que posee este estado saludable del organismo, admirelo, 
disfrute de èl y muèstreselo a sus seres queridos y sus amigos. 

4. Pronuncie algunas afirmaciones positivas sobre este estado saluda- 
ble del cuerpo. 

5. Finalice la visualizaciòn con deciaraciones firmes de que tendrà 
este estado corporai saludable permanentemente. 178 

Una vez que estè relajado y pueda visuaiizar con facilidad, inicie el 
proceso de curaciòn en serio. Imagine su cuerpo con el tumor desarro- 
llàndose y piense que ese tumor detiene su crecimiento. Luego vea còmo 
va reduciendo su tamano. Durante cada una de estas sesiones de relaja- 
ciòn, visualice còmo el tumor se va encogiendo un poco màs que la ulti- 
ma vez. Imagine tambièn el sistema inmunitario muy activo (sea como 
sea que lo visualice), con los glòbulos blancos (leucocitos) de este sistema, 
que todo lo abarcan y que estàn formados por los linfocitos, los fagocitos, 
los monocitos, etcètera. 

Impliquese en meditaciones sencillas 

La meditaciòn, que es un estado de consciencia en el que uno aparta su 
conciencia de su entorno de modo que la mente pueda centrarse en un 
ùnico precepto, da lugar al reposo y el alivio del estrès. Conlleva pa- 
ciencia y persistencia desarrollar el poder de concentraciòn necesario para 
la medìtaciòn. La mente vagarà, de forma natural, hacia otras cosas e 
imàgenes. La atenciòn debe volver al asunto en cuestiòn una y otra vez. 
Puede resultar frustrante descubrir lo fàcilmente que se pierde la atenciòn. 
Piense en que el objeto de una meditaciòn es similar al de un blanco: los 


178. Gawain, S.: Creative visualization, Nataraj Publishing, Novato (Ca- 
lifornia), 1995, pp. 27-28. (Trad. cast.: Visualizaciòn creativa , Sirio, Màlaga, 
1999.) 


324 


325 



pensamientos d.escarriad.os haran cjtie, con frecuencia, no acierte en la 
diana. 179 

Se usa una amplia variedad de tècnicas de meditaciòn para librar a la 
mente de las estresantes alteraciones externas. E1 mètodo que exponemos 
a continuacìon, tal y como lo ensena el doctor Lawrence LeShan, es, 
simplemente, uno entre numerosos mètodos de meditaciòn que podrfa- 
mos describir. 

La meditaciòn es una aplicaciòn armoniosa de la mente dirigida con 
resoluciòn. Las ensehanzas del yogui hindu Maharishi preguntan: «,:Què 
es la mente?: es sòlo un amasijo de pensamientos. Deja de pensar y dime, 
entonces, ^dònde esta la me:nte?». 

E1 psicoterapeuta Lawrence LeShan (doctor), otro pionero que estudia 
las implicaciones terapèuticas y èticas de la meditaciòn y las visualizacio- 
nes, nos aporta un medio para entrar en la mente contando respiraciones. 
Se trata de una tècnica usada en el entrenamiento zen, y el objetivo con- 
siste en hacer sòlo una cosa de la foma màs completa y plena posible. Esa 
unica cosa es, en este caso, contar sus espiraciones. 

«Esfuèrcese por ser consciente de, simplemente, contar las respira- 
ciones, y sea tan consciente de ello como sea posible —aconseja el doctor 
LeShan— . Foda su atenciòn se dedica tranquila, firme y repetidamente 
a tener esta actividad en mente. E1 objetivo es que todo su ser se implL 
que en el recuento... En este ejercicio se dedica una atenciòn tan plena 
y completa como sea posible al propio recuento. Los pensamientos, las 
sensaciones, las impresiones, las percepciones sensoriales, en el grado en 
que sean conscientes, suponen una desviaciòn con respecto a las instruc- 
ciones.» 

Le recomendamos que contenga sus sentidos contando las respiracio- 
nes hasta cuatro. Luego empiece de.nuevo con el recuento. Para llenar 
el tiempo que pasa entre los recuentos, anada la palabra «y» despuès de 
contar cada una de las espiraciones. Asf, contarà «uno» - «y» — «dos» - 
«y» — «tres» — «y» — «cuatro». Luego repita la cuenta. Èsta es una muy 
buena tècnica para hacer que entre en un estado de meditaciòn, 180 


179. Ozaniec, N.: Meditation for beginners \ Hodder & Stoughton Educational, 
Londres, 1995, p. 2. 

180. Leshan, L.: How to medìtate . Little, Brown & Co., Boston, 1974, pp. 58- 
59. (Trad. cast.: Còmo meditar , Kairos, Barcelona, 2005-) 


Utilice afirmaciones repetidamente 

Entre los elementos màs importantes de la visualizaciòn creativa tene- 
mos las afirmaciones: declaraciones firmes y positivas que manifiestan 
que algo existe o que ya està presente, 181 Cuando una persona afirma: 
«Estoy mejorando cada vez màs», la mente se lo dice al cuerpo. Tèngalo 
claro: El cuerpo cree cualquier cosa que oiga decir a la mente . E1 flujo de 
pensamientos que discurre por la mente de uno es vital para la salud del 
cuerpo, ya que sì las ideas y las palabras que usamos son, inconsciente- 
mente, negativas, una pequena cantidad de esta negatividad se adhiere al 
yo fisico. Estas palabras quedan clavadas en la mente y se vierten hacia 
el resto de uno mismo. 

Si se sabe que las ideas negativas son dolorosas para otras personas, 
esas ideas son ^rafirmaciones que vuelven para destruirle. Recuerde el 
viejo clichè que se ha demostrado muy cierto: «E1 que siembra vientos 
recoge tempestades». 

La pràctica consistente en verbalizar afirmaciones en silencio (o de 
pronunciarlas en voz alta) permite al emisor reemplazar la programaciòn 
negativa, pasada y desgastada del pasado, por conceptos y asuntos po- 
sitivos o constructivos para transformar las actitudes y las expectativas 
relativas a la vida y la salud. Tambièn puede escribir las afirmaciones o 
canturrearlas en forma de rimas o cantarlas a modo de canciones. La 
utilizaciòn repetida de afirmaciones es vital para conseguir la curaciòn. 

Los defensores de la terapia Gerson fomentan la aplicaciòn de afirma- 
ciones tangibles que den lugar a una buena salud y que tengan que ver 
con las enfermedades agudas o crònicas y tràstornos infecciosos o dege- 
nerativos que estèn provocando dificultades. Les aportamos aqui sòlo 
algunas muestras de afirmaciones que puede usar y crear usted mismo: 

® Cada dfa y de cada forma posible estoy mejorando, mejorando y 
mejorando. 

• Estoy vibrantemente sano y soy radiantemente hermoso. 

• Estoy sano y soy una persona pleria y completa en mi interior. 

® Ahora doy gracias por mi vida con una salud y una felicidad per- 
fectas. 

® Soy feliz por estar yivo y bien, y estoy a la espera de lo que el futuro 
tenga que depararme. 


181. Gvwain, $.: Creative visualization , Bantam Books, Nueva York, 1982, pp. 
21-26. (Trad. cast.: Visualizaciòn creativa , Sirio, Màlaga, 1999.) 


326 


327 



7 


• Ahora reconozco y acepto la excelencia de mi camino hacia la 
curaciòn. 

• Me quiero y me aprecio tal y conio soy. 

® Estoy venciendo a la enfermedad porque el tratamiento està fun- 
cionando. 

Llegados a este punto tenemos algunas recomendacio nes acerca de 
còmo usar las afirmaciones para generar salud y felicidad: 

1. Enuncie siempre las afirmaciones en tiempo presente, como si 
aquello que persigue ya existiera. Considere su objetivo como algo 
que ya es real y no como algo que llegarà. Esto se debe a que todo 
se crea primero en la mente antes de manifiestarse en el plano fìsico. 

2. Enuncie afirmaciones de la forma màs constructiva posible especi- 
ficando què es lo que realmente quiere, en lugar de io que no desea. 
Evite las «desafirmaciones», excepto al eliminar los bioqueos emo- 
cionales o los malos hàbitos. Si es necesario decir algo negativo, 
siga de inmediato con otra cosa que sea positiva. 

3. Use afirmaciones breves en lugar de iargas, de forma que sigan 
siendo claras y transmitan sentimientos intensos. 

4. Afèrrese a la declaraciòn afirmativa sòio si encaja bien con usted y 
hace sentir bien a su cuerpo y a su mente. 

5. Haga que la afirmaciòn provoque en usted una sensaciòn de creen- 
cia en su interior eliminando las dudas o vacilaciones sobre su 
practicidad, 

6. Utilice las afirmaciones repetidamente tanto solas como en com- 
binaciòn con visuaiizaciones creativas. (Las afirmaciones acompa- 
nan a las visualizaciones muy bien.) 

DesarroIIe el poder imaginativo del lado derecho del cerebro 

Sòlo en el ultimo siglo y medio se han producido verdaderos progresos 
en la comprensiòn del funcionamiento de la mente, e incluso ese progre- 
so nos ha mostrado cuànto nos queda por aprender. Justo en cuanto los 
cientificos piensan que han ubicado zonas donde se localizan actividades 
como pensar, recordar y hablar, aparece una nueva situaciòn qu.e de- 
muestra que la respuesta no es cierta en modo alguno. Aun asf, estamos 
recabando conocimientos sobre el poder imaginativo del lado derecho 
del cerebro (por io menos sabemos que la mente es infinitamente màs 
sutil de lo que pensàbamos previamente). Todo aquel que posee lo que se 


ha venido en llamar una mente «normal» dispone, realmente, de una ca- 
pacidad y un potencial mucho mayores de lo que se habfa determinado 
hace sòlo cincuenta afios. 182 

E1 cerebro de cada ser humano tiene dos lados: el hemisferio derecho 
y el izquierdo. Cada lado del cerebro posee distintas funciones mentales, 
cosa a la que los cientificos se refieren con el nombre de lateralizaciòn , 
lo que significa que las distintas capacidades mentales estàn parceladas 
lateralmente (en el lado izquierdo o el derecho). 

E1 hemisferio Ìzquierdo es màs eficaz a la hora de leer, escribir, con las 
habilidades aritmèticas y numèricas, el càlculo, el lenguaje hablado y 
las habilidades lingùisticas, las capacidades cientificas, el razonamiento, 
el procesado lineal, los procedimientos lògicos y el control con la mano 
derecha. E1 hemisferio derecho controla mejor la conciencia musical, la 
construcciòn espacial y la inteligencia artistica, el pensamiento holfstico, 
la imaginaciòn, la perspicacia, la intuiciòn, la percepciòn tridimensional 
y de patrones y el control de la mano izquierda. Ademàs de todo esto, 
el lado derecho del cerebro se ocupa de la relajaciòn, la imaginaciòn, la 
creatividad, la visualizaciòn, la meditaciòn y las afirmaciones. 183 

Como cosa aparte e interesante, las mujeres tienen un lado izquierdo 
del cerebro màs desarrollado y, por tanto, superan a los hombres en las 
pruebas de fluidez verbal, y a las fèminas se les da mejor recordar detalles. 
Al navegar por el mundo, no obstante, los hombres poseen en mayor 
medida la sensaciòn de un mapa espacial en su mente, mientras que las 
mujeres prestan atenciòn a los hitos locales y los usan a modo de guia. 
Las diferencias mentales entre ambos sexos pueden deberse, en parte, a 
las hormonas. 184, 185 ’ 186 


182. Buzan, T.: Use both sides ofyour brain , E. P. Dutton, Nueva York, 1974, 
p. 13. 

183. Leviton, R.: Brain builders!, Parker Publishing Co., West Nyack (Nueva 
York), 1995, pp. 330-331. 

184. Herlitz, A.; Nilsson, L. G.; Backman, L. (1997): «Gender differences 
Ìn episodic memory», Memory and Cognition , 25(6): 801-811. 

185. Sheewin, B.|B. (1998): «Estrogen and cognitive functioning in women.» 
Proceedings ofthe Society for Experimental Biology and Medicine, 217(1): 17-22. 

186. Fink, G.; Sumner, B. E.; Rosie, R.; Grece, O.; Quinn, J. R (1996): 
«Estrogen control of central neurotransmission: effect on mood, mental state, 
and memory», Cellular and Molecular Neurobiology, 16(3): 325-344. 


328 


329 


IJado que el hemisferio derecho proporciona màs eficacia en la psico- 
logia de sobrevivir al cancer, recomendamos encarecidamente a la per- 
sona que padece una enfermedad degenerativa que desarrolle el poder 
imaginativo del lado derecho de su cerebro utilizando los mètodos que 
hemos descrito. 


330 


19 


CÒMO SEGUIR LATERAPIA GERSON 
PORSU CUENTA 


^Cuàles son las caracteristicas de una persona que supera el càncer o 
cualquier otra enfermedad «incurable»? Nosotros, y nuestro trabajo con- 
siste en proporcionar informaciòn para hacer frente a las enfermedades 
incurables, hemos observado los rasgos de aquellos que medran, incluso 
ante problemas que ponen su vìda en peligro. Para empezar este capftulo 
compartiremos esta informaciòn. 

Cada dfa, el superviviente de una enfermedad Ìncurable se embarca 
en un viaje hacia la curaciòn y: 

• Hace muchas preguntas y realiza numerosos descubrimientos re- 
lativos a la salud. 

® Busca a otras personas con conocimientos sobre los cuidados de la 
salud. 

® Cuestiona las pràcticas de la medicina oncològica convencional 
(MOC). 

• Examina los ofrecimientos de la medicina complementaria y alter- 
nativa (MCA). 

• Desenmascara y luego deja de lado los abundantes mitos perpe- 
tuados por ambos tipos de medicina (la MOC y la MCA). 

• Se relaciona mtimamente con un poder espiritual superior. 

• Conserva la fe, adquiere esperanza y espera la curaciòn gracias a 
ese poder superior. 

® Abandona la autocompasiòn y acepta la responsabilidad personal 
de sus funciones corporales homeostàticas. 

® Evita los factores estresantes y domina el estrès. 

• Prepara una serie de principios para vivir bien y los acata. 


331 



En el ejemplar de octubre de 1999 de la Townsend Letter for Doctors & 
Patients , A1 Schaefer, de Seattle (Washington), habla sobre el supervi- 
viente del cancer exitoso. Schaefer escribe: «E1 superviviente se pregunta 
y se cuestiona què pasos debe seguir para corregir su enfermedad: como 
recuperarse [y permanecer en un estado de bienestar]. Pregunta [a perso- 
nas informadas], “Si estuvieras en mi lugar, ^què hanas?”» 

E1 superviviente del càncer descubre que hay un claro sistema de creen- 
cias sobre los tumores malignos programado en el interior de los mèdicos 
alopàticos que se desliza y llega a los usuarios de servicios sanitarios a 
travès de los medios informativos que, invariablemente, toman su mate- 
rial de los mecanismos de propaganda organizada de la medicina. Esta 
programaciòn afirma: «|E1 càncer es la muerte; es un tumor y el tumor es 
autònomo, y no puede ser vencido en ningùn caso!». Si esto es aceptado 
por un paciente aquejado de càncer, estas creencias erròneas aiectaràn 
muy negativ amente a la recuperacion y es probable que se conviertan en 
realidad. Como alternativa, si no se cree en ellas, su falsedad se pone de 
evidencia y la persona con càncer sobrevive de forma esplèndida . 187 

Un segundo grupo de falsedades mostrado al publico por una orto- 
doxia mèdica con el cerebro lavado es que: ( 1 ) la cirugfa, la radioterapia 
o la quimioterapia son los ùnicos tratamientos eficaces contra el càncer, 
y el resto de terapias deberfan considerarse curanderismo; ( 2 ) las biopsias, 
la excisiòn del tumor acompanada de un examen anatomopatològico, los 
escàneres mediante tomografia computerizada, las mamograffas, las ra- 
diografias y otras formas de alta tecnologfa son los mètodos diagriòsticos 
màs fiables; (3) la calidad de los alimentos y la buena nutriciòn no tienen 
efectos sobre el progreso del càncer; (4) la detecciòn y el tratamiento pre- 
coces incrementan las probabilidades de supervivencia; y ( 5 ) si alguien 
que padece càncer sobrevive durante cinco anos, este intervalo supone la 
curaciòn de la enfermedad. 

Estas dcclaraciones propagandisticas recièn comentadas son unos 
mitos profundos perpetrados por la industria del càncer, generalmen- 
te para su beneficio econòmico. E1 superviviente del càncer informado 
reconoce que afirmaciones como èstas proceden de fuentes alopàticas. 
El/ella sabe que no son màs que puras fantasfas 7 , como consecuencia 


187. Schaefer, A. (1999): «Some characteristics of cancer survivor s», Town - 
send Letterfor Doctors & Patients, 195: 70-71, octubre. 

332 


de ello, desarrolla unas creencias personales màs precisas basadas en la 
informaciòn 7 la educaciòn. 

«Sè que debe existir una forma màs eficaz de alcanzar la curaciòn 7 
conservar la salud que descubrir que estas mentiras son algo totalmente 
Ìncorrecto 7 danino para la persona enferma», dice el superviviente de 
la «enfermedad incurable» que pone la etiqueta de mentira a estas afir- 
maciones tan imprecisas. Este paciente de mentalidad positiva busca 7 
encuentra el mejor camino. A1 hacerlo se torna completamente confiado 
7 autosuficiente. 

Algunos supervivientes descubren su inspiraciòn a travès de las ac- 
ciones de un profesional de la salud empàtico 7 que ha quedado des- 
encantado por los distintos mitos convencionales de la medicina. Este 
mèdico irradia amor por los pacientes que, eventualmente, le dirigen 
hacia algùn tipo de curaciòn alternativo: se trata de un facultativo raro 
que debe, ante todo, conservarse. Otros pacientes son inspirados por los 
testimonios de los supervivientes, que son la prueba de que el càncer o 
cualquier otra enfermedad son reversibles. E1 tumor, por ejemplo, resulta, 
simplemente, un smtoma de una patologia que se puede tratar, pero al 
que todavia no se ha aplicado ningùn tratamiento. 

E1 superviviente de la «enfermedad incurable» queda anclado en la 
realidad. No pierde tiempo buscando «balas de plata», ni alguna vacuna 
contra el càncer ni ninguna otra forma de curaciòn «milagrosa» que se 
promete constantemente pero que la industria del càncer nunca ofre- 
ce. E1 individuo informado se da cuenta de que la industria del càncer 
consigue inmensos beneficios cada vez què predice que se descubrirà un 
remedio tal que sòlo se obtendrà si se puede donar el dinero suficiente. 

En lugar de una cura milagrosa, el superviviente de la enfermedad 
busca alternativas no tòxicas 7 pregunta: <qA cuàntas personas ha ayu- 
dado este tratamiento? ^Conoces a alguien que se ha^a curado mediante 
su utilizaciòn? ^Puedo hablar con la persona que se ha curado? /Tiene 
efectos secundarios negativos? ^En què consisten? Ademàs, ^cuàles son 
los componentes del producto o los procedimientos del mètodo?». 

Un superviviente del càncer sigue nutriendo a su organismo con 
alimentos excelentes que contienen todos los nutrientes esenciales 7 lo 
limpian interna 7 externamente. E1 cuerpo se considera el templo del 
alma. E1 paciente se ha hecho vegano, ya que no ingiere productos de 
origen animal 7 consume entre diez 7 catorce vasos de zumo de fruta 7 
hortalizas cada dia. Se evitan todos los fàrmacos, los refrescos, el cafè, el 

333 i 



chocolate y los alimentos procesados. Y sòlo aquellas pràcticas comple- 
mentarias o las medicaciones permitidas por el programa Gerson entran 
en el hogar para ser introducidas en el organismo. 

Si va a implicarse en el seguimiento de la terapia Gerson en su hogar, 
el superviviente de la, supuestamente, «enfermedad incurable», necesita 
disciplina, determinaciòn y el firme seguimiento de los conocimientos 
del cuerpo humano. E1 paciente se convierte en un estudiante de la 
agricultura ecològica, la ciencia de la nutriciòn, la detoxificaciòn del or- 
ganismo, la psicologia, la visualizaciòn, la meditaciòn, los asuntos polx- 
ticos que rodean a los tratamientos medicos del càncer y de mucha màs 
informaciòn general relacionada con las enfermedades degenerativas. 
Este individuo se convierte en un educador sobre lo que es puro, bueno 
y cierto para el bienestar del cuerpo y la mente. Existe un gran proceso 
que compartir con otros. Sobre todo, y aunque es de difìcil seguimiento, 
la completa recuperaciòn de la enfermedad mediante la utilizaciòn del 
programa desarrollado por el doctor Max Gerson continua para el pa- 
ciente en su hogar. 

Sin cuestiones ni dudas, un superviviente de esta enfermedad incura- 
ble afirma que la autoadministraciòn de la terapia Gerson en su hogar es 
el principal medio mediante el cual uno se asegura de que permanezca 
siempre en un estado de completa salud. 

Una introducciòn a ia autoadministraciòn 
de ia terapia Gerson en casa 

Para comprender y aplicar la terapia Gerson en su hogar para incremen- 
tar las probabilidades de vencer a la mayorfa de las enfermedades incura- 
bles, el conjunto de este capitulo ofrece una referencia ràpida de distintos 
aspectos del programa de curaciòn. Tambièn explica los avances recien- 
tes en las terapias de apoyo. Se aporta ayuda pràctica para aquellos que 
buscan los materiales y los suministros necesarios usados para la terapia 
Gerson, que a veces son difìciles de conseguir. Los autores, y principal- 
mente Charlotte Gerson, que es màs versada en la terapia de su padre, 
se basan en màs de cuarenta anos de experiencia en la «curaciòn de los 
incurables». 

Para aquellas personas afectadas o que tienen a seres queridos que 
padecen todo tipo de enfermedades degenerativas que ponen su vida 
en peligro, con el hecho de empezar disponiendo, justo a continuaciòn. 


de informadòn sobre terapias complementarias, mostramos còmo los 
pacientes pueden convertirse en sus propios sanadores. 

C-omo la terapia Gerson es la principal herramienta de control para 
la eliminaciòn de la enfermedad, cualquier agente, material, tècnica o 
procedimiento anadido debe ser clasificado como de tipo complemen- 
tario o de respaldo. No se deberxa utilizar ningun agente adyuvante a 
expensas del procedimiento o de una medicaciòn Gerson estàndar con la 
esperanza de mejorar los resultados de ese adyuvante. Si un mèdico for- 
mado en la terapia Gerson lleva a cabo una modificaciòn en el programa 
de sanaciòn, el tratamiento complementario bajo la supervisiòn de ese 
facultativo es, no obstante, permisible. Ademàs, debe consultar siempre 
con su mèdico de la terapia Gerson con respecto a cualquier nueva adi- 
ciòn prometedora al tratamiento. 

Terapias compiementarias que encajan 
en ei procedimiento Gerson 

Los procedimientos y los materiales enumerados a continuaciòn estàn 
disponibles en todos los centros que administran la terapia Gerson. Ten- 
ga presente que cada cent.ro Gerson es independiente, a pesar de contar 
con la aprobaciòn del Gerson Institute. En cualquier instalaciòn dada, 
puede que se disponga, o no, de ciertas de las terapias adicionales enu- 
meradas màs abajo. E1 mèdico formado en el mètodo Gerson que estè 
al cargo puede recomendar la adiciòn de una o màs de las terapias com- 
plementarias. 

E1 laetriU que es la forma purìficada de la amigdalina, y que se en~ 
cuenta de forma natural en los huesos de albaricoque y en algunos otros 
alimentos, es un glucòsido cianògeno (que contiene cianuro). Aunque 
no es tòxico, el laetril por si solo no cura. Se usa como analgèsico y tiene 
otras posibles propiedades anticancerigenas. E1 laetril no forma parte de 
la terapia Gerson rutinaria. 

Cuando un paciente sometido al programa Gerson decide anadir el 
laetril al tratamiento, este producto suplementario no debe, en modo 
alguno, reemplazar al trabajo central y continuo de la terapia Gerson. 
(Algunos terapeutas que aplican el laetril han recomendado medidas 
dietètìcas que son contraproducentes para el progreso curativo natural 
con la terapia Gerson. No siga esas medidas contrarias al programa Ger- 
son.) 



E1 tratamiento polarizante^ descrito en el Merck’s manual ofstandard 
medical procedures , ayuda al potaslo a pasar a travès de la membrana ce- 
lular mediante un mecanismo de transporte. Se trata de una aclicion al 
protocolo Gerson de la cual es pionero el doctor Demetrio Sodi-Pallares, 
un famoso cardiologo e investigador de Ciudad de Mèxico. La solucion 
polarizante basica (GKI) es necesaria para proporcionar un mecanismo 
de transporte para ayudar al potasio (K) a pasar a travès de la membra- 
na celular en el caso de aquellos pacientes con una deficiencia de K. Se 
combina con glucosa (G) e insulina (I) en forma de una inyecciòn intra- 
venosa. 

E1 tratamiento polarizante promueve la curaciòn en el corazòn enfer- 
mo y en los tejidos danados por el cancer, ademàs de en el caso de otras 
enfermedades degenerativas. Los pacientes con edemas en las extremi- 
dades notan una ràpida reabsorciòn y eliminaciòn de los liquidos del 
organismo. 

Las terapias con oxigeno> entre las que se incluyen las terapias con pe- 
ròxido de hidrògeno (H 2 0 2 ) y con ozono (0 3 ), incrementan los niveles 
de oxigeno en el suero sangumeo para revitalizar a las cèlulas normales 
mientras dana a los virus y a otros agentes patògenos. Puede abscrberse a 
travès de la piel banàndose en èl (unos 2,3 a 2,9 litros de H 2 0 2 al 3 % en 
una banera normal), aplicàndolo por via tòpica o insuflado por via rectal. 
Los generadores de ozono se usan para beneficiar a los pacientes gracias 
a la administraciòn de O,. 

o 

Ademàs de la terapia Gerson intensiva normal, algunos procedimien- 
tos adyuvantes, como los mencionados y varios otros se estàn poniendo 
a disposiciòn en el hospital Gerson o en otros centros que usan este pro- 
grama, aunque con un coste extra. 

La terapia con cèlulas vivas, que consiste en la introducciòn, mediante 
inyecciòn o por vfa oral, para el fortalecimiento de òrganos concretos, es 
màs eficaz despuès de que se haya producido una buena detoxificaciòn. 
No deberfa probarse durante las etapas iniciales de la terapia Gerson. 
Puede que disponga de ella si la solicita en su centro sanitario que aplique 
este programa. 

La pancreatina , que consiste en enzimas pancreàticas muy concen- 
tradas para disolver y digerir el tejido humoral, ayuda a los pacientes 
si su carga tumoral es elevada. La pancreatina adicional administrada 
de forma intensiva ha mejorado la capacidad del paciente para eliminar 
muchos tipos de neoplasias. 


E1 tè de tahebo (pau d arco o lapacho) ha demostrado, en repetidas 
ocasiones, tener propiedades anticancerigenas . Los nativos americanos 
la usan como infusiòn. 

La vitamina C, administrada por vfa oral y rectal, trabaja para anular 
las patologfas provocadas por los radicales libres relacionados con la qui- 
mio y la radioterapia. 

La hipertermia/hidroterapia^ consistente en la inmersiòn de todo el 
cuerpo en una banera con agua caliente para elevar su temperatura a 
40 °C para la inducciòn de una ligera fiebre, tiende a deteriorar el tejido 
tumoral. Lo mejor es emplearla despuès de la administraciòn de laetril. 
Esta combinaciòn entre el fomento gracias al baho caliente y el laetril es 
uno de los mejores remedios para superar el dolor. Reduce y calma las 
molestias y es de gran ayuda para la detoxificaciòn mediante ia mejora 
del flujo de sangre y de la circulaciòn linfàtica. Los pacientes con tras- 
tornos del sistema nervioso, como por ejemplo una esclerosis multiple, 
no deberlan someterse a temperaturas elevadas. Las compresas frias son 
màs beneficiosas para ellos. Importante: no deben utilizarse en caso de 
disponer de sistemas de distribuciòn de agua fluorada. 

Las cataplasmas de arcilla, que consisten en un polvillo fino de un 
compuesto mezclado con agua y aplicado en forma de un bulto de ba- 
rro sobre una parte del cuerpo para absorber las toxinas generadas por 
la artritis, el càncer, las picaduras de insectos, la diarrea y los venenos, 
tiene un efecto adsorbente, como el del carbòn activo. La cataplasma 
de arcilla ayuda a la detoxificaciòn. La arcilla en polvo tambièn puede 
ingerirse para aliviar problemas e inflamaciones gas trointes tinales . Ei 
procedimiento para aplicar una cataplasma de arcilla deberia implicar 
los siguientes pasos: 

1 . Prepare agua templada para ahadir la cantidad necesaria de arcilla 
en polvo y asi obtener una pasta. 

2. Aplique ràpidamente la pasta sobre un trozo cuadrado de museli- 
na para evitar que se enfrxe. 

3. Coloque la muselina sobre la zona que debe tratarse. 

4. Cubra el àrea con plàstico y un paho de lana. 

5. Sujete la cataplasma para que no se mueva y dèjela puesta durante 
toda la noche o hasta que se seque. 

6. Retire la cataplasma y frote la zona con un paho humedo y frio. 

7. Repita la operaciòn tantas veces como sea necesario. 

8. Deshàgase de la cataplasma utilizada. 


1 


336 


337 



20 


LAS PRUEBAS DE LABORATORSO 
DE LA TERAPIA GERSON 


En -este capitulo explìcamos la importancia de ciertas pruebas de labora- 
torio necesarias para monitorizar el proceso de curaciòn. Los anàlisis de 
sangre y de orina forman parte normal de los protocolos de seguimiento 
de los pacientes sometidos a la terapia Gerson utilizados por todos los 
proxesionales de la salud formados en este programa. Entre los faculta- 
tivos a los que invitamos a aplicar la terapia Gerson tenemos a mèdicos, 
osteòpatas y naturòpatas. 

Si es usted un paciente que utiliza el enfoque Gerson para la curaciòn 
pero no tiene acceso a un facultativo que aplique la terapia Gerson y 
que actue como su defensor, sigue siendo posible que le sometan a una 
monitorizacion adecuada. Consigalo a travès de un mèdico alopàtico 
convencional, que le realizaria los anàlisis'oportunos. Despuès, utilizan- 
do la orientaciòn que le proporciona este capitulo, probablemente podrà 
interpretar los resultados de las pruebas, aunque necesitarà la prescrip- 
ciòn de un profesional de la salud para la realizaciòn de anàlisis. 

Ademàs, a partir de las observaciones llevadas a cabo a lo largo 
de muchos anos de asesoramiento a pacientes con enfermedades dege- 
nerativas, ambos autores saben que combinar la interpretaciòn de un 
mèdico con la informaciòn que aportamos a continuaciòn le permitirà 
saber lo que està sucediendo, fisiològicamente, en su organismo en pro- 
ceso de curaciòn. No obstante, le advertimos que las recomendaciones 
realizadas por facultaiivos alopàticos que no han recibido formaciòn 
sobre la terapia Gerson para que tome fàrmacos o realice cambios en su 
dieta puede que no sean en su mejor interès y podrian muy bien estar 
cor itr aindicados . 


339 



En este capitulo proporcionamos explicaciones e interpretaciones para 
ayudar a nuestros lectores a sentirse menos intimidados por los tèrminos 
mèdicos desconocidos y a presentarles los conocimientos actuales sobre 
las pruebas de laboratorio necesarias en caso de que deban monitorizarse 
a sf mismos sin la ayuda de ningùn profesional de la salud. Si c[uiere ad- 
quirir conocimientos sobre alguna prueba concreta aparte de las que le 
mostramos en este capitulo, le recomendamos que pregunte al laborato- 
rio que lleva a cabo esos anàlisis determinados para usted. Tiene derecho 
a tener informaciòn acerca de los tejidos y de otras muestras tomadas de 
su organismo. 

E1 anàlisis del contenido de calcio en e! suero sanguineo 

Esta prueba cli'nica consiste en la mediciòn de los niveles de calcio en san- 
gre. Conocer estos niveles ayuda al profesional de la salud a interpretar el 
estado fisiològico del paciente con respecto a su actividad neurornuscular 
y enzimatica, el desarroilo de su esqueleto y la coagulaciòn sang uinea. 

E1 calcio (Ca + ) es, predominantemente, un iòn (catiòn) extraceluiar 
procedente del calcio del alimento absorbido a travès dei tracto gas- 
trointestinal, siempre que haya suficiente vitamina D en el alimento in- 
gerido. Las cantidades excesivas de iones calcio en la sangre se excretan 
a travès de las heces y la orina, mientras que unas concentraciones de 
calcio insuficientes pueden movilizar las reservas de este minera.l presen- 
tes en los huesos y los dientes para asi restablecer esos niveles bajos en la 
sangre. Es necesaria la ingesta diaria de un gramo de calcio paj-a que el 
equilibrio de este mineral sea el adecuado. Para los pacientes scmetidos 
a la terapia Gerson, no deberia suministrarse en forma de suplementos . 
Los zumos y los alimentos contienen unas cantidades de calcio màs que 
suficientes. 

Los analisis de los niveles de calcio en sangre ayudan a diagnos- 
ticar las arritmias, las deficiencias en la coagulaciòn de la sangre, los 
desequilibrios àcido-base y los trastornos neuromusculares, esquelèticos 
y endocrinos. Los niveles normales de calcio en sangre en un adulto 
oscilan entre los 8,9 y los 10,1 mg/dl (su absorciòn atpmica es de 2,225- 
2,75 mmol/I). Estos niveles son màs elevados en los nirios que en los 
adultos. 

Cuando los niveles de Ca + son demasiado altos, se asienta urt trastor- 
n ° Hamado hipercalcemia , lo que indica la posibilidad de que se produzca 


una de las siguientes patologias: hiperparatiroidismo, la enfermedad òsea 
de Paget, el mieloma multiple, el carcinoma metastàtico, las fracturas 
mùltiples y una postracion prolongada. Tambìèn, a partir de una ex- 
creciòn insuficiente del calcio, que se muestra en forma de unos niveles 
elevados de este mineral en sangre, pueden generarse trastornos renales 
e insuficienda adrenal. 

En contraposiciòn, los niveles bajos de calcio en sangre (a esto se le 
conoce con el nombre de hipocalcemid) pueden deberse al hipoparati- 
roidismo, a una paratiroidectomfa total o a la mala absorciòn. Los bajos 
niveles de Ca + en sangre pueden surgir debido a la pèrdida de calcio en 
el sindrome de Cushing, el fallo renal, la pancreatitis aguda y la perito- 
nitis. 

La hipercalcemia puede dar lugar a un dolor òseo intenso, dolor en 
los costados debido a càlculos renales e hipertonicidad muscular. Sus 
smtomas iniciales se manifiestan en forma de nàuseas, vòmitos y deshi- 
drataciòn, lo que da lugar al aletargamiento y al coma, y puede acabar 
produciendo una parada cardiaca. 

La hipocalcemia puede provocar un adormecimiento y hormigueo 
perifèrico, tics musculares, espasmos de la musculatura facial (el signo 
de Chvostek), espasmos carpopedales (el signo de Trousseau), ataques de 
tipo epilèptico y arritmias. 

E1 anàìisis del contenido de fosfatos en sangre 

Las pruebas clinicas que determinan los riiveles de fosfatos en el suero 
sanguineo consisten en una mediciòn de la cantidad de fosfatos para 
conocer el estado de energia, del metabolismo de los carbohidratos y el 
equilibrio àcido-base. E1 iòn fosfato (P) es el catiòn celular dominante, 
que resulta esencial para la formaclòn de los huesos. Las pruebas para 
conocer sus niveles en sangre ayudan al diagnòstico del desequilibrio 
àcido-base y de los trastornos endocrinos, esquelèticos y del calcio. 

En un adulto normal, los niveles sèricos de fosfatos oscilan entre los 
2,5 y los 4,5 mg/dl (0,80-1,40 mmol/1) o entre 1,8 y 2,6 mEq/L E1 nivel 
en ios ninos es superior y puede ascender hasta los 7 mg/dl (2,25 mmol/1) 
durante el crecimiento òseo. 

Los fosfatos se absorben a travès del intestino a partir de las fuentes 
de la dieta y en presencia de vitamina D. Las cantidades excesivas se 
excretan a travès de los rinones, que actùan a modo de mecaniso regu- 


lador. Como el calcio y el fosfato interactuan en forma de una relaciòn 
reciproca, la excreciòn de los fosfatos en la orina aumenta o disminuye 
en proporciòn inversa a los niveles de calcio en sangre. 

Unas concentraciones anormalmente elevadas de fosfatos en sangre 
0 biperfosfatemid ), que pueden deberse a un consumo excesivo de bebidas 
carbonatadas, da lugar a un proceso patològico relacionado con la pèr- 
dida de materia òsea, la desmineralizaciòn dental, una mala curaciòn de 
las fracturas, hipoparatiroidismo, acromegalia, acidosis diabètica, una 
obstrucciòn intestinal importante y fallo renal. 

Unos niveles bajos de fosfato en sangre {hipofosfatemia) pueden ve- 
nir como resultado de la malnutriciòn, de los sindromes de una mala 
absorciòn, del hiperparatiroidismo, de la acidosis tubular renal o del tra- 
tamiento de la acidosis diabètica. En los ninos, la hipofosfatemia puede 
detener el crecimiento normal. 

E1 anàlisis del contenido de sodio en sangre 

Este anàlisis consiste en un prueba clmica para medir los niveles de sodio 
en sangre y asi determinar la distribuciòn del agua en el organismo, la 
presion osmòtica del fluido extracelular, la funciòn neuromuscular y el 
equilibro acido-base. E1 iòn sodio (Na + ) es el principal catiòn extracelu- 
lar, e influye en los niveles de cloro y de potasio en sangre. 

E1 sodio es absorbido por el intestino y excretado fundamentalmente 
por los rinones. Una pequena cantidad se pierde a traves de la piel me- 
diante el sudor. Este mineral ayuda a los rinones a regular la canddad de 
agua en el organismo, ya que unos niveles reducidos de Na + fomentan la 
excreciòn de agua y unos niveles altos potencian la retenciòn de la misma 
(edema). 

Los anàlisis para conocer los niveles de Na + ayudan a evaluar los elec- 
trolitos en los fluidos, el equilibrio àcido-base y ciertos trastornos de los 
riiiones, las glàndulas adrenales y el sistema neuromuscular. Los anàli- 
sis del sodio en sangre tambièn determinan los efectos sobre el organis- 
mo de la terapia con fàrmacos tales como los diurèticos. Para un adulto, 
normalmente, los niveles de sodio en el suero sangufneo oscilan entre 
135 y 145 mEq/I (mmol/1). En el caso de los pacientes sometidos a la 
terapia Gerson, un nivel de 127 es aceptable. 

E1 desequilibrio en los niveles de sodio procede de una variaciòn en 
la ingesta de agua o en el sodio consumido. Unos niveles elevados de so- 


dio en el suero sanguineo ( hipernatremia ) pueden venir provocados por 
una ingesta insuficiente de agua, la diabetes Ìnsfpida, una afecciòn en la 
funciòn renal, una hiperventilaciòn prolongada, y unos vòmitos o una 
diarrea graves. La retenciòn de sodio tambièn se origina por un consumo 
excesivo de sal. Los signos y los sintomas de una hipernatremia son la sed, 
la intranquilidad, una boca seca, unas membranas mucosas pegajosas, 
una piel enrojecida, oliguria, una reducciòn de los reflejos, hipertensiòn, 
disnea y edema. 

La ingesta de demasiado poco sodio provoca unos niveles bajos de 
Na + en la sangre 0 hiponatremia ): esto es algo raro y no sucede ni siquie- 
ra en el programa dietètico pobre en sodio preconizado por la terapia 
Gerson. Siempre se ingiere algo de sodio procedente del alimento. Aun 
asf, la hiponatremia puede producirse, y los signos indicativos son la 
aprensiòn, la laxitud, el dolor de cabeza, una reducciòn de la turgencia 
de Isl piel, calambres abdominales y temblores o convulsiones. Puede 
deberse a una sudoraciòn profusa, la succiòn gastrointestinal, la terapia 
diunhica, la diarrea, los vòmitos, la insuficiencia adrenal, las quemadu- 
ras y la insuficiencia renal crònica acompanada de acidosis. Si le van a 
hacer anàlisis para determinar sus niveles de sodio en el suero sangumeo, 
asegurese de que analicen tambièn simultàneamente la concentraciòn 
de sodio en su orina. 

El anàlisis del contenido de potasio en sangre 

Esta prueba, que consiste en un anàlisis cuantitativo, se basa en la me- 
diciòn de Ìos niveles de potasio para la regulaciòn de la homeostasia, el 
equilibrio osmòtico, la actividad muscular y la enzimàtica, el equilibrio 
àcido-base y la funciòn renal. E1 potasio (K + ) es el principal iòn (es un ca- 
tiòn) intracelular del organismo. Tambièn podemos encontrar pequenas 
cantidades en el liquido extracelular. 

Como los rinones excretan casi todo el potasio ingerido, es esencial 
tomar por lo menos 40 mEq/dia (mmol/d) con la dieta. Una dieta nor- 
mal suele incluir de 60 a 100 mEq/dia de este mineral. En sangre, los 
niveles normales de K + oscilan entre los 3,8 y los 5,5 mEq/litro (mmol/1). 

E I K + es vital para mantener la cond tlcciòn elèctrica en el interior de los 
musculos esquelèticos y el cardiaco, y resulta afectado por las variaciones 
en la secreciòn de las hormonas esteroideas adrenales y por la fluctuaciòn 
del pH y los niveles de glucosa y de sodio en la sangre. Existe una rela- 


342 


343 





ciòn reciproca entre el Na + y el K + : la Ìngesta importante de uno de estos 
minerales provoca la correspondiente reduccion en los niveles del otro. 
Aunque el organismo conserva el sodio con facilidad, una deficiencia de 
potasio puede desarrollarse ràpidamente y es bastante comun, ya que no 
existe un mètodo eficaz para conservar el potasio. 

La prueba clinica para determinar los niveles de potasio en el suero se 
usa para evaluar los signos clinicos del exceso de potasio ( hiperkalemìa ) 
o de su carencia {hipokalemia). Tambièn monitoriza la funciòn renal, el 
equilibrio àcido-base y el metabolismo de la glucosa, y evaiua las arrit- 
mias y los trastornos neuromusculares y endocrinos. La hiperkalemia es 
comùn en los pacientes con un nivel excesivo de K + celular que entra en 
el torrente sangufneo, como en el caso de las quemaduras, las lesiones 
P°r aplastamiento, la cetoacidosis diabètica y los infartos de miocardio. 
Tambièn estarà presente si hay una reducciòn en la excreciòn de sodio 
debido a un fallo renal que provoque un intercambio 'Na + -K + anormal y 
en el caso de la enfermedad de Addison, causada por la ausencia de al- 
dosterona, con la consiguiente acumulaciòn de K + y la depleciòn de Na + . 

Nota : aunque los niveles elevados de potasio en sangre son algo infre- 
cuente en los pacientes sometidos a la terapia Gerson, si se dan, deberia 
reducirse o eliminarse temporalmente el aporte de potasio suplementario. 
A continuaciòn se debe consultar de inmediato con el mèdico formado 
en el programa Gerson. 

Los signos y los sfntomas de la hiperkalemia son la debilidad, el ma- 
lestar, las nàuseas, la diarrea, los dolores de tipo còlico, la irritahilidad 
muscular que progresa hacia la paràlisis flàcida, la oliguria y la bradicar- 
dia. Un electrocardiograma (ECG) revelarà un intervalo PR prolongado, 
una QRS ancha, una onda T alta y picuda y una depresiòn ST. Las 
indicaciones de una hipokalemia son una reducciòn de los reflejos; un 
pulso ràpido, dèbil e irregular; la confusiòn mental; la hipotensiòn; la 
anorexia; la debilidad muscular y la parestesia. E1 ECG muestra una 
onda T aplanada, una depresiòn ST y una elevaciòn de la onda U. En 
los casos graves de hipokalemia se produce la fibrilaciòn ventricular, la 
paràlisis respiratoria y podria producirse un paro cardiaco. 

Eì anàlisis iaboratoria! dei contenido de cioruro en sangre 

La prueba laboratorial del cloruro en el suero, que es otro anàlisis cuan- 
titativo, consiste en una mediciòn de los niveles del iòn cloruro (Cl ), que 


es el principal aniòn del ifquido extracelular en la sangre. Al interactuar 
con el Na + , el Cf ayuda a mantener la presiòn osmòtica, el volumen 
sanguineo, la presiòn arterial y el equilibrio àcido-base. E1 cloruro se 
absorbe a travès del intestino y se excreta principalmente a travès de los 
rinones. 

Evaluando el estado de los fluidos en el organismo, el anàlisis clxnico 
de los niveles de cloruro en sangre detecta dos tipos de desequilibrios en 
los fluidos: el àcido-base (acidosis y alcalosis), y el de los cationes y los 
aniones en el liquido extracelular. Normalmente, los niveles de cloruro 
en sangre oscilan entre los 100 y los 108 mEq/litro (mmol/1). Mante- 
ner unos niveles normales de cioruro en sangre refleja el buen equilibrio 
àcido-base, debido a su relaciòn inversa con el bicarbonato. Una pèrdida 
excesiva de jugos gàstricos o de otras secreciones que contengan cloruro 
puede provocar una alcalosis metabòlica hipoclorèmica. 

Unos niveles excesivos de cloruro en el suero sanguineo {hipercloremia) 
pueden deberse a una deshidrataciòn grave, un bloqueo renal completo, 
una lesiòn en la cabeza (que provoque una hiperventilaciòn neurògena) 
y un aldosteronismo primario. Las manifestaciones consisten en estupor, 
una respiraciòn ràpida y profunda y debilidad que da lugar a un coma. 

Una situaciòn en la que los niveles de cloruro en el suero sanguineo 
sean bajos {hipocloremid) està relacionada con unos niveles reducidos de 
sodio y potasio en sangre provocados por unos vòmitos excesivos, una 
succiòn gàstrica, una fistula intestinal, un fallo renal crònico o a la en- 
fermedad de Addison. Un fallo cardxaco congestivo o un edema que 
den como resultado una cantidad excesiva de fluido extracelular pueden 
provocar una hipocloremia por diluciòn. Los signos indicativos son la 
hipertonicidad muscular, la tetania y una respiraciòn deprimida. 

E1 anàiisis de los niveles de deshidrogenasa làctica (Idh) 

La prueba clfnica de la deshidrogenasa làctica (LDH) consiste en la me- 
diciòn de cinco isoenzimas concretos que catalizan la conversiòn rever- 
sible del àcido piruvico, presente en todos los mùsculos, en àcido làctico. 
Muchas enfermedades y trasto|nos frecuentes ~el infarto de miocardio 
(IM), el infarto pulmonar, las anemias, las enfermedades hepàticas, la 
insuficiencia renal, los danos en los eritrocitos, etcètera— provocan 
aumentos en los niveles totales de deshidrogenasa làctica, y el anàlisis 
clinico de la LDH es de utilidad para diferenciarlos. 




344 


345 


Los cinco isoenzimas idènticos en la deshidrogenasa làctica son la 
LDH 1 y la LDH 2 , presentes en el corazòn, los glòbulos rojos y los riiio- 
nes; la LDH 3 en los pulmones; y la LDH 4 y la LDH 5 en el higado y los 
musculos esquelèticos. Los anàlisis de estas enzimas resultan especial- 
mente adecuados para la mediciòn retardada de la creatina fosfoquinasa 
(CPK), relacionada con el IM, y para la monitorizaciòn de la respues- 
ta del paciente frente a algunas formas de quimioterapia. Los niveles 
totales de LDH oscilan normalmente entre las 48 y las 115 U/l. La 
distribuciòn normal de estos cinco isoenzimas es la siguiente: 

LDH 1 : del 17,5 al 28,3 % del total. 

LDH 2 : del 30,4 al 36,4 % del total. 

LDH 3 : del 19,2 al 24,8 % del total. 

LDH 4 : del 9,6 % al 15,6 % del total. 

LDH 5 : del 5,5 al 12,7 % del totaì. 

Como hay un gran nùmero de enfermedades que implican a las en- 
zimas de la LDH, este anàlisis clfnico de la deshidrogenasa làctica se 
emplea mucho para determinar diagnòsticos. 

E1 anàlisis de los niveles de aspartato transaminasa/ 
gl utà m i co-oxa I a cèti co transaminasa sèrica (AST/SGOT) 

E1 examen clmico de la aspartato transaminasa y la glutàmico-'Oxalacèti- 
co transaminasa (AST/SGOT) sèrica consiste en la mediciòn de residuos 
concretos de aminoàcidos dejados atràs por las porciones nitrogenadas 
de los aminoàcidos metabolizados. La aspartato aminotransferasa (AST) 
se encuentra en el citoplasma y en las mitocondrias de las cèlulas de 
muchos tejidos, principalmente en el hxgado, el corazòn, los musculos 
esquelèticos, los rinonesj el pàncreas y los glòbulos rojos. 

La AST se libera en el suero sanguineo en un grado proporcional a 
los danos celulares, y su detecciòn (junto con el de la creatina fosfoqui- 
nasa y la lactato deshidrogenasa) es indicativa del infarto de miocardio. 
Esta prueba tambìèn ayuda a diagnosticar Ia insuficiencia hepàtica agu- 
da. Monitoriza el progreso del paciente en su curaciòn. Los niveles de la 
AST sèrica en los adultos oscila entre 8 y 20 U/h Los valores normales 
son, en el caso de los ninos, cuatro veces mayores. 

Los aumentos màximos de la AST estàn relacionados con la hepatitis 
vfrica, los traumatismos musculoesquelèticos graves, una intervenciòn 


quiiurgica importante, las lesiones hepàticas inducidas por los fàrma- 
cos y la congestiòn hepàtica pasiva. Unos niveles que oscilen entre 10 
y 20 veces el valor normal indican un IM grave, una mononucleosis 
infecciosa grave o una cirrosis alcohòlica. Unos niveles de moderados 
a elevados que oscilen entre 5 y 10 veces por encima de la normalidad 
indican una distrofia muscular de Duchenne, una dermatomiositis o 
una hepatitis crònica, ademàs de una fase prodròmica o de resoluciòn 
de las enfermedades . Unos niveles entre bajos y moderados de entre 3 y 
5 veces por encima de la normalidad pueden sugerir una anemia hemo- 
litica, unos tumores hepàticos metastàticos, una pancreatitis aguda, una 
embolia pulmonar, un sindrome de abstinencia del alcohol, un hfgado 
graso y las primeras fases de la obstrucciòn de los conductos biliares. 

El anàlìsis de los niveles sèricos de bilirrubina 

La prueba clmica para determinar los niveles de bilirrubina (el principal 
producto del catabolismo de la hemoglobina) en el suero sangumeo con- 
siste en una mediciòn de los pigmentos biliares, que indican el estado 
de salud del higado y de la vesicula biliar. Tras formarse en las cèlulas 
reticuloendoteliales, la bilirrubina se une a la albùmina y luego es trans- 
portada hacia el higado, donde se conjuga con el àcido glucurònico para 
formar glucurònido de bilirrubina y diglucurònido de bilirrubina. Estos 
dos compuestos se excretan en la bilis. La mediciòn de la bilirrubina 
Ìndirecta o prehepàtica (no conjugada) nos ayuda a valorar las funciones 
hepatobiliar y eritropoyètica, 

Una prueba clmica para medir la bilirrubina sèrica que muestre unos 
valores elevados suele indicar danos hepàticos en los que las cèlulas pa- 
renquimatosas ya no pueden conjugar la bilirrubina con el glucurònido. 
Por tanto, la bilirrubina indirecta vuelve a entrar en el torrente sangui- 
neo. Ademàs, una lectura elevada alerta al profesional de la salud de 
la posibilidad de una anemia hemolxtica grave. Esta prueba ayuda a la 
dif erenciaciòn de la ictericia, la obstrucciòn biliar y los niveles peligrosos 
de bilirrubina no conjugada. 

Normalmente, en un adulto, el valor de la bilirrubina indirecta en 
el suero es de 11 mg/dl o menos y el de la bilirrubina sèrica directa es 
de menos de 0,5 mg/dl. Los neonatos tienen unos niveles de bilirrubina 
total en el suero que oscilan entre 1 y 12 mg/dl. Si se elevan hasta los 
20 mg/dl indican una inmadurez hepàtica neonatal o deficiencias enzi- 


346 


347 



maticas congènitas. En tal caso puede que sea necesaria una transfusiòn 
sangumea de intercambio (exanguinotransfusiòn). 

Si los valores de la biiirrubina son altos en el caso de los adultos, el 
analisis nos està advirtiendo de la posibilidad de una autoinmun ìdad o 
de una reacciòn tras una transfusion, una anemia hemolftica o perni- 
ciosa o una hemorragia, o de una disfunciòn hepatocelular quizàs debida 
a una hepatitis vfrica. No es necesario decir que los niveles elevados de 
bilirrubina directa conjugada suelen poner de manifiesto una obstruc- 
ciòn biliar con un rebosamiento hacia el torrente sangufneo. La obs- 
truccion biliar intrahepàtica puede deberse a una hepatitis virica, a una 
cirrosis o a una reacciòn a la clorpromacina. La obstrucciòn extrahepà- 
tica puede proceder de càlculos biliares, un càncer de la vesfcula biliar 
o pancreàtico o una enfermedad de los conductos biliares. 

El anàlisis de los niveles sèricos de 
la gamma-giutamii transpeptidasa (GGT) 

La prueba clmica para determinar los niveles de gamma-glutamil trans- 
ferasa (GGT) en el suero consiste en una mediciòn de la ictericia obs- 
tructiva en los casos de enfermedad hepatica neoplàsica, y tambièn es de 
utilidad para la detecciòn de un consumo excesivo de alcohol. La enzima 
GGT es sensible a la utilizaciòn de drogas y detecta la ingesta de aJcohol. 
Por tanto, se usa para determinar si se cumple el tratamiento contra el 
alcoholismo. Tambièn ayuda en el diagnòstico de la ictericia obstructiva 
y del càncer de hfgado. 

EI rango normal de la GGT varia con la edad en los hombres, pero 
no en las mujeres. En los hombres de entre 18 y 50 anos oscila en:re las 
10 y las 39 U/l. Si un hombre tiene màs edad, sus valores de GGT van de 
las 10 a las 40 U/l. E1 rango normal en las mujeres es de 6 a 29 U/l. E1 
aumento de estos valores indica un proceso hepàtico colestàtico. 

Nota: el efecto inmunoestimulante de la terapia Gerson provoca, fre- 
cuentemente, un aumento en los niveles de la GGT en la sangre. 

E! anàlisis de ios niveles de fosfatasa àcida 

La prueba clfnica para determinar los niveles de fosfatasa àcida consiste 
en la mediciòn de los isoenzimas prostàticos y eritrocitarios para detec- 
tar el càncer. Estas dos enzimas fosfatasa, activas a un pH de 5, estàn 


presentes en el higado, el bazo, los globulos rojos, la mèdula òsea, las 
plaquetas y la pròstata. 

Un tratamiento exitoso del càncer de pròstata reduce los niveles de la 
fosfatasa àcida. Sus valores normales oscilan entre las 0 y las 1,1 unidades 
Bodansky/ml; las 1 y las 4 unidades King-Armstrong/ml; las 0,13 y las 
0,63 unidades Bessey-Lowry-Brock/ml; o las 0 y las 6 U/1 en unidades 
dei sistema internacional (SI). El rango normal de los resultados en las 
pruebas de radioinmunoensayo es de entre 0 y 4,0 ng/ml. 

Unos valores altos de fosfatasa àcida prostàtica son indicativos de la 
enfermedad de Paget o la de Gaucher, de un mieloma multiple o de un 
tumor que se ha extendido màs allà de la càpsula prostàtica. Si metatas- 
tiza en el hueso, el nivel elevado de la fosfatasa àcida, acompanado de 
unos valores altos de la fosfatasa alcalina, muestran un incremento de la 
actividad osteoblàstica: es decir, de un càncer òseo metastàtico. 

E1 anàlisis de los niveles de fosfatasa alcalina (AP) 

Se trata de una enzima que tiene su màxima actividad a un pH de 9,0. 
La fosfatasa àcida (AP) influye en la calcificaciòn òsea y en el transporte 
de Ixpidos y metabolitos. Las pruebas clmicas de los niveles de fosfatasa 
alcalina miden las actividades combinadas de aquellos isoenzimas AP 
que se encuentran en el hfgado, los huesos, los rinones, el epitelio intes- 
tinal y la placenta. La AP òsea y la hepàtica siempre estàn presentes en el 
suero sanguineo de los adultos, siendo la AP hepàtica la màs Ìmportante, 
excepto durante el tercer trimestre de la gestaciòn, periodo en el que la 
placenta sintetiza la mitad de toda la AP. 

Los anàlisis clinicos de la AP son especiaimente sensibles a la obs- 
trucciòn biliar leve y son indicativos de lesiones hepàticas. Su aplicaciòn 
clinica màs especxfica es en el diagnòstico de la enfermedad òsea metabò- 
lica y para detectar aquellas enfermedades esquelèticas caracterizadas por 
una actividad osteoblàstica y las lesiones hepàticas locales que provocan 
la obstrucciòn biliar, como, por ejemplo, un tumor o un absceso. Apor- 
ta informaciòn adicional para los estudios de la funciòn hepàtica y las 
pruebas de enzimas gastrointestinales, y vaiora la respuesta a la vitamina 
D en el tratamiento del raquitismo. 

El rango normal de la fosfatasa alcalina en el suero varia segun el mè- 
todo clmico empleado, pero los niveles totales habituales de AP oscilan 
entre las 30 y las 120 U/1 en los adultos y las 40 y las 200 U/1 en los ni- 


348 


349 


nos ; Como las concentraciones de la AP aumentan durante la formaciòn 
activa de hueso y el crecimiento: los bebès, los nihos y los adolescentes 
muestran, normalmente, unos niveles tres veces superiores a los de los 
adultos. Otros niveles normales adicionales de la AP son: entre 1,5 y 
4 unidades Bodansky/dl; de 4 a 13,5 unidades King-Armstrong/dl; entre 
0,8 y 2,5 unidades Bessey-Lowry/dl; o 30-110 U/1 segun la SMA 1260. 

Unos niveles elevados de AP en sangre indican una enfermedad es- 
queletica, una obstruccion biliar intrahepatica que provoque colestasis 
mfiltraciones malignas o infecciosas, fibrosis, la enfermedad de Paget, 
metastasis òseas, hiperparatiroidismo, tumores òseos metastàticos proce- 
dentes de un càncer pancreàtico, y enfermedades hepàticas antes de que 
se produzcan cambios en los niveles sèricos de bilirrubina. 

Ln incremento moderado en los niveles de AP puesto de evidencia 
mediante esta prueba laboratorial puede reflejar una obstruccion biliar 
aguda debida a una inflamaciòn hepàtica por una cirrosis activa, una 
mononucleosis, una osteomalacia, un raquitismo inducido por una defi- 
ciencia y una hepatitis virica. 

E1 anàlìsis de los niveles sèricos de la alanina transaminasa 
y de la glutàmico-piruvico transaminasa (ALT/SGPT) 

La alanina transaminasa (ALT), una de las dos enzimas que catalizan 
una reacciòn reversible de transferencia de grupos amino en el ciclo de 
Krebs (o del àcido cftrico o tricarboxilico), es necesaria para la produc- 
cion de energia en los tejidos. (La segunda enzima es la aspartato tran- 
saminasa.) Un nivel elevado de ALT en el suero indlca un daho hepato- 
celular agudo antes de que aparezca la ictericia. La prueba clinica de la 
ALl/SGP L utiliza metodos espectrofotomètricos o colorimètricos que 
detectan y evaluan el progreso del tratamiento contra la hepatitis, la 
cirrosis sin ictericia, la intoxicaciòn hepàtica y la insuficiencia hepàtica 
aguda. Tambièn distingue entre los danos tisulares miocàrdicos y los 
hepàticos. 

L°s valores de la ALT oscilan entre las 10 y las 32 U/1 en los hom- 
bres, las 9 y las 24 U/1 en las mujeres y el doble de estiis cifras en los 
nihos. Cuando sus niveles son muy elevados (hasta unas 50 veces el valor 
normal), debemos sospechar de una hepatitis virica o inducida por los 
fàrmacos o las drogas, o puede que exista otra enfermedad hepàtica que 
provoque una necrosis extensa. 


Unos niveles de ALT entre moderados y elevados pueden ser in- 
dicativos de una mononucleosis infecciosa, una hepatitis crònica, una 
colestasis intrahepàtica, una hepatitis vfrica aguda en sus fases iniciales 
o que se està curando o una congestiòn hepàtica grave debida a un fallo 
cardiaco. 

Unos incrementos entre ligeros y moderados de la ALT pueden apare- 
cer con cualquier trastorno que provoque una lesiòn celular aguda, como 
en e:l caso de una cirrosis activa o una hepatitis alcohòlica o provocada 
por los fàrmacos o las drogas. 

Las elevaciones marginales posiblemente sean motivo de un infarto 
de miocardio o de una congestiòn hepàtica secundaria. 

Un factor que interfiere en los anàlisis clinicos para determinar los 
niveles de la alanina transaminasa/glutàmico-pirùvico transaminasa es 
la administraciòn de analgèsicos opiàceos como la morfina, la codefna 
y la meperidina. 

El anàlisis de los niveles de colesterol sèrico total 

Este anàlisis cuantitativo del suero sanguineo mide los niveles circulan- 
tes de colesterol libre y de èsteres de colesterol y refleja la cantidad de co- 
lesterol presente en los tejidos corporales. E1 colesterol, tanto el absorbido 
a partir de la dieta como el sintetizado en el higado y en otros tejidos del 
organismo, es un componente estructural de las membranas celulares 
y de las lipoproteinas plasmàticas. Contribuye a la formacion de esteroi- 
des adrenocorticoides, sales biliares, andrògenos y estrògenos. Una dieta 
rica. en grasas saturadas aumenta los niveles de colesterol mediante la 
estimulaciòn de la absorciòn de lipidos, incluido el colesterol, a travès del 
intestino; mientras que una dieta pobre en ellas Ios reduce. Unos niveles 
de colesterol sèrico total altos estàn relacionados con un mayor riesgo de 
sufirir una enfermedad cardiovascular ateroescleròtica. 

’Por tanto, el anàlisis clmico de los niveles sèricos totales de colesterol 
valora el riesgo de padecer una enfermedad coronaria arterial (ECA), 
evalùa el metabolismo graso y ayuda a diagnosticar la insuficiencia renal, 
la pancreatitis, la insuficiencia hepàtica, el hipotiroidismo y el hipertiroi- 
dismo, Las concentraciones totales de colesterol varian con la edad y el 
sexo. Su rango comùn va de los 150 a los 200 mg/dl. 

Un nivel deseable de colesterol en sangre se encuenra por debajo de 
los 200 mg/dl, y los resultados de entre 200 y 400 mg/dl se consideran 


1 


350 


351 



lfmites o con un riesgo elevado de provocar una ECA. Un nivel superior 
a los 250 mg/dl ( hipercolesterolemia ) indica un riesgo elevado de sufrir 
una enfermedad cardiovascular, una hepatitis incipiente, un trastorno 
lipi'dico, un bloqueo del conducto biliar, un si'ndrome nefròtico, una 
ictericia obstructiva, una pancreatitis o un hipotiroidismo. Requiere un 
tratamiento. La hipercolesterolemia debida a una ingesta elevada en la 
dieta exige la modificaciòn de los hàbitos alimenticios y, posiblemente, 
de medicaciòn para retrasar la absorciòn. 

La hipercolesterolemia puede producirse debido a la administraciòn 
de hormona adrenocorticotropa, corticoesteroides, adrògenos, sales bi- 
liares, epinefrina, clorpromacina, trifluoperacina, anticonceptivos orales, 
salicilatos, tiouracilos y trimetadiona. 

Unos niveles bajos de colesterol en el suero (hipocolesterolemid) estàn 
relacionados con la malnutriciòn, la necrosis celular hepàtica y el hiper- 
tiroidismo. E1 colesterol suele descender por debajo de lo norms.l con el 
programa Gerson, ya que los pacientes consumen una dieta extremada- 
mente pobre en grasas. 

El anàlisis del fraccionamiento entre ias iiporoteinas 
y el coiesteroi 

Para valorar el riesgo de una enfermedad coronaria arterial se lleva a 
cabo la prueba clfnica del fraccionamiento entre las lipoprotenias y el 
colesterol. Mediante centrifugaciòn o electroforesis aisla y mide los ni~ 
veles de colesterol en sangre, que se muestran en forma de lipoprotemas 
de baja densidad (LDL) y de lipoprotemas de alta densidad (HDL). Se 
sabe que unos niveles màs bajos de HDL en la poblaciòn dan lugar a una 
mayor incidencia de ECA. Por el contrario, unos niveles superiores de 
HDL provocan una menor cantidad de ECA. 

Nota: como la terapia Gerson aporta una cantidad mmima de grasas, 
suele reducir el riesgo de padecer enfermedades coronarias arteriales, aun- 
que proporciona un suministro adecuado de ciertos àcidos grasos ] 3 oliinsa~ 
turados esenciales y de vitaminas liposolubles que no pueden sintetizarse en 
cantidades suficientes para que se produzca una fujqpon corporal òptima. 

Unos niveles normales de colesterol HDL oscilan entre los 29 y los 
77 mg/100 ml de sangre, y unos valores normales de coiesterol LDL en 
sangre senan de entre 62 y 185 mg/100 ml. Unos niveles demasiado 
elevados de LDL incrementa n el riesgo de sufrir ECA, mientras que 


unos valores elevados de HDL suelen reflejar un estado saludable, aun- 
que pueden indicar una hepatitis cronica, una cirrosis biliar primaria en 
sus primeras fases o un consumo excesivo de alcohol. 

E1 anàllsls de los niveles sèricos de triglicèridos 

Como los triglicèridos son la forma principal que tiene el organismo de 
almacenar Ifpidos (constituyen el 95 % del tejido graso), la prueba clL 
n ica que determina los niveles sèricos de triglicèridos nos proporciona 
un anàlisis cuantitativo de ellos. Identifica la hiperlipemia en el caso 


de una insuficiencia cardfaca o una 
varian segùn la edad: 

Eda d 

ECA. Los niveles de triglicèridos 

Nivefes de los triglicèridos 


mg/dl 

nmol/i 

0-29 

10-140 

0,1-1,55 

30-39 

10-150 

0,1-1,65 

40-49 

10-160 

0,1-1,75 

50-59 

10-190 

0,1-2,10 


Los valores anormales en esta prueba sugieren la necesidad de otras me~ 
diciones. Unos niveles altos de triglicèridos indican el riesgo de padecer una 
ateroesclerosis o una ECA. Unos niveles entre leves y moderados advierten 
sobre una obstruccion biliar, una diabetes, una insuficiencia renal, una en~ 
docrinopatia o un consumo excesivo de alcohol. Unos niveles reducidos 
son raros, pero pueden mostrar malnutriciòn o una betalipoproteinemia. 

Nota: con la dieta Gerson, los recrudecimientos y las reacciones de 
curaciòn se muestran en forma de un aumento de los niveles de los tri~ 
glicèridos. 

E! anàiisis de la eiectroforesis de las protefnas sèricas 

Las principales protefnas sanguineas del organismo (la albùmina y cua- 
tro globulinas) se miden en un campo elèctrico, separàndolas en forma 
de patrones segun su tamano, su forma y su carga elèctrica a un pH de 
8,6. La albùmina, que contituye màs del 50 % de todas las protelnas 
sèricas, evita que el plasma sito en los capilares rebose debido a la presiòn 


à 


352 


353 


osmotica (la presion ejercida por las protemas plasmàticas sobre las pa~ 
redes de los capilares), y transporta las numerosas sustancias insolubles 
en el agua, como la bilirrubina, los àcidos grasos, las hormonas y los 
fàrmacos. De las cuatro globulinas: alfa 1 , alfa 2 , beta y gamma, las tres 
primeras actuan como proteinas transportadoras para llevar de un lugar 
a otro lfpidos, hormonas y metales a travès de la sangre, y el cuarto tipo 
(las gamma globulinas) actuan sobre el sistema inmunològico. 

Como indica su nombre, la prueba clmica de la electroforesis de las 
protemas sèricas utiliza corriente elèctrica para medir las protemas sè- 
ricas totales y la relacion albùmina/globulina y convertir estas cifras en 
valores absolutos. Estos valores nos ayudan a descubrir la presencia de 
insuficiencias hepàticas, discrasias sangufneas, trastornos renales, enfer- 
medades gastrointestinales, enfermedades neoplàsicas (benignas y ma- 
lignas) y/o deficiencias de protemas. Aqui tenemos los rangos normales 
de estas protefnas en el suero sangumeo: 


Protemas sèricas totaies 6,6~7,9 g/dl 

Fracciòn de la albumina 33-4,5 g/dl 

Fracciòn de la aifa 1 globulina 0,1-0, 4 g/dl 

Fracciòn de ìa aifa 2 giobuiina 0,54,0 g/dì 

Beta globuiina 0,74,2 g/di 

Gamma giobulina 0,54,6 g/di 


E1 equilibrio entre la albùmina total y las globulinas totales (conocido 
en medicina con el nombre de relaciòn A/ G) se evalùa en relaciòn con el 
nivel total de protexnas. Una relaciòn A/G invertida (un descenso de la 
albùmina y un Ìncremento de las globulinas) con un valor bajo de protex- 
nas totales denota una enfermedad hepàtica crònica. Una relaciòn A/G 
invertida con unos niveles normales de protemas muestra una enferme- 
dad mieloproliferativa (leucemia y enfermedad de Hodgkin) o ciertas 
patologxas infecciosas crònicas (tuberculosis y hepatitis crònica). 

E1 anàlfsis de los niveles 
de nitrògeno ureico en sangre (BUN) 

La mediciòn de la fracciòn nitrogenada formada por la urea (el principal 
producto del metabolismo de las protexnas) en sangre se obtiene gracias 
al anàlisis clfnico de los niveles de nitrògeno ureico en sangre (BUN). 


Formada en el higado a partir de amoniaco y excretada a travès de los 
rinones, la urea constituye el 40-50 % del nitrògeno no proteico presente 
en la sangre. E1 nivel del BUN refleja la ingesta de protefnas y la capa- 
cidad excretora de los rinones, pero es un indicador menos fiable de la 
uremia (orina en la sangre) que la mediciòn de los niveles sèricos de crea- 
tinina (vease la descripciòn de la prueba que ofrecemos a continuaciòn). 

Con unos valores normales que oscilan entre los 8 y los 20 mg/dl, la 
prueba para medir los niveles de BUN ayuda a evaluar la funciòn renal, 
a diagnosticar trastornos renales y a valorar el nivel de hidrataciòn del 
organismo. Un valor de BUN elevado se produce en los casos de una 
reducciòn del flujo de sangre hacia los rinones debida a una deshidrata- 
ciòn, una insuficiencia renal, una obstrucciòn en el tracto urinario y un 
incremento del, catabolismo proteico, como en el caso de las quemaduras. 
Unos niveles de BUN reducidos se dan en los casos de danos hepàticos 
graves, la malnutriciòn y una hidrataciòn excesiva. 

Nota: debido a la reducciòn inicial en la ingesta de protexnas, una 
persona que siga la terapia Gerson mostrarà, probablemente, un valor 
reducido del BUN. 

El anàlisis de los niveles sèricos de creatinina 

La pruebas clinicas que miden los niveles de creatinina en el suero san- 
guxneo aportan una mediciòn màs precisa de los danos renales que el 
BUN, y se trata de un anàlisis cuantitativo de la creatinina, que es un 
producto final, no proteico, del metabolismo. Las afecciotxes renales son, 
virtualmente, las ùnicas causas del aumento de los valores de la creati- 
nina en sangre. Por tanto, los niveles de creatinina estàn directamente 
relacionados con el ritmo de filtraciòn glomerular. Estos niveles valoran 
la funciòn glomerular renal y los danos renales. 

La concentraciòn de creatinina en los hombres oscila, normalmente, 
entre los 0,8 y los 1,2 mg/dL En las mujeres va de los 0,6 a los 0,9 mg/dl. 
E1 aumento de los valores de la creatinina en el suero implica que hay 
una enfermedad renal grave con un 50 % de las nefronas danadas, tal y 
corno sucede en los casos de gigantismo y de acromegalia. Los factores 
que interfieren son tambièn una absorciòn excesiva de àcido ascòrbico, 
barbitùricos, diurèticos y sulfobromoftalexna. Ademàs, los atletas pue- 
den tener unos valores de creatinina superiores a la media, incluso con 
un.a funciòn renal normal. 



— Y' 


E! anàiisis de los niveles sèricos de àcido urico 

Utilizada principalmente para detectar la gota, la prueba clfnica de los 
niveles de àcido ùrico (un metabolito de las purinas en la sangre) en el 
suero mide los niveles de este componente en la sangre. La filtracion 
glomerular y la secreciòn tubular eliminan el àcido urico, pero èste es 
menos soluble a un pH de 7,4 o inferior, cosa que sucede en ciertas en- 
fermedades como la gota; la generacion y destrucciòn celular excesiva, 
como en el caso de la leucemia; y en los casos de disfunciòn renal. 

Las concentraciones del àcido ùrico en los hombres oscilan entre los 
4,3 7 los 8 mg/dl. En las mujeres van de los 2,3 a los 6 mg/dl. Aunque 
los niveles sèricos de àcido ùrico altos no se correlacionan con la gravedad 
de la enfermedad, aumentan en los casos de fallo cardiaco congestivo, la 
enfermedad del almacenamiento del glucògeno, ias enfermedades infec- 
ciosas agudas como la mononucleosis infecciosa, ia anemia hemoLtica, la 
anemia falciforme, las hemoglobinopatias, la policitemia, la leucemia, el 
linfoma, los tumores malignos metastàticos y la psoriasis. Unos valores 
reducidos de àcido ùrico en sangre son indicativos de una atrofia hepà- 
tica aguda o una absorciòn tubular defectuosa, tal y como sucede en la 
enfermedad de Wilson y el sindrome de Fanconi. 

Entre los factores farmacològicos que interfieren en las pruebas clf- 
nicas de los niveles de àcido ùrico en el suero tenemos los diurèticos de 
asa, el etambutol, la vincristina, la piracinamida, las tiacidas y las dosis 
bajas de salicilatos, que elevan sus valores en sangre. Ademàs, la inani- 
ciòn, una dieta rica en purinas, el estrès y el abuso del alcohol elevan 
los valores del àcido ùrico. Cuando se miden los niveies del àcido ùrico 
mediante el mètodo colorimètrico, los falsos aumentos son debidas al 
acetaminofeno, el àcido ascòrbico, la levodopa y la fenacetina. Los ni- 
veles bajos de àcido ùrico vienen provocados por unas dosis elevadas de 
aspirina, cumarinas, clofibrato, cincofeno, hormona adrenocordcotro- 
pa y fenotiacinas. 

E1 anàiisis de ios niveles sèricos de giucosa: 
niveles de azucar en sangre en ayunas (FBS) 

Tras un ayuno de entre 12 y 14 horas, el anàlisis de los niveles de glu- 
cosa o de azùcar en sangre en ayunas (FBS) mide el metabolismo de la 
glucosa, y esto es algo necesario en el caso de la diabetes mellitus. En 


ayunas, los niveles de glucosa en sangre descienden, estimulando asi la 
secreciòn de la hormona glucagòn. E1 glucagòn aumenta entonces los ni- 
veles plasmàticos de glucosa acelerando la glucogenolisis, estimulàndola 
e inhibiendo la sintesis de glucògeno. Normalmente, la secrecciòn de 
Ìnsulina controla este aumento en los niveles de glucosa. En el caso de la 
diabetes, la ausencia o la deficiencia de insulina permite que haya unos 
niveles permanentemente elevados de glucosa en sangre. 

Los rangos normales de los valores de glucosa en sangre en ayunas 
segùn la prueba cllnica FBS tras un ayuno de entre ocho y doce horas 
son: 

® Niveles sèricos en ayunas: 70-100 mg/dl. 

• Niveles en sangre completa en ayunas: 60-100 mg/dl. 

• Niveles en sangre completa no en ayunas: 80-125 mg/dl en perso- 
nas de màs de 50 anos, y 70-115 mg/dl en personas de menos de 
50 anos. 

Estas lecturas clmicas ayudan a confirmar o descartar la diabetes 
mellitus y otros trastornos del metabolismo de la glucosa. Tambièn 
monitorizan la terapia farmacoiògica o dietètica de los diabèticos, las 
necesidades de insulina para aquellos pacientes con una diabetes des- 
controlada y aquellos enfermos que se sabe o se sospecha que padecen 
hipoglucemia. 

Unos niveles de glucosa en ayunas de 140-150 mg/dl o superiores 
obtenidos en dos o màs ocasiones permiten diagnosticar una diabetes 
mellitus. Unos niveles no en ayunas que superen los 200 mg/dl tambièn 
indican la presencia de diabetes. Unos valores elevados de glucosa en 
sangre pueden deberse a una pancreatitis, el hipertiroidismo, un feo- 
cromocitoma, una insuficiencia hepàtica crònica, un traumatismo cra- 
neal, una enfermedad crònica, una malnutriciòn crònica, la eclampsia, 
la anoxia y los trastornos convulsivos. 

Unos niveles bajos de glucosa en sangre se dan a causa del hipertiroi- 
dismo, un insulinoma, la enfermedad de von Gierke, una hipoglucemia 
funcional o reactiva, un hipotiroidismo, una insuficiencia adrenal, una 
hiperplasia adrenal congè|iita, un hipohipofisismo, un carcinoma de las 
cèlulas de los islotes en el pàncreas, una necrosis hepàtica y un trastorno 
del almacenamiento del glucògeno. 


356 


357 


El anàlisis de los niveles sèricos de hierro 
Y de la capacidad total de fijaciòn del hierro 

Dos anàlisis de sangre distintos que se ilevan a cabo con tamponamiento 
y reac tivos que cambian de color miden: (1) la cantidad de hierro fijado a 
la glucoprotefna transferrina y (2) la capacidad total de fijaciòn del hierro 
del plasma (TIBC) si toda la transferrina estuviera saturada de hierro. E1 
porcentaje de saturaciòn se obtiene dividiendo el resultado del nivel de 
hierro en el suero entre la TIBC, que revela la cantidad real de transferri- 
na saturada. La transferrina normal tiene una saturaciòn del 30 %. Por 
tanto, las dos pruebas: (a) estiman el almacenamiento total de hierro, (b) 
diagnostican la hemocromatosis, (c) distinguen entre la anemia por defi- 
ciencia de hierro o la anemia como enfermedad crònica, y (d) evaluan el 
estado nutricional de la persona. 

Se ha determinado que los valores normales de hierro en el suero 
sangufneo y de la TIBC son: 

Hierro serico TIBC (pg/dl) Saturaciòn (pg/dl) 

Hombres 70-150 300-400 20-50 

Mujeres 80-150 350-450 20-50 

En los casos de deficiencia de hierro, los niveles de hierro sèrico bajan 
y la TIBC aumenta para reducir la saturaciòn. En el caso de una infla- 
macion cronica, como sucede en la artritis reumatoide, el nivel de hierro 
en el suero es bajo en presencia de unas reservas corporaies adecuadas, 
pero la TIBC permanece sin variaciones o cae para asl conservar una 
saturaciòn normal. La sobrecarga de hierro no altera los niveles sèricos 
hasta relativamente tarde en la patologxa, pero el valor sèrico de hierro 
aumenta y la TIBC permanece igual para incrementar asl la saturaciòn. 

EI recuento de eritrocitos o glòbulos rojos (RBC) 

Los glòbulos rojos (RBC), que tradicionalmente se contaban a mano con 
un hematocitometro, suelen contarse ahora con aparatos electrònicos que 
proporcionan unos resultados màs ràpidos y precisos, Este recuento de 
los eritrocitos nos proporciona una informaciòn cualitativa sobre el con- 
tenido en hemoglobina de los RBC, pero nos dice el volumen corpuscu- 
lar medio (MCV) y la hemoglobina corpuscular media o hemoglobina 


celular media (MCH). Asf pues, el recuento de los glòbulos rojos aporta 
fndices sobre el tamaiio de los RBC y su contenido en hemoglobina y 
sirve como respaldo a otros anàlisis hematològicos para diagnosticar la 
anemia y la policitemia. 

E>ependiendo de la edad, el sexo, la muestra v la ubicaciòn geogrà- 
fica, los valores normales de RBC en los hombres adultos oscilan entre 
los 4,5 y los 6,2 millones/microlitro (4,5 -6,2 x 10 12 /1) de sangre veno- 
sa. En las mujeres adultas las cifras son de 4, 2-5,4 millones/microlitro 
(4,2- 5,4 x 10 12 /1) de sangre venosa. En los ninos hay 4,6-5, 8 millones/ 
microlitro de sangre venosa y en los bebès recièn nacidos 4,4-5, 8 mi- 
llones/microlitro (4,4-5, 8 x 10 12 /1). Un recuento elevado de RBC indica 
una policitemia o una deshidratacion, y un recuento bajo sugiere una 
anernia, una sohrecarga de liquido o una hemorragia reciente. Con un 
reposo total en cama, los recuentos de RBC descienden considerable- 
mente debido a unas menores necesidades de oxigeno. 

E1 anàlisis de los niveles de hemoglobina total (HGB) 

La concentraciòn total de hemoglobina (Hgb) en un decilitro (100 ml) 
de sangre completa se mide mediante la prueba clinica de la hemoglo- 
bina total. La relaciòn Hgb/RBC (hemoglobina corpuscular media o 
MCH) y la Hgb libre en el plasma afectan< al recuento de RBC. Esta 
prueba, como parte habitual del recuento sanguineo completo, mide la 
gravedad de la anemia o la policitemia, monitoriza la respuesta a la tera- 
pia y suministra cifras para calcular la MCEI y la concentraciòn corpus- 
cular media de Hgb. 

Basàndonos en muestras de sangre venosa, los valores normales para 
los distintos pacientes son: 

Edad Niveles de hemoglobina (g/dS) 


Menosde7 dias 

17-22 

1 semana 

15-20 

1 rries 

11-15 

Ninos 

11-13 

Hombres adultos 

14-18 

Hombres ancianos 

12,4-14,9 

Mujeres adultas 

12-16 

Mujeres ancianas 

11,7-13,8 


i 


358 


359 



Eì anàlisis del hematocrito (Htc) 

E1 volumen de los RBC contenidos en una muestra de sangre completa 
se mide mediante el analisis clmico del hematocrito (Htc). E1 numero y 
el tamano de los RBC determinan la concentracion del Htc, y este valor 
ayuda a diagnosticar los estados anormales en la hidrataciòn, la policite- 
mia, la anemia, el desequilibrio en los fluidos, la pèrdida de sangre, las 
transfusiones sangumeas y los mdices de cèlulas rojas. Segùn la edad y 
el sexo del paciente, la competencia del laboratorio y el tipo de muestra 
de sangre, esta prueba analiza la sangre de un paciente en un irecuento 
sangumeo completo. 

Los valores de referencia oscilan entre el 40 % y el 54 % (0, 4-0,5 4) 
en el caso de los hombres y entre el 37 % y el 47 % (0,37-0,47) para las 
mujeres. Un Htc bajo indica una anemia o una hemodiluciòn. Un Htc 
elevado apunta a una policitemia o una hemoconcentraciòn provocada 
por una pèrdida de sangre. Si se desarrolla un hematoma en el punto de 
la venipunciòn, alivie las molestias aplicando hielo, tras lo cual irà remo- 
jando la zona con agua templada. 

EI anàlisis de los mdices eritrocitarios 

E1 volumen corpuscular medio (MCV), la hemoglobina corpuscular media 
(MCH) y la concentraciòn media de hemoglobina corpuscular (MCHC) 
son tres medidas obtenidas mediante la prueba clinica de los fndices eri- 
trocitarios. E1 MCV expresa el tamano medio de los eritrocitos e Ìndica 
si su tamano es excesivamente pequeno (microcfticos), demasiado gran- 
de (macrociticos) o normal (normociticos). La MCH nos proporciona el 
peso de la hemoglobina en un glòbulo rojo normal. La MCHC define la 
concentraciòn de Hgb en 100 ml de glòbulos rojos concentrados. 

Los mdices normales de los RBC son: 

MCV = 84-99 inicrolitros cùbicos/glòbulo rojo (femtolitros [fl]/eri- 
trocito) 

MCH = 26-32 picogramos (pg)/glòbulo rojo 
MCHC = 30-36 % (300-360 g/1) 

Estos mdices ayudan al diagnòstico y a la clasificaciòn de la anemia. 
Un MCV y una MCHC bajos nos muestran unas anemias microciticas 
e hipocròmicas provocadas por una anemia por defciencia de hierro, una 


anemia que responde a la piridoxina o una talasemia. Un MCV alto 
indica una anemia macrocitica provocada por anemias megaloblàsticas 
debidas a una deficiencia de àcido fòlico o de vitamina B J2 , a desòrdenes 
hereditarios de la smtesis de ADN o a una reticulocitosis. 

La velocidad de sedimentadòn eritrocitaria 

La velocidad de sedìmentaciòn eritrocitaria (ESR), que mide el tiempo 
necesario para que los eritrocitos de una muestra de sangre completa 
se sedimenten en el fondo de un tubo de ensayo, es una prueba sensi- 
ble, pero no especifica, que indica la presencia de la enfermedad cuando 
otros signos quimicos o fìsicos son normales. Se incrementa en el caso 
de los trastornos inflamatorios generalizados provocados por infecciones, 
una enfermedad autoinmunitaria o un tumor maligno. 

Por tanto, la ESR monitoriza las enfermedades inflamatorìas o los tu- 
mores malignos y detecta enfermedades ocultas como la tuberculosis (TB), 
la necrosis tisular o los trastornos en el tejido conjuntivo. La ESR normal 
oscila entre 0 y 20 mm/hora. Aumenta durante la gestaciòn, con una in- 
flamaciòn aguda o crònica, la TB, las paraproteinemias, la fiebre reumà- 
tica, la artritis reumatoide y algunos cànceres. La ESR tambièn se incre- 
menta en los casos de anemia. Se reduce en los casos de policitemia, ane- 
mia falciforme, hiperviscosidad y un nivel bajo de proteinas plasmàticas. 

Nota: la ESR suele aumentar durante y despuès de las reacciones de 
curaciòn y la fiebre inducidas por la terapia Gerson. 

Ei recuento de plaquetas 

Las plaquetas o trombocitos son unos elementos diminutos presentes 
en la sangre que forman un tapòn hemostàtico en el punto en el que se 
produce una herida vascular. Favorecen la coagulaciòn aportando fosfo- 
lipidos a la via intrinseca de la tromboplastina. E1 recuento plaquetario 
es vital para monitorizar la quimioterapia, la radioterapia o la trombo- 
citosis o la trombocitopenia graves. Un recuento plaquetario que caiga 
por debajo de 50.000 da lugar a hemorragias espontàneas; si es menor de 
5.000 provoca hemorragias fatales en èl sistema nervioso central o existe 
la posibihdad de sufrir una hemorragia gastrointestinal masiva. 

E1 recuento plaquetario evalùa la producciòn de trombocitos, valora 
los efectos de la terapia citotòxica, ayuda en el diagnòstico de la trombo- 


citopenia y la trombocitosis, y confirma la estimaciòn visual del recuento 
de plaquetas 7 su morfologia a partir de un frotis de sangre tefiido. Los 
recuentos normales de trombocitos oscilan entre 130.000 7 370.000/mm 3 
(130-370 x 10 12 /ì). 

Un recuento reducido se debe a una mèdula òsea aplàsica o hipoplàsi- 
ca; a enfermedades infiitrativas de la mèdula òsea como el carcinoma, la 
leucemia o una infecciòn diseminada; a una hipoplasia megacariodtica; 
a una trombopoyesis ineficaz provocada por una deficiencia de àcido 
fòlico o de vitamina B x ; a la acumulaciòn de plaquetas en un bazo engro- 
sado; a un incremento de la destrucciòn de plaquetas debido al consumo 
de fàrmacos o drogas o a trastornos inmunitarios; a una coagulaciòn in- 
travascular diseminada; a un sindrome de Bernard-Soulier; o a lesiones 
mecànicas sobre las plaquetas. 

Los medicamentos que reducen el recuento de plaquetas incluyen la 
acet azol amida, la acetohexamida, el antimonio, los antineoplàsicos, el 
maleato de bromfeniramina, la carbamacepina, el cloranfenicol, el àcido 
etacrinico, la furosemida, las sales de oro, la hidroxicloroquina, la indo- 
metacina, la isoniacida, la mefentoma, el àcido mefenàmico, la metazola- 
mida, el metimazol, la metildopa, el diazòxido oral, la oxifenbetazona, la 
penicilamina, la penicilina, la fenilbutazona, la fentoma, la pirimetami- 
na, el sulfato de quinidina, la quinina, los salicilatos, la estreptomicina, 
las sulfonamidas, la tiacida, los diurèticos tipo tiacida 7 los antidepre- 
sivos tricfclicos. La heparina provoca una trombocitopenia transitoria 
reversible. 

Un recuento plaquetario incrementado viene como resultado de en- 
fermedades 7 trastornos como una hemorragia, problemas infecciosos, 
tumores malignos, una anemia por deficiencia de hierro, una mielofi- 
brosis, una trombocitosis primaria, una policitemia verdadera, una leu- 
cemia mielògena, una operaciòn quirurgica reciente, la gestaciòn o una 
esplenectomia; o debido a trastornos inflamatorios, como la enfermedad 
vascular del colàgeno. 

E1 recuento de los leucocitos (glòbulos blancos O WBC) 

De acuerdo con el numero de glòbulos balncos (WBC) presentes en un 
microlitro (milfmetro cubico) de sangre completa mediante la utiliza- 
ciòn de un hematocitòmetro o contador Coulter, el recuento leucocitario 
varfa si se realiza un ejercicio agotador, con el estrès o con la digestiòn. Se 


utiliza para detectar la infecciòn o la infiamacion, la necesidad de anàli- 
sis posteriores como el diferencial de WBC o la biopsia de la mèdula òsea 
7 ia respuesta frente a la quimio o la radioterapia. 

El recuento de WBC oscila entre 4,1 7 10,9 x 10 11 por litro. Un re- 
cuento elevado es indicativo de una infecciòn, como por ejemplo un 
absceso, una meningitis o una tonsilitis, 7 puede mostrar una leucemia, 
una necrosis tisular debido a quemaduras, un infarto de miocardio o 
una gangrena. Un recuento bajo muestra una depresiòn de la mèdula 
òsea debida a infecciones vfricas o a reacciones tòxicas como las que 
se producen tras un tratamiento con antineoplàsicos, mercurio u otras 
intoxicaciones por metales pesados, la exposiciòn al bence.no o al arsè- 
nico 7 la invasiòn por los microorganismos que provocan la gripe, las 
fiebres tifoideas, el sarampiòn, la hepatitis infecciosa, la mononucleosis 7 
la rubèola. 

E1 anàlisis diferencial de los glòbulos blancos 

Como se trata del nùmero relativo de cada tipo de leucocito, el anàlisis 
diferencial de los glòbulos blancos se obtiene multiplicando el valor por- 
centual de cada tipo de WBC para conseguir un nùmero absoiuto de 
cacla tipo de entre los 100 o màs WBC. Hay granulocitos, agranulocitos, 
neutròfilos juveniles, neutròfilos segmentados, basòfilos, eosinòfilos, lin- 
focitos grandes, linfocitos pequenos, fagocitos, histiocitos, etcètera. 

E1 anàlisis diferencial de los WBC evalùa la capacidad del organismo 
de resistir 7 superar las infecciones, los distintos tipos de leucemia, la fase 
7 la gravedad de una infecciòn, las reacciones alèrgicas 7 su gravedad 7 
las infestaciones parasitarias. Hay una larga lista de valores de referencia 
en el anàlisis diferencial de los WBC, dividida segùn el paciente sea un 
nino o un adulto. Por ejemplo, algunos de estos valores son: 

Fara adultos Valor relatsvo (%) Valor absoluto (jal) 


Neutròfilos 

47,6-76,8 

1.950-8.400 

Linfocitos 

16,2-43 

660-4.600 

Monocitos 

0,6-9, 6 

24-960 

Eosinòfilos 

0,3-7 

12-760 

Basòfilos 

0,3~2 

12-200 


362 


363 



Para realizar un diagnòstico preciso, el examinador que realiza el anà- 
lisis debe tener en cuenta tanto los valores relativos como los absolutos de 
los recuentos diferenciales. Del amplio nùmero de variables y enferme- 
dades diagnosticadas gracias a eiios, vèase el Apèndice I del libro Gerson 
therapy handbook: Companion workbook to A cancer therapy: Results of 
fifty cases: practical guidance, resources and recipes for Gerson Therapy pa- 
tients. 

EI anàlisis de orina rutinario 

Los elementos del anàlisis de orina rutinario incluyen las evaluaciones 
en forma de mediciones de las caracterfsticas fisicas, la densidad y el pH; 
el contenido en protemas, glucosa, y cuerpos cetònicos; ademàs del exa- 
men del sedimento de la orina, los cilindros y los cristales de cèlulas de la 
sangre. E1 anàlisis de la orina es una prueba extremadamente importante 
que nos informa de muchas cosas sobre el funcionamiento interno de 
una persona. Los resultados del anàlisis de orina rutinario tienen muchas 
implicaciones con respecto a còmo està funcionando la fisiologia o còmo 
està respondiendo a la 'dieta, los trastornos no patològicos, el momento 
de recogida de la muestra y otros factores. 

Para conocer el gran nùmero de variables y enfermedades evaluadas 
mediante un anàlisis de orina, vèase el Apèndice I del texto Gerson thera- 
py handbook: Companion workbook to A cancer therapy: Results offifty ca- 
ses: practical guidance, resources and recipes for Gerson ™ Therapy patients. 


\ 


21 

CASOS EXSTOSOS EXPLICADOS 
POR PACIENTES 


En la Townsend Letterfor Doctors ed Patients, el antropòlogo mèdico Tim 
Batchelder aconseja a la gente no acudir a los sistemas sanitarios para 
recibir diagnòsticos y tratamientos, sino que vayan a ellos para encontrar 
bienestar y plenitud. 188 

La gente suele sentir sintomas e incluso muestra signos de una enfer- 
medad cuando busca la atenciòn de un mèdico o una clmica, pero vuelve 
a su hogar con la etiqueta de «enfermedad». Otros antropòlogos mèdicos 
llaman a este resultado la «pràctica veterinaria de la medicina», ya que 
la experiencia de la enfermedad por parte del paciente se torna irrelevan- 
te, excepto porque delata la presencia subyacente de un trastorno, Las 
opiniones, las creencias y otros aspectos de la identidad sociocultural 
del paciente sòlo enturbian el pensamientò del mèdico. 189 Para algunos 
profesionales de la salud con una orientaciòn tècnica y una visiòn con- 
vencional resulta preferible que el paciente sea pasivo, como un animal 
sedado en la consulta de un veterinario. 

Esta no es la situaciòn de los pacientes de la terapia Gerson, cuyos 
casos de enfermedades crònicas està a punto de leer. No eran pasivos ni 
estaban sedados: en lugar de ello, estas personas buscaron activamente la 


188. Batchelder, T. (1999): «Qualitative research on patient experiences and 
implications for long-term care facilities», Townsend Letter for Doctors & Pa- 
tìentSy 196: 56-61, noviembre. 

189. Diamond, W. ].; Cowden, W. L.; Goldberg, B.: An alternative medi - 
cine guide to cancer, Future Medicine Publishing, Tiburon (California), 1997, 

p. 212. 


364 


365 



terapia Gerson y la siguieron, a pesar de saber que el enfoque que habian 
escogido para su bienestar les conllevaba un estilo de vida difìcil, muy 
restrictivo y aislante. E1 objetivo de cada uno de estos individuos ha sido 
vivir para aproximarse todo lo posible a los ahos de vida normales para el 
hombre. La terapia Gerson les ha permitido conseguir este objetivo. 

Revertir el càncer de pulmòn en sus ultimas fases 

Para su sorpresa y estupor, en noviembre de 1998, a John Peters, de 
sesenta ahos y de Pittsburgh, le diagnosticaron un cancer de pulmòn: 
un adenocarcinoma. Aunque habia seguido una buena dieta, nadaba 
900 metros en su piscina cinco veces por semana, nunca habia fumado y 
su mèdico le habia dicho que gozaba de una salud excelente tan sòlo tres 
meses antes, Peters habia entrado, victima de un carcinoma pulmonar 
de cèlulas no pequenas en su fase IIIA, que le habia diagnosticado su 
oncòlogo. 

E1 càncer de pulmòn es el segundo càncer màs comun y la primera 
causa de muerte debida a tumores malignos tanto en hombres como en 
mujeres. Aunque siempre ha existido una incidencia elevada en los hom- 
bres, el càncer de pulmòn en las mujeres ha aumentado ràpidamente en 
los ùltimos anos. A pesar de que el càncer de pulmòn ha sido, durante 
mucho tiempo, el principal càncer causa de muerte de los hombres, aho- 
ra ha superado al càncer de mama como principal tumor maligno que 
mata a las mujeres. 

Muchas personas en el mundo fallecen a causa de un càncer de pul- 
mòn. Esta elevada incidencia de muertes es cierta, incluso aunque el càn- 
cer de pulmòn sea el màs evitable de todos los tumores malignos. Si se 
eliminara el tabaco de la Tierra, el nùmero de todos los tipos de cànceres 
(no sòlo de aquellos que afectan a los pulmones) descenderian un 17 %. 
De los dos tipos generales de càncer de pulmòn, el de cèlulas pequehas 
y el de cèlulas no pequenas, el segundo es el màs frecuente y supone 
aproximadamente el 75 % de todos los casos diagnosticados. 

E1 tratamiento oncològico convencional del càncer de pulmòn, que 
depende bàsicamente de la cirugia junto con la quimioterapia, la radiote- 
rapia y, en ocasiones, la hipertermia, aporta un mal pronòstico a la hora 
de sobrevivir a lo largo de un periodo de tiempo prolongado. 

* El porcentaje de èxito de la supervivencia a un plazo de 5 ahos con 
un càncer de pulmòn en fase I (sin diseminaciòn a los ganglios 

3,66 


linfàticos) es del 30 al 80 %, ya que el tumor tiene un tamaho 
pequeno y una intervenciòn quirùrgica lo elimina. 

• E1 porcentaje de èxito de la supervivencia a 5 ahos vista si se padece 
un càncer de pulmòn en fase II (con diseminaciòn a los ganglios 
linfàticos hiliares) es del 10-35 % con la aplicaciòn de cirugia y 
radioterapia. (Los nòdulos linfdticos hiliares son aquellas hendidu- 
ras pulmonares en las que entran las arterias y salen las venas y los 
vasos linfàticos.) 

® E1 porcentaje de èxito de la supervivencia a un plazo de 5 anos si 
se està afectado por un càncer de pulmòn en fase IIIA (es posible 
la cirugia en combinaciòn con la radioterapia y la quimioterapia 
ocasional) es del 10 al 15 %. 

• E1 porcentaje de èxito de la supervivencia a 5 anos vista con un 
càncer de pulmòn en fase IIIB (la cirugia no aporta ningùn bene- 
ficio; se pueden intentar la radioterapia y la quimioterapia experi- 
mental) es de menos del 5 % porque los tratamientos oncològicos 
ortodoxos habituales no les sirven a los pacientes. 

• E1 porcentaje de èxito de la supervivencia a un plazo de 5 anos si 
se sufre un càncer de pulmòn en fase IV (con mestàstasis en zonas 
lejanas) es considerablemente inferior al 5 % (quizàs tan sòlo un 
3 %), ya que el tratamiento està dirigido, meramente, a aliviar los 
sintomas. 

El cdncer de pulmon de cèlulas no pequehas , que se extiende a travès 
del sistema linfàtico y de la sangre, tiene tres tipos distintos: el carci- 
noma de cèlulas escamosas o epidermoides (el màs relacionado con el 
tabaco), el carcinoma de cèlulas grandes (relacionado con las metàstasis 
cerebrales) y el adenocarcinoma. Por una razòn que se desconoce, la 
frecuencia del adenocarcinoma ha aumentado de forma constante (por 
encima del 30 % de todos los tipos de cànceres pulmonares). E1 trata- 
miento de estos tres tipos de càncer pulmonar de cèlulas no pequehas es 
similar. 

Tras una recomendaciòn de urgencia del oncòlogo que se estaba ocu- 
pando de su caso, John Peters se sometiò a una operaciòn a pecho abierto, 
seguida de veinticuatro tratamientos con radioterapia. Asf, sus distin- 
tos smtomas, que consistlan en una tos constante que a veces contema 
sangre, carraspera y falta de aliento, una producciòn de esputo excesi- 
va, episodios recurrentes de infecciones pulmonares, pèrdida de peso e 


367 



hinchazòn de la cara, ademàs de una sensaciòn de fatiga aplastante, se 
redujeron hasta casi desaparecer. 

No obstante, un ano màs tarde, la tos original y algunos de los otros 
sintomas del paciente retornaron. Otra serie de pruebas, que inciuian el 
examen broncoscòpico, revelaron que volvia a necesitar una intervenciòn 
quirurgica en su tòrax para extirpar el càncer pulmonar de cèlulas no 
pequeiias. 

Cuando rechacè la cirugia y la quimioterapia, los mèdicos me dìjeron que 
no tenia ninguna posibilidad de sobrevivir -explicò John Peters-. Habia 
investigado acerca del càncer de pulmòn y me di cuenta de que la unica 
razòn por la que habia adquirido un càncer era porque mi organismo lo 
respaldaba. Por tanto, si no cambiaba el entorno interno de mi cuerpo, el 
càncer volveria. En mayo de 1991 iniciè la terapia Gerson en casa -dijo 
Peters— . Estaba muy dèbil, y esta terapia Gerson era exigente, pero me 
estaba enfrentando a la muerte, asi quc estaba muy motivado. 

En sòlo tres semanas ya sabia que el tratamiento Gerson estaba fun- 
cionando: me estaba poniendo màs fuerte, tosiendo menos y sintièndome 
mucho mejor. Lo màs sorprendente de todo es que, de hecho, estaba ga- 
nando peso con esta dieta vegetariana. Tras perder tantos lcilos durante 
los meses anteriores, estaba convirtièndome en algo màs que en simple 
piel 7 huesos -escribiò Peters en una carta dirigida al Gerson Institute-. 
Me he mantenido libre de càncer y en un buen estado de salud durante 
los ùltimos siete anos. Soy vegano, evito la harina refinada, el azùcar, la 
sal, la cafeina y el alcohol y sigo triturando y prensando fruta y hortalizas 
para beber mis zumos: unos 700 ml diarios. En mi mente no dudo de 
que ya llevaria seis o siete anos en el cementerio si no hubiera seguido la 
terapia Gerson. 

Por cierto, antes de someterme a la intervenciòn quirùrgica para la re- 
secciòn pulmonar parciai en 1989, busquè una segunda opiniòn del direc- 
t°r àei Pittsburgh Cancer Institute. Cuando volvi a acudir a su consulta 
para una prueba del seguimiento de mi cancer en 1996, se sorprendiò al 
ver que habia sobrevivido. E1 cirujano pulmonar me dijo que nunca sabria 
lo afortunado que era por seguir vivo 7 que, con mi enfermedacl, sòlo te- 
nia alrededor de un 3 % de probabilidades de sobrevivir al cabS de cinco 
anos. Comer a la manera vegetariana preconizada por la terapia Gerson 
me ha saivado la vida -confirmò John Peters. 


En su ultimo informe dirigido a los dos autores de este libro como anti- 
guo paciente aquejado de càncer que sigue con bastante exactitud el progra- 
ma de alimentaciòn de la terapia Gerson, John Peters ha màs que doblado el 
tiempo de supervivencia habitual de cinco ahos para los pacientes afectados 
por un adenocarcinoma pulmonar. (Como ya le hemos comentado, la su- 
pervivencia cinco ahos despuès de haberse visto aquejado por un càncer es 
definida por la American Cancer Society como una «curaciòn».) 

Una curaciòn, de veinte anos de duraciòn, 
de un càncer de pulmòn inoperable en fase iiib 

A mediados de enero de 1979, Jesùs Lechuga Valdez, de Durango (Mèxi- 
co), volviò de un viaje de negocios a Ciudad de Mèxico con un resfriado 
importante. Una semana màs tarde habia empeorado para convertirse 
en una tos persistente 7 una ronquera que no remitla 7 que hacla que le 
costara hablar. Lechuga que, en el momento de la redacciòn de este libro, 
tiene ochenta 7 seis ahos, se habia jubilado de su puesto como director 
general 7 propietario parcial de un concesionario de camiones 7 tractores. 
Sus viajes de negocios habfan sido exitosos, pero duros para el organismo 
de este hombre. Durante los siguientes seis meses, su tos crònica 7 su voz 
ronca fueron tratadas por tres mèdicos alopàticos 7 un homeòpata 7 to- 
dos ellos creian que estos signos de enfermedad se debian a un asma que 
apareciò en la edad adulta, cuando tenia sesenta 7 seis ahos. 

E1 diagnòstico de los mèdicos 7 su tratamiento resultaron incorrectos, 
ya que las radiografias que se tomaron en la regiòn toràcica mostraron 
una mancha redondeada de 5 cm en la parte superior de su pulmòn de- 
recho. Un cirujano toràcico al que consultò confirmò la existencia de un 
tumor en su pulmòn que media unos 6 cm de un lado a otro. 

Como un mèdico internista de E1 Paso (Texas), Walter D. Feinberg 
(doctor en medicina), habia conservado los historiales anuales de las re- 
visiones mèdicas del paciente, el 18 de junio de 1979 Lechuga viajò hasta 
la consulta del doctor Feinberg para comparar las radiografìas antiguas 
7 las actuales. Resultò que no existian signos del potencial de una lesiòn 
toràcica el aho anterior. Por tanto, en el transcurso de media docena de 
meses, su tumor se habla desarrollado espontànea 7 ràpidamente. 

E1 neumòlogo E. S. Crosset (doctor en medicina), del hospital Hotel 
Dieu de E1 Paso, llevò a cabo una broncoscopia 7 una mediastinosco- 
pia durante la intervenciòn quirùrgica pulmonar para extirpar el tumor. 


368 


369 




Como la excisiòn hubiera dejado al paciente demasiado dèbil, el cirujano 
decidiò no extirpar el tumor y sòlo llevò a cabo una biopsia. La patologfa 
tisular resultante y los informes indicaban que Lechuga estaba afectado 
por un «carcinoma no diferenciado de cèlulas grandes con metàstasis en 
las regiones bronquial 7 mediastfnica» en fase IIIB. 

La clasificacion en forma de fases en la terminologia del càncer es un 
mdice relaivo de la cantidad de càncer presente en el organismo de una 
persona, incluidos su tamano, su ubicaciòn 7 su contenciòn o su me- 
tàstasis. 190 La fase III indica que las metàstasis han hecho que el càncer 
se disemine hacia zonas distintas a la del punto primario. En el caso 
dei càncer de pulmòn, la fase III se divide en dos tipos: la IIIA 7 la IIIB. 
EI cdncer de pulmòn en fiase IIIB clasifica el tumor como no extirpable de~ 
bido a razones tècnicas relacionadas con el mètodo quirùrgico o porque 
el paciente no se beneficiarfa de ello. 191 Las diversas metàstasis malignas 
de Jesùs Lechuga Valdez fueron consideradas inoperables 7 su pronòstico 
era de que sòlo le quedaban entre tres 7 seis meses de vida. 

Exposiciòn de lechuga a dosis elevadas de radiaciòn 

A continuaciòn vino la consulta con la oncòloga Ira A. Horowitz (docto- 
ra en medicina), directora mèdica del E1 Paso Cancer Treatment Center. 
La doctora Horowitz recomendò encarecidamente la radioterapia, pero 
el aparato utilizado para administrar la radiaciòn externamente no era 
de lo màs novedoso: sus antiguos haces de electrones de cobalto-60 ha- 
cian que el paciente sufriera algunos efectos secundarios nefastos. La 
fuente radiactiva del aparato estaba alojada en un contenedor de plomo 
7, a medida que el isòtopo del cobalto se descomponia, daba lugar a un 
haz con una potencia de algunos megavoltios. 192 

Con e.1 consejo de su familia, Lechuga decidiò que se someteria a ra- 
dioterapia en Chester (Pennsylvania), cerca de Wilmington (Delaware), 


190. Kleinman, A.; Eisenberg, L.; Good, B. (1978): «CuIture, ilness and 
care: clinical lessons from anthropologic and cross-cultural research», Annals 
oflnternal Medicine , 88 : 25 T 258 . 

191. Margolis, L. W.; Meyer, T. S.: «What happens in radiation therapy», en 
Everyone’s guide to cancer therapy: How cancer is diagnosed, treated and managed 
day to day> 3. a ed. revisada. Editado por M. Dollinger, E. H. Rosenbaum 7 
G. Cable. Andrews McMeel Publishing, Kansas City (Misuri), 1997, pp. 49-56. 

192 . Ibìdem . 


donde vivia su hija Georgina Lechuga Potter (ahora vive en Viena [Vir- 
ginia] 7 era la traductora para el historial mèdico de su padre, que sòlo 
hablaba espanol. Aparte de los historiales mèdicos, ella es la principal 
fuente de la informaciòn que està usted leyendo. La esposa del paciente, 
Dolores A. Lechuga, firmò su permiso para la publicaciòn de esta his- 
toria). 

La senora Potter llevò a su padre desde Wilmington hasta la consulta 
del oncòlogo Robert Enck (doctor en medicina), ubicada en el Centro 
Mèdico Crozer-Chester, sito en Chester. Este confirmò la necesidad de la 
radioterapia. Despuès de que el doctor Enck refiriera su caso al radiòlogo 
Warren Sewall (doctor en medicina), este usò, desde el 10 de julio hasta 
el 21 de agosto de 1979, un acelerador lineal para administrar dosis de 
radiaciòn de 4.400 rads (el tèrmino actual de la dosificaciòn son los cen~ 
tigrays [cGy]) en el pulmòn derecho 7 el mediastino durante 4 semanas. 
E1 paciente tambièn recibiò 1.600 rads en el lòbulo superior del pulmòn 
derecho, màs 5-000 rads simultàneos en los «ganglios linfàticos supracla- 
vicula.res», tambièn afectados por el càncer. Se sometiò a esta terapia de 
elevada energia cinco dias a la semana durante cuatro semanas. E1 radiò- 
logo anadiò entonces otros 5-000 rads a esos nòdulos supraclaviculares 
durante dos semanas màs. 

E1 acelerador lineaU que es uno de los aparatos màs populares que se 
utillzan en la actualidad, era lo màs novedoso allà por 1979- Està dispo- 
nible en un rango de energias que oscilan entre los 4 7 los 35 megavoltios 
7 emplea un haz mixto de rayos X 7 electrones. Los electrones se aceleran 
a lo largo de una guia de ondas hasta que alcanzan gran velocidad. Su 
penetraciòn en los tejidos viene determinada por la energia del haz selec- 
cionado. 193 

Con el objetivo de aliviar sus smtomas (no de curar su càncer), Jesùs 
Lechuga Valdez se sometiò a mùltiples exposiciones de rayos X de ele- 
vada energia en el acelerador lineal del hospital. Fueron responsables 
de ciertos efectos secundarios molestos 7 puede que fueran responsables de 
que el càncer hubiera aparecido, veinte anos despuès. Se supone que las 
cantidades masivas de rayos X administradas entonces a un tejido sano 
nunca superaron unas dosis seguras. 

Mediante un proceso de «ionizaciòn», la fjadiaciòn està ideada para 
marar a algunas cèlulas cancerosas danando sus cromosomas 7 su ADN 


193. Ibidem . 

\ 


370 


371 



para detener la divisiòn celular. En la escala de los centigray, un gray 
equivale a 100 rads, por lo que Lechuga recibiò 44 cGy màs 16 cGy màs 
50 cGy diarios durante un periodo de cuatro semanas, lo que totaliza 
2.200 cGy, y luego aceptò otros 1.000 cGy durante dos semanas màs. 
La dosificaciòn de 3.200 cGy es enorme y, tal y como comprobarà màs 
adelante, esta radioterapia tuvo importancia para las expectativas de la 
salud futura de este hombre. 

Los efectos adversos del haz de rayos provocaron que Lechuga experi- 
mentara depresiòn mental, una reduccion de su apetito, una notoria per- 
dida de peso, el oscurecimiento de la piel en la zona del pecho irradiada 
y dificultades para tragar debido a las cicatrices esofàgicas debidas a las 
quemaduras provocadas por la radiacion. Incluso en la actualidad, vein- 
tiùn anos despues, debe tragar con cuidado porque puede atragantarse 
con una particula de alimento demasiado grande que quede atorada en 
un punto del esofago donde exista tejido cicatricial. 

Mediante los diagnòsticos de seguimiento y control en el EI Paso 
Cancer Treatment Center, el 31 de agosto de 1979, la doctora Horowitz 
confirmò que ei tumor pulmonar de su paciente habfa reducido su ta- 
rnario en alrededor de un 80 %. Los ataques de tos eran menos intensos 
y no le afectaban tan frecuentemente. Habfa recuperado su apetito y la 
molesta ronquera habia mejorado. A lo largo de todas sus revisiones y 
tratamientos, los doctores no le sometieron a restricciones en su dieta, 
y le permitieron comer pasteles de hojaldre, hamburguesas grasientas, 
patatas fritas, pizza, bebidas de cola y otros tipos de comida basura. Le 
dijeron, simplemente, que evitara la luz directa del sol sobre las zonas de 
su piel que habian sido irradiadas. 

Cuando la presionò para que emitiera un pronòstico como resultado 
de la radioterapia recibida, la doctora Horowitz le dio un 50 % de proba- 
bilidades de que su càncer de pulmòn recidivara o de que viviera algun 
tiempo màs. Fue entonces cuando este hombre regresò a su hogar en Du- 
rango y volviò a trabajar en su concesionario de camiones y tractores. 

E1 càncer de pulmòn retorna 

Menos de un mes despuès de la conclusiòn de la radioterapia, su càncer 
volviò a aparecer. Los ataques de tos y la ronquera eran ahora peores que 
nunca. Fue entonces cuando el y Dolores decidieron actuar con respecto 
a la informaciòn sobre la terapia Gerson que su hija Georgina Lechuga 
Potter les habfa proporcionado. Su amiga, la farmacòloga Irwin Rosen- 


berg (doctora en nutriciòn y en ejercicio de su profesiòn) instruyò a Pot- 
ter acerca de la curaciòn del càncer mediante la utilizaciòn del programa 
dietètico/detoxificador del doctor Max Gerson. La doctora Rosenberg es 
propietaria de la farmacia Apothecary Pharmacy en Georgetown Road, 
en Bethesda (Maryland) que, irònicamente, esà ubicada enfrente de los 
Institutos Nacionales de Salud. 

E1 28 de octubre de 1979, Lechuga, acompanado de su mujer, llegò 
al hospital que administraba la terapia Gerson sito en Tijuana (Mèxico). 
Vfctor Ortuno (doctor en medicina), el director mèdico del hospital, exa- 
minò inicialmente al paciente y pasò luego su caso a su primo, Arturo 
Ortuno (doctor en medicina), que asumiò la plena responsabilidad de 
supervisar su tratamiento. 

Aunque sentia muchas molestias debido a sus numerosas reacciones 
de curaciòn, la respuesta fisica fue ràpidamente positiva. Los resultados 
de sus marcadores del càncer y de otras pruebas clmicas mejoraron. No 
obstante, su estado mental habia tocado fondo: la depresiòn se habfa 
asentado. A pesar de todo, gracias a los esfuerzos del doctor Arturo Or- 
tuno y los muchos ànimos por parte de Dolores Lechuga, Lechuga con- 
tinuò con el programa dietètico/ detoxificador en el hospital que aplicaba 
la terapia Gerson y màs adelante en su hogar. 

Una vez de regreso en Durango, el paciente libraba una batalla con- 
sigo mismo para tolerar los numerosos vasos de los zumos Gerson, los 
enemas de cafè, los tratamientos con aceite de ricino, las ensaladas y el 
consumo de alimentos bien cocinados y sin sal. La dieta Gerson era con- 
traria al acervo cultural mexicano y era una aberraciòn para èl desde el 
punto de vista psicològico. Durante las reacciones de curaciòn no tenia 
en absoluto apetito, y estas reacciones aparecian frecuentemente y duran- 
te perfodos de tiempo prolongados. A veces duraban una semana, pero 
el amor y el apoyo de Dolores, su companera de toda la vida, superaba 
su desànimo. Dolores preparaba la comida, los zumos, los enemas y los 
otros componentes curativos. Se convirtiò en su cuidadora personal y en 
la terapeuta Gerson en su hogar. De hecho, su esposa le salvò la vida. 

En la semana que iba de Navidad a Ano Nuevo de 1980, sus re- 
crudecimientos de las reacciones de curaciòn disminuyeron y empezò 
a sentirse mejor. No obstante, este homtre experimentaba una extrema 
debilidad y tuvo que forzarse a sf mismo a comer. Preferxa quedarse en 
cama sin hacer nada y dormir mucho. Sentarse en su escritorio le aporta- 
ba una renovada voluntad para combatir el càncer con todas sus fuerzas. 



Con su oficina a solo cinco minutos de casa, el paciente se iba a casa para 
que le aplicaran su enema de cafè limpiador, tomar sus comidas y beber 
los zumos de verduras. Se llevaba al trabajo zumo de zanahoria en un 
termo para tomarlo cada hora. 

A finales de abril de 1980, el paciente acudiò de nuevo ai hospital 
Gerson para su chequeo semestral. (Despuès de noviembre de 1979 vol- 
viò al hospital para sus revisiones semestrales un total de doce veces.) Sus 
marcadores del càncer y sus anàlisis de sangre mostraron una fisiologia 
pràcticamente normal, de modo que el doctor Arturo Ortuno modifico 
la dieta Gerson, que tras ocho semanas pasò a incluir yogur, pan de 
centeno, leche cruda desnatada, alguna comida esporàdica con pescado, 
pollo y algunos otros ingredientes hasta entonces prohibidos. E1 paciente 
se sentia cada vez mejor, y sus perspectivas mentales se tornaron optimis- 
tas. Explicaba historias, hacia bromas, cantaba y se convirtiò en toda una 
alegrfa para todos aquellos que tenxa a su alrededor. 

Fras informar sobre su progreso a Charlotte Gerson durante el fin 
de semana dei 17 y 18 de octubre de 1981, aceptò su invitaciòn para 
participar como orador en una «Conferencia de Supervivientes Gerson» 
celebrada en San Diego. En junio de 1985, el doctor Arturo Ortuno 
viajo con Lechuga a un centro de diagnòsticos de San Diego para que se 
sometiera a una resonancia magnètica para confirmar que, despuès de 
cinco anos, su càncer se habfa esfumado por completo. Tras recibir un 
informe satisfactorio de la resonancia magnètica, el doctor A. Ortuno 
declarò a su paciente oficialmente curado el càncer y le pidiò que volviera 
al hospital Gerson al cabo de un ano para otro chequeo. E1 mèdico le su- 
giriò entonces que retornara a la terapia Gerson muy restrictiva durante 
sòlo un mes, a modo de «seguro» para su curaciòn. E1 paciente estuvo de 
acuerdo y le prometiò que le informarxa de los resultados de su segui- 
miento del dificil estilo de vida durante ese ultimo mes que le solicitaba 
la terapia. 

Cuando el paciente telefoneò al doctor Arturo Ortuno un mes màs 
tarde para informarle de la experiencia, se enterò de que este mèdico de 
cuarenta anos acababa de fallecer y de que le estaban enterrando, Mien- 
tras el doctor A. Ortuno estaba jugando un partido de frontenis con el 
djsctor Victor Ortuno el dfa anterior, sufriò un infarto de miocardio 
masivo. Falleciò en los brazos de su primo. 

Estupefacto por esa terrible noticia, el paciente no volviò nunca a 
Tijuana. Ademàs, redujo notoriamente su seguimiento de la terapia Ger- 

374 


son. Aunque segma consumiendo una dieta sensata, su ingesta de zumo 
se redujo a unos cuatro vasos por dia. Durante los siguientes catorce 
anos ; Jesus y Dolores Lechuga vivieron una buena vida. Viajaron mucho 
a Hawai, Canadà, el estado de Washington, la ciudad de Nueva York y a 
otros lugares. Volaron, se fueron de crucero, condujeron, viajaron en tren 
y visitaron sitios por toda Norteamèrica. 

Luego, desde el 25 de julio hasta el 5 
de agosto de 1999, disfrutò de un cruce- 
ro a Alaska para pasear sobre los glaciares, 
caminar por senderos de montana y con- 
sumir las mùltiples y enormes comidas que 
se servfan a bordo del barco. Durante la ex- 
cursion a Alaska, el paciente sentia dolor en 
su espalda, justo por debajo de su omòplato 
derecho. Al volver a casa, fue tratado en 
Durango por dos mèdicos debido a «con~ 
tracturas en un mùsculo», hasta que el he~ 
cho de no obtener alivio con el tratamiento 
le hizo solicitar una biopsia en Durango. J. 

Roberto Salas Gracia (doctor en medicina) le informò de que su «con- 
tractura» muscular era, de hecho, un tumor. Se diagnosticò que se trata- 
ba de un histiocitoma fibròtico pleomòrfico maligno en el tejido blando 
del omòplato derecho. Debido a que no se podia biopsiar suficiente 
tejido viable alrededor del tumor, no se determinò si su càncer era un 
schwannoma maligno. 

E1 schwcmnoma maligno es un sarcoma, uno de los tumores de creci- 
miento lento que se desarrollan en el tejido blando que rodea a las vainas 
nerviosas de los mùsculos lisos. Alrededor de un 75 % de estos sarcomas 
reciben el nombre de leiomiosarcomas, 

A1 recibir este diagnòstico de un tumor maligno a mediados de octu- 
bre de 1999, el matrimonio y su hija Georgina Potter llevaron a cabo las 
gestiones necesarias para que le admitieran como paciente en el centro 
que administraba la terapia Gerson de Tijuana. E1 25 de octubre de 1999 
ingresò en el hospital Oasis of Hope. E1 mèdico que atendia este centro, 
Jaime A. Martxnez (doctor en medicina), le comentò que un càncer asi 
no podia extirparse completamente mediante la cirugia, ya que la inter- 
venciòn afectaria negativamente a la utilizaciòn de su brazo derecho. E1 
doctor Martinez conjeturò que el nuevo càncer podfa tratarse de una 

375 



Jesus Lechuga Valdez 


1 


reacciòn adversa de la radioterapia que el doctor Lechuga habia recibido 
unos veinte ahos antes. 

Tres semanas despues de ingresar en el hospitai Oasis, se fue para 
continuar con la terapia Gerson en su hogar. Aunque el diagnòstico con- 
creto de la enfermedad continuaba siendo incierto, no habia duda de que 
este hombre de ochenta y cuatro ahos necesitaba, una vez mas, luchar 
por su vida, aunque esta vez padecia un tipo distinto de cancer. Luego, 
durante la ultima semana de noviembre de 1999, Lechuga fallecit) repen- 
tinamente debido a un fallo cardiaco. (Vease la fotografìa de la pagina 
anterior, que muestra a Jesus Lechuga.) 

Una curaciòn, de catorce anos de duraciòn, 
de un càncer ovàrico 

En noviembre de 1999, mientras se sometia a unos cuidados de manteni- 
miento en el hospital Oasis, el unico centro oficial que aplicaba la terapia 
Gerson en Tijuana (Mexico), Sandra Whitwell, de cincuenta y un ahos 
Y qtie ahora vive en Stuart (Virginia), describiò su recuperaciòn perma- 
nente de un carcinoma en un ovario. Sandra trabaja en la actualidad 
como ninera y nutricionista. Catorce ahos antes, un cancer ovarico es- 
taba poniendo su vida en peligro. Hoy en dfa comparte su historia sobre 
la utilizaciòn de la terapia Gerson para recuperarse del tumor maligno 
ginecològico mas comùn. 

E1 càncer ovàrico, que es la cuarta causa màs frecuente de muerte por 
càncer en las mujeres estadounidenses, por ejemplo, tiene un porcentaje 
de mortalidad que supera al de la suma del resto de tumores malignos. 
Una de cada setenta mujeres lo desarrolla y 1 de cada 100 muere debido 
al crecimiento tumoral en su localizaciòn primaria o debido a ias me- 
tàstasis. Surgido a partir de las cèlulas que recubren la superficie de un 
ovario (carcinoma epitelial), cada aho se diagnostica un gran nùmero de 
casos. Y cada aho la incidencia es incluso superior. A pesar de todo el 
dinero que se invierte en investigaciòn, la incidencia del càncer de ovario 
sigue aumentando constantemente. 

E1 càncer de ovario se disemina mediante el desprendimiento de cè- 
lulas malignas hacia la cavidad abdominal y el peritoneo (la membrana 
que la recubre) y su asentamiento sobre la superficie del higado, el intes- 
tino grueso, el omento, el intestino delgado, la vejiga, el diafragma o el 
tejido graso unido al estòmago. Las cèlulas del càncer ovàrico tambièn 


metatastizan hacia los ganglios linfàticos de la pelvis, la aorta, la ingle y 
ei cuello. Se sospecha que el polvo de talco que contiene amianto es una 
de sus causas probables. 194 

E1 càncer ovàrico de Sandra Whitwell apareciò gradualmente, em- 
pezando con los cambios en su organismo cuando tenfa diecisiete ahos. 
Invariablemente, sus menstruaciones venian acompahadas de calambres 
insoportables, y esto se prolongò hasta que tuvo veinte ahos, cuando se 
casò con Lawrence Whitwell, un policia de Nashville (Tennessee). 

Mis menstruaciones dolorosas eran anormales y un indicativo de los pro- 
blemas ovàricos que estaban a punto de venir — comenta Sandra— . A los 
veintitrès ahos habia desarrollado quistes en mis dos ovarios, y me los ex- 
tirparon quirurgicamente. A continuaciòn me afecto la endometriosis, lo 
que hizo que fuera necesaria màs cirugia para un legrado del endometrio. 
Tras estas dos operaciones, los cirujanos me preguntaron si habia estado 
embarazada alguna vez, y no lo habia estado. Nunca me explicaron por 
què querian saber si habia estado gestante, pero los mèdicos pareclan an- 
siosos por someterme a una ovariectomia o una histerectomia. 

Nunca di a luz a un hijo. Adoptamos a Aaron cuando era un bebè. 
Pero entonces, cuando tenia tres ahos, su padre falieciò en acto de servicio. 
Los quistes ovàricos volvieron a aparecer: uno de ellos tenia el tamaho 
de una pelota de bèisboi, y me los extirparon. Tras recuperarme de una 
tercera operaciòn de extirpaciòn de quistes, empecè a correr para asi ha- 
cer ejercicio (por lo menos 6,4 kilòmetros diarios). Disfrutaba corriendo. 
Proseguf con este vigoroso ejercicio diario durante un perfodo de ocho 
ahos. No obstante, a principios de 1985, dejè de correr de forma brus- 
ca. Una mahana me despertè sintiendo un gran dolor y con el abdomen 
hinchado y Ileno de liquido (ascitis). La operaciòn subsiguiente para la 
extirpaciòn de un quiste del tamano de un pomelo tambièn incluyò una 
histerectomia, lo que me dejò con un tremendo dolor. Dos dias despuès, 
mi ginecòlogo, junto con el cirujano ginecològico, me explicò que pade- 
cfa un càncer ovàrico. Querian volver a abrirme para tomar unas biopsias 
de tejido de los ovarios y de otros tejidos. 


194. Stern, J. L.: «Ovary», en Everyones guide to cancer therapy: How cancer is 
diagnosed, treated and managed day to day , 3. a ed. revìsada. Editado por M. Do- 
Ilinger, E. H. Rosenbaum y G. Cable. Andrews McMeel Publishing, Kansas 
City (Misurl), 1 997, pp. 600-610. 


376 


377 



Como eran necesarias, ademàs, transfusiones de sangre, y esto sucedfa 
en la època en la que era probable infectarse de sida debido a dichas trans- 
fusiones, rechacè la operaciòn y los 1,8 litros de sangre que la acompaha- 
ban. Ai mismo tiempo, mi compahfa del seguro de salud no cumpliò con 
eì contrato. Esta companfa canceiò automàticamente mi cobertura . Tras 
contactar con un abogado para obligarles a reemboÌsarme el dinero, me 
informò de que un agujero iegal en la pòÌiza permitfa Ìa canceÌaciòn bajo 
unos tèrminos que afirmaban que este càncer ovàrico era un «problema 
preexistente». La suerte no me acompahaba, a no ser que dispusiera de 
mucho dinero para pagar las costas legales y los honorarios dei abogado 
para litigar, y todo eso sin garantfas de ganar. 

Tras descansar durante siete dfas y con mi diagnòstico de un càncer de 
ovario, abandonè el hospital sin disponer de un tratamiento. Con treinta 
y seis ahos estaba sola, era viuda, era la madre de un nino de siete anos con 
tendencias diabèticas y no tenfa ingresos. A pesar de ser la propietaria de 
mi casa de Nashville y de recibir una pequena paga debido a la muerte 
de mi marido, no podla permitirme ia sofisticada radioterapia ni ninguna 
otra opciòn tòxica ofrecida por la medicina ortodoxa. Pero tengo unos pro- 
genitores carihosos que viven en Stuart (Virginia) que harian lo que fuera 
para saivarme la vida, y ellos mismos fueron las personas que lo hicleron. 

Mi madre, que ha atendido a pacientes afectados por el càncer, inves- 
tigò y me ayudò a decidir que era mejor no hacer nada que someterme a 
una terapia tòxica. Con la ayuda de mi madre y mi padre para cuidar de 
Aaron, me mudè a vivir con ellos. Despuès, un amigo de Alaska me enviò 
informaciòn sobre la terapia Gerson. Sentada con ellos en el cuarto de 
estar, recuerdo estar viendo cintas de video que mostraban conferencias 
de Charlotte Gerson. Mi madre dijo: «jEste programa tiene tanto sentido! 
Alimentar al sistema inmunitario y darle la oportunidad de combatir el 
càncer por sf mismo». Asf pues, estar sin un seguro hospitalario era un be- 
neficio, ya que ni siquiera podfa plantearme el seguimiento de una terapia 
convencional. 

Viajè al hospital Gerson de Tijuana acompanada de mi madre como 
compahera y cuidadora, Mi intenciòn era someterme a la terapia Gerson 
y recibir Ìnstrucciones para seguirla desde casa. Emprendimos el viaje en 
septiembre de 1985, exactamente un mes despuès de mi histerectomfa y 
mi diagnòstico de càncer. Durante ese breve periodo antes de conocer 
la terapia Gerson era lo que se podria llamar un «saco de huesos». Mi 
pèrdida de peso era excesiva, y pasè de 51,5 a 4l,8 kilos. Con una altura 


de 1,69 metros, tenia un aspecto realmente escuàlido. Estaba tan dèbil 
que me encontraba al borde del colapso, y permaneci postrada en cama 
durante cuatro meses. Sòlo el amor y la devociòn de los cuidados de mis 
progenitores me hicieron avanzar para superar ese periodo, que fue el peor 
de mi vida. 

Pero el hecho de pasar primero diez dias en el hospital La Gloria para 
ìnstruirme en la terapia Gerson y despuès volver a casa de mis padres 
para que me cuidaran me salvò. Habia alquilado mi casa de Nashville a 
unos miembros de mi congregaciòn. Luego me traje a mi hijo y me fui 
a vivir a casa de mis progenitores. En el hospital que administraba la 
terapia Gerson experimentè, inmediatamente, reacciones de curaciòn 
(rnuchas de ellas), que incluian depresiòn emocional, muchas Ìàgrimas, 
nàuseas constantes, vòmitos, dolores de cabeza, sensaciones de quema- 
zon debido a la administraciòn de aceite de ricino por vfa oral y rectal, 
pèrdida de apetito, insomnio, y un dolor corporal generalizado en las 
articulaciones, los musculos y los huesos. Olfa como las soluciones que se 
usan para hacer la permanente. Tema el hàbito de hacerme la permanente 
periòdicamente, quizàs cinco veces al ano, y ese iiquido tòxico se habia 
infiltrado hacia mis òrganos internos para envenenarlos. La terapia Ger- 
son eliminò esas toxinas acumuladas y me deshice del apestoso olor de la 
soluciòn para la permanente. Atufaba a este producto. 

Una lecciòn que aprendemos de Sandra Whitwell es que una perso- 
na se convierte en lo que introduce y se aplica sobre el cuerpo. Es decir, 
si consume comida basura, su organismo se convertirà en una basura. 
Consuma carcinògenos y se transformarà en una fàbrica andante de càn- 
cer. Bahe una parte de su cuerpo en un veneno, tal y como hizo Sandra, 
y harà que todo su cuerpo se convierta en un receptàculo del càncer. Para 
permanecer sano, debe exponerse sòio a cosas buenas. 

Debido a la Ìgnorancia, me provoquè dahos con productos de conve- 
niencia o de los llamados «de belleza». En la universidad, hice que mi 
habitaciòn y el pasillo del colegio mayor olieran reaimente mal debido 
a.1 liquido para la permanente. Simplemente piense en todo el aire con- 
taminado que respirè. Ademàs, antes de saber nada acerca de eilo, tenia 
el hàbito de tomar tres tazas enormes de cafè al dia. Pero la instrucciòn 
C[ue recibi sobre la terapia Gerson me ensefiò còmo vivir correctamente. 
De vuelta en casa de mis padres, empecè a recuperar peso gracias a que 



me ellos me preparaban zumos para beber. Sòlo usaban fruta y horta- 
lizas de cultivo ecològico, que son màs caras que las que se encutmtran 
normalmente en los supermercados. A1 principìo mi madre temia por 
mi vida. Realmente pensaba que iba a morir, pero iuego fue viencio que 
mejoraba lentamente. 

A mi organismo le llevò casi dos 
anos de detoxificaciòn y nutricion 
para que el sistena inmunitario em- 
pezara a sentir los efectos e hiciera 
desaparecer el càncer ovàrico. Obser- 
vè còmo Ìo llevaba a cabo cuando un 
dia ml temperatura ascendiò hasta los 
40 °C durante una reacciòn de cura- 
ciòn. Despuès, no hice sino mejorar 
y mejorar. No tomè nìngùn otro me- 

dicamento ni supiemento nutricionai — — _ 

aparte de io que recomienda la dieta Sandra Whitweli 

Gerson: niacina, coenzima Q^, extrac- 

to de tiroides, potasio, acidoÌ/pepsina, pancreatina y extracto de hfgado. 
Estos sencilios suplementos, ia propia dieta, los zumos y ia detoxificaciòn 
me funcionaron. Hoy en dla estoy viva, muchisimos anos despuès de 
que me diagnosticaran ei càncer, y todo ello gracias a que segul ia terapia 
Gerson al pie de Ìa ietra [vease la fotografia que nos muestra eÌ aspecto que 
tiene Sandra Whitwell en la actualidad]. 

Es complicado seguir el programa de detoxificaciòn, y ia gente: debe- 
rfa ser co nsciente de lo que puede esperar. Llevè un diario para asi' saber 
P or io que pasè y còmo iidiar con los recrudecimientos de ias reacciones 
de curaciòn. Quizàs quiera recibir aigunas de mis recomendaciones para 
conseguir una terapia Gerson exitosa. ^No le gustaria a usted? 


Las recomendaciones de Sandra para una terapia Gerson exitosa 

Tras seguir la terapia Gerson en todo momento durante dos anos ; y ha- 
ciendo todavfa de ella su estilo de vida completo, Sandra Whitwell afir- 
ma este P ro g rama h a salvado su vida y que le ha hecho recuperar la 
salud. Durante todo ese tiempo, y desde muchos anos, Sandra no aceptò 
nada màs que ei programa. Gerson como su tratamiento contra el càncer 
ovàrico. Sigue comiendo, tomando zumos y limpiando su organismo 
siguiendo las pautas de la terapia Gerson y, de vez en cuando, vuelve al 


380 


centro Gerson màs cercano para informarse de las ultimas actualizacio- 
nes del programa. Era la viva imagen de la buena salud cuando estuvimos 
con ella toda una semana en el hospital Gerson en noviembre de 1999. 

Dos anos no es tanto tiempo como para asegurar que sobrevivirà, y du- 
rante el proceso renueva cada cèlula de su hfgado (el principai componen- 
te de nuestro sistema inmunitario) — dice Sandra—. E1 mètodo Gerson no 
es para blandengues, sino que hace falta ser un luchador. Este tratamiento 
natural y no tòxico es dificil, ya que no està simplemente tomàndose una 
pastilla o haciendo que un profesional de la salud le haga algo o lleve 
a cabo alguna cosa por usted. En lugar de eilo, debe ser usted quien se 
ayude a si mismo y pedir respaldo personal a su familia o sus amigos 
cuando sea necesario, por lo menos al principio. La mayoria de nosotros 
estamos demasiado acostumbrados a consumir comida ràpida, buscando 
arreglos ràpidos para lo que nos aqueja y tomando el camino fàcil. Èste 
no es el caso de la terapia Gerson, ya que es un tratamiento que le cambia 
la vida. 

«A partir de mi experiencia, he reunido aigunas recomendaciones 
para conseguir ei èxito en la batalla contra el càncer y contra otras enfer- 
medades crònicas mediante la utilizaciòn de la terapia Gerson. Sin que 
exista un orden especial de importancia, mis sugerencias son»: 

• Lleve un diario para anotar sus vaivenes emocionales, sus re- 
acciones de curaciòn, sus desviaciones del programa Gerson, las 
reacciones de los demàs con respecto a lo que come o lo que hace. 
Descubrirà lo que ha hecho para dar pie a los recrudecimientos 
de las reacciones de curaciòn. A partir de sus comentarios sabrà 
quiènes son sus verdaderos amigos. 

• Intente preparar con antelaciòn los alimentos y los procesos para el 
dfa siguiente despuès de tomar su ultimo zumo de la jornada. No 
sobra mucho tiempo tras preparar el cafè, la administraciòn del 
mismo, los enemas de aceite de ricino, ajustar las medicaciones, ir 
a comprar sus productos de cultivo ecològico, limpiar las hortali- 
zas, estudiar recetas y planear las comidas. Ser organizado es un 
punto positivo para su autotratamiento. 

• Mire los videos de la terapia Gerson, lea sus libros y escuche sus 
cintas. Despuès de casi quince anos de participaciòn en el progra- 
ma Gerson, sigo hacièndolo y aprendiendo cosas nuevas cada vez. 


381 


Los dias que le toque aceite de ricino empiece bien temprano 
con la ingesta de este horrible lfquido. Use las pequenas tacitas 
de medicina a modo de dosis. (E1 uso del aceite de ricino no esà 
recomendado para aquellos que se hayan sometido a quimiote- 
rapia.) Siempre introduzco antes una cucharada sopera de zumo 
de aràndanos agrios o de manzana en la taza y luego ahado las 
dos cucharadas soperas necesarias de aceite de ricino. La mezcla 
es mucho màs fàcil de tomar con el zumo ahadido. AI tragarme 
la mezcla noto màs el sabor del zumo que el del aceite de ricino. 
Beba siempre una taza de cafè caliente inmediatamente despuès de 
tomar el aceite de ricino para asf acelerar el proceso de circulaciòn 
del aceite por su tracto gastrointestinal. 

Despuès de ingerir el aceite de ricino consuma una pieza de fruta 
y administrese su primer enema de cafè. Sin duda, èste serà el dia 
en el que se sentirà un poco asqueado, pero al dfa siguiente se en- 
contrarà mucho mejor. En mi opiniòn, beberse el aceite de ricino 
es mucho menos agresivo para el organismo que su administra- 
ciòn en forma de un enema. 

Para preparar el enema de aceite de ricino, mi recomendaciòn es 
ligeramente distinta a la de la norma Gerson. Introduzca agua 
destilada templada en el cubo y haga circuiar esa agua por el tubo 
en el baho o la ducha. Luego tapone el tubo dejando el agua en 
su interior. Vierta el agua sobrante que permanezca en el cubo. 
Vierta aceite de ricino y la mezcla de bilis de buey en polvo (sin 
jabòn) en el cubo. Ahora abra el tubo y deje que al agua fluya 
hacia fuera en la banera o la ducha (o el inodoro). A medida que 
el agua fluye, arrastra la mezcla aceitosa y hace que quede im- 
pregnada en el interior del tubo. Èste deberia dar cabida a toda 
la mezcla necesaria. Tapone el tubo y llene el cubo con el cafè, y 
ya estarà listo su enema limpiador de aceite de ricino y cafè. Este 
enema suele ser diflcil de mantener en el interior de su organismo, 
pero no se preocupe. Mantèngalo tanto tiempo como pueda y aun 
asf se beneficiarà de este enema de aceite de ricino. Se da el caso 
de que este mètodo, que era el que se recomendaba antes, ya no se 
sigue en el hospital Gerson, pero creo que a mf me sigue funcio- 
nando muy bien. 

Los enemas de manzanilla siempre son agradecidos si se han li~ 
berado toxinas que provocan que sea incapaz de conservar el cafè 


en el interior de su organismo durante un enema. La manzanilla 
administrada por via rectal provoca verdadero alivio, y los dfas en 
que se tiene que tomar el aceite de ricino hace que el enema sea 
màs fàcil de mantener dentro del intestino. 

• Nunca se enfade si no puede conservar el enema de cafè en el 
interior de su organismo durante un tiempo decente. A veces sim- 
plemente tiene que intentarlo otra vez o quizàs esperar hasta su 
siguiente enema de cafè. Simplemente siga intentàndolo hasta que 
adquiera pràctica y espere con ilusiòn la buena sensaciòn con la 
que le deja. 

• Un truco para aquellas raras ocasiones en las que lo paso mal para 
soportar el enema de cafè en mi interior consiste en ralentizar el 
flujo. Siento menos espasmos si la mezcla precisa cinco minutos 
para fluir hacia el interior de mi intestino. Haga que el flujo sea 
màs lento bajando el cubo o cerrando la vàlvula del tubo y abrièn- 
dola periòdicamente. 

• Si ha probado a ralentizar el flujo del enema pero sigue sintiendo 
espasmos, ahada una cucharadita de potasio a las cuatro tazas de 
solucion de cafè. Al principio del seguimiento de la terapia Gerson 
puede que su organismo tenga una carencia de potasio, lo que se 
manifiesta en forma de espasmos abdominales. 

• Para reducir o eliminar la pèrdida de niacina, tome vitamina 
sòlo con el estòmago lleno. Como alternativa, deje que la tableta 
de niacina se deshaga en su boca o colòquesela debajo de la lengua. 
Eso es lo que hago yo. 

• Si solicita ayuda para que le atiendan a diario 5 emplee a dos o tres 
personas, de forma que si alguna de ellas no se presenta a su turno 
de trabajo disponga de otra que pueda hacer un turno doble. Si la 
persona ausente està enferma no la querrà cerca de usted, ya que 
ya està luchando contra suficientes trastornos. 

• No se deje desanimar por los pèsimismos a los que le sometan su 
mente u otras personas, Piense en positivo, pòngase buena musi- 
ca, dè las gracias por las cosas positivas, piense en los problemas 
a los que se enfrentan los demàs y dese cuenta de que los suyos 
son superables. La autocompasiòn no le llevarà a ningùn sitio. 
Tal y como le he recomendado, su diario es el lugar en el que 
escribir sus pensamientos para asi sacàrselos de l.a cabeza. Luego 
podrà dedicarse a cosas mejores. Mahana, cuando relea su diario. 


382 


383 



se preguntarà por què se encontraba en un estado anfmico taxi 
malo. 

® Cada fase de este proceso que va paso a paso (los zumos, la alimen- 
taciòn, los medicamentos, el cafè) es importante. jTrabaje duroi 
jPermanezca firme! ;Sea disciplinado! flfiunfe! 

* Por ùltimo, recuerde de Dios aprieta, pero no ahoga. Ha y una 
razòn por la que se està pasando por esta tribulaciòn. Despuès de 
librarse de su problema puede que sea usted el que salve la vida a 
otro, aparte de la suya. 

Sandra Whitwell, 
Stuart (Virginia) 

Un càncer pancreàtico sigue desapareddo 
desde hace muchos anos 

En septiembre de 1985, (Patricia) Ronald Ainey de cuarenta y seis anos 
y residente en Nanaimo, Columbia Britànica (Canadà), desarrollo una 
neumonfa. A pesar de que fumaba dgarrillos y consumfa bebidas alco- 
hòlicas, habia gozado de buena salud a lo largo de toda su vida, hiista esa 
fecha en 1985. Luego, en enero de 1986, el mèdico internista Bennett 
A. Horner (doctor en inedicina y miembro del colegio de mèdicos de 
Canadà), tambièn de Nanaimo, y gracias a la ayuda de un escàner por 
tomografia axial computerizada, llevò a cabo una biopsia (obtenciòn de 
una muestra de tejido utilizando una aguja fina) del lugar en el que se 
encontraba el tumor en el pàncreas de Pat Ainey. E1 objetivo de este es~ 
càner y de la biopsia era diferenciar el càncer de pàncreas de varios otros 
problemas: una pancreatitis benigna, un pesudoquiste, un carcinoma de 
las cèlulas de los islotes o un linfoma. E1 doctor Horner confirmò el diag- 
nòstico de esta mujer mediante una carta que enviò a su mèdico de cabe- 
cera, que ejercia en la misma localidad, el doctor A. C. Baird (licenciado 
en medicina, en cirugfa y miembro de colegio de mèdicos de familia de 
Canada). La carta del doctor Horner decia: «La senora Pat Ainey volviò 
a acudir a mi consulta hoy, dia 28 de enero de 1986. Le informè de que 
padece un adenocarcinoma pancreàtico y de que hoy en dia no existe un 
tratamiento especifico. . . si siente mucho dolor o molestias, nos gustaria 
ayudarla de cualquier forma que podamos». 

E1 doctor Horner dio a la paciente y a su esposo Ron, que estaban 
a punto de celebrar su trigèsimo aniversario de bodas, màs consejos 


384 



ersonales. «E1 especialista mèdico me dijo: vi Vaya a casa, ponga su vida 
en orden. E1 càncer es tan malo que no se puede operar), recuerda Pat 
Ainey. «Pasè por tòda la angustia, las làgrimas y al final me resignè a 
xnorir.)) 1 ^ 

Supo que su tumor maligno habfa metastatizado hacia la vesicula 
biliar, el higado y el bazo. En sòlo algunas semanas habia perdido màs 
de 20 kilos y vomitaba sangre regularmente. Su tumor tenfa una clasifi- 
caciòn citològica (fase) de càncer pancreàtico IILIV (cuya expectativa de 
supervivencia a cinco afios vista es igual o inferior al 1 %). No existian 
terapias curativas ni ningùn tratamiento adyuvante demostrado. Los 
oncòlogos ortodoxos sòlo podian aportar tratamientos paliativos para 
conseguir cierto grado de alivio del dolor y de reducciòn de la ascitis. 
Padecia ascitis, ictericia, efusiòn pleural (en la pared toracica), hepatitis 
alcohòlica y dolor. Cualquier tipo de quimioterapia probablemente ma- 
taria a Pat Ainey antes que el càncer. 196 

«Cuando la profesiòn mèdica te dice que tus dias llegan a su fin, eso 
es lo que crees», admite Ainey. Pero cuando leyò en el periòdico Nanai - 
mo Times acerca de un hombre de Victoria, Columbia Britànica (Ca- 
nadà), que se habia. recuperado de su càncer de pàncreas siguiendo la 
terapia Gerson, «decidi que no iba a quedarme simplemente llorando y 
murièndome. Iba a intentar vivir mis ùltimos meses lo mejor que pudie- 
ra, por mi y por mi familia. Aunque al principio me mostraba esceptica, 
preguntàndome si el hospital Gerson de Tijuana (Mèxico) era un timo 
disenado para estafar a la gente desesperada, era la ùnica esperanza que 
tenia. Lo que yo necesitaba era un milagro explica esta mujer . Rli 
marido pisò fuerte y dijo: “Maldita sea, mujer, haz tu maleta, vamos a 
tomar el barco de las once y nos vamos a Mèxico a ver què es esto de la 
terapia Gerson”». 


195. Welburn, L. (1992): «Alternative medicine», Nanaimo Times , 21 de 
abrii. 

196. Rosembaum, E. H.; Dollinger, M.: «Pancreas», en Everyone’s guide to 
cancer therapy: Hoiv cancer is diagnosed , treated and managed day to day, 3. a ed. 
revisada. Editado por M. Dollinger, E. H. Rosenbaum y G. Cable. Andrews 
McMeel Publishing, Kansas City (Misuri), 1997, pp. 616-622. 


385 


Ron y Pat Ainey pasaron dos semanas en el hospita Gerson de Playas, 
un barrio residencial de Tijuana, donde aprendieron a preparar sus zu- 
mos con frutas y hortalizas de cultivo ecològico, què tipo de alimentos 
eran adecuados y còmo autoadministrarse cinco enemas de cafè diarios. 
Ella misma explica que: «No era nada divertido, especialmente los ene- 
mas de cafè. . . pero ^què opciòn me quedaba sino probar?». 

Los Ainey habfan reservado dos semanas para implicarse en el progra- 
ma, y en diez dfas Pat empezò a sentirse considerablemente mejor que en 
los ùltimos meses, Sabiendo que tendria que vivir rigurosamente siguien- 
do el programa Gerson durante un minimo de dos anos, Ainey aceptò el 
reto de llevar a cabo el programa Gerson en su hogar. Y funcionò bien. 

«En diciembre de 1986, mi mèdico me dijo que pensaba que habia 
derrotado a mi càncer.» 

Una carta escrita en, febrero de 1990 por el doctor Baird referente a 
otro problema de salud dice: «A Ainey se le diagnosticò un càncer en el 
pàncreas. Recibiò tratamiento para su enfermedad fuera de Canadà y me 
complace decir que hasta la fecha no muestra ninguna recidiva de este 
mal, y que cualquier rastro de un tumor maligno presente en 1985 ha 
desaparecido». 

En una carta de seguimiento que escribiò al bufete de abogados de 
una empresa de seguros de salud referente a este tema, el doctor Baird 
anadiò: «En conclusiòn, me gustarfa comentar que Ainey ha sobrevivido 
a lo que en general se considera un enfermedad fatal y que ahora vive su 
vida al màximo». 

Hablamos con Patricia Ainey el 20 de noviembre de 1999, momento 
en el que reconociò que: «Me siento bien, de hecho, excelentemente, He 
dispuesto de estos ùltimos quince anos para vivir feliz y agradablemente, 
y se supone que no deberia haber gozado de ellos. He visto a mis nietos 
crecer y he pasado muy buenos momentos en estos quince anos». Aun- 
que Ainey ha permanecido libre del càncer de pàncreas durante todo este 
periodo de tres lustros, seguia bebiendo muchos zumos recièn prepara- 
dos de hortalizas de cultivo ecològico y recibfa un enema de cafè diario. 
Tambièn se sometfa a anàlisis de sangre y de marcadores de càncer regu- 
larmente y los envfa al hospital Gerson para su evaluaciòn. 

Sus amigos y su familia le preguntan a veces por què sigue con esta 
rutina si ya se ha curado. Su marido Ron dice: «Pat habxa estado buscan- 
do una cuerda de salvamento, y una vez que has encontrado una es muy 
dificil soltarla». 


Un paciente de ia terapia Gerson 
que se consideraba «perfecto» 

(Articulo retitulado publicado en la Gerson Healing Newsletter, 

vol. 14 , n.° 5, sept.-oct. 1999) 
por Charlotte Gerson 

Frecuentemente se me ha ocurrido que, para asegurarme realmente de 
que los pacientes del programa Gerson comprenden y siguen esta terapia 
a la perfecciòn, debia seguirles por su casa y su cocina durante veinti- 
cuatro horas. Una situaciòn que se dio hace poco en un paciente de la 
terapia Gerson ilustra ampliamente esta idea. Permftanme explicarles 
mi experiencia, ya que deseo que aprendan de ella para aplicar correcta- 
mente el programa Gerson. Quedè sorprendida y anonadada por ciertas 
desviaciones con respecto al programa. 

E1 paciente en cuestiòn (al que llamo «Phillip») no sòlo estaba muy 
interesado en la terapia Gerson para curarse, sino que cree tanto en di- 
funciir la palabra de la curaciòn que organizò una Jornada-Congreso 
Gerson. Phillip me invitò, ademàs, a pasar una noche en su encan- 
tador hogar para poder mimarme con buenos alimentos de cultivo 
ecològico y zumos adecuados para la terapia Gerson. En verdad es una 
persona maravillosa para tenerla cerca, y la mujer de Phillip tambièn 
lo es. 

Su hogar està ubicado en una zona boscosa, con unos hermosos àr- 
boles enormes y a.1 borde de un pequeno lago. En otras palabras: el aire 
es limpio y fresco y la atmòsfera relajante: alli no existen los problemas. 
Los negocios de este paciente estàn organizados y funcionan bastante 
bien con unas atenciones minimas, lo que le permite mucho reposo y 
vivit con unos buenos ingresos. Cuenta con asistencia en su hogar, por 
lo que no tiene presiones a la hora de preparar los zumos y las comidas. 
Aun asf, existen cuatro grandes problemas en la aplicaciòn de la terapia 
Gerson por parte de Phillip. Se los describirè: 

1, E1 agua que llega a esta casa es «dura»: contiene minerales. A1 
igual que otras casas de esta zona, el hogar del paciente cuenta 
con un «ablandador de agua». La amable, preocupada y servicial 
mujer de Phillip hace todo lo que està en su mano para ayudar a 
su marido a recuperarse de su melanoma con metàstasis en el hi- 
gado. Aun asi, jme dice que trae «sacos de sal» para anadirlos al 


386 


387 



ablandador de agua! Como parte del proceso de eliminaciòn de 
los minerales no deseados del agua dura, este aparato los reem- 
plaza por sodio. Lo que sucede, como resultado de elio, es que el 
paciente se lava y bana en «agua ablandada» cargada de saL La sal 
se absorbe con mucha facilidad a travès de la piel, y un paciente 
que siga la dieta Gerson nunca deberia usarla. E1 sodio de la sal 
es un inhibidor enzimàtico y la terapia Gerson està disenada para 
eliminar el exceso de este elemento. La sal es, de hecho, necesa- 
ria para un crecimiento ràpido del tejido tumoral. Tambièn es la 
base del «smdrome de los dahos en los tejidos», que se produce 
cuando las cèlulas normales pierden su capacidad de retener el 
potasio, mientras el sodio penetra en su protoplasma, provocan- 
do un edema y la pèrdida de su funciòn. Este daho tisular es 7 de 
acuerdo con los hallazgos de mi padre, el inicio de todas las enfer- 
medades crònicas. Naturalmente, para un paciente aquejado por 
càncer, baharse en agua salada (incluso en el mar) debe evitarse a 
cualquier precio. 

2. En la casa de Phillip nos sirvieron una comida realmente deliciosa 
y atrayente que inclufa una fantàstica ensalada repleta de aguacate. 
Preguntè de inmediato si el paciente tambièn los consumia, y asi 
era. Este era otro terrible error, ya que los aguacates contienen un 
porcentaje elevado de grasas. La razòn por la que los aguacates y 
otros alimentos ricos en grasa estàn prohibidos es que las grasas 
tienden a estimular el crecimiento de nuevos tumores. La sehora 
de la casa dijo que pensaba que se servfan aguacates en el hospital 
Gerson de Mèxico, pero estaba equivocada. No se sirven. E1 pro- 
blema es que el paciente o su cuidador no deberian fiarse sòlo de 
su memoria, sino que deberian consultar la informaciòn publicada 
autorizada por el Gerson Institute. 

3. Como parte de la comida tomamos una muy agradable sopa de 
hortalizas. Contenfa calabacm, guisantes, apio, cebolla y algunas 
otras hortalizas. E1 paciente me preguntò si me gustaba la «sopa 
Hipòcrates». Le tuve que puntualizar que la sopa que estàbamos 
comiendo no era una sopa Hipòcrates tal y como el doctor Ger- 
son la describe en su libro. La combinaciòn de Ìngredientes que 
se supone que debe incluir la sopa estàn claramente descritos en 
la obra A cancer therapy , ademàs de en el Gerson therapy hand~ 
book (anteriormente llamado Gerson therapy primer)^ y los ingre- 


dientes que aparecen listados son muy concretos. Hipòcrates (al 
que en la profesiòn mèdica se llama «el padre de la medicina») 
comprendia que esta combinaciòn especial de ingredientes en 
la sopa tiene un efecto beneficioso y detoxificador para los rino- 
nes. Debido a esto, la utilizò el doctor Gerson. Concluyò que los 
ingredientes de la sopa eran tan importantes que queria que los 
pacientes consumieran la «sopa especial» dos veces por dia para 
beneficiar a los rihones y ayudarles a eliminar las toxinas del 
organismo. En ocasiones se pueden ahadir tomates para dar a la 
sopa un sabor distinto, o se pueden cortar y asar unas cebollas 
en una bandeja de horno sin grasa, mantequilla ni aceite. Estos 
ingredientes adicionales pueden ahadirse a la sopa bàsica para 
obtener un sabroso plato. No obstante, la receta bàsica deberia 
permanecer inalterada. 

4. La mujer de Phillip me ofreciò, muy consideradamente, un enema 
de cafè, que aceptè muy contenta. No obstante, cuando lo fui a 
usar me preguntè seriamente si tenia la fuerza adecuada. He uti- 
lizado enemas durante muchos ahos y sè bastante bien el aspecto 
que deberia tener el cafè. La soluciòn que me ofrecieron parecia 
demasiado floja como para considerarse «concentrada» para una 
diluciòn de 1 parte en 4 de agua. La mujer «pensaba» que estaba 
usando la receta que aparecia en el Gerson therapy handbook y que 
era la correcta, pero una vez màs andaba errada. Mi recomenda- 
ciòn es que el cuidador debe asegurarse de que cada enema con- 
tenga el equivalente a tres cucharadas soperas colmadas de cafè 
molido {vèase A cancer therapy, p. 247). Si se prepara una soluciòn 
concentrada, cada «raciòn» debe contener tres cucharadas soperas 
de cafè. Ademàs, el enema de cafè es tan importante que es im- 
perativo que la mezcla o la soluciòn sean correctas. Compruebe y 
vuelva a examinar la preparaciòn del concentrado de cafè para la 
limpieza interna. 

5. Algo menos importante que los cuatro apartados mencionados 
anteriormente es este aspecto: Phillip disfruta consumiendo algo 
de pan con sus comidas, y esto es algo bast^nte aceptable. Pero 
tambièn es importante comprender que las principales necesida- 
des nutritivas son en forma de las ensaladas, la sopa, las patatas, 
las hortalizas y la fruta. Si se han consumido todos estos alimentos 
està bien que el paciente coma tambièn una rebanada de pan de 


388 


1 


389 



centeno sin sal. Aun asf, tenga en cuenta que el pan nunca deberia 
constituir la parte principal de una comida. 

He comentado el tipo de problema de Phillip con los mèdicos de la 
terapia Gerson màs experimcntados que conozco. Han afirmado que los 
aspectos sutiles en los que los pacientes no cumplen el programa les pro- 
vocan dificultades. Aparte de lo mencionado anteriormente, nos encon- 
tramos con otros problemas. Los mèdicos de la terapia Gerson, ademàs 
de mf misma (cuando hablo a los pacientes) se encuentran con algunos 
obstàculos considerables para la curaciòn. Cuando, por ejempìo, pre- 
guntamos a varios pacientes acerca de su cumplimento de las indica- 
ciones de la terapia Gerson (Ìgual que al paciente anterior, que cometfa 
errores graves), nos aseguran que lo hacen todo «a la perfecciòn». Estos 
pacientes no parecen ser conscientes de lo incorrecto de su version de la 
terapia. Phillip tambièn pensaba que era «perfecto». 

Cuando los terapeutas del programa Gerson intentan ayudar, curar 
y dar indicacio nes a los pacientes sobre la terapia Gerson, confiamos en 
las distintas herramientas que hemos creado especialmente para pro- 
porcionarles a ellos y a sus famiiias toda la ayuda y la orientaciòn posi- 
bles; la cinta de video sobre la preparaciòn de la comida (cinta III); las 
recetas del Gerson therapy handbook , las otras cintas de video de cuat.ro 
horas de duracìòn divididas en dos partes y referentes a los talleres 
(cinta II) en las que hablamos en detalle del tratamiento tanto como 
podemos; y sobre todo, el libro original del doctor Gerson. Llegados 
a este punto, debo volver a hacer hincapiè en que el paciente debe fa- 
miliarizarse muy bien con este material y revisarlo una y otra vez. Tal 
y como senalò Sandra Withwall en sus recomendaciones, siempre se 
aprende algo nuevo cuando se vuelve a estudiar la informaciòn de la 
terapia Gerson. 

Un aspecto problemàtico que surge una y otra vez es la preparaciòn de 
la comida. E1 mero hecho de cocer las hortalizas y servirlas en un plato 
no es suficiente. E1 vfdeo de la terapia Gerson volumen 3: preparaciòn de 
la comida, explica al cocinero distintas formas de hacer que los alimen- 
tos queden sabrosos. Por ejemplo, las remolachas cocidas pueden, tras 
pelarlas y cortatlas en rodajas, volver a recalentarse con un poco de salsa 
de manzana recièn preparada mientras lo removemos todo. Tambièn 
puede acompanar la remolacha cortada en rodajas con cebolla, algunas 
tiras de pimiento verde y un alino de vinagre y aceite de linaza y asi crear 


una ensalada de remolacha. Durante los meses estivales, estas ensaladas 
(ademàs de las de patata, judias verdes o alubias blancas) se agradecen 
mucho, son refrescantes y estimulan el apetito. 

En la parte final del Gerson therapy handbook se recomiendan mu- 
chas recetas que, desgraciadamente, son ignoradas por algunos pacientes. 
Como resultado de ello, el Gerson Institute recibe de vez en cuando 
quejas de los cuidadores diciendo que los enferrnos se sienten dèbiles 
y pierden peso. Lo que sucede casi siempre es que tienen ansias de piz- 
za, enchiladas o cualquier otro alimento grasiento, salado y prohibido. 
Estàn hambrientos sencillamente porque no consumen comidas Gerson 
bien preparadas, curativas y nutritivas. 

Las comidas Gerson aportan una ventaja clara: si el paciente (o, es 
màs ; los miembros de su familia) consume alimentos de cultivo ecològi- 
co frescos, nos encontramos ante una situaciòn plenamente satisfactoria. 
Frecuentemente oimos comentarios referentes a que los companeros de 
los pacientes que participan en el programa Gerson dejan de tener ansias 
por consumir dulces o postres pesados. Aun asi, la clave del èxito consis- 
te en ingerir alimentos sabrosos preparados con imaginaciòn e inspira- 
ciòn a partir de las recetas proporcionadas. 

Debo recordar algunas veces a los pacientes que cuando participan en 
una terapia nutricional como èsta no conseguiràn nada si no comen. Si 
los pacientes no ingieren alimento con correcciòn, la mayorfa de ellos ga- 
narà peso. Siguiendo este mismo règimen, las personas gordas u obesas 
perderàn peso. 

Las frutas que estàn de temporada en verano, como las cerezas, los 
albaricoques, los melocotones, las nectarinas, las ciruelas, las peras y las 
uvas son especialmente valiosas, ya que son ricas en los mejores nutrien- 
tes: vitaminas, potasio y enzimas. No les van a la zaga las manzanas, que 
podemos adquirir pràcticamente durante todo el ano. Los pacientes (a 
no ser que sean diabèticos o padezcan candidiasis) deberian consumir 
sierripre mucha fruta por la noche, nada màs despertarse por la manana 
y en cualquier momento entre comidas. 

No obstante, un alimento veraniego sf es problemàtico: el maiz. Es 
perfsctamente aceptable consumir maiz fresco. EI problema que plantea 
el maiz es que casi a todo el mundo le encanta y cuando està de tem- 
porada es probable que se coma en una cantidad que excluya a otras 
hortalizas. Esa es una muy mala idea. Las hortalizas deberian aportar 
vari^sdad y un amplio listado de sustancias curativas de origen vegetal 


390 


391 




392 


22 


RECETAS 


Este capitulo final contiene recetas para platos preparados sòlo con fru- 
tas frescas, frutas secas, liortalizas, cereaies y edulcorantes de cultivo 
ecològico certificado. Los siguientes articulos son de especial impor- 
tancia: 

• La sopa Hipòcrates, recomendada por el doctor Max Gerson en la 
primera ediciòn de su libro. 

• Los zumos, tal y como se describen. 

• Las ensaladas de todo tipo. 

• Muchos tipos de alihos para ensalada. 

• Platos de hortalizas de todo tipo cocidas. 

• Patatas al horno o preparadas de distintas formas. 

• Pasteles vegetarianos. 

• Sopas basadas en la sopa Hipòcrates. 

• Muchos tipos de platos con fruta. 

® Recetas de muchos tipos que contengan productos làcteos (cuan- 
do estèn permitidas). 

® Panes elaborados con centeno de cultivo ecològico con un poco de 
harina integral de trigo y sin sal. 

• Postres de muchos tipos con fruta, cruda o guisada. 

Nota 1: las siguientes recetas has sido compiladas y editadas con la 
ayuda de Christeene Lindsay-Hildenbrand para usarse junto con la cinta 
de video de la terapia Gerson «Charlotte Gerson muestra la preparaciòn 
bàsica de la comida para la terapia Gerson». 


393 



Nota 2 : las recetas marcadas con el signo YN fueron aportadas por 
Yvonne Nienstadt, directora de los servicios de salud de Cal-a-Vie, Vista 
(California). Las recetas con el signo SD son una aportaciòn de Susan 
DeSimone, del Gerson Institute. Las recetas marcadas con una Mz son 
una contribuciòn de Marisol Zuniga, del Hospitai Meridien de Tijua- 
na (Mèxico). Las recetas que contienen una GSG son una aportaciòn del 
Gerson Support Group de Inglaterra. Las recetas marcadas con una Rc 
fueron aportadas por Richard Crowell. Aquellas con el sig.no lAct hos 
contienen productos làcteos en cantidades limitadas. Se deberian seguir 
las mstrucciones para su preparaciòn al pie de la letra. Las recetas que 
contienen un asterisco (*) pueden encontrarse en la secciòn de productos 
làcteos del Gerson Therapy Handbook, 

Asimismo, hay que tener en cuenta lo siguiente: cucharada sopera = c/s; 
cucharadita de postre = c/p; 1 taza equivale a 240 ml. 

Recetas de la terapia Gerson 

La terapia Gerson aporta una dieta que contiene una amplia variedad de 
alimentos vegetarianos que se ingieren en grandes volumenes. Consumir- 
los en las cantidades recomendadas permitirà al paciente alcanzar un peso 
ideal y conservarlo, y ei metabolismo de cada persona no harà sino conse- 
guir su homeostasis. No obstante, estas dos situaciones saludables sòlo se 
consiguen cuando la ingesta se lleva a cabo en ciertas condiciones. 

En primer lugar, use sòlo fruta fresca, frutas pasas, hortaiizas, cerea- 
les y edulcorantes de cultivo ecològico certificado. Repetimos: use sòlo 
hortalizas y frutas frescas y no en conserva. 

En segundo lugar, los ingredientes no deben pelarse a no ser que se 
indique lo contrario. Para limpiar los alimentos use unicamente agua 
tibia y un cepillo. 

En tercer lugar, edulcore sòlo las recetas con miel clara, jarabe de arce 
o azùcar aprobados por la terapia Gerson. E 1 azùcar de cana ecològico 
desecado (Sucanat®), que tiene sabor a melaza, puede anadirse a aque- 
llas recetas que exigen azùcar moreno. Algunos cocineros prefieren usar 
otros edulcorantes. 

Sopa especiaf (sopa Hipòcrates) 

fara una persona, use una cacerola de unos 4 litros, introduzca las si- 
guientes hortalizas y cùbralas con agua destilada: 

394 


* 1 bulbo mediano de apio (o 3 o 4 ramitas de apio), 1 rafz mediana de 

perejil (si puede encontrarla), ajo al gusto, 2 puerros pequenos (si no 
los encuentra, reemplàcelos por 2 cebollas medianas), 680 g o màs de 
tomates, 2 cebollas medianas, 450 g de patatas y un poco de perejil. 
No pele ninguna de las hortalizas para esta sopa especial. Làvelas y 
fròtelas bien y còrtelas en trozos grandes. Cuèzalas 2 horas justo por de- 
bajo del punto de ebulliciòn y luego pàselas, en pequenas cantidades, por 
un colador chino. Sòlo debenamos descartar las fibras. Varie la cantidad 
de agua usada para cocinar segùn el sabor y la consistencia deseados. 
Conserve la sopa bien tapada en el frigorifico no màs de 2 dfas. Caliente 
la cantidad que necesite cada vez. 

Nota: en el caso de las recetas que exijan caldo de sopa, use el liquido 
de esta sopa especial. 

La preparaciòn de los zumos 

Los zumos siempre se prepararàn al momento. (A modo de referencia, 
vèase la obra clàsica A cancer therapy , p. 240 .) Sea consciente de que no 
es aceptable preparar por la manana la cantidad de zumo necesaria para 
todo el dia. 

Zumo de zanahoria y manzana (250 mi de zumo) 

° 3 zanahorias (180 g) y 

° 1 manzana verde grande (180 g). 

Zumo de verduras 

Obtenga tanta cantidad como pueda de los siguientes (7 no otros) tipos 
de hojas: lechuga romana, acelga, remolacha (las hoja interiores jòvenes), 
berro, algo de col lombarda, pimiento verde QA de un pimiento verde pe- 
queno), endivia 7 escarola. Anada 1 manzana mediana por vaso cuando 
vaya a triturar los ingredientes. 

Zumo de naranja 

Obtèngalo sòlo con un exprimidor de citricos de vidrio, plàstico o porce- 
lana. No utilice ningùn tipo de prensadora en la que se introduzca la na- 
ranja con la corteza (si tambièn se prensa la corteza, extraeremos àcidos 
grasos 7 sustancias aromàtìcas que se encuentran en la superficie de esta 
fruta que son perjudiciales). No use un exprimidor de aluminio. 

395 



Aparatos para extraer el zumo 

Use un triturador y una prensa para obtener los zumos o un aparato 
que incluya estos dos utensilios. No emplee licuadoras, centrifugadoras, 
batidoras o aparatos similares. 

Froceso de prensado 

Tome uno o dos panos de nailon tejidos bastamente de 30 cm de lado y 
disponga. una taza de pulpa en el centro del pano humedecido, dòblelo 
en tercios en ambas direcciones y prense. 

Aclare los pahos en agua fria despuès de cada extracciòn de zumo. 

No permita que el zumo se seque en los pahos. 

Làvelo todo concienzudamente cada noche en agua templada o ca- 
liente y escurralo bien. 

Por la noche, conserve los pahos en el congelador. 

Es esencial limpiar los pahos y la màquina muy bien. 

Si el zumo adquiere el sabor del paho, use un paho nuevo. 

Use 2 pahos por cada sesion de extracciòn de zumo. 

Disponga de un juego de pahos para cada tipo de zumo; 

Puede emplear las sobras de cada obtenciòn de zumo como compost 
o como alimento para animales. 

Si el paciente vuelve a su trabajo despuès de su curaciòn, sòlo podrà 
llevarse zumo de zanahorias y manzana en un termo y deberia consumir- 
lo antes de que trascurran 4 horas. 

Ensalad as y alinos 

La fruta o las hortalizas crudas, si se rallan o cortan en tiras finas, deben 
consumirse frescas y lo antes posible. 

Los tejidos crudos vivos no deben conservarse despuès de haberlos 
preparado (; vèaseA cancer therapy^ p. 189). 

E1 consumo de las siguien tes hortalizas (ralladas finas en caso nece- 
sario o picadas, y mezcladas o por separado) es muy importante: bulbo 
de apio, tomate, escarola, coliflor, lechuga romana, cebolleta, pimiento 
verde, manzana, zanahoria, lechuga (de todos tipos), achicoria, berros, ; 
ràbanos, escalonias y endivias. 


Alino de suero de !eche YN * 

• 1 taza de suero de leche batido (no cultivado), Và de taza de quark 
desnatado, Va de c/p de ràbano picante en polvo, 2 c/p de miel, 
1 c/p de vinagre de sidra o de vino, una pizca de eneldo y estragòn 

0 ajedrea. 

Bata todos los ingredientes manualmente o en un robot de cocina 
hasta que la mezcla quede homogènea. Puede conservar el aliho que le 
sobre durante 48 horas en un tarro hermètico en la nevera. 

Alifio de ajo y cebolla 

• Vi c/p de zumo de limòn o de vinagre de vino, 2 c/p de agua, 

1 c/p de azucar moreno, un poco de cebolla cortada en daditos, 
1 diente de ajo y una pequena cantidad de hierbas aromàticas 
permitidas. 

Mezcle los ingredientes, dèjelos reposar el tiempo suficiente para que 
los sabores se fusionen y sirva el alino con una ensalada. 

Aliho de hierbas aromàticas 

• 2Vi tazas de vinagre de sidra de manzana, 1 c/p de azùcar moreno 
y % de taza de agua. 

Mezcle estos tres ingredientes bàsicos y ahada algunas o todas las 
siguientes hierbas aromàticas (opcional) y dèjelas reposar para que des- 
prendan su sabor: estragòn (introduciendo primero el tallo), escalonias o 
cebolletas picadas finas, 2 dientes de ajo pelados y aplastados con la hoja 
de un cuchillo y 1 hoja de laurel fresco. 

Vinagreta de naranja y ene!do RC 

• Vi taza de vinagre, 3 dientes de ajo pelados, 1 taza de zumo de na- 
ranja, Vi taza de agua, 1 cebolleta, 2 c/s de miel, Vi c/p de eneldo 
seco y 14 de pimiento morròn rojo. 

Mezcle todos los ingredientes en una batidora de vaso. Para preparar 
casi medio litro de un aliho agridulce. 

Variante: sustituya el zumo de naranja por el de una lima o un limòn. 
Incremente la cantidad de agua. Sustituya el eneldo por salvia o tomillo. 


396 


397 


Alino de espinaca™ * 

® 1 taza de yogur desnatado, 2 tazas de espinacas crudas picadas o 

1 taza de espinacas cocidas, 3 cebolletas picadas, 1-2 c/p de vina- 
gre, Vi c/p de eneldo, una pizca de macis. 

Introduzcalo todo en una batidora y triture hasta que quede homo- 
gèneo. 

Alino de yogur y roquefort"' 

# 34 de requesòn desnatado y sin sal; 1 taza de yogur (o de suero 
de leche batido); ¥t de taza de vinagre o de zumo de limòn; 2 c/p 
de miel; 1 diente de ajo majado; l A de c/p de estragòn, mejorana 

0 eneldo; Va de taza de cebollino o de cebolletas picadas y 2 c/s de 
aceite de linaza (opcional). 

Mezcle los primeros cinco ingredientes en un robot de cocina hasta 
que la preparaciòn quede homogènea. 

Anada las hierbas aromàticas y el cebollino. 

Para que la mezcla quede menos espesa, anada yogur. 

Refrigere antes de servir. 

Ensalada de coì veraniega* 

• 1 ramita de apio picada fina, l A de taza de cebolla roja picada, 
\Vi taza de col cortada en tiras, l A de taza de zanahoria rallada, una 
pizca de eneldo fresco y 2 tazas de yogur desnatado. 

Mezcle todos los ingredientes en un cuenco y remuèvalos bien. 

Sirvaia fria. 

Ensalada de alcachofas 

* I cebolla morada, 1 tomate, 2 c/s de vinagre de sidra de manzana, 

1 alcachofa, 1 pimiento morròn verde, 2 zanahorias y 3 c/s de acei- 
te de linaza. 

Lave bien las alcachofas y cuèzalas entre 45 minutos y 1 hora en una 
cacerola tapada. 

Cuando estèn hechas, pèlelas hasta llegar al centro. 

Retire el vello central con una cuchara y desèchelo. 

Corte el corazòn de la alcachofa y el resto de las hortalizas en trozos 
que quepan en la boca. 

Mèzclelas y remuèvalas junto con el vinagre y el aceite. 


pesadilla besarabica SD 

® 2 tomates cortados en rodajas, 1 cebolla pequena cortada en roda- 

jas, 1 pimiento rojo y/o verde cortado en aros, 2-3 dientes de ajo 
majados y hierbas permitidas al gusto. 

Coloque cada ingrediente, formando capas, en una fuente de vidrio 
refractario. 

Hornee a 175 °C, hasta que todo estè tierno. 

Deje enfriar y anada aceite de linaza al gusto cuando el plato estè lo 
suficientemente frìo. 

Ensalada de bulbo de apio 

• Retire las rafces de 2 bulbos de apio y fròtelos para limpiarlos. 
Cueza los bulbos sin pelarlos durante alrededor de 1 hora. Pèlelos y 

còrteÌos en rodajas. 

Aiiada 1 cebolla mediana cruda picada y cebolletas. 

Mèzclelo todo con el alino de hierbas aromàticas o de ajo y cebolla. 

Ensalada fria de brècol YN * 

• 900 g de brècol cortado en trozos que quepan en la hoca. 

Cuèzalo a fuego lento en una cacerola de base gruesa con una tapa 

que encaje bien justo hasta que estè tierno (unos 25-30 minutos). Dèjelo 
enfriar. 

Anada 1 taza de tomates cereza, Vi taza de escalonias o cebolletas, 
1 taza de alino de suero de leche, 2-3 c/p de cebollino y 2-3 c/p de pere- 
jii. 

M-ezcle el brècol, los tomates y las escalonias en un cuenco. 

Incorpore el alino. 

Sirva la ensalada sobre un lecho de endivias y aderece con cebollino y 
perejil. 

Ensaiada de berenjena SD 

• 1 berenjena horneada durante 1 hora a 180 °C. 

Deje que la berenjena se enfrie y piquela en trocitos que quepan en la 
boca, 

Mèzclela con 1 cebolla pequena picada, 1 c/p de vinagrelde sidra, 
perejll picado, 2 tomates cortados en rodajas y aceite de linaza. 


399 


398 





Ensalada invernal de fruta GSCLAcTE0S 

• ^ c °l> 2 zanahorias medianas, 2 manzanas rojas, 30 g de uvas 
pasas, 30 g de higos secos, 30 g de orejones de albaricoque, 10 c/s 
de yogur desnatado, IV2 limòn 7 perejil picado. 

Deje los higos secos 7 los orejones de albaricoque en remojo en un 
cuenco durante la noche. 

A 1 dfa siguiente, elimine el agua 7 anada col cortada en tiras finas, 
zanahorias 7 manzanas ralladas gruesas 7 uvas pasas. 

Mezcle, en otro cuenco, el ^ogur, el zumo de limòn 7 el perejih 
Remueva bien los ingredientes de ambos cuencos hasta que todo que~ 
de bien mezclado. 

Sirva la ensalada frfa. 

Ensalada italiana 

• Coliflor, brècol, apio 7 tomates. 

Lave 7 corte todas las hortalizas 7 luego mèzclelas con el aliho de 
hierbas aromàticas o el de ajo 7 cebolla. 

Ensalada de me!ocotòn SD 

Mezcle los siguientes ingredientes: 

• 1 tomate picado, 1 pimiento rojo picado, 1 pimiento verde picado, 
1 melocotòn picado, V2 taza de uvas blancas 7 negras sin seinillas 7 
algunas hojas de menta. 

Aderece con el aliho de limòn 7 ajo preparado con partes iguales de 
zumo de limòn 7 de agua. 

Ahada un poco de azucar moreno (Sucanat) 7 ajo majado. 

Ensalada bàsica de patata (nùmero 1) 

Hierva las patatas sin pelarlas hasta que estèn tiernas (1 hora), pèlelas 7 
còrtelas en rodajas. 

Ahada cebollas, escalonias, apio, pixniento verde 7 aliho de hierbas 
aromàticas o de ajo 7 cebolla. 

Ensalada elaborada de patatas (nùmero 2) 

4 patatas, 1 cebolla blanca, l A de taza de apio, 3 zanahorias ralla- 
das, aceite de linaza, 2 hojas de laurel, 1 cebolla morada, perejil, 
3 c/s de vinagre de sidra 7 1 pimiento morròn verde. 


Cueza a fuego lento las patatas (sin pelar), junto con las hojas de laureh 
Pique las hortalizas 7 saltèelas con el vinagre de sidra (puede usar un 
wok). 

jNo use aceite! 

Una vez que las patatas estèn cocidas, pèlelas, còrtelas en daditos 7 
anàdalas a las hortalizas cocidas. 

Vierta el aceite de linaza una vez que la mezcla se ha^a enfriado. 

Ensalada de arroz SD 

Mezcle arroz integral de cultivo ecològico cocido (junto con una hoja 
de laurel 7 un poco de romero) con abundantes hortalizas picadas, entre 
las que incluiremos tomates, apio, calabacin, ràbanos, hierbas aromàtb 
cas frescas 7 alino de limòn 7 ajo (vease la receta Ensalada de melocotòn). 

Los pètalos de rosa, borraja o calèndula tienen un aspecto muy atrac- 
tivo cuando se esparcen por encima de la ensalada. 

Ahada, si lo desea, orejones de albaricoque que se ha^an dejado en 
remojo en agua 7 estèn picados. 

Zanahoria cruda y manzana ralladas 

Ralle los ingredientes (2 o 3 zanahorias 7 1 manzana peladas) introdu- 
cièndolos en una trituradora o en un aparato Norwalk para preparar 
zumos. 

Ahada V4 de taza de uvas pasas 7 el zumo de L2 naranja o limòn. 

Ensalada roja y verde YN 

Mezcle los siguientes ingredientes 7 sirva con un aliho de espinaca. 

• 1 lechuga romana, 2 tazas de repollo o de col de Milàn, 3 cebo- 
lletas, 1 taza de semillas de girasol germinadas, 2 colirràbanos 
cortados en tiras mu^ finas o tallos de brècol pelados, 1 calabaza 
de cuello torcido cortada en làminas finas 7 un recipiente de 
medio litro de tomates cereza o 1 pimiento morròn rojo cortado 
en tiras. 

Ensalada de tuplnambo 

* Mezcle 2 tazas de tupinambos (crudos o cocidos), V2 taza de apio 
cortado en diagonal, l A de taza de pimiento verde 7 V2 taza de 
alino para ensalada. 


400 


401 



Ensalada de tomate y pimiento 50 

• 1 pimiento verde cortado en aros finos, 2 tomates firmes pero ma~ 

duros cortados en rodajas o picados, 

Aline con zumo de limòn y ajo majado, hierbas aromaticas frescas y 
hojas de apio picadas. 

Anada aceite de linaza al gusto. 

Ensalada de rernolacha 

Cueza las remolachas en agua durante 1 hora. 

Pèlelas, elimine las puntas y còrtelas en rodajas finas. 

Anada cebollas picadas y un alino de hierbas aromaticas o de ajo y 
cebolla. 

Piatos de hortalizas cocinadas 

Preparaciòn de las hortalizas 

Todas las hortalizas deben cocerse lentamente, a fuego lento, con nada 
o con muy poca agua. Para conservar el sabor natural de las hortalizas y 
hacer que sean fàciles de digerir, el proceso de cocciòn lenta es muy im- 
portante. Todas las hortalizas deberian estar «hechas» o tiernas. Median- 
te la cocciòn ràpida con un fuego demasiado alto se pierden nutrientes 
importantes. Como las cèlulas de los ingredientes explotan, los minera- 
les pierden su composiciòn coloidal y son màs dificiles de absorber. Se 
puede usar un difusor de calor de acero inoxidable para evitar que los 
ingredientes se quemen. Tambièn es posible emplear un poco de la sopa 
especial, o tomates, rodajas de manzana o cebolla picada en la parte 
inferior de la cacerola para generar màs Ifquido. En algunos casos esta 
adiciòn mejora el sabor. Sòlo debemos desechar el agua de espinaca, ya 
que es demasiado amarga y contiene demasiado àcido oxàlico. 

Los tomates, los puerros, los calabacines y las cebollas deberfan gui- 
sarse en sus propios jugos, ya que contienen abundante liquido. Las re- 
molachas rojas deberian cocerse igual que las patatasr con agua y sin pe- 
larlas. Todas las hortalizas deben lavarse y limpiarse concienzudamente. 
Està prohibido rasparlas o pelarlas, ya que debajo de la piel se depositan 
Ìmportantes sales minerales y vitaminas. 

La cacerola (que no debe ser de aluminio), debe estar bien cerrada, 
para asi evkar la pèrdida de vapor. No use una olla exprès. Las tapas 


deben ser pesadas y encajar bien. Los alimentos cocidos (sopa y fruta) 
pueden conservarse en la nevera durante hasta 48 horas. Las hortali- 
zas horneadas deberfan cocinarse a baja temperatura (82-88 °C; use 
un cermòmetro para el horno) durante 2-2 Vi horas en una cazue- 
la cubierta con una tapa que encaje bien. Este mètodo para hornear 
pràcticamente no necesita la adiciòn de agua. Use cebollas o tomates 
o rocie las hortalizas con zumo de limòn para anadir lfquido en caso 
necesario. 

Las hortalizas guisadas se cocinan lentamente en una cacerola de base 
gruesa con una tapa que encaje bien a fuego lento y con poco o nada de 
liquido. 

Las hortalizas cocidas lentamente se preparan encima del hornillo 
a fuego lento en una cacerola bien cerrada con una pequena cantidad 
de liquido. La temperatura se mantendrà justo en el punto de ebulli- 
ciòn. 

Las hortalìzas cocidas (como el mafz y las alcachofas) se cuecen en- 
cima del fuego en una cacerola de base gruesa con una tapa que encaje 
bien. Vierta unos 2,5 cm de agua fria en la base de la cacerola, anada las 
hort:alizas lavadas (no las pele ni las raspe) y tape la cacerola. Cuèzalas a 
fuego medio hasta llevar lentamente el liquido a ebulliciòn (que el lx- 
quido burbujee y desprenda vapor). Baje el fuego tanto como sea posible 
y mantenga el liquido hirviendo. 

Nota : lleve el liquido a ebulliciòn sòlo si la receta asi lo especifica. 

Tapas que encajen bien 

Las cacerolas deben quedar bien tapadas para evitar que el vapor escape. 

Las tapas deben ser pesadas y encajar bien. 

Puede que tenga que colocar papel de cocina (encerado) bajo la tapa 
para sellar bien la cacerola. 

Alcachofas 

Recorte los extremos de las alcachofas y limpie su parte central. 

Introduzca 5 cm de agua en una cacerola y llèvela a ebuliciòn. 

Afiada las alcachofas. 

Baje el fuego, tape y cueza a fuego lento aproximadamente 1 hora. 

Sirva con un alino de ensalada a un lado a modo de mojo (salsa para 
mojar). 


402 


403 



Espàrragos 

Cocmelos al horno en una cacerola tapada junto con un pequeha can- 
tidad de caldo de sopa o zumo de limòn a tem peratura baja durante 
1 hora o cuèzalos a fuego lento junto con 1 cm de caldo de sopa durante 
30 minutos o hasta que estèn tiernos, 

Borscht SD 

* 1 cebolla, 3 dientes de ajo, 1 taza de sopa especial, 6 remola.chas pe- 

quehas enteras y con las hojas, 1 patata grande, 1 zanahoria, 4 hojas 
de col lombarda, 2 hojas de laurel, 3 tazas de agua y 2 tomates. 
Triture todas las hortalizas y ahada el agua y las hojas de laureL 
Cocine 30 minutos a fuego lento. 

Sirva con 1 cucharada de yogur desnatado. 

Remolachas 

Hornee o cueza las remolachas con la piel. 

Remolachas glaseadas YN (para 6-8 personas) 

Frote y lave 9 remolachas grandes y cuèzalas con 2,5 cm de agua hasta 
que estèn tiernas (aproximadamente 1-1 Vi horas). 

Pèlelas en agua frfa. 

Còrtelas en rodajas o en trozos que quepan en la boca. 

Giaseado para las remolachas: 

0 Mezcle % de taza de zumo de naranja recièn exprimido, 1 c/p de 
harina de mafz, 1 V 2 c/p de vinagre de sidra y 1 c/p de miel o de 
azucar moreno. 

Cueza la preparaciòn a fuego lento hasta que quede espesa. 

Ahada las remolachas y mezcle todo bien. 

Variante: use Vi taza de zumo de manzana y 3 c/p de zumo de limon 
en lugar del zumo de naranja. 

Remolachas coddas con crema^ 0- ^ 

e 3 remolachas cocidas, 6 c/s de yogur desnatado, 1 c/s de cehollino 
picado, 2 c/s de cebolla picada fina y perejil picado fino. 

Ponga las remolachas cocidas en una cacerola junto con el yogur, el 
cebollino y la cebolla y caliente a fuego lento. 

Dispongalo en una fuente y espaza perejil picado por encima. 


Brècol 

Hornèelo a fuego bajo en una cacerola tapada junto con cebollas o una 
pequena cantidad de caldo de sopa durante 1-2 horas. 

Sirvalo con salsa de tomate. 

Brècol con hierbas aromàticas MZ 

* 2 ramitos de brècol, 4-6 dientes de ajo, Vi zanahoria cortada en 
rodajas, 14 de c/p de eneldo y l A de taza de sopa especial. 

Lave el brècol y pele los tallos. 

Introduzca el ajo y la cebolla en una cazuela y cocinelos hasta que la 
cebolla quede traslucida. 

Ahada el brècol cortado (los ramitos y los tallos), el eneldo y el caldo. 
Cocinelo todo a fuego bajo hasta que el brècol estè tierno. 

Brècol de fìesta YN (o judias verdes de fìesta) 

* 1 brècol grande (o 3 V 2 tazas de judias verdes cortadas), 1 diente 
de ajo picado, 1 cebolla pequeha cortada en daditos, 1 pimiento 
morròn rojo o amarillo mediano cortado en tiras, 2 c/p de zumo 
de limòn (opcional) y l A de c/p de eneldo seco (o 1 c/p de eneldo 
fresco). 

Escoja un brècol de color verde oscuro sin partes amarillentas. 

Làvelo bien y còrtelo en ramitos; pele la base de los tallos màs du- 
ros. 

Ponga la cebolla y el ajo en una cazuela. Tàpela y gufselos 45 minu- 
tos a fuego lento, o hasta que estèn tiernos. 

Ahada las tiras de pimiento para que se cocinen durante los ultimos 
20-25 minutos de cocciòn. 

Anada limòn justo antes de servir (el limòn decolorarà el brècol si lo 
ahadimos durante la cocciòn). 

Esparza eneldo por encima de las hortalizas y sirva. 

Coliflor 

Lave la coliflor y còrtela en trozos. 

Ahada 2-3 tomates cortados en rodajas y luego en dados. 

Guiselo todo junto durante unos 45 minutos (o hasta que estè tie^io) 
a fuego lento. 




Coliflor con salsa de zanahoria 

• 1 coliflor pequena, 3 zanahorias y aceite de linaza. 

Separe los ramitos de la coiiflor y dispòngalos en una fuente refractaria 
junto con un poco de agua y hornèelos a 120 °C hasta que estèn tiernos. 
Cuando la coliflor estè lista, escurra el agua. 

A1 mismo tiempo, cueza las zanahorias a fuego muy lento y con agua 
suficiente hasta que estèn tiernas. 

1 riture las zanahorias junto con el aceite en un robot de cocina. 
Vierta la salsa sobre la coliflor e introduzcala en el horno caliente 
(ya apagado) durante 5-10 minutos antes de servirla. 

Zanahorias con miel 

Lave las zanahorias, elimine las puntas y còrtelas en rodajas. 

No las pele ni las raspe. 

Guiselas con una pequena cantidad de caldo de sopa durante 45 mi- 
nutos o hasta que estèn tiernas. 

Durante los ùltimos 5-10 minutos de cocciòn, anada Vi c/p de miel 
para aportar algo màs de sabor. 

Acelgas reIìenas MZ 

• 1 manojo de acelgas, 6 patatas medianas, 4 zanahorias, V 2 cebolla 
cortada en rodajas y 3 dientes de ajo grandes picados. 

Cocine las cebollas y las patatas por separado. 

Cueza las zanahorias y el ajo en otra cazuela. 

Cuando todo estè preparado, triture el contenido de cada cazuela por 
separado y luego mèzclelo todo. 

Introduzca las hojas de acelga en agua muy caliente, aseguràndose de 
no cocinarlas en exceso. 

Extienda cada una de las hojas y retire el duro tallo central. 

Luego disponga el purè en el centro de la hoja y enròllela apretando 
bien. 

Coloque los rollitos en una bandeja y sfrvalos con ketchup {vèase la 
receta de la p. 58 del Gerson therapy handbook). 

Maiz | 

E1 mafz puede hornearse en su mazorca envuelto en papel de aluminio. 

Hornèelo a temperatura baja durante 1 hora o cuèzalo en agua hir- 
viendo unos 7 minutos. 


Maiz con hortalizas 

*• 3 tallos de apio, 2 zanahorias, 2 mazorcas de maiz y 2 calabacines. 

Lave bien el mafz y retire las hojas que recubren a la mazorca. 

Separe los granos de la mazorca con ayuda de un cuchillo. 

Corte las hortalizas en trocitos. 

Disponga el maiz en una fuente refractaria y anada las hortalizas. 
Hornee a 95 °C durante 1 hora. 

Crema de maiz 

° 3 mazorcas de mafz y 1 pimiento morròn verde. 

Elimine las hojas que recubren a las mazorcas y separe los granos con 
ayuda de un cuchillo. 

Ponga los granos de 2 mazorcas en un robot de cocina y tritùrelos. 
Anada los granos de la tercera mazorca al mafz triturado. 

Dispòngalo todo en una fuente refractaria y distribuya tiras de pi- 
miento verde por encima. 

Hornee 1-1 V 2 hora a 95-120 °C. 

Maiz con zumo de naranja 

s 2 mazorcas de maiz y 1 vaso de zumo de naranja, 

Lave bien el maiz, deseche las hojas que recubren a las mazorcas y 
separe los granos de la mazorca con ayuda de un cuchillo. 

Disponga los granos de mafz en una bandeja para el horno con una 
tapa y hornèelos a 120 °C hasta que estèn hechos. 

Deseche el liquido del maiz y anada ehzumo de naranja. 

Dèjelo reposar 5-10 minutos antes de servir. 

Jydias verdes con ene!do YN 

* 3 tazas de judfas verdes, Vs de taza de cebolla cortada en medios 

aros, V 2 c/p de eneldo, 2 c/p de zumo de limòn y col o repollo. 
Mezcle en una cazuela V 2 col cortada en tiras finas, una pizca de 
mejorana, 3-4 c/p de vinagre de sidra, 1 tomate grande, salvia picada y 
1 cebolla cortada en dados. 

Mèzclelo todo y hornèelo a temperatura baja en una cacerola tapada 
hasta que quede tierno. 

Guiselo aproximadamente 1 hora, hasta que estè tierno. 

No afiada agua. 


406 


407 



Berenjena a! horno 

Vierta algo de caldo de sopa en la base de una fuente refractaria que 
taparà. 

Anada, formando capas: 

• 1 cebolla picada, 1 berenjena cortada en làminas y 2 tomate:s sin la 
piel cortados en rodajas. 

Tape y hornee 2 horas a temperatura baja. 

Berenjena guisada 

Mezcle en una cacerola: 

• 1 berenjena cortada en dados, 2 cebollas picadas y 3 tomates pela- 
dos y picados. 

Guiselo unos 30 minutos (hasta que quede todo tierno). 

No ahada agua. 

Bracitos de gita.no de berenjena LAcrE0S con sa!sa de pimiento rojo 

Para la salsa: 

* 1 pimiento rojo sin las semillas y cortado en cuartos, 1 oeboJia pica- 
da fina, 2 tomates picados, 1 diente de ajo majado y 6 c/s de agua. 

Para preparar la salsa, cueza 20 minutos a fuego muy bajo el pimiento, 
la cebolla, los tomates y el ajo con el agua. 

Triturelo todo con una batidora o en un robot de cocina. 

Para los bracitos de gitano: 

* 2 berenjenas, 475 g de requesòn (desnatado y sin sal), 2 tomates 
pelados y picados y hierbas aromàticas (como perejil o cilantro). 

Para preparar los bracitos de gitano, corte las berenjenas longit udinal- 
mente en làminas de 0 ? 5 cm. 

Disponga estas làminas en una fuente refractaria y Jhornèeleas un 
poco para ablandarlas. 

Mientras tanto, mezcle el requesòn y las hierbas aromàticas y prepare 
los tomates. 

Luego extienda un poco de requesòn por encima de cada làmina de 
berenjena parcialmente cocinada, esparza tomate por encima y enròllela. 

Vuelva a colocar los rol|itos de berenjena en la fuente refractaria y 
hornèelos 15-20 minutos. 

Sirva caliente y adornado con la salsa de pimiento. 


Capricho de hinojo SD 

® 1 bulbo de hinojo, 1 tomate grande cortado en rodajas de 0,5 cm 

de grosor y 2-3 dientes de ajo pelados y cortados en làminas finas. 
Corte y retire las ramas y las hojas del bulbo de hinojo. 

Corte el bulbo por la mitad a lo largo de modo que disponga de dos 
mitades planas. 

Limpie las mitades bajo el grifo para asi eliminar la tierra y dispòn- 
galas en una fuente refractaria con el lado cortado hacia arriba. 

Recubra las mitades con rodajas de tomate y disponga làminas de ajo 
por encima del tomate. 

Tape la fuente y hornee 1-2 horas a 120 °C. 

Sirva con una patata al horno y una ensalada de zanahoria rallada 
sobre un lecho de hortalizas. 

Rollitos de acelga 

• 4 hojas de acelga, 2 zanahorias, l A de brècol, 2 dientes de ajo, 
Vi taza de arroz crudo, l A de coliflor, 2 calabacines pequehos, 
1 mazorca de maxz (separe los granos de la mazorca con ayuda de 
un cuchillo) y I V 2 tomates. 

Lave bien las hortalizas. 

Introduzca las hojas de acelga en agua caliente durante el tiempo 
suficiente para ablandarlas y poder doblarlas. 

Corte el resto de las hortalizas en trocitos y dispòngalas en una cace- 
rola con un poco de agua para cocerlas a fuego lento. 

Cuando estèn cocidas, escurralas. 

Prepare una salsa, en un robot de cocina, con el tomate y el ajo, y 
vièrtala sobre las hortalizas y el arroz crudo. 

Disponga parte de la mezcla de hortalizas y arroz en el centro de cada 
hoja de acelga y enròllelas. 

Colòquelas en una fuente refractaria con tapay hornèelas 1-1 Vi horas 
a 120 °C. 

Pimientos verdes 

• 2-4 pimientos verdes cortados en aros y 2-4 cebollas cortadas en 
làminas. 

Guiselas en una cacerola bien tapada durante unos 30 minutos. No 
anada agua. 



Habas con calabacin 

® 1 cebolla grande, 1 diente de ajo, x /2 taza de caldo de sopa ? 1 taza de 

habas frescas, 3 tazas de calabacm, 4 tomates medianos, Vi c/p 
de almidòn de maiz, 4 ramitas de perejil fresco, un poco de tomillo 
y salvia y una pizca de perejil seco. 

Mezcle todos los ingredientes excepto las hierbas aromàticas. 

Cueza unos 15 minutos a fuego lento (o hasta que estè todo tierno). 
Espèselo con almidòn de maiz mezclado con un poco de agua. 
Ahada las hierbas aromàticas justo antes de servir. 

CeboIIas con uvas pasas 

• 1 cebolla pelada y picada, màs de taza de uvas pasas. 

Guise unos 30 minutos en una cazuela bien tapada. 

Cebofias y requesòn marinados* 

• 2 c/s de zumo de limòn, 85 g de requesòn (desnatado y sin sal), 

c/p de azucar moreno y 2 tazas de cebolla cortada en làminas 
gruesas. 

Pìmlento relleno 50 * 

• 1 pimiento rojo o verde grande, 120 g de requesòn, l A de cebo- 
lla, 1 calabacm, 1 zanahoria pequeha, 3 tomates, 1 nabo pequeho, 
1 diente de ajo, 1 c/s de hierbas aromàticas y 120 ml de sopa espe- 
cial. 

Ponga el pimiento en una cazuela con un poco de agua y cocfnelo, 
tapado, a fuego lento hasta que estè tierno. 

Retire el pimiento de la cazuela y dèjelo boca abajo para que se escu- 
rra y enfrie. 

Pique fina la cebolla, el calabacxn, la zanahoria, las hierbas aromàticas, 
los tomates, el nabo y el ajo. 

Introduzcalo todo en un cazo junto con la sopa y cuèzalo entre 45 mi~ 
nutos y 1 hora a fuego muy bajo. 

Retire el corazòn del pimiento con un cuchillo afilado y elimine to- 
das las semillas. 

Mezcle el requesòn con las hortalizas cocidas y rellene el pimiento 
con ayuda de una cucharilla. 

Coloque el pimiento de pie en una fuente refractaria adecuada y hor- 
nèelo 40 minutos a 175 °C. 


410 


Slrvalo con una salsa ffancesa de tomate, una patata al horno y ver- 
duras. 

Patatas 

Lo màs normal es cocer las patatas a fuego lento en una cacerola tapada 
a futgo medio-bajo durante aproximadamente 1 hora, o hasta que estèn 
tiernas. 


Patatas al horno 

Las jjatatas que se vayan a preparar al horno deben lavarse concienzuda- 
mente, pero no las pelaremos ni las rasparemos. 

Cocfnelas en el horno a temperatura baja durante 2-2 Vz horas o, 
como alternativa, durante entre 50 minutos y 1 hora a 175 °C. 

Purè de patatas 

Pele las patatas y còrtelas en dados. 

Pòngalas en una cazuela junto con una cebolla y agua suficiente, llè- 
velas a ebulliciòn y cuèzalas a fuego lento hasta que estèn hechas. 
Cuando estèn listas no deberia quedar agua. 

Triturelas junto con una cantidad suficiente de yogur desnatado para 
obtener un purè fino. 


Purè de patatas con acelgas 

Tome un manojo de acelgas, làvelas, còrtelas en tiras y pòngalas en una 
cazuela. 

Ahada una pequeha cantidad (4-5 c/s) de agua o de caldo de sopa y 
lleve a ebulliciòn. 


Cuando el liquido hierva, baje el fuego y cueza lentamente. 

Mientras, pele 3 patatas grandes o 4 medianas, còrtelas en dados y 
dispòngalos encima de las acelgas. 

Deje que todo cueza a fuego lento hasta que estè tierno. 

PLetire el agua que pudiera quedar y anada aproximadamente 180- 
240 g de yogur desnatado. 

Tritùrelo todo junto. 


Ahada un poco màs de yogur si la mezcla queda demasiado seca. 


Puede usar la misma receta con col rizada. Si la utiliza, elimine los 


tallos centrales arrancàndolos antes de cortarla en tiras e introducirla en 


la cazuela. 


411 





Fatatas con perejil 

Hierva varias patatas con la piel hasta que estèn cocidas. 

Retire la piel y hàgalas rodar sobre perejii picado tras pincekrlas con 
aceite de linaza. 

Patatas hinchadas 

( Nota, ; receta que deberemos consumir muy de vez en cuando) 

Tome una patata y cortela en rodajas de 1 cm de grosor. 

Coloque las rodajas sobre una parrilla para el horno y 3 siri ahadir 
nada, hornèelas a una temperatura elevada (220 °C) para que se hinchen, 
deles la vuelta y baje la temperatura a 160 °C (con la puerta del horno ? 
ligeramente abierta). 

Hornèelas 20 minutos màs. 

Las rodajas de patata se hinchan y quedan crujientes y sabrosas, casi 
como patatas fritas. 

Estàn hechas cuando tienen un color dorado brillante por ambos lados. 
Fatatas en rodajas al horno 

Lome una fuente de vidrio refractario y coioque cebolla entera picada en 
la base. 

Corte las patatas en rodajas y dispongalas formando una capa encima 
de la ceboila. 

Luego ponga encima una capa de tomate cortado en rodajas y otra 
capa de cebolla picada o laminada. 

Esparza por encima un poco de mejorana y/o tomillo y hornee 
L2 horas a temperatura baja, o hasta que los ingredientes estèn he- 
chos. 

Patatas y zanahorias al estilo de Westfalia 

6-8 zanahorias pequehas o 4-5 grandes cortadas en rodajas, 3 pa- 
tatas medianas o 2 grandes, 1 cebolla grande y 3-4 c/s de caldo de 
sopa. 

Lave las zanahorias, cortelas en rodajas y pòngalas en una cacerola. 

Pele y corte las patatas en làminas y pique la cebolla. 

Agreguelo todo a la cacerola junto con el caldo de sopa. 

Dèjelo cocer a fuego bajo hasta que estè hecho, ahadiendo un poco 
màs de caldo de sopa en caso necesario. 

Cuando este Ìisto, no deberxa quedar lxquido en la cacerola. 


Coì lombarda 

• Mezcle en una cacerola Vz col lombarda cortada en tiras, 3 c/p de 
vinagre, 3 cebollas grandes picadas, 2 hojas de laurel y un poco 
de caldo de sopa. 

Guxselo a fuego lento aproximadamente Vi hora. 

Durante la ultima media hora ahada 3 manzanas peladas y ralladas, 
màs 1 c/p de azucar moreno. 

Espinacas 

Tras desechar las raices, làvelas 3-4 veces. 

Pòngalas en una cacerola grande y bien tapada con una capa de cebo- 
llas en la base. 

No ahada agua. 

Guise a fuego lento hasta que las espinaca s queden tiernas. 

Elimine el exceso de liquido. 

Sfrvalas picadas junto con un gajo de limòn. 

Calabaza rellena festiva YN 

• 1 calabaza cabocha (de unos 2 kilos); M de taza de arroz integral 
crudo; l A de taza de arroz salvaje crudo o de centeno, trigo bul- 
gur o màs arroz integral; 2 Vi tazas de caldo de hortalizas o de 
agua purificada; 1 taza de cebolla cortada en dados; 3 dientes 
de ajo picados; 1 Vz taza de guisantes frescos extraidos de sus 
vainas o lentejas germinadas; 34 de taza de apio cortado en dados; 
% de taza de pimiento morròn rojo o amarillo cortado en dados; 
Vi taza de uvas pasas o ciruelas pasas no sulfatadas (retire el hueso 
de las ciruelas pasas y pxquelas); 1 c/p de salvia; 1 c/p de ajedrea; 
2 c/p de tomillo; Vò de taza de perejil fresco picado fino y l A de 
taza de zumo de naranja recièn exprimido. 

Yvonne Nienstadt dìce: «Me encantan la textura y el sabor de esta ca- 
labaza de origen japonès. Es muy carnosa y dulce, pero tambièn podrxa 
utilizar calabazas de otras variedades, como la anaranjada de invierno, la 
tipo turbante o la tipo bellota (esta ultima deberà cortarla por la mitad 
y reprar las semillas). Tambièn puede usar 2 o 3 calabazas de menor 
tamaho en lugar de una grande. Esto hace que la presentaciòn sea muy 
atractiva, especialmente si las calabazas son de distintos tamahos». 

Cueza el arroz integral y el salvaje juntos con caldo de hortaiizas du- 
rante 45 minutos o hasta que estè hecho. 


412 


413 




Usar caldo para cocer el arroz aporta elementos nutritivos y sabor. 

Aproveche las sobras de hortalizas, ya que las zanahorias, los nabos, 
los talios de acelga o las verduras, el apio, el bulbo de apio y la cebolla 
son buenos acompanamientos. 

Evite las hortalizas de la familia de la col, ya que transmiten un sabor 
intenso. 

Cubra con agua y cueza fuego bajo hasta que estè hecho. 

Use esta receta para preparar sopas o salsas. 

Recorte la parte superior de la calabaza, igual que harfa para vaciar 
una calabaza de Halloween. 

Retire las semillas. 

Coioque la calabaza boca abajo sobre una bandeja de horno junto con 
la tapa de la calabaza y hornèela 25-30 minutos a 175 °C. 

Cerciòrese de no hornear en exceso, ya que si la calabaza queda blan- 
da no podrà relienarla. 

Ponga la cebolla, el ajo, los guisantes y el apio en una cacerola y 
cuèzalos 20 minutos a fuego lento para que queden un poco tiernos. 

Ahada el pimiento cortado en dados, las uvas pasas, las hierbas aro- 
màticas, el zumo de naranja y el arroz cocido, mezclàndolo todo bien. 

Llene la calabaza con el relleno, comprimièndolo. 

Vuelva a introducir ia calabaza en el horno y cocinela 25-30 minutos 

0 hasta que estè tierna, aunque todavia firme. 

Si ha sobrado relleno, hornèelo en una cacerola tapada junto con 

1 c/s de caldo o jugo, o rellene 1 o 2 pimientos morrones y haga lo mis- 
mo. 

Para servir, disponga col rizada fresca u otras verduras en una ban- 
deja. 

Coloque la calabaza en el centro de la bandeja y la tapa de la calabaza 
encima para cerrarla. 

Vaya sacando cada raciòn con ayuda de una cuchara, aseguràndose 
de extraer parte de la deiiciosa pulpa de la calabaza. 

Como alternativa, si deja enfriar un poco la calabaza antes de servir, 
puede cortarla en cunas. 

Vierta salsa de yogur y perejil (vèase la receta en el apartado de salsas 
y mojos) por encima de cada raciòn si los productos làcteos le estàn per- 
mitidos. De lo contrario, puede ahadir un chorrito de zumo de naranja, 
que aportarà un sabor àcido. jBuen provecho! 


Calaìbaza re!lena YN 

• 3-4 calabazas bellota; Vz taza de cebolla cortada en dados; Vi taza 

de apio cortado en dados; Vi taza de zanahoria cortada en dados; 

1 l A taza de arroz integral cocido; % taza de lentejas germinadas; 

V4 de taza de uvas pasas o de ciruelas pasas picadas, dejadas en 
remojo y escurridas; 3 c/p de perejil fresco picado; Vz c/p salvia 
que habremos frotado entre los dedos; Vi c/p de tomillo y 1 diente 
grande de ajo majado. 

Corte la calabaza a lo largo y retire las semillas. 

Mezcle los ingredientes restantes y rellene las mitades de calabaza. 

dhpe y hornee a 150-165 °C durante 1 Vi hora o hasta qne la calabaza 
estè tierna. 

Esta receta queda deliciosa con salsa de albaricoque o jugo de asado 
dora.do (vèase el apartado de salsas y mojos). 

Pruebe a usar 6-8 dientes de ajo enteros para obtener un delicioso 
sabor suave. Majar el ajo fresco hace que se liberen sus intensos aceites 
aromàticos, mientras que usar el ajo sin cortarlo aporta un sabor suave. 

Mezcla de tirabeques y hortalizas al vapor* 

• 450 g de tirabeques, 1 col china, 1 calabacin mediano, 1 calaba- 

za de cuello torcido, 1 cebolla roja pequeha, 1 zanahoria, 1 pue- 
rro, 1 taza de zumo de naranja, 1 c/s de miel, 1 c/s de vinagre y 
1 c/p de pimienta de Jamaica. 

Limpie todas ias hortaiizas, elimine el tallo de los tirabeques, y corte 
en tiras el tallo blanco y las hojas verdes de la col china, y luego corte la 
cakbaza a lo largo y despuès en medios cfrculos. 

Puede obtener unos «tablones» de calabacin atractivos recortando los 
extiemos de los calabacines y cortàndolos a lo largo primero por la mitad 
y luego en cuartos. 

Disponga cada trozo de calabaza sobre una tabla y còrtela en fbrma 
de planchas de unos 3 mm de grosor. 

Corte la cebolla roja en dados, la zanahoria en diagonal en làminas 
ovaladas lo màs finas posibles y los puerros de forma similar. 

Vierta el zumo de naranja, la miel, la pimienta de Jamaica y el vinagre 
en un robot de cocina y rocie esta mezcla en una vaporera de tamaho 
adecuado. 

Cubra la preparaciòn con las hortalizas y cuèzalas 15-20 minutos, 
hasta que estèn tiernas y suculentas. 


414 


415 



Judias verdes 

• 450 g de judias verdes (elimine los extremos y còrtelas al tamano 
que desee). 

Anada 1 cebolla picada, algo de caldo de sopa (justo el suficiente para 
mantener las judias humedas). 

Guiselas unos 50 minutos (hasta que estèn tiernas). 

Boniatos 

Elimine las puntas y làvelos. 

Perfore el boniato con un cuchillo para permitir que el vapor salga e 
introduzcalo en una cacerola (tapada para que la piel quede blanda o sin 
tapar si quiere que quede crujiente). 

Hornee a temperatura baja durante 2-2 Vi horas. 

Tomates al griSI 

Corte los tomates por la mitad. 

Dispòngalos sobre una bandeja de horno, con el lado cortado hacia 
arriba, y recubra cada mitad con cebolla picada. 

Hornee 1 hora a temperatura baja. 

Reserve los jugos para anadirlos a la sopa. 

Picadillo de frotas y especias con tomates verdes 

• Una taza de 950 ml de tomates verdes, 60 g de uvas pasas doradas, 
V 2 taza de azùcar moreno, V 4 de taza de agua 3 60 g de uvas pasas 
sin pepitas, Va c/p de clavos de especia, Va de taza de vinagre de 
vino y una taza de 475 ml de manzanas àcidas. 

Triture los tomates en grandes trozos. 

Mezcle todos los ingredientes excepto las manzanas. 

Caliente y remueva todos los ingredientes para que se ablanden . 
Anada las manzanas picadas y cocmelas hasta obtener un picadillo 
espeso. 

Tomates rellenos de hortalizas variadas 

• 4 tomates (vaciados de su pulpa), hortalizas (una variedad tan anv 
plia como desee), 2 tomates y 6 dientes de ajo (la salsa). 

Lave bien los tomates. 

Vacfelos. 


Corte las hortalizas en trocitos y hièrvalas durante V 2 hora con un 
poco de agua. 

Introduzca las hortalizas cocidas en los tomates y dispòngalos en una 
fuente sin tapa. 

En el robot de cocina, triture los otros 2 tomates y el ajo. 

Vierta salsa encima de cada tomate. 

Precaliente el horno durante 10 minutos a 175 °C. 

Apàguelo e introduzca los tomates durante 10 minutos. 

Calabacines 

Necesitarà calabacines cortados en rodajas, cebolla cruda picada, toma- 
tes picados y un poco de caldo de sopa. 

Guise el calabacm durante 20 minutos o cortelo en trozos pequenos y 
dispongalo en una fuente refractaria. Triture, en un robot de cocina, los 
tomates, la cebolla y 4 dientes de ajo. 

Vierta la salsa por encima del calabacm y hornee 1 V 2 hora a 95- 

120 °C. 

Calabacin con arroz 

* 225 g de arroz integral de cultivo ecològico, 1 zanahoria, 1 calaba- 
cln y 2 dientes de ajo. 

Lave bien el arroz y las hortalizas. 

Disponga el arroz en una fuente refractaria y anada perejil picado, 
zanahoria, apio y calabacin. 

A1 mismo tiempo, triture tomate y ajo en un robot de cocina y vierta 
esta mezcla por encima del arroz y las hortalizas. 

Hornee 1 Vi horas a 120 °C. 

Calabacines con tomates SD 

• 6 calabacines pequenos cortados en rodajas, 1 cebolla mediana o 
grande picada, 2-3 tomates picados y ajo y hierbas aromàticas y 
especias al gusto (tomillo, macis, mejorana). 

Saltee la cebolla, los tomates y las hierbas aromàticas y las especias 
con un poco de agua. 

Anada los calabacines cuando el resto de los ingredientes estèn medio" 
hechos y cueza a fuego muy lento. 

Sirvalo como salsa para disponerla por encima de unas hortalizas o 
unas patatas. 


416 


417 



Calabaza de espagueti con albòndigas de hortaìizas YN 

Lave una calabaza de espagueti y cortela por la mitad. 

Retire las semillas y disponga la calabaza, con el lado cortado hacia 
abajo, sobre una bandeja de horno. 

Hornèela a temperatura baja durante 2 horas, o hasta que estè tierna, 
Tambièn puede introducirla en una cacerola grande, con el lado cor- 
tado hacia arriba, con 2,5 cm de agua y cocerla al vapor durante 1 hora 
o hasta que estè hecha. 

Nota: la calabaza de espagueti es una calabaza invernal amarilla y 
dura desarrollada por un agricultor japonès hace unos 30 ahos. A.l coci- 
narla, su pulpa se separa en forma de hebras parecidas a los espaguetis 
(similar a lo que sucede con la calabaza confitera o de cabello de àngel). 
Hoy en dia se puede encontrar fàcilmente, especialmente en aquellos 
circulos cercanos a los agricultores ecològicos. 

Salsa para albòndigas de hortalizas para la calabaza de espagueti 

• 900 g de tomates maduros (6-8 tomates grandes); 3-5 dientes de 

ajo picados; 1 cebolla mediana cortada en daditos; 1 pimiento ver- 
de cortado en dados; 2 ramitas o 1 bulbo pequeho de apio corta- 
dos en dados; 2 calabacines pequenos cortados en rodajas o 1 taza 
de berenjena cortada en dados; 4 c/p de perejil fresco picado; una 
pizca de romero, tomillo, salvia y mejorana 197 y Vi c/p de semillas 
de hinojo. 

Cocine los tomates enteros a fuego lento durante 30-35 minutos o 
hasta que estèn tiernos. Para obtener una salsa espesa y sabrosa, dese- 
che el jugo sobrante procedente de los tomates durante su cocciòn. 198 

Pase los tomates escurridos por un pasapurès o un tamiz para elimi- 
nar la piei y las semillas. 

Vuelva a verter la salsa en una cacerola y anada el resto de las hortali- 
zas y los condimentos. 


197. La albahaca y el orègano, que son condimentos muy apreciados en la 
cocina italiana, no estàn permitidosjen la terapia Gerson debido a los aceites 
aromàticos que contienen. 

198. Asegurese de conservar el liquido desprendido por los tomates para prepa- 
rar sopa o unos jugos de asado, o mejor todavfa, tòmelo de inmediato como si 
fuera un consomè caiiente. Es delicioso. 


418 


liape y guise a fuego lento durante 1 hora o hasta que las hortalizas 
estèn a su gusto. 

Para aportar algo màs de sabor, ahada un chorrito de vinagre de vino 
junto con 1 c/p de miel. 

Albòndsgas de hortalizas 

• 2 c/p de perejil picado, 1 cebolla pequeha picada, 1 remolacha 

mediana rallada y 3-4 zanahorias medianas ralladas. Otra opciòn 
es: 1 taza de berenjena triturada; Vi taza de pan esenio de centeno 
o de pan de centeno sin sal ni grasa; 1 Vz taza de ientejas a las que 
se ha dejado germinar durante 2 dfas; 199 1 manojo pequeho de 
endivias, espinacas o acelgas jòvenes picadas finas y 2-3 dientes 
de ajo picados. 

Triture las lentejas y la berenjena (si la usa) con una picadora de carne 
o una màquina Norwalk® para zumos usando la rejilla numero 2. 

Mezcle el producto con el pan rallado y las hortalizas restantes. 
Incorpòrelo bien. 

jbrme unas albòndigas de unos 5 cm y colòquelas sobre una bandeja 
de horno bien espolvoreada con harina de avena o de centeno para evitar 
que se peguen. 

Tape y hornee 1 hora a temperatura baja. 

IRetire la tapa y hornee 1 hora màs. 

Disponga la calabaza de espagueti cocinada sobre un plato con una o 
dos albòndigas de hortalizas, vierta salsa por encima y jbuen apetito! 

Variantes de esta receta: use 3 patatas grandes o 3 boniatos medianos 
en lugar de las lentejas trituradas. 

Cueza los boniatos hasta que estèn tiernos y, sin pelarlos, pàselos por 
un pasapurès o un robot de cocina. Siga las instrucciones anteriores. 

Reemplace el pan rallado por Vi taza de arroz integral cocido o Vi taza 
de copos de avena molidos con la màquina para zumos Norwalk. 

Pastel de hortaiizas YN 

Triture en la màquina para zumos Norwalk® o en un pasapurès: 2 tazas 
de lentejas germinadas, l A de taza de perejil fresco, 1 Vi taza de berenjena, 
chirivia o name cortado en dados. 

199. Cubra las lentejas con agua destilada para permitir que se empapen (ger- 
minen) por la noche y luego escùrralas. 


419 



® Anada: 1 taza de cebolla cortada en dados ? 44 de taza de remola- 
cha rallada ? 44 de taza de zanahoria rallada, 1 taza de apio corta- 
do en dados, 3 dientes de ajo picados, 1 Vi taza de arroz integral 
cocido, una pizca de tomillo, una pizca de salvia frotada entre los 
dedos, una pizca de estragòn y 1 c/p de zumo de limòn. 

Hornee unas 2 horas a temperatura baja en una cazuela. 

Destape y rocfe con salsa dorada o con salsa de tomate. 

Hornee entre 30 minutos y 1 hora màs. 

Sirva con màs salsa. 

Stroganoff vegeta ria no YN 

# I taza de cebolla cortada en dados, 1 taza de berenjena cortada 
en dados, 1 Vi taza de ramitos de coliflor o de cof 1 Vz taza de 
zanahorias o tomates cortados en rodajas, 1 taza de brècol o de pi- 
miento verde y 1 taza de apio o de calabacin cortado en rodajas. 
Guise las hortalizas durante 1 % hora hasta que estèn tiernas (puede 
que quiera ahadir las hortalizas tiernas, como los tomates y los calabaci- 
nes, al final). 

Retirelas del fuego y dèjelas enfriar hasta que alcancen los 60 °C ? 
mientras prepara esta salsa: mezcle 3 c/s de vino o de vinagre de sidra, 
1 c/p de eneldo, 2 tazas de yogur, 1 taza de requesòn (desnatado y sin sal) 
y cebolletas o perejil para adornar. 

Mezcle los ingredientes de la salsa hasta que èsta quede homogè- 
nea. 

Incorpore la salsa con las hortalizas calientes. 

Sirva sobre un lecho de calabaza de espagueti o de arroz intcìgral co- 
cido. Adorne con cebolletas picadas o perejil. 

Sopas 

Sopa de patata 

® 1 cebolla grande, Vi bulbo de apio pequeno, perejil, 2 patatas gran- 

des, 1 puerro, 2 ramitas de apio y 1,9 litros de agua. 

Limpie y corte las hortalizas en dados. 

Pòngalas en una cazuela y cubralas con agua. 

Lleve a ebullicion. 

Baje el fuego. 


Tape y cueza 2-3 horas muy lentamente. 

Triture con un pasapurès. 

Sopa especiaì 

(tambièn llamada «sopa Hipòcrates»: vèase receta en el inicio de este ca- 
pitulo o en el Gerson Therapy Handbook , p. 80) 

Sopa de tomate con iimòn y ajo 

• 2-3 tomates grandes, 1 diente de ajo, 1 hoja de laurel, el zumo de 
Vi limòn, 2 cebollas, 1 c/p de copos de avena, 1 c/p de azucar mo- 
reno, Vi taza de caldo de sopa ( vèase la receta de la sopa especial). 

Corte todas las hortalizas en dados. 

Ponga las hortalizas, el caldo de sopa, el azùcar y el limòn en una 
cacerola tapada y cocmelos 1 hora. 

Tritùrelo con un pasapurès. 

Vuelva a ponerlo en la cacerola. 

Anada copos de avena y cocine 5 minutos màs. 

Sopa de tomate y menta GSG 

• 900 g de tomates (tipo pera, preferiblemente), 5 escalonias, 2 man- 
zanas pequenas, 5 c/s de vinagre de sidra, 1 c/p de azùcar moreno, 
2 limones grandes, 6-8 ramitas de menta fresca y 200 g de yogur 
desnatado (opcional). 

Pique los tomates, corte las escalonias en làminas, y retire el corazòn 
a las manzanas y còrtelas en làminas. 

Ponga todos estos ingredientes en una cacerola junto con el vinagre 
de sidra y el azùcar. 

Lleve a ebulliciòn y cueza unos 30 minutos a fuego muy lento. 

Pàselo por el pasapurès. 

Dèjelo enfriar y ahada los ùltimos ingredientes màs adelante o 
agregue el zumo de limòn e incorpore el yogur (si lo usa) de inme- 
diato. 

Justo antes de servir, ahada la menta picada, dejando parte de ella por 
encima de la sopa a modo de decoraciòn. 

Para preparar 4 raciones generosas o 6 pequenas. 


420 


421 


Sopa de tomate con patata y cebolla 

• 2 tomates grandes, 1 cebolla mediana, 1 c/p de azucar moreno, 
2 patatas medianas, 1 c/p de vinagre de vino y 1 trocito de una 
hoja de laurel. 

Lave y corte todas las hortalizas en dados. 

Ponga todos los ingredientes, excepto el azucar, en una cacerola tapa- 
da con agua para cubrirlos. 

Cueza 1 hora a fuego lento. 

Pàselo por un pasapurès y anada azùcar al gusto. 

Salsas y mojos 

Salsa de albancoque 

• l A de taza de orejones de albaricoque no sulfatados, 1 taza de agua 
pura calentada y Vi taza de zumo de manzana o de naranja recièn 
obtenido. 

Lave y escurra los albaricoques. 

Introdùzcalos en agua y dèjelos en remojo varias horas. 

Anada el zumo y guise alrededor de 1 Vi hora a fuego lento, hasta que 
los albaricoques estèn muy tiernos. 

Triture en un robot de cocina o pàselo por un pasapurès o por la mà- 
quina Norwalk® para preparar zumos. 

Baba Ganoush 

• 1 berenjena grande, 2 dientes de ajo, 1 c/p de zumo de limòn, 
1 c/s de perejil picado y gajos de limòn. 

Hornee la berenjena 1 hora y, cuando estè lo suficientemente fria, 
pèlela y escurra el exceso de Ifquido, presionando ligeramente. 

Mezcle la berenjena con el ajo hasta que la preparaciòn quede bastan- 
te homogènea y anada el zumo de limòn y el perejil. 

Incorpore bien. 

Sirva con hortalizas crudas para mojar en la salsa, como apio, zana- 
horia, coliflor y pimientos. 

jugo de asado dorado 

• 1 patata pequena cortada en cuartos, 4 zanahorias cortadas en 
rodajas, 2 c/p de vinagre de sidra o de zumo de limòn, 1 taza de 


422 


caldo de sopa o de agua, 1 cebolla pequena cortada en dados, 
l A de c/p de eneldo, mejorana o tomillo y 1 c/p de perejil picado. 

Mezcle los ingredientes y guise 1 Vi-2 horas, o hasta que estèn tiernos, 
a fuego lento. 

Retire la piel de las patatas y triture. 

Salsa dorada 

• Mezcle, en una cazuela tapada, 1 boniato pequeno o 1 name 
cortado en cuartos, 2-3 zanahorias picadas gruesas, 1 cebolla 
pequena cortada en dados, Vz taza de caldo de sopa, Vz taza de 
zumo de mandarina o naranja y una pizca de tomillo y de ro~ 
mero. 

Hornee a temperatura baja hasta que todo estè tierno (unas 2 ho- 
ras). 

Pàselo por un pasapurès o tritùrelo en un robot de cocina y anada 
màs zumo para conseguir la consistencia deseada. 

Agregue 2 c/p de perejiì y sirva. 

Ketchup 

• 3 tomates, Vi cabeza de ajo, Vz cebolla, 15 ml de vinagre, l A c/p de 
eneldo y Vi taza de azùcar moreno de cultivo ecològico (Suca- 
nat). 

Ponga todos los Ìngredientes en una cacerola y lleve a ebulliciòn. 

Cocine hasta que todo estè tier.no y pàselo por un pasapurès o una 
iicuadora hasta que quede homogèneo. 

Salsa de yogur con perejiI LACTE0S 

• Yz taza de cebolla picada, 1 c/p de ràbano picante fresco rallado o 
Vi c/p de ràbano picante seco (opcional), 1 taza de yogur desnata- 
do, 1 c/s de zumo de limòn o de lima, 1 c/p de jarabe de arce o de 
miel y l A de taza de perejil picado. 

Cueza la cebolla a fuego lento hasta que quede tierna y traslùcida. 

Retirela del fuego y deje que se enfrie ligeramente. 

Mezcle la cebolla con el ràbano picante, el yogur, el zumo de lima o 
limòn y el edulcorante en un robot de cocina y procèselos hasta que la 
preparaciòn quede homogènea. 

Incorpore el perejil. 


423 





Salsa de ciruela 

• 225 g de ciruelas, Vz c/p de zumo de limon, 1 rebanada de pan tos- 
tado cortada en dados, 1 c/p de azucar moreno y 2 c/p de pan ra~ 
llado. 

Lave las ciruelas. 

Retire los huesos y dispongalas en una cacerola con agua para cubrir- 
las a medias. 

Cuèzalas 15 minutos y pàselas por el pasapurès. 

Ahada azùcar, pan rallado y zumo de limon. 

Vuelva a poner la preparaciòn en la cacerola. 

Cueza 3 minutos màs. 

Sirva sobre una tostada, si lo desea. 

Mojo de tomate 

• 1 tomate mediano picado fino, cebolletas o 1 cebolla roja mediana, 

2 c/s de hojas de cilantro frescas y 3 c/s de zumo de limon. 

Mezcle los ingredientes (tenga cuidado con el zumo de limòn) en un 

recipiente, tàpelo y refrigere. 

Lo mejor es consumir este mojo fresco, pero puede conserva.rse du- 
rante 2 dfas en la nevera. 

Salsa de tomate ràpida (esta salsa se consume cruda) 

• 450 g de tomates tipo pera cortados en trozos, 3-4 dientes de ajo, 

3 ramitas de perejil y 1 c/p de aceite de linaza. 

Vierta el aceite de linaza en un robot de cocina y encièndalo. 

Empiece ahadiendo los trozos de tomate y poco a poco el resto de 
los ingredientes. 

Procèselos durante aproximadamente 1 minuto, o hasta que todos los 
ingredientes estèn bien mezclados. 

Para obtener unas 2-3 tazas de salsa. 

Salsa de tomate 

• Mezcle, en una cacerola grande: 4-6 tomates grandes, 4-5 cebollas 
grandes peladas y en rodajas, 1 patata grande o 2 medianas con la. 
piei y cortadas en dados, 2-3 dientes de ajo, una pizca de mejorana 
y otra de tomillo. 

Guise y deje 1 hora a fuego lento. Triture con un pasapurès. 


Tambièn se puede ahadir un poco de apio o de pimiento verde para 
conseguir un mejor sabor. 

Salsa de tomate francesa 

• 1 cebolla, Vi ramita de perejil, Vi zanahoria pequena, 680 g de toma- 

tes, algunas ramitas de perejil de hoja plana, 1 diente de ajo y 1 hoja 
de laurel. 

Cueza la cebolla, la zanahoria, el apio, los tomates, el perejii y el ajo 
picados junto con la hoja de laurei. 

Triture y sirva caliente o fria. 

Para preparar 590 ml. 

Fruta y postres 

Fruta 

La mayorfa de las frutas frescas pueden consumirse sin pelarlas cuando 
estàn maduras. 

Por supuesto, las frutas como las naranjas y los plàtanos deben pe- 
Ìarse. 

Lave siempre la fruta fresca. 

Las frutas secas o pasas deberxan lavarse con agua destilada limpia y 
tibia y dejarse en remojo durante la noche (con algo màs del agua nece- 
saria para cubrirlas). 

Use la misma agua y cocine la fruta en una cacerola tapada hasta que 
estè tierna. 

Las frutas secas o pasas no deben haberse sulfatado. 

Las siguientes recetas proceden de los archivos personales del doctor 
Max Gerson. 

Postres 

Los postres nunca deberian reemplazar a las comidas o ios zumos de la 
terapia. 

Aun a riesgo de parecer su madre, le aconsejamos que se acabe toda 
la comida antes de tomar ei postre. 

No consuma ni utilice como ingredientes para los postres: helado, 
grasa, harina refinada, bicarbonato de soda, caramelo, chocolate, nata o 
sal. jDisfrute! 


\ 


424 


425 


Azùcar 

Use sòlo azucar moreno (Sucanat) o azucar no refinado, miel clara, jara- 
be de arce o melazas no azufradas. 

Jarabe 

® Lleve a ebullicion 450 g de azucar moreno junto con 950 ml de 
agua y 1 taza de zumo de manzana hasta que el azùcar se haya 
disuelto. 

Consèrvelo en un tarro hermètico. 

Manzarsas al horno 

• 2 manzanas medianas, 1 c/p de uvas pasas y 2 c/s de agua. 

Lave las manzanas, retireles el corazòn y còrtelas por la mitad. 
Dispòngalas, junto con las pasas, en una bandeja de horno o una 

fuente refractaria y hornèelas unos 15 minutos, hasta que estèn hechas, y 
luego aselas al grill unos 5 minutos mas, hasta que estèn doradas. 

Las mitades de manzana deberian mantenerse intactas. 

Puede anadir miel al gusto a las uvas pasas. 

Manzana tort plàtano 

• Vt taza de salsa de manzana, V 2 plàtano cortado en rodajas y el 
zumo de Vi limòn. 

Sirvalo crudo o ponga la salsa de manzana y el plàtano en una cace- 
rola tapada y caliente a fuego lento. 

Sirva con zumo de limòn. 

Pastel de manzana con yogur con jarabe de arce^ 01051 

• 680 g de manzanas, 1 limòn, 30 g de copos de avena, 30 g de 
harina de avena, 55 g de uvas pasas o de sultanas, 115 g de azùcar 
moreno, 115 g de harina de trigo integral, 1 c/p de levadura en 
polvo con potasio, V 2 taza de zumo de manzana recièn preparado, 
yogur y jarabe de arce. 

Mezcle los copos de avena, la harina de avena, las uvas pasas, el azù- 
car, la harina y la levadura quimica e incorpore bien, 

Anada esta preparaciòn a las manzanas. 

Vierta la mezcla en un molde y hornee 20-35 minutos a 175 °C, o 
hasta que la parte superior estè ligeramente dorada. 

Sirva con yogur mezclado con 1-2 c/s de jarabe de arce. 


Salsa de manzana cocida 

® 3 manzanas medianas peladas, sin el corazòn y cortadas en làmi- 

nas. 

Anada miel o azùcar moreno al gusto. 

Ponga las làminas de manzana en una cacerola y cùbralas a medias 
con agua fria. 

Cuèzalas unos 15 minutos, hasta que estèn tiernas. 

Triture con un pasapurès y mezcle con miel. 

Salsa de manzana fresca 

® 3 manzanas medianas peladas, sin el corazòn y cortadas en làmi- 

nas. 

Anada miel o azùcar moreno al gusto. 

Pase las manzanas por la trituradora de la màquina para preparar 
zumos. 

Sazone al gusto y jbuen apetito! 

Pastel de manzana y especias YN 

® Mezcle: l A de taza de miel o de jarabe de arce, 1 taza de salsa de 
manzana fresca, 1 Vi taza de harina de avena yH de taza de harina 
de trigo integral o de triticale. 

Tamice juntos 5 A de taza de azùcar moreno, una pizca de pimienta 
de Jamaica, una pizca de macis, l A c/p de semillas de cilantro y 1 c/p de 
levadura en polvo sin, sodio 200 (opcional). 

Anada 2 tazas de uvas pasas o de dàtiles picados. 

Mezcle los ingredientes secos y los hùmedos. 

Vierta la preparaciòn en un molde antiadherente oblongo. 

Remueva la cobertura crocante y espàrzala por encima. 

Hornee 40 minutos a 165 °C, o hasta que el pastel estè hecho. 

Sirva con una cucharada de salsa de manzana fresca o con yogur des- 
natado. jBuen provecho! 

Cohertura crocante para el pasfel de manzana y especias 

® Vò de taza de copos de avena, V$ de taza de jarabe de arce o de miel, 
una pizca de pinjienta de Jamaica y otra de macis. 


200. Se trata de una levadura en polvo a base de potasio. Si està afectado por el 
càncer, pregunte a su mèdico antes de usarla. 




426 


427 




Procese los copos de avena brevemente en un robot de cocina para 
obtener una textura màs fina. 

Mezcle ias especias con los copos de avena. 

Incorpore suficiente edulcorante para obtener una preparaciòn gruesa. 

Tarta Streusel de manzana 

* Una base de masa de 20-23 cm de diàmetro (vease màs adelante), 
12 manzanas verdes medianas cortadas en làminas finas, Và de taza 
de azucar moreno o 14 de taza de miel, 2 c/p de almidòn de mafz 
o de harina de avena, 2-3 c/p de zumo de limòn o de naranja, 
Vi taza de grosellas secas o de dàtiles picados y una pizca d.e semi- 
llas de cilantro, macis y pimienta de Jamaica. 

Mezcle los ingredientes secos. 

Recubra las làminas de manzana con ellos. 

Vìerta la miel (si la usa) y el zumo por encima. 

Disponga el relleno sobre la base de masa. 

Esparza la cobertura crocante por encima. 

Hornee a 150-165 °C durante 1 14 hora o hasta que las manzanas 
estèn tiernas. 

Cobertura crocante para la tarta Streusel de manzana 

* % de taza de harina de avena, 3 c/p de azùcar moreno, una pizca 
de pimienta de Jamaica y Và de taza de miel o de jarabe de arce. 

Budfn de manzana y boniato 

* 1 c/p de uvas pasas, Vi taza de pan rallado,* Vi taza de zumo de 
manzana, 1 boniato (cocido, pelado y cortado en rodajas), 1 manza- 
na (cocida, pelada y cortada en làminas) y 1 c/p de azùcar moreno. 

* Nunca use pan railado comercia 1 (vease la receta del pan rallado en ia sec- 

ciòn de Pan, que viene a continuaciòn, en este capitulo, o en la p. iQQ del 

Gerson therapy handbook). 

Disponga las rodajas de boniato en una bandeja de horno junto con 
las làminas de manzana y las uvas pasas, esparza por encima el pan ra- 
llado y el azùcar y vierta ei zumo de naranja por encima y hornee 30 mi- 
nutos a 175 °C. 

Sfrvalo caliente acompanado de 3 c/p de suero de leche o de yogur si 
puede consumirlos. 


Tarta de manzana UcrEOS 

• Vi taza de agua templada (41-43 °C), 1 c/s de azùcar moreno (Su- 
canat), 1 paquete de levadura seca, % de suero de leche batido, 
yogur desnatado o zumo de manzana*, Vi taza de azùcar moreno 
(Sucanat), 2 Vi tazas de harina de avena, 1 taza de harìna de trigo 
o de triticale integral, 9-10 manzanas medianas (Gala, Pippin o 
Golden), 4 c/s de jarabe de arce o Fruit Source** liquido, 4 c/s de 
jarabe de arroz integral***, Vi taza de azùcar de dàtiles (dàtiles 
moiidos y secos), 1 Vi c/p de pimienta de Jamaica y 14 c/p de macis 
o de semillas de cilantro. 

* Use zumo de manzana sòio si al paciente todavia no se ie permite con- 
sumir productos làcteos. 

** Ei Fruit Source es un eduicorante obtenido de azucares naturaies de 
frutas. 

*** Ei jarabe de arroz, que procede del arroz malteado, es un jarabe espeso y 
cremoso que tenemos que diluìr con jarabe de arce o con Fruit Source. 

Espolvoree la levadura sobre agua tempiada en la que habrà disuelto 
1 c/s de azùcar moreno. 

Deje reposar 5-10 minutos, hasta que estè espumoso. 

Caliente el suero de leche, el yogur o el zumo a 38 °C. 

Anada azùcar moreno y remueva hasta que se haya disuelto. 

Incorpore el suero de leche a la mezcla de la levadura y luego anada la 
harina de avena y bata vigorosamente . 

Anada una cantidad suficiente de la harina restante para obtener una 
masa firme. 

Amase sobre una tabla espolvoreada con harina, agregando sòlo la can- 
tidad de harina necesaria para evitar que la masa se pegue. 

Trabaje hasta que la masa quede homogènea y elàstica (aproximada- 
mente 5-10 minutos). 

Ponga la masa en un cuenco, cùbralo con un pano de cocina y deje 
que suba en un lugar templado hasta que doble su volumen (alrededor 
de 1 Vi hora). 

Haga que la masa baje con ayuda de su puno y deje que vuelva a 
crecer. ij 

Divida la masa en dos mitades. 

Presione y aplane cada mitad sobre una tabla enharinada hasta obte- 
ner un rectàngulo de 38 x 23 cm. 


428 


429 


Coloque estos rectangulos sobre dos placas o làminas para horno an~ 
tiadherentes sobre las que esparcirà una cantidad abundante de copos de 
avena para evitar que se peguen. 

Pinche la superfìcie con un tenedor, dejando un borde de 0,5 cm al~ 
rededor de los extremos. 

Cubra la masa y dèjela subir hasta que haya doblado su volumen (unos 
40 minutos). 

Corte las manzanas en cuartos, retfreles el corazòn, còrtelas en làmi- 
nas y colòquelas sobre la masa. 

Ponga el lado plano hacia abajo y el de la piel hacia arriba, desplegan- 
do ligeramente las làminas de manzana como si fueran un abanico. 

Mezcle el jarabe de arce y el de arroz integral. 

Con un pincel de cocina, recubra las manzanas con el jarabe. 

Mezcle el azucar de dàtiles y las especias y espolvoree esta mezcla por 
encima de las manzanas. 

Hornee 30 minutos a 165 °C o hasta que la tarta quede ligeramente 
dorada. 

Sirva la tarta tal cual o con una cucharada de yogur desnatado {vèase 
a continuaciòn) ligeramente edulcorado con miel o con jarabe de arce. 

Nota: los miembros de la familia que no tengan que seguir la terapia 
Gerson pueden disfrutar de este postre con una bola de yogur de fruta 
desnatado helado y edulcorado (hay algunas marcas que preparan sus 
yogures con leche ecològica), que es un alimento que deberàn consumir 
con moderaciòn. 

E1 queso de yogur se elabora escurriendo el yogur desnatado con un 
tamiz de acero o de nailon recubierto con un pano de cocina de algodòn 
o una estopilla con un cuenco debajo para recoger el suero. 

Refrigèrelo y escùrralo hasta obtener la consistencia adecuada (entre 
2 y 8 horas). Un perfodo de escurrido breve darà lugar a un yogur espeso, 
y un periodo màs largo nos permitirà obtener una textura parecida a la 
del queso cremoso. En nuestro caso, lo que deseamos es una textura de 
yogur densa. 

Aibancoques 

• 225 g de albaricoques frescos, 1 c/p de almidòn de maiz, disuelto 

en 2 c/p de agua frfa y 2 c/p de azùcar moreno. 

Corte los albaricoques por la mitad y retire los huesos. 

Pòngalos en un cazo con agua hirviendo y cocinelos 10 minutos. 


430 


Ahada el almidòn de maiz durante los 2 ùltimos minutos. 

Agregue el azùcar cuando los albaricoques estèn frios. 

Plàtano (al grill) 

• 1 plàtano y 1 c/p de azùcar moreno, 

Corte el plàtano por la mitad a lo largo y ahada 1 c/p de azùcar mo- 
reno y unas gotas de limòn. 

C olòquelo en una bandeja de horno y cocinelo al grill 10 minutos a 
temperatura baja. 

Sirvalo caliente. 

Plàtano con manzana 

® 1 plàtano (pelado y triturado fino), 1 manzana (pelada, sin el co- 

razòn y rallada) y 10 c/p de uvas pasas. 

M.ezcle el plàtano y la manzana batiendo vigorosamente con un tene- 
dor o unas varillas. 

Ahada las uvas pasas y sirva. 

Plàtano e higos 

• 1 plàtano, 3 higos (frescos) y el zumo de 1 naranja. 

Pique finos el plàtano y los higos y mèzclelos bien con el zumo de 
naranja. 

Rellene las cortezas de naranja con esta mezcla y sirva. 

Cerezas (gussadas) 

• 225 g de cerezas (lavadas y sin los pedùnculos), 1 c/p de almidòn 
de patata y 2 c/p de azùcar moreno. 

Ponga las cerezas en una cacerola con agua para cubrirlas. 

Cuèzalas 10 minutos a fuego lento. 

Ahada el almidòn de patata disuelto en 2 c/p de agua fria. 

Cueza 2 minutos màs. 

Refrigere y sirva. 

Grosellas 

• 110 g de grosellas rojas y 3 c/p de azùcar moreno. 

Limpie y lave las grosellas concienzudamente antes de retirar los 
pedùnculos. 

Dispòngalas en un plato, ahada azùcar y sirva. 


431 



Puede usar suero de leche o yogur (si le esta permitido) edulcorado 
con azucar moreno a modo de salsa. 

Combinaciòn de frutas 

3 tazas de cerezas 7 albarlcoques frescos (por la mitad 7 luego en 
làminas 7 sin el hueso), 2 tazas de agua, ¥2 taza de azùcar moreno 
7 2 c/p de almidòn de mafz disuelto en V3 de taza de agua frfa. 
Ponga la fruta* junto con el agua 7 el azùcar, en una cacerola. 
Cuèzala lentamente durante 10 minutos. 

Anada el almidòn de mafz. 

Cueza 3 minutos màs. 

Deje enfriar 7 sirva. 

Mitades de pera giaseadas 

4-3 manzanas maduras 7 4 c/s de miel o de azucar de cana de 
cultivo ecològico (Sucanat). 

Corte las peras maduras por la mitad 7 retire el corazòn. 

Anada unos 120 ml de agua a la miel o al azùcar moreno 7 mezcle 
bien. 

Disponga las mitades de pera en una fuente refractaria 7 vierta la 
mezcla de azùcar por encima de la fruta. 

Hornee a temperatura baja (135 °C) hasta que las peras estèn hechas. 
Unte las peras con los jugos en caso necesario. 

Yogur congeiado SDLAcrEOS 

l A de taza de fruta guisada (cerezas, albaricoques) 7 450 g de ^ogur 
desnatado. 

Ponga el yogur, con ayuda de una cuchara, en un tamiz de malla fina 
recubierto con dos capas de estopilla y colòquelo encima de un cuenco 
profundo. 

Deje que vaya escurriendose en el cuenco, que habrà dejado en la neve- 
ra, durante unos 30 minutos. 

Disponga el yogur escurrido en bandejas para preparar cubitos de 
hielo e introduzcalas en el congelador. 

Mezcle la fruta y los cubitos de yogur en un robot de cocina o en la 
trituradora de su màquina para preparar zumos K&Ko Norwalk® bas- 
ta que la textura sea espesa y homogènea. 

Sirva de inmediato. 


Pastel de harina de avena 

4 tazas de harina de avena (avena seca), 2 zanahorias ralladas o trituradas, 
7 miel 7 uvas pasas al gusto. 

Mezcle todos los ingredientes anteriores en una fuente refractaria. 
Introduzca en el horno sin tapar j cocine 45 minutos a 120 °C. 

Galletas de harina de avena LÀCTE0S 

• 1 taza de salsa de manzana, 1 taza de harina de centeno, 1 taza de 
uvas pasas, ¥2 taza de suero de leche batida, ¥2 taza de azùcar mo- 
reno, ¥2 taza de melaza, 2 tazas de harina de avena 7 1 paquete de 
levadura. 

Mezcle todo 7 deje reposar 10 minutos. 

Vierta la masa sobre una bandeja de horno con a^uda de una cucha- 
radita 7 hornee unos 20 minutos a temperatura moderada. 

Pachà YN (tarta de queso no horneada) LAcrEOS 

• ¥4 de taza de zumo de naranja recièn exprimido 7 colado, Vi taza 
de frutas secas 7 pasas picadas, 4 tazas de requesòn de consistencla 
blanda o media, ¥2 taza de miel o 54 de taza de azùcar moreno, 
ademàs de uvas pasas, dàtiles, papa^a, melocotòn, ciruela, etcètera. 

Mezcle todos los ingredientes. 

Vierta esta masa en un colador o un tamiz recubierto con un pano de 
cocina limpio (muselina). 

Tàpela con un plato para que con su peso presione la masa 7 èsta se 
aplane 7 no suba. 

Coloque la masa en un cuenco o una cacerola 7 refrigèrela 5-10 horas, 
o hasta que estè seca 7 firme. 

Vuèlquela sobre una bandeja 7 còrtela en rebanadas. 

Està deliciosa tal cual o sobre una rebanada de pan esenio. 

Melocotones 

• 225 g de melocotones (sin la piel) 7 2 c/p de azùcar moreno. 

Lave los melocotones. 

Introdùzcalos en agua hirviendo durante ¥2 minuto, escùrralos 7 pè- 
lelos. 

Còrtelos por la mitad. 

Retire los huesos 7 disponga los melocotones en una cacerola con 
agua hirviendo. 



Tape. Cueza 10 minutos a fuego muy lento. 

Deje enfriar. 

Anadales azucar y sirvalos refrigerados. 

Peras 

1 pera grande (pelada, sin el corazòn y cortada por la mitad) y 
1 c/p de azucar moreno. 

Ponga las peras en una cacerola con agua para cubrirlas a medias. 
Anada azucar y cocmelas 30 minutos. 

Ciruelas 

® 225 g de ciruelas. 

Lave las ciruelas, còrtelas por la mitad y retire los huesos. (Tambièn 
puede cocinar las ciruelas enteras.) 

Pòngalas en una cacerola con agua suficiente para cubrirlas. 
Cocmelas 15 minutos. 

Retirelas del fuego, dèjelas enfriar y anada azùcar. 

Sfrvalas frias. 

Ciruelas pasas y orejones de albaricoque 

225 g de ciruelas pasas y otros tantos de orejones de albaricoque, 
màs Vs de taza de cebada. 

Deje las ciruelas pasas y los orejones de albaricoque en remojo, con 
agua suficiente para cubrirlos, durante la noche. 

Use la misma agua y llèvelos a ebulliciòn junto con la cebada. 

Deje enfriar y sirva. 

Ciruelas pasas y plàtano batidos 

• 1 taza de ciruelas pasas (en remojo y cocidas), 2 plàtanos pequenos, 
l A de c/s de zumo de limòn y 1 c/p de azùcar moreno. 

Bàtalo todo concienzudamente e introdùzcalo 1 hora en la nevera. 
Puede servirlo en forma de rodajas decoradas con yogur edulcorado 
(si le està permitido consumirlo). 

Pastel de budfn de caIabaza YN (no horneado) j 

# Una pizca de pimienta de Jamaica, otra de semillas de cilan- 
tro, otra de macis, 2 c/p de melaza no azufrada (opcional), una 
masa de hojaldre de 20 o 23 cm de diàmetro, Vi taza de tapioca. 


1 V 2 tazas de dàtiles sin el hueso y picados, 1 Vò tazas de zumo 
de manzana o de agua, y 1 Vz~2 tazas de purè de calabaza de in~ 
vierno. 

Dt:je la tapioca y los dàtiles en remojo en el zumo de manzana duran- 
te la noche. 

Por la manana, guise la tapioca, los dàtiles y la calabaza a fuego lento 
usando un difusor de calor para repartir la temperatura. Cocine 30 mi- 
nutos, hasta que la mezcla quede espesa, removiendo con frecuencia para 
evitar que se pegue. Triture la tapioca y la calabaza con un pasapurès o 
un robot de cocina. 

Ariada las especias y la melaza. 

Vierta la mezcla en la masa de hojaldre ya preparada y refrigere bien 
(puede introducir el pastel en el congelador durante varias horas hasta 
que quede muv firme), ya que de lo contrario tendrà dificultades a la 
hora de cortar el pastel. 

Sirvalo con una cucharada de queso de yogur edulcorado con miel 
(vease la receta de la tarta de manzana) si lo desea (y si su mèdico se lo 
permtte). 

Vsxfante: use calabaza de verano, name o boniatos cocidos en lugar 
de la calabaza. 

Pastel de suero de leche LAcTEOS 

* 1 X A taza de harina de avena, V 3 de taza de suero de leche bati- 

do, zumo de manzana o agua (frios), 2 c/p de miel, una pizca de 
pimienta de Jamaica o de macis y 1 c/p de levadura en polvo sin 
sodio (opcional). 

Mezcle los ingredientes secos. 

Anada miel y justo la cantidad suficiente de liquido para preparar una 
masa firme. 

Amàsela un poco para que se ligue bien. 

Extièndala sobre una tabla enharinada o entre dos capas de papel 
encerado. 

Dispòngala cuidadosamente sobre un molde para pasteles de 20-23 cm. 
de diàmetro bien recubierto de copos de avena para evitar que se pegue. 

Recorte la masa sobrante y rice ios bordes o cree hendiduras con un 
tenedor. 

Refrigere la masa y luego hornèela 10-15 minutos a 165 °C o hasta 
que estè ligeramente dorada. 


434 


435 



Nota: esta masa no serà el tfplco hojaldre, asf que extièndala de modo 
que quede bien plana 7 fina. 

Masa crujiente para pasteI YN 

* 1 taza de harina de avena, V2 taza de harina de patata (o use màs 
harina de avena), 1 taza de harina integral de trigo o de triticale, 
1 c/p de miel o de azucar moreno, Vi taza de agua tibia 7 1 c/p de 
levadura de panadero. 

Esparza la levadura en el agua tibia mezclada con la mieh 
Cuando estè espumosa, anada la harina e incorpore bien. 

Deje que la masa suba durante 1 hora en un lugar càlido. 

Amase unos 5 minutos sobre una tabla enharinada. 

Dèjela reposar 10 minutos 7 extièndala sobre una tabla enhari- 
nada. 

Dispongala sobre un molde para pasteles de 20-23 cm de diàmetro 
con la base bien espolvoreada con copos de avena. 

Rice los bordes de la masa. 

Dèjela subir 15 minutos. 

Hornèela 20-25 minutos a 190 °C. 

Variante: omita la levadura 7 use justo la cantidad suficiente de agua 
frfa para obtener una masa firme. 

Extienda la masa entre dos capas de papel encerado enharinado. 
Extienda la masa cuidadosamente en un molde para pasteles. 
Refrigere la masa. 

Luego hornèela 10-12 minutos a 175 °C. 

Masa de pan esenio YN 

* 2 tazas de pan esenio rallado, l A de taza de miel 7 3 c/p de harina 
de avena. 

Tueste unas rebanadas de pan esenio en el horno a temperatura baja 
hasta que se ha^an dorado ligeramente. 

Dèjelas enfriar. 

Tritùrelas bastamente con un robot de cocina o con la màquina 
Norwalk®. 

Anada la harina 7 luego la miel. | 

Distribu^a la masa, presionàndola, sobre un molde para pasteles bien 
recubierto de copos de avena. 

Refrigere durante 1 hora. 


Hornee 10-12 minutos a 175 °C. 

Rellene la masa. 

Ruibarbo 

• 225 g de ruibarbo (lavado 7 cortado en trozos de 2,5 cm), 
2-3 c/p de azùcar moreno (al gusto) 7 1 c/p de almidòn de maiz (si 
lo desea). 

Introduzca el ruibarbo lavado en una cacerola. 

Cuèzalo 10-15 minutos a fuego iento. 

Disuelva el almidòn de maiz en un poco de agua fria. 

Anàdalo al ruibarbo 7 deje que se guise unos minutos màs. 

Dèjelo enfriar 7 agregue azùcar. 

Noia: mezcle el ruibarbo con otras frutas dulces como manzanas, me- 
locotones o albaricoques (orejones o frescos). 

Mezclas de frutas guisadas 

Mezcle peras 7 ciruelas, peras 7 salsa de manzana, melocotones 7 ciruelas, 
albaricoques 7 ciruelas, albarìcoques 7 manzanas laminadas o meloco- 
tones 7 peras. 

Nota: las frutas guisadas pueden servirse sobre pan de centeno tosta- 
do disponiendo una capa gruesa de fruta encima 7 dejando que empape 
el pan durante Vz hora antes de servirlo. 

Batido de fruta SD 

Mezcle, con una batidora o en un robot de cocina, 1 taza de ^ogur eco- 
lògico desnatado, Vz taza de zumo de naranja, 2 c/s de miel, 1 taza de 
fruta fresca recièn cortada 7 Vz taza de hielo picado (preparado con agua 
destilada). Triture hasta que quede homogèneo. 

Boniato y manzana al horno GSG 

• 355 g de boniatos, 3 manzanas, pimienta de Jamaica, un poco de 
azùcar moreno 7 un poco de agua. 

Cueza los boniatos, con la piel, a fuego lento hasta que estèn tiernos. 
Dèjelos enfriar. 

Còrtelos en rodajas 7 dispòngalos sobre una bandeja de horno, alter- 
nando con capas de manzana. 

Rocie un poco de agua 7 esparza un poco de azùcar 7 de pimienta de 
Jamaica entre cada capa. 




Hornèelo, tapado, durante 20 minutos a 175 °C. Luego retire la tapa 
y hornee 10 minutos mas. 

Naranjas relienas de boniato 

1,35 kg de boniatos (o name), salsa de manzana recièn preparada, 
8 mitades de naranja sin la pulpa y 120 ml de zumo de naranja. 
Cueza los boniatos (o el name) hasta que estèn hechos. 

Pele y triture el boniato junto con el zumo de naranja y la salsa de 
manzana para obtener una pasta homogènea para rellenar. 

Introduzca el relleno en las mitades de naranja sin la pulpa y disponga 
una cucharada de salsa de manzana por encima. 

Puede recalentarlas en una bandeja de horno. 

Para preparar 4 raciones. 

Con las cantidades de esta receta podemos rellenar 10 o màs mitades 
de naranja sin la pulpa y preparar asi màs de 4 raciones. 

Arroz du!ce MZ 

* 1 V6 taza de arroz integral de cultivo ecològico, 4 tazas de agua, 

1 taza de azucar moreno de cultivo ecològico (Sucanat) y 1 taza de 
uvas pasas de cultivo ecològico. 

Lave el arroz y pòngalo en una cacerola junto con el agua. 

Una vez que el agua empiece a hervir, ahada el azucar y las uvas pasas 
y baje el fuego. 

Mantenga a fuego lento hasta que el arroz estè tierno. 

Productos ìàcteos 

Los productos làcteos estàn prohibidos de forma temporal en las prime- 
ras fases de la terapia Gerson. 

Consulte con su mèdico o profesional sanitario con formaciòn en el 
programa Gerson antes de ahadir productos làcteos a su dieta. 

Despuès de 6-12 semanas de seguimiento de la terapia, y tras la in- 
dicaciòn por parte del mèdico, se ahaden cuidadosamente proteinas de 
origen animal a la dieta en forma de requesòn, yogur y suero de leche 
batido (no cultivado), todos ellos preparados con leche desnatada (prefe- 
riblemente cruda) y sin saL 

A1 empezar a consumir estas protefnas, el proceso debe ser lento y 
cuidadoso: simplemente una cucharada sopera de las protemas con tex- 


tura sòlida a la hora de la comida y otra con la cena y Vi taza del suero de 
leche por comida. 

Despuès de 3 o 4 dfas, puede incrementar estos niveles hasta ahadir, 
a las 3 semanas, una taza de yogur o de suero de leche batido (no culti- 
vado) por comida. 

Mientras se ahaden las proteinas làcteas, el paciente sometido a la 
Terapia Gerson deberà estar atento a los sfntomas de que el organismo 
està tolerando estos alimentos nuevos. La indigestiòn, las flatulencias 
(producciòn intestinal de gas) y la generaciòn de mucosidad a nivel nasal 
son signos de que la actividad enzimàtica todavia no puede hacer frente 
a los productos làcteos. E1 paciente deberia reducir o, tras consultar con 
el mèdico con formaciòn en la terapia Gerson, eliminar estas protemas 
durante varias semanas màs. 

Yogur LÀcrEOS 

• Mezcle 1,9 litros de leche cruda desnatada (no baja en grasa, sino 
desnatada) calentada a 48 °C, un paquete de «cultivo para prepa- 
rar yogur bùlgaro» o 3 c/p de yogur (comprado o reservado de un 
lote anterior). 

Vierta la mezcla en botes de vidrio esterilizados. 

Incùbelo, 4-8 horas, a 43-46 °C mediante uno de los siguientes mè- 
todos: 

— Yogurtera elèctrica. 

— En un horno de gas, a una temperatura mmima. 

— En un horno elèctrico a baja temperatura (contròlela con un ter- 
mòmetro). 

— En un termo. 

— En un recipiente tapado y al baho Maria (cambie el agua para 
mantener el yogur templado). 

E1 tiempo de incubaciòn puede variar dependiendo de la temperatura. 

E1 yogur estarà listo cuando, al insertar un palillo en el mismo, èste no 
se caiga. 

E1 yogur queda màs cuajado y con una textura màs firme despuès de 
reftigerarlo. 

Este yogur es pocif denso, ya que no contiene grasa ni se le ha anadido 
leche evaporada. 

Asegùrese de reservar 3 c/s del yogur a modo de cultivo iniciador del 
siguiente lote. 




438 


439 




Queso de yogur^^ 05 

E1 queso de yogur se prepara poniendo yogur desnatado en un saco de 
muselina y colgàndolo por encima de un cuenco o colocàndolo en un 
colador recubierto con un pano de muselina hasta que espese y adquiera 
la consistencia de un queso cremoso (pero sin la grasa), cosa que sucede 
al cabo de unas 6-8 horas. 

Pastel de requeson™ lActeos 

• 1 taza de pan esenio o de centeno rallado, 1 c/s de zumo de limòn 
o de vinagre, 1-2 c/p de perejil seco, Vi c/p de eneldo o estragon, 
Vz c/p de ràbano picante seco (1 c/p si es fresco), 2 tazas de purè de 
patata, 2 Và tazas de requesòn denso, Vi taza de pimiento morròn 
rojo o verde, Vi taza de apio cortado en dados y 1 cebolla pequeha 
cortada en dados. 

Mezcle todos los ingredientes excepto los dos ultimos. 

Deles forma de un pan de molde. 

Disponga esta hogaza en una bandeja adornada. 

Coloque encima rodajas de hortalizas a modo de decoracion. 

Utilice berros o endivias para adornar, ademàs de làminas ds zana- 
horia, tomate, cebolia y pimiento verde o rojo para coiocarlos en la parte 
superior. 

Requesòn YNLÀCTEOS 

• 1>9 litros de leche desnatada pasteurizada. 

Para preparar unos 265 ml (1 taza) de requesòn. 

Caliente la leche hasta que alcance la temperatura corporal (36,5- 
37,5 °C) dejando la botelia de leche, sin abrirla, en un fregadero con 
agua templada. 

Dèjela incubar en un lugar càlido (cerca de una làmpara o en un hor- 
no con la luz encendida). 

Es mejor dejar la leche en su recipiente original para evitar que las 
bacterias o los hongos transmitidos por el aire contaminen el cultivo. 

E1 perfodo de incubaciòn oscila entre las 24 y las 30 horas. (Incube 
durante màs tiempo si quiere un requeson con un sabor màs àcido.) 
Agftelo varias veces durante este periodo. % 

Cuando haya cuajado, los grànulos de requeson subiràn a la superficie. 
Se puede preparar un requesòn màs firme introducièndolo (todavfa 
en su botella), en un fregadero con agua templada e incrementando gra- 


dualmente la temperatura hasta llegar a los 43,5 °C para obtener un 
requesòn blando o hasta los 49